You are on page 1of 4

Universidad de Chile.

Facultad de Filosofía y Humanidades.
Departamento de Ciencias Históricas.
Historia de América Siglo XIX

Ensayo sobre
“Insurrección
popular en México
1810-1821”

Nombre Profesor: Carlos Sanhueza

Nombre alumno: Francisco Guajardo

En este sentido es que el historiador desarrolla una serie de argumentos para dar validez a lo que el sitúa como “problema”.Eric Van Young en su analisis sobre la insurrección popular en México entre los años 1810 y 1821. con esto nos referimos a que se suele ver este proceso como un “todo”. Para el norteamericano. . Por lo mismo es que Van Young señala que la falta de analisis por separado de los grupos populares –indígenas en su mayoría. lo cual para el autor no es algo que se pueda dar por sentado. en otras palabras. el problema que se presenta dentro de este tipo de analisis. que el pueblo “mexicano” participó y desarrollo revueltas con el fin de independizarse de España como un conjunto.que tuvieron participación durante esta época.la complejidad de los grupos populares. políticos y culturales que engloban todo este proceso. redunda en que no se pueda hacer una caracterización de estos grupos dentro de su propia especificidad. centrándose en los aspectos tanto sociales. señala y reconoce que la participación popular dentro de esta revuelta ha sido mal entendida a través de los documentos y testimonios históricos realizados sobre el hecho de la Independencia de México. se estaría dejando de lado o simplemente borrando la memoria histórica de los grupos o sectores populares durante el período al estar abordándolos desde una visión reduccionista. ya que según el autor dentro de estos escritos no se comprende –y desarrolla. tanto en sus motivaciones o fuerzas que los llevaron a iniciar una serie de revueltas en diversas ciudades y provincias mexicanas. es decir. guarda relación con que la justificación del proceso independentista mexicano está siendo analizada desde una perspectiva puramente nacionalista.

En un tercer punto podemos señalar el papel que le da al concepto del “Mesianismo” dentro su argumentación. lo cual permite entender que estos grupos populares podían verse enfrentados incluso entre ellos mismo y no solo posicionarse frente a un “enemigo común” (como se señala que fue España). las cuales no siempre –por no decir nunca. con el fin de demostrar que contrario a lo que plantea la historiografía tradicionalista. sino que más bien se veían influenciados y motivados en base a su propia especificidad. En síntesis el autor aborda esta problemática desde la problemática política e incluso cultural.señala que el análisis de la violencia rural que se presentó durante este período. es otro de los factores explicativos que se pueden utilizar a la hora de derribar esas tesis que plantean un sentido unitario o específico de lucha. Basándose en material bibliográfico propio y en hechos documentados. sino que esta estuvo determinada en mayor medida por la participación mayoritaria de población indígena. Es decir se sitúa desde un campo de análisis social para sostener su argumento. sumado a la referencia bibliográfica que hace de otros autores que desarrollan la misma idea (Alamán). En segundo lugar –como argumento. el autor señala que este fenómeno podría estar dado por los propios antecedentes culturales de la población mexicana o por las contribuciones europeas.El autor en un primer momento plantea como argumento el tema de la composición racial y el perfil social de estos sectores rebeldes participes de la insurrección. es que el norteamericano se basa en los registros documentales de la época para señalar y describir una larga lista de hechos violentos ocurridos en diversas ciudades o provincias rurales de México. En esta línea. la rebelión no fue hecha por mayoría de población mestiza. al señalar la incidencia de los conflictos religiosos o étnicos que podían dar justificación a la violencia. lo cual deja entrever que los .respondían a un patrón especifico a la hora de actuar.

al enriquecimiento del debate en torno a procesos de la historia latinoamericana que repercuten hasta la actualidad. entre otros cabecillas. permite entregar nuevos detalles y formular nuevas hipótesis con respecto a procesos históricos que hasta nuestros tiempos han sido vistos de manera superficial en el sentido de que se aceptan los análisis tradicionales hechos por ciertos sectores. sino que más bien operaban bajo ciertos sectores o pueblos en particular (el autor lo señala en base a la documentación histórica de ciertos personajes).grupos populares podían actuar bajo otras lógicas. . Lo cual para el autor no tiene mucha validez. al contrastarlo con hechos documentados con respecto a la participación de párrocos. ya que suele plantearse la idea de que el proceso independentista estuvo normado de cierta manera por una alianza ya sea de clases o razas dentro del pueblo mexicano. a pesar de que el autor en algunos de sus argumentos no entrega fuentes claras (lo cual puede llevar a cuestionamiento sus afirmaciones). el tema del liderazgo. como verdades absolutas e incuestionables. líderes indígenas. al situarse desde una perspectiva de analisis histórico que suele catalogarse como revisionista y además de abordar el tema desde la historia cultural. En síntesis. de igual manera. Y por último cabe señalar dentro de la argumentación del autor. que no podían ser propiamente atingentes al pensamiento de la élite o intelectualidad criolla que se decía que conformaban un todo junto a los sectores populares dentro de esta rebelión. se puede destacar el aporte que hacen otro tipo de corrientes historiográficas -o maneras de abordar la historia. los cuales no siempre actuaban para la totalidad. A modo de finalización me gustaría destacar la importancia que tiene un tipo de investigación como la realizada por Van Young.