Universidad de Los Andes

Facultad de Humanidades y Educación

Literatura Grecolatina

Shaunny Vecchione C.I: 25. 083. 488

Control de Lectura III

Opción I: Desarrollar una reflexión sobre el amor como perturbación del espíritu en

la poesía de Safo, tomando en cuenta la descripción de sentimientos y deseos de la

poetisa.

La poesía lírica da un giro inesperado con poetas como Safo, cuando se observa un

cambio radical en la exposición de los temas que se intentaban expresar en cada obra.

La mitología ha dejado de ser el tema principal para abrirse paso a través de

experiencias un tanto más ajenas al lector y más personales para el autor. Los

sentimientos, como base fundamental de la experiencia humana, son tratados de una

manera más personal con menos intervención, directa, divina. Siendo estos los

precursores de los actos desarrollados. El amor, la vejez, el heroísmo, cada vez más

humanizados y familiares se logran observar por medio de un lente diferente en el que

el poeta se ve directamente afectado. Se trata un problema para encontrar una respuesta

en medio de la obra.

Como amante, practicante y maestra de las artes, Safo de Mitilene siempre fue sensible

a las emociones que estas podían llegar a transmitir y no fue indiferente al querer que

sus sentimientos se vieran reflejadas en estas. Se dice que sentía atracción por su mismo

sexo, lo cual nos lleva a analizar su obra de una manera más profunda y cauta. En una

época, en la que no se podía dar a conocer públicamente la homosexualidad, y menos

Al vivir. dicho como nostalgia. La belleza y la juventud. aunque se ame algo no correspondido. de una manera sutil y siempre comparativa que promueve el deseo y justifica el enamoramiento o en dado caso el desamor.aún por parte de una mujer de índole noble es en los fragmentos que se conservan de sus obras que nos acercamos a un sentimiento de represión emocional. pero era inevitable perder lo que se proclamaba en sus obras de manera repetitiva. predestinado al fracaso una ausencia que siempre consigue su fin. La pasión y los sentimientos que estremecen al cuerpo son perfectamente reconocidos por ella. amores no correspondidos y frustraciones. en el que se cree era un ambiente propicio a la contemplación y recreación en el arte y la belleza. Amor. Safo de Lesbos. el amor es la excusa perfecta para suplicar una intervención superior que en otros casos se repudiaba. son descritas detalladamente por la poeta. Motivo suficiente para suplicar a Diosas y encontrar la ayuda necesaria en una divinidad. Los amores platónicos hacían sucumbir su alma. hasta el punto de la locura sin retorno donde la única manera de parar es continuar amando. se quiere y se necesita. así como el rechazo y el miedo a perder al ser del cual se es objeto de deseo. esta poetisa logra conducir al lector en los pocos versos que se conservan de ella a una contemplación del amor. como mujer. era la constante emoción de luchar por lo que ya se tenía. pero tan ajeno al ser amado. . ser humano y artemisa vivir esa experiencia era un mal necesario. con una visión de dolor. Una constante lucha interna contra lo que se debe. como una condición que se debe superar para alcanzar lo anhelado por el alma. que es alcanzable hasta cierto punto. De la frase “El amor como perturbación del espíritu” se puede entender que para Safo. Perseguir el amor. padecía profundamente el amor como algo necesario.

Maravillarse cada día con la belleza de su entorno y las artes que enseñaba la hacía sufrir de manera deliciosa.Un amor general. Safo en una Oda sin fin a todas sus amadas resalta las sensaciones físicas de un sentimiento profundo y emocional. de la mano de la belleza y la lozanía. receloso pero libre que se paseaba como muchos piensan entre sus estudiantes del género femenino. el mal de amor era su Musa. . Perturbación como sinónimo de sufrimiento. Se le antoja al lector de cualquiera de sus fragmentos el sentirse un poco menos solo en el camino que se decide recorrer al arriesgarse y enamorarse. todo junto en un mismo cuadro a través del cual. Amor. un dolor mezquino que es desagradable porque cada quien obtiene lo que merece en el campo de los enamorados.