You are on page 1of 10

Voces: ACCIONISTA ~ ACCIONISTA MINORITARIO ~ ASAMBLEA ~ AUMENTO DE CAPITAL ~

CAPITAL SOCIAL ~ DERECHO DE PREFERENCIA ~ DERECHO DE RECESO ~ DIVIDENDOS ~
EMISION DE ACCIONES ~ MAYORIA ~ NULIDAD ~ PERSONALIDAD DE LA SOCIEDAD ~ SINDICO
~ SOCIEDAD ANONIMA ~ SOCIO
Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala C(CNCom)(SalaC)
Fecha: 28/12/1984
Partes: Augur, S. A. c. Sumampa, S. A.
Publicado en: LA LEY 1985-E con nota de Héctor María García Cuerva. LA LEY 1985-E, 12 DJ1986-1, 111
Cita Online: AR/JUR/2628/1984

Sumarios:
1. Si bien es cierto que un sector de la doctrina admite la posibilidad de que, en supuestos especiales, puede el
accionista minoritario que se encuentre impedido de suscribir nuevas acciones a prorrata de sus tenencias, exigir
que la emisión se haga con prima, tal solución ha sido aceptada a condición de que se demuestre que el aumento
que se realiza carezca de razonabilidad, pudiendo presumirse que se hace con el propósito de romper el
equilibrio entre los accionistas.
2. No puede admitirse que el desconocimiento del síndico concursal o su ignorancia acerca de la realización de
los actos societarios de una sociedad en la cual la fallida tenía participación, pueda servir de sustento para la
impugnación de una resolución colegial, cuyo sentido pudo ser favorable a los intereses de la masa que
representaba, si de haber concurrido la asamblea para integrar con su voto la voluntad social habría
predominado la voluntad en tal sentido, pues constituía mayoría en los términos previstos por el art. 244, tercer
párrafo de la ley 19.550 (ADLA, XXXII-B, 1760).
3. El interés jurídico tutelado por el instituto de la prima de emisión se encuentra afectado cuando el aumento de
capital no ha sido suscripto por un extraño, sino por uno de los accionistas preexistentes que optó por suscribir
preferentemente las nuevas acciones.
4. La emisión con prima o sobreprecio tiene como finalidad equiparar la situación de los nuevos socios con la
posición de los antiguos accionistas, en relación con las reservas acumuladas y las inversiones beneficiosas
hechas por la sociedad antes del aumento del capital. Su función es la de conservar para los accionistas
existentes el mayor valor real de la acción, que si se emitiera sin prima, esto es, al valor nominal, traería un
enriquecimiento gratuito a los nuevos accionistas, quienes participarían en igualdad de condiciones con los
antiguos de la situación económica ventajosa que representa una empresa en marcha.
5. El aumento de capital pone en juego dos legítimos intereses de los accionistas. Por una parte, compromete el
relacionado con la conservación de la proporcionalidad de las prestaciones, interés que esquemáticamente puede
atribuirse a grupos mayoritarios o de control, o aun a los accionistas que disponen de un cierto paquete de
acciones que, por diversas circunstancias dota de específicas calidades a una posición societaria. Pero por otra
parte atañe al interés en el mantenimiento de la consistencia patrimonial de la participación, es decir, a que no
disminuye el valor de las acciones, que podría perjudicarse por el aguamiento del capital consiguiente a un
aumento con emisión de nuevas acciones a la par. Este es el interés de los accionistas minoritarios o que
genéricamente concierne a los ahorristas o inversores que no quieren o no pueden suscribir las nuevas
emisiones. El primero de estos intereses queda adecuadamente protegido con el derecho inderogable a la
suscripción preferente, que de manera más enfática consagra nuestra legislación. El segundo no encuentra
adecuada tutela fuera de la emisión con prima que, en cambio, la ley contempla como una mera posibilidad y no
como un derecho. (Del voto del doctor Anaya).
6. El funcionamiento de las sociedades anónimas, en particular sus resoluciones sociales, no pueden quedar
supeditadas o limitadas a las vicisitudes que afectan a las personas de sus accionistas. (Del voto del doctor
Anaya).
7. No puede perderse de vista que en la legislación argentina, la emisión con prima queda abierta, siquiera en
principio y no tratándose de los supuestos del art. 197 de la ley de Sociedades (ADLA, XXXII-B, 1760), a la
determinación de la asamblea, quedando para la tutela del accionista que no puede o no quiere suscribir, la
posibilidad de negociar el derecho de preferencia o de receder. A salvo todavía los supuestos en que la invalidez
de la resolución asamblearia pueda resultar de que la decisión de aumentar el capital encubra maniobras de
algunos accionistas en perjuicio de otros. En estos supuestos no ha de prevalecer el principio mayoritario, en
tanto la resolución asamblearia se haya logrado mediante una votación apartada del fin para el cual se encuentra
atribuido el ejercicio de los votos y establecido el poder de decisión. (Del voto del doctor Anaya).
8. Los accionistas disponen en tutela de su interés, frente al aumento de capital, del derecho de preferencia y la
posibilidad de negociarlo, o el derecho de receso. (Del voto del doctor Anaya).
