You are on page 1of 118

ANÁLISIS DE LA VARIACIÓN DE LA

RESISTENCIA AL FLUJO EN

RÍOS DE MONTAÑA

JUAN FELIPE OCHOA

Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Minas, Escuela de Geociencias y Medio Ambiente
Medellín, Colombia
2013

ANÁLISIS DE LA VARIACIÓN DE LA
RESISTENCIA AL FLUJO EN

RÍOS DE MONTAÑA

JUAN FELIPE OCHOA

Tesis de investigación presentada como requisito parcial para optar al título de:
Magister en Aprovechamiento de Recursos Hidráulicos

Directora: Lilian Posada García
Ph.D. in Water Resources, Colorado State University

Línea de Investigación:
Hidráulica Fluvial

Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Minas, Escuela de Geociencias y Medio Ambiente
Medellín, Colombia
2013

su amistad y su ejemplo. Sin su presencia y acompañamiento en el día a día. por quienes finalmente tomé la decisión de ingresar al PARH. A los jurados de tesis. Andrés Felipe. Cada uno sabe porqué. Alejandro. por apoyarme en todas mis ideas y sobre todo por enseñarme lo importante que es entender el comportamiento de nuestros ríos. Oskar. Por adoptarme en su grupo de trabajo. A Juan Hernando Cadavid por su confianza. A Marco Gamboa por su amistad y apoyo a lo largo de todo el proceso en la construcción de este documento. así como a las bibliotecas de INTEGRAL y EPM. A Santiago Wilches. la profesora Lilian Posada. .Agradecimientos A mi tutora y maestra. por las recomendaciones en procura de un mejor documento. Milton. Mari. Agradecimientos eternos a Mari y a mi familia. En especial a las bibliotecólogas: Diana(PARH) y Ángela y Natalia (INTEGRAL) por ayudarme en la localización de material bibliográfico invalorable. este trabajo nunca hubiera sido posible. A los profesores del PARH Andrés Gómez y Ramiro Marbello. Marcela y Laura. Al departamento de Hidrometría de Empresas Públicas de Medellín en cabeza de su director el Ingeniero Mauricio Correa por permitirme el acceso a la información hidrométrica. Al Centro de documentación del PARH y a la biblioteca de la Facultad de Minas. por su apoyo en las actividades de campo. por la confianza brindada. A Santiago. Juan Carlos Restrepo y Gloria Jenny Mejía. Camilo.

.

encontrando una disminución del factor con el aumento del caudal aunque la variación reportada no es continua.407). se construyeron los campos de velocidad de cada medición encontrando una variación regular en las zonas de mayor velocidad de flujo.208).429) se encuentran en el rango de los valores reportados por otras investigaciones en ríos de montaña. it was performed an analysis of the hydraulic geometry for each hydraulic measuring section with the aim of identifying the behavior of the relationship between the friction factor and flow rate. Los resultados obtenidos permitieron ajustar un modelo potencial para calcular el factor de fricción ff. as well as the comparison with other models reported. Finalmente.386). m (0. The results allowed to fit a potential model to calculate the friction factor ff. f(0. Palabras clave: geometría hidráulica. ríos de montaña Abstract To analyze the variation of flow resistance in mountain rivers were performed 39 measurements of different flow parameters in 10 reaches distributed between the Pantanillo river and Agudelo creek.Resumen y Abstract IX Resumen Para analizar la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña se realizaron 39 mediciones de los diferentes parámetros del flujo en 10 tramos distribuidos entre el Río Pantanillo y la Quebrada La Agudelo. así como la comparación de los resultados con otros modelos reportados. resistencia al flujo. x(-0. Additionally. Los exponentes promedio encontrados para los modelos de geometría hidráulica: b(0. Adicionalmente se realizó un análisis de la geometría hidráulica de cada tramo de medición con el objeto de identificar el comportamiento de la relación entre el factor de fricción y el caudal. finding a factor decreasing as discharge increase flow .

386). f (0.429) are in the range of values reported in other investigations in mountain rivers. Keywords: Hydraulic geometry. Mountain rivers .208). Average exponents found for hydraulic geometry models: b (0. m (0. x (-0. Finally.X Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña although the variation is not continuous.407). resistance to flow. the velocity fields were constructed in each measurement finding a regular variation in the areas of higher flow velocity.

...........1 Proceso de transformación de la energía del flujo ..........................................2 Precipitación en la zona de estudio .........................................................1 Cálculo del coeficiente de resistencia al flujo a escala de tramo..... 14 2...................................................................... 1 1....................... 29 3...................................................................... 47 4.............2........ 30 3......... 23 3...............3 Componentes de la resistencia al flujo en un canal aluvial ......... 37 3. 34 3.......................................................................................................................6 Variación del coeficiente de resistencia con los parámetros del flujo..............................2 Resistencia por formas de lecho............. 19 2...........1 Objetivo general ....................................................................................................................................... 3 1............................. 14 2.....................3.......................... 15 2....................... 55 4.................................................. 12 2...4 Cuantificación de la resistencia al flujo mediante el factor de fricción ...................................................... 14 2.............. 3 1..................1 Ecuación de momentum en un canal abierto................................ Objetivos ..........................2............ XV 1..................... 13 2.2 Resistencia hidráulica en canales.........................................................3..................................5 Morfología de ríos de montaña................2 Relaciones de geometría hidráulica en la cuenca alta del Río Negro .................................................................1....... 5 2.................................. 3 2...........................................................................4 Resistencia por forma de canal .......1 Resistencia por fricción de grano.... Resumen .......................................Contenido XI Contenido ............1....5 Resistencia externa por estructuras artificiales................... 17 2..2 Objetivos específicos......1........IX Lista de figuras......................................................................................................................3...... 59 ............2................. DESARROLLO METODOLÓGICO................. 51 4..........................3.............................. 10 2... 14 2........................................................1 Descripción morfométrica de las cuencas ............ 15 2................3............................................................................................................2....3 Geología....2.......... Introducción .......... MARCO TEÓRICO .............................................................. 36 3....7 Variación de la resistencia al flujo dentro de la red de drenaje .................................................. 51 4............................. Pág.............1 Modelos matemáticos para el cálculo del factor de fricción a escala de tramo en la cuenca alta del Río Pantanillo ................. ANÁLISIS DE RESULTADOS ........................2 Descripción del trabajo de campo..............................3 Resistencia de orillas y llanuras de inundación................................................1 Características físicas del área de estudio ..........1.......................................................1 Descripción de los datos de campo y las condiciones de flujo....................... 30 3...... 5 2............XIII Lista de tablas .

.................... Anexo: Comparación entre el factor de fricción estimado en campo y el calculado .........85 B..............................................................................................................2........59 4..........................81 A...........3 Geometría hidráulica en la cuenca alta del Río Negro ............................................................1 Variación de la geometría hidráulica ..............................69 4....2 Relación entre la resistencia al flujo y la geometría hidráulica...................................... XII Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña 4.............................2.......3 Características de las distribuciones de velocidad en canales aluviales.....................2....... Anexo: Modelos logarítmicos y potenciales para el cálculo del factor de fricción .............................2......................................................................95 ..................................87 C.. Anexo: Ajustes logarítmicos y potenciales para la determinación del factor de fricción ................................................................ CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES .89 Bibliografía .......................................................4 Variación de la velocidad en la red de drenaje .............................66 4..........71 5................70 4....................

............. 42 Figura 3-19: Condiciones de flujo en el tramo Agudelo1.................................................................... 41 Figura 3-16: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo1 ......................1997) ................ 39 Figura 3-13: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo4 ........................................ 41 Figura 3-17: Condiciones de flujo en el tramo Agudelo3...................... 21 Figura 3-1: Localización general del área de estudio..........................2002)...................................................................................................................... 35 Figura 3-8: Distribución promedio mensual de la precipitación en la cuenca alta del Río Negro ....................................... 33 Figura 3-5: Ubicación sitios de aforo sobre el Río Pantanillo ................. 34 Figura 3-7:Distribución espacial de la precipitación anual en la cuenca alta del Rio Negro ... 9 Figura 2-3: Determinación de la pendiente de fricción ........................................................................................................................... Distribuciones granulométricas de los ejes a....................... 40 Figura 3-14: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo3 ............... 40 Figura 3-15: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo2 .................................................................................................................................. 15 Figura 2-4: Morfología de ríos de montaña (Montgomery y Buffington................................................................... 31 Figura 3-3: Variación altitudinal en la zona de estudio...................................................................... 32 Figura 3-4: Red de drenaje del área de estudio....... b y c en los sitios de medición .1968) ..............................Pág.................................................... 49 .................................................. 35 Figura 3-9: Estructura geológica de la zona de estudio (Ingeominas....................................................................................... 43 Figura 3-20........................................................................................................... 20 Figura 2-6: Variación del coeficiente de resistencia con el Número de Reynolds (Baltzer y Lai. 42 Figura 3-18: Condiciones de flujo en el tramo Agudelo2........... 6 Figura 2-2: Diagrama del modelo de malla de rayos e isotacas......... 18 Figura 2-5: Variación del coeficiente de rugosidad con el caudal (Ferguson....... 20 Figura 2-7: Variación del coeficiente de resistencia n con el tipo de corriente según el método de Rosgen (Leopold........................................ 46 Figura 3-21: Condiciones de flujo en los tramos de aforo .................................................................. 39 Figura 3-12: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo5 ............................................................................................................................................................ Figura 2-1: Fuerzas existentes en un fluido ................................................................................................... 36 Figura 3-10: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo7 ....................... 30 Figura 3-2: Localización de los sitios de aforo en el área de estudio .......................................... 2010) .......Contenido XIII Lista de figuras ............. 33 Figura 3-6: Ubicación sitios de aforo sobre la Quebrada La Agudelo ......... 38 Figura 3-11: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo6 ..1994) ..............................................................................

..................................................... 76 Figura 4-22: Distribuciones de velocidad en el tramo Agudelo3 .......................... 63 Figura 4-11: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Agudelo3.............................................................................................................. .... 78 ............................................... 60 Figura 4-6: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo5 ......... 61 Figura 4-8: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo3 ......................................................................... 60 Figura 4-5: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo6 ...................................... 72 Figura 4-17: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo5 ...... 72 Figura 4-16: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo6 .......................................................................................................................................... 74 Figura 4-20: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo2 ............................................. 62 Figura 4-10: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo1 .............................................................................................. XIV Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 4-1: Variación entre el factor de fricción y el caudal ....... 53 Figura 4-2: Relación entre el factor de fricción y el Reynolds ...... 76 Figura 4-23: Distribuciones de velocidad en el tramo Agudelo2 .......................................................... 73 Figura 4-19: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo3 ............................ 61 Figura 4-7: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo4 ............. 63 Figura 4-12: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Agudelo2.................................. 64 Figura 4-13: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Agudelo1..................................................... 75 Figura 4-21: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo1 ......... 56 Figura 4-4: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo7 ................................. 53 Figura 4-3: Mejores ajustes para la determinación del factor de fricción a escala de tramo.... 62 Figura 4-9: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo2 ............................................... 77 Figura 4-24: Distribuciones de velocidad en el tramo Agudelo1 .......... 64 Figura 4-14: Disminución del ancho superficial con el caudal en las secciones con márgenes en roca ......... 73 Figura 4-18: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo4 ................................ 65 Figura 4-15: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo7 ...............

.......................................................................................................... 45 Tabla 4-1: Coeficientes de resistencia al flujo y sumergencia relativa para cada medición ...... Tabla 2-1: Características de diagnóstico en tramos de montaña (Montgomery y Buffington....... 2002) .................... 67 Tabla 4-7: Definición de la resistencia predominante a partir de la estimación de la resistencia de grano ......................... 26 Tabla 3-1: Principales parámetros morfométricos de las áreas de drenaje........................................... 68 Tabla 4-8: Comparación de los tipos de resistencia predominante en la cuenca alta del Río Negro............................................................................. 44 Tabla 3-4: Tamaños característicos para el eje medio (b) en los sitios de medición ............................ 69 Tabla 4-11: Selección de aforos realizados consecutivamente....................................................... .................................................................................. 52 Tabla 4-2: Valores promedio de los coeficientes de resistencia al flujo a escala de tramo....................... 32 Tabla 3-2: Estaciones pluviométricas cercanas al área de estudio (EPM............ 54 Tabla 4-3: Valores del coeficiente de correlación para los modelos de ajuste .................Pág....... 18 Tabla 2-2: Clasificación de canales con base en la composición de la frontera (Knighton.........................................................................Contenido XV Lista de tablas ... 34 Tabla 3-3: Características principales del flujo medidas en la campaña de campo.1997)..... 70 Tabla 4-12: Propiedades hidráulicas de los aforos realizados consecutivamente................................ ............................................................................................................................................................................................................ 58 Tabla 4-5: Parámetros de las ecuaciones de ajuste en los modelos de geometría hidráulica............... 65 Tabla 4-6: Factores de fricción de grano y de forma en los tramos de medición......................................................... 56 Tabla 4-4: Errores promedio entre los factores de fricción obtenidos en campo y los modelos reportados................................... 69 Tabla 4-10: Comparación de los exponentes de los modelos de geometría hidráulica ...................................................................................................................................................... 68 Tabla 4-9: Mejores valores de los modelos de geometría hidráulica...... 71 ...............................................................1998).................................................................

.

definir la mancha de inundación asociada a un caudal de creciente para delimitar un mapa de amenazas o determinar las condiciones requeridas para el inicio y el transporte de sedimentos en una corriente natural. requiere la consideración de una expresión matemática que considere el conjunto de procesos físicos mediante los cuales la velocidad del flujo y las propiedades geométricas del flujo se ajustan ante la variabilidad que proveen las condiciones del cauce en términos de los materiales presentes. 1. Siendo evidente la importancia del proceso de resistencia al flujo. como bien señalan Lane (2005) y Morvan et al. las ecuaciones de resistencia al flujo más usadas corresponden a las ecuaciones de Chézy. (2008).Introducción El concepto de resistencia al flujo aparece con frecuencia en diferentes aplicaciones de la hidráulica de ríos. suelen encontrarse interpretaciones dispares en el concepto de rugosidad que se hacen aún más críticas a falta de una única ecuación con la suficiente validez de aplicación ante la variedad de condiciones de flujo y demás características que se encuentran en los cauces naturales. Dooge. aun cuando el propio Manning consciente de las limitaciones de la ecuación a falta de su homogeneidad dimensional no recomendó su aplicación general en la ponencia en la cual la presentó a finales del siglo XIX la ecuación que hoy lleva su nombre (Levy. se reconocen diferentes esfuerzos que mediante diferentes propuestas de base analítica y/o experimental. Sin embargo. . 1989. siendo la denominada “ecuación de Manning” la de mayor aplicación. el transporte de sedimentos y la geomorfología fluvial. En la práctica. Basta con pensar en la necesidad de restaurar una corriente fluvial. diseñar una solución hidráulica para un control de inundaciones. expresan de forma simplificada y paramétrica la relación entre las principales variables que dan cuenta de la dependencia entre la velocidad media y las propiedades hidráulicas del flujo. la textura de la superficie sobre la cual se realiza el movimiento y demás condiciones que generan modificaciones locales de la velocidad de flujo a lo largo del movimiento del agua en un cauce natural. Darcy-Weisbach y Manning-Strickler. En estas y otras situaciones el conocimiento de las propiedades hidráulicas que definen la respuesta física del canal por efecto del paso de un flujo. introduciendo el concepto de rugosidad y el coeficiente de rugosidad como el parámetro de calibración o ajuste entre el caudal y el nivel del agua que cuantifica la disipación de energía y de momentum en un tramo de análisis. 1992).

 En general. se considera pertinente un estudio que analice la variación de la resistencia al flujo en canales naturales a partir de los siguientes argumentos:  Se considera que la homogeneidad dimensional es una característica muy relevante en el diseño de estudios de caso específico. aun cuando diferentes trabajos (Knighton. cuando se cuantifica la rugosidad en una sección. conscientes de la complejidad del tema que se desea abordar y el contexto local de aplicación en el cual se desarrolla el trabajo. 2010) sugiere la falta de publicación de trabajos sobre la hidráulica de los ríos de montaña en regiones tropicales.1994) y en tal sentido la variación de la geometría hidráulica en dirección aguas abajo indica el ajuste y la variabilidad entre las diferentes variables implicadas en el fenómeno. 2010) evidencian que el coeficiente de rugosidad varía con el caudal. con lo cual el éxito de las expresiones presentadas está supeditada al dominio del conjunto de datos original que se utiliza para parametrizar el fenómeno como lo son el caudal. Esta aceptada complejidad sin duda limita y abstiene a los investigadores a estudiar un tema de importancia vital.Leopold. Ferguson. la pendiente de energía o la relación de sumergencia. por solo mencionar algunos. 2 Introducción Una mirada rápida a los diferentes trabajos de base analítica y experimental permite identificar un buen número de trabajos desarrollado fundamentalmente en otras latitudes donde se ha revisado el concepto de rugosidad y se han formulado diferentes ecuaciones sustentadas en mediciones realizadas en canales naturales y de laboratorio. y en consecuencia en este trabajo el coeficiente que cuantificará la rugosidad en un tramo de canal será el factor de fricción ff y no el coeficiente de rugosidad n. Y aunque en el contexto local sobresalen diferentes trabajos realizados con sumo esfuerzo (Cano. debido a que subestimar o sobrestimar dicho parámetro conlleva a obtener profundidades de flujo más pequeñas o más grandes de lo que en realidad son y por tanto los niveles de diseño pueden resultar insuficientes o exagerados con amplias implicaciones para las soluciones y las obras propuestas. transponer información de un sitio a otro (incluyendo la modelación física) y en general para permitir la comparación de resultados de una forma equitativa. aun cuando la adecuada cuantificación del coeficiente de rugosidad tiene gran implicación en el cálculo de la geometría hidráulica del flujo. es la ecuación de Darcy-Weisbach y no de la de Manning la que debe utilizarse como la ecuación de resistencia al flujo.1993 .  El coeficiente de rugosidad es un parámetro que varía a lo largo de la red de drenaje (Bathurst. como cuando se desea definir el efecto particular de alguna variable. es común considerar un único valor independiente de la magnitud del flujo. coincidiendo en que la gran complejidad de la situación física limita la obtención de una única ecuación de amplia aplicación. 1998.  La revisión bibliográfica (Wohl. Sin embargo. . Por tal razón.

es fundamental reconocer que no se conoce lo suficiente la hidráulica de nuestros ríos. 2001) que aportan experiencia y datos alrededor de la temática en cuestión.1 Objetivo general .2. . se propone el cumplimiento de los siguientes objetivos. El procedimiento de generación de modelos. Analizar la variación del factor de fricción ff de Darcy-Weisbach en 2 ríos de montaña localizados en el departamento de Antioquia. Con el objeto de identificar como varía la rugosidad con el caudal y las demás propiedades hidráulicas de forma puntual y a escala de tramo. 1. aforando en diferentes secciones del cauce principal con el objeto de determinar la existencia de alguna variación de la rugosidad en dirección aguas abajo del cauce principal. la experiencia y base analítica para continuar la tarea de conocer el comportamiento de nuestros ríos de montaña.2 Objetivos específicos . no se centra en la generación de un modelo de estimación del factor de fricción. . Al respecto de las consideraciones presentadas. Definir el componente de la resistencia al flujo que prima en las corrientes de montaña a partir de las metodologías disponibles en la literatura. 1998. Se espera que este aprendizaje proporcione además de un conjunto de datos.Introducción 3 1989a.2. 1. resultará más adecuado cuando se comprendan mejor la forma de cuantificar los procesos físicos y se disponga de los mejores instrumentos de medición de las diferentes variables físicas involucradas. 1989b. cabe mencionar que la propuesta metodológica a desarrollar en este análisis de la resistencia al flujo. sino que busca obtener un aprendizaje del comportamiento de nuestros ríos de montaña a partir de un enfoque basado en la revisión del concepto de resistencia al flujo. Posada. Determinar los valores de ajuste del modelo de geometría hidráulica que relaciona el factor de fricción y el caudal en un rio de montaña y analizar su variación con el aumento del caudal. Obtener una ecuación que permita determinar el factor de fricción en corrientes de montaña. .2. Objetivos Para el análisis propuesto de la resistencia al flujo en ríos de montaña. 1. que no los medimos lo suficiente y que fundamentalmente aplicamos sin sonrojarnos modelos extranjeros a falta de disponer de modelos propios. se desarrolló una campaña de aforos en una cuenca de montaña. Mejía.

.

la aplicación de la segunda ley de Newton. permite obtener la ley de conservación del momentum lineal en el elemento de análisis. El balance de fuerzas existentes en la dirección principal del movimiento X puede escribirse como: = ∙⃑= + + − + + − + + − = ∙⃑= + + + (2.MARCO TEÓRICO Se presentan en este capítulo los elementos teóricos necesarios que permiten ir construyendo el concepto de rugosidad a partir del enfoque de la mecánica de fluidos y la hidráulica aplicada. con el objeto de presentar la base conceptual mínima y las ecuaciones que serán utilizadas posteriormente en el cálculo de los parámetros del flujo. un elemento diferencial de fluido junto con el estado de esfuerzos asociados en la dirección principal del movimiento (limitando el planteamiento al análisis unidimensional). 2. 2.1 Ecuación de momentum en un canal abierto Se presenta en la Figura 2-1.1) donde: ∙⃑= ∙ + + + y = ∙ ∙ + + + = ∙ ∙ + + + . De esta forma.

. 6 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 2-1: Fuerzas existentes en un fluido Z + + Y + X Al eliminar el efecto del volumen. los términos presentes corresponden a: : Es la aceleración local. que representa la tasa de cambio de flujo de momentum con respecto al tiempo.2) En la ecuación (2). se obtiene que: + + + = ∙ + + + 1 + + + = + + + (2.

la ecuación (2. 1964.. Ghosh y Roy.1981. Wiberg y Smith. se tiene que: = 1− (2.2) relaciona fundamentalmente la magnitud de la velocidad en la dirección principal del movimiento con el estado de esfuerzos existentes en el canal. Knight. Houjou et al. Si además se desprecia el efecto de disipación interna (esfuerzo en la dirección x). Pizzuto. la solución de la ecuación requiere de la supresión de algunos términos debido fundamentalmente a que algunos de ellos tienen un orden de magnitud claramente superior al de los demás términos junto con el hecho de que en otros se tienen limitaciones conceptuales para su cálculo. Chiu y Hsiung. 2008) que analizan y proponen solucionar la relación entre el estado de esfuerzos y la velocidad. entonces desaparecen los términos que asimilan el efecto de la aceleración local junto con el de las corrientes secundarias. En la literatura.2) se considera que el flujo es permanente y uniforme. 1991. 1990. 1981. se considera un canal lo suficientemente amplio..4) donde H es la profundidad del flujo y el esfuerzo cortante sobre el fondo es igual a .3) En la determinación del esfuerzo sobre el fondo del canal . el planteamiento sugerido por Kean (2003) con el objeto de evidenciar algunos puntos de interés. en otras palabras. 1970. En este punto.1932. la forma de la ecuación resultante es: 0= + + (2.1991. Se presenta en este trabajo. se encuentran diferentes trabajos (Leighly. Lundgren y Jonsson.Capítulo 3 7 + + : Son las corrientes secundarias que representan la tasa de cambio espacial del flujo de momentum. . la ecuación expresa que la velocidad depende efectivamente de los esfuerzos aplicados. Khodashenas et al. : Corresponde a la componente del peso en la dirección del movimiento (θ<10%) + + : Corresponden a la variación de los esfuerzos de corte Es evidente que hasta este punto. donde la integración de la ecuación con respecto a z y la aplicación de la condición de frontera de que = 0 en la superficie. Si en la ecuación (2.

