You are on page 1of 37

En torno al objeto de la “historia de los conceptos” de Reinhart Koselleck.

Joaquín Abellán, UCM.

A lo largo de cuarenta años Reinhart Koselleck ha escrito abundantes
reflexiones metodológicas y teóricas sobre la Begriffsgeschichte. Al mismo tiempo
ha ido realizando investigaciones propias en este ámbito en las que, a la vez que
aplicaba los criterios metodológicos por él elaborados, iba descubriendo nuevos
caminos para la reflexión teórica, que le conducían nuevamente a una revisión
casi permanente de su concepción de la Begriffsgeschichte. Desde su escrito
programático de 1967 para la edición del Diccionario Geschichtliche Grundbegriffe
hasta las últimas entrevistas realizadas poco antes de su muerte, ha ido
precisando su pensamiento sobre la Begriffsgeschichte y perfilando la posición de
ésta dentro de la semántica histórica, diferenciándola de otros enfoques y
mostrando las compatibilidades o coincidencias con los otros.

La Begriffsgeschichte de Reinhart Koselleck bebe de varios de sus maestros que
desempeñaron para el un papel de pioneros. Entre ellos destaca el propio
Koselleck, en primer lugar, a Otto Brunner, con su libro Land und Herrschaft; en
segundo lugar, a la tradición alemana de la historia de la filosofía que comienza
con Hegel y llega hasta Rothacker y Gadamer, y en la que sitúa en un lugar
muy importante a Heidegger, de quien también fue alumno; en tercer lugar, al
director de su tesis doctoral, Johannes Kühn, cuyo escrito de habilitación sobre
Toleranz y Offenbarung se basaba de hecho en una análisis de historia de los
conceptos; y, finalmente, a Carl Schmitt, especialmente con su libro Die Diktatur,
además de los estímulos recibidos en sus clases1 . Con esta formación de
partida, Koselleck empezó a desarrollar su concepción de la “historia de los
conceptos” en el Grupo de trabajo de historia social, creado en Heidelberg en
1957 por Werner Conze junto con Otto Brunner y Carl Jantke.

1
Véase R. Koselleck, “Begriffsgeschichte, Sozialgeschichte, begriffene Geschichte. Reinhart Koselleck
im Gespräch mit Christof Dipper”, en: Neue Politische Literatur 43 (1998), 187-205.

1

Para Koselleck, el lenguaje ofrece sólo un aspecto de lo que posiblemente es el
mundo real para los hombres. Y en ese sentido se producen de manera
permanente cambios lingüísticos en la percepción del mundo, de la misma
manera que el pasado histórico cambia también con el patrimonio lingüístico
del hombre. La intención básica de la Begriffsgeschichte para Koselleck reside en
averiguar la experiencia del pasado contenida en los testimonios lingüísticos, es
decir, en averiguar en las fuentes la articulación lingüística de los elementos
básicos de la experiencia. Las fuentes se pueden leer en un doble sentido,
primero como indicadores de algo que está fuera de ellas mismas, y, segundo,
desde cómo el lenguaje articula eso que está fuera de ellas mismas.
Precisamente por esta doble posibilidad, la Begriffsgeschichte ocupa para
Koselleck un lugar intermedio entre la historia de la realidad fáctica y la historia
de la conciencia. Es parte de la historia del lenguaje, pero con su vista dirigida
hacia fenómenos políticos y sociales de carácter extranlingüístico.

Consecuente con este planteamiento, la “historia de los conceptos” de Koselleck
se aleja expresamente de la historia de las ideas tradicional. Koselleck no
pretende hacer una historia de categorías abstractas –como, por ejemplo, la
idea del estado-poder, tal como había hecho Friedrich Meinecke en la La idea de
razón de Estado en la Edad Moderna-, sino que pretende tener en cuenta los
grupos de hablantes y sus intereses, pues la historia de los conceptos que él
pretende tiende finalmente a la historia de la realidad extralingüística. Y
precisamente por ello tendrá mucha importancia en su método el análisis de los
cambios semasiológicos y onomasiológicos 2 .

2
Un ejemplo de cómo la Begriffsgeschichte que practica Koselleck no se queda en la mera exégesis
de las fuentes, sino que hace un puente con la realidad extralingüística se puede ver en su
análisis de un pasaje del programa del reformador prusiano Hardenberg, del que cita el
siguiente pasaje: “[el programa pretende] una estructura racional que no privilegie a una clase
frente a otras, sino que asigne su lugar a los ciudadanos de todos los estamentos según ciertas
clases es una de las necesidades verdaderas y nada superficiales del Estado” (Denkschrift über die
Reorganisation des preussischen Staats (12.9.1807), en: Georg Winter, Die Reorganisation des
Preussischen. Staates unter Stein und Hardenberg, 1931, p. 316). Koselleck dice que, para entender
este programa de Hardenberg, se necesita una exégesis crítica que explique los conceptos que
ahí se utilizan: “necesidades verdaderas y necesidades superficiales”, “Estado”, “estamento”,
“clase”, “ciudadano”. Koselleck va analizando cada uno de ellos, mostrando, por ejemplo, que

2

En las páginas que siguen recojo algunas de sus observaciones metodológicas y
teóricas sobre la tarea de la Begriffsgeschichte, centrándome en el cambio de los
conceptos. Para ello analizo, en primer lugar, el concepto del concepto de que se
ocupa “la historia de los conceptos” (1), para pasar luego a las hipótesis sobre el
cambio conceptual en relación con su tesis de que los “conceptos no tienen
historia” (2) y (3). Termino con una observación sobre el carácter no normativo
de los conceptos en la Begriffsgeschichte de Koselleck, a propósito de unas
observaciones suyas sobre el quehacer historiográfico de Quentin Skinner (4)

1. El concepto del concepto en la “historia de los conceptos”.

En el escrito programático para la elaboración del Diccionario Geschichtliche
Grundbegriffe escribe Koselleck, en 1967: “Para nuestro uso se puede describir la
diferenciación entre palabra y concepto de la siguiente manera: el significado de la
palabra siempre remite a lo significado, sea esto un pensamiento o una
situación real. El significado está adherido ciertamente a una palabra, pero se
alimenta asimismo del contexto hablado o escrito, brotando al mismo tiempo de
la situación a la que se está refiriendo. Una palabra se convierte en concepto,
cuando esta relación en la que se usa la palabra y para la que se utiliza la
palabra, desemboca en la palabra. Un concepto reúne en sí mismo un montón

ciudadano es un terminus technicus, que todavía no se usaba en los textos legales prusianos, y
que contenía una alusión crítica a la sociedad estamental (“la expresión era actual, tenía gran
porvenir, indica un modelo de constitución a realizar en lo sucesivo”. Cuando utiliza “clase”
tiene presente los distintos significados de estamento (Stand). Observa que clase a veces se
solapa con estamento, pero que Hardenberg ya la está utilizando en un sentido económico. Esto
le permite afirmar que su utilización por Hardenberg está ya poniendo en juego un nuevo
modelo social que apunta hacia el futuro, mientras que el concepto de “estamento” se vincula a
la tradición, que el Allgemeines Landrecht, de 1974, había confirmado. Su conclusión es que “la
extensión del espacio semántico de cada uno de los conceptos centrales utilizados pone de
manifiesto una alusión polémica al presente, un componente de futuro y elementos
permanentes de la organización social procedentes del pasado. La conjunción de todos ellos
confiere sentido a este pasaje” (R. Koselleck, “Historia conceptual e historia social”, en: Futuro
pasado. Barcelona, Paidós, 1993, 105-126, esp. 107-110.

3

1987. xxii 5 Lingüistas como Dietrich Busse critican la teoría del concepto de Koselleck por considerarla poco clara desde el punto de vista de la Lingüística. se puede mostrar desde la experiencia histórica que la mayor parte de las palabras del vocabulario político-social se diferencian desde el punto de la definición de esas palabras que aquí llamamos “conceptos”. pues para él los conceptos no tienen menor realidad que las situaciones materiales (“Einleitung”. Diskursgeschichte. cosa) en sus distintas variantes. por tanto. 2002. no sólo se desplaza el significado de una palabra. p. siempre es. En la historia de un concepto. y piensa que la relación entre concepto. Reichardt/E. en: R. 53). en la Introducción al Diccionario escribe lo siguiente:“la diferenciación entre palabra y concepto se ha tomado en el presente Diccionario con un criterio pragmático. Sin embargo. pp. Handbuch politisch-sozialer Grundbegriffe in Frankreich 1680-1820. Stuttgart. Begriffsgeschichte. 75-121. Munich. pues los conceptos políticos y sociales pretenden tener un 3 R. Koselleck. 4 . 81-99. pero no es solamente una palabra: todo concepto está adherido a una palabra.de significados. Vol. no ha estado exento de críticas por parte de lingüistas y de practicantes de otros tipos de la “semántica histórica” 5 . Metapherngeschichte. ). Stuttgart.(Historische Semantik. Posición crítica respecto a la concepción de los conceptos de Koselleck la mantiene también Rolf Reichardt. sino que cambia la composición y las referencias de todo el contexto entero que ha ido a parar a la palabra” 3 . p. pero no toda palabra es un concepto político o social. pues a veces los sitúa al mismo nivel.E. p. Bödeker (ed. 86 4 R. en: Geschichtliche Grundbegriffe. la diferenciación entre concepto y palabra es el punto de partida de todas las reflexiones de Koselleck. 1. 39-148. en: H.). a diferencia de la palabra. significado. 1985.). “Einleitung”. Koselleck. Göttingen. polisémico. Y pocos años después. 87 y ss. El historiador Hans-Erich Bödeker hace la observación de que Koselleck no siempre sigue su propia diferenciación entre concepto y palabra. El concepto es ciertamente una palabra. conceptos históricos fundamentales” 4 En su concepción del concepto con el que tiene que ver la Begriffsgeschichte. p. 1972. Schmitt (eds. 80 y ss. aunque como signos distintos. significado y uso no está bien aclarado (“Reflexionen über Begriffsgeschichte als Methode”. por otra parte. en: Archiv für Begriffsgeschichte 11 (1967). El modo de entender esta diferenciación. “Richtlinien für das Lexikon politisch-sozialer Begriffe der Neuzeit”. Vamos a renunciar por tanto a utilizar en nuestra investigación el triángulo de la lingüística (palabra.).

