You are on page 1of 15

Endocarditis bacteriana

(Endocarditis Infecciosa)
Definición La endocarditis bacteriana es una infección del endocardio. Se trata de una membrana delgada que cubre la superficie interna del músculo cardíaco y las válvulas. La infección ocurre cuando las bacterias se prenden al endocardio y se multiplican. La endocarditis bacteriana es más común cuando el corazón o las válvulas ya presentan daños. Puede ser fatal. Puede ocasionar daños permanentes en las válvulas del corazón. Esto puede acarrear problemas de salud graves, incluyendo insuficiencia cardíaca congestiva. Causas Entran bacterias en el flujo sanguíneo y se transportan al corazón donde, bajo ciertas condiciones, pueden prenderse al endocardio. Las bacterias pueden ingresar debido a una infección en otro lugar del cuerpo o durante una actividad que cause la ruptura repetitiva de la piel o de las membranas mucosas. Dicha actividad puede ser trabajos dentales, cirugías o el uso de drogas intravenosas (IV). Sólo ciertas bacterias causan la endocarditis. Las más comunes son: estreptococos, estafilococos y enterococos. Si el corazón es normal, sin defectos o cicatrices en las válvulas, raramente se produce una endocarditis. Sin embargo, si el corazón presenta ciertas anormalidades en las que el flujo sanguíneo se encuentra obstruido o anormalmente estancado (por ejemplo, arritmias cardíacas o defectos valvulares), las bacterias pueden alojarse allí y causar una infección. La infección provoca lesiones en las válvulas o en otras áreas del corazón. Pedazos de dichas lesiones pueden desprenderse, transportarse a otras partes del cuerpo y provocar complicaciones graves. Factores de Riesgo Un factor de riesgo es algo que hace que sus posibilidades de contraer una enfermedad o condición aumenten. Las siguientes condiciones pueden provocar un riesgo mayor durante ciertos procedimientos: • • • • • • Cicatrices en las válvulas del corazón debido a fiebre reumática y otras condiciones Válvula cardíaca artificial Defecto cardíaco congénito Cardiomiopatía Episodio anterior de endocarditis Prolapso de la válvula mitral, con regurgitación significativa (retroceso anormal del flujo sanguíneo)

Si usted tiene alguna de las condiciones que se mencionan arriba, el procedimiento que causa la entrada de bacterias en la corriente sanguínea aumenta su riesgo de contraer una endocarditis. Esto incluye:

• • • •

Cualquier procedimiento dental, incluyendo limpiezas Extracción de amígdalas o adenoides y otros procedimientos en nariz, garganta y oídos Broncoscopía (visualización de las vías respiratorias a través de un tubo delgado e iluminado) Cirugía en las vías gastrointestinales o urinarias, incluyendo la vesícula y la próstata

Los medicamentos intravenosos también aumentan su riesgo. El riesgo es sumamente alto cuando se comparten agujas. Síntomas Los síntomas varían de leves a graves, dependiendo de: • • • • • Las bacterias que causan la infección La cantidad de bacterias en la corriente sanguínea La magnitud de los defectos cardíacos estructurales La capacidad de su organismo de combatir la infección Su estado de salud general

En general, los síntomas comienzan dentro de las dos semanas del ingreso de las bacterias en el flujo sanguíneo. Incluyen: • • • • • • • • • • • • • Fiebre Escalofríos Fatiga Debilidad Malestar Pérdida de peso sin explicación Pérdida del apetito Dolores musculares Dolores en las articulaciones Tos Falta de aire Pequeñas manchas rojas en la piel, dentro de la boca y/o debajo de las uñas Bultos en los dedos de las manos y de los pies

Nota: El primer síntoma puede ser un ataque cerebral u otra complicación debido al desprendimiento de la lesión cardíaca y su transporte a otro órgano. Diagnóstico El médico le preguntará sobre sus síntomas e historial médico y le realizará un chequeo físico. El médico escuchará su corazón para constatar si tiene un soplo. Las pruebas incluyen: • • Culturas sanguíneas para verificar si hay bacterias presentes Análisis de sangre que indiquen si hay indicio de infecciones y complicaciones asociadas a la endocarditis

