TARAS
SHEVCHENKO
poesías escogidas

k ie v
EDITORIAL “DNIPRO'
1986

86 Editorial “Dnipró” . 1986 M205(04)—86 Printed in the USSR .19.У1 Ш37 ТАРАС ГРИГОРОВИЧ ШЕВЧЕНКО Вибрані поезії Selección de Volodímir Jaritónov Traducción del ucraniano 4702590100—031 (g) Traducción al español Ш Бз 1.

pero Tarás carecía de posibilidades para desenvolver sus aptitudes. en una pobre casita. GRAN CANTOR DE LA LIBERTAD Y FRATERNIDAD DE LOS PUEBLOS El poeta no es grande ni puede serlo realmente si su obra no está saturada de altos ideales de humanitarismo y justicia. Su terrateniente lo tomó por kozachok. más tarde. quienes decidieron rescatar de la servidumbre al talentoso joven. adjudicado luego por 2500 rublos en una rifa. según Goethe. su pintor de brocha gorda llegaría a serlo Shevchenko. En 1829. Gracias a éste. es decir. Briulov pintó de Zhukovski un retrato. puesto que sus obras reflejan los intereses y anhelos del pueblo y ellas devienen patrimonio de la literatura nacio­ nal y universal. llega a Petersburgo con el fin de hacer estudios. Nació el 9 de maizo de 1814 en Mórintzi. así como de ideales progresistas que. en calidad de lacayo. A la edad de 13 años quedó huérfano de padre y madre. esperando su amo que. a la que se trasladaron sus padres cuando Tarás contaba un año. Tarás junto con otros criados de su amo Engelhardt. un paisano suyo. aldea de la región de Kíev. En 1831. según más tarde escribiría Shevchenko en su auto­ biografía. el célebre poeta polaco. Por algún tiempo sirvió de criado y aprendió de un sacristán el arte de leer y escribir. Su familia pertenecía a los campesinos siervos. Esta suma concedió la libertad a Shevchenko el 22 de abril de 1838. consistían “solamente en guardar silencio y permanecer in­ móvil en un rincón de la antesala hasta que resonare su voz impera­ tiva de servirle un vaso de agua o una pipa que se hallaban ante sus narices”. con varias obras significativas. enviado por Engelhardt. En Petersburgo Tarás llamó la atención del pintor So- shenko. se traslada a la ciudad de Vilno. poeta del pueblo es. El gran poeta. Shevchenko se vio presentado al célebre pintor ruso Briulov y al conocido poeta Zhukovski. el futuro poeta sufrió muchas penurias. El pasó su infan­ cia en la vecina aldea de Kirílivka. Un poeta asi fue Tarás Shevchenko en la literatura ucraniana.3 . Allí. A la sazón se reveló su talento de pintor. donde por sus pro­ pios medios aprende a pintar. cuyas obligaciones. a la edad de 15 años. y a hurtadillas hace conocimiento con obras de Mickiewicz. En aquel tiempo. Tarás se manifiesta . rehúsen “reconocer las cadenas del tiempo”.

Schiller y otros escritores y pensadores extranjeros. Sobre la formación de su personalidad artística influyó mucho la can­ ción popular ucraniana. Los gaidamaki y La noche de Tarás. la mayoría integraron el Kobzar. el poeta escribía: “La severa musa ucraniana. Al recordar posteriormente sus primeras pruebas de pluma. su aspiración a la libertad. rehuía mi gusto deformado por la vida en la escuela. autodidácticamente va cono­ ciendo obras de eminentes pintores y compositores de la Europa Occi­ dental. Mas. De las obras del período inicial. algunas poesías primerizas se publicaron en el almanaque Lástivka (Golondrina). Lo atesti­ guan los poemas Caterina. en posadas y en alquilados cuartos urbanos. pensamientos míos. así como las de Pushkin y Gógol. En 1841 apareció en edición especial su poema Los gaidamaki. en la antesala del terra­ teniente. poco común en los románticos. como pintor y el mismo año se ve admitido a la Academia de Bellas Artes de Petersburgo. se sobreentiende que los alcances de la cultura rusa le eran a Shevchenko más accesibles y afines. Kvitka-Osnoviánenko. en la que durante siglos venía formando el pueblo su ideal estético y se multiplicaban las posibilidades metafóricas del idioma natal. mas. a ensalzar individuali­ dades de carácter valiente y firme. durante mucho tiempo. un año después. Iban progresando en la Academia los estudios de Shevchenko. cuando los efluvios de la libertad devolvieron a mis sentimientos la pureza de los primeros años de mi niñez. Grebinka y los poetas románticos.. la ba­ lada Los chopos. Shevchenko percibió orgánicamente las mejores tradiciones de sus antecesores en la literatura ucraniana: Skovorodá. ios especialistas justipreciaban sus cuadros en numerosas ocasiones. Kotliarevski. se interesa por la historia y la filosofía. A Osnoviánenko y otras. una selección que vio la luz en 1840. A la vez que estudia en la Academia. 4 . lee a Shakespeare. aunque ya manifestaba interés. Especial interés suscitaron en él las obras de los decembristas. Dickens. Shevchenko la lleva fundamen­ talmente desde que se ve rescatado de la servidumbre. Gulak- Artemovski. si bien una balada suya data de antes: La hechizada. transcurridos bajo el humilde techo de mi padre.. por históricos hechos y acontecimientos concretos y por detalles cotidianos. En sus primeras obras se apasiona por el pasado heroico.. así como las poesías Pensamientos. Le atraían la apasionada actividad cívica de los románticos en sus búsquedas de un luminoso ideal. a ella le agradezco el haberme abrazado y acariciado en tierras extrañas”. La cuenta de su biografía creativa. pero la afición a la pintura cedía visiblemente a la vocación poética. Byron. Al mismo tiempo no quería ni podía romper con las mejores tradiciones del realismo ilustrador.

negación de la opresora política del zarismo. De sus piezas. De la lucha ideológica y estética que personalidades progresistas de la cultura rusa libraban. De ahí provienen las impresionantes imágenes de una muchacha violada por su señor. sus pensamientos se colmaban de congoja. Al comenzar sus actividades en literatura. Belinski por una literatura de alto nivel ideológico. escritas en ruso. Rodeado desde la infancia por el elemento de la creación popular. de que ninguna literatura ucraniana podía existir. un fragmento de la tragedia Nikita Gaiday y una canción del drama La novia. toda la atmósfera le infundía valor. desga­ rraba el corazón del poeta. El creaba conforme al espíritu del ideal estético de las masas. el poeta ahonda en el pasado. Shevchenko aprendió a fondo el contenido y la estructura de las da- mas. aparecieron las obras filosóficas de A. le impulsaban a investigar las causas del mal y defender a los ultra­ jados. Shevchenko viajó. El poeta dedica su máxima atención a la actuali­ dad. Los años 40 fueron el período de los enérgicos pronunciamientos de V. sintetizaba la poética de la canción con la tradición literaria. Shevchenko probó sus fuerzas en la dramaturgia. actúa una Ucrania libre.. de una huérfana desamparada y de un pobre joven sometido a padecimientos y malos tratos solamente por hallarse necesitado e indefenso. así como a ser más crítico en su rela­ ción con la realidad. El poeta se afana por instigar a sus contemporáneos a luchar por la liberación social y nacional de su tierra nativa.”. Shevchenko tampoco podía pasar por alto la dura lucha socio-política que se des­ plegaba entonces en torno a un problema: la originalidad del pueblo ucraniano y su cultura. Ciertos cuadros — el sufrimiento del pueblo. nos llegaron el drama Nazar Stodolia (traducido al ucraniano) que todavía sigue poniéndose en escena. la recorrí por entero y lloré mucho. cuyos contrastes sociales son violentos y cuyos conflictos son irreconciliables.. Hertzen. Creada por su ima­ ginación. Indignábanle sumamente ciertas declaraciones de que iba muriendo la lengua ucraniana. donde encuentra pági­ nas de la heroica lucha del pueblo por la libertad. siendo ya poeta famoso. así expresó sus impresiones de aquel viaje. los abusos y el despotismo de los terratenientes — repercutieron muy dolorosa­ mente en el corazón del poeta y lo obligaron a recapacitar más a fondo las causas del infortunio social. “Visité Ucrania. para intervenir en los candentes y complicados procesos de la época. La profunda miseria del pueblo. sin encontrar adecuada respuesta a candentes problemas de la actualidad. canciones y leyendas populares. privado de todo derecho. en gran medida. así como Almas muertast la acusa- 6 . En 1843. A menudo. y le instigaba a plantear los problemas más arduos.

Por eso. б . la escala de los senti­ mientos se extiende. los poemas Sueño y El Cáucaso no tienen análogos en la literatura ucraniana ni tampoco en otras literaturas de aquella época. que parecen suyas propias.. el poeta los expuso con suma expresividad en los poemas Sueño.. Tres años. En el poema La criada. así como los acontecimientos de la historia checa del siglo XV (El hereje). Aun las sensaciones de Testamento. Por el contenido ideológico y la estructura de imágenes y ento­ naciones. Mediada la década de los 40. Asi. inespe­ radamente devienen las de todo el pueblo. La ahogada. Gógol. lo esencial en la obra de Shevchenko era su aspiración a reflejar el inhumano carácter del vigente sistema de servidumbre autocrática.. Ya en los comienzos de su actividad literaria se manifestó el poeta como fervoroso defensor del derecho de la mujer a una plena vida humana (Caterina. Cundía el interés por la obra y las activi­ dades de los revolucionarios decembristas nobiliarios y por la poesía liberal que se difundía en copias manuscritas. Por su carácter revelador. En este aspecto atrajo su atención la lucha de los pueblos caucasianos contra la colonialista política del zarismo (El Cáucaso). y en las poesías Los días pasan y las noches. Dichos motivos.. lo prin­ cipal era que éste ofreciera las mejores posibilidades de ilustrar una idea: ia defensa de los oprimidos. La experiencia vital y los conocimientos adquiridos ampliaron la visión del poeta y lo convencieron de que en todas partes la situación del pueblo era muy dura. De especial ternura están saturadas las baladas Azucena y Rusalca (Ondina). a quitarles de los ojos a las masas el velo. él enaltece el abnegado amor materno. para Shevchenko no revestía mucha importancia el decidir de qué historia debía tomar un tema.. en Testamento aparecen versos diri­ gidos gl pueblo: Enterradme y levantaos. Mariana la monja). para que con las armas en la mano actuaran contra aquel sistema. como si lo personal retrocediese a segundo plano para destacar y realzar con mayor relieve lo que para toda sociedad es importante. pues. y en el poema La lechuza hizo ver los horrendos abusos cometidos por los terrate­ nientes que a la mujer madre la llevaban a la mutilación y hasta a la muerte. El Cáucaso. en el mensaje A los muertos. Testamento. a los vivos y a los no nacidos. dora novela de N. El hereje. En toda la obra de Shevchenko está presente la imagen de la mujer que sufre. cambia también su poesía lírica. En ella se manifiesta la individualidad del poeta y en mayor escala se engloba la realidad. Las cadenas destrozad.

Shevchenko fue al destierro (junio de 1847) para servir de soldado en las lejanas estepas de Orenburgo. mis penassufro.N. A mi pobre Ucrania Que.. El régimen zarista esperaba que tal medida obligaría al poeta a guardar silencio y le separaría del pueblo. prohibién­ dosele terminantemente escribir y pintar. Precisamente en aquel período él compuso estos versos que impresionan profundamente por su patriotismo y por su insumisión a los opresores: ¡La quiero tanto. significaba algo más que un mero amor.. En el exilio la nostalgia por su tierra natal y el dolor por el destino de Ucrania y de su pueblo son motivos que adquieren fuerza trágica en la obra de Shevchenko...) Para él la poesía siempre fue contacto vivo con el pueblo y en ello radicaba su máxima satisfacción y lo feliz de su destino. Shevchenko fue arrestado (5 de abril de 1847). Desde el comienzo mismo de su exilio. según la sentencia. Me martirizo. tanto. . Al registrarle se le halló una libreta con poesías revolucionarias. clandestina organización política que se pronunciaba contra el régimen de servidumbre. mas el destino dispuso a su modo: por su participación en la sociedad de Cirilo y Metodio. entre las cuales figuraba el poema Sueño. pintor ordinario) Poco después marchó a Ucrania y casi dos años trabajó como pintor en la Comisión Arqueográfica.. No me arrepiento!. Y con sangre enemiga Rociad la libertad. Shevchenko terminó sus estudios en la Academia de Bellas Artes (marzo de 1845) y se le otorgó el grado de “pintor sin categoría” (es decir.. a pesar de la severa vigilancia ejercida por los guardas. él declaró firmemente: . Tenía el propósito de impartir clases en la Universidad. Por ella he de perder el alma míal (Sueño — “Altas montañas mías La disposición a soportar los tormentos más terribles en nombre de la Ucrania “desventurada”. se le castigó despiada- mente “por componer poesías indignantes y en "sumo grado insolen­ tes”. maldiciendo a Dios. En increíblemente di­ fíciles condiciones de adiestramiento militar Tarás escribía y pintaba a escondidas. (A N. Sin embargo. enviado a Petersburgo y sometido a instrucción judicial. La afiliación de Shevchenko a la sociedad de Cirilo y Metodio no quedó confirmada. Pero estas esperanzas resultarán vanas.

. En los poemas La princesa. Sus versos: . Aislado del pueblo. Numerosos dibujos y varias poesías están dedicados a la vida do- lorosa del pueblo kazajo y de otros pueblos de Asia Central. encontrará resonancia de sus sentimientos y de sus pensa­ mientos libres en las personas y en los acontecimientos de todas las patrias.. Zares... Marina. En abril de 1850 fue arrestado por segunda vez y desterrado a la península de Manguishlak. a Shevchenko lo incluyeron en una expedición que durante los años 1848-1849 exploraría el Mar de Aral. y otras. de las cuales nos han llegado sólo nueve.— (Imitación al salmo XI) se refieren tanto aLpueblo ucraniano como a otros pueblos. con mayor fuerza aún desenmascara al sistema de servidumbre.ensalzaré ' A los mínimos siervos mudosl Y de guardia pondré Al lado de ellos la palabra. observó acertadamente: “En la histo­ ria de otros pueblos diríase que vemos la historia del renacimiento del nuestro. así como en las poesías Y me crié en tierras extrañas. su concepción del mundo. compuestas al estilo de las tradiciones poéticas populares.. marino y viajero ruso. crítico literario catalán. en numerosas obras líricas. Sus obras anteriormente escritas las encuadernó en un librito que más tarde recibiría el título de Libro pequeño. Gern para que lo guardara. La vigilancia era allí más severa y Shev­ chenko tuvo que interrumpir por cierto tiempo su actividad poética. de admirar la riqueza y la belleza de su mundo espiritual. Butakov... geógrafo. En la península de Manguishlak Shevchenko escribió en ruso cerca de veinte novelas cortas. {Cuán gran ejemplo nos da Tarás Shevchenko! ¡Su vida es la máxima beldad! Yo podría generalizar sus ideales y su propia obra con estas palabras. Las condiciones de vida y trabajo en la expedición eran difíciles. y antes de la detención se lo entregó a su amigo K. pero un bien le parecieron en comparación con lo que el había aguantado de oficiales estúpidos y borrachos. 8 . así como sus conceptos ideológico-estéticos. las más nobles y humanas: ¡Patria y Libertadl” Cuando por gestiones del teniente-capitán A. Shev­ chenko defendió la libertad de todos los trabajadores. la jovialidad de las gentes trabajado­ ras y sus aspiraciones a una vida pletórica. El patriota de tal o cual patria.. Si supierais dónde viven las gentes. que reflejan el destino trágico de artistas procedentes de las bajas capas sociales. se le pre­ sentó la posibilidad de pintar. si es persona amante de la libertad. los dolores de éste no dejaba el poeta de compar­ tirlos.. En­ tre ellas figuran El pintor y El músico. Dichas novelas con­ stituyen valiosa fuente para conocer el camino vital y creativo del poeta. pondera la sabiduría. En 1935 Antonio Rovira y Virgili.

Nicolás nos la ha dormido. Sus versos se difundían clandestinamente. Gran resonancia obtuvo la carta autobiográ­ fica de Tarás Shevchenko al redactor en jefe de la revista Lectura Po­ pular y publicada en numerosas revistas. la voz de su musa no sólo toca alarma o a los opri­ midos exhorta a sublevarse. el amor maternal. la admiración por la belleza de la tierra nativa. Recluido por un plazo indeterminado. Shevchenko se proponía publicar en dos tomos las obras que la censura pudiera aprobar. Si queremos que despierte. tales como los poemas Neófitos y María. Algunas obras suyas se publicaron traducidas o en el original. la poesía de Shevchenko adquirió especial popularidad. las composiciones A imitación de Ezequiel. el destierro y el maltrato en el servicio militar. la compasión. pero no quebrantaron su firme espíritu. El poeta ucraniano se vio acogido con entusiasmo en los círculos literarios de Petersburgo. Al volver del exilio. numerosos intelectuales progresistas procuraban entablar conocimiento y amistad con él. (Gracias a Dios no estoy malo) Sin embargo. Los diez años de servicio militar. de burlas y humillaciones habían arruinado la salud del poeta. Oseas. Primeramente revisó del Libro pequeño las poesías compuestas en la servidumbre y poco des­ pués empezó a perfeccionar las escritas antes del destierro para incluir­ 9 . Lo singular del talento del poeta es que en su paleta hay suficientes matices para expresar los sentimientos humanos más finos y los más fuertes: el amor. Dado el brusco ascenso del movimiento liberador en Rusia a finales de los años 50 del siglo pasado. Porque bueno ni lo sueña. constantes e insistentes de­ mandas de personalidades progresistas de la cultura obtuvieron por fin éxito y en julio de 1857 Shevchenko fue puesto en libertad. las persecuciones. el poeta exhorta a transformar el mundo por vía revolucionaria: Tal vez espero algo malo. la alegría del vivir. Aparecen sus obras maestras de poesía revolucionaria. Habiendo superado todas las barreras infernales y conocido la escla­ vitud. Con la primera brisa de la libertad reanuda sus actividades poéticas. el dolor. Capítulo XIV y otras. Habrá que templar las hachas Y afilarlas como nunca. Por sus éxitos en el arte del grabado Shevchenko fue elegido miem­ bro de la Academia de Bellas Artes. se copiaban y se aprendían de memoria. La libertad que esperamos. la ternura.

gran poeta popular. libre y nueva No olvidéis recordarme Con palabra buena. Sin embargo. al alemán y al francés. sus restos fueron trasla­ dados a su querida Ucrania desde Petersburgo. Chernishevski y M. Testamento etc. La ilustración española y ame­ ricana. varias obras escritas en exilio y aún después. Su obra no es sólo gloria imperecedera de la literatura ucra­ niana. Lesévich. al checo y. humanitarista y luchador contra la tiranía. Testamento y A Osnoviánenko. En Rusia se difundía clandestina­ mente la edición de 1859 aparecida en Leipzig y titulada Nuevas poe­ sías de Pushkin y Shevchenko. Aún en vida de Shevchenko sus obras empezaban a traducirse al polaco. Cumpliendo la última voluntad del poeta. El Cáucaso. Tarás Shevchenko. al búlgaro. las en el primer tomo. se publicó (1877) un artículo de V. en el que figuraban. en la que figuraban obras revoluciona­ rias del poeta ucraniano: El Cáucaso. En Petersburgo (1860) se editó otro Kobzar efectivamente más completo que el del año 1840. En una revista de Madrid. poco después. cantor de la libertad. Dobroliúbov. defensor de los desdichados. después de vencer múltiples obstá­ culos. Alta apreciación le dio la crítica — sobre todo. pues. al servio-croata. es sinó­ nimo de hazaña artística y humana. (Testamento) En la libre familia de pueblos hermanos el nombre de Shevchenko. en el que aparecían en español fragmentos de La noche de Tarás. Se ha hecho realidad el testamento espiritual y poético de Tarás Shevchenko: Y a mí en la familia Grande. Vasil Shubravski . Así. Para el 150 aniversario del natalicio de Shevchenko vio la luz en Moscú (1964) una selección de sus obras en español bajo la revisión de César Arconada. sino también un precioso aporte al acervo de lo mejor alcanzado por la cultura artística de la humanidad. Shevchenko no logró su propósito. así como encarnación del espíritu nacional. además. publicados anteriormente. escribieron N. Murió Shevchenko el 10 de marzo de 1861. Ese mismo año se editó asimismo el libro Kobzar de Tarás Shevchenko traducido por poetas rusos. gran poeta de Ucrania. la censura autorizó solamente la edición de Kobzar y Los gaida- maki. en obras de demócratas revolucionarios rusos. Acerca de la obra de Shevchenko como fenómeno sobresaliente en la vida social y cultural de Rusia. Ahora yacen en alta colina sobre el-río Dniéper cerca de la ciudad de Kániv. de este gigante.

