En La Illeta hemos realizado un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades), con la

finalidad de evaluar nuestra trayectoria hasta hoy, y empezar a trazar la senda que continuaremos a partir
de ahora. Este ha sido el resultado.

DEBILIDADES

• Poques, tal volta, la dificultad de reunir-nos més asiduament en els últims dos anys.

• La mayor debilidad que veo es la dificultad de poder reunirnos más a menudo, teniendo en cuenta que estamos muy
dispersos y sobre todo los que están en activo, en muchos compromisos que dificultan el contacto.

• No tengo muy claro qué debilidad tiene el grupo (quizás porque no participo totalmente) pero puede ser que falta
centrarse en un aspecto concreto (como objetivo principal) y no difuminarnos tanto (que también es atractivo).

• Puede ser difícil coincidir en las reuniones al ser un grupo algo numeroso.

• Estar en diferentes centros nos puede distanciar, en tiempo y en el espacio. Esto nos llevaría a no avanzar y dejar de
vernos.

• La distancia, el cansancio, el “dejar que las cosas sigan su curso”, sin objetivos claros, puede llevarnos a la inacción, o a
conformarnos solo con esto.

• Coordinación de fechas y horas para las reuniones muy complejas y laxas..

• Dispersión, a veces, excesiva en el tratamiento de los temas.

• Falta, a veces, de objetivos o tareas concretas a cumplir en los plazos dados.

• Falta tiempo para la puesta en común de actividades, y no lo hacemos tampoco digitalmente (en general).

• No cumplimos tod@s (algunas personas sí, pero la mayoría no) con los compromisos (escribir, acudir a los encuentros de
Granada).

• Tendencia a la dispersión.

FORTALEZAS

• La Illeta me da la fortaleza que necesito para afrontar las reticencias en el centro al que termino de llegar.

• Me enriquecen las reuniones de La Illeta, las conversaciones.

• Creo que la mayor fortaleza es el apoyo que tenemos como grupo y sobre todo el hecho de compartir las mismas ideas
respecto a lo que entendemos por educación y poderlo trabajar en el centro.

• Para mí la fortaleza de La Illeta en contar con un grupo joven, cohesionado, con las ideas claras, que pese a las
amenazas externas (ley educativa, gobierno...) está dispuesto a poner en práctica y difundir los principios del grupo
en la comunidad educativa.

• Posibilidades de trabajar en grupo y materiales para el aula.

• Tener un lugar seguro para comentar las dificultades que podemos encontrar.

• Es un grupo terapeútico y amistoso.

• Sentirse acompañada en lo “raro”.

• Sentirte segura en lo que haces en el aula que es diferente de lo que hacen los otros compañeros/as.

• Ampliar la perspectiva en el análisis de la realidad.

• Voluntad y perseverancia de mantener el grupo a pesar de las dificultades.

• Experiencias compartidas que fortalecen el vínculo afectivo-emocional.

• Refuerzo importante de la motivación para el trabajo.

• Formación y actualización continua de herramientas e ideas.

• Gent diversa amb diverses formacions i nivells educatius, molta riquesa, moltes mirades al món educatiu.

• Compartimos una visión crítica que nos facilita la comuniación.

• Espíritu combativo.

• Somos un grupo heterogéneo, lo que aporta múltiples perspectivas. Hay personas con muchísima experiencia, hay
personas con distintas experiencias laborales...

• El ambiente; el clima que se respira es de profundo respeto por tod@s.

AMENAZAS

• Tener que defender nuestro trabajo en el aula continuamente.

• Las pegas que ponen algunos compañeros.

• Ir contracorriente.

• Se te pueden ir las ganas, aburrirte, dejarte llevar y volver a lo “normal”.

• Un trabajo de aula diferente puede generar un rechazo en el resto de compañeros y suponer una amenaza en nuestra
forma de entender la enseñanza.

• Creo que la mayor amenaza de La Illeta procede del retroceso que se está produciendo en los planes educativos;
estamos volviendo a una escuela retrógrada en todos los niveles (ratio, metodología, contenidos...).