“Begriffsgeschichte und Sozialgeschichte”. Koselleck. xxiii 10 R. “Begriffsgeschichte” (como en nota 6). a diferencia de las palabras. en: Hartmut Lehmann/Melvin Richter (eds. O en términos similares escribe que sólo hay concepto –y no mera palabra. “Einleitung” (como en nota 4).). Lo que distingue al concepto de la palabra es esa su capacidad de significar algo. (como en nota 3). pero la multiplicidad de sentidos político-sociales de los conceptos no es lo mismo que la multiplicidad de significados lingüísticos de la palabra. concepts are treated as more than meanings of the terms that can be unambiguously defined. En virtud de las connotaciones de los conceptos se puede organizar intelectualmente la realidad y los conceptos pueden desempeñar un papel activo en la comunicación político-social como condición de la experiencia y de su mediación. 7 R. Opladen. 123-124. 86 8 R. en: P. en 1996.). Koselleck precisa que “in our method. Koselleck. which encompasses manifold and contradictory experiences” 10 6 R. El significado de los conceptos con los que opera la Begriffsgeschichte no se disuelve totalmente en la situación en que se usa. 116-131. Aspekte und Probleme. pp. The Meaning of Historical Terms and Concepts. Soziologie und Sozialgeschichte. New Studies on 5 . Koselleck. por lo que sólo pueden interpretarse.cuando lo significados de los distintos términos que denominan una misma realidad se reúnen y se reflejan más allá de la mera función de denominar una realidad 9 .carácter general y son siempre polisémicos 6 . 124 9 R. “ A Response to Comment on the Geschichtliche Grundbegriffe”. Una palabra se convierte en concepto cuando se introduce en ella el contexto de significados y experiencias político-sociales en el que la palabra se usa y para el que se usa 8 . sino que su “exceso de significado” connota un determinado ámbito de experiencias y de situaciones más allá de lo que denota. Christian Ludz (ed. En el análisis de la Begriffsgeschichte es algo secundario que la palabra tenga o no una pluralidad de significados desde el punto de vista lingüístico. Esto es lo que quiere decir Koselleck con que los conceptos son “concentrados de muchos significados que se introducen desde la situación histórica en la palabra”. que pueden definirse 7 . “Richtlinien”. Al responder a sus críticos. Koselleck. pues el concepto extrae su multiplicidad de sentidos de su carácter como instrumento o como indicador de la acción política o social. 1972. Koselleck. Rather political and social concepts are produced by a long-term semiotic process.

aun cuando casi siempre se una sola palabra la que funciona como nombre del campo. Analiza tanto las expresiones paralelas. “Richtlinien” (como en nota 3). sino una haz de experiencias y de expectativas. Das Umschreiben der politischen Begriffe bei Quentin Skinner und Reinhart Koselleck. Los conceptos se interpretan y se explican en una relación de reciprocidad. las denominaciones de las profesiones dominantes y de la estructura social. Washington. Por ello. Los conceptos concretamente del Diccionario Geschichtliche Grundbegriffe fueron elegidos atendiendo a la significación que tenían en las fuentes y. concretamente los que habían llegado a nuestra época procedentes del pasado europeo y “que registraban el cambio hacia la modernidad o adaptaban su significado a las condiciones cambiantes” 11 . mientras que la de los conceptos es ilocucionaria o perlocucionaria (desde el punto de vista de la recepción). 59-70. 257. las intenciones de quienes lo utilizan. es decir. dentro de un campo semántico. En su concepción del concepto destaca Koselleck la diferenciación de los que él llama “conceptos fundamentales” respecto a los otros conceptos. los conceptos clave de los movimientos políticos. los conceptos centrales de las ideologías que interpretan el mundo del trabajo (como en nota 4. Münster. Koselleck.El concepto en la “historia de los conceptos” no es una categoría lingüística. de visiones de la realidad histórica y de pautas explicativas de la misma. 1996. Véase Kari Palonen. para la Begriffsgeschichte es concepto es concepto entre conceptos. que la “historia de los conceptos” tiene que vérselas con estructuras relacionales de conceptos. Un concepto concreto no se puede entender realmente sin referencia a otros conceptos. es decir. económica o social. Die Entzauberung der Begriffe. En la “Einleitung” al Diccionario distingue: conceptos constitucionales básicos. 11 R. Koselleck insiste en que el concepto está de antemano en una constelación de conceptos. las próximas o las contrarias a la palabra/nombre investigada como si los usos del concepto tienen carácter competitivo o estratégico. p. y 6 . sino también más allá del concepto individual y quiere descubrir estructuras semánticas. términos clave de la organización política. Aplicando las categorías de Austin. 64. las denominaciones de las ciencias. p. 82. Palonen indica que la polisemia de las palabras es locucionaria. Los “conceptos fundamentales” destacan por su Begriffsgeschichte. La Begriffsgeschichte va claramente no sólo mas allá de la historia de la palabra. Desde sus primeros escritos programáticos y teóricos. 2004. xiv). Desde el punto de vista de su significado.

complejidad y por su carácter indispensable para formular los temas más sobresalientes de una época determinada. they are always both controversial and contested. como veremos. en 1996. Como ya hemos mencionado.) 12 R. En esta relación lenguaje- atendiendo no sólo a su función teorética sino también a su función pragmática Koselleck habla de “Kampfbegriffe”. Koselleck. or have been transformed. and varying applications in different social strata” 12 . 64 13 R. xxi 7 . reappeared. Such concepts therefore must be interpreted in order to sort out their multiple meanings. y por eso pretende investigar la relación de los conceptos con las palabras y con la realidad histórica. Los conceptos son vistos por la Begriffsgeschichte desde su función político-social. either rapidly or slowly. Erwartungsbegriffe. Este punto de la relación entre concepto y realidad es clave. no social behaviour can occur without some minimum stock of basic concepts that have persisted over long periods. para Koselleck el concepto es quien establece la relación entre una palabra y una situación histórica. have suddenly appeared. En este punto Koselleck no acepta las tesis de los estructuralistas. Zukunftsbegriffe. para poder precisar de qué se hace la historia en la “historia de los conceptos”. con la situación histórica. En la respuesta a sus críticos. “Einleitung” (como en nota 4). En la concepción koselleckiana del concepto hay que analizar igualmente la relación del concepto con la realidad. disappeared. La perspectiva en la que se mueve la Begriffsgeschichte es conocer la realidad histórica como una unidad hecha por el lenguaje y que sólo de esa manera le es accesible. Thus basic concepts are highly complex. Koselleck. y no en su función lingüística 13 . No political action. internal contradictions. resume así su posición: “basic concepts combine manifold experiences and expectations in such a way that they become indispensable to any formulation of the most urgent issues of a given time. Aktionsbegriffe (Richtlinien. 92 y ss. “Response” (como en nota 10). It is this which makes them historically significant and sets them off from purely technical or professional terms. pues él considera que disuelven la realidad en el discurso.

Por un lado. como en nota 14.realidad. que estalla repetidamente en la historia. Koselleck. conceptos y realidades. el mundo pre-lingüístsico. 16 Los cambios en la realidad y los cambios en los significados de las palabras no siempre se corresponden. asimila todos estos contenidos extralingüísticos 14 . Por otro lado el lenguaje. Koselleck (como en nota 14). descubriendo aquello que se le impone sin ser en si mismo lingüístico. La posición de Koselleck sobre esta cuestión de la relación entre el lenguaje y la realidad queda muy clara en un escrito suyo. en el que. el lenguaje es receptivo y registra lo que sucede fuera de sí mismo. encuentra Koselleck un reto intelectual: cualquier historia. tienen sus propias historias que. una tensión que a veces se llega a superar. 27-45. de modo que a veces nuestros conceptos de la realidad dejan atrás a la realidad conceptualizable. o al contrario” 15 . Koselleck destaca permanentemente las dos caras del lenguaje. Koselleck. en: Ayer. Pero Koselleck avisa igualmente de manera continua que la relación entre lenguaje y realidad no es una relación de identidad: “el significado y el uso de una palabra nunca establece una relación de correspondencia exacta con lo que llamamos la realidad. sistematiza las tres posibilidades que caben en la relación entre lenguaje y realidad. p.Revista de Historia Contemporánea 53 (2004). p. incluso después de ser establecida y registrada. con el ejemplo de la Revolución Francesa. 40) 8 . a) La primera posibilidad es entender el lenguaje 14 R. 30 15 R. Por eso. se transforman de diversas maneras. para poder determinar si hay cambios de significado en la misma palabra o si hay un cambio de nombre para una situación real que ha experimentado una transformación o si hay cambios de denominación para una situación que no se ha alterado. el análisis de esos cambios precisará de la semántica y de la onomástica. los conceptos y la realidad cambian a diferentes ritmos. sino que más bien es de tensión. en su función activa. p. Ambos. 36. Ante todo. aunque relacionadas entre si. “Historia de los conceptos y conceptos de historia”. ha de ser siempre reescrita. aunque esto no sea sinónimo de un relativismo sin límites(R. La relación entre lenguaje y cosa no sólo no es de identidad. 16 En la tensión existente entre la realidad histórica y su registro lingüístico. o que se presenta de nuevo o que parece irresoluble.

1988. sin que el uno puede ser reducido a la otra y viceversa. que. 17 R. Reichardt (eds. b) La segunda posibilidad es poner al lenguaje y a la realidad en una relación de reciprocidad. según Koselleck. c) La tercera posibilidad se opone frontalmente a la primera. Koselleck/R. en la que la formación de los conceptos son las dos cosas: factor en los movimientos históricos e indicador de estos movimientos. mientras que para él ningún acto de habla es la acción misma.como algo instrumental e investigar entonces la función que desempeña para determinados grupos de acción política. que aquel ayuda a preparar. 664-666. para quien el mundo de significados del lenguaje. desencadenar o realizar” y si bien todo acto de habla es una acción. pero con diferencias determinantes.). Luckmann. Esto significaría que la historia sólo está unida al lenguaje. "Probleme der Relationsbestimmung der Texte zur revolutionären Wirklichkeit". “ 17 . Se refiere Koselleck a T. Koselleck. La realidad siempre está transportada por el lenguaje. p. Koselleck siempre ha señalado el aspecto dual del lenguaje para la Begriffsgeschichte. Este enfoque de Guilhaumou es metodológicamente coherente.. y en ella se considera a los textos como la realidad misma. posibilita las experiencias en el mundo real y. el lenguaje siempre quedaría como un epifenómeno de la llamada historia real.. Es la posición de Foucault. 664 9 . Se correría el peligro de concebir la historia sólo como historia de la conciencia.. Los textos serían mudos.. Die Französische REvolution als Bruch des gesellschaftlichen Bewusstseins. pero deja algunas cuestiones abiertas. En estos últimos Koselleck advierte el peligro de que la historia se disuelva en el discurso. en: R. lo que no excluye que haya también otros elementos constitutivos de la realidad de carácter no lingüístico. En ese caso sería asimismo coherente que no sería posible hacer historia alemana sobre textos franceses y al revés. reducen el texto al texto sin que puede ser leído como fuente para algo. por un lado. pero al mismo nivel. Munich. ha radicalizado Jacques Guilhaumou. De la tercera posición antes mencionada dice: “Al neutralizar la clasificación social de los textos y al equiparar desde el punto de vista del conocimiento todas las informaciones de los textos. . por el otro. las limita.

