ARNOLD HAUSER

HISTORIA
SOCIAL DE LA LITERATURA
Y EL ARTE

DESDE LA PREHISTORIA HASTA EL BARROCO

La fatiga del discurso posmoderno quizá pueda conducirnos a la relectura –más como un clásico que como una obra polémica de esta historia social de Hauser. obras y autores muy concretos en el marco socioeconómico de su tiempo. Quizás Hauser esté adscrito a la tópica economicista y sociologista de su presente histórico. se reedita en Editorial Debate cuarenta y cinco años después de su aparición. el libro más conocido y emblemático de Arnold Hauser. Valeriano Bozal nos propone fijar la atención en el magnífico intento de Hauser por comprender el presente a través de la investigación histórica. algunas de las hipótesis propuestas pueden prender en el lector. . al punto de imponerse a su juicio por la lógica y la brillantez. HISTORIA SOCIAL DE LA LITERATURA Y EL ARTE DESDE LA PREHISTORIA HASTA EL BARROCO ARNOLD HAUSER Historia social de la literatura y el arte . pero esta tópica y el heroísmo en que se fundaba. por su capacidad de generalización y por su compromiso con la exigencia de mantener la relación entre la literatura y las artes plásticas. En pro de semejante comprensión. En la introducción a esta edición. por su forma de vincular grandes acontecimientos. por la convicción. y al que alentaba. que respeta la forma en que el libro se publicó originalmente sin acompañamiento de ilustraciones. por la capacidad de sugerir y evocar más que por la verificación. forma parte de nuestra historia y no parece prudente ignorarla.

El estilo artístico del cesaropapismo bizantino ………………………. 205 7.. Estática y dinámica en el antiguo arte oriental ………………………….. Creta ……………………………………………………………………. 11 Magia y naturalismo ……………………………………………………… 11 2. El artista como mago y sacerdote ………………………………………… 32 El arte como profesión y labor doméstica………………………………… 32 II. 21 Animismo y geometrismo ………………………………………………… 21 3. 276 10.. Neolítico …………………………………………………………………. La época imperial y el final del mundo antiguo………………………. El naturalismo del período de Akenatón ………………………………… 59 5.. El romanticismo de la caballería cortesana …………………………. 149 IV. 162 3. El arte burgués del gótico tardío……………………………………. Poetas y público de los poemas épicos ………………………………. El espiritualismo del primitivo arte cristiano ………………………… 153 2. ANTIGUAS CULTURAS URBANAS ORIENTALES 1.... Feudalismo y estilo románico………………………………………… 214 8. Mesopotamia ……………………………………………………………. GRECIA Y ROMA 1. El dualismo del gótico ………………………………………………. 77 2. El estilo arcaico y el arte en la corte de los tiranos ……………………. 106 4. Poetas y artistas en la antigüedad ……………………………………. 91 3.. 177 5. La organización del trabajo artístico en los monasterios……………. La situación del artista y la organización del trabajo artístico en Egipto …………………………………………………………………. EDAD MEDIA 1. La “Ilustración” griega ………………………………………………… 116 5. 66 6. De las invasiones bárbaras al renacimiento carolingio ………………. La estereotipación del arte en el Imperio Medio………………………… 52 4. I Preámbulo……………………………………………………………………. 300 . 45 3.. Clasicismo y democracia ………………………………………………. 41 2. 233 9. 69 III. Causas y consecuencias del movimiento iconoclasta ………………… 171 4. Logias y gremios …………………………………………………… 290 11. La época helenística …………………………………………………… 128 6. 193 6. 136 7. La edad heroica y la edad homérica ……………………………………. Sumario Introducción…………………………………………………………………. 7 I TIEMPOS PREHISTÒRICOS 1.Paleolítico …………………………………………………………………...

