Comentario de texto: El castellano leal. Romances III y IV.

1. Localización.
Ángel de Saavedra, Duque de Rivas. Fue uno de los iniciadores del romanticismo en
España. Condenado a muerte por Fernando VII por sus ideas liberales huyó a Londres y
después a Italia. Tras el exilio, regresó a España en 1834 e intervino activamente en
política, moderando su liberalismo hasta convertirse en conservador. Sus primeros
poemas son neoclásicos, pero desde su exilio su poesía se va acercando al
romanticismo. El género más importante que cultivó fue el de la poesía narrativa de
carácter histórico en el que incluimos el texto que nos ocupa. En sus Romances
históricos, donde incluimos la obra y en los que destaca su gran capacidad descriptiva
-reflejo quizá de su actividad como pintor-; rescató y recupero el romancero de gran
tradición en nuestra literatura. El castellano leal, fue escrita a mediados del siglo XIX
(1841).

2. Tema e ideas fundamentales.
El texto es un poema narrativo, cuyo tema central es el conde Benavente, su nobleza, su
alto sentido del honor y de la moral. El romance tercero, tras describir al conde (sus
rasgos físicos y su personalidad), nos describe la llegada del conde al alcázar de Toledo
donde lo espera el emperador Carlos V, el cual, le pide que acoja al duque de Borbón en
su palacio. Obedece como buen vasallo, pero le ruega que respete su honor, ya que, no
solo no vivirá en palacio con el duque, sino que en cuanto este se marche procederá a la
desinfección de su palacio con fuego, pues considera al duque un traidor. En el romance
cuarto el duque se marcha satisfecho e inmediatamente el palacio se incendia, el pueblo
se moviliza para apagarlo y hasta el emperador trata de poner remedio, pero el palacio
se consume hasta quedar en unos viejos muros que recuerdan la grandeza del conde.

3. Análisis formal y estilístico del texto.

El romance tercero está compuesto por 108 versos de arte menor, octosílabos de rima
asonante en los pares (e-a). El romance cuarto está compuesto por 40 versos octosílabos
de arte menor con rima asonante en los pares (e-o). El autor hace uso de la narración
histórica para exponer sus romances. La poesía narrativa fue muy cultivada por el poeta
romántico y contaba en España con la larga tradición del romancero. La regularidad del
verso octosílabo apoyado en la rima llana aporta musicalidad y fluidez, la rima es muy
rica con el uso al final de cada verso de sustantivos, adjetivos y verbos, si bien es cierto
que en los primeros 30 versos del romance tercero apenas hay verbos. La acción se
apoya en la descripción del conde y del espacio para mostrarnos la situación de forma
lineal. En la primera estrofa observamos la ausencia adjetival y la escasez verbal para
acentuar el marco espacial, pero, sobre todo el personaje del conde de Benavente a
quien desde el primer verso quiere darle gran importancia "Sostenido por sus pajes".
Para acercarnos a la historia y en los primeros cuatro versos hace uso del presente con
un lenguaje sencillo, el cuarto verso contiene hipérbaton "del alcázar a la puerta" para
remarcar la importancia del lugar al que llega el conde.
En las siguientes estrofas pasa a describir al conde, los pocos verbos que aparecen
cambian a pretérito y abundan los adjetivos, todo ello, para ponderar la descripción.

En la estrofa siguiente califica al emperador de benigno al ordenar al conde que se levante y no permanezca en posición de sumisión. pero con tacto y para ello utiliza el término medio "Y entre severo y afable". "alamares de seda". nos muestran las cavilaciones del monarca y en la siguiente estrofa con el paralelismo "mucho al de Borbón le debe" "al de Benavente mucho". al Toisón que es un símbolo extranjero. el uso reiterativo del cuantificador "mucho" muestra la importancia que el emperador le da a la decisión que debe tomar. eleva su honor mediante los adjetivos "noble" y "seria" acompañados de cuantificadores "muy" y "tan" que recalcan este valor. En la siguiente estrofa nos describe el caminar del conde hasta la cámara donde lo espera el emperador. utiliza la antítesis "viejo" y "ojos como chispas" para hacernos ver que. el autor nos describe la personalidad del conde. nos avisa de que no entra cualquiera en el alcázar. En la siguiente estrofa nos muestra el patriotismo del conde que prefiere la insignia puramente española "sólo de Calatrava". "randas barcelonesas". muestra su lealtad "respeto" y queda intensificada con el uso del adjetivo "profundo" y el . unido al verso siguiente "golpe de honor y de aviso" intensifican la nobleza y honor. pues. "Dilación no admite el caso" y "no hay quien dar consejo pueda" muestran la premura de la situación y la soledad del emperador que tiene una difícil elección. aunque tiene el apoyo de ambos. sino "un grande de España" especifica así su posición social y dicha condición queda intensificada en la siguiente estrofa con la oración subordinada adjetiva. como una fotografía y en ese momento llega el conde y el autor resalta su condición de vasallo con el adjetivo entre pausas "comedido". pero además. El autor en la siguiente estrofa utiliza una acción paralela para mostrarnos una visión más global. le da de lado para presentarnos al emperador "pensativo está el monarca". el autor hace gala de la jerarquía del emperador y lo acentúa con otra descripción a modo de fotografía en la que el conde "le saluda con una rodilla en tierra". además. sabiendo que no le gustará y se lo ordena. es "respetable" lo que recalca su honorabilidad.Los cuatro versos siguientes lo describen físicamente "cuerpo enjuto" "cara seca". "paso tardo. entre ellos son enemigos. los pajes "que están en ella con respeto lo saludan". El emperador quiere anunciarle su decisión de que el Borbón se aloje en su palacio. "sus perlas". La antítesis "veneración de lejos" "miedo de cerca" la utiliza el autor para mostrarnos el efecto que causa el conde. "birretón de velludo" y. En la estrofa siguiente seguimos con la casi ausencia verbal "Era" para centrar nuestra atención en la descripción de la vestimenta del conde haciendo uso de adjetivos y nombrando la procedencia de las prendas para resaltar su riqueza "púrpura de Valencia" "recamado a la leonesa". La personificación de "las alabardas" que golpean la tierra. aunque es mayor mantiene su lucidez. aunque firme" con los adjetivos "tardo y firme" el autor incide en la personalidad del conde "tardo" por la edad. recuerda lo difícil del caso "plática difícil". "lienzo gallego". En los cuatro versos siguientes. pero acentúa la pasión por la patria con un verbo de gran gravedad "ha despreciado" aduciendo a la causa "por ser orden extranjera". "firme" por su entereza física y moral. y mientras el conde aún no ha llegado a su destino. expresiones "discurriendo cómo" "sin hacer a nadie ofensa". En la siguiente estrofa "grave el conde le saluda". tiene todos los accesorios "su cintillo". en "largas cejas" utiliza hipérbaton para resaltar al adjetivo. pero hasta en este momento nos recuerda la grandeza del conde que por su condición de grande no está obligado a quitarse el sombrero "sin descubrir la cabeza". El siguiente fragmento nos describe al monarca pensativo "en el sillón asentado" y "el codo encima de la mesa". Justo después la reacción del conde. Palabras como "pensativo". el autor ralentiza la acción con el uso de la yuxtaposición en mitad del verso para ralentizar la descripción y ensalzar el honor del conde.