• • •

TC – un tipo de rayos X que utiliza una computadora para tomar imágenes de estructuras dentro del pecho Electrocardiograma (ECG, EKG) – una prueba que registra la actividad del corazón a través de la medición de las corrientes eléctricas que atraviesan el músculo cardiaco Ecocardiograma – una prueba que usa ondas sonoras de alta frecuencia (ultrasonido) para examinar el tamaño, forma y movimiento del corazón

Tratamiento El objetivo del tratamiento es eliminar la infección en la sangre y en el endocardio. Medicación Se administran antibióticos a través de una vena. Para iniciar esta terapia, es necesaria su internación en un hospital. Dicha internación podrá tener una duración de 4-6 semanas. Cirugía Si los antibióticos no surten efecto para retirar las bacterias o si la infección regresa, se podrá considerar la cirugía. Los pacientes con insuficiencia cardíaca debido a una válvula que no funciona correctamente u otro defecto cardíaco pueden necesitar cirugía para corregir el problema. La cirugía también puede ser necesaria si una válvula artificial se vuelve inestable o se desarrolla un absceso. Prevención La mejor manera de prevenir la endocarditis es evitar el uso ilícito de drogas IV. Además, si un problema cardíaco lo coloca en riesgo de contraer esta infección, tome las siguientes precauciones: • • • Tome un antibiótico justo antes y después de cualquier procedimiento que pueda representar un riesgo Coméntele a su dentista y a otros profesionales de la salud sobre su problema cardíaco Mantenga una buena higiene oral: o Cepíllese los dientes dos veces al día o Use hilo dental diariamente o Visite a su dentista para hacerse una limpieza por lo menos cada 6 meses Vea a su dentista si la dentadura artificial le resulta incómoda Obtenga atención médica inmediata para síntomas de una infección

• •

ORGANIZACIONES: American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) http://www.americanheart.org American Dental Association (Asociación Dental Americana) http://www.ada.org FUENTES:

Declaración Médica/Científica de la AHA, "Prevención de la Endocarditis Bacteriana." American Heart Association (Asociación Americana del Corazón), 1997. Conn's Current Therapy 2001, 53a ed. W.B. Saunders Company, 2001. Harrison's Principles of Internal Medicine, 14th ed. The McGraw-Hill Companies, 2000 Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 6a ed. W. B. Saunders Company, 2001. DEFINICIÓN: Infección del endocardio, principalmente de las válvulas cardiacas. Su cuadro clínico se caracteriza por alteraciones secundarias: a)Al proceso infeccioso i.Al daño valvular ii.A fenómenos embólicos iii.A fenómenos inmunológicos ETIOLOGÍA: i.Estreptococo Viridans ii.Enterococo y Estreptococo Bovis iii.Estafilococo, principalmente Aureus CLASIFICACIÓN: 1. Agudas o Germen más virulento (S.Aureus) o Válvula previamente sana 2. Subagudas o Crónicas o Válvula previamente enferma o E. Viridans PATOGENIA: Se necesita de flujo turbulento ( valvulopatía reumática, mixedematosa o degenerativa, prótesis endocárdicas) más daño endotelial, para que ocurra formación de trombos fibroplaquetarios, en los cuales se instalan los gérmenes. El factor desencadenante son las bacteremias. La causa puede ser: extracción dental, infección urinaria, de zona orofaríngea, digestiva, respiratoria, procedimiento quirúrgico. Los gérmenes instalados producen las vegetaciones, que causan embolías periféricas a : cerebro, riñón, bazo, pulmón, extremidades. También pueden haber múltiples embolías pequeñas a las paredes de los vasos, produciendo ANEURISMAS MICÓTICOS. También se observan complejos inmunes circulantes que explicarían: glomerulonefritis, vasculitis, artritis. En las válvulas puede producirse perforación y ruptura de cuerdas tendíneas, formación de abscesos perivalvulares que afectan al sistema excito-conductor. CLÍNICA:

1. Cuadro infeccioso: Sd. Febril, fiebre prolongada, CEG, anemia, esplenomegalia. 2. Daño valvular o perivalvular: Aparición o agravación de soplos de insuficiencia valvular, de insuficiencia cardiaca, bloqueo A-V por abscesos 3. Embolías: Manifestaciones de embolías cerebral, renal, extremidades, cardiacas, pulmonares. Son ocasionalmente la primera manifestación. 4. Fenómenos inmunológicos: Petequias, hipocratismo, nódulos de Osler , esplenomegalia, GNefritis(que puede llegar a insuf. Renal) LABORATORIO: 1. 2. 3. 4. Anemia, elevación de VSH Hematuria, microhematuria, aumento de BUN Hemocultivos (+) ECO: vegetaciones, insuf. Valvular