(Aquí y adelante notas del recopilador). La aldea sigue durmiendo. Una bruja obliga. LA HECHIZADA* Brama el Dniéper y levanta Olas que rozán el cielo. Cruje sin cesar el fresno. La luna. Ronda soñolienta Una sombra blanca. A la moza cándida. A esperar al mozo * Las notas se dan a final del libro (N. Entre nubarrones negros Se asoma y desaparece Como un barco en el Mar Negro. Doblando los altos sauces Aúlla con furia el viento. Al borde del agua. A andar por las noches Como una sonámbula. de vez en cuando. Por un soto umbrío. No cantó el último gallo. Sólo los mochuelos chillan. ¿Si será una ondina Que de noche vaga Y acecha a un cosaco *** Por robarle el alma? Pero no es ondina. Que es una muchacha (La pobre no sabe Que ha sido hechizada). Descendientes de este hombre. 11 . de la Redacción) ** Cosaco — en Ucrania (siglos XV—XVIII) llamaban así al hombre libre — antaño siervo o perteneciente a los estratos más pobres de la ciudad — que huía a tierras sureñas de Ucrania y participaba en la lucha de liberación contra los invasores tártaro-turcos y polacos.

. Que el halcón al palomo le dé muerte. Por qué castigas un alma inocente? ¿Por amar con pasión a aquel cosaco Que prometió volver y que no vuelve? Perdónala a la pobre... Que. Pero tanto tarda. Haz que dichosa sea la pobre niña. Ni con lágrimas lavaron Su cara blanca. Zurea. “Se ha perdido”. Si no se mofará de ella gente. * Va a destrenzarla — según la costumbre popular. . Mas ¿quién podrá decirle a la muchacha Dónde para y qué hace su valiente? Si dando de beber a su caballo. Ni a acariciarla. que está sola Como sin nido un pájaro y sin suerte. Lobos comieron su cuerpo En tierra extraña. le busca. * Ni le anudará el pañuelo. Aquellos ojos castaños Los sacó un águila. Volver prometía. le pregunta a Dios Si ve al palomo que ella tanto quiere. Tal su destino es. el esposo antes de la noche de bodas deshace la trenza (tradicional para una joven ucraniana) como si cambiara el peinado de una moza por el de una mujer casada. En vano espera al cosaco La desdichada. cuando marchaba. ¿De quién la culpa? Ella vuela triste. Si luchando otra vez contra la muerte O mirándose en otros ojos negros Como entonces miró los que ella tiene. No le cubrieron los ojos Con la mortaja. Sube hasta el cielo. Que ámense el palomo y la paloma. El gallardo mozo. cree. Ha de yacer el huérfano En tosca caja.. ¿Por qué. nunca Va a destrenzarla. Dios mío.

Tal su desgracia es. Dios de los cielos. Van todas en vivos cueros). Que yace en el robledal. pasearemos Y ¡a cantar! ¡Vete! ¡Vete! ¡Esto huele mucho a gente! Me parió mi madre. No me quiso bautizar. Aunque la vida a ello la condene. jovencito. “¿Estáis todas. El Dniéper está tranquilo. ni sufrir tampoco. volaría Y encontraría al bien amado ausente. ¡Lunita. Querida luna. un chapoteo: Salen del río unas niñas Todas locas de contento: “¡Ya salió nuestro sol. su aciaga suerte. preferiría ya la muerte. Junto al mar descansa el viento. No reparte su amor el corazón Ni desea acatar lo que Dios quiere: Vivir no quiere. Sobre el agua y sobre el soto Fulge la luna en el cielo. Te invitamos a cenar! Entre los juncos del río Escondemos a un galán Cejinegro. Vivo. ¡a buscar de cenar! Jugaremos. Ella le busca en silencio. Tras romper los nubarrones. De plata lleva un anillo. con más ternura lo amaría. . Muerto.Si alasvella tuviera. Por doquier reina la calma. ¡No te vayas a marchar! Cuando las brujas rondan. De súbito. hijas mías? Ahora. Esa es tu voluntad. vamos A calentarnos corriendo!” (Sus trenzas son de carrizo.

Faena el labrador y canta. La estuvieron contemplando Largo tiempo embelesadas.. El cuclillo. Se oscurece el bosquecillo . las condenadas. No me quiso bautizar. Trina alegre el ruiseñor. Con cosquillas la maltratan. Siente caérsele el alma. Dice cu-cu en una rama. Después de cantar los gallos. ¡Alumbra! ¿Oyes andar? Alguien está haciendo algo En el robledal. Después de otear el campo Desciende la sombra blanca. De rojo se tiñe el monte. Alguien trepa por un roble Hasta las ramas más altas. Era aquella muchachita Que soñolienta vagaba: El hechizo de la bruja La volvió tan desdichada. Cuando callan los gallos. como un tonto. Se perdieron en las aguas. Y se quedan asombradas. Nos has de alumbrar. A un paso de la alborada. Junto al roble. La luna se va a su casa.Queremos jugar. Retumba el eco en el bosque. Y se paran de repente. Al poner los pies en tierra. ¡Vete! ¡Vete! ¡Esto huele mucho a gente! Me parió mi madre. Sobre el campo se remonta La alondra de la mañana. Sube a la copa del roble. las ondinas Boquiabiertas la aguardaban. Hacia el roble van corriendo En tropel..

amigo. Del robledo. De esperar tanto. galopa.” De un salto se plantó ante ella.. Se ha dormido una muchacha. Un áspid roe el corazón rudo al cosaco. 15 .. ¿Del bien amado. Llegando estamos!” El caballo va muy lento: Está agotado. “Ese es el roble frondoso. nombre histórico de los polacos. Bajo un roble del camino. en ese instante. digo? ¿Me está esperando? ¡Caballo mío. ¡Y ella. “¿Por qué aquellas malas gentes Nos separaron?” Liajes — en lengua ucraniana. Sale un cosaco. Allí. Corre el viento por las ramas. “Cuando lleguemos. Hondo debe ser su sueño: No oye cómo el cuco canta. dónde en otros tiempos Los liajes * guerreaban. En este caso se refiere a nobles y a soldados polacos que procedían a la ocupación de tierras ucranianas. Sobre el Dniéper azulean Unas sepulturas altas. No está lejos la casa Del bien amado. Susurran los matorrales.. Padre Santo!” Le cubre el rostro de besos. A la vera de las aguas. Cómo le cuenta las horas Que por vivir aún le faltan. Todo es en vano.. Cabalga un caballo negro Que va cansado. Dios Santo! Se durmió la pobrecita. Tendrás descanso. “¡Ay.

en la tumba Se alza del cosaco. Un caballo cabizbajo. Campanas sonaron.. Vienen las amigas. Un sauce plantaron. Como locas escaparon. Combate valiente al tártaro”. un mozo Y una moza están tumbados. Y les dieron tierra. Decir nadie sabe Por qué los mataron. A la siega van cantando: “Adiós. Debajo de un verde roble. Un tilo. Junto a un caminito En el mismo campo. El ruiseñor trina Casi sin descanso: Mientras haya luna Estará cantando. hijo de mi vida. San Petersburgo] . Viene aquí el cuclillo Con su pobre canto.. Pero al ver que estaban muertos. Las mozas. A la siega van las mozas.Toma carrera y se lanza De cabeza a un árbol. Y al pie del árbol. En la de la moza. Enjugando el llanto. muy despacito. Cesará su canto. A cavar las tumbas Vienen los cosacos. Como a dos cristianos. Vuelven las ondinas. Van a ellos con cuidado. [1837. Llegaron los popes.

Para que el dolor desgarre A mi infiel amigo. Como un pájaro en la jaula Muere el alma pura. Que se lleve el llanto lejos. Nuestra gente como ajena Ni hablarme quiere. ni cómo. Y no hay nadie a quien contarle Lo que quiere el alma? ¿Por qué el corazón arrulle Igual al palomo? Nadie oye. Lloren corazón y ojos Mientras baste aliento Con más fuerzas y más quejas Que los oiga el viento. Llora. los castaños? ¿Para qué los días alegres. SUEÑO ¿Para qué quiero estas cejas. ¿De qué sirve la belleza si no hay ventura? Vivo yo como si fuera Huérfana en la tierra. Los ajenos no preguntan Y ni falta hacen. Tras el mar. San Petersburgo] 17 . ¿Y por qué cuando yo lloro Nadie me calma. Lloro. Juveniles años? Años vanos juveniles Pasan ni los siento. nadie sabe Ni por qué. [1838. llora huerfanita Que los años pasen. con brío. y mis cejas negras Las destiñe el viento. Ojos.

2 No son de aquí.. La hija. Pero no de los moskales. Mas. cejinegras. Con la canción agostarse. CATERINA A Vastli Andréievich Zhukovski. La madre. cejinegras. Pasaba la noche en donde Se veía con su amante. y de vosotras Cruelmente habrán de burlarse. Enamoraos. . Mas nunca de los moskales. Aunque nadie te pregunte Y de ti nadie se apiade. Caterina no hizo caso Ni a su padre ni a su madre. a cenar llamábala. arrastra en el dolor Ella a su querida madre. No son de aquí. Maldiciendo su percance.. en recuerdo del 22 de abril de 1838 1 Enamoraos. Si padeciera ella sola. y de vosotras Cruelmente habrán de mofarse. Él te goza y él te deja: ¡Y vete luego a buscarle! Padecerá la muchacha Amarguras y pesares. Moza ella y mozo él. Podrá el corazón. El corazón le dictó De un moskal enamorarse. Allá en el huerto juntábanse Y perdió su doncellez La moza de este romance. si hay causa. sin enterarse.

En vano de la muchacha Murmuran ya las comadres. que hablen. Toca marcha la corneta. como no lo maten. no obstante. No presiente la catástrofe. aguárdale! Tus penas olvidaras Si emparentas con moskales . Poco Caso al oprobio le hace: Dulce es como una canción El llanto por el amante. Se enjuga el llanto. en vez de ponerle en la cabeza una coronita de flores la “cubrían” con un pañuelo obscuro. que las gentes Hablen lo que quieran. las mozas Se pasean por la calle. muy callada.** Pero. Espera al moskal . El anuncio es lamentable: Se va el moskal a Turquía. * Según el rito popular de los eslavos antiguos que existía entre los ucranianos en el siglo XIX. noches durante. ¡Cejinegra Caterina. a la joven que se con­ vertía en mujer de unión libre y era abandonada por el hom­ bre. Besó los ojos castaños Con pasión. Entona el cantar que alude i Al j o v e n G r i t s. Al sauquillo acercándose. Lágrimas del árbol caen. Y sin que la vea nadie Va despacio al manantial. Siempre sin ella. late De sentimiento su voz. Le ha prometido el moreno Volver. 19 . Mientras tanto. Ya con un pañuelo * tápanle La cabeza a ella. ** Joven Grits — canción popular muy conocida. Hasta que empezó a correr El rumor su lleva y trae. Caterina no está triste Y a veces de noche sale Con sus baldes. Ella. absorta en sus amores. No está triste Caterina.

lo halló. cotorras. Ya convaleciente. Caterina cayó enferma. Y dicen Las vecinas a la madre: ‘‘No. pasan moskales. con ellos No podrás vivir jamás.. ¿Cómo con tu pobre huérfano En el mundo vivirás? ¿Quién cuidará de vosotros. que respira Con muchas dificultades. quién habrá de acogeros? Tu padre y tu madre ya Te son extraños. Bajo su pañuelo nuevo. ya cabal Su salud. Por la ventana Mira al camino real 20 . Detrás de la estufa. Guardó cama. De noche. quedó exangüe. Pasan los días. Quién os acariciará? ¿Quién. estáse Meciendo la cuna. Que pasen. Regresa a casa. Ella otea el paisaje Por la ventana. ahora. Se levantó Caterina De la cama. contenta De que no la ha visto nadie. ella aguarda. Lo que buscaba. ¡Que os castigue Dios. no en vano por tu casa. Nada tiene de chocante Que al hijo de un militar Acune en estos instantes. Caterina no está triste.. Esbelta. Caterina. Caterina nada sabe. hermosa es tu hija. alma mía! Mucha es tu infelicidad. Tan malita. Di ¿quizás tú la enseñaste?”. El os castigue con males Como a la moza que un niño Dio a luz para que os mofárais! ¡Ay.

. da en recordar: “Aquí le esperaba yo. ella Se iría al huerto.” Y no dijo nada más. Aquí le venía a encontrar. Caterina Se va al huerto. ¿Acaso no volverá?. a pasear. que él no puede observar Cómo los malos se burlan De ella. silenciosa. retornando a Moscovia. Caterina no canta Como solía cantar Cuando esperaba en el huerto A su mocito galán. dónde.. Caterina.. ¿Con otra se fue a encontrar? No yace en remoto osario Tras el Danubio cruzar. ¡Niño. con chismes La atormentan sin cesar. Como antes. que él se encuentra muy lejos! ¡Ay. quizás? O.. Caterina Salió al huerto. Mas. . jamás.. Murmuraciones y mofas Al odio se han de mezclar... Y allí. No viene él. No hallará cejas como éstas Él en el mundo.Y acaricia al hijo. Si nadie la viera. hijito mío!. haciéndola penar! ¿Yace detrás del Danubio En fría tumba. Pénese el sol. Mas sus vecinas.. Los guindos y los cerezos Verdean. ¿Dónde estás. En honda tristeza está. Aprieta contra su pecho Al niño. no se le ve. florecen ya. mira Caterina: no. salió en paz. a llorar.. amor mío? ¿Dónde protección buscar? ¡Ay. Aunque se vaya a Moscovia. no está..

Tú también Vete a Moscovia y protección demanda. llora Y dice. Y. Vigorosa mocedad. mi florecilla dulce! Te crié al sol como una baya. De saber lo que te esperaba. pero Por otros caminos van! II El padre taciturno.. Con tus lágrimas de sal! ¡Vuelven los tnoskales. Para evitarte la desgracia. ojos castaños. muy despacio: “¿Qué hay de la boda. Del mundo ya no quiere saber nada. En belleza. Doblante el viento y la lluvia. de tu madre A nadie digas nada. Caterina. Al lado del marido toma asiento en el banco La anciana esposa.. Mejor me hubiera sido. Con la cabeza entre las manos. ¡Hija mía. Empero. sin ella. en este mundo. A la mesa sentado. Ceja negra. ¡Lávate. hija mía! ¿Qué hiciste.. Sólo se olvidó su madre De darle felicidad.. hijita amada? 22 . Sin duda. Flor del campo eres no más. No serías una desdichada. pues. ¡Hija mía. Aunque vaya allende el mar. en día maldito te parí. Quienquiera te romperá. Absorto en sus ideas. Caterina Con quien sea competirá. hijita? ¿Por qué estás solitaria? ¿Dónde se te ha perdido el novio? ¿Por dónde los casamenteros andan? En Moscovia están todos. En el río ahogarte.

. Gente extraña lata — típica casa rural ucraniana. padre querido. Pues escúchala a ella. confórmate Y buena suerte hayas. con techumbre de paja. ¡Reza a Dios antes de partir Y así tu padre tendrá calma!” Ella. Que las gentes te miren apiadadas. arrodillada: “¡Perdón.. Llorando. Lamento sólo algo: no tendré quien me entierre. “¡Dios te acompañe!” Desmayada La madre. Vete. vete a buscarla. “No he de volver a mi lugar natal — Se dijo —. En la vetusta ¡ata *. ¿Quién llorará por esta pobre anciana Cuando muera? ¿Quién plantará un sauquillo Sobre mi tumba? ¿Quién una plegaria Rezará a Dios por mi alma pecadora? ¡Hijita. flor de mayo. A Moscú te irás Ahora. irás a casa De tu suegrá. inclinóse Y salió. Sin amparo de nadie Los dos viejos quedaban. En el huerto de guindos. “¡Vete! — profirió el padre — ¡Vete! ¿Por qué te paras?”.. perdón por lo que hice! ¡De tu Caterina ten lástima!” “Que el Señor te perdone. No vuelvas nunca. de una planta... plácido. 23 . hecha de barro o madera. Tras elevar a Dios una plegaria Recogió Caterina un puñado de tierra Que le sirviera de compaña.Bueno. penosamente se levantó. márchate ya! ¿Qué aguardas?” Y al bendecirla estuvo a punto de caerse. Caterina Cayó a los pies del viejo. no busques caminos Para volver de esa tierra lejana. Quédate allí. que así tiene que ser.. Ya que a tu propia madre no quisiste escucharla. como muerta.

A su hijo. En pleno campo se quedó parada Como álamo al margen de polvorienta senda. se aproxima la noche. mas. Al inclinarse. Caterina no ve nada. Aunque un puñado sea. esto se hacen! Atan a aquél.. que a las gentes Les hable de mi suerte amarga. Al inocente niño.. huerfanito mío. lo besa Y más fuerte lo abraza. Le dolió el corazón. ¡Unos a otros. ¿Para qué contarla yo a nadie? Doquiera esté enterrada. ¡Éste sí que dirá quien fue su madre! ¿Dónde encontrar refugio. su pitanza. nada le inquieta: busca Con su manita el pecho materno.. Un pañuelo La cabeza le tapa. lo que se decía. En sus brazos. Harto tiempo duraron en el pueblo las pláticas Sobre el caso. Y Caterina reanudó su marcha Hacia remotas tierras. ¡Tú. Nadie con odio me recuerde. a éste lo acuchillan. 24 . Cual rocío nocturno le corrieron las lágrimas Copiosas por el rostro. me cubra. el hijo. niño mío sin padre!”. Tras ellas. atrás echando una mirada. Oh.. Virgen Santa? Se ve que para siempre he de encontrarlo Tan sólo bajo el agua mansa. El sol ya se recata Detrás de un robledal. Salió y. Lloró desconsolada Y ahogábala el llanto. Que esta mi tierra amada.. Caterina anda y anda Con los ojos llorosos.. Balbuceando algo. Me cavará la tumba en tierra ajena. lograrás de las gentes El perdón de mi grave falta. Ya a los padres no les llegaba. Tú no contarás nada.

¡El mal sino ahoguen Lágrimas acedas! ¡Vea la esclavitud Que la pisotean Mis dos pies descalzos! ¡Júbilo y riqueza Tendré cuando libre Del todo me vea! III La lechuza se deja oir En el dormido robledal. y sed ricos. Para mí. guarnecida con -piel y pasamanos. nadie sabe por qué. En la desventura — Llorar avergüenza — El zhupán * se ponen. la pena. - 25 . dónde está esa gente. Esa gente bendita. Oro a manos llenas Coged. muy usada entre los cosacos ricos ucrania­ nos y los shlájtich {hidalgos) -polacos. De la libertad No tienen idea.Se suicida otro. Ignoran la dicha. Algunos tienen tierras infinitas. mas si bien lo miras No hay sitio en él para el desamparado. Y otros tienen tan sólo un pedacito Para cavar su fosa mísera. Ancho es el mundo. pero ¿En dónde se encuentra? En el mundo. Cuya ayuda busca el desventurado? ¡Ya desaparecida! ¡Ya desaparecida! Hay dicha en el mundo. Las estrellas refulgen. Mas ¿quién puede verla? Hay libertad. 1 Zhupán — antigua prenda masculina de calle. ¿Dónde está. gentes Que de oro rielan. Si ricos semejan.

. Junto al camino van Los ratones. los ha acostado. Shevchenko se refiere a los viajes que hizo. veamos. mejor no haber nacido Que tener que pasar Por semejante desventura! ¿Qué será de ella. Todavía esperemos un poco. el camino de Moscú? ¡Remoto Camino. Las extrañas gentes de allá. La esperan el invierno y sus borrascas. con mis pasos lo medí *. Lo anduve. como criado. La noche cubre a todos. de Vil- shany a Vilno.. El día los ha sabido fatigar. entre la hierba fresca. * T. ¿Dónde se ha cobijado Caterina? ¿Bajo qué techo está? ¿Jugando se halla con su niño Al pie de un almiar? ¿Tras un pino. él la está esperando Y la saludará y la acogerá! Bien. De los lobos se fue a ocultar? ¡Cejinegra. Como madre los acunará. Corriendo de acá para allá. en el convoy del terrateniente P. Duermen las buenas gentes. Ella los reunió. Sólo eso tendrá! La esperan las arenas movedizas... oigamos.. ¿Dónde. 26 . ¿El ha de acariciar al hijo? ¿La espalda le dará? Con el moskal. Bien lo conozco! El corazón se me comprime Cuando lo rememoro. olvidaría ella Todo cuanto ha tenido que aguantar. en el bosque. ay. de Vilno a Petersburgo. Si encuentra a su moskal. en 1831. ¡Como a su amada.. qué será? ¡Desgracias y desgracias. Engelhardt: en 1829. ya: Con alegrías a unos y con penas a otros.

