You are on page 1of 2

CLAVES PARA ORIENTAR AL CLIENTE HACIA

EL AUTODESARROLLO MÁXIMO DE SU POTENCIAL

Primera y principal clave: comenzar viendo a la persona que es y no sólo al
cliente que nos contrata.

¿Cuándo se trata sólo de un cliente?
Por ejemplo cuando:
 Permito que crea en una varita mágica que lo libere de hacer su propio
esfuerzo.
 Me someto a sus expectativas (conozco sus expectativas pero no me
someto a ellas)
 Me obligo a no abrirle nuevas posibilidades también en otros ámbitos
relacionados, porque y quiere verse sólo como trabajador/a, o sólo
amigo/a, o sólo padre, madre… porque si es así, es imposible cumplir sus
objetivos.
 Permito que me chantajee emocionalmente.
 Permito que crea en resultados irreales para esa circunstancia y
momento de su vida.
…..

ADEMÁS:
La persona es el lugar a trabajar para promover una transformación;
también es así, cuando hablamos de una Organización o de un Equipo.
El “yo” es el objetivo de cualquier cambio y el origen de cualquier
posibilidad de cambio.
El “yo” puede mirarse desde muchos acercamientos pero el origen de
la transformación está en el interior de cada “yo”.
La transformación del interior de cada “yo” supone un cambio de
actitud, una apertura hacia nuevas posibilidades: actitud antigua y
actitud nueva, y una elección que debe hacer la persona (es su
responsabilidad).
La actitud no puede impostarse, debe ser genuina y requiere, para que
se realice ese cambio de actitud, del conocimiento del Modelo
Mental y de cómo se trasfiere éste a un comportamiento.
El cambio de actitud individual provoca reacciones (no siempre
deseadas) en las personas con las que me relaciono y en los ámbitos en
los que me relaciono (familia, amigos, trabajo).

1/2
TTi - Tecnología para la Transformación Interior.
www.tti-transformacion.blogspot.com
Tel/Fax: 944 704 837 - e-mail: tti.transformacion@gmail.com
La herramienta de ese cambio de actitud es “darse cuenta” cada
vez a mayor profundidad (del Modelo Mental, del comportamiento y del
entorno individual, cultural y social).
El proceso de “darse cuenta” y la consiguiente “toma de decisiones”
coherente, es un proceso de evolución que tiene etapas y cada etapa
supone una ampliación de visión o de consciencia.
Durante el proceso, uno/a mismo/a, la persona, se convierte en la
fuente de aprendizaje y de observación: se convierte en testigo de
cómo funciona un ser humano y de cómo se transforma (y transforma el
medio en el que vive) y eso es la fuente (entre otras competencias) de
la capacidad de aprendizaje continuo, de la posibilidad de impulsar
nuevo conocimiento y de la empatía.
No es posible desarrollar una única competencia. El desarrollo a
progresiva profundidad de una competencia, implica el desarrollo
consiguiente de las demás.
El “máximo potencial” de una persona es para un momento concreto
en el tiempo y en el espacio.
El coach acompaña en el proceso dando posibilidades de
autoconsciencia y debe conocer en qué radica el proceso para poder
hacerlo.

Resumen de las etapas del proceso de desarrollo del potencial de las
personas:

1 - Toma de consciencia: “darse cuenta”
2 - Incremento del Conocimiento de uno/a mismo/a
3 - Toma de decisión responsable
4 - Acción en coherencia con lo que se ha visto
Comienzo del proceso desde una visión ampliada, con una observación
más profunda que, si se realiza de una forma continuada, provoca un
“desarrollo del testigo”, que a su vez provoca una Visión Crecientemente
Integral (VCI).

Julio 2010 Adela Innerárity

2/2
TTi - Tecnología para la Transformación Interior.
www.tti-transformacion.blogspot.com
Tel/Fax: 944 704 837 - e-mail: tti.transformacion@gmail.com