CIUDADANÍA

Un ciudadano es toda persona considerada como miembro activo de un Estado, titular
de derechos políticos y sometido a sus leyes.1 Es un concepto sociopolítico y legal de
significado variable2 usado desde antiguo y a lo largo de la historia, aunque no siempre de
la misma manera.
Se denomina ciudadanía a la pertenencia a una determinada comunidad política. Es decir, la
ciudadanía es lo que expresa la pertenencia de un individuo en una sociedad dada en la que
por supuesto participa activamente en todos sus niveles.
En occidente por ejemplo el ciudadano dispone de una serie de atributos legales y al mismo
tiempo integra la comunidad política de la nación en la cual participa.
El ser un ciudadano de tal o cual territorio implica tener desarrollado el sentimiento de
pertenencia y de identidad de ese lugar geográfico y en el cual, claro, se interactuará
socialmente con responsabilidad y disponiendo de derechos y respetando las obligaciones
pertinentes que surjan de ese status.

Por caso, la ciudadanía otorga una serie de derechos y obligaciones que deben ser
respetados. Entre los derechos puede citarse el derecho a votar y elegir a las autoridades
que se consideren pertinentes, como asimismo participar de cualquier bien que se derive de
la participación comunitaria. Entre las obligaciones puede citarse, a modo de ejemplo, la
obligación de pagar impuestos; puede resumirse este aspecto en el cumplimiento de la ley
en general.

El término ciudadanía para hacer alusión a esta participación comunitaria debe su uso a
circunstancias históricas que nos retrotraen a la civilización griega. En esa época, la
organización política estaba centralizada en cada ciudad, que conformaba un verdadero
estado. Es particularmente famoso el ejemplo de Atenas, que consistió en el primer caso de
ejercicio de la democracia. En estas ciudades solo se consideraban ciudadanos a los
hombres, en la medida en que solo estos podían tomar las armas para proteger la ciudad
ante potenciales ataques externos. Esta concepción de la ciudadanía fue adoptada y
desarrollada por el Imperio Romano.

Ser ciudadano

En tanto se denomina con el término de ciudadano a aquel individuo que es natural, es
decir, nació o es vecino de un determinado lugar geográfico (estado) y que entonces como
tal es sujeto tanto de derechos civiles como políticos los cuales se hayan contenidos en la
normativa vigente, tal es el caso de la constitución nacional y de las leyes nacionales.
Por caso, como ciudadano, un individuo está obligado a cumplir con esas obligaciones que
se le demandan y asimismo deberá hacer valer sus derechos cuando corresponda.
Históricamente cuestiones como la raza, la extranjería, la etnia, la religión, el sexo, la edad
y el nacimiento han delimitado la denominación de ciudadano de tal o cual lugar y por tanto
han sido causales de exclusión de aquellos que no cumplían con algunas de ellas
consideradas como obligatorias.

Ha habido numerosos y reconocidos movimientos sociales que han bregado contra la
discriminación y a favor de la inclusión.

el autor clásico se hacía dos preguntas ¿Quién es el ciudadano? y ¿A quién se le llama ciudadano? A la primera pregunta. Los derechos y obligaciones de esos códigos conferían a un individuo la condición de "ciudadano". regidas por códigos legales escritos. Para el momento en que se produzca este acontecimiento de integración ciudadana son necesarios una serie de conocimientos básicos sobre el comportamiento de la sociedad y su organización política. están incluidos contenidos obligatorios sobre participación ciudadana. En las sociedades preestatales no existe un análogo claro de este concepto. hoy día es habitual que los individuos que disponen de ascendientes directos con otra nacionalidad pueden solicitarla ante los organismos correspondientes presentando toda la documentación que así lo acredite. circunstancia en la que se considera que una persona puede afrontar con el suficiente criterio y capacidad a las obligaciones y derechos que les depara la convivencia en comunidad. en el poder político. En estos se da cuenta de los derechos y obligaciones que el educando obtendrá al llegar a la edad correspondiente. abordaba a la ciudadanía como el sentido de pertenencia de esos derechos. la condición de ciudadano se obtiene a partir de un determinado momento de la vida humana que se identifica con la mayoría de edad. .Cabe destacarse que aquellos que residen temporalmente en una nación y no disponen de la documentación requerida no serán considerados como ciudadanos sino como residentes simplemente. Por otra parte. UN CIUDADANO HOY En la actualidad. permanente: ciudadano es aquel que participa de manera estable en el poder de decisión colectiva. En ellos aparece la noción de ciudadanía. Mientras que a quién se le llama ciudadano es a todo aquel individuo que sea capaz de ser tal. Es por ello que durante el proceso educativo que forma a cada individuo y que es obligatorio. Origen del concepto El concepto aparece en las primeras sociedades sedentarias y estatales. civiles y sociales que regulan las relaciones entre individuos y miembros de dicha sociedad. Sin embargo. También es factible adquirir la ciudadanía de una nación al casarse con alguien y luego de transcurridos una determinada cantidad de años. en su libro III sobre La Política. Aristóteles respondía que "ser ciudadano" significaba ser titular de un poder público no limitado. al ser la mayor parte sociedades relativamente igualitarias y con una organización social simple y sin códigos legales escritos (en su lugar esas sociedades se basan en tradiciones orales). frecuentemente para denotar a un cierto conjunto de individuos de una sociedad (generalmente algunos individuos quedaban excluidos y recibían una designación diferente). Referente a Aristóteles. en esos cógidos aparecen una serie de obligaciones y de derechos políticos.