Reino Unido no tiene ningún documento constitucional único

En este sentido, se dice que no tiene una constitución escrita, sino que tiene una no
codificada.2 Gran parte de la constitución británica se plasma en documentos escritos,

El Reino Unido es una monarquía constitucional: la sucesión al trono británico es hereditaria.

En virtud de la Constitución británica, el soberano goza de amplios poderes ejecutivos,
conocidos como la prerrogativa real. En el ejercicio de estas facultades, sin embargo, el
soberano normalmente delega en el Primer Ministro o de otros ministros. Este principio, que
se remonta a la Restauración inglesa, fue formulada por el escritor victoriano Walter
Bagehot como "la Reina reina, pero no gobierna".

El alcance exacto de la prerrogativa real nunca ha sido formalmente delineado, pero en 2004,
el Gobierno de Su Majestad publicó algunos de los poderes, a fin de ser más transparente:15

Poderes internos

 El poder de destituir y nombrar a un Primer Ministro
 El poder de destituir y nombrar a otros ministros
 La facultad de convocar, prorrogar y disolver el Parlamento
 La facultad de conceder o rechazar la sanción real a los proyectos de ley (haciéndolos
válidos y, por lo tanto, leyes)
 El poder de nombrar oficiales de las Fuerzas Armadas
 El poder de comandar las Fuerzas Armadas del Reino Unido
 La facultad de nombrar a los miembros del Consejo de la Reina
 El poder para conceder y retirar pasaportes
 La facultad de conceder prerrogativa de gracia (aunque la pena capital se abolió, este
poder se sigue utilizando para subsanar los errores en el cálculo de sentencias)
 La facultad de conceder honores
 El poder de crear empresas a través de la carta real
 La facultad de nombrar obispos y arzobispos de la Iglesia de Inglaterra.
Poderes exteriores

 La facultad de ratificar y hacer tratados
 El poder de declarar la guerra y la paz
 El poder de desplegar las Fuerzas Armadas en el extranjero
 La facultad de reconocer Estados
 El poder de acreditar y recibir a diplomáticos
3. Garantías constitucionales de los derechos. En especial, disposiciones intangibles o mecanismos
agravados de reforma constitucional

El Reino Unido carece de una Constitución normativa rígida. La idea misma de una Constitución no
escrita impide la existencia de mecanismos agravados de reforma constitucional o la previsión de
la garantía de contenido esencial de unos inexistentes –atendiendo a nuestra tradición
constitucional interna– derechos fundamentales.

Es más, se defiende y proclama, hasta sus últimas consecuencias, la soberanía del Parlamento de
Westminster, incluso cuando entra en contradicción con el núcleo duro de esta Constitución no
escrita («Thoburn»[18]). Ello conlleva la negación de uno de los presupuestos del control de
constitucionalidad propio de las tradiciones constitucionales europeas e invalida cualquier posible
concepción de la Corte Suprema del Reino Unido como verdadero Tribunal Constitucional.

La Constitución británica es el conjunto de leyes y principios bajo los cuales es gobernado el Reino
Unido.1

A diferencia de muchas otras naciones, el Reino Unido no tiene ningún documento constitucional
único. En este sentido, se dice que no tiene una constitución escrita, sino que tiene una no
codificada.2 Gran parte de la Constitución británica se plasma en documentos escritos, dentro de
estatutos, sentencias judiciales, y tratados. La Constitución tiene otras fuentes no escritas,
incluyendo convenciones constitucionales parlamentarias (como se establece en Erskine May) y
prerrogativas reales.

Históricamente, "Ninguna ley del Parlamento puede ser inconstitucional, porque la ley del país no
conoce la palabra ni la idea".3

Desde la Guerra Civil Inglesa, la piedra angular de la constitución británica ha sido
tradicionalmente la doctrina de la soberanía parlamentaria, según la cual los estatutos aprobados
por el Parlamento son la fuente suprema y última de la ley del Reino Unido.4 De ello se desprende
que el Parlamento puede cambiar la Constitución simplemente aprobando nuevas leyes. Existe
cierto debate sobre si este principio sigue siendo plenamente válido hoy en día,5 en parte debido a
la pertenencia a la Unión Europea del Reino Unido
El Reino Unido se compone de cuatro países constituyentes diferentes: Inglaterra, Gales, Escocia
e Irlanda del Norte.13 Sin embargo, es un Estado unitario, no una federación (como los Estados
Unidos, Alemania, Brasil o Rusia) o una confederación (como Suiza, o la antigua Serbia y
Montenegro). Aunque Escocia, Gales e Irlanda del Norte, a partir de 2001, poseen sus propias
legislaturas y ejecutivos, Inglaterra no (ver West Lothian question). La autoridad de todos estos
órganos depende de las leyes del Parlamento y que pueden, en principio, se suprimidos por deseo
del Parlamento del Reino Unido. Un ejemplo histórico de una legislatura que fue creada por ley del
Parlamento y suprimida más adelante es el Parlamento de Irlanda del Norte, la cual fue creada por
la Ley de Gobierno de Irlanda de 1920 y abolida, en respuesta a la violencia política a gran escala
en Irlanda del Norte, por la Ley de Constitución de Irlanda del Norte de 1973 (desde entonces a
Irlanda del Norte se le ha dado otra asamblea legislativa bajo la Ley de Irlanda del Norte de 1998).
Asimismo, el Consejo del Gran Londres fue abolido en 1986 por la Ley de Gobierno Local de
1985,14 y una institución similar, la Autoridad del Gran Londres fue creada en 2000 por la la Ley de
Autoridad del Gran Londres de 1999.

El Parlamento no tiene ninguna cámara comparable al Senado de Estados Unidos (que tiene una
representación equitativa de cada Estado de los EE.UU.) o el Bundesrat alemán (cuya composición
es determinada por los gobiernos de los Estados de Alemania). Inglaterra tiene más del 80% de la
población del Reino Unido, produce más del 80% de su producto interno bruto y contiene la capital,
Londres.

En Inglaterra la iglesia oficial es la Iglesia de Inglaterra. En Escocia, no hay una iglesia estatal, aun
habiendo sido reconocida oficialmente la Iglesia de Escocia no tiene ese estatus dentro de la Ley
de la Iglesia de Escocia de 1921; Gales e Irlanda del Norte no tienen una iglesia establecida.
Inglaterra y Gales comparten el mismo sistema legal, mientras que Escocia e Irlanda del Norte
tienen su propio sistema jurídico distintivo. Estas distinciones fueron creadas como resultado de
que el Reino Unido se creó por la unión de países independientes de acuerdo con los términos del
Tratado de Unión de 1706, ratificado por las Leyes de Unión de 1707.

[editar]Monarquía constitucional
El Reino Unido es una monarquía constitucional: la sucesión al trono británico es hereditaria.

En virtud de la Constitución británica, el soberano goza de amplios poderes ejecutivos, conocidos
como la prerrogativa real. En el ejercicio de estas facultades, sin embargo, el soberano
normalmente delega en el Primer Ministro o de otros ministros. Este principio, que se remonta a la
Restauración inglesa, fue formulada por el escritor victoriano Walter Bagehot como "la Reina reina,
pero no gobierna".

El alcance exacto de la prerrogativa real nunca ha sido formalmente delineado, pero en 2004, el
Gobierno de Su Majestad publicó algunos de los poderes, a fin de ser más transparente