Lleva un niño dormido. habla tan sólo Por hablar.. es su odisea la que evoco. vacío cuelga un talego. en el brazo derecho. Por marear al prójimo”. triste su aspecto. Pues sí. Una moza. Muestra mucho agujero.. tenéis razón. “Díganme. ¿por este camino Se va a Moscú?”. ~ 27 . Tapó a la criatura Cuando se acercó a los carreros. sí. Tened tabaco y fuego.. de paño basto.? Tristes sus ojos son. Con la izquierda. basta. “A Moscú. a mi Caterina Me atengo. Hermanos míos! Yo.. Ellas dan malos sueños. Me tomarán por mentiroso. empuña un cayado. los carreros Y cantan en el verde bosque La canción del M o c h u e l o * . “Por éste. Por el otro lado del Dniéper Van. Bueno.. ¿Vas lejos?”. Si yo relato esa desgracia. Dirán: “miente y reconocer no quiere Que está mintiendo. Mucho contar desgracias No resulta gozoso. Dios me evite volver a respirar su polvo.. De este modo Las penas... Den por Dios una limosna * La canción del Mochuelo — canción popular ** Svitka — ucraniana ropa de calle. ¿Será alguna romera. No nos darán ahogo. ¿Qué os importa a vosotros Si sufrí o no sufrí? Vuestras desgracias tenéis todos Y vuestras penas. camino de Kíev. La svitka ** que la moza viste. ¿Qué desgracia será la suya? A su espalda. ¡Váyanse las desgracias al demonio. una moza Viene al encuentro. por hablar. entretanto.

¿Por qué preguntar en vano? ¿Qué saben las gentes. ya veis. Si tuviera harto vigor.. 28 . luz le da — Pero no calor — el sol. qué? A quien Dios castiga. Y al pie de alguna valla. ¿Por qué. vivid Sin tener que andar en busca del moskal. ellas Lo castigarán también. Indagando su ruta... Con llanto y desconsuelo. Padre de los Cielos. con su hijo en los brazos Pasó las noches bajo los luceros. Brovarí — poblado de la provincia de Cherníguiv (hoy región de Kíev) por el que pasaba entonces el principal camino a Moscú. Utb melindre compróle al confitero. Y si la ¡ata no os abren Para dormir. Siguió así Caterina. veis para qué a Caterina Le sirven los ojos: sólo para lágrimas verter. Al huérfano.. Pidió y sintió vergüenza. preguntó a los viajeros. Arrepentios. Los mimbres tuércense al viento Y ellas se habrán de torcer Como los mimbres se tuercen: Del lado que sopla él. aprended A no vagar como ella. Tal recompensa? ¿La pobre Qué hizo? ¿Qué es lo que quiere La gente? Que sufra y llore. no hagáis lo que ella hizo. Ya veis. para su nene.. muchachas. a las gentes no les preguntéis por qué. Fn Brovarí *.. id. A quien se ve tan sola con su duelo”.. ¡Tender la mano es muy acerbo! ¡No pediría si el pobre niño No estuviera hambriento! Aprisa reemprendió la marcha. La gente el sol taparía. Para que no a la infeliz Alumbrara su fulgor Y que tampoco las lágrimas Secáranse a su calor.

¡Verás como el corazón. ¡Pues no llores. Desharrapada la svitka. Moskales ya le parecen A Caterina. Moskales son. Un buen mozo de ojos negros?” * Lychakí — antiguo calzado popular. El gozó a Caterina. A ella que. Si lloras. Ella misma no supo hacerse respetar!”. La pilló en ruta el invierno. la de cejas negras.. Caterina. Ella ve sombras Que unas tras las otras marchan. Muchachas.. Caterina! ¡No llores ante los hombres. 29 .. Caterina ¿por dónde anda? Pernoctó al pie de una cerca. Y la gente. atención y que nunca tengáis Que ir. cuitada. Caterina Les sale al paso. el moskal . por que no se marchite Tu faz.. resiste al golpe! Y. la abandonó. Se levantó antes del alba. trenzado con tiras de tilo (especie de alpargatas). corriendo: “¿Vieron acaso a mi Iván. que muera de pesar. Las lychakí * muy gastadas. más libre alienta! Desgracias como ésta. muy negras las pasa. La desgracia no sabe adonde va a parar. en mala hora. La ventisca el campo abarca Y la pobre Caterina Negras. en busca del moskall Caterina. por llegar Pronto a Moscú. en el bosque umbrío Báñate hasta que amanezca! Te lavas. Se está helando. se apuraba. se pueden encontrar. nada verán Y ya de ti no harán befa. Tampoco ante las mujeres! ¡Huérfana. ¡Con llanto. ni viéndola se compadecerá. “¡Que muera la muchacha.

. al pie de la jata. hijo. si no. Ha de suceder aquello Que tendrá que suceder! Con tu padre quizá demos. Y la borrasca. En lágrimas prorrumpió La infeliz. O ahí en el umbral. Ella los mira. tranquilízate. Ahí nos dejan entrar. Caterina sonreía. Hemos de pasar la noche Hasta que venga el albor.“No lo conocernos. Sintió. de largo pasó. Escrutaba Caterina El horizonte en redor. Pues sin lágrimas quedó. no”.. Se oscurecía a lo lejos El bosque. qué gentes! ¡Ay. Ya anochece!.. riendo Con bromas y picardías: “¡Buena moza está! ¡Los nuestros Engatusan a cualquiera!”.. más furibunda. Para conciliar el sueño. diciendo: “¡Ay. miraba Cual flor que saluda el sol. No lloró más Caterina. A lo mejor. Así responden. Bañado en el llanto de ella. Más la ventisca arreció. Por fin. una ¡ata vio Delante de él... qué gentes!” Y con su hijito habla luego: “¡Niño mío. Tal vez tú quedes con él. Yo me iré sola a una fosa Del cementerio”. dentro de su pecho. ¡La noche. Parada en medio del campo. Al hijo la madre vio: Él respiraba. Que algo se le removió. “¡Vamos. Más fuerte.. Amargamente sonrió.

quién busca cobijo al pie de un seto Y hace de lazarillo? El niño abandonado. sí. si mal trato. abajo. La ventisca. Pero ¡cualquiera el temporal afronta! . Si te muerde Alguno que sea feroz. En el hielo. IV Yérguense centenarios robles Ancianos. ¡Ay. el boquete para sacar el agua. mas contra su madre A nadie se le ocurre proferir un dicterio. El guardabosque iba a salir. desgracia la mía! ¿En dónde meterme yo?” ¡Hasta los perros tienen buena suerte en el mundo: Afable. Mas. que siempre la laguna recorre. los perros en la calle? ¿Quién. en la caseta Del perro y hasta en montón Con los perros. la gente no le deja. Nada se ve.. fragorosa En la campiña blanca Como en el mar las olas. cuando me muera yo? En el patio. lindas cejas.. a quién. Fuerte Cellisca. En el monte y al pie del monte. ulula. No tendrás mofa y baldón. A la intemperie. silba Sobre la tierra. y sauces en hilera. ay. le riñe. Tímido sol entre los nubarrones Mira la tierra desde el cielo. el hombre acoge tal vez a un perro huérfano! Le golpea. Pero para la madre de este niño habrá insultos. Al menos no te deshonra. al negror! ¿Dónde pasarás las noches Tú. Un dique. Sólo se escucha Cómo se queja el bosque. Para él no habrá entrada. de cabeza blanca.. atropello. de ellas disfrutar.. ¿A quién ladran. Es moreno: por único tesoro. Aúlla la nevasca. Albo cendal borra los horizontes.

hace la oreja sorda. allí. desgracia! ¡Ay. toda!” “¿Moskales son?”. trota. A caballo se acercan los moskales. Él espolea al caballo. pero él No la mira siquiera. Corriendo de una parte a otra. “¿Con tanta prisa vas? ¿Olvidaste a tu novia O nada quieres saber de ella? ¡Soy Caterina. Llévensela. ¡Remolinos de nieve giran de tal manera Que no se ve ni gota! “¡Vaya con la nevasca en torbellinos! ¡Ni pensar en salir al bosque ahora! ¿Qué será aquello? ¿Quiénes son? ¡Toda una nube de personas! ¿Qué demonios las traen por aquí? Tal novedad ¿qué la ocasiona? ¿Serán moskales. Ya lo toca. está loca!”... “¡Ten piedad de mí! ¿Es posible que no me reconozcas? ¡Ya ves. idiota! ¡Llévensela de aquí.. suerte mía!” Hacia adelante mira Caterina. pues Moscú. Va Caterina. mi dicha! ¿Dónde has estado?”. Se le aferra al estribo. no lloro! ¡Mírame! ¡Dios sabe Que soy tu Caterina!” “¡Déjame en paz. Él la ignora. no rompas En vano los estribos!”. tuya antes y ahora! ¡Tuya. halcón de mi vida! ¡Mírame ya. “¿Dónde están mis queridos?” “Míralos bien. Se ven sus manos temblorosas. Nichípir? ¡Blanca de nieve está esa gente. La tiene medio loca: Hasta el alba se estuvo llamando a su moskal. “¡Ay. sin duda.... avizora. Mas él cabalga... Descalza. ay. La íaz se limpia con las manos. pregunta Caterina.” La moza Sale corriendo.. afanosa. “¡Iván! ¡Mi Iván querido! ¡Mi corazón. Avizora. La infeliz ve que al frente de la tropa. 32 .. entre tocones y entre masas de nieve. Él espolea.

¡Unal: ¡que no abandones Al niño! ¿No lo abandonarás Como hiciste conmigo? Ahora vas a verle.. Dios mío... Ya vuelve con el crio. Contempla al huerfanito: “¡Aquí está ya. no permitáis Que muera el pobrecillo! ¡El huérfano llevad a vuestro jefe! ¡Si abandonó a su hijo. Negó a su propio hijo!. Él también me abandona! ¿Tus juramentos dónde están?” “¡Llévensela! Qué hacen ahí como marmotas?” “¡Ay. yo seré tu esclava! Puedes Buscarte otras. Que te di un hijo. soldaditos! ¡No me lo rechacéis. “¡Ay. ¿Dónde me guardo ahora Con este pobre huérfano. Una cosa te pido. aquí está! ¡Míralo! Pero. se fue! ¡Renunció.... Obligada me veo yo a dejarle Asimismo! 98 33 . Cuanto te acaricié. Yo echaré en olvido . Escucha esto que digo: Si quieres. Llevadlo con vosotros. por qué solamente Para sufrir habré nacido! Tu Caterina ¿a quién la entregas? ¿La que al huerto se iba contigo Vas a entregar? ¿La que te ha dado ya un hijito? ¡Mi bienamado. O déjame y olvídame..” Hacia la jata corre.. por lo menos. Que soporté vergüenza Y que tanto he sufrido. Dios mío? Lleváoslo vosotros. Dios mío. ¿dónde está el padre? ¿Dónde se habrá metido? ¡Ay.. Lo trae sin pañales y lloroso..

Alcanza el límite del bosque. Ora. el agua Oir dejó un sonido seco. Llega hasta la laguna. empero. El corazón del huerfanito La gente lo herirá con chanzas. Busca a tu padre. ¡Hazte hombre. las tristezas. maldice a Iván. Queda la buena fama. Recogiera al chiquillo. todo es clamor. 34 . Yo ya me fatigo De ir en su busca”. aquí mi cuerpo!”. Los soldados metieron espuela a sus caballos. chiquillo. Se internó en el bosque Y el niño quedó solo en el camino. hijo mío!”. laguna. ora. El viento sopló sobre la laguna Y no quedó huella de nada. el furioso viento El que los robles desarraiga. Ora. La mala suerte hizo Que el guardabosque. La cejinegra Caterina Encontró al fin lo que buscaba. Y tú. No es el viento. Y. cuando el cuerpo hundióse. Es una desgracia que muera Una madre. todo es lamento. Corre descalza por el bosque Y en montones de nieve se va alzando y cayendo. ¡Que al padre no abandonen Las penas. Se va a morir de frío.. es atroz desgracia. Más valió así.. aquí tienes mi alma. camina sobre el hielo Y sólo se detiene junto a la ancha abertura Que en él alguien ha hecho. luego. el castigo! En gran pecado yo Te he dado a luz. Llora y llora. A pesar de la gente. “¡Señor. Para siempre la acogerá La tierra mojada: Queda la tumba. Lo colocó sobre la nieve: “Busca.

Y una moneda en ella viene a dar. Un chiquillo de cejas negras Se le acerca. frente A los pobres. Se la arrojó una joven dama. descalzo. hacia el pecho La inclina. Se oye a las cejinegras comentar: “Desnudito. Peligros. Él habrá de sentirse así mejor. ¿Qué le queda al huérfano? Lágrimas. Entona un salmo a J e s u c r i s t o Y. Mientras tanto. demacrado. Pronto. ¿Para qué sus cejas son guapas? ¿Sólo para que le conozcan? Bellas cejas le regalaran. se pone el bardo A cantar. yendo a la lejana Kíev Al borde se sentó del camino real. dormido está. El padre. Se sienta. también. Por si fuera poco. al huérfano. Al niño vio el señor y con brusco ademán 35 .. desdibujadas. Heredó lindas cejas el rapaz. lleva un costal De mendigo. Sus seis caballos se detienen. Lo que sí es una desgracia Es quedarse solo en el mundo. moneda o rosquilla. Movedizas arenas áridas En esos caminos reales. las mozas. Y la madre. El niño Iván Va hacia la portezuela con la mano tendida. Su cabeza. el viandante algo da.. al hijo renunciara. v Un bardo. Unos le dan al ciego. Mas ¿para qué? Cejas fueran mejores Macilentas. ¡Mas su madre olvidó darle la dicha!” Por allí pasa. a Kíev va Un señor que con su familia viaja En carruaje de suntuosidad.Mas no importa: Él verterá sobre la tumba lágrimas.

f 1838. Volvió enseguida la cabeza. Las cejas conoció. En verdad Ve que el niño es su hijo y no lo quiere Reconocer ni prohijar. Ellos contaron su caudal. “¿Cómo te llamas.. Se alzaron lentamente. S an P e te rs b u rg o ] .. yo me llamo Iván”.. A los mendigos cubrió el polvo. Los caballos Echaron a andar. al sol rezaron. niño?”. Y empezaron a caminar.. “Señora. la dama preguntó. los ojos. “¡Qué encanto!”.

PEREBENDIA3

¿Conocéis a Perebendia,
A ese viejo ciego?
Toca por doquier la kobza *,
El pobre andariego.
¡Cómo el pueblo admira y quiere
A esos trovadores
Que, aún padeciendo, disipan
Ajenos dolores!
Junto a un cercado duerme
Y se pasa el día,
No tiene hogar en el mundo...
Que el hado se ría
De sus canas y pobreza.
¿A él qué le importa?
Canta: No susurres, prado ...**
Todo lo soporta.
Piensa, viéndose tan solo,
En la vida terca;
Se entristece el ciego, junto
A la vieja cerca...

Él es así, a cada instante
Otro rumbo toma:
Empieza cantando a C h a 1 y,4
Torna a la P a l o m a . 5
A las mozas brinda G r i t s
En el verde prado;
En la taberna, a los mozos
Un dicho salado...
Si dos novios, por azar,
Plañen en la fiesta,
El A 1 a m o 6 ha de cantarles;
* Kobza — antiguo instrumento ucraniano,
de cuerda con el que se acompañaban los
bardos populares (kobzares).
** No susurres, prado — canción popular muy conocida, de tono
elegiaco.

37

Luego, la F l o r e s t a . *
En el mercado, de L á z a r o 7
Canta la tonada;
Canta del día en que la heroica
S¿ch fue destrozada.8
Éste es nuestro Perebendia,
Bardo viejo y raro
Que cuándo ríe, cuándo llora
En su desamparo.

Sopla, sopla raudo el viento,
El campo al cruzar,
Y, en un túmulo, su kobza
Puntea el kobzar**
La estepa, a la mar semeja
Azul y bravia,
Y los túmulos se pierden
En la lejanía.
El viento agita las canas,
Soplando al azar,
Mas se calmará escuchando
La voz del kobzar ;
Su risa en el alma, su llanto en los ojos,
El viento los oye:
que el viejo ha venido
Al fúnebre otero, huyendo de enojos,
Quiere ser tan solo por la estepa oído,
Que no oiga la gente la voz laudatoria
Del corazón libre que se alza encendido
Y que a Dios le brinda canciones de gloria.
Como águila fuerte, cruzando los montes,
Rozando las nubes, se posa en el sol
Para preguntarle por sus horizontes
Y de dónde toma su suave arrebol.
Percibe el murmullo del mar, su lamento,
El túmulo mudo, el bello vergel,
Y vuelve a los cielos: huye, es un tormento
La tierra en que un sitio no hay para él.

Floresta — canción ritual de primavera.
Kobzar — bardo o juglar ucraniano. Los kobzares jugaron
un singular papel en el desarrollo de la cultura del pueblo
ucraniano, en el reforzamiento de su espíritu durante la
lucha de liberación contra los invasores polacos y turco­
tártaros.

El todo lo sabe, todo lo adivina:
Qué el mar dice, el sol adonde camina,
Y que para el sabio todo el mundo es cruel.
Siempre solo, igual que el sol en lo alto,
Le conocen todos, mas sin comprender,
Les parecería de juicio falto
Al oir sus cantos al atardecer,
Habrían de mofarse del verbo divino
Y hasta lo echarían de nuevo al camino:
“¡Anda allá, chiflado, al mar ve a tañer!”
Muy bien haces tú, kobzar ,
Buen padre querido,
Entonando tu canción
En tu muerto nido.
Vete allí, vete, palomo.
Hasta que se duerme,
El corazón canta quedo
Ante el mundo, inerme.
Para que no te rehúyan
Sigue callandico;
Salta si el señor lo manda,
Para eso es rico.

Este es nuestro Perebendia,
Bardo viejo y raro.
Cuándo ríe, cuándo llora
En su desamparo.
[1839, San Petersburgol

❖ *
*

Pensamientos, pensamientos
Míos... ¡Penas me traéis!...
¿Por qué en renglones sombríos
Os grabáis sobre el papel?
¿Por qué el viento huracanado
No os aventó por la estepa
Y en sueños, como a hijos propios,
Por qué no os ahogó la pena?...
Hijos sois de la desdicha,
Nacisteis para el escarnio
39

leyéndome. Por qué este mundo aborrezco. hijos míos. Y lágrimas de dolor Profusamente os bañaron. Ya no haré más peticiones. Hablando de oscura noche Y de un verde cerezal. Y seré. Por unos ojos castaños Y por unas cejas negras Latía mi corazón Y desechaba la pena. El señor de los señores. Pensamientos míos... Flores. ¿por qué Os crié y amé yo tanto? ¿Otro corazón existe Que con vosotros acaso Llorara cual lloró el mío? Quizás en algún rincón Lloren unos bellos ojos Castaños por mi dolor. no inquiriera Por qué maldigo mi suerte. Y. no lo dudéis.. Hablando de las caricias 40 . ¡sólo La desgracia me traéis!. Sólo una lágrima pido De algún par de ojos castaños Que comprenda mi suplicio. ¿Por qué motivo en el mar No os ahogaron las lágrimas O en el campo os esparcieron? Nadie entonces se burlara De esta congoja que siente Mi corazón.. quizás Un corazón juvenil Se conmueva de pesar. Con rapidez se vertía Como puro manantial. Ni tan seguro diría Que “nada tiene remedio”.