9. La imposición de la emisión con prima que atendería a la protección del socio que, por razones particulares
no quiera o no pueda suscribir, comportaría al mismo tiempo una lesión directa al derecho subjetivo de los otros
accionistas preexistentes que tienen un verdadero y propio derecho a suscribir a la par, es decir que gozan de una
franquicia del sobreprecio, mediante el ejercicio del derecho de suscripción preferente, y ello se comprende

© Thomson La Ley 1

destaca la recurrente que la sentencia impugnada omitió toda referencia a la falta de probanzas de las razones por las que la sociedad demandada decidiera emitir acciones a la par en la asamblea del 1° de abril de 1981. 531/551 rechazó la demanda promovida con el objeto de declarar la nulidad del aumento de capital resuelto por la asamblea general extraordinaria de Sumampa. juzgó que el mero hecho de haber emitido a la par. se estableciera una prima de emisión para dicho aumento de capital. en contraste con la emisión con prima de los dos aumentos anteriores realizados el 10 y el 12 de diciembre de 1980. no sólo porque eventualmente pueda tornarlo más oneroso. contestada a fs. a lo que debe agregarse que la falta de ejercicio del derecho de suscripción preferente por parte de las actoras. cuyo destino es la formación de reservas. en concordancia con su objeto financiero. con lo que se acrecienta la participación en el capital y las expectativas al dividiendo. A. sino también porque puede volverse menos atractiva la oferta de acciones con sobreprecio. 575/82. La pretensión se fundó en tres argumentos: 1) insuficiencia del orden del día por falta de información. S. 2° El pronunciamiento reseñado fue apelado por el síndico de las quiebras de ambas actoras y fue sostenido mediante la expresión de agravios glosada a fs. que la de suscribir mayor cantidad de acciones a la par. A. S.. en razón de allegar fondos a la sociedad participada -Cervecería Córdoba. sobre todo si se tiene en cuenta que quien suscribió el mencionado aumento no fue un accionista recién incorporado a la sociedad. El sentenciante consideró que no medió defecto o vicio tanto en la citación como en la misma enunciación del punto incluido en el orden del día que reputó suficiente a los efectos de la información debida a los accionistas. ya que aprovechando la situación falencial de los actores.apenas se tenga en consideración que la imposición de un sobreprecio condiciona el ejercicio mismo del derecho de opción. En cuanto a la pretensión deducida en subsidio a fin de que se disponga que la emisión se efectúe con prima. Texto Completo: 2ª Instancia. celebrada en 2ª convocatoria el día 1° de abril de 1981. cuando no hicieron valer su posición en la pertinente asamblea.Buenos Aires. 531/551 ¿es arreglada a derecho? El doctor Caviglione Fraga dijo: 1° La sentencia de fs. Por último manifiesta el impugnante que la sentencia incurre en error al tener por justificado y necesario el aumento de capital.. A. luego de dos emisiones anteriores con prima. a fin de © Thomson La Ley 2 . habida cuenta que fue realizado teniendo en miras el mantenimiento de su posición accionaria en Cervecería Córdoba. así como la petición subsidiaria de que en caso de no prosperar la nulidad. fue abusiva y desleal.-. El quejoso reprocha al sentenciante por no haber considerado la imposibilidad fáctica y jurídica en que se encontraban las sociedades actoras. a punto tal que no depositaron sus acciones dentro del plazo para concurrir a la asamblea. S. A. para concurrir a la asamblea celebrada en segunda convocatoria el día 1° de abril del mismo año. a lo cual añadió que no se advertía el interés en los actores en obtener tal tipo de decisión judicial. quienes estando "in bonis" mostraron desinterés en la convocatoria. con fundamento en el comportamiento de los actores. 591/3. resultó suscriptor. entendió que los argumentos dados eran de suyo suficientes para desestimarla. 2) abuso del derecho de la mayoría en razón de la innecesariedad del aumento resuelto. no es imputable a la demandada ni tampoco se probó que la mayoría hubiera urdido una maniobra con el ánimo de perjudicar los derechos de la demandante. Asimismo.. quien se expidió mediante su dictamen de fs. que les hubiera posibilitado beneficiarse en iguales condiciones que quien. Por otro lado. e insiste en sostener que la conducta del accionista Accioinver. estimó como razonable el aumento de capital resuelto. en definitiva. desestimó el abuso de derecho alegado. afectando de ese modo sus derechos políticos y patrimoniales. cuya quiebra se declarara el día 5 de marzo de 1981.. diciembre 28 de 1984. S. de la cual era accionista en proporción considerable la demandada. suscribió íntegramente el aumento de capital. ya que el único propósito de éste fue el de romper la igualdad de los accionistas perjudicando a las actoras y. 3) violación del derecho del accionista a la integridad de su participación. 503/509. no justifica sin más la declaración de nulidad del aumento de capital. Posteriormente se dio intervención al Fiscal de Cámara. La sentencia apelada a fs. Por otro lado. En cuanto al argumento de la emisión de las acciones correspondientes al aumento impugnado sin prima.

1983-C. que a la fecha de la publicación de la convocatoria a asamblea (febrero 23-1981) las actoras se hallaban "in bonis". A. 251 y concs. 244. 290). en tanto y en cuanto satisfizo todos los recaudos legales y estatutarios establecidos para la regular constitución. No puede entonces calificarse como sorpresiva o clandestina la actitud de Sumampa. LA LEY. 246. por ende. S. es de señalar que el estado de quiebra de alguna de sus accionistas no provoca. En cierto sentido es veraz dicha afirmación ya que el síndico se halló condicionado por el anterior comportamiento de los administradores de las actoras quienes omitieron adoptar las medidas pertinentes para posibilitar la asistencia a la cuestionada asamblea. si es que el acto nada tuvo de irregular en su constitución y deliberación extrínseca (arts. A. mediante la cual se resolvió la convocatoria a asamblea para aumentar el capital social en la suma de $ 1465. Y por ello. sino que la impugnación formulada en el recurso se centra en el contenido de la decisión asamblearia. La pasividad. es decir el día inmediato posterior a la declaración de su quiebra por extensión de la decretada a Sasetru. A. realizado en segunda convocatoria el día 1° de abril del mismo año. 19 de la Constitución Nacional. toda comprensión contraria comportaría una clara transgresión a los principios constitucionales de la seguridad jurídica y la libertad civil emergentes de la última parte del art. en razón de su ignorancia acerca de la convocatoria. la negligencia o la imprudencia de los órganos de administración de las fallidas y del síndico del concurso no pueden recaer en la esfera de responsabilidad de la sociedad demandada y del accionista que votó favorablemente la resolución aprobatoria del aumento. el síndico mismo admitió no haber tenido conocimiento de la publicación de los avisos ni de la celebración de la asamblea. 