You are on page 1of 1
Ae te) akea abs Junto al régimen y gobierno de tas vi- fas, la hacienda es el elemento funda- mental de la administracion marquesal ‘Alo largo del tiempo, el marqués de los Vélez acumulé derechos y privilegios que le permitian cobrar alcabalas, diezmos y rentas en cada una de las villas de su Estado, adems de disponer de un amplio caudal de bienes raices en cada una de ellas. La administracién y registro de todos estos derechos econémicos se realizaba en la Contaduria Mayor, situada en 1635 enla villa de Mula, Al frente de ella se encontraba el Contador Mayor Ls hacienda estaba organizada por villas. Las rentas principales son aleabslas tereing decimales, ademés de las rentas de las tiertas 6 bienes de producci6n arrendados (molines, hornes, ete). Asimismo presenta derechos econémicos ‘como carceleris, cattilleria, contadurla, secretaris, de la romans e incluso un ‘gravamen de ofigen y aspecto medieval como es el pago de una gellina por ios veeinos de determinadas villas La descripcién de la hacienda marquesal distingue entre dos tipos de propiedades: los «Bienes raices del mayorazgo» y los «Bienes libres». Unos ¥ otfos exhiben un inmenso patrimonio: hornos, molinos, batanes, norias mesones, tazmias, bodegas, tierras y agua, millares, balsas, casas, etcetera Un aspecto particularmente importante son las minas de alumbre de Mazarr6n. Aunque en el siglo XVII ya estaban agotadas, conviene recordar su importancia historica. El derecho de explotacian de [os xmineros de alumbre» ‘ue concedido por Enrique IV en 1462 a Juan Pacheco, marques de Villena, a partes iguales con Pedro Fajardo Quesada, adelantado de Murcia De la explotacion de las minas de alumbre los adelantados de Murcio y después los marqueses de los Vélez obtuvieron gran parte del dinero necesario para su amplio programa constructivo, realizade en un periodo muy corto, ‘en el que destacamos la capilla funeraria de la Catedral de Murcia, el castillo de Mula y el castillo de Vélez Blanco. -volso cucado que hay ve ponar an la hacienda, como neniasde ave odo pend y so sustonta. Insiruccion al Gbernador general del Estaco de los Vélez, Becero, 230,