QUISIERA

Quisiera tenerte cerca y poder hablar contigo

Quisiera poder decirte lo mucho que he sufrido

Quisiera poder abrazarte y decirte con ahínco

Que te quiero y necesito.....más no te tengo conmigo.

Quiera que de mi vida tú nunca te hubieras ido

Por que una parte de mí se marchó junto contigo

Que en vida un gran vacío desespera mis sentidos

y un llanto inobservable convive siempre conmigo.

Quisiera que regresaras y me contaras como ha sido

Todo ese tiempo de ausencia que no has estado conmigo

Que me reconfirmes siempre lo que he soñado contigo

Que estás bien y eres feliz y..... que cuide de tus hijos.

Quisiera que tu partida nunca hubiera sucedido

Porque la familia aún no recupera el sentido

Vivimos siempre el presente que compartimos contigo

Y pensamos que estás bien..... pero aún así sufrimos.

Escrito en mayo del 2010 a cinco meses de partida de mi querida hermana
Francisca Ferreras.

Hermana, te quiero.

He mirado la noche y un cielo estrellado, pero jamas habia mirado esa pose, y tus
ojos en mis ojos reflejado.

para acariciar su oído y definirle lo mas bello. y me da SED de tomarla en mis brazos con completa locura. son astros aqui en la tierra y ya no puedo vivir sin ellos. le comento que desde que le conocí comprendí que me enamora. que esa boca tan rosa tan tierna tan afable. si comenzamos de cero quiero llegar al infinito. que si hay una esperanza yo espero un tiempo sea grande sea chiquito. que en conjunto con las aguas y los mares de tus ojos lo dejo extinto. que si usted se siente segura hagamos un intento. oh si tus piernas dos paisajes de rosas donde podría descansar seguro. y es que sin duda lo juro. Siempre que lo necesites aquí estará mi sello. Y es que cual manantial mas puro. mas verde mas fresco que no sean tus ojos?. todos tus detalles todos tus destellos. me enamora su ternura. podria ser mi locura si me dejaras besarle. .Tu piel blanca opaco los amaneceres de un sol sin brillo. como le comento. me enamora su risa. Tus piernas. Que las cosas bien echas primero se forjan. Por eso yo le digo. que si hay una esperanza. y te repito. Y no digo besarle como besan las personas. tampoco me precipito. permítame y vayamos lento. para trepar por su espalda hasta llegar a su cuello.