¡No quiero pensar en penas! ¡Ni sé encontrar las palabras! Todo aquél que con los ojos Del alma mire a la gente. El agua ruge en los rápidos. De los túmulos alzados En las inmensas estepas De Ucrania. Sólo lloro. 41 .. Caracolearon ellas A sus anchas. De una moza pura y bella. Ni en un bosque. rudos. los pobres ciegos. Los bardos. noche y día. a consejo — en los siglos XVI—XVIII. la tierra madre. entre la nieve. al pueblo. mi corazón no quiere Cantar en tierras extrañas. Fundaron sus libertades Aquí los cosacos. se alzó un túmulo. reunirlas Con sus mazas y banderas. Lo vela un águila negra Incansable. ruge que ruge el Dniéper Ancho como el mismo mar Y tal que en tiempos de antaño Rugía la libertad. y sembrado El patrio suelo quedó De liajes y de tártaros. Convocar un día a consejo * Tropas cosacas. Rugen estepas y túmulos. Hoy. cantando. No. por mi Ucrania. Lo que ocurrió Le cuentan. Sus estandartes e insignias.. Para luego descansar. Ellos cantan y yo lloro. De la ancha y jovial Ucrania Las almas cosacas vuelen Por las estepas sin fin. en plena estepa Ucraniana. Le cantan. * Convocar un día. los cosacos decidían los mas importantes asuntos estatales en las “radas” (consejos). Entretanto.

Quiero que mi corazón Llore sin cesar y cante Igual que un ruiseñor. En Ucrania habéis de hallar Las palabras cariñosas. Id allá. Por piedad.. pues yo He de morir aquí mismo. A nuestra Ucrania. Y el otro. Dentro de mi corazón Meteré la cruel serpiente* Que no la vean reir Mis enemigos de siempre. madre entrañable. Alto. ¿Qué hacer? Recuerdos No ahuyentan al dolor. decidme. quizá la gloria. Que mi pensamiento grazne.. El corazón que os comprenda. Mis lágrimas no enjuguéis. No me darán La dicha de que carezco Mis añoranzas. Mis males Los esconderé en mi pecho. Que rieguen ajenas tierras Hasta que. Dirá que un infierno es El mundo que en torno tiene. por fin. Da cobijo en tu regazo. huérfanos míos. Pensamientos. ¿dónde podría Dejaros? A Ucrania id. pensamientos Míos. No vaya a oirlo la gente Para que nadie al oirlo Se burle de mi desdicha. mas Que cante en voz muy bajita. Bien que lo castiga Dios.. como grazna el cuervo. La verdad. 42 . cubiertos De arena extraña se vean Mis ojos.. ¡Flores. Ucrania. hijos míos! Os crié y cuidé. A quien a los huérfanos envidia.

A mis hijos insensatos. viento. De Prado Grande ven! 10 Pena y lágrimas seca.. San Petersburgo] * * El viento habla con el soto. Flota un bote sólo. Mitiga nuestra sed. detenerlo. Está muerto el dueño. no sopla el viento ni una nube se ve Correr de Ucrania aquí! ¿Se preparan acaso para atacar al turco? No los vemos venir. Jugará con él la gente Igual 'a las olas. Al igual que este bote Un dolor espera Y al huérfano en la vida En la tierra ajena. sopla. llega a través del mar. Con el fresno rubio. Nadie pone empeño De pararlo. Г1839. Como a criaturas tuyas. Nadie lo ha visto. ¡Ay. [1841. Quedarán después mirando Como llora el triste Y al buscar al huerfanito. 43 . sopla. nuestras cadenas rompe. lento Por el gran Danubio. Juguetearon bien las olas Ni astillas quedan. San Petersburgo] GAMALIA9 “¡Ay. Flota al mar azul el bote.. Juega el mar sin veda. Lleno está el bote de agua.

Las rocas abate. la turca Los tiene en sus manos. en la desembocadura del Dniéper en el Mar Negro. Nos traen la libertad! ¡Ay.” Y el Dniéper Se cubre de bajeles Y los cosacos cantan: “Una turca tiene Casa junto al mar. Que vamos allá! Ducados. por la boca! “¿Duermes. *** Jórtitsa — isla del Dniéper en la que se asentaba la Zaporizka Sich. Y gime el ancho mar Y. lágrimas de cautivos. sí. fluyendo. mar de combate. Vamos no a robar. ¡Ay. Y las olas van lejos.IAy. Que de su fama oigamos hablar. a rescatar A nuestros hermanos. ¡Hasta espuma le sale. * Escútari — suburbio de Estambul. La pena y la nostalgia les rondan noche y día. se estremece su piel. No está habituado él A oír llorar cosacos.. Está agitado el Bosforo. empuja sus ágiles bajeles. los pobres. Juega con ellos. hermano Prado? ¿Jórtitsa *** hermana. y al mar azul Conducen en sus lomos el gemido que evoca La patria y los recuerdos. Tráelos de Ucrania aquí.. 44 . duermes?” Y ambos responden. fieles: “La voz de tu garganta Oímos. mar. nuestro Dios amado. lejos. aunque no nos liberen. Derramaban. y después de eso Podremos ya morir!” En Escútari. Llega a Limán ** y en vuelo Al Dniéper. ** Limán — bahía.* todo cosaco así gemía. Y ruidoso se ríe nuestro abuelo. Y sí. Los cosacos acorren a nuestro cautiverio. como un toro gris. mar azul.

Tu osamenta blanca cubrirán arenas. Gamalía en su bajel Cortando el agua. 45 . Y los bajeles se ocultan Tras las olas encrespadas... ¡Eh. El sultán roncaba. Dormita el harén. silbante. Bosforo? Tu hado es sombrío. Que será vergüenza y saña Si. Ruge el mar. viva su esperanza. los enemigos! ¡Vais a ser testigos De nuestro valor!” Cantan y van navegando. Unos mensajeros?” — Así el mar decía (Ama a los valientes y audaces eslavos). “¡Oh. Bizancio dormita. Y el Bosforo brama Lo mismo que un loco. El cosaco te presenta Encadenadas sus manos!” “¡Que se encienda la batalla! ¡Mata al infiel musulmán!”. y a Bizancio grita: ¡Qué no se prolongue tu sueño en la cama! “¿Lo despiertas.. por aguas serenas. velábanlo esclavos.. al alzarse de su tumba Para ir a rendirte cuenta En el juicio de cristianos. Al Dios que él venera. Y el rudo oleaje va a la costa. Escútari duerme. Dios de Ucrania querido. ¿Sabes que mi brío Trae a tu sultán. avanza. Cubriré con cieno. No dejes morir de olvido Al cosaco en tierra extraña. creyente le implora. Y se calmó el Bosforo. Y en los calabozos espera su hora El pobre cosaco. delante. El viento arrecia. mas Gamalía No tiene temor a nada. Con la turca están El pachá y su flor. La turca dormía.

Que no falte en el botín Del bazar vuestra presencia!” Se estremecen los cautivos Al ver que así los alientan. No te asustes. A la costa. No es pirata ni asesino Quien con Gamalía brega. Y con desatada furia 46 . por Escútari Entre incendios se pasea. fuerte. Ya Bizancio se despierta. “¡Salid volando. Gamalía. llega. Los dientes. en el fragor. grita. Escútari es una hoguera. Bizancio ruge. madre mía: Estamos aquí de fiesta. Aunque es un día corriente Y en torno la noche reina. cosacos. Ya los cosacos atacan Y retroceden los turcos. ¡Tanto tiempo hace que no oyen Aquella cristiana lengua!. Airado. ¿Quiénes son? ¿Por qué aquí están? El pecho de Gamalía Ya no late con fiereza Loca. Gritan tras de la muralla. aprieta. Y. Arden las embarcaciones. de rabia. Los cañones no se aplacan Abriendo en el aire surcos. No ve la madre lejana Cómo salda el hijo las cuentas. Él las mazmorras destruye Y él mismo rompe cadenas. — jMatad! ¡A la fortaleza! — Gamalía.. Los ojos desorbitados. Escútari se agita. por fin. Avecillas prisioneras. Y en medio de aquel festín La noche también se inquieta.. presto.

Que si a casa se adelantan. Las murallas se derrumban. Y hendiendo las rojas olas.** Atamán valiente. De punta a punta arde Escútari Como una inflamada tea. Que si de paseo van. Ya suben a los bajeles Que en el puerto los esperan.. Atamán audaz! Reunió a los mozos Y se fue a la mar. Ya arrojan a sus bajeles Las conquistadas riquezas. Como rápidos halcones Los cosacos vuelan.. Se dispone a la pelea. Como montañas las crestas. * Zaporogos — ver notas a Perebendia. Cuchillos y cimitarras Bruñidos de sangre quedan. Por los bazares la sangre Corre y al Bosforo llega. y hacia la patria Cada proa se endereza. ** Aiamán — ]eie militar de un destacamento de cosacos o de todas las tropas (caudillo). Se reúnen los cosacos Y a partir de allí se aprestan. como hacen siempre. Encienden sus corvas pipas Con brasas de las hogueras. vuelan. La ciudad abre sus puertas. Los zaporogos * navegan Y. Ya parten. Entre el humo del incendio De la ciudad ya indefensa. ¡Nadie escapa! A los audaces El fuego jamás los quema. Ya sus gorros los cosacos Con plata y con oro llenan. cantan: “¡Hurra! ¡Camalía Es nuestro atamán. 47 .

Por el mar. toda La gloria será Y nuestras viviendas Hemos de adornar Con el más precioso Tapiz oriental’’. Y justo castigo Por su mal tendrán. gozad De la vida. Detrás de todos. Y va Gamalía Hasta la ciudad Donde los cautivos Esperando están La muerte que pronto Les iba a llegar. van: “Gloria a Gamalía. Famoso sin par. en guardia. Navegan y van cantando. Porque a los cosacos Que para su mal Cautivos estaban. Gamalía los protege Como a sus crías el águila. Y los zaporogos Salen a segar Y en tanto que siegan Van cantando. os vamos Hoy a liberar! A las bandas turcas No daremos paz. Gamalía grita: “¡Hermanos. Sólo nuestra. de juerga Se fue el atamán A alcanzar la fama Y a poder librar A nuestros hermanos Presos del sultán. 48 . Famoso en el mundo Y en Ucrania más. Les dio libertad”.

.. Hetmán — en el siglo XVI. ¡Mira. La Monja Mariana La deshecha trenza oscura Hasta la cintura. 49 . Y los ojos que destellan. [Octubre — primera mitad de noviembre de 1842] NOCHES DE DONCELLA Noches de doncella Secaron los ojos castaños. entre el llanto Frías se soltaron. Se agita el pecho hermoso Como un mar furioso. Navegan sobre las olas. Las olas. Teme que el Monje 11 de nuevo Esté ya incendiando Gálata 12 O que Iván Pidkova. Y la almohada fría Ellas rodearon Y pasmadas. No da señales de vida Bizancio en la madrugada. Cuan nocturna estrella. él detrás. Inquieto.13 el hetmán * Con los suyos esté en marcha. Como escondido. jefe de las tropas cosacas y gobernador supremo de Ucrania. De oro. como montañas. su mar querido.. el sol las nubes baña. Blancas manos se estiraron Para abrazarlo. jefe electo de las tropas de la Sich. mira nuestro mar!. De los Dardanelos sopla Fuerte viento a sus espaldas... desde el siglo XVTI hasta el año 1764. el viento sopla. Gamalía. se agita y canta.. En torno.

Si no tengo esposo.“¿Para qué quiero esta trenza.. ¡Corazón!. Quiero esta fama? ¡Quiero amar. Nadie hay con quien pudiera Compartir el alma?. Y por que no quieres Acortar las largas noches. Todo el día no estoy sola. Pecadores son. mayo de 1844 San Petersburgo . Y el talle hermoso. Dios mío..... Me envidian y agravian Sin saber siquiera Lo que el corazón esconde.. vivir yo quiero Sólo con el alma! Me nombró la gente mala Ruin y altanera. los castaños.. oh mundo astuto. Dime con quien puedo Yo vivir tranquila. ¿Para qué... como te cuesta El latir con calma Solo. Y mis ojos. Los anocheceres. 18 de..” Entumida Los ojos se arrasaron.. Y en la noche. Que hagan lo que quieran. Hablo y en el campo olvido Mi penoso hado. Las manos blancas se alargaron Sobre la almohada se crisparon. Con el campo hablo.

morís bajo el yugo. Atónitos y callados! “Bueno — dicen solamente —. que él en su arrebato. Así debe ser. Oculto. ¡No habiendo en el cielo Dios. levanta templos Aquel otro. un tercero Despluma. capítulo. porque no le ve. 51 .. contra su hermano. oerso 17 Cada quién tiene su sino. Va escudriñando Aquél. Juan. Así debe ser. por si acaso Hay más mundo que apandar Para consigo enterrarlo. Tan circunspecto y beato... Construye el uno y destruye El otro. es claro! Gemís. Este la navaja afila. La sangre le está chupando. ése tan sobrio. lucha tanto Por la fe y ama a la patria Tanto. acaso”. Con sigilo. SUEÑO Comedia Al Espíritu de verdad. También su camino ancho. Paciente espera que llegue Para ti un momento malo. ¡Y todos. Lo mismo que si agua fuese. naipes en mano. iY ocioso será implorarle Por tu mujer y tus vástagos! Pródigo. Repta que repta. al cual el mundo no puede recibir. con ávidos ojos. A su consuegro.. 14. Los confines. en el hígado Las uñas te habrá clavado. ni le conoce. como corderos.

Sobre los descampados. ¡Adiós. Y yo. banquetear... parecido a una lechuza. Por sobre el barranco y la zanja. Aquella noche tuve un sueño. El paraíso esperando Después de la muerte. de mi tierra me despido. Por sobre la quebrada.. Ya se sabe. Yo me elevo a mi vez. Entrad en razón. Con la cabeza sobre el cabezal. al regresar Ebrio. ¡nada de eso! Estoy viendo: algo va Volando. Por sobre las estepas vastas de más allá. Ni aunque truene el cañón se inmutará. Miradlo: Niños príncipes o niños Que van el pan mendigando. 52 . Empero. Yo vivo en un edén: tranquilidad. Que no la de los extraños! Así monologaba Yo anoche. Sin llorones bebés ni mujer que me riña.. de mi tertulia. Y aquél. mas No hay nada.. mi tierra natal.. Así en el alma como en la cabaña. si uno está borracho. esperáis en vano.. me envidiáis? ¿Os quejáis? ¡Yo. Por mi senda habitual Hasta que al domicilio Pude llegar. ni escucharos! ¡No insultéis! ¡Mi sangre bebo. Ése.. buenas gentes. Por una ojeadita nada más. el lago y el pradal. lo que hago Es holgarme. Y era tan estupendo el tal soñar Que hasta un abstemio se emborracharía Y el más tacaño bien quisiera dar Un céntimo por ver tal maravilla. le voy detrás. Volando. ya todos Sois hijos de Adán. ¿qué? Yo. Y no sólo en días feriados: ¡En todos! ¿Qué. bordeando los setos.

Cual sobre las lagunas Ya verdean los sauces. Que ya me espera el camino! ¡Dios mantiene la verdad! ¡Tú cría a tus parvulillos! Vuelo. Caeré a la medianoche. Amplios huertos espesos. ¡Su ámbito espacioso Es inconmensurable! ¡Nada podrá matarla Ni doblegarla! ¡Nadie!.. azuleándose. Hablaremos. tristes. ¡Adiós. El horizonte arde.. mi martirio. tú estás llorando Como viuda sin arrimo! Volaré en la medianoche Nublada. . hasta dar contigo. ya amanece. En belleza se expande Mi Ucrania natal. toda Reverdece lavándose Con matinal rocío Antes que el sol se alce.La de dolor y plañido! Yo en las nubes guardaré Mi gran sufrir. Con el campo departen En plena libertad. Saluda el ruiseñor Al sol en el boscaje Umbroso. Las estepas Sueñan. los álamos. En campo abierto álzanse.. hasta Que llegue el día y tus hijos Aun pequeños se levanten Todos contra el enemigo. mi tierra natal. De barranco en barranco Sopla un viento suave. Centinelas. Ya. Tal como cae el rocío. ¡Ucrania. Para que hablemos los dos Con tristeza y muy quedito..

es Nuestra suerte bien aciaga! Beber amargo veneno. Crucifican a una viuda porque no pagó el tributo. alma mía. por qué. ¡Alma mía! ¿Por qué Has vuelto a acongojarte? ¿Por qué. junto a la empalizada. Al lisiado los harapos le arrancan. mira que de inanición Todo hinchado está muriéndose un pobre niño. Directa. Para vestir y calzar a los hijos del señor. por las nubes azules. ¡Mártir. y hasta la piel. nuestra voz ya clama: ¿Cuánto aún los chupasangres 54 . ojos! ¡Abrasados por las lágrimas. vaga Con su chiquitín bastardo. ¡Todo les parece poco! Ahí. a las alturas. Y a su hijo (su hijo único). Allí no hay poder alguno. a Dios que entre nubes Está. Mejor estuviérais secos! La moza violada. no obstante. nada Le interesa la vigésima Sierva por él deshonrada. Ayuda cual las montañas Seculares. Sus padres de casa echáronla. A su madre La llevaron a segar los trigales del señor. ya. Y ya todos la repudian Por dondequiera que vaya. alma mía. Llorar así. ¿Verá a través de las nubes El Señor nuestras desgracias? Claro que las ve. jamás oíste El gemir de los humanos? ¡Pues escúchalos. Y ¿ves aquello? ¡Ojos. ¡Hasta el mendigo la evita! Y al señorito. a raudales? ¿Qué te aflige? ¿Nunca has visto las penas. las que están Húmedas de sangre humana. mas yo Me iré lejos. Se lo llevan de soldado. Dormir bajo la nevada. bajo el sol. Allí ninguna desdicha viene a desgarrar el alma. allí no hay cruel punición. que es su sostén y su amor. Mientras que en el paraíso que brilla aquí.

. vuelo y el viento sopla.. No he de volver a veros más: Ya para siempre en la campera Me quedaré a dormir. Mi corazón escondiendo. La tierra. Y duele. Recorreré todo el mundo Por ver si el edén encuentro. Como un dragón lance fuego.. ¡Enemigos míos. Lugar desierto. en tus pañales Te enrollaron con sus manos pesadas. mi colérico tormento! Toma este enjambre que son los dolores. ¡Desventurado pueblo! 56 . Pantanoso confín remoto Y niebla.. Yo he de dormir a pierna suelta.. Y adiós a quienes no lo sean! Ya nunca más he de ir a veros. Del humano Pie maligno no se ven huellas. Dormiré.. tú con ellos te has criado. yo. Gozad en vuestras francachelas. Ante mí la nieve chispea. los corajes De tus más fieles amigos. Que cadáveres vomite. Mas ¿qué tintinea De repente? ¿qué subterráneo Y vago rumor de cadenas?. sobrevuelo Y otra vez me despido de ella. una vez más. vacío y más niebla. Y mientras no conozcáis tierras Donde no corran llanto y sangre. pensamiento mío. La tierra siembre de muertos! Y hasta que tú vuelvas.. como ellos. bien solo. Nos tendrán entre sus garras? ¡Vuela. si a la madre anciana Sin choza ni hogar se la deja. adiós. Vuelo. ¡Tómalo todo Vuela y en el cielo ve desparramando el enjambre! ¡Póngase negro y purpúreo. Has intimado con ellos.. Pero más horrible es aún Ver por doquier llanto y miseria. Miro.

. Ruidosa cadena agita. Y. ¿Tanto sufrir na ha de acabarse? ¡No lo veo. con Sus propias manos. ¿De dónde. Vivientes los hombres van. En harapos se divisa Al señor del universo.? ¿Qué es esa faena? ¿Qué buscas. A los azotes del látigo. Tal Que un féretro angosto. Los dientes otro rechina: Matar al amigo. a los jueces No les imploran piedad! Entre un sonar de cadenas. pero condénanme Y duramente me condenan.. entre tantos criminales. De las cuevas sacan su oro Para con él taponar La garganta al insaciable. Comenzó a moverse. ¡Muertos no están. di. no habrá manera De que me oculte de vosotros Ya. 56 . quería. abrióse Y ya al juicio final Se van alzando los muertos En busca de la verdad. El pecho te dejó en pavesa Y dispersó los pensamientos Como una nube de cornejas? Por qué. ni en el cielo tan siquiera!. qué calicatas? jPor lo visto. Son presidiarios. no sé respuesta! El desierto.. ¿Quizás Sabe Dios por qué lo son? ¿Por qué. ¿Por qué sufrir yo tanto enojo? ¿A quién hice mal? ¿Qué grosera Mano aherrojó en tu cuerpo el alma. por qué a trabajar Los destierran a las minas? ¿Ciertamente lo sabrá? Un ladrón marcado a hierro.. no sé.. de repente..