2 (2. 8 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Asumiendo la existencia de un coeficiente de viscosidad de remolino cinemático K... el esfuerzo cortante puede relacionarse con el gradiente de velocidad como: = 1− = (2. 1990) .7 ) 0.6 ) donde es la constante de von Karman e igual a 0.2 (2. sigue la determinación del coeficiente de viscosidad cinemática mediante la expresión de Rattray y Mitsuda (1974. La expresión presentada es de la forma: = ∙ ∙ = ∙ ∙ 1− ≤ 0.2 (2.24 y ∙es la velocidad cortante o velocidad de fricción. donde en la sección transversal se usa un sistema coordenado definido por rayos o líneas de que son perpendiculares a las isotacas (Figura 2-2).18 > 0.408 (Long et al.2 1 = ∙ + − − 0. como: = ∙ ≤ 0.7 ) 2 La determinación del esfuerzo de confinamiento lateral .1932.2 (2. Houjou et al. en la altura de rugosidad = .6 ) = ∙ ∙ > 0.1993). para lo cual Kean (2003) utiliza el modelo de Rayos e Isotacas (Leighly. se obtiene una expresión de dos partes para el perfil de velocidad.. es una constante igual a 6.1990). complica el problema considerablemente. que se utiliza por proporcionar un buen acuerdo con las mediciones experimentales de velocidad en canales abiertos de Einstein y Chien(1955).5) Kean (2003). presentada por Houjou et al. Al sustituir estos resultados e integrar con respecto a z usando la condición de frontera de que = 0. .

la velocidad cortante en la base de cada rayo y una función adimensional de y . en el sistema de coordenadas de rayos e isotacas.8) donde L es la longitud total del rayo. Luego. si se asume que los rayos definen la dirección del esfuerzo a lo largo del cual ocurre el mezclado turbulento.9) donde l es la distancia a lo largo de los rayos desde la frontera y es la longitud a lo largo de una isotaca entre dos rayos adyacentes. un coeficiente de viscosidad de remolino puede definirse como: = (2.Capítulo 3 9 En el modelo utilizado. de forma tal que la variación espacial en K puede reducirse a una variación unidimensional a lo largo de cada rayo. Figura 2-2: Diagrama del modelo de malla de rayos e isotacas Esta variación puede simplificarse usando el sistema de coordenadas de rayos e isotacas. . 10) de forma tal que la viscosidad de remolino depende de la distancia desde la frontera l. Esta función es / para canales infinitamente amplios. donde / = (1 − / ). el esfuerzo cortante sobre la frontera del canal se expresa como: ∫ = (2. El esfuerzo cortante a lo largo del rayo en el interior está dado por la expresión: ∫ = (2.

asigna incorrectamente el mezclado turbulento cerca de la frontera al interior en canales con fronteras laterales.11) Habiendo definido K para el canal completo. donde cualquier técnica de solución tiene problemas de asimilar adecuadamente la geometría que ofrece un canal natural.3) que expresa la variación del momentum para un flujo permanente toma la siguiente forma: 0= + + (2. El planteamiento teórico presentado evidencia que aunque la relación matemática original entre el estado de esfuerzos y la respuesta del sistema en términos de la velocidad no presenta en su formulación la asignación de coeficiente empírico alguno.12) con las condiciones de frontera de que / = 0 en la superficie del agua ( = ) y que = 0 en la altura de rugosidad = . es la estrategia de solución del problema basada en modelos soportados por mediciones experimentales la que incorpora el uso de los coeficientes para relacionar la velocidad con el esfuerzo.5) para el límite de un canal infinitamente amplio. en el estudio se define finalmente el aumento de K a lo largo de cada rayo mediante la ecuación: = (2. que expresa de forma simple la relación existente entre el .11). y K hasta que la solución del flujo converja. Aunque la formulación de Houjou et al. 2. el cálculo iterativo soluciona la ecuación de momentum para y las ecuaciones para . 10 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Esta definición de K no considera adecuadamente la mezcla en el interior del canal. resaltar el hecho de que este coeficiente como lo expresa para el caso presentado la ecuación (2. la cual ocurre en una escala de longitud asociada con la profundidad del flujo. en el cual. (1990) se ajusta a la ecuación (2. Por tanto. La estrategia de solución de esta ecuación se plantea mediante un procedimiento numérico. es un coeficiente de transmisión de momentum que depende de las condiciones del flujo. dado un valor inicial del esfuerzo cortante sobre la frontera y la velocidad en el interior.12) en geometrías complejas.2 Resistencia hidráulica en canales Debido a las exigencias de solución numérica que plantea resolver la ecuación (2. Es necesario además. la ecuación (2. llamada ley de resistencia hidráulica. la Hidráulica Aplicada conceptualiza la solución del problema mediante una expresión simplificada.

16) 8 obteniendo de esta forma expresiones adimensionales para cuantificar la resistencia al flujo: 8 = (2.Capítulo 3 11 esfuerzo cortante sobre el fondo que ejerce un flujo con velocidad media V (Niño.13) donde representa un coeficiente de fricción adimensional y ρ es la densidad del fluido. Considerando que el esfuerzo cortante sobre el fondo define la velocidad de fricción o velocidad cortante .15) Para el flujo en tuberías. como: = ∙ (2. entonces se tiene que: 1 = (2. la ecuación de Darcy-Weisbach (derivada originalmente para el flujo en tuberías1).14) A partir del equilibrio de fuerzas entre la componente del peso en la dirección del movimiento y la fuerza debida a la acción del esfuerzo cortante sobre el fondo bajo flujo permanente. se hace uso de que la velocidad cortante puede obtenerse como: 1 = ∗ = ∙ ∙ → = (2. 2004): 2 0 = ∙ ∙ (2. que dan origen a una reducción de la cortante haciendo que no sea uniforme en el fondo. calcula la pérdida de energía del flujo por unidad de longitud . . en términos de un factor de fricción adimensional ff. el radio hidráulico de la sección transversal R y la velocidad media del flujo V.17) 1Caben al respecto las observaciones de Keulegan (1938) sobre las complicaciones que surgen al pasar de una tubería circular a un canal poligonal por la presencia de las corrientes secundarias en las esquinas.

1 Proceso de transformación de la energía del flujo Una vez presentado el concepto de resistencia al flujo desde el punto de vista matemático de la mecánica de fluidos y la hidráulica. . donde se reconoce que la magnitud de la resistencia se determina además de las condiciones de textura de la superficie del lecho por las condiciones de turbulencia que desarrolla el flujo. se considera pertinente presentar la interpretación de los diferentes procesos físicos involucrados. Chézy y Manning). como respuesta a los forzamientos que genera la estructura del lecho y el cauce sobre el flujo.18) 8 De forma tal que.20) 2. pero la pérdida de energía se concentra en la región del flujo cercana al lecho. adolecen de ser ecuaciones que no son dimensionalmente homogéneas donde los coeficientes de resistencia al flujo o rugosidad corresponden a valores promedios determinados fundamentalmente mediante la correlación experimental con la textura del lecho del canal. la energía proviene principalmente de la región central del flujo. sin embargo. 1999): 1.19) 8 Como se ha mencionado anteriormente. La distribución espacial de la energía mecánica proporcionada por el flujo y la pérdida de energía debido a la superación de la resistencia local no son iguales. las ecuaciones de Chézy y Manning cuentan con gran aplicación en la práctica y se reconocen como otras expresiones de resistencia al flujo. 12 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña = (2. En términos de considerar que la turbulencia se presenta en parte. una amplia descripción del proceso de transformación de la energía del flujo en un canal abierto puede encontrarse en Bakhmeteff y Allan (1946). la expresión para el esfuerzo cortante sobre el fondo es igual a: = ∙ ∙ (2. lo cual no asimila completamente la conceptualización realizada previamente.2. Las principales conclusiones sobre esta descripción pueden resumirse como (Chien y Wan. La comparación de la magnitud de cada uno de los coeficientes de las diferentes ecuaciones de resistencia al flujo (Darcy-Weisbach. puede realizarse a partir de la siguiente expresión: / 8 = = (2.

2. 6. entre el 80-85% de la pérdida de energía total se transmite y se concentra en la región cercana al lecho por el esfuerzo cortante y es transformada allí en energía cinética turbulenta. una parte de la energía se pierde y la parte remanente genera remolinos que tienen cierto tamaño y circulación que se alejan de la región cercana al lecho con una circulación y aumentan dentro de la región del flujo principal. Las características del flujo turbulento son tales que únicamente una pequeña parte de la energía se disipa directamente en energía térmica por deformación viscosa en la región central del flujo. El rompimiento continuo de los remolinos finalmente transforma la energía cinética de turbulencia en energía térmica mediante la deformación viscosa en pequeños remolinos. 1960. 1965): . Durante la transformación. Rouse. Consecuentemente. El proceso completo de transformación de energía puede describirse de forma completa como: la energía mecánica tomada por el flujo se transmite a la región cercana al lecho mediante el gradiente del producto de la velocidad y el esfuerzo cortante. la cual se rompe en remolinos más pequeños. 3. en donde tanto la geometría como la textura superficial del fondo del canal cambian punto a punto. la energía faltante en la región del flujo cercana al lecho es suministrada desde la región principal del flujo. 4. Por medio de esta transmisión. disipándose en energía térmica mediante la disipación viscosa. cuando el flujo transporta sedimento. La anterior discusión se basa en agua limpia. los cuales pueden enumerarse como (Leopold et al. la transformación de energía es mucho más compleja. la energía se está transmitiendo continuamente de una capa de flujo a otra. la resistencia al flujo en un canal aluvial (que difiere de la de los canales abiertos) se compone de diferentes elementos. Allí se disipa localmente en energía térmica mediante la deformación viscosa del agua y mediante la transformación en energía cinética turbulenta. 5.3 Componentes de la resistencia al flujo en un canal aluvial Retomando la idea de que la resistencia al flujo en un canal abierto depende de las condiciones que desarrolla el flujo.Capítulo 3 13 2. es claro que en un canal aluvial.

Para una corriente de montaña en un valle empinado. 1960) mientras una corriente de caudal bajo tiende a ser sinuosa y una corriente de caudal alto tiende a ser recta.4 Resistencia por forma de canal Las pérdidas de fricción durante un flujo también se afectan por la forma del canal. crecen además hierbas y arbustos. si en una corriente se forman rizos y dunas. el flujo puede ser trenzado o sinuoso. la separación de flujo en los picos hace que la presión sobre la cara más larga frente a la corriente que sobre la cara detrás de la corriente y por esta vía se crea resistencia de forma. 2. un tamaño representativo de partícula debe tomarse como el tamaño de la rugosidad que caracteriza la fricción de grano. la resistencia de las orillas es especialmente importante. Sobre las llanuras de inundación que están usualmente por encima del nivel del agua.3 Resistencia de orillas y llanuras de inundación El material sobre las orillas de los ríos y las llanuras de inundación es normalmente más fino que el material del lecho.3. 2. altura de los tallos y época del año. pues la resistencia es proporcional al cuadrado de la velocidad para el flujo en un canal abierto con forma regular. la resistencia de forma para caudales bajos es más alta que aquella para caudales altos. Por ejemplo. Si la orilla está protegida o revestida. En los ríos de montaña. las partículas de sedimento sobre un lecho aluvial originan la fricción superficial denominada fricción de grano. la resistencia de una corriente en movimiento puede ser bien diferente de la resistencia sobre un lecho rígido. los tallos se mantendrán rectos y ofrecerán la máxima resistencia al flujo. Pero si un río divaga y el número de Froude excede un valor crítico. 14 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña 2. la resistencia puede ser mucho más alta y no seguirá la ley cuadrática (Leopold et al. donde las hiervas y los arbustos se doblan sobre el lecho. su rugosidad no se afecta por la vegetación. rápidas y barras de fondo y alternadas generan un efecto en el dragado del flujo. . sino que también se afecta por la profundidad y velocidad del flujo. 2. La rugosidad debido a ellos no cambia únicamente con sus características: densidad.3. el ancho del flujo es variable y la resistencia al flujo es alta.1 Resistencia por fricción de grano En cualquier frontera sólida. En los caudales más grandes. la rugosidad es casi constante y cambia muy poco con el caudal. De esta forma.2 Resistencia por formas de lecho El lecho de una corriente aluvial adopta diferentes formas de acuerdo a las diferentes condiciones de flujo. en un flujo de baja profundidad con una baja velocidad. Para canales con barras de arena.3.3. la presencia de saltos y pozos. Las investigaciones han mostrado que el tamaño de rugosidad que representa la fricción de grano puede ser inclusive más grande que el tamaño propio de las partículas que conforman el lecho y que aún sobre un lecho plano. Para una corriente natural con un material de lecho no uniforme.

5 Resistencia externa por estructuras artificiales Las estructuras artificiales construidas a lo largo de un río como los puentes y los coulverts crean una resistencia local.16) requiere fundamentalmente el cálculo de la pendiente de fricción. la cual se determina a partir de los datos indicados en la Figura 2-3 a escala de tramo como: ℎ − 1 1 ∆ = = + − + (2.21) 2 Figura 2-3: Determinación de la pendiente de fricción .3. 2. La determinación del factor de fricción a escala de tramo (usando la ecuación 2. Debido a la complejidad y variabilidad de los componentes de la pérdida por fricción en los canales aluviales y a la propiedad cambiante de la resistencia por el flujo que transporta sedimentos. tamaño y orientación de la estructura.Capítulo 3 15 2.4 Cuantificación de la resistencia al flujo mediante el factor de fricción La cuantificación de la resistencia al flujo en términos de la determinación del factor de fricción presenta dos alternativas metodológicas: la primera hace uso de la información del flujo en un tramo de interés mientras la segunda utiliza la información proveniente de las mediciones puntuales de velocidad en una sección de aforo. La magnitud depende de la forma. actualmente no se dispone de una comprensión unificada de la resistencia en canales aluviales.

22) De esta forma. 1 30 ∙ . es posible cuantificar la velocidad de fricción como: . = ∙ ∧ = ∙ . de forma tal que se tiene un factor de fricción para cada tipo de resistencia. 1 30 ∙ . 1 30 ∙ . − . 16 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña La cuantificación del factor de fricción a escala de sección de flujo.8 = ∙ ∴ = 0. = ∙ = ∙ 30 ∙ .75 ∙ = 5.5 + 5. 1959): 30 = 8. − . 1 30 ∙ . 30 ∙ .25) .8.293 ∗ ( . no se dispone aún de ecuaciones lo suficientemente generales para cada uno de los tipos de resistencia presentados anteriormente. 1 0. De esta forma. = ∙ − .2 De forma tal que el factor de fricción puede determinarse en términos de la relación entre la velocidad media del flujo y la velocidad de fricción promedio en la sección como: → =8 (2. puede hacerse a partir de las mediciones de velocidad puntual y la forma de la distribución de velocidad para flujo turbulento rugoso (Chow. − . 1 30 ∙ . . al conocer la velocidad en dos puntos de una vertical. como V0. sobresaliendo trabajos como el de Wilcox et al. 30 ∙ . ) (2.75 ∙ (2. .24) En términos de la cuantificación individual de los diferentes componentes de la resistencia.23) 0.2 y V0. por lo cual se utiliza el planteamiento de Einstein y Barbarossa (1952) quienes introdujeron el concepto de división del esfuerzo cortante en dos componentes: el del esfuerzo aplicado sobre los granos sin considerar las formas del lecho y el del esfuerzo aplicado sobre las formas del lecho. (2006). − . la resistencia al flujo puede estimarse en términos del factor de fricción como: = + (2.

y se estima que el 10% de la población mundial habita en laderas de alta montaña.1 ∙ (2. 1984) y que el sedimento de calibre grueso da una gran resistencia al flujo. 11 = 8 ∙ 2. plantas medicinales y fibras. 2003). respectivamente. Millar y Quick (1994) y Bathurst (2002) y que corresponden a las ecuaciones (2.26).n.27) .s. Se presentan en la literatura diferentes esquemas de clasificación de corrientes de montaña: Rosgen (1994). para toda la población.m.002 m/m durante todo su recorrido (Jarret. Aunque las pendientes son en general pronunciadas.2 = 8 ∙ 2. Consecuentemente. (2. la mitad de la población mundial depende. tales como el agua. Las áreas montañosas son los repositorios de diversidad biológica y cultural y proporcionan servicios con un valor económico tangible. Tal y como se ha evidenciado.26) 2 12. 2010).28)..5 ∙ (2. la resistencia al flujo es una característica que evidencia una tendencia con el caudal que sugiere una variación regular dentro de la red de drenaje y que por lo tanto sugiere correlacionar el comportamiento hidráulico con el hidrológico. directa o indirectamente de los recursos y de la estabilidad social y ecológica de los ecosistemas de montaña y de sus cuencas. la energía. (Macchi. = 8 ∙ 3.000 m. donde la morfología del cauce presenta gran variabilidad espacial pero reducida variación temporal con gran sensibilidad erosiva a perturbaciones de escala de cuenca. se considera que un cauce de montaña presentan gradientes mayores a 0.5 Morfología de ríos de montaña La complejidad de la geografía física de las regiones montañosas no permite una definición precisa y global y por tanto las delimitaciones de las áreas montanas se suelen basar en criterios físicos y sociales.Capítulo 3 17 Para la determinación de la resistencia de grano se dispone de diferentes expresiones entre las que sobresalen las expresiones de Parker y Peterson (1980). Montgomery y Buffington (1997). minerales.28) 2. . mientras que el 40% ocupa las zonas adyacentes de las cuencas medias y bajas (Viviroli et al. Las montañas también influencian el clima de las regiones vecinas y opera como un importante sumidero de carbono.27) y (2.5 ∙ (2. el turismo. El principal criterio las define como regiones por encima de los 1.

inundación. Granos y orilla lecho. Fluvial. grano granos y orillas Fuentes Fluvial. flujos Falla de flujo de detritos flujos de las orillas sedimento de detrito detrito bancas Elementos de Llanuras de Llanuras de almacenamiento Formas del Llanuras de inundación. falla de Ladera. Falla Fluvial. de las orillas.1. Tabla 2-1: Características de diagnóstico en tramos de montaña (Montgomery y Buffington. lecho inundación Formas del formas del de sedimentos lecho lecho Confinamiento Confinado Confinado Variable Inconfinado Inconfinado típico Espaciamiento típico entre <1 De 1 a 4 Ninguno De 5 a 7 De 5 a 7 piscinas . rugosidad orillas lecho. dominantes de Fluvial. 18 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 2-4: Morfología de ríos de montaña (Montgomery y Buffington. dominantes de Formas del formas del Formas del Granos y orillas lecho. ladera. grano. Fluvial.1997).1997) Las características que definen cada uno de los tramos aluviales se resumen de acuerdo a la información de la tabla 2. Cascada Saltos y Lecho Pozos y Rizos y pozos plano rápidos dunas Material Cantos y Gravas y Bloques Gravas Arenas predominante Bloques Cantos Forma en planta Oscilatorio Sin Oscilatorio Aleatoria Multicapas verticalmente características verticalmente Elementos Sinuosidad.

Smart y Jaeggi .8. se presentan algunos resultados que soportan las afirmaciones realizadas anteriormente y que sustentan el esfuerzo de continuar la investigación de las condiciones que definen el factor de fricción en ríos de montaña. En primer lugar.1994.1979.. si bien en el mismo contexto. observándose que en los caudales más bajos (del orden de 20 l/s) se obtienen valores del n de Manning del orden de 0. Wohl. Jarret. Como ya se ha mencionado. se presenta el trabajo de Ferguson (2010).Capítulo 3 19 2. Al respecto.1970.1983.2010. Bray. mientras que para los caudales más grandes el coeficiente disminuye (Figura 2-5). algunos trabajos reportan modelos de estimación para el factor de fricción a partir de propiedades de la frontera del canal y posteriormente se observa que dichos parámetros usados tienen diferente significancia en términos del ordenamiento del flujo.1979. Soto y Maris. Es decir. Leopold. .1984.1994.2002. 2010). los resultados pueden enmarcarse con dos visiones distintas: inicialmente.1981. 2002. Hey. diferentes trabajos experimentales han evidenciado la dependencia del coeficiente de resistencia al flujo con los parámetros propios del movimiento. aún más cuando diferentes trabajos han encontrado como el coeficiente de resistencia varía con diferentes condiciones y parámetros del flujo (Baltzer y Lai. que resume un conjunto de resultados de diferentes trabajos y donde se observa una tendencia decreciente entre el coeficiente n de Manning y el caudal. Bathurst. aunque es un parámetro propio del flujo (problema hidráulico) debería integrarse con una análisis de las condiciones hidrológicas de la cuenca aguas arriba y de geomorfología fluvial en términos de la variación de las propiedades del sistema físico a causa de la acción de la dinámica fluvial. La identificación de alguna tendencia de variación en este parámetro. una de las falencias significativas en el cálculo de los perfiles de flujo es la consideración del coeficiente de rugosidad como un valor constante y único que permanece invariable a las diferentes condiciones del flujo. Limerinos. Griffiths. las propiedades hidráulicas del flujo tienen un orden de magnitud y con ello se define una variación del coeficiente de resistencia a lo largo de la red de drenaje. que de acuerdo a la ubicación relativa del tramo de canal dentro del sistema fluvial. 1968. conforma un nuevo problema que incumbe a la Geomorfología Fluvial y finalmente en este punto se apunta a una de las preguntas que motiva la realización de este trabajo y que tiene que ver con que la medida de resistencia al flujo. Ferguson. Katul et al.6 Variación del coeficiente de resistencia con los parámetros del flujo Una vez complementado el planteamiento teórico con la base de descripción analítica.

Figura 2-6: Variación del coeficiente de resistencia con el Número de Reynolds (Baltzer y Lai. 20 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 2-5: Variación del coeficiente de rugosidad con el caudal (Ferguson. el coeficiente de resistencia ya no presenta variación con el régimen del flujo de la misma forma que ocurre con el flujo en tuberías. observándose una tendencia similar a la presentada en la Figura 2-5 en términos de presentar los valores más altos del coeficiente de resistencia en términos de números de Reynolds bajos. 2010) En el mismo sentido. Baltzer y Lai (1968) presenta una relación del coeficiente de Manning con el número de Reynolds (Ver Figura 2-6).1968) En este sentido se resalta el efecto de que el número de Reynolds cuantifica el nivel de actividad del flujo y el hecho de que bajo al superar un umbral. . para luego disminuir y mantenerse constante con el aumento del número de Reynolds.

se presentan a continuación algunas modelos que permiten incluir las condiciones del flujo y las de la superficie del fondo del canal para el cálculo de los coeficientes de resistencia al flujo. quien tras tomar los datos del trabajo de Hicks y Mason (1991). mientras que las corrientes tipo C se localizan casi al final del sistema de clasificación con características contrarias a las indicados para las corrientes tipo A. Se recuerda que las corrientes tipo A presentan las mayores pendientes. puede encontrarse Leopold (1994). baja sinuosidad y las menores relaciones de encajonamiento.Capítulo 3 21 Otro resultado importante en términos de ilustrar la variación del coeficiente de resistencia dentro de la red de drenaje (Figura 2-7). Aparte del problema de la selección de un modelo adecuado para el cálculo de un coeficiente de resistencia al flujo. indicando la variación en los procesos de resistencia de acuerdo a las condiciones que clasifican una corriente de acuerdo con el sistema de clasificación de ríos de Rosgen.1994) . En este sentido. se resalta que diferentes trabajos se han realizado en contextos físicos variados que evidencian una clara variación del coeficiente de rugosidad con el flujo. evidencia la variación de dicho coeficiente con el tipo de corriente. con lo cual se reprocha nuevamente la generalizada costumbre de asignar un valor constante alrededor del comportamiento asintótico identificado. se desconoce su valor. Figura 2-7: Variación del coeficiente de resistencia n con el tipo de corriente según el método de Rosgen (Leopold. que aunque efectivamente se comporta así en caudales de creciente.

6. En el Anexo B se presenta de forma resumida diferentes modelos que permiten determinar el factor de fricción en términos de la relación de sumergencia relativa.1 Modelos de estimación de la resistencia en términos de los parámetros del flujo Se presentan a continuación. . Jarret(1984) a partir de 75 mediciones de caudal (usando entre 3-5 secciones transversales por tramo) determinó la siguiente ecuación para el cálculo del coeficiente de rugosidad n: 8 = ∙ ∙ ∙ (2. donde ℎ es la profundidad media y D84 es el percentil 84 de la distribución de tamaños del material del fondo. Soto y Madrid-Aris (1994).30 ∙ / = 0. 30) . 22 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña 2.183 + .29) Bathurst (1985) utilizó los estimativos de caudal en estaciones junto con secciones detalladas para calcular la velocidad y los factores de fricción en corrientes con una pendiente menor al 5% y ajustó la siguiente ecuación a los resultados: 8 ℎ = 5. (2. presentaron la siguiente ecuación para calcular el coeficiente n cuando la sumergencia relativa es menor a 1: .5 (elementos de rugosidad de escala intermedia): .62 ∙ +4 (2.183 + . 1. algunos de los modelos de estimación que se encuentran en la literatura y que relacionan los coeficientes de resistencia con algunos parámetros de las condiciones del flujo y de la superficie del fondo del canal. / 1.75 ∙ = 0. (2.32) .31) Para sumergencias relativas entre 1 y 12.