DIAGNÓSTICO: Cuadro febril arrastrado + valvulopatía + fenom. Embólicos, inmunológicos + vegetaciones en ECO *Diagnostico completo: AISLAR AGENTE CAUSAL TRATAMIENTO: • • Médico- Quirúrgico Curar proceso infeccioso y corregir daño producido por la enfermedad

I.TTO ATB: 1. ATB bactericida 2. Adecuado al germen específico 3. Por 4 semanas en EI corriente 4. Por 6 semanas en pacientes con prótesis, gérmenes resistentes, hongos. 5. Estreptococo: PNC + AMINOGLIC. o CEFALOSP. 6. Estafilococo: CLOXA o VANCO 7. Si no se ha aislado el agente: PNC + GENTA + CLOXA II.TTO QX: 1. Daño valvular importante 2. Grandes vegetaciones con alto riesgo de embolías. PRONÓSTICO: Es peor cuando: Hemocultivos(-), Insuf. Cardiaca(+), el germen no es estreptococo, prótesis valvulares(+), abscesos miocardicos(+). PROFILAXIS: • • • • En todo paciente con soplo cardiaco en riesgo de bacteremia Higiene bucal ATB antes y despues de procedimientos con riesgo de bacteremia Generalmente PNC oral o Amoxi o Eritro.

LA ENDOCARDITIS BACTERIANA ¿Qué es la endocarditis bacteriana?

La endocarditis bacteriana es una infección en el revestimiento del corazón. Esta infección puede afectar a cualquier persona (bebé, niño o adulto) con una cardiopatía presente desde el nacimiento (cardiopatía congénita) o puede afectar a una persona sin ninguna enfermedad cardíaca. La endocarditis bacteriana no ocurre con mucha frecuencia, pero cuando se produce puede causar un grave daño al corazón. En lo posible, es muy importante evitar que esta infección se produzca. ¿Cómo se produce esta infección? La endocarditis bacteriana ocurre cuando las bacterias (gérmenes) ingresan en el torrente sanguíneo y se alojan dentro del corazón, donde se multiplican y causan una infección. Un corazón normal tiene un revestimiento uniforme y es difícil que las bacterias se le adhieran. Sin embargo, las personas con cardiopatía congénita pueden tener zonas no uniformes en el revestimiento del corazón debido a la presión de una abertura anormal o de una válvula que no cierra correctamente. Incluso después de la cirugía, las zonas no uniformes pueden persistir debido a la formación de tejido de las cicatrices o parches utilizados para redirigir el flujo sanguíneo. Estas áreas ásperas dentro del corazón son puntos atrayentes y oportunos para que las bacterias se acumulen y multipliquen. ¿Cómo ingresan las bacterias al cuerpo? Las bacterias pueden entrar al cuerpo de distintas formas. Según la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association, AHA), algunas de las maneras más comunes incluyen las siguientes: • • • • • Procedimientos odontológicos (incluyendo la limpieza dental profesional). Amigdalectomía o adenoidectomía. Examen de las vías respiratorias con un instrumento conocido como broncoscopio rígido. Ciertos tipos de cirugía de las vías respiratorias, el tracto gastrointestinal o el tracto urinario. Cirugía de la vesícula biliar o de la próstata.

¿Quiénes se encuentran en riesgo de sufrir una endocarditis bacteriana? Cualquier bebé, niño o adulto con cardiopatía congénita que no haya sido reparada puede desarrollar endocarditis bacteriana. Es posible que algunas personas que ya han tenido reparación de un defecto cardíaco deban tomar precauciones contra la endocarditis bacteriana por el resto de sus vidas, mientras que otras no. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, los problemas cardíacos que ponen a los niños en riesgo de desarrollar endocarditis bacteriana, incluyen los siguientes, entre otros: • Prolapso de la válvula mitral: anomalía de la válvula entre la aurícula y el ventrículo izquierdos del corazón que provoca que la sangre retroceda desde el ventrículo izquierdo hacia la aurícula izquierda.