65 10 . en: Ayer 53 (2004). estaban situadas en un nivel de abstracción. and the extent to which it is contested” 19 . en: Jarhburch der Deutschen Akademie für Sprache und Dichtung. Lucian Hölscher. including those provided by discourses.E. its content. importance. 115). 18 R.103 19 R. la Begriffsgeschichte no se puede confundir con la “historia de las ideas”. para esta línea de pensamiento. “Hacia un diccionario de los conceptos políticos europeos”. p. la “realidad” no es nada más que un sistema de conocimiento. Koselleck. Los conceptos son entonces sobre todo factores de creación de la conciencia y de disposición para la acción. 84 (citado en H. es lógico que no tenga sentido reconstruir la realidad pasada de forma independiente de su representación contemporánea. 114). que no son meros indicadores. Si. como tales. como hemos mencionado antes. p. Koselleck vuelve a insistir en su posición: “And analysis of concept requires command of both linguistic and extralinguistic context. p. p.no todo hecho es un acto de habla 18 . Bödeker. “Feindbegriffe”. Y no todos los historiadores aceptan este planteamiento. Koselleck. Al aspirar a articular la conexión entre el contexto lingüístico de las fuentes y la realidad política y social. Only by such knowledge of context can the analysis determine what are a concepts-multiple meanings. Véase. 97-108. 1993. como en nota 5. “Reflexionen”. a la vez que señala que las situaciones históricas sólo surgen como situaciones conocidas a través de los usos de las palabras. previos a la conciencia y a la acción colectiva. Y en su Respuesta a sus críticos. 83-90. que poco tiene que ver con el análisis del uso de un lenguaje específico en situaciones específicas. a este respecto. sino que son factores dados. (“Reflexionen”. “Response” (como en nota 10). La crítica de Reichardt a Koselleck se mueve en esta dirección. en el sentido de que los conceptos son realidades. que tenía que ver con “ideas” que. Bödeker destaca la contradicción en Koselleck de clasificar como extralingüística la realidad que ha de ser explicada en términos conceptuales.

. Topois tradicionales tienen ahora referencias al futuro.. La tesis más conocida de Koselleck sobre el cambio de los conceptos es probablemente la de que en un cierto periodo de tiempo. de 1972. y su ensayo sobre la escasez de teoría en la ciencia histórica. se produce un cambio en los conceptos (p. En el ensayo Über die Theoriebedürftigkeit der Geschichtswissenschaft” se puntualiza que la transformación de algunos conceptos políticos fundamentales se produce en torno a 1770: “viejas palabras. se atravesó un umbral en el que los conceptos políticos-sociales fundamentales adquirieron contenidos y referencias “modernos”. se trata casi siempre de neologismos. 81). En sus distintas 20 En 1967. Stuttgart. El estudio de esos cambios se convierte en objeto central de la “historia de los conceptos”. pero se relacionan de otra manera algo distinta: “Una pregunta todavía sin respuesta clara es si este cambio de significado esbozado en el ámbito del vocabulario político-social. estado. se aceleró en torno a 1750. que se registra de manera análogo a en todas las épocas-umbral. también de 1972 20 . si con la integración de nuevas referencias de índole temporal en las palabras/conceptos viejos). que delimita el contenido semántico de otra manera.. entre 1750 y 1850. se produjo este importante cambio en los conceptos está presente en sus escritos desde las Richtlinien de 1967 hasta la Einleitung al primer volumen de los Geschichtliche Grundbegriffen. se plantea la cuestión de cómo se expresan los cambios inevitables en la relación entre ambos lados (si con nuevas palabras. libertad. en “Richtlinien” (como en nota 3) se delimita la época de investigación del Diccionario entre 1700 y 1900. denominan desde alrededor de 1770 un nuevo horizonte de futuro. entre 1750 y 1850.) A pesar de las viejas palabras. En la Introducción al Diccionario se citan de nuevo las dos fechas de 1750 y 1850. 1972. 2. pues ésta tendrá que averiguar precisamente si los cambios lingüísticos y conceptuales son indicadores o factores de las transformaciones de la realidad social extralingüística y tendrá que poner al descubierto los distintos estratos de significado de tiempos distintos existentes en los conceptos. en el ámbito de lengua alemana... Hay muchos indicios a favor de una respuesta positiva. Un común denominador del vocabulario político-social consiste en que surgen cada vez mas criterios de movimiento (.. como democracia. En ese sentido. si con la acuñación de nuevos conceptos. la Edad Moderna (“Edad nueva” literalmente 11 . que adquieren desde aproximadamente 1770 un coeficiente de temporalización (Über die Theorie. Las hipótesis sobre el cambio en los conceptos Partiendo de la ausencia de una identidad permanente entre lenguaje y realidad y de la tensión entre ambos. algo que antes no tenían. El término Sattelzeit acuñado por Koselleck para denominar este fenómeno de que.p. y se dice que. 119).

Koselleck. denomina “Democratización”.contribuciones al Diccionario. 12 . Cuando Koselleck acuñó el término de Sattelzeit no tenía la intención de asociar a él un planteamiento teórico. 194-195. “Ideologización” y “Adquisición de una dimensión temporal” 22 . que inducen a todo el lenguaje. Fue un concepto espontáneo. Ideologisierbarkeit y Verzeitlichung. al que se refiere toda la terminología. Polemisierung. “Politización”. The sattelzeit is neither an ontological notion nor is it tied to a single national language. Koselleck. en su respuesta a sus críticos dice: “In any case. p. como en nota 4. p. pues realmente hubo en este umbral hubo un cambio de ritmo distinto a lo que había habido antes. (R. Por “politización” de los conceptos entiende el fenómeno de que los conceptos van incluyendo referencias relativas a un en alemán. Por “democratización” entiende Koselleck el fenómeno de que el vocabulario político y social se amplia y aplica a otros ámbitos distintos. Viejas expresiones se enriquecen con contenidos que no solo forman parte del campo anterior al clasicismo y al idealismo sino que dan un nuevo perfil de igual modo a la terminología política y social . JA) habría sido experimentada también como una “edad nueva” gracias a este cambio acelerado. especialmente sus conceptos relevantes. pp. En la Introducción al Diccionario los denomina Demokratisierung. Politisierung. siendo el año 1770 especialmente significativo. Se trata de los conocidos cuatro criterios. xvi-xix). 69. 22 En “Richtlinien”. Manipulierbarkeit. Koselleck va registrando con exactitud en qué años aparecen estos cambios. p. The periodization is but one means of narrowing the Geschichtliche Grundbegriffe’s focus and making its goals more manageable 21 En conexión con su tesis del Sattelzeit presenta Koselleck las hipótesis o criterios en virtud de los cuales se puede estructurar el proceso de cambio a largo plazo. que desde 1770 surgen un montón de nuevos significados. como en nota 4. hypotheses about the existence of such a period play no part in the method used in Begriffsgeschichte. Luego se fue mostrando la capacidad para un planteamiento teórico que había implícita en este término. que en la Introducción al Diccionario. dice Koselleck años después que no hay que exagerar realmente la tesis del Sattelzeit. como estas mismas denominaciones” (“Einleitung”. 91-92. De repente. Al principio es llamativo y un resultado confirmado por el Diccionario. testigos de una nueva manera de captar el mundo. (como en nota 3) los denomina: Ideologisierung. sobre la base de los trabajos históricos que él y Werner Conze ya habían realizado. las nuevas transformaciones que se mantienen mueven el ámbito de la experiencia. que quería mostrar que hacia 1800 hay un “umbral” en la historia alemana. Xv) 21 R. “Begriffsgeschichte” (como en nota 1). Standortbezogenheit. de manera reactiva o provocativa.. De todos modos. En 1996. respectivamente (“Einleitung”. p. “Response” (como en nota 10).

Staat y Volk. 13 . Que los conceptos se “ideologizan” significa para Koselleck que se transforman en fórmulas abstractas o vacías. Emanzipation comienza a emplearse ya para referirse a las clases bajas. que se usan de manera distinta según los intereses o la clase social de los hablantes. 153-197. dicen Koselleck y Grass.número cada mayor de personas. Se habla de estar viviendo en una época de emancipación. es el hecho de la generalización del uso del término Emanzipation desde 1830 aproximadamente. Emanzipation se convierte en un indicador de luchas de liberación en el ámbito social y político y en un factor lingüístico a favor de esas luchas. Koselleck ha intentado siempre mostrar estos criterios de cambio en sus investigaciones. “Emanzipation” en: Geschichtliche Grundbegriffe 2. que son entendidos ahora como sujeto de la emancipación o como objeto de la misma. De esta manera. Hacia 1840. que era usual originalmente en el vocabulario jurídico para expresar la situación de las personas que se liberan de la dependencia de otra. Se trata de sus estudios sobre los conceptos Emanzipation. Con “adquisición de una dimensión temporal” (Verzeitlichung) denomina Koselleck el proceso de cambio en el que los conceptos incorporan referencias temporales. el concepto Emanzipation adquiere el contenido 23 R. autores de la investigación sobre este concepto. traemos a continuación los resultados a este respecto de sus investigaciones sobre algunos conceptos fundamentales en el Diccionario Geschichtliche Grundbegriffe. relativas a expectativas de un futuro mejor o a diferencias entre un “antes” y un “después” que ha de venir. Emancipación 23 La primera constatación que presentan Koselleck y Grass. Koselleck/Karl-Martin Grass. pasa a otros ámbitos de la vida y adquiere nuevos contenidos que no estaban presentes en él originariamente. al pueblo y a la humanidad. A modo de ejemplo. a grupos sociales determinados. El término. Fortschritt (Progreso).

en un concepto de 24 “Emanzipation” (como en nota 23). con sus elementos utópicos incluidos 24 . por ejemplo. Los autores analizan textos alemanes relativos al fenómeno reivindicativo de la emancipación de los católicos irlandeses. se resiste expresamente a utilizarlo en ese sentido nuevo. El concepto se convirtió así. 176-197 14 . sobre la emancipación de la mujer y de la carne (Heine). Wieland. Kant todavía no utiliza este término fuera de su reducido ámbito jurídico originario y no lo utiliza para definir la Ilustración –que el concibe. Con Emanzipation se interpretaba ahora toda la historia pasada y el futuro que había de venir. los autores muestran.153-154 25 “Emanzipation” (como en nota 23). Los autores constatan cómo el concepto “emancipación”. sin necesidad de ninguna “traducción”. lo utiliza en 1792 con un sentido positivo. como un proceso de abandono de la minoría de edad- ni tampoco para aplicarlo en su filosofía de la historia. que evidentemente se había utilizado desde el final del siglo l8 desde la perspectiva de la filosofía de la historia. por el contrario. criticando el uso del término fuera de su sentido originario que estaba ligado a la situación jurídica de las personas. como sabemos. a la que asociaban que asociaban ilusiones y expectativas de futuro muy concretas. como el que había tenido en la Ilustración inglesa del l7. efectivamente. sobre la emancipación del trabajo y de los trabajadores y sobre la emancipación de la esclavitud de los Estados Unidos 25 . El artículo de Geschichtliche Grundbegriffe dedica muchas páginas al uso que de Emanzipation hacen determinados grupos sociales. Georg Forster. otros textos sobre emancipación de los judíos. pp. se convirtió en la cuarta década del siglo l9 en el concepto principal para la interpretación de la historia. Si. sin embargo. sin abandonar sus implicaciones de tipo jurídico. pp. A lo largo de la investigación de los textos. esta generalización del uso del término y los cambios semánticos que incorpora.moderno que nosotros podemos entender hoy.

