You are on page 1of 1

DANZAS ÉTICAS

Provenientes de las islas del pacífico sur
( Hawaii, Tahiti, Islas Cook, Samoa, Tonga,
Nueva Zeland, Rapa Nui entre otras). Estas
ancentrales danzas nos hablan por ejemplo; de
la cultura, la vida diaria, y la naturaleza que
está especialmente relacionada con el mar.
Dentro de todas las artes existen acuerdos,
algunos se dan por sentados mientras que en
otros hay un ente regulador de los mismos.
Igual pasa con la danza pero a veces parece
que la línea entre lo que se debería hacer por respeto a la comunidad (maestros,
bailarines, alumnos, etc) y lo que realmente se hace, se difumina o se pierde.

Las danzas y bailes étnicos de Guatemala surgen de una tradición multicultural, en
donde los diferentes grupos étnicos, la mayoría de ellos descendientes de la
civilización maya han preservado algunas danzas con elementos primigenios de
las originales y por otro lado han mezclado otras con elementos de bailes
hispánicos traídos por los conquistadores. Con los demás grupos ha sucedido el
mismo fenómeno de sincretismo cultural.

Las danzas y bailes tradicionales comprenden las danzas indígenas sin elementos
foráneos como la [Danza de la culebra]], la Danza de los micos y el palo volador y
el Baile Drama Rabinal Achí o el Varón de Rabinal. Las danzas con elementos
foráneos como La Danza de la conquista, de los Costeños, de los Gueguechos y
otras, además de la lista de bailes alegres que son una mezcla de ritmos
modernos fusionados con bailes clásicos y populares de principios del siglo XX en
adelante.

Los frailes de la Orden de Predicadores compusieron varias danzas para facilitar
el proceso de evangelización de los indígenas de la región; entre estos están:

El Baile de la Conquista: relato de cómo Pedro de Alvarado y la religión católica se
impusieron durante la Conquista de Guatemala.
El Baile de Moros y Cristianos: relato de cómo los cristianos españoles vencieron
a los moros durante la reconquista de España
El Baile del Venado: celebración de la fiesta de la Inmaculada Concepción.

Como bailarines tenemos la responsabilidad de empezar por nosotros mismos, de
transmitir el conocimiento que tenemos con amor, con honestidad y transparencia,
también debemos recibir todo conocimiento con respeto y humildad, tener
disciplina y ponerle corazón a las cosas que hacemos sin que nuestro objetivo
principal sea pasar por encima del otro, al contrario, nuestro objetivo debería ser
construir y generar redes de apoyo. La danza es una herramienta demasiado
hermosa como para dejarla enlodar con el ego, las peleas y el afán de querer
sobresalir sólo por el hecho de sobresalir y en eso todo podemos poner nuestro
grano de arena si hacemos las cosas con conciencia.