You are on page 1of 4

Escuela Sabatica Programas

Los dones espirituales IV


"Descubre tu don"

Objetivo del Programa:


Enfatizar la importancia de poner nuestros dones al servicio de la iglesia.

Sugerencias para el Director:


1. En la plataforma, coloque un cartel grande y legible que diga: "NO OLVIDES LOS DONES QUE
DIOS TE DIO" (1 Timoteo 4:14).
2. Prepare una cinta que diga: FELIGRÉS.
3. Por la parte central de la iglesia, un encorvado, agobiado y quejumbroso personaje avanza
vestido con ropas arrugadas llevando un cinta en el pecho que dice: "Feligrés". Escoja este
participante con tiempo y ensaye con él.
4. En una esquina de la plataforma, prepare una puerta con un letrero que diga: "BIENVENIDO AL
VALLE DEL DESALIENTO". Por detrás, la puerta debe tener otro letrero, el cual dirá: "Ahora bien, hay
diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.
5. En el otro lado de la plataforma, debe haber una mesita con una silla y, sobre la mesa, un libro
grande que diga por afuera: "Catálogo de los Dones".
6. Consiga una persona con voz fuerte y buena dicción para que haga la función de la "Voz"
durante el programa.
7. También puede poner en un pizarrón, o en cartulina, o en un programa de computadora, o en
un proyector de transparencias, los distintos dones que se mencionan en este programa. Deje espacio
para añadir los que se mencionarán la próxima semana.
8. Informe a la Secretaria de Escuela Sabática la idea que sugerimos en este pro-grama para la
presentación del Informe Secretarial.

Servicio de Cantos:
Mensaje de Apertura: ¡Buenos días! Es grato tenerles en nuestro medio, hermanos y amigos que nos
acompañan en este día especial de adoración. Que las bendiciones del cielo desciendan sobre
nosotros hoy. Déjenme contarles una fábula procedente del África.
Un día, un elefante, con su larga trompa, y un tordo de lindo plumaje, discutían sobre cuál de los dos
podía ser escuchado más lejos en la selva.
El elefante produjo un rugido hondo y lastimero que retumbó a la distancia. Mientras tanto, el tordo
saltaba y gorjeaba de rama en rama. Acordaron, pues, competir. Establecieron los términos y fijaron
el día. Mientras el elefante descansaba confiado en su victoria, el tordo se fue por la selva y suplicó a
las aves de su misma especie que esa mañana, tan pronto escucharan su canto, lo repitieran una y
otra vez como en una cadena. Todos prometieron hacerlo. Cuando llegó la hora del concurso, el
elefante levantó su poderosa trompa y exhaló un rugido tal, que la tierra se estremeció, los árboles se
cimbraron y en las colinas retumbó el eco como un estruendo. Pero nada más. Tan pronto el elefante
terminó, el tordo se paró en su rama, llenó su minúsculo pecho y empezó a cantar.

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

En todos los lugares y en todas las direcciones, empezó a escucharse su canto, que se transmitía,
como en cadena por los demás tordos. De manera que, cuando los jueces del concurso preguntaron
hasta dónde se había escuchado el sonido de cada animal, encontraron que la voz del tordo se había
oído más allá que la del elefante. El tordo lo logró con la cooperación de todos.
Si todos ponemos al servicio de la Iglesia nuestros Dones, todo el mundo sabrá lo que somos y
hacemos.

Himno Inicial:
Núm. 190, "Dios nos ha dado promesa", del Himnario Adventista

Oración de Rodillas:
Feligrés: (Entra por el pasillo central y se dirige a la plataforma gimiendo) ¡Oh, Dios! Nunca pensé
perder el gozo de la vida cristiana. ¡Oh, si pudiera ser como antes! Me s¡ento triste y agobiado. Ya no
hay gozo para mí en la iglesia. Siento que estoy fuera de lugar aquí y que no sirvo para nada. Por eso
he dejado de congregarme y creo que nadie lo ha notado. Me he dedicado a andar sin rumbo f¡jo,
pero creo que no aguanto más y voy a morir espiritualmente. No quisiera volver al lodo de donde fui
sacado, pero, ¿qué puedo hacer? ¿A dónde me llevará este camino?

(El Feligrés se tropieza con la puerta que está en la plataforma y lee en voz alta el letrero que está
escrito en ella.)