. Fuego. es alemana o tal vez rusa? ¡Hay señores barrigudos.15 Las tinieblas Van sobre ella en remolino condensándose Y hasta allá en volandas llego. acaso? ¡No los entierres! ¡Tú siémbralos. fuego Se encendió alrededor Y miedo tuve. se extasia el corazón. nunca. Como grullas. por las plazas los soldados Bien calzados maniobran.. En harapos se divisa Al zar de la libertad: Al zar. Amigo mío.. callaos! ¡A ver cuándo 57 ... se enfría! ¿En dónde tus pensamientos primaverales están? ¿Criados con amor.14 ¡Allí al zar se le divisa: Un deportado político! Las cadenas que lo trincan No logran que él se lamente De esta tortura infinita.. en cadenas Apresados fuertemente. “¡Imbéciles. bien comidos. “¡Hurra. Rematando las iglesias. ¡La ciudad resulta inmensa! ¿Ella es turca. ¡Aquél que a los hombres ama. humea La ciudad entre pantanos. allá abajo humea. Brillan cruces. Ennegrécese la tierra Y adormécese la mente. dejaste sus destinos? ¿Para siempre Sepultos te los dejaras en el corazón. A volar vuelvo.. Miro: en fila. casas. hace frío! Con la helada se despierta La razón. mucha iglesia Y palacios y palacios! ¡Pero chozas campesinas No se ve ni una siquiera! Anocheciendo estaba. hurra!” La multitud gritó.. casas. Ya nunca. bastan. hijos valerosos? ¿En qué manos. espárcelos por doquier! ¡Brotarán y crecerán. habrán de ser esforzados! ¿Más torturas? o ¿ya bastan? ¡Bastan. al zar se divisa Coronado con el hierro. ellos desfilan. Y yo miro Más allá: tal que en un pozo.

Altanero se pasea Con la escuálida zarina Perniflaca. muy alto 16 Y muy malhumorado.. la diosa? ¡Pobre de ti! No te había Visto nunca y me engañaron.. “¡Qué tipo eres más raro! Yo aquí conozco todas las entradas. veloz. ¿sabes?. Dios de los cielos. su cabeza Ya tiembla de perlesía.” Volví de nuevo a ser Espíritu incorpóreo y al palacio Entré. Vais a entrar en razón! ¿Os alegra tal vez. si quieres. pero. Esto es la capital. Dame cincuenta kopeks”. No lo sabe. pues. de Ucrania” “Mas ¡si no sabes un sólo vocablo De los que aquí se usan!”. ésta. “Si. ¿Ésta es. ¡Pobre! Además. a un hongo seco Parecida. “¿A ti. Te equivocas: sé hablar. invisible. Tuve suerte. ¡Dios. Mira aquí el paraíso! ¡Con bordados De oro andan aquí los lameculos! Anda por los salones Él. “¿A ese pez gordo podré verlo?”. pues un paisano hallé Con botones dorados. so chupatintas? ¡Ni pensarlo!. Allá me fui. hermano. Estar ardiendo?” ¡“Mira este jojol *! No sabe ni siquiera Qué es un desfile. Aquí sirvo. ¡Yo creía En tu chato escritorzuelo! Jojol — así llamaban despectivamente al ucraniano. no. hermano!. “Oye. . en palacio Procuraré que entres. pero no quiero”. ¿Ves el palacio?”. Quien pasará revista a los soldados!”. ¡Hay desfile! ¡Y es Él. “Yo. hato de locos. “¿De dónde sales tú?”. Él en persona. ¡la ilustración.

Se relamió el cuitado ¡Y le dio en la barriga a un subalterno! Se oyó sólo un ruido. Y a su vez Cerró a diestro y siniestro El subalterno con sus inferiores. ¡Un sopapo puede darles en los belfos O quizá puedan lamer la “higa zarista”! Aunque sea un poquitito. Sólo un susurro: el zar. como es lógico. Zancuda garza. A los demás cristianos con los que tenga encuentro. A la pluma que se alquila. sólo al sesgo. Aunque sea media higa nada más. Algo pude ir oyendo De la patria. que por la puerta va saliendo. La sala quedó inmóvil y en silencio. bajito. Machacará en la calle. Lanzan gritos blasfemos. Tal como los mochuelos.. vi retirarse a la zarina. Anda. Y estos cristianos gritan. La maravilla De la zarina se iba divirtiendo. Que fue a tomar en un sillón asiento. Aunque sea bajo el morro. Y éste. y créelos hoy día! Tras el dios y tras la diosa van altivos los séñores. adiestramiento E instrucción militar. ¡Todos. 59 . a saltos. Al punto. De este modo anduvieron Largo rato. Franjas. el morro mero.¡Cómo un lila Yo le hice caso al papel. Algo decían.. todos barrigudos como cerdos. en su esfuerzo Por poder estar más cerca de los dioses. Luego. A los poetastros! ¡Léelos. Todos lucen jetas gruesas! Todos sudan y resoplan. estos cayeron A golpes contra el personal menudo. Se alinearon todos los señores. Al señor principal se acercó el zar Y un puñetazo le atizó de lleno En los morros. con mucha gravedad. de nuevas c h a r r e t e r a s .

Y el malecón de piedra sobre el río sereno. de cierto Mucha sangre corrió! Detrás del río Hay una fortaleza y un campanario añejo l7: A una lezna parécese su aguja.. no alcanzo a entender De dónde salió esto.. ¡Ah. vamos. l a S e g u n d a 18 Levantóle este portento. mas cada vez menos. a sus sienes les da cerco.. “¡Disfruta. ¡Dan ganas de reír Y de llorar! Contemplo La opulenta ciudad. En la piedra hay escrito esto que leo: A l P r i m e r o . No usa silla ni gorro. Lleva svitka . ¡Presto a saltar el río! Su jinete La mano extiende. ahora Ya lo entiendo! 60 . aquí. Todos los golpeados se durmieron. diviértete!” — Gritan como posesos — Y “¡Hurra! ¡Hurra! ¡Hurra-a-a!” Yo me estuve riendo Y basta. En torno miro. vamos. veo cómo alza el vuelo Un caballo. Una corona De hojas. Miro como un imbécil. Mires adonde mires. Toda esta maravilla. me aterro.. cual si el mundo entero Quisiera asir. El furioso corcel Parece presto. La noche es blanca Como el día. cómo con sus pezuñas Deja roto un roquedo. Los cristianos quejábanse En las esquinas. Palacios hay sin término. ¿Quién es? Voy acercándome. sin querer.. Al ser de día. No. La estoy mirando y. ¡Sin usar del puñal.. Las campanas repican. diríase El bien montado caballero. No creo lo que veo. Me zurraron también. padre-zar... Por la salud del padrecito-zar Rezaban al Eterno.

y el Dniéper También entero al mar lo echaron. que tengo El corazón oprimido. A la capital. Con palas. La bebieron Los vampiros... acaso. ¡Nuestra sangre.20 Llegué. consigo? Cual si estuviera leyendo La historia de Ucrania. martirizado Y encadenado por ti. Hiciéronme. monstruo inmundo! ¡Oh. sangre viva. Hetmán provisional. ¡Cuesta trabajo Volar sobre el Neva. invisible. Dios no me deja. ¡Ay. Acaudillando a mis hermanos.. los caníbales! Mas ¿qué se llevaron ellos A otro mundo. atado A tu persona. zar! ¡Inseparable de ti. de estos cosacos. canta Sobre mi cabeza esto: “Fue desde la ciudad de Glújiv19 Que los regimientos marcharon.! Yo volaría a ver. zar bellaco! ¡Zar maldito! En tierras desiertas ¿Qué hiciste tú con mis soldados? Con sus huesos. Pero. ¡No sé... por los siglos De los siglos. ¡Tu emporio alzaste sobre sus Cadáveres ensangrentados Y de hambre. a lo mejor. en oscura cárcel Me mataste.. sus nobles huesos. Despacio. Y alguno en este momento.. con la viuda-huérfana. Dios mío! ¡Oh. Tú rellenaste los pantanos.Crucificó a nuestra Ucrania E 1 P r i m e r o. a fijar las líneas. Y las antiguas tumbas — nuestra .. La incendiaron Entera. La S e g u n d a acabó luego. Tan mal. mal Me sentí. me cuesta! Ucrania ya no existe.

mas yo tengo miedo. Tú. casi dormidas. atados vamos uno a otro. contempla Tus palacios y diviértete. ten compasión. van. mas de púrpura te hiciste El ropaje más triunfal con la piel nuestra. Gloria — ultrajaron. cabizbajo. Bien cosido con los nervios de los muertos. Van a su casa. luciste en ella Nuevo manto. A Dios mismo ocultaremos. en silencio: ¡el pan de cada día Es difícil ganarlo! Al trote van ahí 62 . aves que revolotean Por encima del titán de bronce y chillan. Pues su madre las ha mandado A trabajar de noche para ganar el pan. Con nieve cubre Una nube el cielo gris y hasta semeja Que en la nube va aullando Una fiera. Camino del trabajo. ¡Oh Dios mío. Ténnos piedad. goza bien! ¡Maldito seas!” Echaron a volar las aves. Miro y miro. asombrado. verdugo Iracundo. Sale el sol. Conjeturo. Van chillándole: “¡Vampiro! Con cadenas. Casi. Fuéronse dispersando. de Ucrania nos echaste! Tiritábamos de frío en famélica odisea. Para hacer la instrucción Ya forman los soldados. Como hormiguero ya se agita el vulgo. De tus ojos tan enormes. Mas la nube sólo es una bandada De aves blancas. no vienen de su casa. ¡A las nieves. Cuando el Día del Juicio escuchemos la trompeta. a las más extrañas tierras. Y fundaste tu ciudad. Para siempre. Dios Santo!” Todo. todo enmudeció. Fatigadas muchachas van pasando. profanaron. Yo pienso. ¡Ve y admírate. De tu ansia insatisfecha. Nos mataste.

Agiles y corriendo Pasan entre ellos mis paisanos Y parlotean a lo moscovita Riendo. Desorbitó después Sus ojos y unos pocos barrigudos restantes Temblequearon a su vez. Hacia las puertas miran de reojo. ¡Y. He aquí que Como de su guarida. entretanto. Y ellas por fin se abren. Que se esfumaron en un dos por tres Como tragados por la tierra. tudesco. Aquí púdrete en tinta! ¡Sanguijuela! ¡Tu padre vendió. el que realizaba una política extremadamente reaccionaria. les gritó a los barrigones. acaso. llora. con­ virtiendo el Imperio Ruso en una verdadera cárcel para el pueblo.. oh viuda sin amparo! ¿Qué pasa en los salones Del zar? Vamos a ver.. duros blasfemando Contra el padre que no les enseñó A parlotear. ¿Qué tal andarán? Entro. * El nombre de oso le dio Shevchenko al zar ruso Nicolás I. 63 . y mucha es La que aceza. de tus campos.. Hinchado todo. Cual pavos inflados se ven. demacrado. ¡Ucrania. el oso * sale Alzando a duras penas los dos pies. La resaca maldita lo trae a mal traer.También los funcionarios Para volcarse luego Sobre la entrada del senado A rasgar con las plumas el papel Y a desollar al padre y al hermano. azul. Su última vaca para que el idioma Capitalino un día tú pudieras hablarlo! ¡Ucrania. medio dormida aún. Ucrania mía! ¿Son tuyas esas flores jóvenes. Súbito. Asfixiadas en invernáculos Alemanes por los beleños Del zar?. Mas regadas con tinta. de niños.. Barriguda Gente que espera al zar.

Me asusté Y desperté. ¡Éste prodigio lo vi yo.. ¡Pobre! ¿Por qué? ¿Dónde está su naturaleza osuna? Como un gatito... Este sueño que tuve. tan sólo las sueñan los borrachos Y los iluminados. Cosas así.. tristón. señores! Espero lo que habrá de acontecer.. Contra los soldaditos se echó.Y luego. Raro y absurdo es. que gimotearon. 8 de julio de 1844 San Petersburgo . cual por encanto. Perdonen por no haberles contado nada mío Y sí tan sólo aquello que soñé.. Solté la carcajada. chillóme. Lo que mi osito haga. manso se le ve. Bajo la tierra se esfumó el tropel. Arremetió contra la grey Doméstica. a los ventrudos secundarios Gritó también Y desaparecieron. ella Ya no se dejó ver. Le estoy viendo Cabizbajo. bien lo sé. Luego Sobre los ínfimos se fue Y desaparecieron al instante.

No le envidies al potente El que explota. * * * No le envidies tú al rico. 65 . Mira en torno tuyo No hay en la tierra paraíso Ni en el cielo el suyo 4 de octubre de 1845 Mírgorod * * * No te cases con la rica. No le envidies al famoso El que siente pena Porque sabe que su gloria es Lo que la gente ama No a él. respeto. No le envidies tú a nadie. Con la libertad cosaca Contrae lazos fuertes Y aunque esta suerte es pobre Libre podrás verte. Un Edén. El por todo paga. ordena. Para dos recién casados Hay amor. pero en el fondo También hay discordia. Sin dormir la pasas. No te cases con la pobre. El no sabe nada Ni lo que es amor. Nadie va a molestarte. Te echará de casa. concordia. que en sufrimientos Consiguió su fama.

Tratar de alegrarte. No les creas: es mas fácil Llorar sin que vean. 4 de octubre de 1845 Mírgorod . Dicen que el llorar con otro El alma aligera.

La familia Del eslavo dividió Y con sigilo soltó De la discordia la víbora. se extinguía. tú Vislumbras la llama . Se calientan los malvados Y a dormir se acuestan. Y cual vengador espera Convertirse en llama. De entre las cenizas. Así incendiaba el teutón La gran jata. Al fin. Arde y no se apaga. Se olvidaron de esparcer La ceniza al viento. Y crecerán en cadenas Los niños eslavos Olvidando en cautiverio Quiénes son al cabo. ardió De esperanza henchida. EL HEREJE (A SafaJrik) 21 Al buen vecino le incendian La morada nueva. Su hora esperaba. Se reparten los germanos Cenizas y huérfanos. Bn aquel viejo rescoldo Ardía la chispa De la hermandad que esperaba Manos atrevidas. Y en la inmensa encrucijada. Yace allí en la encrucijada Con la chispa ardiendo Que entraña un fuego imponente. Y corren ríos de sangre Que apagan el fuego.

Entreabren los ojos.. Con tu corazón audaz Y tus ojos de águila. A ti que uniste en un mar Los eslavos ríos! Acepta. lumbrera. pues. in cluidos los que dejaron de existir como resultado de la expan sión germana. Por todos los siglos.. En la gran encrucijada Ezequiel de arrojo. con timón Seguro en la popa. ¡Gloria. ¡Milagro! Se alzan los muertos. Tornará a ser caudalosa. Safárik. Tú contaste uno por uno * Tan sólo los muertos. que con tiene documentos v datos de todos los pueblos eslavos. entrañable. Y de la eslava familia En la esclavitud. Abrázanse como hermanos Y dicen gozosos Palabras de amor cordiales ¡Por todos los siglos! ¡Y confluyen en un mar Los eslavos ríos! ¡Gloria a ti. A ti. Safafik Antigüedad eslavas. en tu gloria Mi canto sincero. checo eslavo! Tú impediste que se ahogara En lodo germano La verdad nuestra. No los eslavos. Zarpará la nave De ancha vela. Surcando los mares libres. gloria a ti. libertad Alzaste la luz. Humilde canto del alma * Se refiere a! libro de P. Te alzaste En bermas señero. Y tu mar Eslava. De la verdad. Cortando las olas. .

De parte de Jehová es esto: es maravilla en nuestros ojos. Y en el apostólico trono Se ceba el fraile cual lechón 2?. Juan Hus glorioso. ¡Y no hay quién rompa las cadenas. Juan Hus. Dios. yo en voz baja Rezaré devoto. versos 22-23 “Todo es mentira y servidumbre. El pueblo calla en su dolor. Comercia con la sangre humana. Tu voluntad y poder santo. Salmo 118. Del sol de la verdad-hijos Y también herejes Como lo fue el de Constanza. * El de Constanza — es decir. Llora la tierra encadenada Como una madre por sus hijos. . Y es vano todo tu poder! Facinerosos y caníbales Furiosos la verdad hollaron Y ahora se burlan de tu gloria. ¡La paz al mundo regalen. Porque todos los eslavos Sean hermanos fieles. Aquel que fuera el gran mártir. Y gloria por siglosl 22 de noviembre de 1845 Pereyáslav La piedra que desecharon los edificadores. Y entrega en arriendo el edén. ha venido a ser cabeza del ángulo. Y no hay quién se alce decidido Por la verdad del evangelio. todo tu juicio es vano. Ténlo. ¡Oh. Sobre el santo checo. padre.* El esclarecido.

. oh Dios mío! ¡Nadie! ¿Y así ha de ser? ¿Y así quedamos? No. Bendice tú.. llegará la hora. ¡Señor! ¡Señor. Y de los santos apóstoles. milagro! ¡Gloria excelsa! ¡Mira a los pobres sumisos! ¡Y en el paraíso descansa de tu furia! ¿Por qué se te pierden? ¿Por qué les castiga A tus obedientes y mansas criaturas? * Las tres coronas — las tres coronas de la tiara papal..” “A esta Misma que anteayer llevaron Por esas calles de Praga. el justiciero. ¡Oh. Borracha perdida anduvo Por tabernas y por claustros E incluso por los cuarteles. te lo suplico!” Así Juan Hus. Dineros hubo agenciado. por tanto!” Y a la capilla de Belén 23 Se fue el buen Hus a rezar salmos. “Lucharé. Por los humildes sojuzgados! ¡No lo hay. “En nombre de Jesucristo Por todos crucificado.. bendíceme A la venganza y al martirio. zigzagueando.. mis manos débiles. Con la santísima bula Perdonamos los pecados A la esclava de Dios. Destacando a Pedro y Pablo. Decide a solas en el claustro Romper la cadena infernal. Mostrarles el santo milagro A los que no ven. ¡Y caerán! Señor. Del gran castigo de los cielos Que hará caer las tres coronas * De la tiara por el suelo.. ¡Y ahora es santa!. ¡Con Dios voy! ¡Hágase. al fin. A la que. . Luego se compró la bula.

aunque mate al hermano. rufianes..¿Por qué les cegaste los ojos Y la razón encadenaste Con las cadenas de la noche?.. presto! ¡Checos. ¡Cuántos martirios infernales!.. a aquel que pague El doble. sed gentes respetables Y no la mofa de los monjes! Verdugos con mitra. Incendios. ¿sus dogmas qué valen? ¿Qué vale su gloria?.. no soy quién Para juzgar tus actos.. No permitas a los tunantes Burlarse de tu gloria eterna Y de nos. ¡Y ríe Roma en su relajo! Decidme.... humildes mortales. Señor. Sangre. Nadie Tendrá sin culpa tu castigo. guerras y discordias.. Se le reserva el paraíso. Ahora El Cónclave decide unánime: Quien muera sin la santa bula Irá al infierno.” Y llora Hus en su oratorio.. Todo lo hundieron y robaron Como los tártaros salvajes Hicieron en Moscú. Menos al papa y a los frailes. La gente que le ve se extraña: ¿Qué estará haciendo él? ¡Quién sabe! ¿Y contra quién la mano alzaba? . ¡El día ha llegado de alzarse! ¡Hombres. Señor.. a nosotros Sus dogmas nos imponen.. abrid los ojos. yo vuelvo a suplicarte: Sálvanos con tu fuerza santa Llaga mi lengua blasfemante Y cúrale al mundo las llagas. Y el ladrón roba al maleante Hasta en las iglesias ¡Canallas! ¿Aún queréis chupar más sangre Humana?.