26 “Emanzipation”. crítico. 2. Esta dimensión de temporalidad. en el que se incorporó una referencia temporal explícita. 166 27 R. El progreso sigue estando referido. en: Geschichtliche Grundbegriffe 2. El concepto formulado con esas connotaciones se pudo interpretar tanto desde una perspectiva liberal como democrática y. con frecuencia a algunos sectores concretos o algún tipo de acciones concretas. en donde se pone de manifiesto una tensión temporal: a cada “antes” le corresponde un “después”o algún postulado para recuperarlo o superarlo. que no tenían los conceptos anteriores de “Fortgang” o “Progreß”. pero que la acuñación del concepto como tal fue el resultado de un profundo cambio en la experiencia. señala Koselleck que la acuñación de la palabra sucedió de manera casual. aunque no los trate separadamente: 1. 351-353. convirtiéndose el progreso en un concepto de la filosofía de la historia universal. por tanto. Los textos de las fuentes que investiga Koselleck le llevan a afirmar que el nuevo concepto abarca –simultánea o sucesivamente. socialista 26 . Koselleck. Koselleck va dando cuenta de los cuatro criterios del cambio. con la situación real existente. p. (como en nota 23). 363-423 15 . está en el núcleo de “Fortschritt”. El progreso se refiere a una única humanidad (Menschheit) como sujeto que hace su propia historia.movimiento. Y de esta manera se convirtió en un concepto con una connotación antiestamental. en un denominador común de todas las reivindicaciones dirigidas a la eliminación de las desigualdades de todo tipo. Progreso En el artículo Fortschritt (Progreso) 27 . En los resultados de la investigación. de todos modos. de un antes y de un futuro distinto. “Fortschritt”. que Koselleck califica de estructuras modernas. posteriormente.un conjunto de estructuras de movimiento. Progreso se convierte en un concepto de “partido” o de acción. es decir.

en un concepto para orientar o planear el futuro. El progreso mismo se llega a convertir en sujeto de sí mismo. 352-353. al contrario que los modelos antiguos. el progreso se está convirtiendo en un concepto de legitimación histórica 28 . De esta manera. Staat En el análisis de los cambios relacionados con el concepto Staat (Estado). sólo puede ser desencadenada y sólo puede hacerse consciente por fuerzas históricas concretas. porque los objetivos que el progreso tiene que alcanzar se conciben a su vez como progresivos. y. que es algo inalcanzable. que presuponían su repetibilidad. o una permanente posposición en el tiempo. El progreso apunta hacia un movimiento que no se piensa en términos circulares. Cuando estas fuerzas se definen como “progresistas”. 5. 4. Después de este resumen de las transformaciones que se producen en el concepto de progreso. que se va abriendo camino y avanza con rapidez. cambiando muchas de las condiciones de la vida política y social o creando otras nuevas. Progreso indica frecuentemente una aceleración que. 7. a diferencia de la aceleración física. 16 . de esperanza religiosa. pero siempre se mueve en una dirección lineal. pero la teoría moderna del progreso afirma que los retrocesos siempre son más cortos que los avances. hablando más estrictamente. Progreso se convierte casi en un concepto religioso. con lo que el “movimiento” queda referido a si mismo. El progreso tolera ciertamente discontinuidades. En el lenguaje. 6. El progreso se convierte en un concepto con una perspectiva temporal. por regla general progreso significa un movimiento hacia algo mejor. Aunque el término describa a veces un proceso hacia algo peor. El objetivo final del progreso oscila entre conseguir la perfección final. la expresión se sitúa en un plano superior de abstracción y puede utilizarse ideológicamente por distintos grupos que recurran al mismo concepto. Koselleck señala que este concepto es un indicador y un factor de la industrialización. Koselleck constata la transformación de este concepto en un concepto central en 28 Ibidem. el progreso tiene su concepto contrario en el retroceso.3.

Beiträge zur Berichtigung der Urteile des Publikums über die Französische Revolution (1793). 25-64. reimpr. y el abandono y rechazo explícito del uso de la metáfora de la máquina para referirse al Estado. basadas en la razón o en la historia. por tanto. es un indicio de esta nueva manera de entender al Estado como un sujeto personal que tiene que desarrollar proyectos de progreso 30 . p. El concepto “se politiza” en cuanto que todos los aspectos de la vida –jurídicos. 6 (1845. encuentra Koselleck formuladas las nuevas demandas al Estado como sujeto activo. en la misma época. En los textos de filósofos idealistas alemanes. En: Ibidem. El concepto “se democratiza” en cuanto que Staat pierde el significado de poder de índole personal. Destaca Koselleck que Staat. 30 Koselleck ejemplifica esta dimensión con un texto del príncipe Karl August von Hardenberg. vol. a hacer progresos.quedan absorbidos en el “Estado”. que más adelante es concebido como derivado del pueblo. señala Koselleck que. era más frecuente el uso de “Republique” o “Empire” que de “Estado”. Se trata del Denkschrift über die Reorganisation des preussischen Staats (12. Esta concepción del Estado como “organismo”. por último. humanos. nacionales. entre otros. del Estado como tal y lo deduce como un a priori necesario 31 . morales. adquirió una estructura interna temporal en la que se ponía en relación el pasado y el futuro de una manera asimétrica: el Staat se entiende ahora como un sujeto activo de una dinámica que le obliga a emprender reformas. En Francia. los encuentra asimismo corroborados en los cambios conceptuales de Staat. sin embargo. Koselleck.9. “Staat und Souveränität”. a volcarse hacia el futuro. en: Sämtliche Werke. en el que pone de manifiesto el nuevo papel del Estado hacia el futuro. 1968). adquiere también una dimensión temporal. El concepto se convierte en “ideologizable”. en: Geschichtliche Grundbegriffe 6. Si Kant habla del “Estado en su idea”. en el sentido de que se convierte en un concepto que logra un nivel de abstracción tal que excluye parcial o totalmente cualquier otra alternativa al “Estado” y.1807). 30 31 En su Metafísica de las costumbres (1797). p.Alemania en el período posterior a la Revolución Francesa 29 . 1-4. 103 17 . El concepto de Staat se va entendiendo como un “organismo” dotado de un impulso para desarrollarse de manera permanente. puede ser utilizado desde intereses distintos. en Fichte el Estado aparece vinculado a la tarea de realizar la libertad 32 y 29 R. El concepto. refiriéndose ahora a un poder impersonal. párrafo 45 32 Fichte. Los cuatro criterios de la transformación que ha señalado en los otros conceptos. asimismo después de la Revolución Francesa.

escribe Koselleck. p. 147 36 Ibidem. Con Volk se forman numerosos compuestos en alemán que “politizan” la vida cotidiana: desde Volksgeist hasta Volksküche (cocina popular) pasando por Volksarmee (ejército popular) y otros muchos 36 . La “democratización” del concepto Volk se produce. señala Koselleck que. Koselleck. 33 Koselleck remite a la Filosofía del derecho. Aunque el concepto democrático de pueblo no se realiza en Alemania inmediatamente. en: Geschichtliche Grundbegriffe 7. Por lo que respecta a la “politización” del concepto Volk. párrafo 259. p. sin embargo. 142-151. de la misma manera que la “nation” en francés o más aún el “peuple” jacobino absorben –como “pueblo del Estado”. 380-431 35 Ibidem. su nueva aspiración a integrar las diferencias en un único “pueblo estatal” indica un camino nuevo. En la filosofía de Hegel.todas las diferencias secundarias existentes entre las personas.testimonios parecidos se encuentran en otros muchos textos que Koselleck aporta. Nation. no siendo tampoco el Estado real y concreto la última instancia de la historia universal 33 . Volk se entiende como abarcante básicamente de todos los miembros de un “pueblo”. “Volk. Nationalismus. así como su aspiración a integrar una población con diferencias sociales y jurídicas 35 . 148 18 . desde la Ilustración de base iusnaturalista y por la Revolución francesa. por supuesto. Koselleck apunta que el término incorpora desde entonces significados referidos a muchos y distintos ámbitos o grupos sociales. Volk En el concepto de Volk (Pueblo) también se pueden corroborar los cuatro criterios de transformación en los conceptos 34 . Masse”. Desde entonces. 34 R. pues hasta 1918 sigue siendo un concepto de “partido” político. es la “idea general del Estado como género” la que ejerce un poder absoluto contra los Estados concretos para realizar la libertad.

que podía ser utilizada política e ideológicamente 38 .La “ideologización” de Volk la encuentra Koselleck en el uso generalizado de Volk o Nation. 19 . A Volk se le van asociando expectativas de futuro y se lo pone en relación con otros conceptos de dimensión temporal como “movimiento”. Este proceso de politización e ideologización de Volk es analizado por Koselleck hasta bien entrado el siglo XX. “historia”. registrándose ahí un cambio fundamental. la constatación de Koselleck de que determinados sustantivos utilizados normalmente en plural se convierten . Pero. p. La hipótesis del Sattelzeit fue importante para la elaboración del Diccionario Geschichtliche Grundbegriffe. “pueblo demócrata” que. Las cuatro hipótesis/criterios que hemos mencionado en las líneas anteriores son. en “singulares” (Kollektivsingular). “progreso”. El ejemplo paradigmático de este descubrimiento 37 Ibidem. con las matizaciones y las diferenciaciones que ponen los distintos grupos sociales. más importantes. que. aunque pretendan excluirse mutuamente los unos a los otros. como hemos mencionado antes. al mismo concepto fundamental de “pueblo” que todos usan. Como más importante es. sin duda. 148. el propio Koselleck no la consideraba años después tan fundamental en el método de la Begriffsgeschichte. en relación al cambio en los conceptos. no dejan de utilizar el concepto “pueblo”. se están refiriendo. reprochándose mutuamente un uso parcial o inadecuado del concepto “pueblo” 37 . “desarrollo”. Así constata las expresiones “pueblo cristiano”. sin embargo. “pueblo liberal”. La adopción de la dimensión de temporalidad en el concepto Volk la constata Koselleck igualmente. dentro de su intencionalidad diferenciadora. lo cual les permite criticarse unos a los otros. 38 Ibidem. 148-149. se fue convirtiendo en un concepto con esa orientación hacia el futuro. pues desde comienzos del siglo observa nuevas transformaciones con nuevos significados y denominaciones. Aunque al concepto de Volk no le correspondiera todavía una experiencia en la vida real. a lo largo de un período de tiempo.