4° El representante de las quiebras actoras alega que el estado falencial les impedía de hecho y de derecho concurrir a defender su posición accionaria en Sumampa. (Rev.. A. 6° El síndico del concurso de las actoras afirma en su memorial que. puesto que a la sociedad demandada no le cabe ningún reproche. como principio. A.. p. se hallaba impedido de acudir a defender su posición accionaria en Sumampa. S. A. A. puesto que no podría ejercer su derecho a suscripción preferente. debe tenerse presente que el grupo empresario del cual forman parte las demandantes. 237.mantener su participación en dicha compañía. En ese sentido.se decretó un mes antes de la fecha fijada para la primera convocatoria. por lo que no puede entenderse que la sociedad se halla obligada a citar especial y personalmente a su accionista fallido para anoticiarlo del funcionamiento de su órgano de gobierno ni que deba comparecer ante el juez del concurso a dichos efectos. S. por el contrario y como bien se señala en el dictamen del Fiscal de esta Cámara. pues ninguna norma o principio jurídico le impone semejante precaución. de otro lado. transcurriendo casi otro mes más hasta la fecha del segundo llamado. 3° Constituye hecho no discutido que las actoras no depositaron sus acciones dentro del término legal prescripto antes de la fecha fijada para la primera convocatoria a asamblea -marzo 6-1981. para ejercer el derecho de preferencia en la suscripción del aumento de capital.. no participaron en la deliberación del acto impugnado. Ley de Sociedades).y. sino que. funcionamiento y deliberación de la asamblea. calidad que mantenían hasta el momento en que venció el plazo para el depósito de las acciones que habilitaba su participación en la asamblea convocada para el día 6 de marzo de 1981. se encaminó hacia una solución de tipo concursal desde el mes de diciembre de 1980 y que la quiebra de la sociedad controlante -Sasetru. S. dado el estado falencial. 5° No es. Pero tal ignorancia y tal imposibilidad no pueden constituir motivos o razones aducibles para invalidar el acto. puesto que la demandada contaba con recursos financieros suficientes provenientes de dividendos en efectivo percibidos de Cervecería Córdoba. S. S. a fin de realizar nuevas inversiones de capital en Cervecería Córdoba. t. S. si se repara en que no se ha demostrado que haya mediado una maniobra o una maquinación deliberada al convocar a la asamblea impugnada aprovechando la falencia de alguno de sus accionistas. tanto en su convocatoria cuanto en su celebración. © Thomson La Ley 3 . igualmente no lo hubiera hecho. S. así como tampoco tuvo noticia del llamado hecho a los accionistas de Sumampa. para afrontar la integración del aumento de capital dispuesto por ésta con fecha 22 de octubre de 1981. Pero. sino que tal medida respondió a una finalidad empresaria ya delineada con claridad desde la reunión de directorio de fecha 22 de enero de 1981 y plasmada en la decisión del mismo órgano de administración de fecha 10 de febrero del mismo año. A. Es importante acotar. a la sociedad demandada a quien puede atribuírsele responsabilidad por la ausencia de los accionistas fallidos.. un mes antes. A.. como bien se destaca en el fallo recurrido. por lo tanto. Con posterioridad se encuentra probado que Sumampa. como lo señala el primer sentenciante. ninguna alteración en el desenvolvimiento de la vida social. mediante los avisos legales del caso. Lo cual equivale a reconocer que aunque hubiese estado en condiciones de asistir y participar en la asamblea. S. el ofrecimiento a sus accionistas a ejercer su derecho de suscripción preferente. Tampoco media cuestionamiento acerca de la regularidad formal de la asamblea. hizo saber.

en Cervecería Córdoba.455. 3°. Al respecto. 4°) y Augur.692 acciones B (1 voto). es la de invertir en valores accionarios de otras empresas y.107. Ahora bien. La participación accionaria en esta última sociedad data desde noviembre de 1980 y la proporción se mantuvo. Tampoco se ha hecho siquiera mención a que se hubiesen realizado gestiones o peticiones ante el magistrado del concurso en orden a obtener autorización para emplear fondos concursales con el propósito de mantener la participación accionaria en la demandada. A.".000. si ellos no se hubiesen abstenido de concurrir para integrar con su voto la voluntad social y así prevalecer en la deliberación y resolución final de la cuestión en debate.000. cuando la finalidad última de la quiebra y su razón de ser estriba precisamente en constituir un proceso para liquidar los activos y repartir proporcionalmente su producido y no para mantenerlos o aumentarlos.037.sólo se requería el 50 % del monto de la suscripción es decir $ 50. donde impera el riesgo y el cambio incesante de las © Thomson La Ley 4 . "con motivo de cobranzas efectuadas a las deudoras de la fallida". 902. Sin embargo. lo que representa una suscripción equivalente al 33. Ahora bien. Corresponde entonces dejar sentado que la suscripción tuvo el claro propósito de mantener la participación en el capital de Cervecería Córdoba. S. es preciso destacar. poseía 50. A. Ayilú contaba con 2. S. ley 19.750. A. Lo cual hubiese sido harto dudoso de ser admitido. ya que constituía mayoría en los términos previstos en el art 244. S..800-. cuyo sentido pudo ser favorable a los intereses de los recurrentes. la inversión de recursos financieros para mantener o acrecentar participaciones en el capital de otras empresas.000 acciones de la clase "A". 130. S.551). primeramente. que el mantenimiento de la posición accionaria en Cervecería Córdoba. por hipótesis. en general. sólo a ellas atribuible. párr.009. art. salvo supuestos excepcionales en los que se demuestre que la conservación importe un beneficio evidente para los acreedores o bien que de su no conservación se derive con evidencia manifiesta un daño grave o irreparable al interés de aquéllos (doctr.900. lo que suma 1. Sobre este punto. arts.000. S. S. 7° Ya ha sido puntualizado que el hecho de la falencia de uno de sus accionistas no tiene virtualidad para detener o paralizar la gestión y evolución de la sociedad. frente a 13.000. S. A.000 de votos. Pero lo cierto es que aunque.579 % se elevó al 33. precisamente en virtud de la ausencia de las propias recurrentes. ya sea por acto consciente y voluntario o por inadvertencia o incuria de sus administradores anteriores y del propio síndico del concurso (doctr. 8° Otro de los argumentos expuestos por los apelantes gira en torno a la alegada innecesariedad del aumento de capital dispuesto en la asamblea del 1° de abril de 1981. hubiese podido. mediante anticipo con fecha 1° de octubre de 1981 -$ 48. 