• • • • •

Válvulas protésicas (válvulas cardíacas artificiales). Antecedentes de endocarditis (aun en ausencia de otra enfermedad cardíaca). Cardiopatía congénita cianótica compleja (debido a una insuficiencia de oxígeno en la sangre). Shunts o conductos pulmonares sistémicos artificiales. Trastornos sin corregir como ductus arterioso permeable, comunicación interventricular, comunicación interauricular tipo ostium primum, coartación de aorta y válvula bicúspide. Disfunción valvular adquirida, por ejemplo debido a una cardiopatía reumática o a una enfermedad valvular del colágeno. Miocardiopatía hipertrófica: aumento de tamaño del músculo cardíaco que causa obstrucción del flujo sanguíneo.

• •

Consulte al médico de su hijo sobre cualquier duda que tenga sobre factores de riesgo. ¿Cómo se diagnostica la endocarditis bacteriana? Además del examen y los antecedentes completos de su hijo, los procedimientos de diagnóstico pueden incluir los siguientes: • Ecocardiograma (eco) - procedimiento que evalúa la estructura y la función del corazón utilizando ondas sonoras que se registran en un sensor electrónico para producir una imagen en movimiento del corazón y las válvulas cardíacas. Hemograma completo (complete blood count, CBC) - medición de tamaño, número y madurez de las diferentes células sanguíneas en un volumen de sangre específico. Cultivo de sangre - examen que evalúa y determina el tipo específico de bacterias en el torrente sanguíneo, si las hubiera.

¿Cómo se previene la endocarditis bacteriana? Ayudar a que su hijo mantenga una higiene oral excelente es un paso importante para prevenir la endocarditis bacteriana. Las visitas regulares al dentista para una revisación y limpieza dentales son esenciales. La adecuada higiene oral es fundamental, incluyendo el cepillado y uso de hilo dental con regularidad. Antes de cualquier procedimiento que pudiera poner en situación de riesgo a su hijo, como los mencionados anteriormente, se le administra una dosis de antibiótico. En la mayoría de los casos, los antibióticos se pueden administrar por vía oral en lugar de hacerlo mediante una inyección o por vía endovenosa. El dentista, pediatra o cardiólogo de su hijo le podrán recetar los antibióticos. Tratamiento de la endocarditis bacteriana:

El tratamiento específico de la endocarditis bacteriana será determinado por el médico del niño basándose en lo siguiente: • • • • • • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos. Qué tan avanzada está la infección. La causa de la infección. La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias. Las expectativas para la evolución de la infección. Su opinión o preferencia.

La endocarditis bacteriana es una enfermedad grave. Es una infección que puede causar un grave daño al revestimiento interno del corazón y a las válvulas. En la mayoría de los casos, la infección se puede tratar con fuertes antibióticos administrados por vía endovenosa durante varias semanas. No obstante, puede producirse daño cardíaco antes de que se pueda controlar la infección. Consulte al médico de su hijo para obtener más información. Endocarditis Detalle de una endocarditis infecciosa Esta sección transversal muestra las vegetaciones La endocarditis es una (acumulaciones de bacterias y coágulos sanguíneos) inflamación del en las cuatro válvulas cardíacas. revestimiento interior liso del corazón (endocardio), casi siempre por una infección bacteriana. Endocarditis infecciosa

La endocarditis infecciosa es una infección del endocardio y de las válvulas del corazón. Las bacterias (o, con menos frecuencia, los hongos) que penetran en el flujo sanguíneo o que raramente contaminan el corazón durante una operación a corazón abierto, pueden alojarse en las válvulas del corazón e infectar el endocardio. Las válvulas anómalas o lesionadas son más propensas a la infección, pero las normales pueden ser infectadas por algunas bacterias agresivas, sobre todo cuando llegan en grandes cantidades. Las acumulaciones de bacterias y coágulos en las válvulas (lo que se denomina vegetaciones) pueden desprenderse y llegar a órganos vitales, donde pueden bloquear el flujo de sangre arterial. Estas