• Creo que para nuestras reuniones las amenazas son pocas. Siempre hemos trabajado pese a las condiciones externas e
incluso gracias a ellas.

• Sensación de impotencia ante los cambios educativos promovidos por los medios y las Administraciones.

• Dependencia de la fortaleza e implicación de algunos miembros para responder a las dificultades del entorno.

• Integración vista como rutinaria en el IRES sin signos de evolución.

• Rigidesa del sistema.

• En el aula, cada uno@ seguimos con el cambio metodológico y el enfoque crítico. Pero muchas personas no están ya en
el aula. La tendencia mayoritaria de los claustros y la sociedad en su conjunto, que parece (yo lo percibo así) ser
cada vez más individualista, apática y apocalíptica.

• El sistema en el que tabajamos que muestra signos esquizofrénicos que conjugan neoliberalismo y discursos
grandilocuentes y vacuos.

OPORTUNIDADES

• Els docents que estan buscant un referent com La Illeta o la red IRES per a sentir-se recolzats.

• Difundir, contagiar.

• Hacer el grupo más grande.

• Cambios en el centro.

• Cambios en la comunidad educativa.

• La Illeta siempre ha sido un grupo abierto a cualqueira que desee innovar en su práctica docente.

• Siempre se puede contar con su apoyo.

• A través de la Red IRES.

• Extendiendo las ideas de boca a boa.

• Comentando experiencias y principios propios de La Illeta a compañeros/as que quieren escuchar nuevas ideas.

• Mientras tengamos libertad de cátedara, poner en marcha estos principios en nuestras aulas (satisfacción personal).

• Un grupo fuerte en sus convicciones puede dar a conocer sus experiencias y acoger a otras personas con ganas de
trabajar de otra manera.

• Situación social/política inestable que permite incorporar algunas de las “nuevas” ideas.

• Movimientos sociales compatibles con la ideología subyacente en IRES.

• Tecnología facilitadora de la difusión de las ideas.

• Front a un món en canvi, la nostra visió crítica pot aportar molt al món educatiu.

• No damos la guerra por perdida. Voluntad de seguir plantando cara a un sistema inhumano. Resiliencia, experiencia,
conocimiento... cuando manda el desánimo y el cincismo se expande, poder escuchar a personas que conocen
situaciones tan desoladoras como esta, y saber que (incluso así) la lucha es irrenunciable. La Illeta es un reducto de
coraje.

Acompañamos el análisis con la narración de la experiencia de cada integrante de La Illeta, que se articuló en
forma de entrevista abierta por parejas. Sorteamos quién entrevistaría a quién y tuvimos la suerte de contar ese día
con la presencia de todo el grupo. Nuestra querida Ángeles nos recibió en el hospital y en bata. Durante dos horas
nos atrincheramos en una sala de visitas, por donde se aventuraron a pasar otro paciente y su visita correspondiente.
Suponemos que escucharían algo de nuestra conversación, como nosotr@s escuchamos retazos de la suya. Hablaban
de enfermedad y convalecencia, nuestra charla versaba sobre la educación y la vida.

Salimos del hospital de Alicante, con el deseo de Ángeles de que disfrutáramos del arroz y la compañía en casa de
Viqui. Fuimos extremadamente obedientes: dedicamos a su encargo el resto del día, hasta vencida la tarde. Nuestras
entrevistas incluían dos preguntas fijas: ¿Cómo llegaste a La Illeta? ¿Qué me aporta la Illeta? A partir de ahí, cada
cual añadió lo que quiso preguntar a quien le tocó en suerte. Parecía una fiesta de adolescentes, escampad@s por
parejas aquí y allá, buscando ríncones tranquilos dentro de la casa o a la sombra en el jardín. El vídeo está en
proceso de edición. Disponíamos de tiempo, muchas cosas que decir, el ánimo bien dispuesto y el talante
generoso...Como alguien muy sabio advirtió, el montaje no será sencillo; en alguna entrevista, de las dos preguntas
iniciales se pasó a quince, veinte. Como propósito, próximamente extractaremos algunos momentos de dichos
intercambios.