331 3. 402 VI. 534 Índice onomástico ……………………………………………………. Posición social del artista en el Renacimiento ……………………. El Barroco protestante y burgués ………………………………….. El concepto de Barroco …………………………………………….. 427 3. 508 3. 497 2. 553 .. La época de la política realista …………………………………….. EL BARROCO 1.. 465 VII.. RENACIMIENTO 1. El barroco de las cortes católicas …………………………………. El clasicismo del Cinquecento …………………………………….. V. EL MANIERISMO 1. El público del arte burgués y cortesano del Quattrocento …………. El concepto de Renacimiento ……………………………………… 317 2. 368 4. La segunda derrota de la caballería ………………………………. El concepto de manierismo………………………………………… 417 2.

Es paralela a la alemana. sino ante todo por la secuencia del proceso histórico: la generación de 1830 y los acontecimientos en los que se encuentra implicada abren la puerta al mundo que será decididamente nuestro. Al pronunciarse de esta manera .. afirma. “el problema sociológico fundamental : concepto de la ideología en la historia del arte”). que no ignoró ya en su momento el poder de la exégesis de Hölderlin. También es . Sin embargo. se dirá. prefirió apoyarse en Steldhal y en Balzac. no son “algunos años” . encontrar cesuras y rupturas de todo tipo. son algunos de los síntomas más relevantes de semejante comienzo. y ello no sólo en atención a la secuencia del discurso historiográfico. y en la secuencia Stendhal-Proust. ¿también el nuestro? El siglo XIX. tal como hace de inmediato. antes. comprenderlo…. pero. y de la secuencia Hölderlin-Rilke –que encuentra en los textos heideggerianos su manifestación más profunda-. Introducción La primera frase de su capítulo sobre “la generación de 1830” dice: “Si el objetivo de la investigación histórica es la comprensión del presente -¿ y cuál puede ser si no?. lo que creo más importante una visión de grandes períodos que sólo puede adquirirse a partir de una más que notable firmeza sobre el presente que se vislumbra. es una afirmación que exige valor y. Es posible sembrar dudas sobre ambos calificativos. o al menos al mundo que era el que Hauser en aquellos años tenía como presente. ¿qué diferencia existe entre comprender el presente y utilizar la historia ideológicamente para justificarlo? Bueno será recordar a este respecto que el propio Hauser concibe la ideología como el eje central de una sociología del arte (tal como puso de manifiesto en uno de los textos incluidos en Introducción a la historia del arte (1958). Hauser. respecto de la Revolución. de Stendhal a Proust. somos testigos de un desarrollo intelectual homogéneo y orgánico. Quizá sea exagerado decir. No cabe duda de que el presente desde el que se escribe queda al menos parcialmente aclarado en lo que sobre el pasado se escribe. pero la franqueza de Hauser es sorprendente: no sólo tenerlo en cuenta. precisamente por eso. su afirmación no es por completo improcedente. son años muy concretos en una Europa que está a punto de asistir al espectáculo de la Restauración una vez que el Imperio napoleònico salga derrotado. Tampoco parece descaminado cuando entiende que sus afanes están llegando al objetivo propuesto. En la actual vigencia –muchas veces sólo moda – de la poesía romántica alemana serán muchos los que hagan retroceder algunos años la cronología de Hauser. La misma lectura de Hauser corrobora su aserto. y ello por más que deseemos la máxima objetividad para ese pasado.” Estamos acostumbrados a oír que toda investigación histórica se hace desde el presente y debe tener el presente en cuenta. del arte académico. las novelas de Stendhal y de Balzac. pero diferente. el libro más conocido entre todos los suyos. nuestros afanes están llegando ahora a su objetivo. se pone Hauser a “los pies de los caballos” de todo aquel que presuma la objetividad de la investigación respecto del pasado. es testimonio inmejorable de la comprensión de aquel presente. y ese es el objetivo de la investigación histórica. y no sólo en la cronología: es en el seno de la cultura francesa donde la Restauración marca su distancia respecto del Imperio y. empieza alrededor de 1830. Estamos en el centro mismo de la polémica que Hauser ha suscitado y que pretensiones de objetividad científica – en ocasiones sólo cientifista – le han hecho pagar caro. La Monarquía de Julio. puede ser acusado –como de hecho lo ha sido – de ideologizar la historia . No es un retroceso inocente. pues. pues no cabe duda de que su Historia social de la literatura y el arte (1953). pero ya dibujada. que desde la generación del 1830 a la de 1910. la crisis todavía incipiente.