008 y 0. que el geomorfólogo está limitado solo por su ingenuidad para desarrollar medidas de la morfología de la red de drenaje.33) 2.17 en tramos con morfologías de pozos y rápidos. el elemento más característico de una cuenca desde su perspectiva aérea es su red de drenaje (la cual presenta una variedad de patrones y texturas). un buen indicador de la estructura de conformación de la red corresponde al uso de un sistema de clasificación como el Horton-Strahler o el Shreve (basado en magnitud). tal y como lo indican Gregory y Walling (1973). Knighton (1987) presenta un análisis interesante. los principales factores que controlan la forma del canal son: el caudal.Capítulo 3 23 Mussetter (1988) midió la resistencia al flujo en diferentes caudales en 53 corrientes de colorado (178 mediciones en total) con pendientes oscilando entre 0. al considerar que la geometría de un canal en un punto particular refleja la influencia de los controles aguas arriba. presentando la ecuación: 8 ℎ = 5. la geología. indiferentemente del sistema de ordenamiento utilizado. el uso del suelo y la fisiografía de la cuenca. el caudal aumenta sistemáticamente con el número de orden o de magnitud y por lo tanto las relaciones indican que la red de drenaje se ha desarrollado en respuesta a las fuerzas erosivas que actúan sobre materiales erodables que comprenden la cuenca de drenaje. Recordando que en términos del análisis morfométrico (descripción cuantitativa de una cuenca de drenaje).62 ∙ +4 (2. En lo que se . En términos de la variación aguas abajo de los diferentes parámetros físicos que en un tramo de canal permiten diferenciar el comportamiento entre diferentes puntos de la red de drenaje. En este sentido. la resistencia al flujo es una característica que evidencia una tendencia con el caudal que sugiere una variación regular dentro de la red de drenaje y que por lo tanto sugiere correlacionar el comportamiento hidráulico con el hidrológico. la carga de sedimento y la composición del material del lecho y las orillas. Finalmente cabe acotar. El resultado a obtener entonces corresponde a un patrón de drenaje con características que pueden relacionarse con la erodabilidad del material que comprende la cuenca de drenaje así como con controles climatológicos e hidrológicos. saltos y pozos y cascadas.7 Variación de la resistencia al flujo dentro de la red de drenaje Tal y como se ha evidenciado. las cuales determinan juntos el régimen hidrológico y la cantidad y el tipo de sedimento suministrado. tales como el clima. De esta forma.

Otros elementos de análisis plantean que en la medida que aumenta el ancho de la llanura de inundación y el área superficial. los eventos más extremos puede tener una influencia más grande sobre la forma del canal (Baker. se han propuesto planteamientos como el principio de capacidad de transporte máximo de sedimento (Kirkby. 1960. Andrews. 1977. Sin embargo. 1977. Se considera que el material que compone el lecho en una ubicación específica sobre el río proviene de los tributarios y las fronteras del canal y que además su tamaño medio se . el caudal dominante o efectivo varia con el tipo de carga transportada y el régimen hidrológico. 1971. Pickup y Warner. 24 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña refiere al ajuste de la forma del canal. Considerando además que este parámetro es la es la base de diferentes teorías de análisis de la geomorfología de la red de drenaje (Yang. Entendiendo que dentro del régimen hidrológico. De la misma forma. 1978).. también lo hace el potencial de almacenamiento del sedimento (Bhowmik. se espera que la potencia de corriente deba aumentar a tasa moderada a lo largo de los ríos. 1976. que aunque físicamente no admite justificación física. de forma general hay un acuerdo en que la cantidad. se considera que la cantidad de agua es menos importante que su capacidad para realizar el trabajo de erosión y transporte. sugiere que eventos moderados con períodos de retorno en el rango aproximado de 1. Consecuentemente. Sin embargo.1984). y por lo tanto cuando el régimen hidrológico se convierte más variable debido al aumento en la aridez o la disminución del área de drenaje. White et al. 1986). Walling(1983). manteniendo aproximadamente constante la potencia unitaria. la potencia de corriente (γQS) expresa la tasa de trabajo hecho por unidad de longitud y es un parámetro de muchas ecuaciones de transporte de carga de fondo. 1976. En la medida de que el caudal y la potencia de corriente aumentan longitudinalmente. el análisis de frecuencia de la magnitud de los caudales. por lo que puede ser más importante que el caudal solo. 1980). Wolman y Gerson. presenta como la relación de entrega de sedimento que indica la disparidad entre el suministro y el transporte generalmente disminuye en dirección aguas abajo. pero sus características espaciales en la escala de la red de drenaje no están aún bien comprendidas (Graf. cayendo por debajo del 10% en áreas de drenaje del orden de 100 Km2. también deberían hacerlo la cantidad de la carga de sedimento aunque a una tasa más baja que la del caudal. 1983). no se han rechazado mediante alguna investigación.3 a 3 años transportan la mayoría de sedimentos bajo la implicación de que la forma del canal se ajusta a un rango similar de caudales (Wolman y Miller. Ferguson.1980) y teniendo en cuenta su relación con el transporte de la carga de fondo. los caudales varían su efectividad para transportar sedimentos y modificar la forma del canal. Chang. 1981. Aun con las incertidumbres que rodean la predicción de la geometría de equilibrio con base en el criterio de transporte. tipo y continuidad del transporte de sedimento ejerce una fuerte influencia sobre la forma del canal.

el transporte en suspensión se vuelve más probable y el tipo dominante de rugosidad puede alterar en la secuencia forma-grano-forma. donde la principal subdivisión se realiza en términos de canales cohesivos y no cohesivos. Así por ejemplo.Capítulo 3 25 asocia con la pendiente local del lecho. el tamaño de las partículas y la pendiente están fuertemente relacionados. En cuanto a la degradación de energía por la rugosidad de grano. En particular. junto con las condiciones de entrada y los procesos de transporte que tiene lugar en el tramo. donde el primero se asocia con el arrastre ejercido por las grandes partículas individuales (Bathurst. y a partir de la evidencia disponible parecen decrecer más rápidamente en dirección aguas abajo que los tamaños medios. la tasa de disminución tiende a ser más grande en los tramos de cabecera y donde los tamaños de grava dominan el lecho. el tamaño del material del lecho generalmente disminuye en dirección aguas abajo mediante la acción de procesos tales como la abrasión. se espera que los resultados empíricos obtenidos para un tipo de canal no sean aplicables a otro canal. especialmente el ancho. gravas y arenas. con B1 y B2 como dominantes. lo mismo no es cierto para el material que compone las orillas. Dada la influencia de la composición de la frontera sobre la forma del canal. donde la mayoría de canales son tipo B. donde se tiene un contraste común entre orillas cohesivas y lecho no cohesivo. a pesar de que se conoce su influencia sobre la forma del canal. Una clasificación práctica de los ríos basada en la composición de las fronteras fue propuesta por Knighton (1998). Los cambios en las propiedades del material del lecho también influencian la magnitud y el tipo de transporte de sedimentos así como la resistencia. en una secuencia idealizada en la dirección aguas abajo de lechos en bloques. D90) tengan un mayor efecto. Con pocas excepciones y a pesar de los altos niveles de variabilidad. las orillas del canal deberían volverse más cohesivas y tener un contenido más alto de limos y arcillas. la meteorización y clasificación. es razonable esperar que los tamaños más grandes del material del lecho (D84. . Frecuentemente el lecho y las orillas están compuestos de diferente material. 1978) y el segundo con las formas del lecho comúnmente desarrollados en las corrientes con lecho en arena. Dadas unas condiciones de suministro relativamente uniformes y una tendencia del sedimento transportado a ser más fino en dirección aguas abajo. que es una medida de su resistencia a la erosión. Mientras existe abundante literatura sobre los cambios aguas abajo en las propiedades del material del lecho.

generalmente tamos cortos A2. que intentan resolver la paradoja de que las orillas estables son incompatibles con un lecho móvil. No cohesivo Canales de lecho Canales de “lecho vivo” compuestos en arena principalmente de material arenoso (0.063- 2mm) que es transportado en un amplio rango de caudales Canales de lecho Canales de grava(2-64 mm) o cantos(64- en grava 256 mm) que son transportados solo en los caudales más grandes Canales de lecho Compuestos de partículas muy grandes en bloques (>256 mm) que no son movidos frecuentemente. Entre los enfoques teóricos se destacan: 1. 1981). 1964). 2. la información presentada sugiere que los ríos aluviales con flujo en fronteras erodables en canales auto formados sujetos a unas condiciones relativamente uniformes. la pendiente del valle puede variar significativamente como un resultado de efectos no aluviales tales como la actividad tectónica y los contrastes entre la cuenca en la historia fluvial. Aquellos que están determinísticamente basados y se apoyan en ecuaciones que describen los procesos dominantes. De esta forma.1979). 1976. dando grados variables de cohesión B. Cohesivo A1. El problema está en cómo determinar la naturaleza del proceso de ajuste y establecer las relaciones que vinculen las variables de control y de respuesta. como la teoría de varianza mínima (Langbein. Al respecto. la teoría de umbral o el modelo de difusión lateral de Parker(1978. Canales de No hay una cubierta coherente de material lecho en roca no consolidado. ajustadas para transmitir el agua impuesta y el caudal de sedimentos. muestran una consistencia en la forma o las geometrías promedio. la literatura provee dos tipos de enfoques: el enfoque teórico y el enfoque empírico. . A pesar de una tendencia completa a disminuir longitudinalmente. Tipo principal Tipo Secundario Características A. como por ejemplo. Aquellos que postulan condiciones adicionales a partir del comportamiento de los ríos estables. Chang. Canales de Las fronteras tiene un alto contenido de limo-arcilla limos-arcillas. 1979) o el principio de máxima capacidad de transporte de sedimento (White et al.1998). para lo cual diferentes enfoques se han presentado como los señala Ferguson (1986). grada en A1 La pendiente del valle es una variable inherentemente relacionada al pasado de los caudales y las condiciones de transporte de sedimentos. 26 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Tabla 2-2: Clasificación de canales con base en la composición de la frontera (Knighton. los conceptos de mínima potencia de corriente (Yang.

El enfoque de la geometría hidráulica expresa las variables dependientes: ancho (W). El caudal a banca llena es un candidato obvio pero no siempre puede definirse y no necesariamente tiene una frecuencia constante (Williams.38) Puesto que no todos los caudales tienen la misma capacidad de realizar trabajo sobre el río. 1978). 1969) así como la metodología de geometría hidráulica (Leopold y Maddock.Capítulo 3 27 Los enfoques empíricos incluyen la teoría del régimen (Lacey. basadas en el caudal como la variable independiente que domina el análisis. aunque no equivalentes estrictamente lo son aproximadamente cuando la geometría hidráulica se aplica a las variables independientes de los ríos con condiciones relativamente homogéneas Las relaciones de geometría hidráulica se han formulado en formas variadas.37) = (2.36) = (2. tal como el estado de banca llena. El caudal a banca llena que Hey (1978) recomienda para el diseño de canales.2 – 3 años efectivamente transportan la mayoría de sedimentos. 1930. Adicionalmente. la elección adecuada es escoger un caudal que esté en dicho rango.35) = (2. Blench. usualmente cumple dicha condición. velocidad media (V). las relaciones de geometría hidráulica se refieren específicamente al canal únicamente cuando están relacionadas a un nivel geomorfológico de referencia. Ambas metodologías.el factor de fricción (ff) y la pendiente (S). un asunto crítico es la elección de un caudal apropiado con una significancia asumida en la formación del canal.34) = (2. como funciones potenciales del caudal: = (2. en lugar de un estado en particular. . entonces. profundidad media (D).33) evitan el problema mencionado pero su definición precisa requiere un largo período de registros. Si caudales con períodos de retorno en el rango de 1. Q2 o la media Q2. 1953). Los flujos con un período de retorno específico (como la mediana.

aun cuando muchos de ellos no sean fácilmente cuantificables. que el caudal es el control cuyo patrón de variación aguas abajo es el mejor establecido. Kellerhals. el exponente) en la relación ancho-caudal. Osterkamp (1980). 1979) introdujo relaciones hidráulicas adimensionales argumentando que estas comunican más información física que sus contrapartes dimensionales. los últimos tienen coeficientes para el ancho y la profundidad de más del doble que el primero. Parker (1979) presenta que un aumento del 30% en la carga requiere de un aumento del 40% en el ancho. . con respecto a canales con lecho en gravas. Además. respectivamente. sugiere la posibilidad de los regímenes de flujo. 1967. Estos resultados sugieren que los ríos que transportan cantidades relativamente grandes de arena como carga de material de fondo requieren un ancho grande del canal para mantener el movimiento del sedimento. El exponente (f) para la profundidad media tiene una variabilidad similar a la del exponente (b) para el ancho y nuevamente no hay una diferencia clara entre los tipos de canal.17 (Lacey. Al comparar los resultados de Simons y Albertson (1963) para canales con lechos de grava y arenas con orillas no cohesivas. (1981) para predecir anchos y profundidades estables. Por ejemplo Parker (1978. se desconoce su relación exacta con los esfuerzos efectivos en la frontera del canal. 28 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Muchas extensiones de este enfoque han sido propuestas. 1930. donde la acción está restringida por la composición de la frontera. f=0. Church (1980).33 y 0. asociados con tasas de transporte de sedimentos grandes y pequeñas. existe un aumento sistemático en el valor del coeficiente (y en menor medida. presenta información de la cuenca del Río Missouri que indican que en la medida de que cambia el material del lecho de un alto contenido de limo y arcilla a arenas. Es claro. Pickup y Warner (1976) argumenta que un río ajusta el ancho de su lecho para optimizar el transporte de fondo. 1982). donde el exponente asociado está típicamente en el rango de 0. aumentos en el tamaño del material del lecho hasta lechos en bloques reversan la tendencia. una mayor carga de lecho en general se asocia con canales más amplios y poco profundos. Ciertamente. Traducido a un contexto aguas abajo.1 a 0. una disminución de material del lecho debería por lo tanto tender a reforzar el efecto del caudal sobre la profundidad. La influencia del tamaño del material del lecho sobre la profundidad usualmente se encuentra en las relaciones multivariadas. Este último punto lleva naturalmente a enfoques multivariados que incluyen los efectos de factores adicionales al caudal líquido. A pesar del rango de condiciones cubiertas. haciendo eco del principio de máxima capacidad de transporte de sedimento usado por White et al. sin embargo. los datos apoyan la opinión frecuentemente citada de que el ancho varía aproximadamente como la raíz cuadrada del caudal. Hey.4. pues actúa como una variable de escalamiento en la determinación de las dimensiones gruesas del canal.

fundamentalmente por no tener la calidad suficiente en algunos casos y segundos por pertenecer a un contexto físico diferente. puede considerarse de aprendizaje o entrenamiento en términos del desarrollo de la experticia en la medición y la toma de datos de campo y permitió identificar dos elementos fundamentales dentro del desarrollo de este trabajo: primero. donde se puede observar además de la divisoria de la cuenca. que la calidad del aforo es fundamental en términos de los datos necesarios. La segunda etapa de desarrollo del trabajo como tal. que las mediciones geométricas deben realizarse bajo el concepto de tramo y no sobre los datos de una sola sección que en general es la de aforo. se desarrolló en la cuenca Alta del Río Negro. . donde se cuenta con una sección de aforo que permite medir la velocidad con un correntómetro. la localización general del área de estudio. cuyas aguas al unirse conforman el Río Negro. el alineamiento del cauce principal de la Quebrada La Agudelo y el Rio Pantanillo. Cabe resaltar que los resultados de esta campaña de campo no hacen parte del conjunto de datos presentado en este documento. Se presenta en la Figura 3-1. tramos rectos estables con una longitud mínima de 5 veces el ancho medio de la sección (que resultó ser una longitud adecuada a partir de la longitud mínima observada en el cruce entre curvas). La primera etapa. 3. Al respecto. La selección de los sitios se realizó considerando además de las facilidades de acceso para la realización de las mediciones. del cual mediante bombeo se abastece parcialmente el embalse de La Fé con propósitos de generación de energía y abastecimiento de agua para la ciudad de Medellín y el Área Metropolitana. es necesario anotar que el trabajo de campo realizado tuvo dos etapas: una de aprendizaje y otra de desarrollo como tal. En el área en cuestión se definieron 10 sitios de aforo: 3 sobre la quebrada La Agudelo y 7 sobre el Río Pantanillo. segundo. específicamente en las subcuencas de la Quebrada La Agudelo y el Río Pantanillo. que confluyen para formar el Río Negro en su cuenca alta.DESARROLLO METODOLÓGICO Para realizar el análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña se requiere de un conjunto de mediciones de campo de cuyo estudio sea posible identificar las relaciones entre los parámetros físicos más determinantes en el fenómeno físico.

se resumen en la Tabla 3-1. el Perímetro de la cuenca (Pc). la magnitud de la cuenca (M). 30 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 3-1: Localización general del área de estudio 3. la pendiente de la cuenca (Sc) y la pendiente del cauce (Scp).1. 3. la longitud del cauce principal (Lc). Así mismo. La delimitación de las cuencas y la determinación de sus principales parámetros morfométricos se realizó a partir de la base cartográfica del IGAC en escala 1:25. las principales variables morfométricas de las cuencas de drenaje hasta los sitios de aforo. las cuales hacen referencia a: el área de la cuenca (Ac).1 Características físicas del área de estudio A partir de la localización de los sitios de aforo se procedió a determinar los principales parámetros morfométricos de las cuencas tributarias con el objeto de conocer las magnitudes características del sistema físico y de alguna forma permitir la correlación de dichos parámetros con los resultados de las mediciones de campo.1 Descripción morfométrica de las cuencas Se presenta en la Figura 3-2 la ubicación comparativa de los diferentes sitios de aforo que permitió la delimitación de las cuencas. donde las curvas de nivel tienen equidistancias verticales de 50 m. el orden de la cuenca (O). la longitud de drenaje de la cuenca (Ld). .000.

la distribución de los sitios de aforo se realizó bajo los siguientes criterios: . Los sitios en la quebrada La Agudelo permiten una comparación en términos del área tributaria con los primeros sitios del Rio Pantanillo que presentan un área equiparable. Figura 3-2: Localización de los sitios de aforo en el área de estudio Para el análisis que se desea realizar. . . mientras que los sitios denominados Pantanillo2 y Agudelo1 se localizan aguas arriba de la confluencia y permiten de alguna forma conocer la respuesta de cada cuenca en particular. Dado que el Río Pantanillo tiene mejores condiciones de acceso que la Quebrada La Agudelo.Capítulo 3 31 En términos de la distribución espacial de los sitios de aforo. la distribución de los puntos permiten observar la variación longitudinal de la resistencia al flujo desde una cuenca con un área de 2 Km2 hasta una cuenca con un tamaño cercano a los 90 Km2. el sitio denominado Pantanillo1 se localiza aguas abajo de la confluencia de la Quebrada Agudelo con el Río Pantanillo y es el de mayor área de drenaje.

04 160.60 4 77 4.30 5.99 Rio Pantanillo 6 9.78 14. mientras que en las Figura 4 se observa toda la red de drenaje de las cuencas de estudio.49 37.79 11.71 190. Agudelo 3 37.34 18.90 4 164 4.51 15.97 3.44 Rio Pantanillo 7 2.80 22.000.00 12.04 12.61 367.31 Se observa en la Figura 3-3.05 2.44 Rio Pantanillo 4 25.37 45.48 14.46 6.29 15.19 5. Agudelo 1 45.40 12.07 21.13 161.42 151. 32 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Tabla 3-1: Principales parámetros morfométricos de las áreas de drenaje Ac Pc Lc Ld Dd Sc Scp O M Cuenca (Km2) (Km) (Km) (Km) (Km2/Km) (%) (%) Rio Pantanillo1 90.91 29.78 79.10 5 502 4.54 2.81 179. La ubicación de los sitios de aforo sobre el cauce principal del Río Pantanillo y la Quebrada La Agudelo.20 4 25 6.60 5 266 4.37 5.84 29.30 4 224 4.93 5.06 6.70 4 124 4.28 25.31 Qda.68 13.30 4 212 4.54 2.10 5 232 4.76 2.17 65. Figura 3-3: Variación altitudinal en la zona de estudio .17 20. la representación del modelo digital del terreno que presenta la distribución altimétrica de la zona de estudio con una resolución espacial de 30 m construido a partir de las curvas de nivel de la cartografía IGAC 1:25.69 18.35 38.16 30.03 Qda.72 2. Agudelo 2 42.26 Rio Pantanillo 2 40.00 22.02 Qda.60 5 255 4.35 11.29 32.19 31.26 2.56 112.36 13.44 Rio Pantanillo 5 17.51 16.44 Rio Pantanillo 3 37. se presenta en las Figuras 3-5 y 3-6 respectivamente.84 31.

Capítulo 3 33 Figura 3-4: Red de drenaje del área de estudio Figura 3-5: Ubicación sitios de aforo sobre el Río Pantanillo .

2 Precipitación en la zona de estudio En el área de estudio se dispone de 7 estaciones pluviométricas operadas por EPM.3 En términos de la distribución espacial de la precipitación media anual.8 2308021 La Fe 2150 1955.s.7 2701036 Caldas 1930 2528.1. mientras que la zona central de la cuenca presenta un valor medio del orden de 2095 mm (Figura 3-7). 2002) Elevación Lluvia promedio Código Nombre (m. Tabla 3-2: Estaciones pluviométricas cercanas al área de estudio (EPM.1 2308023 Las Palmas 2495 1961 2618712 El Buey 2070 1918. los mayores valores de precipitación se observan hacia las estaciones Caldas y La Unión en dirección de las cabeceras de las cuencas.7 2308096 La Playa Pantanillo 2320 2066.6 2618010 La Unión 2500 2414. 34 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 3-6: Ubicación sitios de aforo sobre la Quebrada La Agudelo 3.n. .m.) anual (mm) 2308025 El Retiro 2190 2096. cuya información principal se resume en la Tabla 3-2 y a partir de las cuales se construyó la representación en isoyetas de la precipitación media anual que se presenta en la Figura 3-7.

Capítulo 3 35

Figura 3-7:Distribución espacial de la precipitación anual en la cuenca alta del Rio Negro

La variación temporal de la precipitación, se define por un patrón bimodal, con una época
húmeda que va desde Marzo hasta Diciembre y valores máximos en Mayo y Octubre
(Ver Figura 3-8).

Figura 3-8: Distribución promedio mensual de la precipitación en la cuenca alta del Río
Negro

36 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña

3.1.3 Geología
Según Córdoba y Villegas (1966), gran parte de la zona que se estudia está situada en el
metamórfico, aunque al Sur de la cabecera urbana del municipio de El Retiro se hace
presente el Batolito Antioqueño, que una formación ígnea integrada principalmente por
diorita cuarzosa que en algunos casos pasa a diorita normal y a granodiorita.

El metamórfico está constituido principalmente por esquistos cuarcíticos, micáceos,
hornbléndicos y pegmatita, donde la meteorización de estas rocas es bastante profunda
en aquellas áreas de mayor pendiente, pero cuando ésta pendiente es pronunciada las
rocas frescas alcanzan a aflorar. Los suelos derivados de la meteorización de estos
esquistos son arcillosos, de colores rojos y pardos rojizos.

En general, la zona en estudio comprende materiales derivados de rocas ígneas y
metamórficas, así como también terrazas y aluviones cuaternarios y mantos de cenizas
volcánicas superficiales altamente meteorizadas.

Se presenta en la Figura 3-9, la estructura geológica existente en la zona de estudio,
donde predomina la Granulita y las magmatitas de El Retiro (P ∈ gr), algunos aluviones
reciente (Qal) y Anfibolitas (Pza).

Figura 3-9: Estructura geológica de la zona de estudio (Ingeominas,2002)

Capítulo 3 37

3.2 Descripción del trabajo de campo

Los resultados que se presentan en este documento corresponden a las campañas de
aforos realizadas entre Enero y Mayo de 2013, en la cual se realizaron un total de 39
aforos (en promedio 4 en cada sitio). Tras la identificación de los sitios y los tramos de
medición, el trabajo de campo desarrollado consistió en obtener las siguientes
características físicas en cada uno de los sitios de medición mencionados anteriormente:

- Velocidades puntuales . , . , . en tres puntos en por lo menos 15 verticales
de cada sección transversal de aforo.
- Área (A): Corresponde al valor promedio de tres medidas del área de flujo en el
tramo característico.
- Perímetro (P): Corresponde al valor promedio del perímetro mojado en el tramo
de medición.
- Ancho superficial (T): Corresponde al valor promedio del ancho superficial en el
tramo de medición.
- Pendiente topográfica (S): Corresponde a la pendiente del fondo del canal en el
tramo característico.
- Caudal (Q): Corresponde al flujo volumétrico que circula a través de un tramo de
análisis. Se obtiene mediante la aplicación del procedimiento de Área-Velocidad.
- Tamaños característicos (D16, D50, D84, D90): Corresponden a los tamaños
asociados a cuantiles específicos de la distribución granulométrica del material
del fondo.
- Profundidad hidráulica (D): Corresponde a la profundidad media de cada medición
de sección transversal y se obtiene como la relación entre el área y el ancho
superficial.
- Coeficiente de corrección de energía cinética (α): Se obtiene a partir de las
mediciones de velocidad puntual en la sección de aforo y que se supone
constante para el tramo.