siempre con respeto..cuantificador "muy". este gran respeto es utilizado por el conde para justo después apelar a su honor ante su rey con los imperativos "no toquéis mi honra" "respetad mi conciencia". unido a la siguiente estrofa donde el mismísimo emperador "confuso" "corre". en la oscuridad el incendio comienza y el autor lo va describiendo poco a poco hasta que "ardientes chispas" iluminan la noche "iluminaba los valles" y todo a su alrededor. el escenario. utilizando la segunda persona del plural y mediante el paralelismo de los posesivos "vuestro soy. En este momento. y la última estrofa intensifica la importancia del protagonista. que quedan suavizados porque se marchará de su propio palacio. "orgulloso" para el duque que lo está. lo pone en relieve con el estilo directo y comienza su intervención desde su condición de vasallo. El autor pone de manifiesto la gravedad de los hechos y en cuanto el duque se marcha. con dos cuantificadores opuestos "muy" "pocos". Finaliza la exposición del conde y volvemos a la narración en estilo indirecto con el verbo en pretérito "dijo". luchar por la grandeza del conde. es tal la grandeza del conde que "quedó absorto Carlos Quinto". el autor cede total importancia al conde. El pueblo conmovido hace acto de presencia. además de “satisfecho”. el autor intensifica y eleva al conde por encima del duque con una antítesis sirviéndose de los adjetivos "noble" para el conde. redoble de campanas. el estilo enfático. a la que dota de ejemplaridad. por haber doblegado la voluntad del conde. acepta su decisión. el verbo "conmoviose". el incendio expresa el rechazo del conde y su propia grandeza al renunciar a su propio palacio manchado por el borbón traidor.". intenta apagar el fuego. elemento del que desciende en los primeros versos del romance. tratando de apagar el fuego como uno más del vulgo. El primer verso del romance cuarto nos expresa la corta visita del duque "muy pocos días". Nos describe la despedida de forma sucesiva y lineal en tiempo pretérito "la real mano besó. pero lo hace con rechazo como nos muestra el léxico utilizado por el autor "contamine" "envilezca" "traidores" "infesta". el autor finaliza la acción al mismo tiempo que su composición. la naturaleza. . Al inicio de la penúltima estrofa todo termina "En vano todo". exaltado del romanticismo lo vemos reflejado en el marco espacial.. "con la voz entera" muestra la fortaleza del conde que se descubre para mirar a su emperador a los ojos "destocando la cabeza". donde la nobleza y "lealtad castellana" por la que "levantando un monumento". la luna que tan utilizada es por los poetas románticos. con adjetivos "noble" cuantificador "tan" y expresiones "estimando a la España más que a la imperial diadema". y se dirige a su litera. de forma casi simultánea se prende el castillo. vuestra mi casa". están por encima de las riquezas que el fuego ha devorado "tragose tantas riquezas el fuego" y finaliza con los dos últimos versos que destacan el honor del conde "recuerdan acción tan grande" "en la famosa Toledo". aquí Saavedra deja clara su posición liberal frente a los borbones. intensificando dicho vasallaje con el sustantivo entre pausas "señor" y recuerda la jerarquía de ambos "vos sois mi rey en la tierra". La siguiente estrofa hace hincapié en el orgullo del conde y el rechazo que siente para con el duque pues no tiene intención de vivir con él y para ello abandona el castillo "a casa de su pariente mandó que lo condujeran" "abandonando la suya". El autor recurre a la prolepsis para intensificar el gran rechazo del conde revelándonos que en cuanto el duque se marche prenderá fuego a su propio palacio "purificaré con fuego sus paredes y sus puertas". acentúa un escenario dramático que llega al clímax máximo de la acción. y comienza con una fórmula romántica. cubriose la cabeza y retirose.