la secuencia Stendhal-Proust lo es para el presente de Hauser. el año que Hauser menciona para datar la generación de Marcel Proust. en modo alguno. una respuesta historiográfica a alguno de los problemas que empezaban a plantearse en él ámbito de la crítica de la cultura. en proceso de inactualidad. y su fracaso nada dice contra la energía y el “heroísmo” de su actuación. del que Hauser se ocupa con dedicación. está condenado. bien al contrario. con su inagotable agudeza y brillantez -que le han permitido una presencia más duradera -. una seguridad a la que. Aunque no estoy en absoluto de acuerdo con algunas de las apreciaciones de Hauser a propósito de Proust –no creo. Mario Praz: la nostalgia de la belleza vivida. si se quiere hablar así. Pero todo esto es ahora incidental. sin el cual estos movimientos –en el final de la secuencia iniciada en 1830. 1910. lo abierto y no terminado… También Praz está. como está condenado al fracaso. Lo que interesa es que el héroe stendhaliano inaugura con seguridad –a la que el fracaso no afecta. Que sean solventadas –que pretendan serlo. Para el presente de Hauser allí comenzaba una época y era adecuado pretender que estaban a punto de cumplirse los afanes que habían movido la historia. Es el momento en el que culminan las transformaciones del lenguaje artístico que encuentran en el cubismo su manifestación mayor. Un horizonte en el que. Si ello es así. modos de descubrir la verdadera faz de la ideología y de la alienación. El hèroe stendhaliano no es cualquier héroe romántico.por el naturalismo o por esa específica forma de ¿realismo? que es el estilo de Flaubert. la que apelaba a la conciencia de la modernidad: una conciencia que el héroe stendhaliano había sacado a la luz con mayor fuerza que ningún otro.en la cultura francesa donde los derrotados tiene una presencia mayor: en las páginas de Stendhal y Balzac se recoge el eco de esa ausencia. sí a un héroe que pretende cambiar la fisonomía del mundo y tiene la esperanza y el empeño en hacerlo. valga la paradoja. Cuando nosotros. pero también. auque su estilo sea muy diferente y su género otro. como Hauser. tendremos una razón para explicar el olvido en el que Hauser ha caído. el propio sujeto se hace lenguaje y arte e identifica su emancipación con la emancipación artística. pertenece.un camino que conduce. La época de Hauser era la que todavía creía en la transformación global de la sociedad a partir de la lucha social. en esa inactualidad. como muestra la misma obra de Proust. a la corriente de historiadores de la cultura que hunden sus raíces en la filosofía de la cultura del período de entreguerras -“historia del espíritu” es término que algunos autores hicieron suyo. La secuencia Hölderlin-Rilke es arco adecuado para nuestro presente. si no al hombre de acción -y en ocasiones al hombre de acción conduce-. Concibo estos años como el marco en el que se desarrollarán los movimientos de la vanguardia. la que veía en las manifestaciones artísticas instrumentos de transformación. y a pesar de ser un autor de culto. su inactualidad. y que el propio Hauser emplea en su introducción al libro sobre El manierismo (1964). Es un héroe que atraviesa por una larga historia de circunstancias que no le son propicias. la misma presunción del héroe stendhaliano ya en el comienzo de su acción. de que no puede cambiarlo. su posible actualidad.no hubieran sido posibles. Casa mal con el estilo de los análisis que ahora se llevan. no es cualquier fecha. y me parece una . tomamos conciencia de que no puede hacerlo. lectores. Julián Sorel fracasa pero actúa. no hacemos otra cosa que confirmar la presunción que desde el comienzo de nuestra lectura tuvimos. es ahora lo de menos. En su análisis del romanticismo de Stendhal aparecen muchos de los motivos que interesaron a otro de los grandes autores de aquel presente. política y cultural. la razón para. el satanismo y el poder.