En cada medición de caudal se levantaron secciones de flujo aguas arriba y aguas abajo
de la sección de aforo, junto con las mediciones de la elevación de la superficie del agua
y pendiente topográfica que con el posterior trabajo de oficina permiten determinar la
pendiente de fricción (Sf) para el tramo de estudio. Aunque por diseño metodológico, en
general siempre se midió la geometría en las mismas secciones del canal, es necesario
mencionar que en algunas ocasiones no fue posible realizar el trabajo de esta forma por
diferentes factores ambientales como la lluvia, la creación de zonas muertas de flujo o
porque el rio presentaba niveles que no favorecían la medición.

En cada sitio se realizó una única caracterización del material del fondo midiendo los ejes
característicos (a, b, c) de cada clasto siguiendo la metodología sugerida por Wolman
(1954) junto con una descripción de las márgenes de la sección. Durante la realización
de la campaña de aforos, se realizó un control fotográfico de las condiciones del material
que compone el fondo y que sugirió innecesario realizar el conteo de sedimentos para
cada aforo.

38 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Para el aforo se utilizó la metodología de Área-Velocidad.8 veces las profundidad local con un correntómetro Pygmy. La metodología de aforo sigue las recomendaciones dadas por Rantz(1982) en términos del tiempo mínimo de medición de la velocidad (40 segundos) y dividiendo la sección de aforo en no menos de 15 verticales por sección (19 verticales en promedio) con el objeto de obtener un número representativo de valores de la velocidad que permitiera posteriormente construir detalladamente la distribución de velocidades en la sección de aforo.38 Re= 29040 .2. midiendo la velocidad a 0. así como la cercanía de la vegetación ribereña que en algunas mediciones lograba afectar el campo de flujo.018 –0.85068 T= 2. 0. La Tabla 3-3 presenta de forma detallada algunos de los parámetros más relevantes de cada medición.139 m/s Sf= 0. De forma general.14 – 0.0163 – 0.0182 Fr= 0.176 m .053 m3/s V= 0.6 y 0. las condiciones generales del flujo en los tramos de medición junto con el rango de variación de las principales características medidas. Se observan en las Figuras 3-10 a 3-19.07 – 2.15 m D= 0.055 – 0.114 – 0. Figura 3-10: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo7 Q= 0. es posible observar el efecto del material que compone el lecho sobre la superficie del agua.

0138 Fr= 0.414 m Figura 3-12: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo5 Q= 0.38 – 0.151 – 0.334 m .63 Re=379040 – 697268 T= 3.005 – 0.58 m/s Sf= 0.23 – 0.41 – 0.247 – 0.87 – 4.37 m D= 0.30 Re=174148 – 448880 D= 0.852 m3/s V= 0.52 – 3.362 m/s T= 2.394 – 0.15 m Sf= 0.377 m3/s V= 0.Capítulo 3 39 Figura 3-11: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo6 Q= 0.0089 – 0.219 – 0.0165 Fr= 0.197 – 0.

69 m/s Sf= 0.097 m .33 – 0.0048 – 0.83 – 4.418 m3/s V= 0.20 – 0.050 m/s T= 4. 40 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 3-13: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo4 Q= 0.681 – 1.0048 – 0.48 Re=425776 – 2079000 D= 0.97 – 5.50 m D= 0.0173 Fr= 0.601 m Figura 3-14: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo3 Q= 1.30 – 0.356 – 1.2136240 T= 3.31 Re= 782920 .335 – 0.196 m3/s V= 0.0049 Fr= 0.072 – 3.17 m Sf= 0.592 – 3.

44 – 0.87 – 7.809 m3/s V= 0.594 – 1.542 m Figura 3-16: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo1 Q= 2.0045 Fr= 0.038 – 3.669 m .0010 – 0.338 – 0.50 m D= 0.414 – 0.430 m/s Sf= 0.524 – 1.551 – 7.0156 Fr= 0.61 Re=1076328 – 3432000 T= 6.51 – 0.150 m/s T= 5.0 m Sf = 0.87 – 8.0117 – 0.Capítulo 3 41 Figura 3-15: Condiciones de flujo en el tramo Pantanillo2 Q= 1.59 Re=626704 – 2042400 D= 0.943 m3/s V= 0.

271 – 0.17 m Sf= 0.46 – 0.567 – 0.516 m3/s V= 0.389 m .0028 – 0.0056 Fr= 0.255 – 0.69 Re=689520 – 1161432 D= 0.849 m/s T= 7.53 – 8.69 Re=583296 – 1067220 D= 0.8 – 9.477 m3/s V= 0.588 – 0.656 m/s T= 6.77 m Sf= 0.365 m Figura 3-18: Condiciones de flujo en el tramo Agudelo2 Q= 1.45 – 0.0017 – 0.0091 Fr= 0.181 – 2. 42 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 3-17: Condiciones de flujo en el tramo Agudelo3 Q= 1.442 – 2.

565 m3/s V= 0.33 – 0.0035 – 0.476 m .Capítulo 3 43 Figura 3-19: Condiciones de flujo en el tramo Agudelo1 Q= 1.456 – 1.61 Re=689472 – 183600 T= 4.75 m D= 0.8 – 6.085 m/s Sf= 0.391 – 0.204 – 2.0071 Fr= 0.

378 2.21 782920 15_Pantanillo3 1.63 1161432 32_Agudelo2 1.07 0.46 4.982 8.35 0.75 0.444 2.63 379040 8_Pantanillo5 0.39 0.27 0.003 0.5 1877200 22_Pantanillo1 2.053 0.516 3.95 0.032 0.43 1.974 0.59 2042400 19_Pantanillo2 1.234 0.113 3.29 448880 7_Pantanillo5 0.042 2.18 8.0183 0.412 0.025 0.39 0.043 5.43 0.928 4.11 0.9 0.0028 0.0156 0.24 0.87 0.356 0.565 2.97 0.0026 0.82 0.35 0.29 0.005 0.69 1108640 31_Agudelo3 2.4 0.41 0.1 0.0022 0.44 0.647 0.69 583296 34_Agudelo2 1.15 0.0106 0.377 1.0289 0.3 179712 6_Pantanillo6 0.085 0.25 0.21 0.37 0.001 0.8 0.45 0.46 1.56 1710612 25_Pantanillo1 3.022 5.646 2.33 689472 37_Agudelo1 2.29 0.43 6.042 3.0098 0.0052 0.505 0.466 1.567 0.524 0.66 0.61 3432000 28_Agudelo3 1.48 435600 9_Pantanillo5 0.583 0.44 936856 21_Pantanillo2 3.31 1482624 18_Pantanillo2 3.52 1679176 26_Pantanillo1 4.038 1.27 0.51 1076328 23_Pantanillo1 3.653 0.0083 0.33 0.77 1.0055 0.08 0.026 0.51 1880856 27_Pantanillo1 7.07 0.849 0.05 0.322 2.25 0.15 0.49 0.33 0.68 0.132 3.71 2.23 174148 5_Pantanillo6 0.38 44000 2_Pantanillo7 0.296 0.02 0.541 7.61 689520 29_Agudelo3 1.094 4.373 2.362 0.45 0.0026 0.02 8.32 0.839 6.0026 0.592 1.33 0.2 790912 16_Pantanillo3 3.03 0.95 0.9 0.17 0.83 0.17 0.5 0.36 0.665 4.272 2.43 0.518 8.0035 0.53 0.69 662544 33_Agudelo2 1.43 0.15 0.27 0.42 0.151 0.1 0.23 0.39 0.0052 0.52 1717248 38_Agudelo1 2.61 1727320 39_Agudelo1 2.321 2.884 4.49 626704 20_Pantanillo2 1.982 5.8 0.8 0.29 2136240 17_Pantanillo3 2.0045 0.557 3.608 7.0055 0.0055 0.15 0.011 0.072 2.201 8.0105 0.567 7.456 0.11 0.87 0.45 850176 35_Agudelo2 2.14 0.38 697268 11_Pantanillo4 0.36 0.49 0.5 0.15 0.48 2079000 13_Pantanillo4 1.95 0.0146 0.45 0.181 1.15 0.52 0.806 3.553 3.24 0.33 0.617 1.29 0.55 1387460 24_Pantanillo1 3.594 0.66 1.865 0.525 2.336 9.37 0.0062 0.33 425776 12_Pantanillo4 3.28 85068 4_Pantanillo6 0.87 0.551 3.0135 0.25 0.49 1. 44 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Tabla 3-3: Características principales del flujo medidas en la campaña de campo Q T R D V S Aforo A (m2) Fr Re (m3/s) (m) (m) (m) (m/s) (m/m) 1_Pantanillo7 0.663 0.55 1836000 .333 6.52 0.656 0.49 1.4 0.955 3.735 0.3 0.357 6 0.62 0.33 0.25 0.36 0.196 3.09 0.64 6.26 0.018 0.27 0.0148 0.649 7.42 0.48 0.41 0.394 0.69 0.588 0.97 0.54 0.055 0.54 1067220 36_Agudelo1 1.60 1.31 0.943 3.77 0.204 2.223 3.369 3.22 0.594 0.382 5 0.0022 0.48 1.41 557520 10_Pantanillo5 0.418 4.34 0.139 0.30 0.036 4.235 2.34 0.0072 0.477 3.0112 0.19 0.39 0.17 0.31 0.0017 0.46 0.0072 0.40 0.794 7 0.424 8.0038 0.642 0.0031 0.0162 0.441 5.852 1.41 0.809 5.6 0.0056 0.148 3.159 0.0063 0.92 0.519 2.46 723492 30_Agudelo3 2.23 0.038 0.938 4.0273 0.24 0.14 29040 3_Pantanillo7 0.442 2.38 0.0174 0.717 3.47 1.37 0.197 0.13 0.4 890692 14_Pantanillo3 1.449 8.597 3.

6 164.8 178. Como se mencionó anteriormente.35 Grava muy gruesa Agudelo1 24.2 330.32 134. . se observan en la Figura 3-21.36 133. y que por lo tanto la metodología para determinar los tamaños característicos correspondió a un análisis granulométrico por peso en lugar del análisis granulométrico por frecuencia que se realizó en los demás sitios. junto con un atributo de descripción que corresponde a la descripción del material para el D50 según la escala de gradación estándar de la A. Tabla 3-4: Tamaños característicos para el eje medio (b) en los sitios de medición Sitio D16(mm) D50(mm) D84(mm) D90(mm) σ=[log(D84/ D50)] Descripción Pantanillo7 29.54 0.33 Grava muy gruesa Pantanillo4 14. Posteriormente en el análisis de los resultados obtenidos se realizarán las aclaraciones necesarias con el objeto evaluar el uso de estos datos para el análisis propuesto.09 88.48 0.1 87.45 0.85 197. cabe anotar que algunas mediciones se realizaron durante el mismo día con el objeto de dar respuesta a algunas de las inquietudes propias de este trabajo.43 6.57 Grava muy gruesa Agudelo2 14.44 41.39 Guijarros grandes Pantanillo1 32.24 4.27 41. Así mismo.92 131.13 59.82 166. las curvas granulométricas del material muestreado en cada tramo para los 3 ejes característicos de cada clasto. además de la medición de los parámetros propios del flujo.2 88.47 0.51 Grava muy gruesa Pantanillo3 0.55 Arena muy gruesa Pantanillo2 11.84 42.7 0.32 Guijarros pequeños Pantanillo6 31.26 158.86 150.87 147.57 90.44 1.05 40. se realizó una caracterización de la granulometría de los sedimentos del fondo con el objeto de conocer la distribución de tamaños del material que compone el lecho para identificar algunos elementos de textura del tramo de medición.07 61.Capítulo 3 45 En términos de la información presentada en la Tabla 3-3.U.3 0.17 Grava muy gruesa Agudelo3 22.G.27 Guijarros pequeños Pantanillo5 22.56 422.39 263.40 Grava muy gruesa Cabe además aclarar que en el tramo Pantanillo 3 donde el material del fondo es una arena no se realizó conteo de Wolman.08 0.61 159. Se resumen en la Tabla 3-4 los tamaños característicos para el eje b.38 0.71 144.23 69.51 124.65 0.893 0.

b y c en los sitios de medición Pantanillo7 Pantanillo6 Pantanillo5 Pantanillo4 Pantanillo3 Pantanillo2 Pantanillo1 Agudelo3 Agudelo2 Agudelo1 . 46 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 3-20. Distribuciones granulométricas de los ejes a.

 En el tramo Pantanillo4. velocidad del flujo. En general.  En el tramo Pantanillo6. cuya sección aguas arriba se localiza luego de un pozo que genera una caída de poco más de 1m.2.1 Descripción de los datos de campo y las condiciones de flujo Una vez presentados los datos tomados en campo. así como los mayores valores de pendiente de fricción. En general. de fondo plano con caídas suaves y presenta encajonamiento. Es claro el efecto de la resistencia de fricción de grano. la superficie del agua presentó ondulaciones por efecto del material del fondo sin observarse rotura de la superficie del agua. se hace necesario describir algunos aspectos de los datos y las características del flujo observadas en cada uno de los tramos en términos de las diferentes componentes de la resistencia al flujo:  En el tramo Pantanillo7 que tiene la menor área tributaria el tramo de medición es recto.  En el tramo Pantanillo5. se tiene un tramo de lecho plano de lecho plano sin caídas donde la sección aguas abajo del tramo presenta menor velocidad que las otras secciones medidas. la superficie del . En este tramo se nota el aumento de la velocidad media y del ancho superficial con relación al aumento del caudal. lo cual se considera importante en términos de la calidad de los datos a escala de tramo. La vegetación existente en las márgenes no afectó en ninguna medición las condiciones del flujo. El lecho se compone de guijarros gruesos y sobre la margen derecha se observa roca cubierta con musgo. ancho superficial y número de Reynolds. mientras que la sección aguas abajo se localiza antes de un escalón que tiene casi 40 cm de altura. En este tramo se presentan los menores valores de área tributaria. Nuevamente se observan en el tramo ondulaciones en la superficie del agua por efecto del material del fondo aunque sin rotura del flujo y en los caudales medidos la vegetación marginal no hizo contacto con el flujo.Capítulo 3 47 3. se tiene un tramo recto de lecho plano sin caídas con un material muy similar al del tramo anterior y con afloramientos intermitentes de roca cubiertos con musgo en las paredes del canal. el mayor caudal medido se registró luego de dos días de lluvia fuerte en la zona en el cual se observó un efecto importante de la vegetación sobre la velocidad superficial que no se identificó en las otras mediciones. así como por las formas del lecho que generan la rotura y separación del flujo como mecanismo de intercambio de momentum. En este tramo se nota el aumento de la velocidad media y del ancho superficial con relación al aumento del caudal y se presentó un leve efecto de la vegetación sobre la velocidad superficial por la incidencia de pequeñas ramas sobre el flujo. se tiene un tramo recto de lecho plano sin caídas y con una leve intervención antrópica al final del tramo sobre la margen izquierda en términos de una acumulación de material terroso y de detritos leñosos. así como una disminución en el tamaño del material del fondo con respecto a las secciones anteriores. En este tramo. El material del fondo del cauce es grueso (guijarros pequeños) y en algunos puntos emerge sobre la superficie del agua mientras que el material que compone las paredes es limoso.

Las propiedades del flujo son muy similares a las del tramo anterior.  El tramo Agudelo2 es un tramo recto de lecho plano que presenta algunos bloques de gran tamaño que logran generar separación del flujo.  El tramo Pantanillo1 es el tramo que presenta el mayor caudal. Así mismo. con un leve efecto de la vegetación marginal sobre el campo de flujo. observándose siempre un flujo desordenado. El material que compone el fondo es una arena y es coherente con el hecho de que es el tramo de menor pendiente topográfica y siempre se observa un flujo tranquilo.  El tramo Agudelo3 se localiza en cercanías de una extracción de material pétreo. con rotura y amplia reaireación. En general se observó una superficie de flujo ondulada por efecto de las condiciones del fondo. es el tramo de mayor pendiente topográfica y que presenta los tamaños más grandes en el fondo. mientras que los pastos que cubren las márgenes no inciden en el campo de flujo. sin rotura y con efecto de la vegetación marginal en los caudales más grandes.  El tramo Pantanillo2 es el último tramo de la cuenca del Río Pantanillo. 48 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña agua no presentó separación pero si algunas ondulaciones por efectos del material del fondo del tramo y algunos puntos. la superficie se observaba completamente horizontal.  El tramo Pantanillo3 es atípico en términos comparativos con los demás tramos medidos. Es un tramo recto en el cual se observa la disminución significativa del tamaño de los materiales que compone el fondo en comparación con la sección anterior y donde se observa el aumento de la velocidad media y del ancho superficial con relación al aumento del caudal. aunque ante el aumento del caudal (con el aumento en el área de drenaje). (lo cual pudiera explicar el ancho que maneja). Aunque no se observan tamaños emergiendo del flujo que generen separación. El caudal se recarga hacia la región izquierda de la sección y en las mediciones realizadas la vegetación no tuvo un efecto significativo. Es un tramo recto de lecho plano ubicado a la salida de una curva y compuesto por gravas gruesas y algunos tamaños que logran afectar el campo de flujo generando ondulaciones en la superficie del flujo. el fondo logra distorsionar notablemente la superficie del agua. La sección es encajonada y el flujo se ve afectado por el efecto de la vegetación marginal. donde se vuelve a observar el aumento de la velocidad media y del ancho superficial con relación al aumento del caudal. se observan nuevamente afloramientos de roca en las márgenes del canal. el material que compone el fondo logra afectar mediante ondulaciones la superficie del agua. En este tramo el ancho superficial y la velocidad media del flujo que se observaban con una tendencia creciente en la secciones aguas arriba se ven disminuidos comparativamente con los tramos aguas arriba. . la profundidad media del flujo es la mayor de todos los tramos. En este tramo se logró el registro de las condiciones de flujo en dos caudales importantes luego de eventos de lluvia. En la sección.

Se observan las condiciones tranquilas en la sección de observa la roca en la margen derecha y el flujo por entrada y la caida donde se da aireación del flujo debajo. la reaireación y el efecto de la superficie del agua. Se observa el efecto de Vista aguas arriba del tramo Pantanillo2. Al fondo se obsera la el campo de flujo. Figura 3-21: Condiciones de flujo en los tramos de aforo Vista aguas abajo del tramo Pantanillo7. Se Vista aguas arriba del tramo Pantanillo4 durante el observan los detritos y el efecto de la vegetación en aforo del mayor caudal. logrando en algunos puntos emerger sobre la superficie creando separación del flujo. del vegetación marginal . Es un tramo recto de lecho plano con caídas y con intervención antrópica (muro para la conformación de una vía).Capítulo 3 49  El tramo Agudelo1 es el último tramo en la cuenca de la quebrada La Agudelo antes de su descarga en el Río Pantanillo. Vista aguas arriba del tramo Pantanillo5. El material que compone el fondo es más grueso que en los tramos anteriores. Vista aguas abajo del tramo. Se Vista a la zona intermedia del tramo Pantanillo6. disipación por la caida. Se observa la vegetación marginal y las condiciones tranquilas las ondulaciones del flujo. donde la vegetación marginal tiene efecto en el campo de flujo en los caudales más grandes. así como los efectos de la vegetación.

Se observa las márgenes en los elementos que emergen sobre la superficie del roca y la rotura del flujo. 50 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Vista del tramo Pantanillo1 en la zona aguas arriba Vista aguas abajo del tramo Agudelo3. Se observan cubiertas con musgo. Se observa la los elementos que emergen sobre la superficie del aproximación al tramo en un flujo tranquilo con la la agua y generan la separación del flujo caída y los elementos que emergen sobre la superficie del agua generando la separación del flujo . Se observan Vista aguas arriba del tramo Agudelo1. agua y generan la separación del flujo Vista aguas arriba del tramo Agudelo2.

por el nivel de detalle utilizado en la realización del procedimiento de aforo se presenta dentro de este capítulo las representaciones del campo de velocidad en la sección de aforo para cada una de las mediciones realizadas junto con la magnitud de los coeficientes de corrección de velocidad α y β. Sin embargo. Dichas correlaciones se presentan en las Figuras 4-1 y 4-2. mientras que el factor de resistencia a escala de sección es el resultado de la variación en los procesos locales de turbulencia. Adicionalmente. En la Tabla 4-1. 4. se presentan estos valores junto con la magnitud de la sumergencia relativa (R/Di) obtenida con los en los diferentes tamaños característicos resumidos en la Tabla 3-4. su procesamiento se realiza fundamentalmente con el ánimo de determinar a partir de las mediciones realizadas el factor de fricción (ff).ANÁLISIS DE RESULTADOS A partir de los datos recopilados en campo y resumidos en el capítulo anterior. se observa la variación del factor de fricción con el caudal en la zona de estudio y el número de Reynolds con el objeto de comparar estas tendencias con las observadas en la literatura. que corresponde al parámetro de resistencia al flujo para la ecuación de Darcy-Weisbach. expresa un comportamiento promedio de los procesos de resistencia como el que comúnmente se usa en las modelaciones hidráulicas. . Se considera que la cuantificación del coeficiente de resistencia al flujo a escala de tramo. Posteriormente. con el objeto de facilitar la comparación con la literatura técnica se calculó el coeficiente de rugosidad n de la ecuación de Manning. donde de forma general. 4.16) y (2.1 Cálculo del coeficiente de resistencia al flujo a escala de tramo A partir de los parámetros propios determinados para cada uno de los flujos medidos que se presentan en las Tabla 4-1. con coeficientes de correlación superiores al 70% cuando se utiliza el factor de fricción a escala de tramo. se observan correlaciones potenciales entre el factor de fricción el caudal y el número de Reynolds. respectivamente. se calcularon el factor de fricción (fft) a escala de tramo y a escala de sección de aforo (ff) junto con el coeficiente de rugosidad (n) a escala de tramo a partir de las ecuaciones (2.20).

018 14.3154 0.4941 1.3 428 119.9 16_Pantanillo3 3.7 7.1 13_Pantanillo4 1.8 28_Agudelo3 1.3 1.9 37_Agudelo1 2.132 0.3 17_Pantanillo3 2.597 0.71 0.3 2.6 2 39_Agudelo1 2.0539 0.1162 0.1 0.1 2.072 0.2 1.8 2.0606 0.2 30_Agudelo3 2.4549 3.1 10_Pantanillo5 0.324 3.024 18.0737 1.151 0.165 20.9 2.6 7.373 0.9 1.6 27_Pantanillo1 7.1 2.098 32 2.5 1.2953 0.078 43.7 20_Pantanillo2 1.0129 0.0487 0.4361 0.1 4.2 1.6 3.525 0.053 0.8 3_Pantanillo7 0.2 24_Pantanillo1 3.085 1431.1 2.466 0.4 2.943 0.565 0.026 0.5 26_Pantanillo1 4.2 174.6 2.8 1.2 1.0681 17.1 38_Agudelo1 2.3274 0.2 22_Pantanillo1 2.4013 0.8 96.3152 0.0129 0.2367 0.1615 0.1 2.06 0.6 1.042 14.9 2.852 0.1 540.6252 0.6 4.2 2.9319 0.1009 0.2031 0.196 0.0757 1.042 0.369 0.4 76.377 0.1 19_Pantanillo2 1.5 150.2 0.018 0.7 15_Pantanillo3 1.1 8.04 15 8.7 1.8798 0.2 2.9 21_Pantanillo2 3.1023 1.516 0.2 .2 6.477 0.13 0.5688 0.9999 0.4 2.8 2.5 1.076 23.7 3.4 6.8 8 2.0193 0.181 0.181 1532.6 2.6288 0.9 90.024 13.2 2. 52 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Tabla 4-1: Coeficientes de resistencia al flujo y sumergencia relativa para cada medición Sitio Q (m3/s) ff (sección) fft (tramo) n R/D16 R/D50 R/D84 R/D90 1_Pantanillo7 0.101 6.9 0.3 5.6 2.4 7 4.204 0.7 0.5 4.9 0.7 34_Agudelo2 1.086 1775.092 26.2 35_Agudelo2 2.809 0.1564 0.7 3.272 0.1532 0.041 34.1 1.3 31_Agudelo3 2.09 10.6 23_Pantanillo1 3.6 1 29_Agudelo3 1.1 0.0792 0.3 1.4 3.7 7_Pantanillo5 0.1 2.636 4.036 14.094 10.592 0.7 8_Pantanillo5 0.617 0.5 36_Agudelo1 1.1778 0.6662 0.0654 0.1 3.0302 0.2836 0.1973 0.9 1.131 0.1733 62.1787 0.8 3.3 12 3.2 1.0541 0.04 17.442 0.1153 1.179 0.1 7.7 1.4 2.9 4_Pantanillo6 0.2 1.2779 0.6527 0.6 8.263 5.9 0.447 0.5 1.2 504.4058 0.7 112.9 4.321 0.1691 0.0964 2.5 2 1.09 13.3 3.418 1.717 0.2 5_Pantanillo6 0.031 12.062 14 7.7 6.61 0.4 6.5 18_Pantanillo2 3.1462 0.1423 0.162 0.5 6.148 0.9258 0.486 0.8 33_Agudelo2 1.7 1.124 1213.052 25.0858 1.079 12.1 14_Pantanillo3 1.2 626.0587 0.0553 0.5 6.2 1.551 0.4 6.9 140.1073 0.5 1.0831 0.553 0.038 0.7 9.3 1.7 6.7 6.4 1.0837 0.159 0.2 2.519 0.025 11.097 15.041 16.8 9_Pantanillo5 0.7055 0.6 2.4 25_Pantanillo1 3.4 5 3.089 0.1659 0.1 6_Pantanillo6 0.4 7.9 5.063 39.3 11_Pantanillo4 0.444 0.0718 0.2 3.4 0.128 10 3.6 2_Pantanillo7 0.4 5 3.232 7.037 13.4638 0.032 17.0803 10.132 0.2 2.1192 0.9527 0.7715 0.06 18.5891 1.1 7.5 1.8 9.9 12_Pantanillo4 3.113 0.0888 0.394 0.7 3.3759 0.3 32_Agudelo2 1.036 17.05 23.1272 0.2 6.