obstrucciones son muy graves, ya que pueden causar un ictus, un infarto de miocardio, una infección y lesiones en la zona donde se sitúen. La endocarditis infecciosa puede aparecer repentinamente y llegar a ser mortal en pocos días (endocarditis infecciosa aguda), o bien puede desarrollarse gradualmente y de forma casi inaparente a lo largo de semanas o de varios meses (endocarditis infecciosa subaguda). Causas Aunque normalmente en la sangre no hay bacterias, una herida en la piel, en el interior de la boca o en las encías (incluso una herida producida por una actividad normal como masticar o cepillarse los dientes) permite a una pequeña cantidad de bacterias penetrar en la corriente sanguínea. La gingivitis (infección e inflamación de las encías), pequeñas infecciones de la piel e infecciones en cualquier lugar del organismo, permiten a las bacterias entrar en el flujo sanguíneo, aumentando el riesgo de endocarditis. Ciertos procedimientos quirúrgicos, dentales y médicos también pueden introducir bacterias en la circulación sanguínea, por ejemplo, el uso de catéteres intravenosos para administrar líquidos, nutrientes o medicamentos, una citoscopia (colocación de un tubo para ver el interior de la vejiga) o una colonoscopia (introducción de un tubo para ver el interior del intestino grueso). En personas con las válvulas del corazón normales, no se produce ningún daño y los glóbulos blancos destruyen estas bacterias. Las válvulas lesionadas, sin embargo, pueden atrapar las bacterias, que se alojan en el endocardio y comienzan a multiplicarse. En algunas ocasiones, durante el cambio de una válvula del corazón por una artificial (protésica) se pueden introducir bacterias, que suelen ser resistentes a los antibióticos. Los pacientes con un defecto congénito o con alguna anomalía que permite a la sangre pasar de un lado al otro del corazón (por ejemplo, desde un ventrículo al otro) también tienen un mayor riesgo de desarrollar una endocarditis. La presencia de algunas bacterias en la sangre (bacteremia) puede no causar síntomas de inmediato, pero es posible que derive en una septicemia, es decir, una infección grave de la sangre que generalmente produce fiebre, escalofríos, temblores y disminución de la presión arterial. Una persona con una septicemia tiene un elevado riesgo de desarrollar una endocarditis. Las bacterias que causan la endocarditis bacteriana aguda son a veces lo suficientemente agresivas como para infectar las válvulas normales del corazón; las que causan la endocarditis bacteriana subaguda casi siempre infectan las válvulas anormales o lesionadas. Se ha podido constatar que los casos de endocarditis, generalmente, se presentan en personas con defectos congénitos de las cavidades del corazón y de las válvulas, en personas con válvulas artificiales y en gente mayor con válvulas lesionadas por una fiebre reumática en la niñez o con anormalidades de la válvula debido a la edad. Los que se inyectan drogas tienen un elevado riesgo de endocarditis porque a menudo se inyectan bacterias directamente en la circulación sanguínea a través de las agujas, las jeringas o las soluciones de drogas contaminadas. En los drogadictos y personas que desarrollan endocarditis por el uso prolongado de un catéter, la válvula de entrada al ventrículo derecho (la válvula tricúspide) es la que se infecta más a menudo. En los otros casos de endocarditis, las que resultan infectadas son la válvula de entrada al ventrículo izquierdo (la válvula mitral) o la válvula de salida de dicho ventrículo (la válvula aórtica). En una persona con una válvula artificial, el riesgo de padecer una endocarditis infecciosa es más grande durante el primer año posterior al