en el que se instauran mundos nuevos. tal como escribe Hauser en las últimas líneas de su parte novena -. la rastrea en el arte y la literatura del siglo XIX. sí me parece necesario llamar la atención sobre su apreciación del tiempo proustiano como un tiempo que no se ha “perdido”.pierde muchas de las cualidades de la historia positiva –nada tiene de particular que los historiadores positivos “odiasen” a Hauser- pero se dota de otras. son muchos los problemas de método que cabe discutir. por la convicción. Cuando la historia se aborda como una comprensión del presente. históricamente creador. pero también menos cínicos de los que parecen nutrir el nuestro. la sabiduría del cinismo la anula intencionalmente. sentidos nuevos. los nuestros. que vuelve una y otra vez para aportar sentidos ignotos o presentidos pero todavía no asumidos… Poco importa ahora –si bien importa mucho en otros aspectos. Flaubert y Proust-. sin embargo. nuestro presente. pero tampoco un tiempo de lo interesante. el proyecto que los orígenes de la modernidad hicieron suyo. tiene que trabajar de otra forma: acompañado siempre por la figura que su narración ha creado. por la conciencia que en la distancia surge. es el camino en el que se marca el perfil de un sentido. sino. tiempos menos heroicos de los supuestos en el presente de la Historia social de la literatura y el arte. Un tiempo. así. por la capacidad de sugerir y evocar más que por la . Un camino que es preciso recorrer pausada y laboriosamente. fugaz y pasajero. Entre aquellos. a partir de ahora. aflora en sus análisis de Balzac. quizá. Un tiempo. La ironía presumía. se remonta a los impresionistas y establece una trayectoria que a más de uno le parecerá original: culmina en el cine. Interesa destacar que el devenir ni es pérdida ni instantaneidad. un tiempo creador. Pero esa acusación no legitima el cinismo de quienes negando el tiempo lo utilizan en beneficio propio. Quizá en ese final sólo se advierta la configuración y la conciencia de un sujeto que. que paradójicamente ha sido escrita al ir en pos de ella. Como bien señala. El tiempo recobrado es la apoteosis de esa distancia. Pues si la ingenuidad del heroísmo ignora la distancia –que. La “incidencia” de Proust no es cualquier incidencia. además. el movimiento musical de la ironía. sólo en el tiempo encuentran los acontecimientos y las figuras su sentido preciso. Tal paradoja indica que el camino no es lineal y que puede resultar sorprendente. el de su obra. del instante interesante. Su final es un principio. proclamada ya como el rasgo fundamental del arte de nuestro tiempo. los de la Historia social. Es cierto que “acusamos” a Hauser de entregarse ciegamente al heroísmo de una historia que debía transformar el mundo y cumplir. como el cinematográfico.que el destino de esa temporalidad recobrada sea la creación artística. En este punto la lectura de Hauser puede ser un revulsivo. En pos de semejante comprensión se adentra en el camino del ensayo y exhibe en su discurso algunos de los mejores rasgos del género: la agudeza de las hipótesis propuestas tiene que prender en el lector. y éstos. se ha producido un corte que la lectura de la obra de Hauser pone en todo momento de relieve. Cualquier historiador mantendrá su suspicacia ante una pretensión como ésa: ¿dónde la objetividad. que trabaja y aclara. Hauser se interesa profundamente por esta concepción de la temporalidad. así.simplificación inaceptable que “la transmutación de los valores vitales de Proust no es otra cosa que el consuelo y la autodecepción de un enfermo. la rigurosa reconstrucción del pasado…? ¿Cuál la medida del rigor…? El texto historiográfico –y el de Hauser es una buena prueba de ellos. deberán imponerse a su juicio por la lógica y la brillantez. estéticamente creador. que carece de la dirección lineal que tantas veces se le atribuyó. que no es el de la frustración y el recuerdo –aunque haya mucho de frustración y recuerdo en la novela proustiana-. de un enterrado vivo”.