. independientemente de la medida del caudal que los origina con el objeto de identificar un valor promedio en cada tramo así como la variabilidad de los resultados obtenidos. los cuales presentan siempre mejores correlaciones que las que se obtienen con los valores del factor de fricción calculados a escala de sección. se presentan en la Tabla 4-2 los valores promedio y los coeficientes de variación de los coeficientes de resistencia al flujo a escala de tramo (ff y n).Capítulo 4 53 Figura 4-1: Variación entre el factor de fricción y el caudal Figura 4-2: Relación entre el factor de fricción y el Reynolds Los valores obtenidos para el factor de fricción a escala de tramo y a escala de sección exhiben una clara diferencia en términos de los órdenes de magnitud obtenidos en cada cado que requiere además de más medición de un análisis más profundo de los procesos considerados en las expresiones matemáticas utilizadas. A partir de los resultados presentados en la Tabla 4-1.

si bien los valores obtenidos en los tramos Pantanillo5 y Pantanillo 3 no se incluyen en esta tendencia.09 Pantanillo6 3.  Considerando el rango de variación que la literatura proporciona para el coeficiente de rugosidad n en canales naturales en secciones sin desborde del flujo sobre las planicies de inundación se recomienda entre 0.2228 67.47 Agudelo3 0. se encuentra que el 40% de los promedios calculados y el 49% de todos los resultados obtenidos se localiza en el intervalo planteado. y aunque presentan magnitudes comparables con resultados reportados en la literatura relacionada generan gran incertidumbre en términos de su magnitud.0878 51.5 0.73 0.0284 26.39 Agudelo2 0.99 A partir de los datos presentados en las Tablas 4-1 y 4-2 se concluye que:  Las magnitudes del factor de fricción a escala de tramo son muy superiores en comparación con las obtenidas para el factor de fricción a escala de sección. Aunque el trabajo de campo no indica una disminución progresiva del tamaño en dirección aguas abajo. En la quebrada La Agudelo por el contrario.80 Pantanillo3 1.0942 67.962 16.  Considerando el coeficiente de variación como una medida estadística de la variabilidad de los datos.1536 45.04 0.15% mientras que la mayor variabilidad fue del 118.18 Pantanillo4 1.366 118.01 Pantanillo5 0. los mayores valores de los coeficientes de fricción a escala de tramo (ff y n).0523 56. . mientras que los menores valores se obtienen en el tramo Pantanillo1.070 (Chow. 1959).76 0.(%) Pantanillo7 30.99 0.7686 40.2959 40.3416 121.54 0.4076 40.94 Pantanillo2 0.0882 7.42 90. se observa que para un mismo tramo el factor de fricción ff siempre presenta mayor variabilidad que el coeficiente n y que en el mejor de los casos la variabilidad fue del 16.57 0.15%.025 – 0.076 93.0829 18.28 0.80 Agudelo1 0.15 0.0493 20.99 Pantanillo1 0.V.0422 35.4273 75.V.  Se observa en el Río Pantanillo una tendencia a la disminución de los coeficientes de fricción (ff y n) en dirección aguas abajo. Coeficiente ff Coeficiente n Tramo Promedio C.  En promedio. si se observa una disminución del coeficiente que cuantifica la fricción por el aumento del caudal.1188 37. se obtienen en el tramo Pantanillo7.(%) Promedio C.15 0. 54 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Tabla 4-2: Valores promedio de los coeficientes de resistencia al flujo a escala de tramo. ambos coeficientes aumentaron en la dirección aguas abajo.

50. Para la relación de sumergencia relativa (R/Di) se utilizaron combinaciones de la profundidad media del flujo (H) y el radio hidráulico(R) junto con los cuantiles 16.0829 y 0. los valores promedio del factor de fricción ff en cada tramo fueron 0. con el objeto de identificar que modelos presentan mejor correlación. se logró identificar que las cuencas del río Pantanillo y la quebrada Agudelo aportan un caudal muy similar al tramo Pantanillo1. se utilizan en los ajustes los factores de fricción calculados a escala de tramo fft. para lo cual se procedió a determinar un modelo matemático propio a partir de los datos.1) y (4.2979. localizado aguas abajo de su confluencia.1) 8 = ∙ (4. en canales de distinto orden (4 y 5). Se resumen en el Anexo A los diferentes gráficos construidos dentro de este análisis. en la cual sobresalen dos tipos de modelos para la determinación del factor de fricción.0493. 4.1 Modelos matemáticos para el cálculo del factor de fricción a escala de tramo en la cuenca alta del Río Pantanillo Para determinar el modelo matemático que mejor recoge la variabilidad del conjunto de datos a escala de tramo se utiliza la recopilación bibliográfica realizada por López-Alonso (2005).7686 y 0. cabe la pregunta de la posibilidad de identificar qué modelo matemático recoge de mejor forma los resultados obtenidos en la campaña de campo.35 y 42. mientras que en la Tabla 4-3 se presentan los diferentes valores del coeficiente de .2) donde A. B. según las ecuaciones (4. Una vez determinado el factor de fricción en cada tramo para cada aforo. mientras que los correspondientes valores del coeficiente n fueron de 0. Cabe mencionar que en términos de las diferentes mediciones realizadas. respectivamente. C y D son valores de ajuste de los diferentes modelos y Di es un tamaño característico del material del fondo.84 Km2).2): 8 = ∙ + (4. así como a determinar cuál de los modelos disponibles en la literatura responde mejor al conjunto de datos disponible. 84 y 90 de la granulometría del material del lecho.Capítulo 4 55  En los tramos Pantanillo2 y Agudelo2 que tienen áreas tributarias similares (40.1. Dado que los tamaños característicos se obtienen a escala de tramo por el procedimiento de conteo.

= 0.475 . donde las mejores correlaciones se obtienen para la relación de sumergencia configurada con el radio hidráulico y el cuantil 84 (R/D84) y cuyas relaciones se presentan en la Figura 4-3. A partir de los resultados presentados en la Tabla 4-3 se observa que:  Los mejores coeficientes de correlación se obtienen cuando se usa el radio hidráulico en lugar de la profundidad hidráulica como parámetro del flujo.388 H/D90 0.447 Figura 4-3: Mejores ajustes para la determinación del factor de fricción a escala de tramo.060 H/D16 0.426 R/D90 0.339 H/D50 0. 8 = 4.482 R/D84 0.558 R/D90 0.400 R/D16 0.073 R/D16 0.537 H/D84 0.256 H/D50 0.373 ∙ + 1.3) .526 H/D90 0. Tabla 4-3: Valores del coeficiente de correlación para los modelos de ajuste Modelo logarítmico Modelo potencial Sumergencia Sumergencia R2 R2 relativa relativa H/D16 0.564 R/D84 0.  Los mejores ajustes se obtienen para la relación de sumergencia configurada con el radio hidráulico y el cuantil 84 (R/D84) y a partir de los resultados presentados en la Figura 4-3 corresponden a.286 R/D50 0.459 H/D84 0.482 (4.358 R/D50 0. 56 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña correlación R2.

14 ≤ ≤ 0.029  En términos de los valores obtenidos para el coeficiente R2. Se explica la magnitud de los errores encontrados en términos de las diferentes morfologías de cauce bajo las cuales se obtienen las ecuaciones en contraste con las condiciones de lecho plano que predominaron en los tramos evaluados en este trabajo. 0.136): “Ciertamente los estadísticos que acompañan las ecuaciones son pobres en sentido absoluto pero normales para datos de campo provenientes de ríos con lecho en grava”. 0. .Capítulo 4 57 donde el rango de aplicación está definido por: 0.  Cuando se analiza la variación del menor error promedio por tramo.591(N=84).5) donde ffe es el factor de fricción calculado con alguna de las ecuaciones y ffc es el factor de fricción calculado con los datos de campo. p. A partir de los datos obtenidos en la Tabla 4-4. En términos de evaluar diferentes modelos existentes en la literatura con los resultados de la campaña de campo.472 (N=67) y 0. cabe el comentario presentado en Griffiths (1983.629 . considerando además los resultados obtenidos en otros trabajos como los de Bray(1979) y Griffiths(1981). el tramo Pantanillo 2 recoge los menores errores promedio con 13 ecuaciones de las 28 analizadas. siendo el método de López-Barragán 5 (2003) el que presenta el menor error promedio con un valor cercano al 58% para las 39 mediciones. donde se obtienen coeficientes de correlación de 0. Se presenta en la Tabla 4-4 el resumen de los errores promedio obtenidos tras la aplicación de los 28 modelos matemáticos en los 39 sitios de medición.69 . mientras que en el Anexo C se presentan los valores obtenidos en cada medición. se observa que:  El error promedio obtenido tras la aplicación de cada método en todas las mediciones es en general muy alto y siempre sobreestiman el valor obtenido en campo. se seleccionó un conjunto de ecuaciones partiendo de la revisión bibliográfica realizada por López-Alonso (2005) y que se presenta en el Anexo B. seguido del tramo Agudelo1 con 7 ecuaciones.001 ≤ ≤ 0. respectivamente.691 ≤ 6. Para valorar la fiabilidad de los modelos con los datos de campo se utiliza una medida del error porcentual utilizando la siguiente expresión: − = ∙ 100 (4.

90 42.80 Pantanillo 2 Ferro (1999) 354.84 53.86 Pantanillo 5 Papanicolaou y Maxwell (2000) 67.53 Pantanillo 2 Bathurst (1982) 74.83 Pantanillo 2 Lopez_Barragán 3 (2003) 73.52 Agudelo1 Bathurst (1978) 86.49 Pantanillo 2 Strickler (1923) 71.291 30.62 40.40 26.44 Pantanillo 2 Hey (1979) 93.22 Agudelo2 Graff (1984) 70.23 Pantanillo 4 Bray (1979) 77.12 Agudelo2 Ugarte_Mendez 2 (1994b) 72.77 Pantanillo 2 García (1996) 104.62 Pantanillo 2 Knighton(1998) 81.52 37.80 56.18 34.34 Agudelo1 Ferro y Pecoraro (2000) 380.96 Pantanillo 2 Limerinos (1970) 79.92 25.6) donde: .16 37.88 Agudelo1 Ferro_Giordano (1991) 258.57 27.25 39.97 38.80 51.17 37.6 39. (2007).67 27.45 11.40 Agudelo2 Bathurst (1985) 69.84 67. el cual relaciona diferentes variables del flujo en forma adimensional siguiendo una expresión de la forma: ∗ ∗ = ∙ ∙ (4.17 26.03 Pantanillo1 Ho-Huang(1992) 91.89 Agudelo1 Ugarte_Mendez 1 (1994a) 81.86 42.88 Pantanillo 4 Maynord (1991) 68. (1964) 87.71 42.Pe y Fuentes (1990) 81.23 Pantanillo 2 Otro tipo de expresión que se encuentra conveniente para determinar el factor de fricción a escala de tramo.67 Agudelo1 Lopez_Barragán 1 (2003) 74.17 Agudelo1 Meyer_Peter (1948) 70.23 21.34 Pantanillo 2 Griffiths (1981) 124.59 28.715 47.78 Pantanillo 2 Lopez_Barragán 5 (2003) 57.93 36. Ferguson (2007) y Comitti etal.51 Agudelo2 Lopez-Barragán 2 (2003) 68.900 49.82 Agudelo1 Aguirre.12 Pantanillo 2 Lopez_Barragán 4 (2003) 77.85 27. hacer uso del modelo planteado por Aberle y Smart (2003).54 Pantanillo 2 Charlton (1978) 148. 58 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Tabla 4-4: Errores promedio entre los factores de fricción obtenidos en campo y los modelos reportados Menor error Método Error promedio (%) En que tramo promedio (%) Leopold et al.

= −0.6 a 4. = 35 (4. 4.83.7. los cuales presentan valores similares al modelo presentado por Comitti et al. a es un coeficiente empírico y Dc es un parámetro de rugosidad (tamaño característico del material del lecho) y q (Q/B) es un caudal unitario. se busca encontrar fundamentalmente los valores de la relación potencial entre el factor de fricción y el caudal. 4.1 Variación de la geometría hidráulica En este análisis que corresponde a la comparación de la geometría hidráulica de valores puntuales.2 Relaciones de geometría hidráulica en la cuenca alta del Río Negro Los modelos potenciales de geometría hidráulica permiten identificar algunos aspectos en cuanto a la variación de diferentes variables del flujo con el caudal. = 35 (4. .2. . Tras realizar el proceso de correlación entre las variables de interés haciendo uso de los factores de fricción a escala de tramo y a escala de sección se encuentra que: ∗ . sino en términos de los exponentes de cada variable.10) De los dos modelos obtenidos. . tiene que ver la relación entre el factor de fricción a escala de tramo y el caudal.533 ∙ ∙ − = 0. no solo en términos del coeficiente de correlación. = 0. (2007). De particular interés en este trabajo. dando coherencia con los modelos tradicionales de la profundidad.9) ∗ .735 ∙ ∙ − = 0. se considera que el mejor modelo se obtiene cuando se utiliza el factor de fricción a escala de tramo.69.7) ∙ ∗ = (4.8) ∙ En las ecuaciones 4. el ancho y la velocidad.Capítulo 4 59 ∗ = (4.

02 0.849 0.4 y = 0.2 0. V) 20 Potencial (Q Vs f) 0.3 0. D 0.02 0.6 Q Vs f 0.12 2. mientras que la Tabla 4-5 resume los valores de los coeficientes y los exponentes de ajuste de cada uno de los modelos potenciales.3 0.2 0.522x 0. V 30 Q Vs f 0.1 V (m/s) 0.4 0. V) 0.06 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Figura 4-5: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo6 Q Vs.4 Potencial (Q Vs.1 Potencial (Q Vs.13 2.262 2.2 0 0 0 0.08 40 f 0.16 0.06 Q Vs.16 70 R² = 0. D 2.632x 0.14 y = 1.6 R² = 0.4 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) .09 Potencial (Q Vs.06 0 0.1 0.6 y = 0.04 0.4 1.25 2 0 0.577 1.25 1 V (m/s) 0. W Q Vs.4 0.12 0.04 0. V Q Vs f y = 0.2 0.66 0. W Q Vs.16 D (m) W (m) 2.1 0.2 2.4 Potencial (Q Vs f) 0.1 0.2 0.5 Q (m 3 /s) Q Vs.35 y = 0.3 0.12 R² = 0.4 0.11 2.896 1.1 0.2 0. W 0. W) Potencial (Q Vs.07 0. Figura 4-4: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo7 Q Vs.2 0. D 2.17 2.786 60 0.14 R² = 0.02 0.56 0.2 Q (m 3 /s) 0 0.04 0.3 0.05 0.634 3.14 Q Vs.45 3.15 y = 2.2 R² = 0.222x 0.19 y = 0.1 Q Vs.02 0.4 R² = 0.15 0. V 0.15 0.1 2. D 0.965 3 0.2 0.13 0.962 R² = 0.3 2.21 2.013 0.802 50 0. las Figuras 4-4 a 4-13 presentan la variación de los diferentes modelos de ajuste en cada uno de los tramos de estudio.368x -0.8 f Q Vs.133 0. V Q Vs f 0. W) 0.04 0.06 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs. W Q Vs.18 R² = 0.02 10 0 0 0.08 0.889 Q Vs.06 0 0 0. D) 2.771x 0.089x -1.06 0 0.299x 0.11 0.3 0.35 W (m) 2.04 Potencial (Q Vs.205 2.8 D (m) y = 2.052x -0.4 0. 60 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña En términos de las relaciones de geometría hidráulica obtenidas para cada uno de los tramos analizados. D) Potencial (Q Vs.

65 y = 0.28 Q Vs.9 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs.8 0.362x 0. D 5.65 0.5 y = 1. f) 0.990 2.885x -0.349 y = 5. V Q Vs.6 f Q Vs.54 1. D) Potencial (Q Vs W) 5 0. D 4. V) 1 Potencial (Q Vs. D 5.15 0.514x 0.55 5.9 0.4 0.4 0.3 0.48 Q Vs. f 0.9 0.668 0. f 1.8 V (m/s) 2 0.626x 0.964 4.3 0.2 0.5 D (m) W (m) 0.35 4.75 0.2 0.95 0. V 0.Capítulo 4 61 Figura 4-6: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo5 Q Vs. V) Q Vs f 0.3 D (m) W (m) 4.416 y = 4. D) Potencial (Q Vs.32 4.44 0.24 3.231 0.049x 0.998 1.138 0.391x 0.2 0.3 R² = 0.011 0.944 R² = 0.46 1 f Potencial (Q Vs.21 V (m/s) 0.8 1 0.36 y = 0. V 1.95 Q (m 3 /s) Figura 4-7: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo4 Q Vs W Q Vs.05 R² = 0.42 Potencial (Q Vs f) 0.6 0.22 0.385x 0.4 0.203x -1. W 4 0.444 0.639 3 R² = 0.45 0.3 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs. D Q Vs.5 1.2 0.6 Q Vs f 0.2 0.52 y = 0.45 Q Vs.05 Q Vs W 0.9 0.34 R² = 0.5 0.5 0.4 Potencial (Q Vs.58 y= 0.4 Potencial (Q Vs.5 0 0 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) .8 0. V 0.787 0.56 R² = 0.8 0.85 Q (m 3 /s) 0.1 0.1 0.7 0. W Q Vs.4 0.5 0.26 Potencial (Q Vs.1 0.6 5.6 0. W) 3.994 R² = 0.6 0.35 0.74 1 y = 0.15 R² = 0.5 Q Vs.95 0.2 3.

686 4. D) 0.5 0.5 0. W) Potencial (Q Vs.5 0 0 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Figura 4-9: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo2 Q Vs.5 Q Vs. D 0.679 y = 2.45 Q Vs. f 0.882 R² = 0.4 0 0 1 2 3 4 5 0 1 2 3 4 5 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) .3 1 4.35 5.299 4. f 0.1 0.141 y = 0.189x 0.62 Potencial (Q Vs V) R² = 0. W Q Vs.6 0 1 2 3 4 0 1 2 3 4 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs.4 R² = 0.5 0.319 R² = 0.512x 0.009 R² = 0.4 6 Potencial (Q Vs.3 Q Vs.55 0.5 0.8 3.8 3.8 3.2 0.7 y = 0.8 V (m/s) 0.2 1.9 Potencial (Q Vs W) Potencial (Q Vs D) 0.6 R² = 0.761x 0.756x 0.85 0. V 1. 62 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 4-8: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo3 Q Vs W Q Vs D 4.6 1. D 7.7 3.5 y = 4.5 D (m) W (m) 6. W Q Vs.5 0. f) 0.317x 0.539 1 1 R² = 0.6 f Q Vs V Q Vs f 0.7 0.5 V (m/s) 0.167x -1. V) 1 Potencial (Q Vs. V Q Vs.55 R² = 0.15 y = 0.943 7 0.14 3 0.2 4.7 0.1 y = 0.731 2.1 Q Vs W Q Vs D 4 0.338x 0.012 1.824 Potencial (Q Vs f) 0.3 0 1 2 3 4 5 0 1 2 3 4 5 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs V Q Vs f 1.973 0.2 W (m) D (m) 0.2 Potencial (Q Vs.166x -0.9 4.4 2 f 0.971 0.6 y = 5.4 y = 1.

6 Potencial (Q Vs V) 0.1 0.820 R² = 0.5 2 2.125x 0.5 2 2.08 Potencial (Q Vs.6 8.25 7.5 0.9 Q Vs. W) 0.3 R² = 0.5 7.12 V (m/s) 1.35 0. V) Potencial (Q Vs.45 Q Vs.814 R² = 0.5 3 1 1.55 8 D (m) W (m) 0.65 y = 0.6 0.5 3 1 1.244x -0. f) 0.5 2 2.75 1.270x 0.4 0.06 0. D) 7 0.16 1.5 Q Vs.665 0.35 6.536 0.450x -0.116 R² = 0.303 8. W) 0.5 3 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs V Q Vs f 0. W Q Vs D 9 0.2 0.363 8. V Q Vs.9 0.7 f 0. f 0.6 0.1 f 0.75 V (m/s) 0.392x 0.886 0.5 y = 0.4 Potencial (Q Vs.8 R² = 0.3 0 2 4 6 8 10 0 2 4 6 8 10 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs. W Q Vs.4 0.4 1 1.5 2 2.523 y = 0. W 0.25 Potencial (Q Vs f) 0.774 0.5 R² = 0.304x 0.7 y = 7.Capítulo 4 63 Figura 4-10: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Pantanillo1 Q Vs.15 1 1.4 y = 7.14 y = 0. D Potencial (Q Vs.8 Potencial (Q Vs D) 7.04 0 2 4 6 8 10 0 2 4 6 8 10 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Figura 4-11: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Agudelo3 Q Vs.91 R² = 0.5 0. V Q Vs.5 0.173 y = 0.291x 0.55 0.5 0.573 8.85 y = 0.506x 0.5 3 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) .2 Q Vs. D 9 0.067 0.35 D (m) W (m) 8. W 8 Q Vs D Potencial (Q Vs.7 0.8 0.612 0.65 Q Vs V 0. f 0.3 7.3 Q Vs f 0.45 R² = 0.

35 7.7 Q Vs.37 W (m) D (m) y = 7.660x -2.41 Q Vs T 0. D 7 Potencial (Q Vs T) 0.583x 0.31 Potencial (Q Vs.8 0.5 2 2.35 0.504 0.191x -0.25 Potencial (Q Vs.960 0. 64 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 4-12: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Agudelo2 Q Vs W Q Vs.919 R² = 0.5 2 2. f 0.39 8 0.5 R² = 0.5 0.75 0.5 2 2.37 Potencial (Q Vs D) 4.5 3 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Figura 4-13: Ajustes de geometría hidráulica en el tramo Agudelo1 Q Vs W Q Vs D 7 0.825 8.43 D (m) W (m) 5.15 1 1.164 y = 1.5 y = 0. D 9.231 0.6 Potencial (Q Vs V) 0.27 6 0.5 1 1.25 0 0.876 0.5 3 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs.41 R² = 0.5 2 2.5 3 1 1. D) 6.1 y = 0.4 V (m/s) 0.4 0. f 1.5 3 1 1.687 0.205 0.65 f Q Vs V 0.5 3 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) .223x 0. f) 0.4 0 1 1.8 V (m/s) 0.5 0.70 R² = 0.39 Q Vs D 5 Potencial (Q Vs T) 0.29 0.44 R² = 0. V Q Vs.2 0.3 Q Vs.55 0.2 1.45 6 0.6 f 0. f) 0.4 0.45 y = 0.7 R² = 0.2 1.6 Potencial (Q Vs. V Q Vs.5 2 2.5 2 2. f 0.5 0.45 9 0.2 0. V) Potencial (Q Vs.5 0.47 6. f 0.33 Q Vs.372x 0.968 1 1 R² = 0.564 0.5 Q Vs T R² = 0.43 y = 0.5 3 1 1.373x 1.236 y = 7.227 0.35 4 1 1.5 0.5 0.5 3 Q (m 3 /s) Q (m 3 /s) Q Vs V Q Vs.236x 0.5 2 2.5 2 2.9 0.409x -0.5 3 1 1.49 y = 0.