3° y 182.000 títulos de las mismas características. Sumampa.. que fueron depositados a plazo fijo en el Banco de la Provincia de Buenos Aires desde el 6 de febrero de 1981. constituyó sólo un pretexto puesto que la verdadera intención fue la de "desvanecer la participación de las sociedades fallidas en Sumampa. A. en particular. art. en la medida que resulta difícilmente conciliable con la finalidad del juicio universal de ejecución colectivo.637 %). se sostiene que para lograr ese propósito no era necesario el aumento de capital de Sumampa. A. para ejercer el derecho de preferencia en la suscripción del aumento de capital pese a que se encuentra debidamente acreditado que la sociedad publicó los avisos legales a que hace referencia el art.000). recibidos como dividendo de Cervecería Córdoba. Se sostiene. suma muy cercana a la aportada por Sumampa.. de 5 votos por acción (conf. A. L. agregando que a pesar de que la quiebra del grupo Sasetru se decretó respetando el principio de patrimonios separados "ha habido atención por parte de algunas de las sociedades en quiebra a las obligaciones de otros". Cód. Pero lo que interesa remarcar es que en el aumento dispuesto por asamblea ordinaria de la sociedad participada ($a 300. sino bajo el prisma de la dinámica de los negocios. en su declaración confesional dejó establecido que pudo haber hecho uso de su derecho de preferencia. A. Entonces mal puede predicarse un abuso de la "mayoría" como lo presenta el quejoso. Civil). S. párr. de igual manera no lo hubiese hecho. estable con una ligera tendencia hacia el crecimiento (del 30. ya que admitió no haber tenido conocimiento por ningún medio del llamado a las accionistas de Sumampa. 194. suscribió 515. que constituye hecho cierto e incontrovertido que la actividad única que define prácticamente el objeto social financiero de Sumampa. S. A. de modo que entre ambas sumaban 14. Observados los acontecimientos "ex post facto" podría ser verosímil la alegación de los actores.263 acciones. si es que esa calidad mayoritaria fue adquirida por el accionista presente. S.. 3° del ordenamiento societario. A. Con lo que se demuestra que la posición de las actoras habría predominado si hubiesen asistido y votado.000 que tenía el accionista que se hizo presente en la asamblea Accioinver.900. A.750. S.. ya que a la época del aumento -octubre de 1981.069. si esto es así no puede admitirse que el desconocimiento del síndico o su ignorancia acerca de la realización de los actos societarios puedan servir de sustento para la impugnación de una resolución colegial. puesto que ésta disponía de la suma de $a 26.. clase "A" (4 votos) y 494.571 acciones. S. derivados de las sucesivas imposiciones a plazo fijo que rindió el originario capital de $ 26. Pero los hechos en la vida empresaria no pueden ser contemplados desde una óptica meramente estático-contable.633 % del total de la emisión dispuesta con motivo del aumento. párr. sobre una emisión de 3. A. es de observar que a la fecha del cuestionado aumento. S.

si bien puede admitirse que el problema presenta aristas dudosas. preciso es destacar que. lo que motivó la decisión de llevar adelante el aumento impugnado. Tan razonable aparece el aumento apenas se observa que. S. Recién en la sesión del 10 de setiembre de 1981 se resuelve convocar a asamblea para tratar el aumento de capital social dentro del margen previsto en el art. que si se emitiera sin © Thomson La Ley 5 . Es indudable que el aumento de capital de Sumampa. S. 48. los apelantes señalan que la decisión de emitir a la par. supondría intervenir en la ampliación de capital de Cervecería Córdoba. en Cervecería Córdoba. A. A. en la reunión de directorio del 10 de febrero se resolvió convocar los accionistas a asamblea general extraordinaria para el día 6 de marzo de 1981 con el objeto de aumentar el capital social en la suma de $ 1465 con fundamento en deliberaciones anteriores en las que se acordó la conveniencia de realizar nuevas inversiones de capital en la sociedad participada. equivalente a valores constantes al monto de los dividendos distribuidos en la última asamblea. Cervecería Córdoba. implicaba para la demandada. que no puede entenderse como un sospechoso exceso de precaución. S. se proponía acometer con el objeto de ampliar y modernizar su planta en la provincia de Córdoba". A. A. A. Finalmente la asamblea decidió en fecha 22 de octubre elevar el capital en $ 300. formulando la salvedad que la cuantía de dicho anticipo podía no llegar a guardar proporción con el aumento que "finalmente se aprueba". S. 188 de la Ley de Sociedades comerciales. aun adicionando el aporte proveniente del dividendo percibido en 1980 que.. no lo era. entonces. dado que de todas maneras se habría producido la comentada alteración -aunque en menor magnitud. es de reparar que mediante la nota de fecha 14 de agosto de 1981. se abstuvieron de participar por razones de diverso orden que sólo a ellas atañen y que. A. "tal como lo había adelantado extraoficialmente" que considerara en la próxima asamblea un aumento de capital y sugirió que efectuara un anticipo a cuenta de dicho aumento. Todo esto encuentra explicación adecuada en el informe de Cervecería Córdoba. A. habida cuenta que el aumento de capital hecho sin prima de emisión posibilitó un notorio acrecentamiento de la participación del accionista Accioinver. A. por lo tanto. obrante a fs. A. y una correlativa mengua de la de las actoras. solicitó a Sumampa. en relación con las reservas acumuladas y las inversiones beneficiosas hechas por la sociedad antes del aumento de capital. con la finalidad de mantener la porcentualidad de participación en el capital y votos de dicha sociedad. debe señalarse. A. en cambio. la emisión con prima o sobreprecio tiene como finalidad equiparar la situación de los nuevos socios con la posición de los antiguos accionistas. 9° Luego de esta exposición. A. Allí mismo se expresó que era necesario evaluar las ventajas que para Sumampa. Pero lo decisivo del asunto es que la naturaleza de la decisión adoptada por la asamblea del 1° de abril de 1981. hecho.. en calidad de anticipo de fondos a cuenta del futuro aumento de capital a considerar en la próxima asamblea ordinaria..800 más los intereses ganados. Y en fecha 13 de agosto de 1981 el directorio resolvió. decidiéndose que en una próxima reunión se concretaría el aumento de capital social de Sumampa. A. produjo una sensible disminución del valor de las acciones y el deterioro de su participación relativa en el capital de Sumampa.000 y que motivó un importante endeudamiento. Desde otro ángulo. S.. Su función es la de conservar para los accionistas existentes el mayor valor real de la acción. S. "para no restar incidencia en la actual inversión que mantiene en el capital y votos" de aquélla. 11.. S. S. era un hecho previsto. por lo menos desde el 22 de enero de 1981. cabe inferir que si bien el aumento de capital de la sociedad participada y la correlativa inversión de fondo que ello.579). 