globalizante. que tuvo su mejor momento en el período de entre guerras. Por mi parte. Quizá está demasiado apegado a la tópica economicista y sociológica de la historia heroica de su presente. Como un buen ensayista. Ahora el lector puede disfrutar con las historias de ambos. que en una obra de este tipo es necesaria. y no son pocos los que piensan que la diatriba de Gombrich a él estaba ante todo encaminada. es rechazada. y advertir. pero ahora me interesa señalar que esa fatiga puede conducir a la relectura. opuesta perspectiva-. y supongo que en tal relectura se basa la opción de reeditarla. a su vez. ello no le impide análisis extremadamente lúcidos de autores y obras concretas. tan genéricas como “discurso posmoderno”. y el tiempo se encargará de hacer justicia a afirmaciones.-. Pero si está demasiado apegado a esos tópicos. más como clásicos que como autores polémicos. aún.hablaron más del “espíritu de época” que de las obras concretas. y la afirmación general. pero esa tópica – y el heroísmo en que se funda y al que alentaba. que ambas responden a un tiempo y que entre ambas – seguramente esto puede apesadumbrar a Gombrich. no es el que se lleva ahora. por vericuetos muchas veces poco transitados. en sus grandes diferencias. Viene esto a cuento de una violenta crítica que no puede ignorarse: la que desató Ernst Gombrich contra los historiadores que en la estela hegeliana –materialista o idealista.verificación. tipo Hauser –pero también tipo Lukács. Hauser tiene que ir a paso rápido –y lo hace-. Valeriano Bozal . Hauser sería uno de ellos. Sombart. y la erudición. La historia del arte de Gombrich y ésta de Hauser. Creo que al leer la Historia social de la literatura y el arte en esa perspectiva se harán más claras sus virtudes y sus debilidades. una pretensión de mirada general que busca sentido histórico y que se atiene a una exigencia difícil de cumplir: mantener la relación entre la literatura y las artes plásticas. etc. de obras como la Historia social de Hauser. casi permanecer oculta. Este tipo de discurso.forma parte de nuestra historia y no parece prudente ignorarla: tiraremos al niño con el agua de la bañera. sólo quiero decir que en aquel presente se leyeron de forma simultánea y que ambos alentaron la transformación de los tiempos en un sentido humanista que hoy parece imposible. Mannheim. Ahora se disfruta con procedimientos más sofisticados de análisis. La rapidez de su paso le induce a conectar grandes ideas con acontecimientos. obras y autores muy concretos e implicar argumentaciones generales de fenómenos particulares.hay algunos lazos que las relacionan. tiene que pasar a segundo plano. -y. No estoy seguro de que un discurso tan sofisticado como el posmoderno no empiece ya a causar fatiga.