20 -1.18 0.54 0.26 0.54 Agudelo3 7.42 0.37 0.51 0.19 0.19 -0.89 0.36 0.87 0.26 1.90 0.39 0.36 0.73 Pantanillo2 5.52 0.77 0.27 0.96 En el análisis de los resultados presentados en la Tabla 4-5.37 1.76 0.01 0.99 Pantanillo3 4.44 1.01 0.80 0.92 0.89 -0.01 0.97 Pantanillo5 4.00 0.30 0.39 0.67 0.35 0.68 0.39 -0.69 0.48 0.39 0.09 -1.97 0.17 -0.17 0.61 0.13 0.45 -0. Si bien las correlaciones pobres puede deberse a la variabilidad que posee la geometría del flujo en el tramo de análisis y el número de aforos disponible para cada tramo. es claro que el conjunto de datos sugiere algunos resultados poco confiables con relación a los valores negativos para el exponente b obtenido en las secciones Pantanillo6 y Agudelo1 y al hecho de que las magnitudes de los coeficientes de correlación en algunas de las relaciones obtenidas no favorecen la confiabilidad en los resultados si bien la suma de los exponentes es igual a 1 con una desviación del 1% mientras que el producto de los coeficientes es igual a 1 con una desviación de 5%.14 0.07 0.14 0.97 0.01 0.22 0.34 0.67 0.30 0.40 0.99 1.82 0.16 0.32 0.41 -0.29 0.51 0.33 0.57 0.34 0.63 0.92 0.97 1.50 Agudelo1 7.79 0.89 0.13 0.30 0.63 0.24 0.67 Pantanillo4 5.93 0. Figura 4-14: Disminución del ancho superficial con el caudal en las secciones con márgenes en roca .05 -0.63 0.14 0. la explicación de los valores negativos para los exponentes se explica en el hecho de que la presencia de afloramientos de roca en estas secciones hace que en el tramo se generen zonas con talud negativo.74 0.21 0.82 Pantanillo1 7.23 0.76 0.96 0.94 0.Capítulo 4 65 Tabla 4-5: Parámetros de las ecuaciones de ajuste en los modelos de geometría hidráulica Ancho Profundidad Velocidad Factor de fricción Sitio ( = ∙ ) ( = ∙ ) ( = ∙ ) ( = ∙ ) a b r2 c f r2 k m r2 o x r2 Pantanillo7 2.51 0.30 0.17 -1.63 0.56 0.66 -2.97 0.24 -0.77 0.71 0.21 0.12 0.88 0.61 Agudelo2 6.52 0.58 0.32 0.85 Pantanillo6 2.97 1. de forma tal que con el aumento del caudal se generaba la disminución en el ancho (Figura 4-14).82 0.21 0.76 0.94 0.45 0.05 0.88 2.79 0.64 0.

(2.6 y en ellos se observa que el 65% de los datos sugieren el predominio de la resistencia de forma sobre la resistencia de grano en la cuenca alta del Río Negro.23) y (2. el tipo de canal y la componente predominante de resistencia al flujo. sugieren que en corrientes con predominio de morfologías de saltos y pozos y en los cuales se cumple que m>b+f predomina la resistencia de grano mientras que en los canales donde m< b+f predomina la resistencia de forma. Para los diferentes tramos analizados se observa que en 8 de los 10 tramos se tiene que m>b+f. 66 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña 4. 2010).2. los resultados de David et al. donde además en el 50% de los tramos. que van desde el tramo Pantanillo7 hasta el tramo Pantanillo3 la aplicación de las tres ecuaciones sugiere que predomina exclusivamente la resistencia de forma.2 Relación entre la resistencia al flujo y la geometría hidráulica Diferentes trabajos (Reid y Hickin. se determinó para cada medición el factor de fricción de grano mediante las ecuaciones (2. . (2010). (2010). Los resultados obtenidos se presentan en la Tabla 4. Como procedimiento de comparación de la aplicación de los resultados sugeridos por David et al. En este sentido. David et al. Solo en los tramos Pantanillo5 y Agudelo2 se observa que m< b+f indicando el predominio de otras formas de resistencia sobre la resistencia de grano. plantean la existencia de una relación entre la magnitud comparativa de los exponentes de los modelos de geometría hidráulica. lo cual indicaría que en la cuenca alta del Río Negro predomina la resistencia de grano sobre la resistencia de forma.22). 2008.24) y por sustracción con el factor de fricción total presentado en la tabla 4-1 se determinó el factor de fricción de forma y demás tipos de resistencia presentes.

06073 0.06624 0.08913 0.21382 0.03503 1.59420 0.01560 26_Pantanillo1 0.78045 0.15143 0.12265 0.05783 0.76936 0.06687 0.15913 0.31219 0.08843 0.15563 -0.03029 0.00305 0.46079 5_Pantanillo6 0.91535 0.15209 0.33079 -0.10652 0.70434 0.10900 6.46853 0.22287 0.04171 0.07768 0.87104 0.21841 22_Pantanillo1 0.20943 -0.14077 0.06782 0.51193 14_Pantanillo3 0.89943 0.04799 24_Pantanillo1 0.11852 1.75393 0.88167 9_Pantanillo5 0.35945 0.59305 0.00871 27_Pantanillo1 0.05606 -0.06472 -0.22261 -0.06329 -0.06416 0.94508 0.65604 0.39159 0.55832 0.01337 32_Agudelo2 0.00412 0.01026 0.05473 0.03100 0.82192 0.09028 1.14359 -0.24354 0.86147 37_Agudelo1 0.08574 0.06379 3.51101 6.25616 1.Capítulo 4 67 Tabla 4-6: Factores de fricción de grano y de forma en los tramos de medición Sitio ffg (Millar.00007 2.25055 0.61616 16.04481 0.06723 0.19207 3.66612 18_Pantanillo2 0.50038 9.61530 0.01269 61.68989 0.69723 0.11490 0.1984) ff otros ffg (Parker.58310 61.01269 -0.25228 1.06368 0.39504 0.12981 62.13630 0.43888 0.01747 1.29556 1.62514 17_Pantanillo3 0.08094 0.05154 0.06100 0.95383 0.93183 16_Pantanillo3 0.86723 11_Pantanillo4 0.01681 0.06034 0.11756 0.11156 0.06526 0.65441 10_Pantanillo5 0.15620 17.09361 0.89796 16.03319 0.10149 0.36147 21_Pantanillo2 0.78285 6_Pantanillo6 0.19207 -0.03703 .01076 0.06847 0.50038 0.21382 0.62962 0.48589 15_Pantanillo3 0.00076 0.1980) ff otros ffg (Bathurst.11946 -0.15534 2_Pantanillo7 0.00006 0.04171 -0.87354 1.2002) ff otros 1_Pantanillo7 0.06020 0.05536 0.88902 0.13349 0.03247 2.07303 0.25616 -0.09607 13_Pantanillo4 0.12265 -0.24354 0.06069 0.14077 0.05291 0.01535 38_Agudelo1 0.88254 0.06601 0.65992 7_Pantanillo5 0.64939 0.23245 2.04680 0.01259 0.14634 -0.61235 0.36154 0.11843 10.97065 0.06329 0.22932 0.94276 0.00997 0.37977 0.03495 34_Agudelo2 0.09856 0.25616 0.08547 0.01279 20_Pantanillo2 0.19759 0.03403 0.25738 0.13931 0.20346 0.04238 0.06257 0.44044 -0.98643 8_Pantanillo5 0.20675 35_Agudelo2 0.86280 0.01213 31_Agudelo3 0.04500 0.01157 0.20592 0.01601 0.11736 0.21382 -0.03041 28_Agudelo3 0.11801 0.35945 0.06492 0.98086 0.01103 12_Pantanillo4 0.08929 23_Pantanillo1 0.26840 29_Agudelo3 0.60919 0.69723 9.10487 0.00008 0.07184 1.00011 1.06864 0.01655 2.14925 -0.54208 0.23245 0.09940 25_Pantanillo1 0.20678 30_Agudelo3 0.13123 0.43277 4_Pantanillo6 0.07014 0.11059 0.52157 0.06771 0.59250 0.14077 0.10521 19_Pantanillo2 0.63301 0.07685 0.23496 36_Agudelo1 0.33079 -0.31471 3_Pantanillo7 0.07665 0.39504 0.18632 0.14359 -0.02489 0.19877 0.74430 1.35945 6.10898 0.45097 0.33210 33_Agudelo2 0.34730 -0.23747 0.37353 0.51101 -0.

04002 0.10160 0.12265 0. se presenta en la Tabla 4-8 la comparación de los resultados obtenidos a partir de la comparación de los dos procedimientos utilizados para definir el tipo de resistencia predominante en los diferentes tramos de medición. la definición del tipo de resistencia en un tramo se realiza considerando la proporción entre los resultados favorables a un tipo de resistencia y el total de los resultados de cada tramo.04325 Se presenta en la Tabla 4-7 la definición de la resistencia predominante en cada tramo a partir de los resultados de la Tabla 4-6. Tabla 4-7: Definición de la resistencia predominante a partir de la estimación de la resistencia de grano Tramo Resistencia predominante Pantanillo7 Forma (9/9) Pantanillo6 Forma (9/9) Pantanillo5 Forma(12/12) Pantanillo4 Forma (9/9) Pantanillo3 Forma (12/12) Pantanillo2 Grano (7/12) Pantanillo1 Grano (14/18) Agudelo3 Grano (9/12) Agudelo2 Forma (7/12) Agudelo1 Grano (7/12) Finalmente.20592 -0. 68 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña 39_Agudelo1 0. Tabla 4-8: Comparación de los tipos de resistencia predominante en la cuenca alta del Río Negro Criterio basado en Criterio basado en la estimación Tramo David et al.06430 0. Dado que no se conoce cuál de las ecuaciones representa mejor la estimación de la resistencia de grano en las corrientes de estudio. (2010) de la resistencia de grano Pantanillo7 Grano Forma Pantanillo6 Grano Forma Pantanillo5 Forma Forma Pantanillo4 Grano Forma Pantanillo3 Grano Forma Pantanillo2 Grano Grano Pantanillo1 Grano Grano Agudelo3 Grano Grano Agudelo2 Forma Forma Agudelo1 Grano Grano . En aquellos casos donde la resistencia de forma da negativa se considera que es nula.

49 a 0.2) 0. 0.84 -1.29 a -1.05 a 0.40) 0.12 a 0.44 0.01 a 0.19 a 0.339 0.63(0.48 0.08 a 0.54 1.21 a .21) 0. (2010) 0.39) -0.43 0.42 0.257 0.180 0.18 a 0.17 a 0.410 -0.24 a 0.320 0.Capítulo 4 69 4.11 a 0.45 1.48 (0.14 0.166 -0. donde se presenta además en paréntesis el valor promedio en los casos que se dispone de la variabilidad entre los diferentes sitios de medición.36 0.26 Comitti et al.25) 0. destacando que poco se ha reportado el valor del exponente x para la relación potencial entre el factor de fricción y el caudal.63 0.39) 0.51 a 0.70 -- Lee y Ferguson (2002) 0. se presentan en la Tabla 4-9 los diferentes resultados obtenidos. --.45 (0.762 0.42 -- Bathurst(1993) 0. Para este propósito.08 a 0.62 -- David et al.34 (0.51) Wohl (2010) --.003 0. dado que expresa una disminución del ancho con el aumento del caudal que no permite la comparación justa .001 1.88) Ochoa y Posada(2012) 0.1998).29) 0. que corresponden a 12 de las 39 mediciones realizadas: Tabla 4-9: Mejores valores de los modelos de geometría hidráulica Factor de Ancho Profundidad Velocidad Criterio fricción a*c*k b+f+m a b c f k m o x Valores Pantanillo5 4.22 a -0. (2010) 0.60) Reid et al.29) 0.32 a 0.63(-0.2..47 (0.26 a 0. se presenta en la Tabla 4-10.0.03 a 0.78 -- Knighton (1975) 0.57 (-0.3 Geometría hidráulica en la cuenca alta del Río Negro Para determinar los valores más representativos de los coeficientes y los exponentes de las relaciones de geometría hidráulica en la cuenca alta del Río Negro.142 0.33 0.27 (-0.09 a 0.18 a 0.49) -1.43) Exceptuando los casos del tramo Pantanillo6 y Agudelo1 donde el valor del exponente b tienen valores claramente fuera del contexto de aplicación. 0.69 (0.44(0.43 a 0.998 Un segundo análisis a realizar con los datos de la geometría hidráulica consiste en comparar los resultados obtenidos con reportes obtenidos en otros trabajos.14 0.89 -0.47 Reid y Hickin (2008) -0.47 (0.39 0.000 0.7 (Schlager et al.513 0.48 0.71 -- Knighton (1979) 0. Tabla 4-10: Comparación de los exponentes de los modelos de geometría hidráulica Fuente b f m x (Ancho) (Profundidad) (Velocidad) (Fricción) Leopold y Maddock(1953) 0.14 a 0.996 Valores Pantanillo2 5. que permitiera además una comparación con los valores reportados en la literatura se utilizó el criterio de seleccionar los sitios con los mejores ajustes bajo el criterio de un coeficiente de correlación mayor a 0.36 a 0.16) 0.43 0.44 (0.628 1.49) -0.24 a 0. Bajo el criterio anterior. una comparación de los valores obtenidos en este trabajo con los reportados en otras investigaciones.21 1.54(0.42 a 0.09 a 0.4 0.16 0.34 -- Richards(1973) --.19 a 0.614 0.26 0.(2007) 0.001 Valores Agudelo2 6.36 0.342 0.21 0.84(0.18 (0.481 0.333 0.

48 29-34-38-26 Agu3 .67)* 2 -8 Pan7– Pan5 5h 3. es claro que este coeficiente siempre disminuye con el aumento del caudal lo cual indica un efecto limitado de las condiciones de superficie del canal sobre el campo de flujo con el aumento de caudal. el enfoque metodológico utilizado en este trabajo consistió en disponer de algunos datos de aforos realizados consecutivamente entre 2 o 4 sitios durante un intervalo de tiempo dado con el objeto de disponer de datos medidos (y no estimado con metodologías de transformación lluvia- escorrentía) para luego comparar la variación de las propiedades hidráulicas de interés en la medida que la cuenca va acumulando el flujo.33-37 Agu3 . sin embargo.41 (9. Como ya se ha mencionado.67) 6-10-13-17 Pan6 – Pan5 – Pan4 – Pan3 11 h 5. Tabla 4-11: Selección de aforos realizados consecutivamente Sitios Tiempo Longitud entre Aforos Aforados transcurrido (h) sitios (km) 32 – 36 Agu2 – Agu1 6h 1.77 – 1.41 – 2.05)* *Corresponde a la suma de los valores entre sitios .90 (7.05)* 30-35-39 Agu3 . así como en la quebrada Agudelo se observa un aumento del exponente en la dirección del flujo.78 – 3.86 (12. la disminución del coeficiente desde el tramo Pantanillo7 hasta el tramo Pantanillo 1 no presenta una continuidad monotónica. de forma tal que se requiere de un caudal de referencia que permita ser transitado en la corriente fluvial para posteriormente mediante las relaciones de calibración de cada sección obtener la magnitud de la variable correspondiente: ancho. 70 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña con otros reportes.4 Variación de la velocidad en la red de drenaje Uno de los análisis de la geometría hidráulica que puede realizarse plantea como cambia la geometría hidráulica a lo largo de la red de drenaje para un caudal de frecuencia dada (geometría hidráulica aguas abajo).57)* 12-16-21-27 Pan4 – Pan3 – Pan2 – Pan1 12 h 3. la literatura reporta la determinación del caudal con una recurrencia entre 1 y 3 años para realizar este análisis de la variación de la geometría hidráulica corriente abajo. mientras que en la Tabla 4-12.69 – 5.71 – 2. Sin embargo.57 1 . se considera que el conjunto de datos reporta resultados dentro del rango esperado para los valores de los modelos de geometría hidráulica en una sección.Agu1 – Pan1 11 h 1. En términos de los valores obtenidos para el factor de fricción.64 – 1.48 (8.90 – 3.5 -7 Pan7– Pan6 – Pan5 9h 3.2.Agu1 8h 1.71 – 2.Agu1 9h 1.69 9–15–20–25 Pan5 – Pan3 – Pan2 – Pan1 11 h 6. se resumen la variación en las magnitudes de las propiedades hidráulicas de interés.77 – 1.10)* 28 .90 (3.90 11 . 4. Se presenta en la Tabla 4-11.77 – 1. velocidad o factor de fricción. profundidad.90 (3.86 – 1.19 Pan4 – Pan2 6h 5. para este análisis.Agu2 .Agu2 . la información correspondiente a 10 conjuntos de datos de los aforos realizados en un tiempo menor a 12 horas con el objeto de realizar el análisis indicado.Agu2 .

127 Agu3 .113 0.43 0. la velocidad aumenta y el factor de fricción disminuye.71-2.567-0.477-2.315.412 17.Agu1 1.148.456 0.588-1.Agu2 .519 0.237.000 Pan7– Pan6 – Pan5 0.272-4.055 – 0.0.653-0.0. La presentación de esta información se realiza con el objeto de identificar la variabilidad que se observa en los campos de velocidad de los canales aluviales.038 0.706-0.95-1. .735-1.444.204 0.079 Pan4–Pan3–Pan2–Pan1 3.466 0.592 – 1.377-0. el contraste de la respuesta de la sección con el aumento del caudal.107 Pan7– Pan5 0.026 – 0. como magnitudes propias características del patrón de respuesta física.013 Pan5–Pan3–Pan2–Pan1 0.516-2. en contraste con las representaciones idealizadas que se presentan en la literatura.442-1.45 62. finalmente el campo de velocidad es la representación de la respuesta del sistema físico ante el estado de esfuerzos aplicado y por lo tanto su variación con el caudal permite además de identificar las zonas donde se presentan los mayores velocidades.061 Agu3-Agu2-Agu1–Pan1 1.08 0.373 – 2.771-1.321-2.583-0.203-1.032 0.663-0.809 1.653-0.Agu2 .196-3.234 .447-1.Agu1 2.327 – 1.418-3.132 0.82-0.932-1.Capítulo 4 71 Tabla 4-12: Propiedades hidráulicas de los aforos realizados consecutivamente Sitios Caudal (m3/s) Velocidad (m/s) Factor de fricción Aforados Agu2 – Agu1 1.974 0.436-0.61.1. es que ante el aumento del caudal.0.013 Pan4 – Pan2 0.565 0.0.656-1.295-0.197-0.642 – 0. Se espera que el aumento de la base de datos disponible permita correlacionar mejor los datos del campo de velocidad con el factor de fricción a partir de la metodología de Shiono y Knight.1.505–0.1.525-3.0.169.085-1.151 – 0.376-1.362-0.0553 Agu3 .625.038 0.181-1.11 – 0.647.553 0.296-0.059-0.018.69-0.3 Características de las distribuciones de velocidad en canales aluviales Como se expuso desde el primer capítulo.284-0.178-0.617.594 0.0.0.666 *Corresponde a la suma de los valores entre sitios En general la tendencia observada en los valores resumidos en la Tabla 4-12.953-0.166 Pan6–Pan5–Pan4–Pan3 0. si bien se reitera que la variación no es monotónicamente continua y que los puntos intermedios ofrecen resultados por fuera de la tendencia.05-0.0.926. 4.852-1. las distribuciones de velocidad en cada uno de los tramos de estudio junto con las magnitudes del caudal y los coeficientes de corrección de energía cinética y momentum.597-7.594 3.356 – 0.2.394 0. Se presenta en las Figuras 4-15 a 4-24.

72 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 4-15: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo7 Q= 0.018 m3/s .629 Q= 0.β= 1.β= 1.569 .β= 1.895 .663 .ff= = 0.151 m3/s .ff= 0.ff= 0.026 m3/s .ff= 1.569 Q= 0.β= 1.131 .α=1.832 .589 .α=3.455 Q= 0.529 .α=2.278 .α=3.053 m3/s .α=1.655 .748 .β= 1.159 m3/s .ff= 0.274 .88 Figura 4-16: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo6 Q= 0.

617 m3/s .ff= 0.α=1.062 .086 .375 .α=1.244 .494 Figura 4-17: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo5 Q= 0.377 m3/s .ff= 0.278 Q= 0.265 .β= 1.116 Figura 4-18: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo4 Q= 0.Capítulo 4 73 Q=0.315 Q= 0.852 m3/s .β= 1.666 .ff= 0.172 .ff= 0.42 .α=1.466 m3/s .168 .394 m3/s .687 .ff= 0.β= 1.β= 1.216 .α=2.β= 1.507 .ff= 0.α=1.α=1.592 .592 m3/s .β= 1.464 Q= 0.

α=2.401 Q= 1.153 .ff= 0. 74 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Q= 1.068 .α=1.340 .003 .β= 1.189 .321 m3/s .072 m3/s .065 Figura 4-19: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo3 Q= 1.α=1.α=1.196 m3/s .α=1.076 Q= 2.194 .β= 1.049 Q=3.112 .β= 1.β= 1.179 .113 m3/s .β= 1.ff= 0.ff= 0.148 m3/s .04 .ff= 0.ff= 0.514 .598 .

418 m3/s .ff= 0.079 .044 .943 m3/s .ff= 0.α=1.702 .β= 1.14 .Capítulo 4 75 Q=3.156 Q= 1.525 m3/s .α=1.153 Q= 3.038 m3/s .128 .α=1.5336 .α=1.394 .115 .ff= 0.β= 1.218 .β= 1.597 m3/s .ff= 0.β= 1.ff= 0.α=1.125 .237 .089 Q= 3.019 Figura 4-20: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo2 Q= 1.β= 1.

β= 1.α=1.β= 1.ff= 0.042 m3/s .ff= 0.142 .132 Q= 4.369 m3/s .α=1.ff= 0.188 .β= 1.072 .206 . 76 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Figura 4-21: Distribuciones de velocidad en el tramo Pantanillo1 Q= 2.032 .096 .278 .068 Q= 3.089 .049 .β= 1.ff= 0.α=1.809 m3/s .552 .α=1.551 m3/s .089 Q= 7.074 Q= 3.α=1.083 Q= 3.132 m3/s .α=1.ff= 0.β= 1.ff= 0.101 .β= 1.034 .03 Figura 4-22: Distribuciones de velocidad en el tramo Agudelo3 .553 m3/s .

173 Q= 1.300 .444 m3/s .ff= 0.181 m3/s .β= 1.α=1.β= 1.739 .119 .ff= 0.442 m3/s .054 Figura 4-23: Distribuciones de velocidad en el tramo Agudelo2 Q= 1.α=1.499 .α=1.105 .400 .β= 1.β= 1.ff= 0.ff= 0.849 .ff= 0.06 Q= 1.054 Q= 2.710 m3/s .142 Q= 2.ff= 0.142 .183 .487 .287 .β= 1.α=1.717 m3/s .β= 1.ff= 0.Capítulo 4 77 Q= 1.584 .102 Q= 1.194 .477 m3/s .α=1.α=1.234 .373 m3/s .β= 1.216 .α=1.