Feligrés: Por fin llego a alguna parte, aunque no es éste el lugar donde quiero estar. Sin embargo,
entraré. No tengo más remedio. (Hace el ademán de entrar, pero una voz lo detiene.)
Voz: ¡Alto! No entres en ese lugar, pues estarás perdido para siempre. Si entras, pronto estarás en el
valle de sombra de muerte y nada podrá sacarte de allí.
Feligrés: ¿Acaso hay algo mejor que pueda hacer? ¿Has oído el refrán: "El que no vive para servir, no
sirve para vivir"? Ese es mi problema. No sirvo para nada, no he sido sino un simple feligrés de banca.
No he hecho nada por Dios y he ido muriendo espiritualmente, poco a poco.
Voz: ¿Has oído hablar de los dones del Espíritu? Feligrés: ¿Qué clase de comida es ésa?
Voz: Los dones son atributos especiales dados por el Espíritu Santo a cada miembro de la iglesia, de
acuerdo a la gracia de Dios, para ser usados en el servicio de la iglesia.
Feligrés: Pero, por lo visto, hay excepciones.
Voz: No. No las hay. No todos reciben los mismos dones, pero se promete algún don del Espíritu a
cada siervo del Maestro. Aunque no lo creas, hay una fuente de dones esperándote.
Feligrés: ¿Podrías llevarme?
Voz: Seguro. Dale la vuelta a esa puerta. (El feligrés voltea la puerta, y se puede leer el siguiente
mensaje: "Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.")
Feligrés: ¡Oh, qué leo! "Y teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada."
Voz: Entra.
(Sale por la puerta y vienen las partes del programa.)
Marcando el Rumbo:
(Use el promotor)

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

Relato Misionero:
(El personaje que está haciendo el papel del feligrés, aparece y se sienta en la mesita que está en la
plataforma y la cual tiene un libro grande con el título: "CATÁLOGO DE LOS DONES".)
Voz: Siéntate y escoge el don que quieras en ese catálogo.
Feligrés: Pero antes debo saber de qué se trata. ¿Me ayudará? Por ejemplo, aquí di-ce:
ADMINISTRACIÓN. ¿Qué significa?
Voz: ADMINISTRACIÓN. Este don capacita a la persona que lo posee para supervisar y concebir planes
y proyectos para grandes áreas en la obra de Dios, trayendo progreso y siendo apoyados por los que
son administrados.
Feligrés: No me gusta ese don. Aquí hay dos más: APOSTOLADO Y LIDERAZGO. ¿De qué tratan?

Voz: El APOSTOLADO es el don que capacita a la persona para levantar iglesias donde no las hay,
haciendo la obra de pionero bajo la dirección divina. Establece grupos en diferentes lugares y
consolida las iglesias. Y el de LIDERAZGO es el don por el que uno establece objetivos e ideas y los ve
cumplirse en una área pequeña o departamento de la iglesia, trayendo armonía y crecimiento.

Parte Especial:

Informe Secretarial:
(Hable sobre las filiales)
1. Cuántas hay
2. Dónde funcionan
3. Células encargadas
Que algún asistente de Actividades Laicas cuente la experiencia que ha tenido en su célula con las
filiales.
Feligrés: Mira, estos parecen buenos: EXHORTACIÓN, FE Y DADIVOSIDAD.
Voz: La EXHORTACIÓN es el don por el que se trae ánimo e instrucción a los que necesitan, de manera
que son confortados y ayudados.
La FE es el don por el que se reclaman las promesas de Dios con una confianza y un poder fuera de lo
común.

La DADIVOSIDAD es el don por el cual se da generosamente, alegremente y con regularidad, tanto a


los que lo necesitan individualmente, como a la Iglesia, a las misiones, o a los demás proyectos de la
obra de Dios. ¿Te gusta alguno?
Feligrés: No sé. Déjame pensarlo.
Voz: Bien, mientras piensas, iremos a la parte final del programa.
Historia: Plinio, uno de los gobernadores romanos de la provincia de Bitinia, a principios del segundo
siglo, escribió respecto a una nueva religión, que era extraña y que se estaba difundiendo entre su
pueblo. Eran seguidores de Jesús, judíos y se llamaban cristianos. ÉI cuenta cómo se reunían en las
casas, en privado, para el culto o para hablar a otros de su Maestro, quien había sido crucificado
ochenta años antes en Jerusalén. Plinio dijo que los cristianos tenían una costumbre curiosa:
Levantarse de madrugada y reunirse antes de que saliera el sol para cantar himnos de alabanza a
Cristo. Ya pasaron dieciocho siglos, y los cristianos continúan reuniéndose para estudiar la Biblia, para
cantar y cultivar amistades. Fuera del círculo de la Iglesia, existen millones de personas sufriendo de
soledad y angustiados por falta de esperanza.

http://www.recursosadventistas.org
Escuela Sabatica Programas

Propaguemos e involucremos a todas las personas en la venturosa esperanza cristiana. Persona a


persona, hasta la última persona. Ciudad en ciudad, hasta la última ciudad y país a país, hasta el
último país. Descubre tu don y utilízalo para terminar la obra del Señor y para edificación de la iglesia.
Feligrés: ¿Sabes? Creo que debo mirar el resto de los Dones, pues debe haber alguno que me guste
más.
Voz: Muy bien, puedes hacerlo. Te daré toda esta semana para revisarlos y nos vemos el próximo
sábado.

Palabras Finales:
Los Dones Espirituales están reservados para los creyentes, y es nuestra tarea des -cubrirlos y
utilizarlos. Gracias por su valiosa compañía. Los esperamos la próxima se-mana para saber cómo
termina la experiencia del Feligrés.

Oración por los Maestros:

Estudio de la Lección de Escuela Sabática:

Himno Final:
Núm. 187, "Santo Espíritu de Cristo", del Himnario Adventista

Oración Final:

http://www.recursosadventistas.org