10. pericia contable realizada en el expte.000.circunstancias. pero el dato relevante estriba en conocer si esa cuantía era determinable a la época del aumento que aquí se controvierte. no pueden razonablemente ser imputadas a la sociedad demandada. Quiero decir. S.. de Sumampa. oportunidad en la cual en reunión de directorio se informó sobre el "emprendimiento que Cervecería Córdoba. S.. cabe recordar. sino una decisión que encuentra razonable relación con la previsible evolución de los negocios en estrecha conexión con el interés social y dentro del ámbito de su objeto (conf. S.000. que dicho incremento y disminución no se daba exclusivamente y en toda su extensión por el hecho de haberse emitido sin prima. S. Ahora sabemos cuáles eran las cuantías de las inversiones requeridas para preservar la participación accionaria. no pueden sino atribuirse a las propias sedicentes damnificadas. en base a la "inédita elevación de la tasa de interés bancaria". era un hecho previsto. y otro anticipo adicional de $ 1000 todavía quedaba un saldo deudor para completar la integración de la suscripción en el aumento aprobado de Cervecería Córdoba.. por un lado. la magnitud de los recursos financieros requeridos para afrontarla. Posteriormente. solicitar a los accionistas un aporte de capital de $ 150.si se hubiese respetado el criterio de emitir con sobreprecio. 356/8 en el que se manifiesta que a partir de julio de 1980 la empresa comenzó un proceso de equipamiento consistente en la instalación de una nueva línea de producción que implicó una inversión del orden de los $ 24. quienes habiendo podido asistir al acto asambleario y prevalecer con sus votos en la toma de decisiones. Con relación a las características que tuvo la emisión de acciones correspondientes al aumento de capital impugnado.. En tal sentido. S. A. luego de dos emisiones anteriores con prima. lo que llevó al directorio en su reunión del día 12 de marzo de 1981 a efectuar un estudio para aumentar el capital social. con sucesivos acrecentamientos totalizó $ 48. y las consecuencias dañosas que de ella se hayan derivado.

borsa o titoli di crédito". ed. Con costas a los apelantes. a nuestro juicio. y los fundamentos del dictamen del Fiscal de Cámara. Messineo.. pero que aun antes era posible de ser aceptada. es decir que gozan de una franquicia del sobreprecio. Y ello se comprende apenas se tenga en consideración que la imposición de un sobreprecio condiciona el ejercicio mismo del derecho de opción. V. en supuestos especiales. que ha generado una ardua polémica en el derecho italiano (conf. quienes.prima.. en el supuesto que el aumento supere los límites previstos por el art. Motivos. R. conf. ps. pueda tomarlo más oneroso. Sobre la base de tales principios. 358 y sigtes. en la medida que el socio impedido de suscribir y que por dicha circunstancia se perjudique por la pérdida de su posición accionaria. tal solución ha sido aceptada a condición de que se demuestre que el aumento que se realiza carezca de razonabilidad. cap. S. sino uno de los accionistas preexistentes que optó por suscribir preferentemente las nuevas acciones. Zaldívar. III. sino procurar la liquidación de sus participaciones haciendo uso del remedio que el orden jurídico ha reconocido al accionista para separarse de la sociedad. E. con cita de Manovil. Tengo por decisivas las conclusiones sentadas en lo relativo a que: 1) el funcionamiento de las sociedades anónimas y en particular sus resoluciones sociales. L. por razones particulares. 633. pueda el accionista minoritario que se encuentre impedido de suscribir las nuevas acciones a prorrata de sus tenencias. Graziani. I. Por otro lado. R.. ed. ps. Por lo demás. 62. Puesto que una sociedad fallida no puede pretender mantener una posición accionaria que importe desembolsos que no puede satisfacer. ps. no pueden quedar supeditadas. aunque no exento de riesgos. 201. puede encontrar adecuada protección rescindiendo el vínculo social mediante el ejercicio del derecho de receso. 26 y sigtes. con lo que se acrecienta la participación en el capital y las expectativas al dividendo. "Commentario del Codice Civile. LA LEY. Rev. era el que mejor se ajustaba a su situación falencial. voto por la desestimación del recurso de apelación y consiguientemente. J. 188. núm. Alessandro. II.. parág. puesto que el único suscriptor no fue un extraño. traería un enriquecimiento gratuito a los nuevos accionistas. Por análogas razones. ps. ed. ibíd.. no sólo porque eventualmente. el doctor Quintana Terán adhiere al voto anterior. "Cuadernos". Pero ya ha sido expresado que en las circunstancias del caso. en "Banca.. "Cuadernos".) no ha sido siquiera rozado por el aumento de capital aquí examinado. cabe concluir que el interés jurídico tutelado por el instituto de la prima de emisión (art. setiembre 9-1982. Por ello. H. Bruno. 1975. 1981. El doctor Anaya dijo: 1° Coincido en lo fundamental con los argumentos desenvueltos en el voto que abre este acuerdo y en razón de ello me pronunciaré también por la desestimación del recurso. 202. comportaría al mismo tiempo una lesión directa al derecho subjetivo de los otros accionistas preexistentes que tienen un verdadero y propio derecho a suscribir a la par.550. sala A. de acuerdo con lo normado por el art. 1983-B. t. Zaldívar. esto es al valor nominal. Fargosi. ed. 245 del ordenamiento legal de las sociedades. © Thomson La Ley 6 . 245.. 1976. II. parte 2ª. ley 19. el camino que debieron intentar recorrer los accionistas ausentes que. 1961). según calificada exposición doctrinaria (conf. ps. en nota a fallo de esta Cámara "in re": "Almeida. 5). S. "Sociedades Anónimas". VIII. p. pudiendo presumirse que se hace con el propósito de romper el equilibrio entre los accionistas. t. p. 405/406. E. de acuerdo con un criterio de interpretación finalista de las instituciones y del propósito tenido en mira por el legislador. 202. obteniendo anticipadamente la liquidación de su cuota en el patrimonio social (art. 2°. Halperín. Fré.903. "Diritto de opzione e azioni con sopraprezzo". Ley de Sociedades). M. por la íntegra confirmación de la bien fundada sentencia de primera instancia. "Sul sopraprezzo nell emissione di azioni di societá secondo il diritto italiano" en "Nuovi studi di diritto della societá". no eran accionistas minoritarias de la sociedad demandada. secc. mediante el ejercicio del derecho de suscripción preferente. societá per azioni". 12. p.). exigir que la emisión se haga con prima (conf. no quiera o no pueda suscribir. bueno es recordarlo. condicionadas o limitadas por las vicisitudes que afectan a las personas de sus accionistas.). esta incompatibilidad insinuada entre el derecho de suscripción preferente y la carta que implica la emisión con "aggio" o sobreprecio. no parece encontrar cabida en nuestro sistema. quienes participarían en igualdad de condiciones con los antiguos de la situación económica ventajosa que representa una empresa en marcha ("Avviata". la imposición de la emisión con prima que atendería a la protección del socio que. Giancarlo. Solución que no ofrece duda alguna a partir de la entrada en vigencia de la ley 22. no se ha demostrado que la ampliación de capital haya sido arbitraria o irrazonable y menos aún se ha intentado acreditar que haya formado parte de una maniobra intentada con el deliberado designio de provocar la expoliación de las actoras. Visentini.. 1961. 2ª ed. cuyo destino es la formación de reservas (art. sino también porque puede volverse menos atractiva la oferta de acciones con sobreprecio. 1966. t. como lo expresa la doctrina italiana. Ese era. 554 y sigtes. Y si bien un cierto sector de la doctrina admite la posibilidad de que.) que la de suscribir mayor cantidad de acciones a la par. párr. Exp. 191 y sigtes. L.".