así resumía Droysen en 1858 el nuevo mundo de experiencia de la historia (J. Al hablarse de la historia en singular. de modo expreso en el último tercio del siglo l8. de violencia. precisamente. de poder. 41 Koselleck trae a este respecto el siguiente texto de G. desde finales del siglo l8 se podía remitir a la historia” 42 . La historia se refería a personajes o a países. 42 Ibidem. particular. sin embargo.al singular – die Geschichte. como el de Staat. de providencia o de casualidad. En el cambio de uso del plural –die Geschichten. designó desde entonces la suma de las historias individuales. Vid. Hasta entonces había sido imposible pensar el término “historia” sin sujeto.. cuando los historiadores ilustrados intentaron captar “la historia misma”. pero esto significaba además que se abría un nuevo mundo de experiencia: el mundo de la historia. que se convertiría en director de toda la compleja experiencia humana. 652 (como en nota 39.. este concepto nuevo de la historia era mas bien un metaconcepto. “Geschichte. 594 20 . señala Koselleck. Leipzig 1752. la “historia en si”. en singular. presuponen un sujeto. sin un objeto. 649. Pero éstos. Darmastad 1960. la historia recibía un ámbito propio. Historie”. Indicios de esta transformación son las formulaciones que Koselleck encuentra en los textos de ese último tercio del siglo 18: “la historia en y para sí”. etc. La “historia”.. Droysen. Cladenius es muy ilustrativo al respecto: “Los eventos. del singular colectivo. y con ellos también la historia. (como en nota 39). cambiaron.es para Koselleck lo ocurrido en el concepto Geschichte (Historia) 39 . 40 . p. de dios o del destino. Koselleck.hay un cambio que se realizó. 41 Todas las relaciones político-sociales en este mundo se entenderían como historia en todas sus prolongaciones temporales: “donde antes se hablaba de derecho o de sanción. p. Droysen: “Por encima de las historias está la historia.652). M. p. Entonces pudo pensarse la “historia como tal”. 4ª ed. Las cosas. “se 39 Véase R. Historie”. Historik. 354) Geschichtliche Grundbegriffe 2. son cambios. lo aplica Koselleck también a otros conceptos. una esencia o substancia permanente” (Allgemeine Geschichtswissenschaft. la “historia misma” o la “historia como tal”. a Carlomagno o a Francia.G. en singular. El concepto de historia. 593-595. o sujeto. p. La historia como sustantivo singular puso las condiciones para que se pudieran hacer las historias particulares.. 40 El pasaje que recoge Koselleck de J. 647-718. sin embargo. “Geschichte. worinnen der Grund zu einer neuen Einsicht in allen Arten der Gelehrtheit gelegt wird. 11). en: Geschichtliche Grundbegriffe2. En relación con la facticidad de los personajes o de los acontecimientos. dice Koselleck. El descubrimiento de este cambio.

3. 5 vols. Koselleck. Volcada esta afirmación sobre los cambios investigados y reflexionados teóricamente por él –de los que hemos dado alguna cuenta en el apartado anterior. 657) 44 R. p. La tesis de este artículo es que los conceptos no cambian.Chr. 7-21.. Sólo pueden envejecer. En 1983 escribió un artículo que arroja nueva luz sobre su propia tarea realizada en los Geschichtliche Grundbegriffe y que contribuye a precisar cuál es realmente el objeto de la “historia de los conceptos” 44 . 1774-1786. ¿Qué historia realmente la Begriffsgeschichte? Las precisiones que aporta Koselleck en este artículo perfilan su concepto del concepto y aporta algo más sobre cuáles son los cambios de que se puede ocupar la “historia de los conceptos”. Leizpig. En el artículo de 1983 Koselleck afirma. una cosa sucedida. afirmar algo que ya no sea acertado. 3. que ya no ha perdido desde entonces: 1. Lo que cambia entonces es el contexto. aunque contienen historia. no superado. en: Koselleck. vol. 600 y s. es decir. la Historia (Historie).surge de nuevo la pregunta de cuál es el objeto de la “historia de los conceptos”. “Begriffsgeschichtliche Probleme der Verfassungsgeschichtsschreibung”. es decir se convierte en un concepto central aplicable a muchas cosas.. p. La narración de esta historia o de los eventos acontecidos.El conocimiento de los eventos acontecidos. 14 21 . sin plural.politiza”.. del pensamiento histórico moderno 43 . Adelung que reproduce Koselleck es claro a este respecto: “la expresión (Geschichte) tiene tres significados de igual rango. una vez que se ha sellado la relación entre 43El pasaje de J. no tienen historia. 1775. Y se convierte en el marco. en: Der Staat Beiheft 6. pero no tienen historia. pp.. que “los conceptos como tales no tienen historia. pero no el concepto envejecido” 45 . Contienen historia. 2.). 45 Ibidem.. como en nota 39. Lo que ha sucedido. Una vez que se ha formado un concepto. Los conceptos no tienen historia. 1983. si éstos no tienen historia. sólo pueden envejecer. la ciencia de la historia. 2.. continuó su labor de reflexión sobre los conceptos y el cambio en los conceptos como objeto de estudio de la Begriffsgeschichte. A la vez que Koselleck escribía sus trabajos para el Diccionario.” (Versuch eines vollständigen grammatisch-kritischen Wörterbuchs der hochdeutschen Mundart. expresamente contra Nietzsche. Aussprache 22-46.

no puede cambiar a lo largo del tiempo. de modo que la formación posterior de un concepto se adecue a aquélla. Aquello a lo que el concepto se refiere específicamente al construirse el concepto ya no puede cambiar: el concepto de politike koinonia de Aristóteles o el concepto de res publica de Cicerón tiene un carácter único. La politike koinonia de Aristóteles sólo puede ser entendida en relación con la forma de organización política de su época. El concepto de Aristóteles como tal no tiene ninguna historia. se refiere. 34 22 . 7-16. Lo que ahí es único. Lo que sí puede cambiar es la realidad que el concepto ha “conceptualizado”. en: W. Melching/W. en: Hans- Erich Bödeker (ed.). Una vez que se ha hallado un concepto pensado de manera específica. Velema (eds. Begriffsgeschichte (como en nota 5). es decir.una palabra y una realidad específica con un significado determinado. 31-47. se convierte en algo único 46 . it is unique” (“Some Reflections on the Temporal Structure of Conceptual Change”. 1994. 14 48 R. Siguiendo con el ejemplo de Aristóteles. p. 8. Lo que realmente ha ocurrido es que los lectores posteriores de Aristóteles le dan un significado distinto y una aplicación distinta. aunque la realidad sobre la que versan sea algo permanente o algo que se repite en el tiempo. La rotundidad con que Koselleck afirma que los conceptos como tales. “Hinweise auf die tempooralen Strukturen begriffsgeschichtlichen Wandels”. cambiando entonces al compás de la realidad. a la sociedad romana de época y a su concepto de “hombre”. p. Y “una vez que se ha acuñado un concepto como tal se sustrae al cambio”. por ejemplo. no tienen historia le lleva incluso a plantearse si la denominación de 46 Pocos años después lo repetiria: “What matters here is that as son a word is used with a specific meaning and with reference to a specific reality. Main Trends in Cultural History. Cuando se “ha llevado algo al concepto”. Amsterdam. aunque fuera con una palabra previamente existente. una vez formados. es decir. que está referido a una realidad específica. cuando determinados fenómenos o situaciones han sido reunidos bajo una palabra con un significado determinado ya no son susceptibles de cambio. se sustrae al cambio. pero sí la tiene la recepción de ese concepto 48 . La res publica de Cicerón. Koselleck. insiste Koselleck.). la polis. su concepto de politike koinonia no puede cambiar. Lo que tiene historia es todo aquello que “se ha llevado” a un concepto 47 . 47 Ibidem.

esp. La semasiología y la onomasiología. en repetidas ocasiones. 50 Historische Semantik und Begriffsgeschichte. Investigar. siendo por tanto conscientes de la distancia existente entre los dos momentos. pues ella muestra la historia de la acuñación de los conceptos. por tanto. Koselleck (ed. Las reflexiones de Koselleck sobre los cambios semasiológicos y onomasiológicos son numerosas.“historia de los conceptos” es una denominación adecuada para la tarea historiográfica que el realiza. Señala Koselleck que el que los conceptos no tengan historia no excluye que las palabras que los transportan puedan adquirir nuevos significados. es que nosotros tenemos que definirlos para nosotros mismos si queremos utilizarlos históricamente. habida cuenta que los conceptos no tienen historia. se forman conceptos nuevos con nuevos contenidos distintos a los que transportaban esas palabras viejas. Y esta historia puede ocuparse igualmente de las nuevas palabras que se forman para denominar nuevas realidades o para denominar estados de cosas en principio idénticos. “Begriffsgeschichte und Argumentationsgeschichte”. son claves en el quehacer de la “historia de los conceptos”. si. la propia denominación “historia de los conceptos” no deja de lanzar un reto científico para precisar de qué se ocupa realmente la Begriffsgeschichte. Koselleck se refiere a 23 . Lo que Koselleck deduce del hecho de que los conceptos envejecen y de que se forman nuevos conceptos. 43-74. 64-67. a la clasificación que hizo hace varios años Heiner Schultz 50 . tenemos que “traducirlos” para poder entenderlos. El reconoce que la denominación Begriffsgeschichte contiene una cierta laxitud lógica. Stuttgart 1979. por tanto. Ahí es donde la “historia de los conceptos” realiza una tarea historiográfica.). adheridos a palabras viejas. de sus usos y de los cambios que experimentan todos aquellos elementos que “han sido llevados” al concepto 49 . pero que los conceptos no tienen historia. 15 Heiner Schultz. pero para clasificar las distintas posibilidades de cambio en la relación concepto-realidad acude. pero considera que es una expresión cuyo uso ya se ha generalizado y resulta. en: R. 49 Ibidem. De todos modos. por tanto. difícil cambiarla. que hay que investigar en una “historia de los conceptos”.