Los monjes cubren los campos Y caminos de Constanza. Y sacude la tiara. he aquí la bula Que he leído.. Acabar con Hus demanda. 72 .. Y es lógico. Perreros de toda laya... “Oh fieles. Barones. condes y duques. Hombres de tropa y de trapa.” Al contemplarla Se estremece la parroquia. porque aquí Hay verdaderas montañas De pieles y ¡cuánta carne! Tiemblan hasta las murallas Porque saben que los gansos26 Ya dan graznidos en Praga Y que levantan el vuelo Para luchar con las águilas27. cual una plaga. y parlan Los de Aviñón 24 con la Curia. Murmuran los antipapas 25 Y hasta las bóvedas tiemblan Del bullicio que se arma.. Silban como las serpientes En el Vaticano. Convoca a todos los cuervos28 En la villa de Constanza Para que el pájaro gris No pueda tender sus alas A las eslavas llanuras. Trovadores y venteros.. Que hace temblar las sotanas Y estremecerse hasta el Cónclave. ¡Hus rompe la bula santa! Y del templo de Belén Hasta la Roma nombrada Corre el eco igual que un trueno. El Cónclave se reúne. Cardenales cual serpientes A la tiara se enraman Y se arañan a hurtadillas Como gatos en la caza. De pronto.

hermanos. ¡Todos. Las campanas de Constanza Al alba dieron volteo.. los barones. Ni que fueran a lanzarlas Contra el feroz sarraceno O el gran Atila! 29 ¡Das lástima! Y a césar y a Wenceslao30... Aquellos miran al mártir 73 .. ‘‘Vive Dios. quien a caballo.. Y a mil testas congregadas En Praga imprecan a gritos. De Hus los checos se despiden.. de pronto. pues vive mi alma. Y aúllan en desconcierto Como una horda en campaña O judíos en colegio. Porque Hus no vaya a Constanza. Orgulloso como un cedro Del Líbano. Las coronas con sus séquitos. Todos corren a la caza Como la alimaña al sol. Se dan voces que ensordecen. teutones. Los tres papas.. Y una lava de prelados Como bueyes en rodeo. Quien lleva halcón eri la palma. Se juntan los cardenales Bien colorados y obesos. No temo a la muerte. enmudecen!. ¡Checo! ¿Dónde está tu alma? ¡Mira qué fuerzas te acechan. A esas serpientes taimadas Les arrancaré el veneno./’ Y como de un padre que aman. encadenado Hus aparece entre ellos. Tras las condesas. Ellos porfían. Quien a pie. Atisba a los pecadores Con sus ojos aguileños. Se reúnen como judas En el juicio deshonesto Contra Cristo.

” Juan Hus mira a los papas Y abandona aquel congreso. En vergonzoso silencio.” “Deciros quiero”. A esas gentes.” (Como animales rugieron Y silbaron como víboras). maldito! ¡Hereje! ¡Hereje inconfeso!.. “¡Maldito por Dios. checo atrevido!.. Fanáticos dedujeron... Toda la noche en festín.. misericordioso! Di.. Un sol vestido de rojo Quiere observar desde el cielo Lo que con el justo harán Los enfurecidos cuervos. Dios. a tu gente! .. maldito checol. Y. Rugen y siguen rugiendo: “¡Revulsivo!” “Quiero hablar” “¡Cállate. cuando suena el volteo De las campanas.” Rugieron todos a un tiempo.. Espléndido.. Se acerca al fuego... entre tanto. se van A rezar por él. Hus no teme el holocausto. “¡Le hemos vencido! ¡Vencido!”.. Ya repican las campanas Cuando a Hus encadenado Al Gólgota le conducen. “¡Es hereje! ¡Hereje infesto! Porque siembra la discordia. Y la santa voluntad No acata. ¡qué habré hecho yo. “¿Me llamáis a discutir O a contemplar estos hierros?” “¡Cállate. Barones y monjes ebrios Maldicen a Juan Hus. “¡Auto de fe! ¡Auto de fe!. el miedo. entra en él Y dice este rezo en alto: “¡Oh.” Y no cejan los prelados. La guerra intestina.

¡Rezad! ¡Inocentes! Porque os espera otro tanto. Igual que perros. pena! ¡Oh. Así le hicieron justicia 75 . os lo pido! ¡Señor.” Y aquí cesa su legado. que llegó la fiera Con piel de cordero manso Y tiende febril sus garras. El viento Fue esparciendo las cenizas. ni los altos Os resguardarán. rezando. De sangre de vuestros hijos. Pues temen que de las ascuas Salga. Un mar De sangre se irá formando. ¡Qué espanto! Se apagó la hoguera.” “¡Fuego! ¡Fuego!.. debes perdonarlos. ¡Rezad!. los monjes La hoguera han acorralado. ¡Rezad!. Monjes cantando el T e D e u m En festín se reunían Y tragaban dia y noche. Juntáronse algunos checos Como en pequeña familia Y de la hoguera tomaron Un puñado de ceniza Que se llevaron a Praga.. Y el vulgo vio en la tiara Una serpiente encendida..... “¡Rezad! ¡Rezad. Y tragaban noche y día.” “¡Sangre quieren! ¡Insensatos! ¡Vuestra sangre!.. pena y llanto! Con esas claras casullas Y los ojos irritados Piden sangre. Ni los muros.. Y se enrosque en las coronas O en la tiara. en serpiente trocado.. Pues no saben lo que hacen!..” En la humareda Se perdió el justo.... ¡Oh.¿Por qué me juzgan airados? ¿Y por qué me crucifican? Pues que sois seres humanos.

No imaginaban que “el ganso” En halcón se trocaría Para atacar la tiara Desde las nubes tendidas... 10 de octubre de 1845 Aldea de Márinskoe 76 . El viejo Zizka de Tabor 31 Blande el arma justiciera. No su palabra divina. Los monjes a Hus. monjes olvidan. ¡Alto! Sobre su cabeza. Sólo a veces en sus fiestas El T e D eu m entonarían. Mas. Ventilaron el asunto.. quemándole. ¡qué podía importarles! Como cuervos volarían Del festín sangriento al nido. Barones..

LA CRIADA
Prólogo

Un domingo, muy temprano,
La neblina cubre el campo.
Entre la niebla, una moza
Ante un túmulo se postra.
Algo contra el pecho oprime
Y algo a la niebla le dice:

“¡Ay, niebla, neblina,
Desdicha, desgracia!
¿Por qué no me envuelves?
¿Por qué no me guardas
Ya bajo la tierra?
¿Por qué no me aplastas?
¿Por qué no me quitas
Desventuras tantas?
No me aplastes, niebla,
Son vanas palabras.
Lo único que quiere
Esta desdichada,
Es que la protejas
De torvas miradas.
No soy huérfana, tengo
Padre y madre en casa...
Pero también tengo,
Niebla, niebla hermana,
Un niño, hijo mío,
Ser de mis entrañas,
Que no tiene nombre.
¡Hijito de mi alma!
Lo bautizarán
Personas extrañas.
Le darán un nombre
Y no sabré nada.
Yo fui mujer rica...
No culpes a mi alma.
Desde el mismo cielo
Pagaré con lágrimas
77

Todas tus venturas,
Todas tus desgracias”.

Escondida entre la niebla
Se fue llorando.
Una canción murmuraba
Entre los labios...
Como una viuda, a sus hijos,
Debió enterrarlos:

“¡Ay!, junto a una tumba,
Vagaba una viuda;
Andaba y paseaba,
Buscando hierbas malas.
Pero no encontró...
Dos hijos parió.
Los envuelve en seda
A al río los lleva.
Danubio tranquilo:
Juega con mis hijos.
Arena amarilla:
Dales, tú, comida.
Lávalos y fájalos
Y enseguida tápalos”.

I
Hace muchos años
Que en un caserío
Al borde de un lago,
En un bosquecillo,
Viven dos ancianos.
Viven muy solitos.
Pastores de ovejas
Fueron los dos, niños.
Después se casaron.
Compran un molino,
Colmenas, ganado
Y un buen huertecillo.
No tienen, los viejos,
Ni tuvieron hijos.
Y la muerte, viene
Ya por el camino.

¿Quién podrá cuidar de ellos,
Darles filial cariño?
¿Quién podrá darles tierra
Al final del camino?
¿Quién va a orar por sus almas?
Nadie mejor que un hijo
Cuidará de la hacienda
Que tantos sacrificios
Y desvelos costara.
Ayúdales, Dios mió.
Cuesta, sin tener casa,
Dar crianza a los hijos.
Duro es hacerse viejo
En palacios magníficos;
Morir, dejar los bienes
A hombres desconocidos
Y que los despilfarren
Ellos, extraños hijos.

II

Un domingo, los dos viejos,
Ambos vestidos de fiesta,
En un banco están sentados
Que hay al lado de la puerta.
Hace sol; no hay en el cielo
La menor nube siquiera.
Igual que en el paraíso,
Reina la paz completa.
Embarga sus corazones
Una pena grande, inmensa.

¿Cómo en este paraíso
Puede reinar tanta pena?
Quizá se hayan despertado
Un montón de penas viejas
O quizá, tan sólo ahora.
Este edén a arder empieza.

No sé por qué están tan tristes
Los dos ancianos. ¿Acaso
Se preparen para el viaje,
Para ese viaje tan largo?

Los viejos. la criatura Tendió hacia ellos los brazos.” ¡Qué casos Ocurren en este mundo! Un padre.. Se levantaron los dos Y al vallado se acercaron. Querida.. mirando al niño. Llegada la última hora ¿Quién aviará los caballos? “¿Quién nos dará sepultura. “¿Qué me dices ahora. Otro brega sin descanso Sólo para comprar cirios. La dicha llamó a la puerta. Yo iré en busca de comadres A Gorodische32. ¿Para quién acumulamos Tanta riqueza?” “¡Silencio! Creo oir tras el cercado Llorar a un niño. 80 . ¿No te decía yo? Vamos. Nastia. A la vez se persignaron. Que por doquier ronda el diablo. lo maldice.... Eso estaba yo pensando: Solos nos hicimos viejos. Nastia? Como ves. Al verlos.. cuando nos muramos?” “En este mismo momento.. De prisa. Envuélvelo bien y llévalo A casa. solos no estamos. llévalo ya. ya sabía yo Que había de pasar algo”... del hogar santo Echa al hijo. Ven un trozo de estameña Y en ella a un niño enrollado.. Lo taparía su madre Con lo que tenía a mano: Con la última estameña De un ajuar desbaratado.

La vaca que da la leche Vive como en un palacio. Hablaremos de la paga”.. buena moza?” “Con lo que me den.. ¿Cuánto pides.. “Tienes razón. La necesita la casa: Él pide más atenciones. No saben cómo cuidarle. La tomamos de criada?” “El niño la necesita. Ésta. pues. la tez de nardo. Mira: vive en nuestra casa. No saben dónde ponerle. mi vieja. si te parece.. hija mía. “¿Qué te parece. . Un buen día.. Y de nombre le pusieron Marco.Ponérselos a los santos. no guarda. Crece el niño. Así. ¡Casos demasiado raros Ocurren en este mundo! ¡Casos demasiado raros! III Asistieron al bautizo Tres parejas de comadres.. aquella dulce tarde. Debemos saber qué paga Demandas por tu trabajo. trabajo demanda”. Veremos cómo trabajas Y. Los pobres viejos no saben. pide. Él que no cuenta. Que hijos los santos le den. pidiendo trabajo Una muchacha ojinegra. Pues nos hace mucha falta. después. Nos conoceremos todos. La tomamos. Los pobres viejos se afanan. al caserío Llama. Esbelta. pasa un año. querida. me basta” “Eso no vale.

o da vueltas.. De todo privándose ella. Nada más que se despierta. Así quedaron. Mas la criada se pasa Todas las noches en vela. Juega con él y le canta Unas canciones muy bellas. Y le lleva de la mano Todos los días de fiesta. 82 . Cuida también el ganado. Lo bendice y tapa. De la mañana a la noche Trajina en casa. en la huerta. Ella la cama abandona Y acuna a su dulce prenda. El niño tampoco sabe Por qué con pasión le besa. Llorando con desconsuelo: Maldice su suerte adversa. la criatura. El niño los brazos tiende. Todos los días le pone Una camiseta nueva. Pero nadie se da cuenta.. abuelo. Por qué le da lo que tiene. Diríasela casada Con un gran señor de hacienda. “De acuerdo. Pero nadie sabe nada. No sabe que cuando duerme O se despierta. La moza Vive feliz y contenta. Ésta es tu casa”. “Adelante. Los ancianos ya la adoran. de acuerdo”. Salvo Marco. Aguarda Hasta que el niño se duerma. A pesar que no comprenda: Mira a la pobre criada Derramar lágrimas tiernas. Alaban a Dios y rezan. Por la mañana temprano. Por el niño se desvela: Todos los días le lava Al chiquillo la cabeza.

Y con ellos volvió pronto: Ataviados con toallas *. Muchas lágrimas traería. Un pan bendito en la mano. es él quien se casa”. B3 . Y una moza muy galana Que podría ser princesa Por lo bella y por lo santa.. Sonríe a esta mujer buena.. Ésta le desposaría Con una reina o una infanta. de nuevo.pasa los días Durmiendo fuera de casa. IV Pasarían muchos años. A buscar casamenteros Fue Marco muy de mañana.. el anciano. No sabe. Se murió la abuela Nastia. “Haremos como tú digas..... La desventura entró en'casa. “Preguntaré a la criada”. No poca agua llovería. Marco es un mozo fornido Que de boyero trabaja. * Según el rito tradicional ucraniano a los casamenteros Ies ataviaban con toallas bordadas cuando los padres de la novia estaban de acuerdo acerca de su boda. “Muchas gracias — dijo el viejo —. Pero se.. “Llegó la hora de casarle Antes de que yo me vaya”. Y reinando seguiría. Piensa Trojim. la alegría Reinó en casa del abuelo. La llama mamá. Como consideres. Pero dice: “Preguntemos A Marco. El viejo enfermo caía. Y crece Marco sin penas. Mas se fue la desventura Y. Ana”.

Caras alegres..” Todos la miran y callan. algo más que yo olvidaba: ¿Quién ha de ser la madrina? Ya no está la pobre Nastia.. Ana. La invita el viejo a una copa. se preparan Los manjares de la boda. Y. cantando a coro. Y. Ana aparece Taciturna. pleno de fuerzas. Anda de acá para allá Desde que apunta la aurora. Que pasa ante el caserío. “Todos vosotros sois ricos.. aunque le flaquean las piernas.. Marco y Trojim le pidieron Ser madrina de la boda. Con las manos en la jamba De la puerta.” Y rompió a llorar el viejo. £4 . Murmurando: “¿La madrina?.. Todas son caras extrañas. Lleva en la mano una escoba Y barre contento el patio. gozosas. El viejo. Pero olvidáis una cosa: Que no puede ser madrina Una criada fregona. A toda la gente. a toda. cuecen. Amasan... De la bodega sacaron Unas tinajas de vodka. El pan blanco de las bodas. V Al cabo de una semana Se llena el patio de mozas.. Habrá que fijar el día Para saber cómo y cuándo Nuestro Marco se nos casa. Guisan. en peregrinación Se va a Kíev la piadosa. la criada. La cosa en esto no acaba. Se ve que el viejo la goza...

Y vuelve a derramar lágrimas. Vendré si queréis que vuelva. Llega a Kíev sin dinero Y se mete en una casa A servir a una señora: De la fuente.. querido Marco. Y las bodas se celebran. va hacia Kíev Nuestra entrañable criada.Además. Si hay suerte y no me abandona” Llorando bendijo a Marco Y partió triste y llorosa. En la puerta. a traer agua. a Santa Bárbara. No es agua bendita el agua. muy buenos. La acostaron en la cama. y para Marco. no pueden saber nada. Para la esposa de Marco.. Dios mío. bien entrada la noche.. Seríais blanco de mofas. “¿Tanto me querrán. Caterina Y su esposo la esperaban. La preguntan.. Y con esto volvió a casa. ¡Hay que ver cómo se afanan Los que la música tocan Y también los que la bailan! Entretanto. un río. Compró una gorra sagrada Que quita el mal de cabeza. A San Juan. Que me honran y regalan? ¿Quizá se hayan dado cuenta? No. ¡Que Dios os ayude a todos! Para Kíev me voy ahora. Y un anillo. La sentaron a la mesa. Rezaré a todos los santos Y a la Virgen milagrosa. Para pagar tantas misas — Por ejemplo a Santa Bárbara — Trajo a calderos. Es que son buenos. . la agasajan Y.

Caterina. (Como quien dice. al abuelo viene a ver. la casa está. “Aún está en camino”. Y sacó regalos Para los dos nietos Cruces.. Pidió a Dios que la criada Pronto de Kíev volviera. Éste. Esperar a Marco. sonriente.. “He llegado a tiempo. ¿Quizás te la quitaron en el bosque? ¿O no la hiciste de tan ocupada? En fin. Sin ella. está sentado ante la casa Un domingo. Un collar muy bello Para la chiquilla.. La acompaña hasta la estepa Donde se alzan sepulturas Anónimas y soberbias. £6 . Ya la cubren de besos y la abrazan.” De pronto. Y Caterina. medallones. “¿No regresó Marco?” Pregunta Ana al viejo. engalanado Con sombrero de paja y camisa alba. Mirando cómo juega con el perro El nieto. desierta. nietecita mía. Morir entre gente Extraña. Sólo en eso pienso”. no importa.. Abuelo y nietos corren hacia ella... entra en el patio la criada. La cuarta vez. El anciano y la nieta juegan juntos: La niña se vistió con una falda De su madre.. uno tras otro. A Kíev fue de romera. la saluda y habla Con ella y le pregunta después serio: “Lo que no veo en tus manos es la hogaza. VI Tres años.. Trojim. da miedo. tres años La acompaña hasta la puerta.

Pero ni un solo bocado Llevó a la boca la vieja. Para Caterina Otro anillo nuevo. ¡Que Dios le guarde De desventuras y penas!” Se le saltaron las lágrimas. hija mía?” “Pasado mañana. el nieto. Caterina. Para Marco y ella.. Tres cirios de cera Bendita. Anda cabizbajo. El mochuelo augura . el abuelo. Lo partió en dos trozos Que dio a los pequeños. Para Carpo.. al abuelo. Se levanta de la mesa.. “Un rosquillo tengo”. Unos caballitos. Es muy duro. Pero todo en vano. Y aún otros objetos.. Morir en mansión ajena”. Trojim. y fiesta” “Una misa hay que encargar Y pedir que Marco vuelva Con salud. Caterina. Estar de pie. ya me cuesta. De ella no se aparta La esposa de Marco. A Ana le lavó los pies Y le sirvió la merienda. “Para nada valgo ya. No alcanzó dinero. mujer buena. “¿Cuándo es domingo. Ni fuerzas siquiera. VII Entraron todos en casa. Ana cayó enferma Y le administraron Ya los Santos Oleos.

Casi sin descanso: “Dime. Caterina.Momentos aciagos. gracias a Diosl Mientras abría la puerta. A su padre un cinturón Rojo. A Ana trae. VIII Ya Marco con los boyeros Viene cantando. Caterina? Parece que llegó. Me estaría un siglo Entero esperándolo”. ¡Llegó. ¡Dura espera la míal ¡Bendito sea Diosl” Como soñolienta. Di que le llamo yo. Golosinas a los niños. Vino Trae de Bizancio.. Va Marco muy contento. Rezaba una oración.. bordado. Ana. Vete corriendo y llámale.. P a d r e n u e s t r o.. También zapatos. Los bueyes suelta a pacer En ancho campo. ¡Ay. . Brocado áureo Y un lindo pañuelo rojo Con bordes blancos. ¿Ha llegado Marco?. La enferma pregunta. “¿No oyes. rezó. Trae Marco a Caterina Paño muy caro. para una cofia. No sabe lo que en su casa Está pasando. si yo supiera Que lo veo y abrazo. Caviar del Don trae.

” Y se calla. Cuando volvió en sí. “iMarcol — dice llorando La desdichada — Quiero que sepas. Marco. Caterina. tu madre.. su madre. por favor. Que no soy Ana. que se lo traga.. embelesada.” Marco nota que la tierra Da vueltas.llegado. “¿Dónde está Ana. murmura Ana. que te está esperando”.. Hijo mío de mi alma. Soy.Desunce el viejo los bueyes. ¿Podrías salir un rato? Quiero hablar con tu marido. Caterina? Casi me había olvidado”. Ha . “Está enferma.. “Gracias a Dios”. “Me pasé toda la vida Sin tener mi propia casa. Vamos. Ella vuelve a abrir los ojos Plenos de dolor y lágrimas. Ni criada siquiera. Soy. hijito mío. Marco se acerca al lecho De la pobre Ana.. Guarda los yugos tallados. 13 de noviembre de 1845 Pereyáslav 89 . Pobre madre. muy enferma.... Mira sin cesar a Marco. Se queda asustado Marco.. descansaba. Tiene un nudo en la garganta. Entraron los dos en casa... “Gracias a Dios. Quisiera preguntarle algo”. Caterina.. Marco llora como un niño.