en cambio. en todo caso. 6) los accionistas disponen en tutela de su interés. 113/174). que a veces se diluye con emisiones de acciones a la par". es decir a que no disminuya el valor de las acciones. interés que esquemáticamente pueda atribuirse a grupos mayoritarios o de control o aun a los accionistas que disponen de un cierto paquete de acciones que. intempestiva. a guisa de mero ejemplo. no son imputables a la demandada. Por una parte compromete el relacionado con la conservación de la proporcionalidad de las participaciones. en ciertas discrepancias interpretativas relativas al interés cuya satisfacción se atiende con la prima de emisión. debo expresar alguna reserva y ciertas salvedades a esta adhesión en cuanto al sobreprecio. H. Este es el interés de los accionistas minoritarios o que genéricamente concierne a los ahorristas e inversores que no quieren o no pueden suscribir las nuevas emisiones. materia sobre la que no resulta preciso explayarse en esta ocasión en tanto versa sobre un fundamento que a mi entender tiene una entidad puramente corroborante. la disputa no ha carecido de eco en la doctrina nacional. con las que se intenta que el nuevo adquirente pague el mayor valor del patrimonio social en relación al capital nominal" (Richard. frente al aumento de capital. al supuesto derecho subjetivo del accionista a suscribir acciones a la par y a la mayor onerosidad que importa el ejercicio de la preferencia cuando se emite con sobreprecio. E. la prima o el agio en la emisión de las acciones. "Derechos patrimoniales de los accionistas en las sociedades anónimas". Mientras que por otra parte. Aunque sin mayores desarrollos entre nuestros autores. del derecho de preferencia y la posibilidad de negociarlo o del derecho de receso. 4° La cuestión examinada ha sido materia de arduas controversias doctrinarias. pues se violaría un derecho © Thomson La Ley 7 . en todo caso. por diversas circunstancias. 202. 2° Sin perjuicio de lo dicho. 2°). que podría perjudicarse por el aguamiento del capital consiguiente a un aumento con emisión de nuevas acciones a la par. se ha sostenido que es anulable la resolución asamblearia que aumenta el capital con emisión de acciones por un valor inferior al real (sin prima o con prima reducida). Pero por otra parte. en consonancia con la opinión de Trimarchi y en la más extremada línea opuesta de la interpretación. atañe al interés en el mantenimiento de la consistencia patrimonial de la participación. sosteniéndose que a través de este derecho se reemplaza "con mucha mayor eficacia a las acciones con prima. 3° El aumento de capital pone en juego dos legítimos intereses de los accionistas. en conjunto. Así puede recordarse.. Todo lo cual me persuade sobre el acierto de lo decidido en la anterior instancia. El primero de estos intereses queda adecuadamente protegido con el derecho inderogable a la suscripción preferente. ps. 3) la decisión asamblearia no se manifiesta como irrazonable. Quede esto dicho sin perjuicio de las consideraciones que efectuaré más adelante sobre la relatividad que asigno a estos instrumentos de la referida tutela y sin que me pase desapercibida la limitada posibilidad práctica que en el caso tenían las actoras de ejercitar la preferencia. 4) las demandantes reunían. Me detendré. El segundo no encuentra adecuada tutela fuera de la emisión con prima que. 194. 2) ninguna irregularidad formal puede reprocharse a la convocatoria ni a la constitución y desarrollo de la asamblea que dispuso el aumento de capital. la ley contempla como una mera posibilidad y no como un derecho (art. suficientes votos como para prevalecer en la asamblea y decidir así sobre la emisión con prima que ahora persiguen en estas actuaciones. ley de sociedades). con manifiesto error o iniquidad. que por una parte se ha entendido que el derecho de preferencia "le permite a su tenedor mantener su posición no desvalorizando sus derechos y evitando en esa forma una posible expropiación gratuita de los dividendos no distribuidos de las reservas visibles y ocultas y de la desvalorización del activo fijo. dota de específicas calidades a una posición societaria. en cambio. que de la manera más enfática consagra nuestra legislación (art. párr. el extremado alcance que se insinúa respecto de los fines liquidatorios. fraudulenta o enderezada lisa y llanamente al provecho personal de algunos accionistas en detrimento de otros. 5) las demandantes no concurrieron a la asamblea por circunstancias que. La reserva concierne a la finalidad que se predica de los juicios concursales o.