En este supuesto hay que demostrar empíricamente la identidad con la realidad pasada en cuanto a sus elementos espaciales. y más raro todavía es que cambien en paralelo y en el mismo sentido. 24 . En la realidad irrumpieron el fascismo y el nacionalsocialismo –algo no previsto antes de la primera guerra mundial-.(íbidem. Y después de 1945. 65/66). Hay palabras y situaciones que han permanecido constantes. Schultz. por ejemplo.1) La primera posibilidad de que habla Schultz es que el concepto y la realidad permanezcan idénticos.Revista de Historia Contemporánea 53 (2004). no quiere notarlo . como sucede con muchos conceptos relacionados con el conocimiento de la naturaleza y con la vida de los campesinos y los artesanos. tanto diacrónica como sincrónicamente. 27-45. como la fase mas avanzada del capitalismo. 31-32 53 Schultz se refiere a “Einleitung” (como en nota 4). pues allí se habla de que el cambio del significado de la palabra y la situación sucedan a la vez. por su parte. p. en “Hinweise” (como en nota 48. como ejemplo de esta segunda posibilidad. y entonces para salvar las expectativas revolucionarias. 31)a 51 H. Koselleck piensa que es muy raro que el significado de las palabras y la situación real se correspondan entre si de manera duradera. 65 52 R. como en nota anterior. personales. la ortodoxia soviética esta clasificación. xxiii. estructurales o situacionales. Para el marxismo soviético. en: Ayer. p.. el capitalismo era la última etapa antes de la ruptura revolucionaria final. p. Schultz señala que si un concepto ha permanecido idéntico sería fundamental preguntarse qué aporta para la explicación del cambio en otros ámbitos 51 . de manera poco conforme con la realidad. habiéndolo notado. 34-35) y en “Historia de los conceptos y concepto de historia”. Koselleck. menciona el caso del marxismo soviético. “Historia de los conceptos” (como en nota 48). que son áreas de actividad sujetas a una continua repetición 52 2) La segunda posibilidad es que el concepto permanezca idéntico y cambie la situación real.. aunque en cada lado se produzca de manera distinta.. aunque este caso no parece previsto en la Einleitung (1972) al Diccionario Geschichtliche Grundbegriffe 53 . el fascismo fue redefinido conceptualmente. Koselleck. Schultz hace la observación de que uno se puede imaginar perfectamente que un usuario insista en el uso de un concepto por no haber notado cambio relevante o porque.

Lo que plantea Schultz para el caso de esta tercera posibilidad es que habría que ver si se empieza la formación de un segundo concepto. o si es irrelevante para el concepto un cambio en la forma de expresión. Definición utópica de la “revolución”. Hay que ver si las nuevas expresiones para la misma situación están ocultando las expresiones peyorativas. 54 R. o el concepto se cambia porque para el usuario la realidad había cambiado. 66-67 56 R. Y hay que preguntarse entonces quién y en qué situación cambia el concepto o lo abandona por otro. 32-33 25 . Este nuevo significado omitía. pero para otros sí. La “revolución” se entiende desde el siglo l8 en términos de un proceso de carácter único. pero la secuencia de revoluciones. la violencia y la guerra estaban siempre presentes a despecho de los programas utópicos 56 . El asesinato. un futuro pacífico. agresivo. es decir. Schultz (como en nota 50). “La historia de los conceptos” (como en nota 50). sigue sucediéndose de la misma manera o similar.. Koselleck aduce el ejemplo del concepto de revolución: el concepto cambia. en tanto que acontecimientos históricos. dice Koselleck. el hecho de que esas revoluciones conducirían inevitablemente a la guerra civil. Koselleck.. de modo de que el cambio en el concepto es una respuesta que hay que averiguar en qué consiste realmente. Para ejemplificar este tercer supuesto. aunque la realidad presentaba otras características.consideraba que los Estados Unidos y Alemania eran países pertenecientes al capitalismo monopolista. Koselleck. fascistas. aunque la reconstrucción que hacemos hoy demuestre que la situación no había cambiado y que el usuario se había engañado al respecto por algún motivo 55 . tal como sucedió en la realidad en la mayoría de los casos. etc. Y todo ello con vistas a conservar los viejos significados de esa filosofía de la historia utópica 54 . pero la situación siga igual. con menor nivel de violencia. 32 55 H. militarista. Aquí cabe pensar dos casos: o se cambia el concepto aunque no cambie la situación para algunos. capaz de deparar de una vez por todas. “Historia de los conceptos” (como en nota 50). 3) La tercera posibilidad es que cambie el concepto.

redefiniéndose a los antiguos súbditos como ciudadanos del Estado.era en Francia acorde con la realidad histórica desde Luis XIV. algo que se suele hacer menos. Sería el caso contrario del primer ejemplo. en este último caso la necesidad es mayor. como un singular colectivo. la alemana. 67 58 R. a la formación del concepto Staat. mientras que en Alemania era un concepto al que se tendía. pues estaba vinculado jurídica y políticamente al 26 . explicar el cambio en la realidad por el cambio en los conceptos.4) La última posibilidad que señala Schultz es que se produzca una discontinuidad en el concepto y en la situación. Decir que se convirtió en un concepto histórico fundamental es decir que se convirtió en un concepto que “dirige e informa completamente el contenido político y social” en una lengua. con todos los atributos que antes habían sido adjudicados al príncipe. incorpora ahora muchos significados en un solo nombre abstracto. Cada lado cambia a su ritmo. significaba “posición social”. Schultz (como en nota 50). dentro de unas fronteras determinadas. l8 y los comienzos del l9. Pero hacia 1800. alterándose la relación existente entre ambos. En el caso alemán concretamente. y sobre todo al de Status que se refería a una sociedad de sociedades plurales. Este singular excluyó todos los demás significados que habían estado vigentes con “estado”. En Francia ocurre de manera distinta. hasta el punto de que Staat fue entendido con un significado totalmente distinto al de Stand-estamento. durante los siglos l7. El Staat se entendió como soberano. 34-36. A este respecto indica Koselleck cómo Staat. de plurales corporaciones. Ya en el siglo 17 se habla del état souverain en abstracto. cuya traducción sólo se encuentra en Alemania en el siglo l9. en pocas décadas se produjo un cambio radical en el lenguaje jurídico. “Historia de los conceptos” (como en nota 50). y. El Estado. en este caso. “Soberanía” –como última instancia de decisión. estamento. Koselleck. 57 Para ilustrar esta cuarta posibilidad de cambio. Koselleck elige los cambios efectuados en la historia del concepto Staat/status y su asincronía en relación con la historia de la construcción real del Estado en Alemania. Aunque en los cuatro supuestos se plantea la cuestión de la explicación causal de cada supuesto de cambio.ni lo era el Kaiser. ni siquiera discurre paralelamente. Aquí hay que explicar el cambio de los conceptos por el cambio en la realidad. el estado del príncipe (la posición del príncipe). la historia de la formación del Staat real no se ajusta. 58 57 H. pero sin darse en la realidad: ni eran soberanos los Príncipes de los Estados territoriales que componían el Reich – aunque les gustase llamarse así.

vol. Koselleck precisa algo más sus reflexiones sobre la relación entre el carácter único de un concepto y los cambios que se pueden registrar en los elementos que se “han llevado al concepto”. en: Geschichtliche Grundbegriffe. 1997. Se trata de que los conceptos contienen varios estratos de significado procedentes de distintos tiempos. 1-154. Véase R. Si no se puede hacer ciertamente la historia de un concepto concreto. sino como un deseo o una expectativa para el futuro. un concepto puede ir obteniendo otros significados o borrando algunos otros. 6. dejando fuera de la “comunidad política” a los esclavos. como ocurrió con republicanismo. sí se puede hacer. Con dos ejemplos concreta Koselleck su reflexión sobre los estratos temporales de los conceptos. con distinto grado de combinación. sino que en algún momento adquieren una remisión al futuro. y de estos estratos temporales sí se puede escribir su historia. La “historia de los conceptos” tiene que poner al descubierto los elementos del pasado. 38-39 27 . 1-4.Con todos ejemplos de cambio. la historia de los distintos estratos temporales que ha tenido. realidad actual y esperanzas o expectativas de futuro. “Hinweise” (como en nota 48). del presente y del futuro que contengan los conceptos-clave del vocabulario político y social 59 . Reichstag y los Príncipes nunca llegó a ser una unidad que actuara con soberanía. aún así. tienen un ritmo distinto de duración: algunos matices de su significado anterior han desaparecido. hay otros conceptos que no sólo tiene estratos de diferentes épocas. Koselleck. En el transcurso del proceso histórico. Es más. a su vez. Koselleck. Pero. cuando comenzó a ser entendido no ya como una referencia a la realidad presente. La suma de Kaiser. que. Fue traducido al latín como societas civilis. El Reich en ese sentido nunca fue un Estado en sentido francés del concepto. experiencias del pasado. Ambos se referían a ciudadanos de pleno derechos. Este concepto y los ismos del lenguaje político moderno demuestran que el significado de los conceptos puede contener. sin embargo. pp. El primero de ellos es el viejo concepto aristotélico de la politike koinonia. esta teoría de la politike koinonía contiene otros elementos que todavía son relevantes en la discusión actual sobre la determinación de la Reichstag y a los príncipes electores.. “Staat und Souveränität”. 59 R. pero otros han seguido.

ser “gebildet” es poseer una determinada actitud religiosa. Pero. la teoría de Aristóteles está todavía viva. Después de la Revolución francesa. p. que proceden de una tradición específicamente alemana. es decir. Uno de los significados dominantes en Bildung es de índole religiosa. se puede constatar que la religiosidad que se considera parte integral de la Bildung es de carácter secular. para una sociedad con un estructura jerarquizada y no igualitaria.“vida buena”. apunta Koselleck. sería adecuado hacerlo corresponder con “civilización”. observa Koselleck. no se puede “traducir” ni por educación ni por cultura. El segundo ejemplo es el concepto de Bildung. por ejemplo. Por eso el concepto de Bildung. En su significado encuentra Koselleck igualmente muchos niveles temporales. en los comienzos de la Edad Moderna y en la Edad Contemporánea. pues este concepto en francés o inglés contiene una 60 R. hacia 1770. el núcleo de cuyo significado gira en torno al cultivo o formación de sí mismo. 37 28 . pero. Hay seguidores. El concepto tiene muchos estratos de significado de distintos tiempos. también está claro que desde el momento en que se traduce la politike koinonia por societas civilis cambia su significado original de manera fundamental. tiene significados distintos en la Edad antigua. de la reflexión aristotélica de que un requisito necesario para un orden político estable es la distribución relativamente igual de la riqueza entre los ciudadanos. Algunos de esos significados son todavía actuales y los podemos entender. En un cierto sentido. Bildung tiene connotaciones medievales y modernas. Otros han desaparecido. La misma expresión. por otro lado. “Hinweise” (como en nota 48). Esto es lo que quiere decir que el concepto “sociedad civil” tiene distintos estratos temporales y que cada uno de ellos tiene una distinta duración 60 . sin embargo. la societas civilis – o bürgerliche Gesellschaft-. por tanto. se usa para una sociedad caracterizada por sus exigencias de libertad e igualdad. Koselleck. es decir. por ejemplo. Societas civilis se usa al comienzo de la edad moderna para una sociedad organizada en estamentos. Ni tampoco. y llegó a convertirse en un concepto fundamental de la identidad cultural de los alemanes.