EL CAUCASO A mi sincero Jacob de Balmén83 iOh. Te rezarán con agrado . al fin? ¿Cuándo. No labrará.. oh Dios. Los ánimos no perdemos. Por los siglos. llorar sólo nos queda Y amasar el pan nuestro Con sudores de sangre y con las lágrimas. allí el águila Castigo da a Prometeo Picándole las costillas Y desgarrándole el pecho. solamente a ti. de fatigado Te echarás a descansar Y dejarás vivir. de nubes cargados. llorar. verso / Tras los montes. Y vive. con sangre regados. el insaciable. montes. y mis ojos fuentes de aguas. Y no fenece nuestra alma. No se beberá la sangre Vivificante del cuerpo. cuándo? Pues creemos en tus fuerzas Creadoras. capitulo 9. para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!. De nosotros se mofan los verdugos Y la verdad dormida está. soberano. Del fondo del mar el lecho. borracha. No aplastará el alma eterna Ni podrá vencer al Verbo. si mi cabeza se tornase aguas. Sembrados de penas. ¿Cuándo despertará. ¡No somos quién para reñir contigo! ¡No somos quién para juzgar tus hechos! Llorar. Y el corazón late y ríe. ¡Se alce la verdad y triunfe La libertad que anhelamos Y a ti. Jeremías. y vive de nuevo.. Ni vituperar la gloria Inmortal de Dios eterno.

montes. con sangre regados. Porque Dios ayudará. la gloria Y la santa libertad! C h u r e k 34y s a k l i a 35: son tuyos. Nadie que es suyo dirá Ni te llevará esposado. Ni es limosna.. cual cazadores. toda una mar . Ríos de sangre discurren Por el monte y por el llano! Tras los montes. Aquí somos instruidos. ¡Leemos el Verbo santo!.-refiere al zar Nicolás 1. ¡las más atroces! No ríos. La infelice libertad Y acosamos. Guerreáis y venceréis. 91 . ni regalo.. Lloran! ¡Lágrimas de madres! De padres. de nubes cargados. misericordiosos — se. Corrimos. Y desde la baja cárcel Hasta el alto trono andamos Vestidos de oro y desnudos.. misericordiosos *.. Sembrados de penas. * Allí. En las lágrimas de viudas. Allí. De doncellas que de noche. Se extiende. Todos los pueblos del mundo Por los siglos! jMientras tanto. ¡Cuántos hombres Cayeron allí! En la sangre Y en las lágrimas que corren Había que ahogar a todos Príncipes y emperadores.. ¡Gloria a los nobles Galgos! ¡Gloria a los perreros Y amuestros zares padrones! n ¡Gloria! ¡Gloria a los picos azules Ocultos bajo los hielos! Y a los caballeros grandes Protegidos por el cielo. ¡Lleváis la razón.

Luego mató al desdichado Y. Nos basta espacio para ello. humilde. al fin. ¿qué hace allí? No os la dimos. hazlo! ¿Qué no sabremos hacer? Sembrar trigo.. ¡Queréis saber! ¡Enseñamos Lo que cuesta el pan. ¡Cuántas cárceles y gentes! Del finlandés al moldavo Todos callan en sus lenguas. Contentos con poco. Sino cristianos auténticos.. Y. Al galo injuriar.. En cambio. El de Siberia es fantástico. contar astros. Templos. ¡Y viven! El padre santo La santa escritura lee Y predica que un zar raro * Hubo que puercos cuidó. Aunque fueron bautizados. 92 . Aprenderéis más que un sabio. la sal! Nosotros somos cristianos. hispanos36 no somos.. no negros.. aulas. Ni os echamos Vuestro churek como a perros. al cabo. fue a dar al cielo El zar. y al cielo! Si tú quieres Llevarte a los tuyos. • Un zar raro — se trata del bíblico rey David. Robó a su amigo y vasallo La mujer que aquél amaba. llénate el saco. Que conste que no os cobramos Por el sol que os calienta Porque no somos paganos. ¡Veis a quién mandamos A la gloria! ¡Sois oscuros Sin la Santa Cruz! ¡Qué espanto! ¡Ya os enseñaremos!. Da. ¡Dios tenemos! Sólo nos irrita un tanto Vuestra s a k 1 i a... Si hacéis migas con nosotros.... ¡Hurta! ¡Atraca. mercar O a la baraja jugarnos Gente.

Dios nos libre de lo hurtado. cumplirnos la ley!. capillas e iconos. mas vuestros montes Nos tendréis que dar. Por el robo.. ¡Para si lo que no saben Ni hijos. A construir una cárcel. Aprendimos y queremos Que otros también sepan.. guerra y sangre. ni esposa! ¿Por quién te crucificaron. hijo de Dios? ¿Por los buenos? ¿Por qué tú Llevas la razón? ¿O por qué siga el escarnio? Y así se quedó. A los bastardos moneda.. Te ruegan. Templos. A forjar los grillos. después te ofrecen Del incendio el manto hurtado. Cristo. A todo os enseñaremos Si sabéis rendiros. A todo. Humo de mirra y candelas. Y ante tu imagen sagrada Inclinaciones eternas. ¡La ley. Lo demás ya os lo tomamos: El campo y el mar. A llevarlos y a trenzar Látigos muy finos. 95 .. hipócritas De Dios detestados! ¡Del hermano la pelleja Amáis y no el alma! Y chupáis según la ley: A la hija galas. La que corre del hermano. A la esposa joyas. ¿Por apostólicas reglas Amáis al hermano? ¡Vanilocuentes. Alumbramos la verdad A criaturas ciegas.

Los túmulos viejos de la estepa otea. Y de mi prisión. Tú les darás buen amparo. apurar moscovita copa.. Jacobo del alma.. Ve con los cosacos. Mientras tanto mis cantares.Y a ti te embarcaron. 18 de noviembre de 1845 Pereyáslav . los túmulos. Del mar. Mi cruel desdicha Iré sembrando. derramar hicieron Tanta sangre justa.. Por su cruel tirano.. que crezcan Contra las ventiscas. De Moscú el veneno Te tocó. espérame en la estepa. vuela a las orillas A llorar con ellos lágrimas antiguas. mi buen amigo! ¡Luz de mi memoria! Que tu alma se alce por Ucrania entera. El suave viento ucraniano Te traerá en rocío Mis cantares como lágrimas Fraternas. Querido. Leerás a solas. la estepa. Mi buen compañero. mas no por Ucrania. De mí harás memoria. ¡Oh.

. el bueno Por el malo vengo. Dios. Si escatimas. Vagando por el mundo voy Sin lágrimas. Haz que viva con el alma. ¿Dónde estás. Y dormirse para siempre Sin dejar ni huella. * * * Los días pasan y las noches Y el verano ya pasó. el bueno Por el malo vengo! 21 de diciembre de 1845 Viunischa 95 . La mente duerme. maldigo el mundo ¡Y que se inflame! Son pesadas las cadenas. No permitas ir dormido Con el alma ausente Y como un tronco repodrido Ir rodando inerte.. destino mío? Yo ninguno tengo. Pero aun es más pesado Dormir siendo libre. Susurran las hojas marchitas. destino mío? ¡Yo ninguno tengo! ¡Si escatimas. Es como estar con vida Y estar sin ella. sin risa estoy. ¿Dónde estás. Y duerme todo y quien sabrá Si vivo aun o muero ya. el corazón... Que a la gente ame Y si no. Dios. La muerte esclava es horrible.

Que sus campos espaciosos. hasta entonces Sin Dios yo estaré. se oiga como Brama el río y gime. sus declives. Enterradme y levantaos. Cuando al mar se irá de Ucrania La enemiga sangre Sólo entonces dejaré Los montes. En un túmulo estepario De mi Ucrania linda. campos. No olvidéis recordarme Con palabra buena. 25 de diciembre de 1845 Pereyásiav . libre y nueva. Y a mí en la familia Grande. Y con sangre enemiga Rociad la libertad. Se divisen. TESTAMENTO Cuando muera enterradme Sobre una colina. Las cadenas destrozad. valles Y hacia el mismo Dios iré yo Y allí le rezaré Y si no. El Dniepr.

Esclavo nací entre extraños. Sin que me lloren los míos Moriré. Ni le dirá: “Reza. nadie hará memoria En nuestra Ucrania gloriosa. Por doquier te buscó ella Y. mi cautiverio. Quedó vacío . perdida la esperanza. no en mi propia. gente malvada Va a arruinarla en la modorra Y despertarla entre llamas. Eso no me importa nada. No contará al hijo el padre Mis penas. que me olviden Entre fas nieves lejanas. [Ay. Se murió. Y abandonaste tu casa. En la nuestra. llorando. a Ucrania. Él sufrió por nuestro pueblo”. Sólo me importa una cosa: Que. eso sí que me importa! [Entre el 17 de abril y 19 de mayo de 1847 San PetersburgoJ IV “No dejes sola a tu madre”. hijo. Confieso que no me importa Si rezará o no el buen hijo. Y todo se irá conmigo. Si me olvidan. EN UNA CASAMATA III Confieso que no me importa Volver. esclavo. De mí. algún día. a Ucrania.

. [Entre el 17 de abril y 19 de mayo de 1847 San Petersburgoj VII A N.El sitio donde jugabas. balan. .. A quién colmas de alegría Y a quién has brindado tu alma. KOST OMARO V 87 Jugando. ¡Vete a saber por dónde andas! En qué tierras has caído. Chillan buhos y cornejas. ¿Te los llevaste contigo? La fuente de la quebrada Se perdió. Por qué tierras tan lejanas. se secó el sauce. Ruego al Señor que las penas No entren en tu nueva casa. La senda por la que andabas Está sembrada de espinos. Los pájaros ya no cantan. El bosque se quedó triste. Por el huerto abandonado. Poniendo en vilo a las almas. Anda el perro por el mundo. Falta en casa una ventana. La brusela que plantaste Y que también te llamaba. No sé por qué me figuro Que nadas en la abundancia Y no sientes pena alguna Por la abandonada casa. el sol se escondía Entre las nubes de mayo. El estanque está sin agua. Para que a Dios y a tu madre No los condenes por nada. Se pierde entre la maleza. En las celdas obsequiaban Con té humilde a los forzados. Las ovejas pacen.

. La hija sirve la cena.. Acuesta a sus pequeñuelos 9ü .. Ya me iba acostumbrando. andando. Cantan las mozas holgadas. No recordaba mis penas Ni lo sangriento y amargo De mis lágrimas vertidas Sobre la humedad del campo Sin que saliera una hierba. Negra. Bajo la luz de una estrella. El ruiseñor no la deja. hasta a las puertas con llave Y a los barrotes cruzados De mi maldita ventana. y se calla. ¿Para qué seguir. vi a tu madre Como de la cruz. Y no dejo de alabarlo Porque no tengo con quién Compartir cadena y llanto! 1847.. de pronto. Gruñe la madre. hermano? ¡Y empecé a alabar a Dios. Vuelven del campo los hombres. Recordaba el hogar patrio. al pie de la ¡ata. ¿N9 se murieron mis padres. más que nuestra tierra. La madre. Mas. Se cena junto a la ¡ata. 19 de m ayo [S a n P eter& b u rg ol VIII Guindalera de la jata Con zumbido de abejones. Pues de quién me separaron? Sentí un dolor en el pecho: Nadie me habrá recordado. Sus madres la cena ponen. Yo.Los centinelas de azul Turnábanse como antaño.

Sólo se oye a las muchachas Y al ruiseñor. Aquel mísero destino Como a Dios se implora. Me oprime el alma al pensar Que puedo morir cautivo. Pero vivía en el campo. en cambio. Y se duerme junto a ellos. Que no volveré a mi Ucrania A amar al pueblo y a Cristo. a lo lejos. [Entre el 19 y 30 de mayo de 1847 San Petersburgo] 100 . Aunque el campo no era mío. Maldigo mi raciocinio Y al que nos hundió en la charca La libertad que perdimos. Ahora imploro aquella suerte. [Entre el 19 v 30 de mayo de 1847 San Petersburgo] X Es penoso el cautiverio — Y libre yo nunca he sido.

. *** Pan — señor. No dejé de ver a mi Ana. pero el pan ***. me inclino. yo insistí: Voy con la madre a la casa Del pan . a los soldados les rapaban la cabeza. Él no quiere saber nada. extensa. Que es muy niña — dice — y manda Que espere yo algunos años. Un día me dieron caza. verás. Me llevaron a Kaluga * Y me raparon las lanas ** SEGUNDA VOZ Mi caso es triste. PRIMERA VOZ ¡Aquello era hembra. Tras la puerta están conversando De sus vidas los centinelas. * No puedo conciliar el sueño. le ruego. Yo mismo abracé las armas. espero a que amanezca. Y es como el mar la noche. ** En el antiguo ejército zarista. Me muevo. * Kaluga — ciudad de la Rusia europea. terrateniente. Nos pide quinientos rublos. Pasó el año. encantada Nos bendice. 101 .. Mas no voy a contar mis penas A las cuatro paredes sórdidas. Quise a una moza del puebla Su madre-viuda. Dios mío! ¡Y qué dineros me daba! El señor era un cuitado. El calabozo oprime el alma.

Quemar la señorial casa O morir. * Ir a Siberia significaba ir al presidio. hoy recuerdo con vértigo.— Encuentro sola a la vieja Tendida en la estufa.. Ya de noche Vuelvo a la aldea. Al fin... Tambaleándome a ciegas Salí empuñando la faca Hacia la casa del dueño. Dejé a mis padres en lágrimas. ¡Ves lo que pasa! Me vine a servir aquí.. ¡Aquella vieja se muere. me cuenta el vecino Lo que con ella pasara: “¿Es que tú no lo sabías? A Siberia. Quise. despierto Al vecino. ¿De dónde saco esa suma? ¿Hay quién se atreva a prestármela? Partí a bregar a otras tierras. Ni huellas Quedan de mi enamorada. pálida. desdichada. Murió la anciana. al canalla Le destinaron aquí Del ejército. Por la costa del mar Negro.. dos años hasta Que conseguí aquella suma Y a mi Anita le comprara Mi regalo... calla! Voy por el pope. Dios no lo quiso.. No me identifica. Se ríe de nuestras lágrimas. Lo habían llevado a Kíev A estudiar.. Sentí fuego en la garganta. a su / ata . 102 . Se fue * porque el señorito Le hizo un crío que ahogara Ella en el pozo del patio”. Por el Don. Pero verás.... ¡Dónde no puse mis plantas!.. El señorito no estaba. el pope tarda..

Pobres. desdichados. Ambos pegaron la hebra.. sueños míos. Juntos lloraremos.. Leves palomitas mías A estar en la estepa Junto con los kirguises 3 8 pobres. [Segundo semestre de 1847 Fortaleza de Orsk] 103 .. Míseros son . Al alba. los malvados No me dejaron dormir. Con vocablos tiernos Hablaré como a los niños. [Entre el 19 y 30 de mayo de 1847 San Petersburgo] * Sueños míos. Vengan pensamientos míos. Ünico consuelo Por lo menos en desgracia No me dejen solo. entre sueños vi Señoritos.. Vengan desde los declives De mi ancho Dniepr. PRIMERA VOZ ¿A qué aguardas? ¡Véte y cárgatelo ahora! SEGUNDA VOZ ¿Para qué? Dios no lo manda. El me ayudará a olvidar: Todo en este mundo pasa. pero libres Y al Señor rezando.

Lucero mío! ¡Sobre los montes álzate! Hablemos despacito. por fin. mañana. Se extingue el sol detrás del monte. Florece ya en el valle. Cómo. dentro de un túmulo. Háblame de la gente. quién no la conoce? ¡Yo... temprano. Lo que yo se. único amigo mío! Ve a saber lo que pasa allá en Ucrania. ya. no es preciso. dilo. Cómo el alto chopo extendió Sus ramas en prodigio... LA PRINCESA Poema ¡Lucero de la noche. Cómo el agua del Dniéper La bebe el arcoíris. bien que la conozco! ¡Mi lucero. hoy quiero referírtelo. Aunque estoy prisionero. ¡Un poblado. por la noche.. ¡El poblado! ¡Se acabaron ya las penas!. Dime cómo. dímelo. A Dios has de contárselo despacio. No dormiré esta noche. se diría 104 .. Con su brillo. Dime cómo la hierba del sueño. ¿Quién. Tú. Cómo se inclinó el sauce Sobre las aguas y dime asimismo Cómo sobre ellas extendió La enramada que en su verde enredijo Está meciendo. dímelo... de nuestra Ucrania! ¡Un pascual huevo pintado.. Cómo en el bosque gritan las cornejas (Presentirán algo maligno). despacito. en el campo Pasa sus noches el vampiro. Pero no. está acunando ^ No bautizados niños.

una laguna caudalosa.— Zambullido en su pequeña y verde algaba—. el mismo Dios. bosques y bosques y más valles. De beber continuamente se les daba. en los palacios. el señor príncipe Marcha. en el estío. los juerguistas vociferan: 105 . No eran viejos y vivían a sus anchas En la paz y en la fortuna. Sin cesar. En la muy verde ribera. Día tras otro. Igual cuadro habrá mañana. Se solazan. una ruzafa. y molinos ruidosos. Chopos. todos. a primera vista. sus mansiones bien holgadas. Tiene Dios. del poblado la ancha franja. nadie pueda hallar la traza! A este plácido poblado llegó un día. Sobre el monte. Con sus huertos florecientes! Reverbera la blancura de las jatas .. buena música sonaba. Más allá.. En invierno. Días pasan. Ya hay beodos en el suelo. “Vivas” lanza. Sobre el monte. algazara. A los huéspedes. y del río A lo largo. Suena arriba. Tras el Dniéper azulean las alcarrias. i Son las ¡atas. gimen en los pueblos. De la muy hermosa Ucrania. Chopos. Van los jueces elevando a Dios plegarias. los palacios señoriales. marcha.. se divierten los señores. cubiertos de zarzales os veáis! ¡De vosotros. En el prado.. chopos en redor.. alegres. ¡Ojalá. Campesinos gimen. Con sus copas ya rizadas. Opulento era el festín. Se divierte el señor príncipe.. Alborotan. de cuando en cuando. Maravilla que nos pasma. Entretanto. De invitado en invitado. Va llenándoles las copas a los tímidos. sobre el poblado Su morada. Un desenfrenado príncipe con su princesa. vinos corrían. sauces.

Sin saber por qué se quieren con ardor hombre y mujer. Tú los días habrás vivido sin gozarla. más y más empecinada. embelesada. ahí lo tienes! ¡Te saliste con la tuya! ¡Buen provecho que te haga! ¡Morirás en el desierto tú. Cuánto eres desgraciada! Vivir bien. a su hija bienamada. Pero Dios no sabe nada O lo sabe Y se lo calla. Ya la madre le dio todo. beldad tú nos regalas 106 .. hija. un buen vivir con buenas obras Que de Dios son alabanza. viva nuestro principe. Admiradas. aunque nada le faltara. reza ante tu imagen Cual se reza ante la imagen de una santa. Por tu culpa. ella soñaba Con la entrega más cabal. querida! Tal como una campanilla de las nieves. con él. con darse toda. ella quería vivir mucho. razón. joven. Por el príncipe. Una hora por lo menos. En su alcoba. le arrebata. Por lo menos. ^ ¿Voluntad de Dios? ¡Dios mío! Voluntad. El hermano de los pobres no consiente Que ella salga hasta el zaguán. Sólo un año. la princesa Está encerrada.. porque mucho ama a la patria Y es hermano de los pobres!”. Para que las gentes queden. Y el patriota tan amigo De los pobres. agostada En los días de primavera. de unos ojos juveniles.“¡Viva. Con la hija. la ternera al lugareño. por tu falta: Tú. sin saber qué es regocijo. Señor.. Pero no: los ojos pardos su destino ya lo tienen Señalado: en soledad ellos se apagan. ¡Y. Sin embargo. al amor! ¡Y. ¡Ahora. ¡Hermosura mía. sólo un año tan siquiera ver el mundo! Pero nunca pudo ser.. Bien tus padres se negaban: “¿Para qué subir tan alto?”. La hermosura. bien te escapaste y te casaste. míralo.