140 . En general los menores valores se localizan en dirección a los extremos de cada sección y en algunas ocasiones en cercanías a toda la superficie libre.272 m3/s .204 m3/s .β= 1.ff= 0.α=1.096 Q= 2.042 .β= 1. 78 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Q= 2. puede afirmarse de forma general que en cada tramo se presenta una zona de concentración del flujo hacia el centro de la sección indiferente de la magnitud del caudal.β= 1.β= 1.516 m3/s .519 m3/s .β= 1.ff= 0.412 .565 m3/s . . lo cual indica una uniformidad en la velocidad media a partir de las mediciones puntuales. la cual aumenta su magnitud o extensión en la sección transversal con el aumento del caudal.154 .060 . donde además los coeficientes de corrección de velocidad disminuyen con el aumento del caudal.444 .α=1.α=1.ff= 0.162 Figura 4-24: Distribuciones de velocidad en el tramo Agudelo1 Q=1.α=1.086 .107 .167 .ff= 0.072 En términos de la respuesta de cada tramo analizado.α=1.ff= 0.084 Q= 2.08 Q= 2.030 .

es claro que en los menores caudales donde se obtienen los mayores valores. hecho que se refuerza en aquellas secciones donde se observan dos zonas de mayor velocidad con una región intermedia de velocidad pequeña. tal y como lo indican los resultados. el patrón de interpolación en 2 de los tres caudales se observa como un patrón discontinuo que sugiere que el método de interpolación utilizado no es el adecuado. al aumentar el caudal (secciones más aguas abajo) los valores del factor de fricción y los coeficientes de corrección de velocidad disminuyen notablemente. En términos del procedimiento metodológico desarrollado en el aforo. el efecto de dichas corrientes se mantiene dentro del tramo de estudio dado que se hace imposible eliminar dentro del tramo en estudio todas los factores responsables de la aparición de dichas corrientes. sin embargo. Considerando la distribución de velocidades logarítmica para flujo turbulento rugoso. indicando que la frontera tiene un menor efecto en la corriente del flujo. una forma de quiebre que evidencian la existencia de las corrientes secundarias. Adicionalmente. siempre se revisa que no existan elementos que sobresalgan del fondo con el objeto de evitar el efecto de las aceleraciones locales y las corrientes secundarias. se observa en las isotacas interpoladas a partir de la distribución bidimensional de la velocidad. La comparación entre los coeficientes de corrección de velocidad α y β junto con los factores de fricción obtenidos a partir de las velocidades puntuales del aforo indica una relación directa en la variación entre el factor de fricción ff y los coeficientes de corrección de velocidad α y β. el cual ha aumentado su inercia logrando mayor uniformidad en la distribución de velocidad. En el mismo sentido. la literatura se plantea una relación teórica entre el factor de velocidad y los coeficientes de corrección de velocidad que requiere de más medición y detalle de la caracterización de los tramos para plantear relaciones matemáticas útiles en la ingeniería práctica . Con base en el concepto de que los coeficientes de corrección de velocidad indican el error que se comete al considerar un perfil de velocidad uniforme en lugar del perfil de velocidad real en la cuantificación de los flujos de energía cinética y momentum. el flujo se ve muy afectado por las condiciones de la sección transversal generando un flujo poco uniforme y con ello los mayores valores de los factores de fricción y los coeficientes de corrección de velocidad.Capítulo 4 79 Cabe también mencionar también que en el tramo Pantanillo6 y Pantanillo3.

.

. la resistencia al flujo refleja la magnitud de la acción del movimiento del agua sobre el canal e indica la intensidad del transporte de sedimento. en este sentido. Si bien se considera necesario ampliar el conjunto de datos. que la medida de resistencia del canal no puede en ningún caso considerarse una constante asignada “a priori” con una descripción de la textura de la superficie del lecho sobre la cual tiene lugar el flujo. Más allá de las posibilidades de aplicación en el cálculo del flujo que puedan tener los resultados prácticos aquí presentados. es claro que el estudio de la resistencia de los canales aluviales es profundamente importante. se considera que los resultados son aceptables al compararlos con trabajos similares reportados en otras latitudes. se resalta en los resultados obtenidos la evidencia con datos del contexto local. queriendo hacer notar que el coeficiente de resistencia aparece en la práctica como un medio de simplificar la relación entre el esfuerzo cortante y el campo de velocidad pero que es un parámetro que depende de las características del flujo. Así mismo se considera necesario profundizar en la medida de rugosidad a nivel de tramo y diferenciarse de la medida de rugosidad a nivel de sección.CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Uno de los propósitos fundamentales del estudio del movimiento del flujo de agua y sedimentos en una corriente fluvial es conocer la capacidad hidráulica y la capacidad de transporte de sedimentos en una sección dada. con el objeto de proponer de ecuaciones que sirvan en términos prácticos para los diferentes problemas de modelación hidráulica y transporte de sedimentos. para aumentar la confiabilidad de los resultados. donde el régimen de flujo siempre fue subcrítico y siempre se presentó confinamiento del flujo en los tramos de aforo sin observarse desborde. 5. En términos de los resultados prácticos derivados del trabajo de campo realizado. los resultados presentados se enmarcan dentro de dos corrientes de montaña. reiterando la importancia del sistema físico y las condiciones de clima en los procesos de formación de canal a la hora de comparar los resultados. Se ha planteado en este documento un hilo conductor a partir de planteamientos teóricos y datos de campo que permitan retomar el problema de la determinación de un coeficiente de resistencia al flujo en un canal natural. Desde cualquier punto de vista.

se observa que el 49% de los tramos medidos presentan coeficientes de rugosidad n. las variaciones entre el factor de fricción y el caudal y el número de Reynolds siguen tendencias similares a las reportadas en otros trabajos.83. . = 0. los principales resultados de este trabajo pueden resumirse como:  En la cuenca alta del Río Negro (con un área de drenaje de 90 Km2) en el cual confluyen el Río Pantanillo y la quebrada La Agudelo. 8 1 = 1. 82 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña De esta forma.56 .  Al calcular los coeficientes de resistencia al flujo promedios en cada tramo (independientes del caudal). el modelo que proporcionó el menor error promedio tras su aplicación a las diferentes mediciones realizadas es el propuesto por López Barragán (2003) que incluye además de la sumergencia relativa la pendiente del tramo: . = 35  El modelo que mejor predice la estimación del factor de fricción a partir de la sumergencia relativa es un modelo potencial basado en la ecuación: . . en el sentido de observar una disminución en el factor de fricción con el aumento del caudal y el número de Reynolds.512 ∙ = 0. Sin embargo.41 ∙ ∙ .533 ∙ ∙ − = 0. lo cual sugiere que el efecto de la frontera no disminuye en la dirección aguas abajo con el aumento en la magnitud del flujo par al escala de cuenca considerada. dentro del orden de magnitud sugerido por los textos de Hidráulica de Canales.  La mejor ecuación obtenida para estimar el factor de fricción a escala de tramo basada en el modelo propuesto por Ferguson (2007) y Comitti (2007) en términos del caudal adimensional y la pendiente del tramo. = 35 Mientras que de un conjunto de modelos disponibles en la literatura para determinar dicho coeficiente. no se observó una disminución progresiva del tamaño medio del material que compone el fondo con el aumento del área. 8 = 1. corresponde a la cuantificación del factor de fricción a escala de tramo: ∗ . El porcentaje restante presenta valores por encima del rango de valores indicado en la literatura.

la experiencia de campo y los resultados obtenidos.  Sin el ánimo de formular una respuesta definitiva al problema planteado. 83  Los métodos aplicados para la separación de los tipos de resistencia en los diferentes tramos de estudio no permiten ser del todo concluyentes pues presentan resultados dispares. Esto sin duda refuerza la motivación inicial de este trabajo con relación a la necesidad de medir nuestras corrientes fluviales con trabajos orientados a la validación de metodologías foráneas y desarrollo de metodologías propias. las recomendaciones para continuar el análisis propuesto en este trabajo pueden resumirse como:  En términos de las variables medidas en campo se considera determinante en la definición del tramo. el valor del exponente x aumentó en la dirección aguas abajo con el aumento del caudal.  En términos de las relaciones que puede tener el factor de fricción con la cuenca. mientras que en la quebrada La Agudelo. En el análisis de la variación aguas abajo del exponente que relaciona el factor de fricción con el caudal se encontró que en el Río Pantanillo se observa una disminución del exponente x con el aumento del caudal en la dirección aguas abajo. sino en mejores prácticas de ingeniería en los diferentes proyectos de consultoría y diseño. lo cual puede considerarse como una evidencia de la estabilidad de los tramos de estudio. se encontró que en los tramos Pantanillo2 y Agudelo 2 que presentan áreas tributarias y caudales similares. indiferentemente de la magnitud del caudal. se observa que dichas distribuciones exhiben regularidad en su comportamiento en el sentido de presentar una región que siempre resulta dominante o de mayor velocidad. Así como para la construcción de la distribución de velocidad. se considera que los resultados obtenidos en este trabajo proporcionan una buena base experimental para formular nuevas preguntas que permitan construir los experimentos adecuados con el ánimo de conformar un mejor conocimiento de las condiciones fluviales de nuestros ríos que finalmente repercutirá no solo en el entendimiento de su dinámica. se considera que los resultados indican una tendencia al predominio de la componente de resistencia de grano sobre la resistencia de forma dentro de la escala de cuenca considerada. si bien la disminución no es continua. los factores de fricción difieren en un 100%.  En el análisis de las distribuciones de velocidad. su geometría y su correspondiente pendiente. Sin embargo. a partir de la revisión de literatura realizada. . con el ánimo de concluir en términos de los resultados obtenidos. De esta forma. lo óptimo sería disponer de un perfilador Doppler (ADV) que permita la obtención rápida y continua de la distribución de velocidad.

fundamentalmente en términos de las pendientes y los tamaños característicos que no siguen los patrones lineales de suavización reportados en la literatura que requieren un mayor estudio en términos de su papel en la conformación de la red de drenaje. diferentes estudios proponen la aplicación de las leyes de similitud incompleta (Barenblatt.  En términos de buscar aplicabilidad al análisis de la resistencia al flujo con el objeto de aplicar los resultados al análisis de crecientes.  Las distribuciones de velocidad construidas para cada medición.  En este sentido.  Se evidencia además en términos de la información recopilada. Se considera que esta herramienta de solución basada en el análisis dimensional puede proporcionar elementos innovadores a la solución del problema planteado. los resultados obtenidos en los modelos de geometría hidráulica pueden utilizarse para el desarrollo de otros estudios que analicen la variación del gasto energético y las diferentes teorías que sugieren la optimización de la energía. la presencia de variaciones no lineales en las variables que definen el flujo. 84 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña  Dentro del trabajo se presentó la metodología de Kean (2003) para resolver numéricamente la relación entre el estado de esfuerzos y la respuesta física en términos del campo de velocidad. la cuantificación de los diferentes componentes de la resistencia requiere atención. es necesario realizar experimentación física en laboratorio que permita recrear los procesos de resistencias que trae consigo el desborde del flujo sobre las llanuras de inundación. para la obtención de una ecuación que permita el cálculo del factor de fricción en flujo turbulento rugoso.2003).  En el análisis de la resistencia al flujo. sobre todo en las aplicaciones del transporte de sedimentos que demandan la separación de los componentes de la resistencia.  En este mismo sentido.  El resultado encontrado de la disminución del ancho con el aumento del caudal en secciones con afloramientos en roca requiere un tratamiento aparte que permita estudiar los procesos de formación en este tipo de canal. . sugieren la presencia de corrientes secundarias que tienen importantes repercusiones en la transmisión de los esfuerzos cortantes del flujo sobre el lecho. Se considera que con los datos medidos. se dispone de un número importante de casos que permitiría la validación de la metodología en nuestro medio con el objeto de apropiar una metodología tendiente a la generación de curvas de calibración en corrientes no instrumentadas. las cuales merecen un estudio específico para su cuantificación.

85 A. Anexo: Ajustes logarítmicos y potenciales para la determinación del factor de fricción Se presentan los diferentes ajustes para la determinación del factor de fricción usando la profundidad hidráulica y el radio hidráulico para definir la sumergencia relativa junto con el cuantil D84 de la distribución granulométrica del material del fondo. Ajustes utilizando el modelo logarítmico . según lo establecido en el capítulo 4.

86 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Ajustes utilizando el modelo potencial .

Ecuación Restricciones Leopold et al.28 0. (1964) 8 = 5.4 Ferro y Giordano (1991) 8 = 7.62 ∙ +4 0.4 ≤ ≤ 11. (1978) 8 = 5.70 5≤ ≤ 167 Hey (1979) 8 = 5. 87 B.57 0.9 ≤ ≤ 68.76 ∙ + 1.5 .5 ≤ ≤ 23.25 1≤ ≤ 10 Bathurst (1985) 8 = 5.0 Maynord (1991) 8 = 3.62 ∙ + 0. Anexo: Modelos logarítmicos y potenciales para el cálculo del factor de fricción Se resumen a continuación los diferentes modelos matemáticos utilizados como referencia con los valores determinados a partir de los datos de campo.55 Charlton et al.86 2.76 ∙ + 3.68 ∙ + 0.66 ∙ + 2.74 ∙ + 3.70 0.5 ≤ ≤ 20 Limerinos (1970) 8 = 5.89 ∙ + 2.92 ∙ + 6.8 ≤ ≤ 4.5 ≤ ≤ 60 Bray (1979) 8 = 6.15 1≤ ≤ 200 Graff (1984) 8 = 5.83 0.60 ∙ + 2.705 ≤ ≤ 21.66 Griffiths (1981) 8 = 5.65 0.

856 ∙ = 5.35 + 0.41 ∙ + 3.74 ∙ − 0. ( .29 ∙ 0.37 ≤ ≤ 1. 8 = 3.Pe y Fuentes (1990) 8 = 5.32 Λ = 0.025 López y Barragán 2 (2003) .1 López y Barragán 4 (2003) 8 0.48 1 − 0.365 ∙ 0.94 García (1996) 8 = 5.74 ∙ 0. 8 1 = 1.34 ∙ + 3. ) = 1. 0.54 ≤ / 700 Ho y Huang (1992) / 8 0.446 ∙ + 0.45 ≤ ≤ 16.842 + 14.854 1.66 ∙ > 1.0227 = 8.66 + 1.10 ≤ ≤ 10 Meyer-Peter y Muller (1948) / 8 0.8616 1.2 ∙ Aguirre.33 + 0.1 Strickler (1923) / 8 0.41 ∙ ∙ .139 ∙ Bathurst (1982) 8 ( .68 ∙ + 5.004 ≤ ≤ 0.756 ∙ + 2.039 − 0.1 .63 ∙ + 2.74 0.5 = 5.42 0.68 0.7 Knighton (1998) 8 = 5.47 ≤ ≤ 8.32 1.01 ≤ ≤ 0. 88 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Ugarte y Mendez (1994) 8 = 4.76 ∙ + 3.205 ∙ 5.279 0.11 ∙ 0.38 ≤ ≤ 1.00 ∙ + 3.25 López y Barragán1 (2003) 8 = 6.1 = 5.50 ≤ ≤ 1.17 ≤ ≤ 7.17 ≤ ≤ 7.30 ∙ 1.1365 ∙ = 5.50 8 0.41 0.3 ≤ ≤ 77 López y Barragán 3 (2003) 8 0.1 Bathurst (1978) .2 Papanicolaou y Maxwell 8 (2000) = 5.025 = 6.002 ≤ ≤ 0.50 ≤ ≤ 100 Ferro (1999) 8 = 15. ) 8 = ∙ 0.17 ≤ ≤ 12.17 ≤ ≤ 7.17 ≤ ≤ 7.004 ≤ ≤ 0.8 Ferro y Pecoraro (2000) 8 = 4.17 ≤ ≤ 7.1 López y Barragán 5 (2003) .

. 89 C. Anexo: Comparación entre el factor de fricción estimado en campo y el calculado Se resumen en las siguientes tablas los valores del factor de fricción determinados a partir de los datos de campo junto con los resultados de la aplicación de los diferentes modelos matemáticos presentados en el Anexo B.

434 0.352 0.7559 0.299 0.781 0.033 0.1973 0. (1978) 1 Pantanillo7 17.299 0.192 0.181 0.355 0.657 0.228 0.2031 0.871 2.185 25 Pantanillo1 0.861 1.1073 0.1462 0.182 26 Pantanillo1 0.163 0.1272 0.164 0.9527 0.169 0.116 1.112 0.307 18 Pantanillo2 0.731 0.420 7 Pantanillo5 1.769 2.177 0.254 0.549 0.549 0.286 0.347 0.168 0.224 35 Agudelo2 0.192 24 Pantanillo1 0.165 0.447 0.145 28 Agudelo3 0.230 0.125 0.551 0.554 22 Pantanillo1 0.219 0.179 0.700 1.778 0.235 0.233 0.227 0.280 0.190 3 Pantanillo7 10.189 0.237 0.177 0.638 19 Pantanillo2 0.259 0.145 0.187 0.497 0.240 0.429 0.187 0. 1964 (1970 et al.257 10 Pantanillo5 0.185 0.297 39 Agudelo1 0.150 0.349 12 Pantanillo4 0.9999 0.597 0.506 0.270 0.313 0.362 32 Agudelo2 0.4361 0.0789 0.470 0.177 0.785 6 Pantanillo6 1.837 0.221 0.344 0.961 0.220 0.246 0.1659 0.188 0.9122 0.187 0.390 30 Agudelo3 0.401 0.176 23 Pantanillo1 0.523 0.164 0.379 0.131 0.458 0.312 37 Agudelo1 0.492 29 Agudelo3 0.367 31 Agudelo3 0.150 0.0553 0.1009 0.158 0.593 1.215 0.917 4 Pantanillo6 6.239 11 Pantanillo4 3.251 0.342 0.4058 0.326 0.272 0.9718 0.221 13 Pantanillo4 0.755 0.308 0.289 9 Pantanillo5 0.359 0.2836 0.176 27 Pantanillo1 0.398 0.282 34 Agudelo2 0.407 0.496 0.205 20 Pantanillo2 1.166 0.61 0.303 8 Pantanillo5 1.150 0.355 0.002 0.640 5 Pantanillo6 1.906 0.251 0.180 0.285 38 Agudelo1 0.437 0.464 0.0587 0.250 0.258 0.280 .709 0.317 0.296 0.175 0.088 0.0129 0.217 0.686 1.486 0.924 1.309 0.3759 0.192 0.3274 0.272 33 Agudelo2 0.154 0.438 3.206 0.201 0.7715 1.133 0.165 0.231 0.174 0.338 0.642 0.255 0.171 0.216 0.267 0.225 0.336 0.710 0.865 21 Pantanillo2 0.206 0.651 1.930 0.1778 0.216 0.392 1.13 0.2953 0.156 0.6527 0.90 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Valor Leopold Limerinos Charlton Sitio Bray (1979) Hey (1979) medido et al.1787 0.1576 0.697 0.0129 0.364 0.270 0.216 0.0606 0.339 0.1691 0.212 0.207 0.690 0.174 0.295 0.175 2 Pantanillo7 62.489 0.204 36 Agudelo1 1.138 0.

122 0.191 12 Pantanillo4 0.136 0.818 0.402 0.474 0.119 0.125 0.584 0.101 0.207 0.340 0.408 0.205 0.097 0.512 0.112 0.132 0.104 0.371 0.191 0.323 1.240 0.111 0.085 0.120 0.585 0.295 1.111 0.096 0.116 0.258 0.125 0.173 0.366 0.387 0.163 0.651 0.157 0.058 0.356 0.429 0.234 1.178 0.294 0.211 29 Agudelo3 0.147 0.480 4 Pantanillo6 0.151 0.118 0.115 0.124 0.143 0.125 0.299 0.686 56.119 0.148 0.121 0.119 0.375 0.122 0.473 20 Pantanillo2 1.095 0.101 0.475 4.179 31 Agudelo3 0.305 22 Pantanillo1 0.502 0.176 0.206 0.167 36 Agudelo1 0.111 0.176 0.258 0.976 0.151 0.205 0. 91 Ferro y Ugarte y Griffiths Graff Bathurst Maynord Sitio Giordano Mendez 1 (1981) (1984) (1985) (1991) (1991) (1994) 1 Pantanillo7 5.185 0.623 0.563 0.199 0.208 37 Agudelo1 0.921 0.126 0.110 0.284 2.121 0.195 0.153 0.399 2.421 5 Pantanillo6 1.140 0.186 30 Agudelo3 0.178 32 Agudelo2 0.398 0.200 10 Pantanillo5 0.211 34 Agudelo2 0.311 0.416 0.190 11 Pantanillo4 0.116 0.127 0.225 8 Pantanillo5 0.193 .179 0.195 26 Pantanillo1 0.396 21 Pantanillo2 0.495 0.315 7 Pantanillo5 0.281 0.050 0.464 0.176 18 Pantanillo2 0.160 28 Agudelo3 0.367 0.203 0.685 0.165 0.135 0.332 19 Pantanillo2 2.349 0.116 0.145 0.486 9.218 9 Pantanillo5 0.380 0.184 0.110 0.217 0.095 0.123 0.138 0.769 2 Pantanillo7 2.217 0.136 0.118 0.122 0.132 0.197 25 Pantanillo1 0.168 0.559 3 Pantanillo7 1.207 0.589 0.189 23 Pantanillo1 0.217 0.976 0.095 0.539 0.128 0.243 0.392 0.116 0.329 0.149 0.127 0.154 0.363 1.128 0.109 0.205 0.294 0.213 0.201 39 Agudelo1 0.481 6 Pantanillo6 0.901 0.200 0.380 0.178 35 Agudelo2 0.333 0.376 0.189 0.195 38 Agudelo1 0.143 13 Pantanillo4 0.465 0.162 0.204 24 Pantanillo1 0.112 0.371 0.175 0.710 0.115 0.536 0.290 0.190 0.131 0.121 0.290 0.205 33 Agudelo2 0.464 0.100 0.223 1.308 0.114 0.285 0.973 0.089 0.184 0.393 0.183 0.521 0.409 4.129 0.230 0.226 0.219 1.423 0.258 0.246 0.189 27 Pantanillo1 0.

953 0.307 0.986 0.594 0.944 0.115 28 Agudelo3 0.578 1.289 50.070 0.475 0.111 0.088 0.090 0.096 0.148 0.360 29 Agudelo3 0.046 35.143 26 Pantanillo1 0.757 0.431 1.214 .373 0.184 0.487 0.312 7 Pantanillo5 0.119 0.170 0.213 0.207 0.555 0.834 1.598 21 Pantanillo2 0.173 35 Agudelo2 0.308 0.747 5.086 0.469 0.208 33 Agudelo2 0.335 0.272 32 Agudelo2 0.191 0.885 0.195 0.137 0.998 0.328 0.308 0.215 0.190 0.954 8.269 0.256 0.325 2 Pantanillo7 0.138 27 Pantanillo1 0.195 0.313 0.216 0.088 0.272 0.197 0.239 2.235 0.564 0.723 2.185 11 Pantanillo4 0.631 4 Pantanillo6 0.071 0.219 0.116 0.244 0.368 0.125 0.114 0.848 2.218 0.275 31 Agudelo3 0.151 0.276 0.220 9 Pantanillo5 0.895 6.233 18 Pantanillo2 0.271 0.478 0.212 0.610 1.120 0.866 0.801 20 Pantanillo2 0.329 0.102 0.252 2.381 0.152 0.424 0.088 73.581 0.742 2.123 0.019 0.145 25 Pantanillo1 0.245 0.198 0.140 0.224 0.168 0.138 23 Pantanillo1 0.049 0.140 0.646 0.171 13 Pantanillo4 0.091 0.145 0.92 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Ugarte y Ferro y Papanicolaou López y García Mendez 2 Ferro (1999) Pecoraro y Maxwell Barragán 1 Sitio (1996) (1994) (2000) (2000) (2003) 1 Pantanillo7 0.138 0.094 0.134 0.429 0.008 2.164 0.394 9.210 0.146 0.089 0.193 0.226 39 Agudelo1 0.071 0.359 1.270 1.352 1.271 1.225 0.331 0.483 1.109 0.373 0.200 0.420 0.124 0.151 0.701 1.843 0.461 0.139 0.498 0.174 0.348 0.250 1.202 0.291 30 Agudelo3 0.433 0.583 1.198 0.097 0.134 0.340 1.342 0.731 0.218 38 Agudelo1 0.180 0.198 0.106 0.549 6 Pantanillo6 0.939 0.230 8 Pantanillo5 0.466 16.456 19 Pantanillo2 0.230 0.793 3 Pantanillo7 0.730 4.127 0.256 0.195 0.176 0.163 0.153 0.119 0.194 0.150 24 Pantanillo1 0.192 0.752 0.242 0.301 0.407 24.382 0.086 0.263 12 Pantanillo4 0.136 0.118 0.197 10 Pantanillo5 0.215 34 Agudelo2 0.996 0.325 0.075 0.359 0.457 5 Pantanillo6 0.237 0.162 0.464 1.929 0.401 22 Pantanillo1 0.126 5.101 0.219 0.223 0.685 0.647 1.076 0.189 0.237 37 Agudelo1 0.119 0.159 36 Agudelo1 0.

