Sartenejas, 18 de mayo del 2017

COMUNICADO ANTE LOS HECHOS VIOLENTOS OCURRIDOS
Ante los hechos sucedidos en el país, el Centro de Estudiantes de Urbanismo (CEURB) y la Coordinación de
Estudios Urbanos de la Universidad Simón Bolívar nos dirigimos a toda la comunidad universitaria, para expresar
nuestro rechazo ante todos los hechos violentos que han transcurrido desde más de un mes.

En primer lugar, rechazamos los hechos ocurridos dentro de nuestra casa de estudio tras la manifestación
del pasado cuatro de mayo, donde se llevó a cabo una movilización, convocada por parte de los estudiantes, que
se dirigía a manifestar pacíficamente en una de las principales arterias viales de la ciudad que iniciaba desde nuestra
casa de estudios. No obstante, esta fue impedida por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana a un kilómetro
de la entrada de la Universidad. Cabe destacar que primera vez que restringen la movilización de los estudiantes a
manifestar tan cerca de nuestra casa de estudio por lo que finalizó con un acto conmemorativo en honor a las
víctimas de hechos violentos en el país. Al regresar a la entrada de la universidad, existió una confrontación en
contra de un grupo de estudiantes que querían continuar la manifestación en el lugar, resultando un estudiante
herido.

Nuestra casa de estudios debe ser plural, de libre pensamiento y tolerante ante las formas de pensar por
lo que rechazamos cualquier tipo de hecho violento y exigimos que este suceso no quede impune, siendo el ejemplo
de lo que se quiere para el país.

De igual manera rechazamos los hechos violentos ocurridos en las manifestaciones en el resto país. Como
lo establece la Constitución, exigimos su cumplimiento, y establecer el derecho a manifestarnos pacíficamente y
sin armas. No existe justificación alguna ante el grado de violencia que han utilizado los cuerpos policiales y de
seguridad del Estado, dejando decenas de muertos, detenidos y cientos de heridos. Reconocemos la importancia
de la vida de cualquier ciudadano, hacemos un llamado a la reflexión de los métodos utilizados por las fuerzas
armadas controladas por el ejecutivo nacional y a las disputas que conlleven a la agresión y violencia que puedan
existir entre los ciudadanos con diferentes ideologías. Y en especial ante los casos de los estudiantes de nuestra
casa de estudios que resultaron heridos el día de diez de mayo, entre ellos una estudiante de urbanismo.

Al encontrarnos en medio de una crisis institucional, política, económica, social y ambiental que se ha
agudizado en estos últimos años y actualmente ante la ruptura del hilo constitucional y la convocatoria de una
Asamblea Constituyente, exigimos el respeto de nuestros derechos humanos enmarcados en nuestra constitución
vigente, el ejercicio pleno de la ciudadanía, libertad e integridad. Exhortamos a todos los venezolanos a ser
tolerantes, a unir esfuerzos para sobrellevar esta lucha y lograr restablecer por las vías democráticas y participativas
la reestructuración de las instituciones, la gestión democrática de nuestro país y de nuestras ciudades, brindando
gobernabilidad, respeto, tolerancia, derecho y acceso a la justicia.

Ratificamos nuestro compromiso, solidaridad y seguridad con el país y nuestra casa de estudios.

“La aceptación de la opresión por parte del oprimido acaba por ser complicidad; la cobardía es un consentimiento; existe
solidaridad y participación vergonzosa entre el gobierno que hace el mal y el pueblo que lo deja hacer.” - Victor Hugo