recambio; después de este período, el riesgo disminuye pero permanece mayor de lo normal. Por razones desconocidas, el riesgo es siempre mayor con una válvula artificial aórtica que con una mitral y con una válvula mecánica más que con una válvula porcina. Síntomas La endocarditis bacteriana aguda suele comenzar repentinamente con fiebre elevada (39 a 40 °C), frecuencia cardíaca acelerada, cansancio y rápidas y extensas lesiones de las válvulas. Los fragmentos de las vegetaciones que se desprenden (émbolos) pueden alcanzar otras áreas y extender la infección. Se puede desarrollar pus (absceso) en la base de la válvula infectada o allí donde se impacten los émbolos. Las válvulas pueden perforarse y en pocos días pueden producirse grandes escapes de sangre por las mismas. En algunos casos se produce shock y los riñones y otros órganos dejan de funcionar (una afección denominada síndrome séptico). Por último, las infecciones arteriales debilitan las paredes de los vasos sanguíneos y causan su rotura. Ello puede ser mortal, sobre todo si se produce en el cerebro o cerca del corazón. La endocarditis bacteriana subaguda puede producir síntomas durante meses antes de que las lesiones de la válvula o una embolia permitan realizar un diagnóstico claro. Los síntomas son cansancio, fiebre leve (37,5 °C a 38,5 °C), pérdida de peso, sudores y disminución del número de glóbulos rojos (anemia). Se sospecha endocarditis en una persona con fiebre sin evidencia clara de infección, si presenta un soplo en el corazón o si un soplo existente ha cambiado de características. Se puede palpar el bazo agrandado. Sobre la piel pueden aparecer unas manchas muy pequeñas que parecen pecas diminutas; también es posible observarlas en el blanco del ojo o debajo de las uñas de los dedos de la mano. Estas manchas son áreas de minúsculos derrames de sangre causados por pequeños émbolos que se han desprendido de las válvulas del corazón. Los émbolos más grandes pueden producir dolor de estómago, obstrucción repentina de una arteria de un brazo o de una pierna, infarto de miocardio o un ictus. Otros síntomas de endocarditis bacteriana aguda y subaguda son escalofríos, dolores articulares, palidez, latidos cardíacos rápidos, nódulos subcutáneos dolorosos, confusión y presencia de sangre en la orina. La endocarditis de una válvula artificial puede ser aguda o subaguda. Comparada con una infección de una válvula natural, es más probable que la infección de una válvula artificial se propague hacia el músculo cardíaco de la base de la válvula y que ésta se desprenda. En este caso, es necesario practicar una intervención quirúrgica urgente para reemplazar la válvula porque la insuficiencia Válvula aórtica cardíaca debido al escape de sangre a través de la válvula puede ser mortal. Por otro lado, también es posible que se interrumpa el sistema de conducción eléctrica del corazón, lo que provocaría una disminución de la frecuencia de los latidos, que podría provocar una repentina pérdida de consciencia o incluso la muerte. Diagnóstico

Cuando se sospecha una endocarditis bacteriana aguda, se debe hospitalizar al paciente para su diagnóstico y tratamiento. Dado que los síntomas de la endocarditis bacteriana subaguda son al principio muy vagos, la infección puede lesionar las válvulas del corazón o diseminarse a otros lugares antes de ser diagnosticada. Una endocarditis subaguda no tratada es tan peligrosa como la aguda. El diagnóstico puede sospecharse a partir de los síntomas, sobre todo cuando éstos aparecen en alguien con predisposición a esa enfermedad. El ecocardiograma, que se basa en la reflexión de los ultrasonidos para crear imágenes del corazón, puede identificar las vegetaciones de las válvulas y las lesiones producidas. Para identificar la bacteria que causa la enfermedad, se extraen muestras de sangre para efectuar un cultivo. Dado que la liberación de bacterias a la sangre en cantidad suficiente como para ser identificadas sólo sucede de forma intermitente, se toman tres o más muestras de sangre en diferentes momentos para aumentar la posibilidad de que al menos una de ellas contenga bacterias suficientes para que crezcan en los cultivos en el laboratorio. En el mismo proceso de laboratorio, se prueban varios antibióticos para escoger el más eficaz contra la bacteria específica. En ocasiones, no es posible aislar ningún germen a partir de una muestra de sangre. La razón puede ser que se necesiten técnicas especiales para cultivar determinadas bacterias o que el paciente hubiera recibido anteriormente antibióticos que no curaron la infección pero que redujeron la cantidad de bacterias lo suficiente como para ocultar su presencia. Todavía cabe otra posibilidad, y es que no se trate de una endocarditis sino de alguna otra enfermedad con síntomas similares, como un tumor. Prevención y tratamiento A los pacientes con anormalidades de las válvulas del corazón, con válvulas artificiales o con defectos congénitos, se les administran antibióticos a título preventivo antes de procedimientos dentales o quirúrgicos. Por ello, los dentistas y los cirujanos deben saber si una persona ha tenido algún problema valvular. Aunque el riesgo de que aparezca una endocarditis no es muy alto en el curso de un procedimiento quirúrgico y los antibióticos administrados de manera preventiva no son siempre eficaces, las consecuencias son tan graves que, generalmente, el médico recomienda la administración de antibióticos, como medida de precaución, antes de la aplicación de estos procedimientos. El tratamiento casi siempre requiere el ingreso en un hospital porque la administración de altas dosis de antibióticos intravenosos debe hacerse al menos durante dos semanas. Los antibióticos solos no siempre curan una infección en una válvula artificial. Por ello, en ocasiones se precisa recurrir a la cirugía cardíaca con el fin de reparar o reemplazar las válvulas lesionadas y eliminar las vegetaciones. Endocarditis no infecciosa La endocarditis no infecciosa es una enfermedad que se caracteriza por la formación de coágulos de sangre en las válvulas lesionadas. El riesgo de padecer esta enfermedad aumenta en las personas con lupus eritematoso sistémico (una enfermedad del sistema inmunitario), cáncer de pulmón, estómago o páncreas, tuberculosis, neumonía, infección ósea o enfermedades que causan una notable pérdida de peso. Al igual que sucede en la endocarditis infecciosa, las válvulas del corazón pueden dejar escapar