en: Geschichtliche Grundbegriffe . importante sin duda en alemán. a las cualidades del “civis”. Bildung. 62 R. conferatio. para terminar este apartado. a la existencia de una semántica previa. y de la que depende cada acto de habla individual. 40-42. pues para que un acto de habla único sea comprensible. Stuttgart 1972. “Hinweise” (como en nota 48). en: Estratos del tiempo: estudios sobre la historia. La diferenciación entre múltiples estratos temporales en los significados tiene que ver con la continuidad semántica. la semántica. Koselleck. y que no es una traducción de ninguno de los términos latinos que podrían estar próximos. “Bund”. sin referirse a la dimensión política o social que pueda tener el individuo 61 .referencia de una u otra manera a la “sociedad civil”. algo siempre presente en el vocabulario ilustrado. 1972. La comprensión es posible gracias a la recurrencia del lenguaje. “establece una estructura interna de carácter temporal en cada concepto que usamos” 63 . Pues bien. según Koselleck. Koselleck. Y las estructuras de repetición –no sólo la del lenguaje. 41 64 R. Barcelona. 64 El término se acuñó al final de la 61 R. esta vez. Véase Rudolf Vierhaus. 2001. que favorece un determinado camino para organizar y dirigir los pensamientos y las experiencias. Stuttgart. 38 63 R. Vol. todo el patrimonio lingüístico ha de estar disponible como algo dado. Vol. se sitúa en el ámbito de la autonomía moral del individuo. ¿Pero es posible una innovación lingüística? ¿Es un proceso rápido o lento? Koselleck responde. hay que referirse también a las innovaciones. como es usual en él. “Bildung”.remiten a la existencia de depósitos de experiencia que estaban disponibles antes de las generaciones contemporáneas y que seguirán actuando después de las generaciones contemporáneas.Koselleck. p. con un ejemplo. Y. como foedus. que se caracteriza ante todo por su carácter de repetibilidad. 508-551. unio o liga. por el contrario. es decir. Las estructuras temporales de los conceptos remiten. en: Geschichtliche Grundbegriffe. Koselleck. 35-42. 1. “Estratos del tiempo”. 1. La semántica la define como la posibilidad de repetición. que es “actualizado” una y otra vez en el momento de hablar y que se modifica a sí mismo lentamente 62 . Se trata. “Hinweise” (como en nota 48). del concepto Bund. 582-671 29 .

La “historia de los conceptos” va. hicieron un “manifiesto”. Actualmente han desaparecido de Bund todas sus connotaciones teológicas. Bund. su relación con la realidad. sus tesis sobre el cambio conceptual.edad media. más allá del análisis de los conceptos para llegar a ser una historia de la experiencia. Y con el sustantivo ya se pudo formular alguna teoría coherente sobre este fenómeno de “unirse”. precisa Koselleck. es decir. 4. Observación final. que se refería a una unión creada por Dios. Y esta interpretación teológica dominó hasta bien entrado el siglo l9. Al principio se utilizó en expresiones verbales. política o jurídica. por tanto. Incluso la conocida “Schmalkaldischer Bund” de los enfrentamientos religiosos del siglo XVI nunca se llamó “Bund”. Incluso Marx y Engels conocieron este significado antiguo. En las páginas anteriores hemos intentado precisar algunos de los elementos fundamentales de la Begriffsgeschichte de Reinhart Koselleck: el concepto del concepto. Pero durante la Reforma. mostrando la articulación que pone en relación los textos de las fuentes y la realidad política y social. Entonces Bund se cargó con una connotación teológica y no se utilizaba en el contexto político. Lutero utilizó Bund como traducción del berith hebreo del Antiguo Testamento. Pero en vez de redactar un catecismo. Lo que pretende Koselleck es una historia de cómo se produce un significado a través del lenguaje. “wir verbinden uns” y sólo después se usó el sustantivo Bund. Pero la historia de la 30 . siguió siendo un concepto del ámbito religioso. Y cuando se les pidió un escrito declaratorio para el “Bund der Kommunisten” se les pidió que hicieran una “declaración de fe” (Glaubensbekenntnis). A modo de resumen aproximativo de las reflexiones de Koselleck se podría decir que su “historia de los conceptos” busca el uso concreto de la lengua en la vida social. “asociarse”. midiendo el mundo de la experiencia real y de las expectativas por sus registros en el lenguaje. por tanto. Esto fue una innovación y duradera. un concepto del ámbito religioso.

puede decirse que la Begriffsgeschichte considera a los conceptos como reflejos de la sociedad en cuanto que acuñan significados para la interacción social entre las palabras y la realidad. no se detiene ahí sino que los pone inmediatamente en relación con otros conceptos próximos o antónimos. Münster 2004.. 116-121. no los lexemas particulares. pues a la Begriffsgeschichte le interesa el “vocabulario” de un sector de la lengua. Algunos investigadores consideran que la intención del proyecto de Koselleck no está tan alejada de los enfoques anglo-americanos y franceses de la semántica histórica 65 . sigue siendo un nivel independiente desde el punto de vista metodológico. la aportación de Melvin Richter “Pocock. Aunque no este el momento para hacer 65 Véase Hans-Erich Bödeker. La Begriffsgeschichte. sin duda. En definitiva. “Reflexionen” (como en nota 5). en: The History of Political and Social Concepts. This is why in spite of the long continuities that have undoubtedly marked out inherent patterns of thought. En “Reply to My Critics” escribe Skinner: “I can best restate my objection by observing. que no se puede confundir con el nivel de su articulación lingüística en las fuentes y en sus conceptos. Skinner and Begriffsgeschichte”. there can 31 . Y como la relación entre lenguaje y realidad se altera permanentemente. generándose cambios semasiológicos y onomasiológicos. en: Begriffsgeschichte (como en nota 5). that concepts are tool. mientras que la perspectiva de Koselleck se basa en una teoría del tiempo. 124-142. que comienza con el análisis de los correspondientes conceptos-palabras. En la tesis de que los “conceptos no tienen historia” cabe constatar.Skinner mantiene una perspectiva retórica en el cambio de los conceptos. especialmente pp. Su tesis fundamental es que Q. 66 Véase.realidad. pues los conceptos como tales no tienen historia. in Wittgensteins’s phrase. El propio Koselleck ha reconocido que su proyecto no es incompatible con la historia del discurso. Kari Palonen ha realizado un amplio y detallado estudio comparativo sobre Q. Skinner y R. Y algunos investigadores se han adentrado ya en el análisis de esta compatibilidad entre los dos caminos de hacer historia del lenguaje político y en la comparación en concreto entre Reinhart Koselleck y Quentin Skinner 66 . por supuesto. To understand a concept. aunque sí contengan historia. la “historia de los conceptos” encuentra ahí su objeto de análisis. Oxford. I remain unrepentant in my belief that here can be no histories of concepts. es decir. but also the range of this things that can be done with it. 12-22. 1995. sobre todo. y “Ausprägungen der historischen Semantik in den historischen Kulturwissenschaften”. it is necessary to grasp not merely the meanings of the terms used to express it. una gran proximidad entre Koselleck y Skinner. estratos de significados de distintos tiempos y de distinta duración. Koselleck en Die Entzauberung der Begriffe. Das Umschreiben der politischen Begriffe bei Quentin Skinner und Reinhart Koselleck.

Para él. p. realizada en Madrid en el mes de marzo de 2005. con conceptos normativos. Fuentes. En una de sus últimas entrevistas. Por J. qué es la sociedad. “Begriffsgeschichte” (como en nota 1).a dos observaciones que el propio Koselleck hace.F.. 283 67 R. Precisamente porque no son intercambiables. Quentin Skinner and his Critics. 1988. comparados con el lenguaje vehemente de los teólogos presbiterianos y los argumentos de los revolucionarios británicos de los años de la guerra civil. impregnados de teología. Cambridge. su Begriffsgeschichte presupone el carácter no intercambiable de esos conceptos fundamentales y luego los busca y averigua por qué son cuestionables o no son cuestionados. Koselleck no opera. Cree que no se puede retrospectivamente la normatividad implícita en los conceptos del último siglo. muchos hablantes los usan con la pretensión de establecer qué es el verdadero Estado. Alude concretamente a sus análisis de los conceptos de freedom y liberty y le parecen muy normativos. Meaning and Context. Koselleck afirma que la verdadera diferencia que tiene con el quehacer historiográfico de Quentin Skinner es que éste vuelca sus análisis hacia lo normativo68 . La primera observación tiene que ver con la óptica desde la que consideran el lenguaje. memoria e identidad (I).ninguna reflexión comparativa. sobre dos diferencias específicas entre su manera de entender la “historia de los conceptos” y la que tienen los historiadores del discurso anglo-americanos. como historiador. 193 68 “Historia conceptual. qué es la emancipación. 32 . es decir. sin embargo. el carácter específico de la Begriffsgeschichte está en encontrar esos conceptos centrales sin los que no es posible (organizar) la experiencia. en: Revista de Libros de la Fundación Caja Madrid 111 (2006). dentro de esa compatibilidad de enfoques señalada. 67 La segunda observación tiene que ver con el carácter normativo de los conceptos. 231-288. Koselleck. Según Koselleck. Entrevista a Reinhart Koselleck”. haciendo análisis históricos a partir de ellos: “tengo que escuchar lo que dijeron las gentes del pasado e intentar ver cuáles se supone only be histories of their uses in argument” (en: James Tully. sólo me referiré -para terminar. 19-22. ed. Fernández Sebastián y J. los historiadores del discurso cultivan básicamente la vieja exégesis de textos y no siguen el hilo rojo de los conceptos fundamentales centrales.

22. 33 . Koselleck puntualiza que cuando habla de prescindir de conceptos normativos se refiere a su tarea de historiador Otra cosa es si se entrara en el terreno de la política. 69Íbidem.que fueron sus intenciones originales. aunque las respuestas a esa clase de cuestiones sólo podré encontrarlas si desarrollo hipótesis adecuadas” 69 . p.

