You are on page 1of 3

El futuro de las represas

La magnitud de las controvertidas centrales hidroeléctricas
proyectadas en la Patagonia exige un serio debate sobre su
impacto ambiental
LA NACION. MARTES 18 DE ABRIL DE 2017

Si bien aún no se ha finalizado con el análisis del impacto
ambiental de las represas sobre el río Santa Cruz, algunos
miembros del gobierno nacional han anunciado que el
proyecto hidroeléctrico se reanudará a la brevedad.

Probablemente el próximo viaje del presidente Mauricio
Macri a China, previsto para mediados de mayo, implique
una presión para que los ministerios de Energía y de Medio
Ambiente se expidan sobre el estudio de impacto ambiental
para decidir acerca de la continuidad o la suspensión de la
construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge
Cepernic. Ocurre que el mencionado estudio, ya presentado
por el consorcio formado por las empresas Gezhouba Group
Company Limited, de China, Electroingeniería e Hidrocuyo,
que estarían a cargo de la construcción de las obras, debe
satisfacer los requisitos de profundidad y seriedad que
requiere una obra tan compleja como controvertida.

Ya hemos destacado en esta columna la controversia surgida
por la adjudicación de las obras al consorcio integrado por
Electroingeniería, una de las empresas más favorecidas en la
"década ganada", y Gezhouba Group, compañía sancionada
por el Banco Mundial por mala praxis en proyectos sobre
agua, que ha sido incluida en un listado que publica el Banco
Mundial en el área "Fraude y corrupción" y reconocida por
las desastrosas consecuencias ambientales que produjo en el
río Yangtsé.

Vale recordar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación suspendió provisoriamente las obras a través de una medida cautelar dictada como parte de una acción de amparo ambiental promovida por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas de la Patagonia y la Fundación Banco de Bosques. La mala noticia es que el paquete que cerró Cristina Fernández de Kirchner con el presidente chino. universidades. en el ámbito del Congreso de la Nación. que implica que si el proyecto Kirchner-Cepernic no se realiza cae el financiamiento del Belgrano Cargas. una obra clave para la administración . éste deberá ser presentado. y supeditó el levantamiento de la medida al cumplimiento de un verdadero procedimiento de evaluación de impacto ambiental y de nuevas audiencias públicas. contiene una cláusula que utilizan organismos financieros para sus préstamos. con participación de organizaciones no gubernamentales especializadas en materia ambiental. Se trata de una transparencia que se hace imprescindible en una sociedad con cultura cívica ante una obra de esta magnitud: quienes intervinieron en la elaboración y aprobación del estudio defenderán el proyecto frente a quienes presenten sus objeciones. Xi Jinping. pero que aquí se ha empleado entre países: si se cae una obra acordada con ese país. Es cierto que Macri debe contar con una respuesta clara frente a quien financiará 4700 millones de dólares para las represas y también otros 2000 millones para el Ferrocarril Belgrano. en audiencia pública. se caen todas. centros académicos y público en general.Luego de que los dos mencionados ministerios se expidan sobre el estudio de impacto ambiental. según el convenio suscripto en 2012. Es la cláusula llamada de cross default (cláusula de incumplimiento cruzado).

sin eufemismos.actual. la UTE integrada por la emblemática empresa china Gezhouba no puede sino presentar un estudio completo. científicamente probada. categórico y claro. Esto colocó al Gobierno en una posición difícil. de manera previa a la construcción de una obra de esa envergadura. Cuesta creerlo y despierta la inquietud acerca de la justicia de acorralar a la Argentina para cumplir con el megaemprendimiento más emblemático de la era kirchnerista. rodeado de hechos que revelarían una corrupción escandalosa en una obra que no resulta prioritaria frente a otros posibles proyectos de generación de energía más eficientes. que conforme y despeje las dudas acerca de los posibles impactos del emprendimiento. Es lo que requiere la Corte Suprema. sino también el cumplimiento de la ley argentina. al encontrarse frente a un convenio que no puede ser renegociado. Para poder avanzar con las obras. al afirmar que "la magnitud del proyecto requiere una reflexión profunda. con un verdadero procedimiento de evaluación de impacto ambiental. socialmente participativa y valorativamente equilibrada". Aun bajo presión resulta imprescindible contar. Resulta necesario que tanto el gobierno de China como las instituciones que financian el proyecto acaten lo dispuesto por la Corte y prioricen no sólo la protección del ambiente. Lo ha expresado el fallo dispuesto por la Corte Suprema. Cumplir con este principio sería otro cambio positivo. . El procedimiento de evaluación de impacto ambiental no es un mero trámite.