sangre o bien abrirse incorrectamente. Existe un alto riesgo de que un émbolo cause un ictus o un infarto de miocardio. Aunque a veces se administran fármacos para prevenir la formación de los trombos, los estudios realizados todavía no han confirmado que esto sea realmente beneficioso. FACTORES DE RIESGO

Alto riesgo

Riesgo intermedio

Bajo riesgo

· · ·

Válvula protésica Endocarditis previa

· Prolapso mitral (con · Prolapso mitral sin regurgiregurgitación) tación · Estenosis mitral pura · Regurgitación valvular míni-ma en eco, sin anormalidad estructural. · Valvulopatía tricuspídea · CIA aislada · Estenosis pulmonar · Placas ateroescleróticas · Hipertrofia septal asimé-trica · Marcapasos · Enfermedad valvular · Lesión cardíaca reparada de-generativa quirúrgicamente con mínima o ninguna anormalidad he· Lesión intracardíaca modinámica (> 6 meses). re-parada quirúrgicamente en un tiempo menor a 6 · Ostium secundum meses. (defecto) · Degeneración mixoma-tosa · Enfermedad de Kawasaki sin disfunción valvular. · Historia de fiebre reumática sin disfunción valvular.

Cardiopatía congénita

Cianosante. · · · · · · · Ductus persistente Insuficiencia aórtica Estenosis aórtica Insuficiencia mitral Doble lesión mitral CIV Coartación aórtica

· Lesión intracardíaca repa- rada quirúrgicamente con anormalidad hemodinámi-ca residual

INDICE REPRESENTATIVO DE BACTEREMIA DESPUÉS DE PROCEDIMIENTOS DIAGNÓSTICOS Y TERAPÉUTICOS

% 1. Extracción dental 2. Cirugía periodontal 3. Lavado irrigación dental 4. Amigdalectomía 5. endoscopia (gastro) 6. Eco transesofágico 86 88 40 35 9. Succión nasotraqueal 10. Broncoscopia rígida 11. Sonda vesical

% 16 15. Colangio retrógrada 15 16. Enema de bario 13 17. Colonoscopia 18. Sigmoidoscopia rígida 10 19. Proctoscopia 57.5 20. Hemorroidectomía

% 5 10 5 5 2 8 45 5

12. Prostatectomía 4 a 8 con: 1a4 ¨ ¨ orina estéril orina infectada

7. Biopsia hepática 8. Intub. endotraqueal

3a 13

13. Dilatación uretral 28 21. Dilatación esofágica 3 22. Cateterismo cardíaco

> 10 14. Parto normal

MICROBIOLOGÍA

Organismos

Porcentaj es

· · (bovis) · · ·

Streptococcus viridans Grupo D no enterococcus Grupo D enterococcus Pneumoniae y otros Staphylococcus aureus

35 15 10 <5 30 5 <1 4 <5 <1

· Staphylococcus coagulasa negativos · · HACEK · · Polimicrobiana Cocobacilos Gram negativos Bacilos Gram negativos Anaerobios

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Aguda · · · Perforación valvular, ruptura de cuerdas Soplos cambiantes o aparición de nuevos Falla cardíaca

· Manchas de Roth, pérdida de visión por embolización. Subaguda · De 2 semanas a meses

· ·

Pérdida de peso Debilidad, fatiga

· Compromiso neurológico · · · Hematuria Cefalea Lumbalgia, artralgia y mialgias