077 0.115 0.509 0.314 1.107 0.095 0.102 8 Pantanillo5 0.136 0.282 1.016 26 Pantanillo1 0.107 0.435 0.113 0.094 0.091 0.236 0.013 27 Pantanillo1 0.179 31 Agudelo3 0.464 0.282 0.291 1.774 0.255 3.821 0.110 0.016 25 Pantanillo1 0.203 0.078 0.010 0.099 0.088 0.222 4.087 0.149 7 Pantanillo5 0.752 0.116 37 Agudelo1 0.015 0.091 0.159 0.002 0.086 0.142 0.066 0.723 20 Pantanillo2 0.103 0.475 29 Agudelo3 0.088 0.232 2.059 10 Pantanillo5 0.100 18 Pantanillo2 0.192 3 Pantanillo7 0.087 0.411 1.046 0.047 11 Pantanillo4 0.245 3.020 0.093 0.015 23 Pantanillo1 0.303 1.225 4.861 2.136 0.143 0.085 0.044 0.087 0.195 5.092 0.091 0.127 0.074 0.087 0.037 0.094 0.135 0.027 0.198 5.021 36 Agudelo1 0.018 0.084 0.049 0.075 0.031 35 Agudelo2 0.084 0.109 0.282 2.096 0.229 3.095 0.018 0.008 0.118 0.097 0.009 0.119 0.324 0.224 0.062 34 Agudelo2 0.231 3.973 0.446 0.286 1.235 3.007 28 Agudelo3 0.194 5.093 0.096 0.275 2.114 0.330 0.027 0.132 0.772 0.726 6 Pantanillo6 0.097 39 Agudelo1 0.272 1.244 2.230 3.017 0.088 0.019 24 Pantanillo1 0.008 0.092 0.063 33 Agudelo2 0.033 0.089 0.104 0.220 30 Agudelo3 0.030 0.017 0.096 0.197 4.114 0.170 32 Agudelo2 0.262 0.129 0.416 22 Pantanillo1 0.101 0.084 38 Agudelo1 0.819 0.036 13 Pantanillo4 0.082 0.105 0.586 0.116 0.087 0.672 0.276 0.764 4 Pantanillo6 0.057 0.295 0.098 0.857 0.024 0.150 0.120 0.453 0.088 0.337 0.091 0.352 0.927 0.205 5.103 0.156 0.229 4.565 0.317 0.022 0.348 0.088 9 Pantanillo5 0.125 0.093 0.149 12 Pantanillo4 0.092 0.175 7.092 0.218 0.511 0.564 19 Pantanillo2 0.090 0.925 0.497 5 Pantanillo6 0.095 0.301 1.195 5.075 0.529 0.462 1.094 0.248 3.073 0.723 0.803 0. 93 Meyer-Peter López y Strickler Ho-Huang Bathurst Bathurst y Muller Barragán 2 Sitio (1923) (1992) (1978) (1982) (1948) (2003) 1 Pantanillo7 0.277 2.091 0.096 0.006 0.057 0.940 2 Pantanillo7 0.080 .257 0.239 2.074 0.548 0.227 3.250 3.827 0.953 21 Pantanillo2 0.

357 0.466 0.188 0.259 0.141 0.4048 0.1938 0.215 0.239 34 Agudelo2 0.288 0.162 26 Pantanillo1 0.619 0.126 0.206 0.175 0.2230 0.268 0.214 0.172 0.462 0.1802 0.2994 0.792 20 Pantanillo2 0.655 0.207 0.505 0.180 0.072 0.1459 0.232 0.257 18 Pantanillo2 0.220 10 Pantanillo5 0.132 28 Agudelo3 0.300 31 Agudelo3 0.1219 0.3662 0.228 0.527 0.048 0.565 6 Pantanillo6 0.206 0.403 0.237 .112 0.284 0.526 0.164 0.5838 0.188 0.6120 0.209 0.2807 0.222 0.316 30 Agudelo3 0.064 0.287 12 Pantanillo4 0.360 0.784 3 Pantanillo7 0.135 0.2717 0.211 0.2422 0.1459 0.243 9 Pantanillo5 0.188 0.449 0.674 0.152 0.139 0.610 21 Pantanillo2 0.218 0.824 0.222 0.225 0.170 24 Pantanillo1 0.137 0.213 0.7497 0.167 0.385 29 Agudelo3 0.193 0.053 0.564 0.186 0.167 0.060 0.191 0.157 23 Pantanillo1 0.192 13 Pantanillo4 0.2394 0.079 0.2269 0.195 35 Agudelo2 0.640 4 Pantanillo6 0.188 0.057 0.213 0.296 32 Agudelo2 0.2176 0.180 36 Agudelo1 0.461 1.894 1.223 0.155 0.759 0.337 7 Pantanillo5 0.327 0.135 0.425 22 Pantanillo1 0.204 0.478 5 Pantanillo6 0.177 0.293 1.448 0.1508 0.213 0.2837 0.4558 0.356 0.186 0.164 25 Pantanillo1 0.197 0.146 0.2294 0.196 0.5399 0.1678 0.309 0.2460 0.128 0.190 0.399 0.627 0.169 0.207 11 Pantanillo4 0.3196 0.231 33 Agudelo2 0.121 0.2063 0.157 27 Pantanillo1 0.2247 0.201 0. López y López y López y Pe_Fuentes Barragán 3 Barragán 4 Barragán 5 Knighton Sitio (1990) (2003) (2003) (2003) (1998) 1 Pantanillo7 0.241 38 Agudelo1 0.164 0.669 0.233 0.532 0.190 0.839 0.191 0.1628 1.1528 0.210 0.226 0.477 19 Pantanillo2 0.532 0.182 0.219 0.228 2 Pantanillo7 0.4566 0.180 0.2355 0.849 0.297 0.221 0.081 0.1585 0.7569 0.254 8 Pantanillo5 0.271 0.463 0.250 39 Agudelo1 0.94 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña Aguirre.228 0.261 37 Agudelo1 0.1824 0.

Computer simulation of unsteady flows in waterways: Journal of the hydraulics division. Flow resistance through the channel network. p. Task Force Friction factor in open channels. The influence of roughness structure on flow resistance on steep slopes. BATHURST. Stream-channel response to floods. Journal of hydrology. Proc. 1963. Journal of the hydraulics division. V. G. No. pp. Transactions of American Society of Civil Engineers. B. American Society of Civil Engineers. 319 p. 604-1587. pp. . ASCE. American society of civil engineers. At-a-site variation and minimum flow resistance for mountain Rivers. 11.88.71-1057. BAKHMETEFF. J. Sediment Transport: New approach and analysis. p.V. 111. Paper 6048. BALTZER. Journal of the hydraulics division.89. Colorado and Wyoming.A.. J. American society of civil engineers. 11 – 26.. Chin Tu. Journal of hydrology. Editado por: Keith Beven y Michael Kirkby. American society of civil engineers.70-651.2041- 2060. WHITE.M. with examples from Central Texas. A. Geological Society Of America Bulletin. A contribution to regime theory relating principally to channel geometry.. 1984.. 99.68.I. pp. V. ANDREWS.C. No. G. 2003 BARR. SMART. ACKERS P. Vol. ALLAN. J. G. W. V.30-311. Institution of civil engineers proceedings. En: “Channel network hydrology”. p. p.R. Cambridge University Press. Hydraulic Research 41 (3). 2002. no.. 269. 1968. 97-143. V. 2003. J. R.1978. D. A. Vol. The mechanism of energy loss in fluid friction.1993 BATHURST J.Bibliografía ABERLE. pp. 1043 – 1102. (46). John Wiley and Sons. BHOWMIK. BAKER. pp.C. 1946. 1980. 259– 269. 94. LAI.369- 411. Journal of the Hydraulics Division. BATHURST.1980. NISHAT. Flow resistance of large-scale roughness. p. BARENBLATT. 1973. Effective and bankfull discharges of streams In the Yampa River Basin.. 171 p.D.C. 1977. Journal of Hydrology. Scaling. N.K.I.R. W. E. HY4. Hydraulic geometry of floodplains. ALAN. 1083-1117.

Dyna.879 – 898. A.. The Manning Formula in context.P.691-706. J. EINSTEIN. Dept. Div.1980. N. Editado por: Ben Chie Yen. I. Hey. VILLEGAS. CHIU. Journal of the hydraulics division. of BC. 1980. On the equations of hydraulic geometry.. p. Wiley. (Eds. Hydraulics Research Station Report. 1989b. Geometry of rivers in regime.. Littletob.MRD series.. CHIEN. p. 96 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña BLENCH. Bull. Journal of Hydraulic Division. Thorne. Open-channel hydraulics: New York. American society of civil engineers.. Inst. Chow. ASCE Press. H. CANO G. Res. No. 680 p.H. EINSTEIN. D. American society of civil engineers. p.W.R. J. Missouri River Corps of Engrs. Z.I. V. 8. 1982. H.R. F. N. 107.9. Effects of heavy sediment concentration near the bed on velocity and sediment distribution. 1969. 1959. rep. D.S. Secondary Flow. BENSON. Bathurst..L. Army Engrg. N. BRAY. Estudio preliminar para el uso y manejo de la cuenca de captación del Embalse La Fé.1992. Tech. American society of civil engineers. pp. V. McGraw-Hill.1989a. Geometry of gravel streams. V. R.105. J. BROWN. CANO G. H. The Univ. 1999...1103-1122. The bed load function of sediment transportation in open channel flows. Mechanics of sediment transport. Flow resistance in gravel-bed rivers. 1980. En: “Channel flow resistance. 1950. T.G. Tech. Medidas de la rugosidad en canales naturales. Geography Department. IGAC. CHIEN.R.. WAN.56-1443.M. Colorado.D. HSIUNG. H. 55-52. Water Resources Publications. 109-137.1979.1955. BRAY.D.. Estimating average velocity in gravel-bed rivers.. 913 p.106. and U. Centennial of Manning’s Formula”.A. p. Estudio del flujo uniforme en canales. 113/114. 1981. C. CHARLON.S. CHURCH.C.H. CÓRDOBA. . Dyna. 1026. CHANG. 7. Edmonton. 37-54. Agri.71. N.R. A.): Gravel bed rivers.. R. Journal of the hydraulics division. Univ. Journal of the hydraulics division. Omaha..T. 1966 DOOGE. of Engrg. U.. The hydraulic geometry of some gravel rivers on Britain. of California. M. 113/114. CHANG. 1979.E. Mobile-bed Fluviology. University of Alberta Press. C. Shear Stress and Sediment Transport. V. p.

V. A. FERGUSON. G. N. N.93.104. HACK.L. Discussion of the paper: Mechanics of stream with movable beds of fine sand. Utah.pp 1121 – 1132. Form and processes.N.1967. K. 2007. L. Hydraulics and hydraulic geometry. Transactions of the American Society of Civil Engineers. Flow resistance in coarse gravel-bed rivers. pp. pp.I. 4. 1. GRIFFITHS.D. A. GHOSH.A. 1982. F.. H. V.1973. HEY. Arnold. WALLING. 136-138. Studies of longitudinal stream profiles in Virginia and Maryland. H. p. GREGORY.92. 1957. 96. V. ENGELUND. 1978 HEY.T.1952. Barthurst and C. F. V. Drainage Basin. 35: p.74-553.7.1873-1876. J. Progress in physical geography. Closure.. Hydraulic resistance of alluvial streams.1029/ 2006WR005422.73. . ROY. GRIFFITHS. Gravel-bed rivers. Downstream changes in the stream power in the Henry Mountains. 2.N. N. Vol. Hydraulic resistance of alluvial streams.C.10. V. US geological survey professional paper 294B.967 – 994.I. N. River channel roughness.1-31. V. ENGELUND. Journal of Hydraulic Engineering.1983. Proceedings of the American Society of Civil Engineers.Bibliografía 97 EINSTEIN.. Flow resistance equations for gravel.. V.R. Chichester: John Wiley.2010. BARBAROSSA. Flow resistance in coarse gravel-bed rivers. Determinate hydraulic geometry of river channels.D.87-373.S. FERGUSON.J. R. N.pp 315 – 326. Journal of the Hydraulics Division. Water Resources Research. Boundary Shear Distribution In Open Channel Flow.D Hey. Earth Surface Processes and Landforms.117. Design equations for mobile gravel-bed rivers. N 4. 1983.W. R. GRAF. In R. Journal of Hydraulic Engineering.1966. Kent.85-89. CHIEN. V. p. D. Annals of the association of american geographers. N. p. 109. Journal of the Hydraulics Division. American society of civil engineers. V. p. Journal of the Hydraulics Division. (Closure to discussion).1970. EINSTEIN. 1986.899-918. A. FERGUSON.p. V.553- 562. Transactions of American Society of Civil Engineers..1981. Journal of the hydraulics division.pp 287 – 296. Time to abandon the Manning equation?. R. doi:10.R. 1958. A geomorphological approach. Thorne(Eds). G. Proceedings of the American Society of Civil Engineers. p.and boulder-bed streams.107.R. 123.

R. 707–741.H. Calculation of boundary shear stress in open channel flow. Y. KNIGHTON. Journal of the hydraulics division. p.2003. 21.D. Blackwell..E. N.. 1967. D. Water Resources Survey. Laws of turbulent flow in open channels. New Zealand. Sci.598 – 609. 5: 263-267. ALBERTSON. G.21-37. Journal of the Hydraulics Research. Maximum sediment efficiency as criterion for alluvial channels. R. Geographical review of Japan. 46. N. 168 pp. American society of civil engineers. Gregory(Ed. KNIGHTON.. 74. And Water Re. 2002.1979. On the longitudinal profiles on the Asake. 1977. . thesis.1250.110. KNIGHTON. Comments on log-quadratic relations in hydraulic geometry. W. p. HOUJOU. G.F.42-429. 1987. A.186– 218. Journal of Hydraulic Engineering. P.R. V. J. V. A mixing layer theory for flow resistance in shallow streams. V 38. Journal of the Waterways and Habors Division. KENNEDY.J. Institute of British geographers.W. DSIR Marine and Freshwater. P. Keith Richards. Ph.4.S. A. 1979.36. 1990.D. Natl. Chichester: Wiley-Interscience.1519–1539. Mie Prefacture.43.. ABDERREZZAK. California Institute of Technology. Hydraulics of high-gradient rivers. Earth Surface and Processes. M. D.M. KNIGHT. Bureau Stand.11. Boundary shear stress in open channel flow: A comparison among six methods. 1981.1938.839 – 851. JAEGGI.1991. Boundary Shear in Smooth and Rough Channels. KEAN. V.11. p. J.C. SHIMIZU. p. 1961. p. In K. V. M. K. D. American society of civil engineers. HORNBERGER. Computation of flow and boundary shear stress near the banks of streams and rivers. J. River channel changes.D. Roughness characteristics of New Zealand rivers. Discharge computation in gravel rivers. of Colorado. N. Keck Lab. 5.205–209. A. 1984. p. ISHII. p.8. Wasserwirtschaft. 107.). KHODASHENAS. p.D. JARRETT. Variations in at-a-station hydraulic geometry. Hyd. J. WIBERG. Am. KELLERHALS.A. Further laboratory studies of the roughness and suspended load of alluvial streams.J. Report KH-R_3. IKEDA. MASON. p. 2008.. M. Boulder. River Channel Adjust – The Downstream dimension. Water Resources Research.K. Stable channels with gravel-paved beds.. V. M. KATUL. En: River Channels.59-148. KEULEGAN. J. PAQUIER. Journal of Hydroscience and Hydraulic Engineering.1984. 63-84. Mitaki and Utsube rivers. p. p.. 98 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña HICKS.V. Univ. 275.1975. V.H.G. KIRBY.

1953...D.S.. The hydraulic geometry of stream channels and some physiographic implications. Resistencia al flujo de ríos de montaña. . p. LEE.L..G. American society of civil engineers.B.T. pp. L. Geological Survey Professional Paper 252. LONG. Tesis doctoral. V.L. LANE. I. R. L... H. H. Determination of the Manning Coefficient from Measured Bed Roughness in Natural Channels. U. Toward a theory of the morphologic significance of turbulence in the flow of water in streams. MADDOCK. L. Geol.B and BULL. Geometry of river channels: Journal of the hydraulics division..B. LEIGHLY.. P. p. 56 pp. 2005. LEOPOLD. C.J. U. LUNDGREN. LEOPOLD. University of California Publications in Geography V. 259-384. Velocity and flow resistance in step-pool streams.168-202. E. 1964. Base level.M. BRUSH Jr.Earth Surface Processes and Landforms V. p.229. LACEY.11. 1959. 301-312. 2005.123.E. HWANG. 119. 2002. 90 N..I. W. 1932. aggradation of grade. Paper 282-D. W. p.B. US Geological Survey. LIMERINOS.. 1998. LEVY. R. Stable channels in alluvium. 1993. American society of civil engineers.Y. A. 677 p. American society of civil engineers. J. V. G. Journal of Hydraulic Engineering. L. V. BAGNOLD. A. DC. 46 (1–2). Washington. Flow resistance in sinuous or irregular channels.Harvard University Press. LIU. B. Desarrollo de ecuaciones predicción. p.30. Prof. V. 85. JHONSSON. A. No. Institution of civil engineers proceedings. R.59–71. A new perspective. 1182-1190. El agua según la ciencia. 1979. Evaluation of von Karman’s constant from integral flow parameters. Roughness – time for a re-evaluation?.M. A view of a river.. Geomorphology. Universitat de Lleida. WOLMAN. S. M.G.1964. . Ediciones Castell.65-97. 1989.Bibliografía 99 KNIGHTON.K. and A. Shear and velocity distribution in shallow channels.111-134.1–22. LOPEZ – ALONSO. pp.6.R. LEOPOLD. 251 – 253. Water Supply Paper 1898-B.B.S. Journal of the hydraulics division. Fluvial forms and Processes. WIBERG. 413 p. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Hodder Education. J.298 p. Survey. 1930.1970. LEOPOLD. Journal of the hydraulics division. T.1994. Discharge formula for straight alluvial channels. Proceedings of the American philosophical society. p.1. 47 pp.1960. NOWELL. 382 p. LANGBEIN.1-21. No.S. FERGUSON. p.

69 p. p. PARKER. G.C. p. TOWNSHEND.. American Society of civil Enginners. PENNING-ROWSELL.303–312. D.1982.. Rumer. 1979. 2004. 542–551. CROSSLEY.J. Part 2. TANG. OSTERKAMP W. Journal of Hydraulic Research. Geological society of American Bulletin . . Universidad Nacional de Colombia. p.N.2. p. pp.1. Water Resources Research. 1980. PIZZUTO. G.46. Universidad Nacional de Colombia. In Hey. flow resistance of high gradient gravel channels. Y.89. New series.E.. WRIGHT. G.. 717-721. PARKER. 2008.. A system model ofstream-channel shape and size. Effects of hydrologic regime on magnitude and frequency of dominant discharge. 27. 1978.R.. V.. 100 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña MEJÍA S.105.Y.C. MILLAR R.1201.1980. buffalo.K. 1998. M. Journal of the hydraulics division. in Hydraulic Engineering ´94 ASCE. Cotroneo y R. MILLAR R. Sediment –morphology relations of alluvial channels. J. G. 178 p. Tesis de pregrado en Ingeniería Civil.G. p.1573. V.W. Determinación del coeficiente de rugosidad en canales naturales. 1991. 1976. Discussion of “Regime equations for gravel bed rivers”. 2D and 3D numerical simulation models.. G. 1999. The influence of scale on the factors affecting stream channel slope.T. American society of civil engineers. Gravel-bed Rivers .41-237. Hydraulic geometry of active gravel rivers. Editors. Notas de Curso. In Proceedings of the Symposium on Watershed Management. F. V. X. MORVAN. N.9. 2001. Journal of the hydraulics division. H.R. 1984. N. N.D.V. Bar resistance of gravel-bed streams. Sede Medellín.37. by D. Hidráulica fluvial y transporte de sedimentos. The concept of roughness in fluvial hydraulics and its formulation in 1D.G. R. E. PARKER.51-75. PARKER.1185. C. NIÑO. 3. PICKUP. American society of civil engineers. Thorne. Bray. Quick. KNIGHT.. 178 p. A. p.W. V. V. N. Aplicabilidad de las ecuaciones del régimen a las corrientes de la zona andina tropical. Sede Medellín. N. MILLER. John Wiley & Sons.G.395 – 415.9. I.The gravel river. J. pp.. Tesis de Maestría Posgrado en aprovechamiento de recursos hidráulicos. p.R. p.106.29.R. Journal of Hydrology. A. Grain and form resistance in gravel-bed rivers. 1978.127-146. Journal of Hydraulic Research. G. 191-208.V.. edited by G. Self formed straight rivers with equilibrium bank sand mobile bed. J.Chichester. V. POSADA..2457-2466. Ltd. PETERSON. Transactions of the Institute of British Geographers. WARNER. Fluid Mech. p. J. N.J.95.. Bathurst. V. R.1559. A numerical model for calculating the distributions of velocity and boundary shear stress across irregular straight open channels.

D. MADRID-ARIS. . Colorado 80522. Part I. M. Transactions ASCE.. SOTO. WEINGARTNER. H.E. RATTRAY. Uniform Water Conveyance Channels in Alluvial Material.. J.1973. E. Issue 7. Zürich.4. 65.2211–2240. Critical analysis of open-channel resistance. SMART.H. V. 65-167. K.S..M. RANTZ. p. John Wiley and Sons. MITSUDA. DÜRR.Bibliografía 101 PRESTEGAARD. 1982. Flow resistance in steep mountain streams. MESSERLI.. Roughness coefficient in mountain rivers-XI Congreso Chileno de Ingeniería Hidráulica.2. HICKIN. mapping.. WALLING. G. E. ALBERTSON. E.L. S.MEYBECK. The fluvial System. July 2007. N. D. 1994. 64. 1983. Jr.673 – 678. Measurement and Computation of Streamflow: Volumes I and II. p.. Hydraulic geometry and channel roughness – A non-linear system. B. V. BROOKS. 1970.JAEGGI. Geological society of America Bulletin. 128. Sedimentation Lab. Laboratory studies of the roughness and suspended load of alluvial streams. USGS Water Supply Paper 2175. Mitteilung VAW. Earth Surface Processes and Landforms V. Report E-68. 2008 RICHARDS. VANONI. Variables influencing water-surface slopes in gravel bed streams at bankfull stage. pp. California Institute of Technology. p. The sediment delivery problem. 1974. D. ROUSE. p.H. N.J. D. American society of civil engineers. Methuen. H.E. Journal of the hydraulics division. Journal of Hydrology. 1982. 1957. V.1-25.U. 1965. Am. p. S. 273. Sediment transport on steep slopes. K. Rivers: Form and Process in Alluvial Channels. M. London.1963. 1982. 338 p. RICHARDS. En: Engineering Analysis of fluvial systems.94. SCHUMM. Sci. 877–896.M. 1983. A.373-394. Li & Associates. V. Mountains of the world. S. Simons. 631 p. Theoretical analysis of conditions in a salt wedge. Capítulo 5: Fluvial geomorphology. S..121. Volume 43. Water Resources Research. Fort Collins. water towers for humanity: Typology. VIVIROLI.B.M. A.M.33. REID.L. 209-237. Estuarine and Coastal Marine Science.. 1983 SIMONS. and global significance.. V. K. Vol. R. 361 pp.91. SCHUMM.

1976. W. S. AGU Water Resources Monograph 19. Magnitude and frequency of forces in geomorphic processes.1954 WOLMAN. Relative scales of time and effectiveness of climate in watershed geomorphology. 102 Análisis de la variación de la resistencia al flujo en ríos de montaña WHITE. M. p. 2010. 1978.919–934. Journal of Hydrology. WOLMAN. A method of sampling coarse river-bed material: American Geophysical Union Transactions. River regime based on sediment transport concepts. . Water Resources Research. N. 951–956. IT 201.D.5. 1991. p.231–253.E. N.G. p.R. M. Washington D. Journal of the hydraulics division. 1971. YOCHUM. p. BETTES R. Earth Surface Processes.143 – 150.B.1141-1154.P. WOHL. G. YEN.N.68.M. 1967. 2010. Journal of Geology.189-208. 54-74.GERSON. V. J.13.27. Bankfull discharge of rivers. 231 p. V14.825-838.L. Colorado State University. Water Resources Research. Velocity distribution and bed roughness in high-gradient streams. J. V. Open-Channel Flow Equations Revisited.C.. V. YANG C. 1973.N. Paris. E.. Journal of the Engineering Mechanics Division. p. p.G. Mountain rivers revisited. 577 p.T. WOLMAN.. p. & MILLER. Publications of the International Association of Scientific Hydrology. 35.979-1009. V. p. D. 99. SMITH. V.1981 WIBERG.G. 75. Flow resistance prediction in high-gradient streams. WILCOCK.1960. On river meanders.R. Minimum unit stream power and fluvial hydraulics.102. 1978. Hydraulics Research Station. P.T. E.5.C. WILLIAMS. V. P. p.6. Coarse bedload as a factor determining bed slope.3. PhD Dissertation. American society of civil engineers V. V. YANG C.