establece que no sólo cuando media exclusión sino también frente a la mera limitación del derecho de preferencia. sin embargo. los intereses a que dan satisfacción y la armonización que deben alcanzar para la más adecuada tutela de los accionistas. Examen crítico del decreto-ley 19. el art. mediante una prima.550". ps. Se trata más bien de que. puede obedecer quizás a que el derecho vigente suministra inequívoca respuesta a la compatibilidad entre el derecho de preferencia y la emisión con prima que. y la efectuada por terceros o accionistas que acrecen que podría o aun debería ser suscripta con sobreprecio correspondiente a las reservas existentes (con algunas © Thomson La Ley 8 .. p. borsa e titoli di credito". sobrevendrán con las emisiones a la par en sociedades cuyas acciones tengan mayor valor. Y adviértase que el daño a que se refieren los citados autores será sufrido por el antiguo accionista. sin dilución injustificada de la participación de los antiguos accionistas. 5° El interés de los accionistas antiguos. el precio de emisión de las acciones se determinará en base al valor del patrimonio neto.) que. que debería efectuarse a la par. I. De ahí que tampoco pueda aceptarse la posición intermedia que postularan aquellos que distinguían entre la suscripción en ejercicio del derecho de preferencia.integren reservas equivalentes a las que ya se encuentran en el patrimonio social al tiempo de emitirse. 358. 39. cabe recordar la enseñanza de Ascarelli cuando destacaba que el accionista no está obligado a participar en un aumento de capital y. Civil italiano. "Sociedades anónimas. con el pago de esa prima. tanto si las acciones a la par son suscriptas por terceros como si lo hacen otros socios. 642/643.. Ello se logra con la adecuada prima o sobreprecio que permite mantener invariado el valor de las acciones antiguas en correspondencia con las nuevas. para que se coloquen en igualdad con las existentes antes del aumento y no conculquen la consistencia de éstas con el aguamiento del capital. La muy relativa importancia que a la materia examinada se ha dado en nuestro medio. ni tampoco encuentro fundada la enseñanza conforme a la cual los nuevos accionistas deben adquirir. 17). pero se manifiestan significativos avances de la concepción de sobreprecio como un derecho complementario de la preferencia y no como una mera alternativa discrecionalmente librada a la asamblea. cuestionada en cambio en el derecho italiano. en Banca. 2441 del Cód. p. el valor del patrimonio líquido y las perspectivas de rentabilidad de la compañía. por ende. núm. resulta afectado cuando se efectúa con emisiones a la par si el valor de las acciones es superior al nominal en razón del incremento operado en el patrimonio de la sociedad emisora. Tampoco parece sólido el fundamento que se atiene a la igualdad de oportunidad que todos los accionistas han tenido para suscribir a la par ni el que aduce un derecho subjetivo del antiguo accionista para que las emisiones de un aumento de capital se efectúen a la par. tanto si las nuevas acciones son suscriptas por terceros como si lo hacen otros accionistas que ejercitan el derecho de acrecer. p. que no pueden o no quieren suscribir el aumento de capital. las nuevas acciones -no los nuevos accionistas. En tanto la ley brasileña de sociedades anónimas del 15 de diciembre de 1976 impone en su art. la incolumidad de su participación no puede ser supeditada al ejercicio del derecho de preferencia que implica un nuevo desembolso de dinero ("Diritto di opzione e azioni con sopraprezzo". siendo una regla básica en las sociedades por acciones que el accionista no se obliga sino a la integración de las acciones sucriptas. diera lugar a numerosos y agudos estudios de su doctrina. Más lejos aún llega Visentini cuando sostiene que si para el mantenimiento de la consistencia patrimonial de la participación. encuentro necesario exponer mi interpretación respecto de algunas cuestiones que han quedado involucradas en la solución del caso. No existe en rigor tal derecho. con todo. cit. 1° que el precio de emisión "debe ser fijado teniendo en vista la cotización de las acciones en el mercado.. inc. habría una indirecta derogación al principio de limitación de la responsabilidad de los socios inherente a las sociedades por acciones ("Compatibilitá del sopraprezzo con il diritto d'opzione". Y es así con la reforma del 8 de abril de 1974. aunque tengan derecho de preferencia para suscribirlas". el antiguo accionista se viese constreñido a suscribir. No encuentro convincente la argumentación en contrario que se sustenta sobre la base del supuesto derecho que los antiguos accionistas que ejercitan la preferencia tendrían sobre las reservas existentes al tiempo de decidirse el aumento del capital. 170. en "Banca.. nota 248).. Con relación a lo primero. según dejé ya dicho. 502. su falta de participación no puede derivar en pérdidas o daños patrimoniales ("Problemas das sociedades anónimas". 1961). borsa. No es ciertamente ésta la oportunidad para estudiar la bondad de las distintas soluciones preconizadas por la doctrina o adoptadas legislativamente. parte de las reservas constituidas por los antiguos socios. Tal esclarecimiento. Pero. dista de agotar la delicada problemática implicada en las relaciones entre la preferencia y la prima de emisión. 2ª ed. comprometida por el aguamiento consiguiente a una emisión a la par. Las cuestiones que así se suscitan se encuentran aún en estado de debate.del accionista (Halperín. Concordantemente Graziani expresa que.