Allgemeines Landrecht. Futuro pasado. en: Geschichtliche Grundbegriffe . 1972. Vol. xiii-xxviii. (reeditado en Vergangene Zukunft. 653-656. pp. Aufruhr und Bürgerkrieg” (Caps.105-126). Verwaltung und soziale Bewegung von 1791 bis 1848. Rebellion.). pp.). Soziologie und Sozialgeschichte. en: Wolfgang Schieder/Volker Sellin (eds. 22-46  “Sozialgeschichte und Begriffsgeschichte”.). 19-36  “Begriffsgeschichtliche Probleme der Verfassungsgeschichtsschreibung”. 351-353. Soziologie und Sozialgeschichte. 1972. Stuttgart. Barcelona/Buenos Aires/México.). en: Geschichtliche Grundbegriffe. Stuttgart.  Preußen zwischen Reform und Revolution. 689-788. 1972. pp. Christian Ludz (ed. Koselleck /Hans Georg Gadamer. 2004. Vol. IV). Heidelberg 1987. pp. Frankfurt a. pp. De Antonio Gómez Ramos: historia/Historia. Koselleck/Hans Georg Gadamer. 9-28(Trad. Stuttgart 1976. Madrid. Opladen 1972. I. Historische Semantik und Begriffsgeschichte. IV-VII). Stuttgart. 2. 1992. Con introd. trad. Opladen.).  “Begriffsgeschichte und Sozialgeschichte”. 107-129. III-VI). Stuttgart 1978. en: Der Staat. de Faustino Oncina. 13-33. Historia y hermenéutica. 116- 131. Beiheft 6 (1983). cast. en: Archiv für Begriffsgeschichte 11 (1967). 7-21. 582- 671  “Demokratie” (Kap. Stuttgart. 647-718 (Trad. 363-423  “Geschichte.89-109  “Hermeneutik und Historie”. pp. pp. en: Geschichtliche Grundbegriffe. Sozialgeschichte in Deutschland I. 1979. Friburgo 1959. en: Geschichtliche Grundbegriffe. Zur Semantik geschichtlicher Zeiten. Vol. 1979.Bibliografía Escritos de Koselleck  Kritik und Krise. 1. en: “Begriffsgeschichte und Sozialgeschichte”. 2. Aspekte und Probleme.  “Bund”. I. 1. Vol.. Stuttgart. en: Geschichtliche Grundbegriffe. Göttingen. Soziale Bewegung und politische Verfassung. pp. 116-131. en: R.M. De Antonio Gómez Ramos)  “Erfahrungsraum’ und ‘Erwartungshorizont’ – zwei historische Kategorien”. Stuttgart.. 848-853  “Begriffsgeschichte und Sozialgeschichte”. 1. Eine Studie zur Genese der bürgerlichen Welt. Vol.  “Begriffsgeschichte und Sozialgeschichte”. 1986. 1975. 34 . Engelharadt y otros (eds. en: P. en: Reinhart Koselleck (ed. en: U. en: R. en: Geschichtliche Grundbegriffe . Beiträge zur Geschichte der modernen Welt. Historie” (Caps.  “Revolution. Aspekte und Probleme. Stuttgart. 5. Vol. pp. pp. pp. 1972. 1967  “Richtlinien für das Lexikon politisch-sozialer Begriffe der Neuzeit”. I. Hermeneutik und Historik. 593-595. en Christian Ludz (ed. 1975.  “Fortschritt” (Caps. cast. V-VII). pp. 81-99  “Einleitung”. pp.

Bürger in der Gesellschaft der Neuzeit. pp. en: Reinhart Koselleck / Klaus Schreiner (eds. Teil II. 11-46  “Drei bürgerliche Welte? Zur vergleichenden Semantik der bürgerlichen Gesellschaft in Deutschland. I.  “Volk. Frankfur a. en: Hans-Erich Bödeker (ed. pp. 7-16  “A Response to Comment on the Geschichtliche Grundbegriffe “. 1993. en: Reinhart Koselleck (ed. 27-45. en: Jahrbuch der Deutschen Akademie für Sprache und Dichtung. Con introducción de Elías Palti. XIII-XV). Die Französische Revolution als Bruch des gesellschaftlichen Bewusstseins. Amsterdam. en: Ayer. Por J. Barcelona/Buenos Aires/México. Entrevista a Reinhart Koselleck”. 2000. Metapherngeschichte.  “Historia conceptual. pp. cast. 1-4.  “Historia de los conceptos y conceptos de historia”. Jahrhundert. 11-39  “Some Reflections on the Temporal Structure of Conceptual Change”. 1990. en: Hans-Jürgen Puhle (ed. pp.).). 19-22. Stuttgart 1990. en: Geschichtliche Grundbegriffe . Cap. Vol. 1996. Nation. V- VIII. Bildungsbürgertum im 19.). en: Willem Melching/Wyger Velema (eds. England und Frankreich”. pp. Revista de Historia contemporánea. 35 . en: Geschichtliche Grundbegriffe. Göttingen 1991. 664-666.  “Vorwort”. M. Stuttgart. Rezeption und Innovation der Begrifflichkeit vom Hohen Mittelalter bis ins 19.F. Vol. (Trad. Koselleck y otros (eds. De Daniel Innerarity: Los estratos del tiempo: estudios sobre la historia. 53. III). 9- 32)  “Hinweise auf die temporalen Strukturen begriffsgeschichtlichen Wandels”. Stuttgart 1992. Main Trends in Cultural History. Begriffsgeschichte. 2004 (1). 7. The Meaning of Historical Terms and Concepts.. New Studies on Begriffsgeschichte. pp. Studien zur Historik. pp. Göttingen. 142-151. 83-90  “Von der alteuropäischen zur neuzeitlichen Bürgerschaft” (junto con Klaus Schreiner”. pp. Stuttgart 1992. memoria e identidad (I). 7. Vol. Stuttgart 1994. en: R. “Probleme der Relationsbestimmung der Texte zur revolutionären Wirklichkeit”. pp. en: Hartmut Lehmann/Melvin Richter (eds. 59- 70  Zeitschichten. Fernández Sebastián y J. en: Geschichtliche Grundbegriffe . Bürgerschaft.).  “Staat und Souveränität” (Vorbemerkung. Washington. 6. Jahrhundert. pp 14- 58. 380-431  “Feindbegriffe”. 1994.). Fuentes.). Nationalismus. en: Revista de Libros de la Fundación Caja Madrid 111 (2006). 2002. Diskursgeschichte. Munich 1988. 2001.).29-47. Masse” (Caps. 25-64  “Einleitung – Zur anthropologischen und semantischen Struktur der Bildung”.

Historische Semantik. Christof.). en: Iain Hampsher-Monk y otros (eds. 36 . Hans Erich. Gegenstände. Oncina. “Überlegungen zur Theorie der Begriffsgeschichte aus sprach. Fritz. Trotta. The Meaning of Historical Terms and Concepts.. 173-182. historia/Historia. 251-254. Oncina. 75-121.). en: Historische Zeitschrift 270 (2000).). A propósito del diccionario Geschichtliche Grundbegriffe”.History of Concepts. 281-308. Clemens. Gómez Ramos. “Begriffsgeschichte und Semiotik en: R.Bibliografía secundaria: Abellán.und kommunikationswissenschaftlicher Sicht”. Metapherngeschichte. Antonio. Sprachgeschichte des Neuhochdeutschen. pp. Stuttgart 1979. Von der Begriffsgeschichte zur Theorie historischer Zeiten”. 1991. Knobloch. Madrid.). Die Interdisziplinarität der Begriffsgeschichte. “Introducción”. Begriffsgeschichte Reconsidered”. 7-24 Lehmann. en: S. 1998. Bödeker. Diskursgeschichte. en: Andreas Gardt y otros (eds. Hans Erich. Comparative Perspectives. en: Reinhart Koselleck. Joaquín. 47-63. en: Reinhart Koselleck. Dietrich. Theorien. Washington 1996. Busse.. 69-102. Gómez Ramos. 51-64. 121-135 Dipper. Hamburgo 2000. Aceleración. Faustino. “Reflexionen über Begriffsgeschichte als Methode”.. Traducción de A. Melvin (eds. prognosis y secularización. Cuando el lenguaje se corta con la historia”. Stuttgart 1987. “’Historia de los conceptos’ (Begriffsgeschichte) e historia social. Koselleck (ed.). en: G. New Studies on ‘Begriffsgeschichte’.). Überlegungen zu Sinn und Form und Gegenstand der historischen Semantik”. Valencia 2003. Begriffsgeschichte. Sven K. Göttingen 2002. 9-23. Madrid. Methoden.. Traducción de F. 2004. Hermanns. “Introducción: Koselleck y la Begriffsgeschchte. Bödeker. Castillo (comp. Hartmut /Richter. Historische Semantik und Begriffsgeschichte.. “ Sprachgeschichte als Mentalitätsgeschichte. Knebel. “Die ‘Geschichtlichen Grundbegriffe’. en: Hans Erich Bödeker (ed. Scholtz (ed. Hilger. Tübingen 1995. La historia social en España. Dietrich.). “Concept – Meaning – Discourse. en: Archiv für Begriffsgeschichte 37 (1993). “Haben Begriffe Geschichte?”. Analyse eines Programms. Amsterdam.

Los estratos del tiempo: estudios sobre la historia. 2001. en: R. “Begriffsgeschichte als historische Philosophie und philosophische Historie”. Heiner. en: Ayer. Rudolf. Stuttgart 1972. 183-200. Die Interdisziplinarität der Begriffsgeschichte. Historische Semantik und Begriffsgeschichte.). 63-74. Münster. The History of Political and Social Concepts. 1995. Elías José. “Introducción”. en: G. Un debate sobre modernidad y temporalidad”. New Studies on Begriffsgeschichte. 1997. 9-53 37 . Kari. Barcelona. Das Umschreiben der politisschen Begriffe bei Quentin Skinner und Reinhart Koselleck. en: Reinhart Koselleck. Faustino. The Meaning of Historical Terms and Concepts. Winfried. en: G. Schröder. 47-58 Richter. Elías José. Koselleck (ed. Oncina. 43-74 Vierhaus. en: G. 1996. Vol. Kurt.).. Die Interdisziplinarität der Begriffsgeschichte. 508-551. Hamburgo 2000. Revista de Historia Contemporánea 53 (2004). en: Reinhart Koselleck /Hans-Georg Gadamer.). “Conceptualizing the Contestable: ‘Begriffsgeschichte’ and Political Concepts”. Stuttgart 1978. 158- 176 Scholtz. Historia y hermenéutica. Buenos Aires. Barcelona. Scholtz (ed. “Bildung”. Scholtz (ed. Die Entzauberung der Begriffe.). Rüttgers. pp. “Was heisst ‘Geschichte eines philosophischen Begriffs”. Hamburgo 2000. 2004 Palti. 159-172 Schultz.A. en : Dialektik 16 (1988). Die Interdisziplinarität der Begriffsgeschichte. “Concepts and Discourses: A Difference in Culture?”. 9-32 Palti. 1.). José Luis /Oncina. Traducción y notas de F.Palonen. Villacañas. Hamburgo 2000. “Introducción”. Washington. Melvin. Oxford. Gunter. “Philosophische Begriffsgeschichte”. Buenos Aires. 135-143 Richter. Scholtz (ed. John C. “Koselleck y la idea de Sattelzeit. “Begriffsgeschichte und Argumentationsgeschichte”. Melvin. Pocock. México. en: Hartmut Lehmann/Melvin Richter (eds. México. en: Geschichtliche Grundbegriffe .