Goldschmidt y Troeltsch. en más amplias proporciones. Desde 1948 es súbdito británico. considerándolo como “una de las más importantes creaciones intelectuales de mediados de nuestro siglo”. En efecto. La mitad de la obra está dedicada a los siglos XVIII Y XIX. Hauser estudió en Budapest. Al llamarla síntesis no hemos querido sino adaptarla al pensamiento originario del autor. hombre ante todo de nuestra época. Thomas Mann. Max Weber y … el cine. a la actualidad. El autor. con una ojeada. que sólo lamentamos sea relativamente breve. de Berlín. directos o indirectos. el arte de Picasso y Dalí. y hasta el cine moderno. es considerado como el florecimiento siempre imprevisible. el autor no ha intentado recogerlo todo. ya después de la primera guerra mundial y de una estadía de dos años en Italia. El arte y la literatura. a medida que nos acercamos a la edad contemporánea. A pesar de la necesidad de reducirse que le imponía la tremenda extensión del tema. PREÁMBULO Al presentar a los lectores de habla la traducción del libro de Arnold Hauser creemos enriquecer nuestra bibliografía moderna sobre temas del arte. se trata de una obra nueva. La Asociación de Críticos Alemanes. estudia a El Greco. más original.” La edición portuguesa (1954). Se establece luego en Viena. al que se ha dedicado asiduamente desde los tiempos de Viena. la holandesa y la ya anunciada en Francia prueban este éxito extraordinario. y en 1938 se traslada a Londres. más apasionante. por ejemplo. Las raíces sociales del arte y de la literatura es lo que constituye el tema de esta gran síntesis. por ejemplo. Berlín. En la síntesis. pero condicionado por el ambiente y por una complicada combinación de premisas económicas y sociales. La obra apareció primero en ingles (1951) y algo más tarde en alemán (1953). Los problemas han sido profundamente pensados. en París y. a partir del Paleolítico. Pero no se entienda bajo esa palabra algo que fuera como un compendio o resumen hecho sobre unas pocas obras fundamentales. más de una vez logra panoramas capitales en las descripciones de varios fenómenos con toda su complejidad y su contradicción. El éxito del libro ha sido mundial. en 1952. del encargo de una sociología del arte que ha tiempo le hiciera Kart Mannheim. Los traductores hemos tenido presente ambos textos. Su brillante estudio sobre Shakespeare y su retratro de Tolstói. en la que no hay que buscar la utilidad inmediata del manual que sirve para el estudio y el repaso. Wölfflin y Lanson. y una interpretación sociológica y aun económica del arte podrá completar la síntesis con nuevas monografías. que arroja luz sobre el pasado intelectual de la humanidad. El libro se va haciendo más rico. y de largos desvelos sobre libros de historia del arte y de economía y sociología surge una especie de ciencia nueva. la italiana (iniciada el año1955). estudia el pasado como medio de comprender el presente. Nacido en Hungría en 1892. Hauser se ha fijado en puntos fundamentales y ha construido un gran cuadro. pero no cita a Velásquez ni a Goya. los ha citado él mismo: Bergson y Simmel. Los maestros de Arnold Hauser. En ese cuadro cabe situar los creadores y los temas que no han sido desarrollados. el historiador del arte Max Dvorák. con pincelada rápida y genial. están entre las mejores páginas que yo haya leído nunca sobre la compleja naturaleza del hombre de genio. . le concedió el premio literario de 1953-1954. escribió al editor norteamericano del libro lo siguiente: “Lo extenso de la erudición del autor es asombroso. sino una orientación inédita casi por completo. Su libro ha surgido. verdaderamente.

siempre sin fatiga y sin cansancio. para rotular la época que va del Renacimiento al Barroco y englobar así en páginas marvillosas a Cervantes. con admiración entusiasta. Bruegel… Creemos que el lector de nuestra lengua nos agradecerá el esfuerzo realizado en esta edición. Shakespeare. Los traductores confesamos haber efectuado nuestra tarea a trozos. La futura historia del arte le deberá más de un concepto: con razón reclama Hauser como una conquista sólo posible en nuestro tiempo la del manierismo. qué el salva de la depreciación que lleva consigo el término amaneramiento. la lucha con sus ideas y su modo de ver también es fecunda. Cuando uno disiente del autor. Tintoretto. LOS TRADUCTORES .

I TIEMPOS PREHISTÓRICOS .

aún hoy.afirman que estos testimonios más antiguos son las representaciones naturalistas. otros -los que creen que el arte es un órgano para entregarse a la naturaleza. Unos –los que creen que el arte es un medio para dominar y subrayar la realidad. que estilizan e idealizan la vida. 1 PALEOLÍTICO Magia y naturalismo A leyenda de la Edad de Oro es muy antigua. es sea. Como quiera que temen falsear la historia con tal de mostrar que el estilo artístico que ha ellos personalmente les resulta más sugestivo es también el más antiguo. la que posible convicción tenga susderaíces que loenmejor tiene quefamiliar la solidaridad ser también lo más y tribal o enantiguo es tan el afán de las fuerte. Dicho de otro modo . No conocemos con exactitud la razón de tipo sociológico en que se apoya la veneración por el pasado.dicen que los más antiguos testimonios de la actividad artísticas son las representaciones estrictamente formales. que muchos historiadores del arte y arqueólogos no clases privilegiadas de basar sus prerrogativas en la herencia. que aprehenden y conservan las cosas en su ser natural.