al mismo resultado se ha de llegar si la totalidad de tal suma se ingresa por la emisión de una cantidad de acciones a la par. el sobreprecio beneficiaba a la sociedad (en definitiva a todos los accionistas. dada que la diferencia en menos debería quedar compensada con el valor correspondiente a la transmisión de su derecho de preferencia.. 38/39). que es imposible (Graziani. 2. constituir una reserva suficiente para que cada accionista encuentre así indirectamente una compensación por la disminución de la participación proporcional que tenga en la sociedad. son instrumentos de tutela del accionista que permiten atenuar las consecuencias perjudiciales que pueden seguirse para quien no puede o no quiere suscribir. y en cuanto a las expectativas de dividendos dependerá sin duda de una política de la sociedad emisora. 740. 1961). En ambos casos la cuantía de desembolso será la misma. ob. la comparación debe efectuarse entre el importe de las erogaciones que debe efectuar quien suscribe un número de acciones a la par y el que deberá suscribiendo un menor número de acciones con prima. V. y para el accionista suscriptor no resultará tampoco más oneroso porque integrará la misma suma de dinero. también A. "Droit commercial". II. p. Pero que no son incompatibles ni sustituyen la función que cumplen las emisiones con prima. conf. p. Carvalohosa. p.. se benefician los que ejercen la preferencia y se perjudican los que no lo hagan ("Problemas. cit. sobre el mayor atractivo que pueda representar la suscripción a la par.. más concretamente en el caso. ob.. se invoca la mayor onerosidad que representaría para el accionista que ejercita el derecho de preferencia la suscripción de acciones con prima." cit. núm. que si ella se consigue parcialmente por aumento de capital y la parte faltante a título de primas de emisión. en el que se provoca a sus propios socios. siendo las acciones suscriptas con prima por terceros. 41/42). en los casos de aumento de capital en que éste puede ejercitarse. 7° Tanto el derecho de preferencia como el derecho de receso. Como contrapartida. 44/45) y aun necesaria (F. Moreau-Guyenot.. núm. della societá.. Pero ocurre que tal cotejo no guarda correspondencia con la realidad económica del aumento a través del cual la sociedad pretende incorporar nuevos recursos a su patrimonio pues. con apoyo en los casos estudiados por Berle y Moans). sólo la tutela interna del accionista a través de la emisión con prima resulta eficaz (Visentini. La negociabilidad de este derecho permite excluir. "Problemas.. Goré. 6° Contra la conclusión precedentemente sentada. al recaer sobre sólo una parte de las nuevas acciones. no se causará perjuicio a los accionistas que no ejercitan la preferencia (Graziani. p. En cuanto al otro medio de tutela interna del accionista que no puede o no quiere suscribir el aumento de © Thomson La Ley 9 . I. En efecto. t. IV. Ya se ha dicho del diverso interés tutelado por el derecho de preferencia que tiende a garantizar la igualdad entre los accionistas o el mantenimiento de la proporción en sus respectivas participaciones.. argumento suficiente para convalidar la doctrina que niega razón de ser al sobreprecio cuando los accionistas gozan de preferencia (tal incompatibilidad sostenida por la doctrina minoritaria italiana.. Ascarelli explicaba que si una parte de los accionistas no ejercitaba el derecho de preferencia. reposa sobre el aguamiento de las participaciones preexistentes. della Societá. no cabe duda que la transmisibilidad de este derecho es puramente teórica cuando recae sobre acciones que carecen de mercado y que genéricamente puede afirmarse. M. La suma de las primas no puede por ello. sin necesidad de indagar en los espinosos problemas que suscita la negociación de la preferencia respecto de acciones que cotizan en Bolsa (Ascarelli. "Compatibilitá. "Droit des affaires". p. obviamente. 197. 407).. afirmando que la tutela del accionista que no suscribió sólo se realiza si todas las nuevas acciones se emiten con sobreprecio. cit. Y ningún derecho subjetivo puede afirmarse ni admitirse si su fuente se encuentra en el injusto perjuicio ajeno o. ed. Riv. 364.. Hamel-Lagarde-Jaufret. "Traité pratique des sociétes commerciales". siendo que la más generosa que pueda reposar sobre las emisiones a la par tampoco merece ser alentada si. vol. Una vez determinada por la asamblea la importancia de los recursos que necesita.variantes. "Diritto di opzione. En su crítica a tal interpretación. en principio. 56. no existiendo posibilidad de transmitir la preferencia o enajenarla a precio congruente. cit. ps. "Diritto di opzione" cit. ps. ps. 1961. incluidos los nuevos) y no solamente a los que no ejercieron la preferencia. en Riv.. con relación a las acciones que no tienen cotización bursátil. núm. en el mismo sentido.. ps. en definitiva. 502. t. 2540). "Sul sopraprezzo nell' emissione di azioni di societá seconde il diritto italiano". Visentini. La objeción se funda en la mera apariencia que resulta de un cotejo equívoco entre el desembolso que importaría la suscripción de un cierto número de acciones suscriptas a la par con el de igual número de acciones emitidas con sobreprecio.. Por ello se ha considerado que en estos casos. cit. 358. ha sido la enseñanza de Wadelmar Ferreira. Steiger. como bien se ha enseñado. apud. 9. 502/503. t. tiene una aguda fundamentación en Messineo. Cunha Peizotto. ps. Graziani. "Sopraprezzo delle azioni di opzione". Visentini. "Comentarios a lei de sociedades anónimas". la lesión patrimonial que sufre el accionista que no suscribe un aumento de capital con emisión de acciones a la par en razón de la pérdida del valor de sus acciones. 288/289. Esta posibilidad no resulta con todo.. radicando la diferencia sólo en el menor número de acciones que recibirá en la emisión con sobreprecio. 2ª). La consecución de tal tutela ha de prevalecer." cit. núm. vol.

A salvo todavía los supuestos en que la invalidez de la resolución asamblearia pueda resultar de que la decisión de aumentar el capital encubra maniobras de algunos accionistas en perjuicio de otro. y se confirma íntegramente la sentencia de 1ª instancia.: Jorge N. que no se ha probado sea el del caso aquí considerado. se desestima el recurso de apelación interpuesto.Juan C. que puede ser ciertamente más eficaz si se lo coteja con la efectividad que puede atribuirse al derecho de preferencia y su negociabilidad. Sin embargo. . tal como ocurre con la transmisión de la preferencia. Caviglione Fraga. - Bindo B. ley 19. 8° No obstante las consideraciones precedentes. En estos supuestos. siquiera en principio y no tratándose de los supuestos del art.capital. Con costas a cargo de las apelantes. Pastorini).550) resultarán menos satisfactorias como solución que el sobreprecio en las nuevas emisiones. 245. no puede perderse de vista que en la legislación argentina de la emisión con prima queda abierta. no ha de prevalecer el principio mayoritario. Por otra parte la determinación del valor de las acciones en el receso y la oportunidad del reembolso (art. Por los fundamentos del acuerdo que precede. se encuentra dado por el derecho de receso. a la determinación de la asamblea. quedando para la tutela del accionista que no puede o no quiere suscribir la posibilidad de negociar el derecho de preferencia o de receder. se trata de medios de desinversión que permiten la parcial o total liquidación (ésta en el caso de receso) de las participaciones sociales. © Thomson La Ley 10 . Dejo con este alcance fundada mi adhesión al voto del doctor Caviglione Fraga. lo que no ocurre con el remedio alcanzado mediante las emisiones con prima que permiten mantener la inversión por su valor constante. en tanto la resolución asamblearia se haya logrado mediante una votación apartada del fin para el cual se encuentra atribuido el ejercicio de los votos y establecido el poder de decisión. Quintana Terán (Sec.Jaime L. ha de tenerse en cuenta que. 197 de la ley de sociedades. Anaya. .