Parecía tener a quien querer: En sus entrañas iba un niño ya. El sol volvió a brillar Y la princesa. que contemple. de puro fatigado. Dios le dé vida hasta que exista más Alegría en el mundo: Contemplar y besar A la hija única Y su primer grito escuchar. como en el yermo. En el mundo falta alegría Si el corazón no tiene a quién amar. con su hijita. era su amor. ¡Ay. Como se sabe. ¿Acaso esto no asusta? Reza y reza. A su niña cosíale camisillas de seda. de comer le iba a dar. Mas se lamentan luego: “¡Ay. mecíala. A mi joven princesa. las princesas Dan a luz y no saben más. pero. Ella. y que admire y rece hasta Que. A ese mismo corazón le pones trabas! No le dejarás que viva. niños! ¡Niños! ¡Niños! ¡Sois una gran felicidad! Secáronse las lágrimas. uno tiéndase a dormir Ese sueño que ya nunca más se acaba. Pero ¿tan sólo porque le trajiste a la vida Él te va a recordar? Ella sí. Ellas no tienen cuenta De amamantar ni de cuidar. Y era su orgullo él. que habrá de olvidarme mi Paul o mi Filat!”. desde ahora Se le comienzan a secar La hermosura y el corazón. El edén. jubiloso. luego. Cual si hubiera vuelto a nacer: Se la oía cantar. . la vida pide a Dios. mi princesa Bien a su hija la sabía criar Y al príncipe-marido borrachín 107. ¡Ah. Otra mujer parecía ya. el mundo inmenso. al rezar. Bañábala.Y también un corazón que puro es. se comienza a agostar En vano.

a su linda princesita. A diario la mamá bañábala. “no. Y la niña. Mucho gozo le viene a dar A su dichosa madre. La princesa empezó a enseñarle La palabra ‘‘mamá”... Así lo vio y se echó a llorar. No le dejaba a la cuna llegar.” La niña hermosa. a Dios le aprendió a rezar. Extática. igual. Deja maravilladas a las gentes. Cerró los ojos. Lo recordó vestido de uniforme. Crece. Y al marido borracho Como para al dolor tornar.. mamá — Semejaba decirle — No habrá que deshacer Mis prodigiosas trenzas. Y lloraba: las trenzas pronto le soltarán. de acá a allá. Va a fulminarla como un rayo. Como manzana en pomarada Crecía la niñita y empezó a balbucear. Ignoramos por qué se muere el bien. nadie pudo llegar. Por qué revive el mal. Todo el mundo IOS ... Mas no “papá”. en la ciudad. Mas ¿por qué? Nadie sabe qué pensar. Pronto. no llores. nada.. La mamá casi todas las noches las pasaba En vela. Salió en busca de curanderas De poblado en poblado. en contemplar... Como un chopo ya crece. Enferma cayó la princesa Y hasta el príncipe se hubo de inquietar. ¡Hasta en la boda de ésta dio en pensar! Con su niña sentíase muy dichosa la madre. mas poco durará La dicha de la madre: a la princesa Dios la va a castigar. acostábala. Como si algo supiera. cada día. Y le contó cuentos. ya me las cortarán. Libros de estampas Le compró en Romní. La niña Principió a asimilar Su abecedario por estampas. Y. a molestarla. Aparecieron muchas.

No existe la princesa cariñosa. tu madre te está viendo.. Rezan a Dios. son con arena sus juegos. en mucho tiempo No cambia de camisa. Andaba de cabeza: curar y más curar. Reconozca la madre a su hija única. recobra tu aspecto.. gime por toda Ucrania El castigo de Dios.. En su poblado. Se lavó.. de nuevo.. Gime.. Su palacio retumba de cantos y jaleos Mientras se mueren de hambre Las gentes en los pueblos. Púdrense las hacinas. Lávate. mas ella no conoce A su niña entre tantos arrapiezos... el pan falte. Hasta que a la infeliz en su ataúd Húbola un día que acostar. Las hierbas chupa. Para qué bendiga al Eterno Por ser tan bueno tu destino. el hambre. La música suena de nuevo. Lávate bien. Lo pasarán muy bien nuestros señores Por doquier. lo viese y no lo condenase.. Se baña en compañía de otros niños. descalza. La ayudaron.. Ya la hija única Se quedó huérfana en el pueblo.. por millares. La vistieron. el príncipe lo ve: Los siervos de la gleba mueren de hambre. a Kíev.' Y la enviaron a un colegio.. Y los señores venden el salvado A los negociantes. Cada noche. Amiguita. se regocijan De que. en París o en otra parte. ¡Se ve que su paciencia es demasiada! Ucrania está pasando años letales. 10 У . Cual hoja que ha caído de una rama. Casi hambrienta. ¿Sabe esto Dios? Seria maravilloso Que lo oyese. Mueren Las gentes. al sol se tuesta. El príncipe disfruta con sus huéspedes. Suena la música. Ella piensa que has desaparecido. un año más.

Hasta en su propia alcoba se hacinaban los huérfanos. Cada día. ¡Nada de eso! Como a la golondrina. De “madre santa” ya le daban trato.. Y amable el mundo visto desde Kíev.. Y por ella rezaba el pueblo todo. Con otros al hablar fue preguntando. reza a Dios. Su alegría perdió desde ese instante. Y. ¿Ya por fin el sol sale Sobre el pueblo expoliado? Contemplándola. Trillado y aventado. de visita en el poblado. la vida le era amable. Triste se ve. A todos vio y en casa de todos se la vio. ayudaba a cada uno Y a todos. vemos a la princesa madre: Cejinegra. Se alegra el campesino... Los envía al trabajo. ¿Triste a nativitate? ¿Por qué suspira tanto? ¿No será que ama a alguien De todo corazón? Es joven. Y he aquí que crecen los trigales. Sobrevoló el poblado. Unos judíos con dinero llegan Al poblado. que no aparece. traen. Y aquella misma noche Reúne el príncipe invitados 110 .. espera al comerciante Judío. de repente. No vio los pueblos miserables Sino al volver a casa. les vende Cereal y salvado. Las hacinas se pudren Y él bebe y goza. ojos castaños. A quienes sobreviven en la aldea.. Entretanto. Como paloma de alas azuladas. Traen de Kíev a la princesita. Muy contento está el príncipe. Si para algunos tuvo palabras caricieras. Y todos se alegraron. Y todo queda listo en una hora.

. Porque la niña duerme Y despertarla está vedado. Lenta. en el valle. en su cuarto La niña está encerrada Y mira: sobre el monte. parecen revivir Los montes. buhos. En el parque hay ruido. Lleno el cielo de luces. Grita el amo: “¡Diviértanse Mientras mi hija reposa!” Solitaria. de huéspedes: allí donde caían.. Ojos. fue una sonrisa. y se divierte con ellos en el parque. de los tejados se alzan. Ya la luna se torna grana. Lechuzas. De mirar cansada.. hay alboroto. Estridente. Y bebe. Un vaso lleno a rebosar bebía. muy en breve. ill . Camorristas entonan Licenciosas canciones. ved que alborea. Dormida estaba. Cabeza apoyada en el brazo. una plegaria. disuena La carcajada de una Mujer que está beoda. ¿El corazón Le avisará alguna desgracia? ¡A la postre. Miradla mientras os calienta Y los astros el sueño os arrebatan. Y el señor. Prorrumpe en llanto. La princesita junto a la ventana Sentada está. lo mismo da! Derramó algunas lágrimas. Por todas partes se oye Croar las ranas. Se acostó y. Sembrado estaba el parque De botellas.. lentos espectros. en la noche. Luego. Después. No habrá en la casa escándalos. la luna anaranjada Ya sale de las nubes. de pie. Allí quedaban. los robles se separan De los bosques.

Pasa el tiempo. puertas abría Y se metió en la cama De su hija.. mata la víbora! ¡Mátala! ¡Dios perdonará! ¡El puñal coge y a la Cenci3 9 imita! ¡Ella no teme al cielo.. Ni una palabra ni una voz se alzaban.. Sin un suspiro. Se agolparon las gentes. Mudo todo quedó Y en esta hora tranquila Empezó a arder la paja en el granero. Ya las estrellas extinguidas.. Princesita sin ventura Y flor que tronchada está. Después de un grito. En la mansión se oyeron lloros Y a los buhos se oyó. Es hondo el sueño de la princesita.. Las cosas andaban mal Y al príncipe abandonaron Sin una palabra hablar.... Roncaban en el parque los juerguistas. Después que a su padre acuchilla! Mas no se despierta la doncella. Nosotros Así le hemos de dejar. ¡Virgen. los pecados 112 . despierta. Luego. Consumar deja grandes ignominias. mucha gritería.. A ti no te abandonará La desdicha desde ahora Y para siempre jamás.. nada se oía. En silencio está todo. se calla. ¡Asquerosa víbora* ¿Adonde vas? ¡Piénsalo bien! ¡Nada! Llaves sacó. Despertáronse los huéspedes. virgen! ¡Va a morderte. Y Dios.. Y andando sin tropiezos Fue a la alcoba... contemplando Cómo el humo a los cielos ascendía. Atroz destino en el mundo El que te vino a tocar: Los pecados.. Así le dejará Dios. que todo ve.

La vida así terminar. ¿En dónde se habrá ocultado? A Kíev fue a profesar. Cuando a Dios quieren rezar. . ¡Los pecados de tu padre! Tú no la has de abandonar. Negros los muros están Del palacio. Y. Ni en exilio ni en desierto. Por doquier la alcanzarás Si nunca tú la abandonas. Mas ella no volverá. En él. Con su virginal belleza. Aunque no saben de dónde. Fama de santa gozar Entre pecadores. luego. hasta Que ya la abrume la edad. el príncipe No se levantará más. Muy triste se halla el poblado. en un monasterio. Le piden que la princesa Pueda al poblado tornar. Y si de ella en el sepulcro No te has de separar. Nacer y vivir. no tiene Quien lo cuide en su infernal Palacio. Nadie vio ni oyó por dónde Desapareció: jamás... Viejo pecador. Tú mismo la enterrarás. destino bellaco. Nadie acude a visitarle. Se hizo monja de clausura. Creyeron que en el incendio La muerte la fue a encontrar. Enfermo. nunca el mal. y amar. Los campesinos. Destino bellaco. Nadie le viene a ayudar.Más horrendos expiar. siempre Hacer el bien.

[Segundo semestre de 1847 Fortaleza de Orskl * Chiguirín — antigua ciudad ucraniana (hoy centro administra­ tivo en la región de Cherkasy) En 1648—1654 fue residencia de Bogdán Jmelnitski... Se murió. al costado. . Allí. Enferma se había sentido Ya tres semanas atrás. es su tumba. Todavía sin cruz está. Pasó Allí la noche. ¡Por dónde No anduvo!. ¡Cuánto lugar Sagrado ella vio!. Esto le oí yo contar: — Del otro lado del Dniéper. Del pantano al matorral.. Tostada del sol la faz. no más. relevante estadista y militar... Y. A Chiguirín * fui a parar Una vez. A una monja muy anciana. Muy esbelta era. Caminando por Ucrania. Pues entregó a Dios el alma En temprana mocedad.. Logró al cenobio llegar Una princesa. al monasterio. morena. Tras las arenas está Escondido.. que enca­ bezó la lucha del pueblo ucraniano contra la Polonia feudal. Aquí se vino a acabar. solitario. Aún a la hermana Xenia Y a mí nos pudo contar Todo.. la pobre.

Yo. Y el pensamiento vive en su mundo. se enturbia el monte. Tendría yo unos trece años Y pastoreaba corderos. y corderos. Llega el descanso: se alegra el hombre. ¿Y no te miran sus castaños ojos? ¿Qué no te miran? ¿Te han olvidado? Si se olvidaron. 115 .. Creíme que sonreían Cielo y aldea. en silencio Me puse a rezar a Dios Con un placer. Un astro fulge en el firmamento: Sobre mi Ucrania estarás brillando.. Yo. El entorno Antojábaseme edénico. que no despierten. entre jaras.. Calentaba suave y tierno. A merendar me llamaron. Negros el huerto y el campo. Asi no evocan mi negra suerte. Que el sol aquel no quemaba.. El sol se oculta. O es que yo estaba contento Sin saber por qué. Tiendo hacia Ucrania mi libre vuelo. y mirando sufro. miro. solo. Dándole al alma dulce sosiego. el monte. [Segundo semestre de 1847 Fortaleza de Orsk] A N. Sería por aquel sol..N. Callan las aves. un consuelo Que jamás sintiera en mí. reposa el campo. A N. Me florecía en el pecho.N..

Una moza. Alegres.. Oyó que lloraba. [Segundo semestre de 1847 Fortaleza de Orsk] . Miré después el ganado — ¡No eran míos los corderos! Al fin. al recuerdo. Juntos a abrevar llevamos Mis corderillos ajenos. ¡Ñoñez! Mas siente nostalgia Mi corazón.. y presto Acudió a tranquilizarme. El cielo azul del Señor. Pero toda su ternura Fue perdiéndola en su ascenso: Se puso al rojo y quemó El edén de mis ensueños. Mis lágrimas enjugó. Y en la cara sentí un beso. quise ver mi hogar — ¡No tenía hogar paterno! Me sentí desamparado Y triste. Que a la vera del sendero Cogía cáñamo. viome... observé: La aldea estaba de negro. risueños. También oscuro y siniestro. Pues por voluntad de Dios Perdí el edén de mis sueños.. briosos. Me eché a llorar. No me tendrían por lelo Ni hoy maldiciendo estaría Al Señor y al mundo entero!.. De nuevo el sol alumbraba Y el bosque. ¡Labraría aquellos campos. Me acarició con esmero. el campo y el huerto Parecióme que eran míos. y mísero a un tiempo. Incorpóreme.

.... ¡Mis pensamientos! ¡Oh.. patria querida! Haz lo que quieras con este humilde. en vano.. ¿Qué puedo darte por tus caricias? ¿Unas canciones? Ya te cantaron Otros cantores mejor que yo. ¡No me arrepiento!.. Su Volyn ** santa evocó * Elek (Ilek) — afluente del rio Ural. Era un triste Ucraniano fugitivo.......... lo pienso y sufro: Locas cabezas caen de los hombros Por ver la gloria.N. 117 .. Pero yo... sin distinción. Ellos pagaron. Y en vano todo.. mísero..... yo.. ¡Mi pobre Ucrania...... ¡Oh. A N. ** Volyn — Volinia.. hasta el infierno Iré en pos tuyo . a Sócrates...... mis penas sufro. Me martirizo.. Tú acariciaste A Nerón fiero y a Sardanápalo 40. Nos sentamos en la hierba Y a conversar nos pusimos. A Caín monstruo y a Cristo.. región geográfica e histórica al noroeste de Ucrania. Como a una amiga amo a mi Ucrania. gloria adversa! Por ti. Y se pelean como los perros! ¿Qué Gloria es ésta? ¿Qué maravilla? ¡Es la violada entre borrachos! [Segundo semestre de 1847 Fortaleza de Orsk] EL FUGITIVO Errante en tierras extrañas Yo vi 3 I anciano un domingo Por el Elek *.. gloria obscena! Tu amaste a César Y al buen heleno 41. Mas no me dejes. ¡Y hermanos son..

"La vida es larga. Y que ella. Te confieso. muy larga *— comentó el viejo. en noches de frío. ** Pañi — señora. ¡Sí. sin Dios. idos. como amigo. contrito — Todo tiene en Dios su origen. 118 . mi sino fue maldito! La pañi ** de aquel poblado Me admitió de criadito Para que yo cada día Divirtiera a sus dos hijos. Mientras en la jata viva La esperanza. ha discurrido Por el Ikvá * no poca agua. Caliente muros y techo. todo limpio Por las lágrimas vertidas. El viejo se echó a llorar. ¡que su nido Tenga allí! Nunca la expulses. A su orilla. De ningún hombre me quejo Y nada a nadie le pido. Y cada hombre supino Nada hará solo. Tenían ellos mi edad • Ikvá — río en la región de Volinia. terrateniente. un pueblecito Había. Mi desventurado sino. Que los ojos revejidos Derramen lágrimas jóvenes. Que el corazón. Acosado y perseguido”. Moriré en extrañas tierras. "Muchas cosas ya no existen — Dijo el viejo—. Y sus años mozos. Allí crecí yo. Al patrio solar querido”. Que en vano trunqué mi vida. Fue para infortunio mío Y para perdición mía. Yo le dije: "Hermano mío. Como leve pajarillo Vuele a la tierra natal.

Arar duro y sin respiro. digo. Desdichado huerfanito. 119 . Una criada había entonces En la casa del vecino. Dios mío! ¡Ay. Vivir nuestro amor tranquilos. Los años pasan. Dios mío. Crecieron como cachorros. A la señora le pido Que me libere. ¡Desgracia la mía! Era ella un capullito. Pensé unir nuestros destinos. Ella envió sus dos hijos Para servir en la Guardia. Tampoco me lo permite.Y crecieron señoritos. A los dos señoritingos La escritura les enseñan Y yo con los dos escribo. Ya mordían de lo lindo A otros muchachos y a mí. Casarme con la mozuela.. Saber implorar a Dios. Y yo. Yo no tenía otro camino Que el de empuñar el arado. Se niega. Sin tiempo para adorarla. Amarga vida me advino. desvalido niño? Yo les salía más barato Que les salían sus perritos. Una tierna criatura. ‘Iré de soldado’. El aprender la escritura Me costó llantos. Tras el arado iba yo. Tal es la suerte del pobre Y es del esclavo el destino.. ¡Ay. No soy quién para juzgarte Ni oponerme a tu albedrío! Para mi infelicidad Crecía aquel pimpollito. ¿Cómo iban a enseñarme A mí. yo crezco. suplicios.

En espera de sus bodas Van de juerga y de bullicio. ¡Pues no faltaría más!. Pasa un año rapidísimo.A Dios у a los hombres quise Demostrarles mi cariño. Escogen a las mocitas Como en corral de novillas. Todo lo dejé y me fui. ¡Para eso son mozos ricos! Boda también esperábamos Algunos. Y vuelven ya prometidos. Me fui en busca de otro oficio. El vertió nuestra cerveza En tierra. basta ya. Pero resultó. El mundo no ha conocido Dos parejas tan gallardas. buen amigo. Ella se fue y no la he visto Jamás. Me coloco de escribiente. Recordarlo no es del caso. Compramos Prendas para bien vestirnos. él asimismo Quitó la honra a mi amada Y. Vuelven los dos señoritos Al año siguiente justo.. Sucedió que nuestra pañi Un viejo truhán lascivo Tenía de mayordomo. Así transcurre otro año. Él nos robó los vestidos.. ¡Qué música y regocijos! Fuéronse de la capilla .. el plantío. Llegó el Domingo De Pascua y en la capilla De su propio domicilio Los dos liajes casáronse. Con buenos mozos alterno Y con todos fraternizo.. Preparamos la cerveza Y bebería no pudimos. Yo dejé la jata... Dejé el arado.

Libres allí descansábamos Y libres nos divertíamos. simplemente. O sobre un caballo pío Amarraba a una polaca Desnuda. gritos: A todo me acostumbré. Iba creciendo a diario. De escondrijo en escondrijo! Para dejar de sufrir Pensé allí en el suicidio Y me hubiera degollado. Nosotros Fuimos buscando escondrijo Nos sirvió de ¡ata verde Un bosque espeso y bravio. Buena degollina hicimos. amigo. Hincaba en la lanza a un niño. Cien sumaban ya los míos. Por degollar. Allí. Tres años llevé cuchillos Como carnicero ebrio. Entonces hubo de todo Y al fin todo me dio hastío. Luego lo asaba en la lumbre. de cuerpo lindo. Sin compasión y sin odio. Las estepas. 121 . Y soltaba en plena estepa El corcel a su albedrío.Los cónyuges a sus nidos. incendios. las barrancas Que nos daban buen abrigo. ¡Dura vida. También de / ata servían Las praderas y los ríos. Llantos. Mas a ellos y a su séquito Al encuentro les salimos Y sin compasión alguna Los pasamos a cuchillo. Corría sangre de cerdo. La familia aquella. sangre. Ni uno se salvó. en el cieno. Nombráronme cabecilla. tumbados Quedaron como cerditos. Roto quedé. Sangre de los panes ricos.

Amanecía. Si un día. Dios querido. Después sentí gran alivio. A matarme decidido. Yo también me atrevería A cantar a los que reinan. Dios mío.Mas un milagro divino Me salvó a mí. Y a Kíev Viendo estoy. Tal como en el cielo mismo. miserable. Miré en torno y. Nos visitaras aquí E igual que antaño en tu vena Alzaras la voz divina En oda pomposa y trémula. . Desapareció mi pena Y me creí renacido. [Primer semestre de 1848 Fortaleza de Orsk] ZARES Hermana del dios Apolo. a decir la verdad. Qué maravilloso eres! Hasta el mediodía. como hablando Con el propio Jesucristo. Llorando sin pausa estuve. Estupefacto me quedo. A presentarme sumiso Al tribunal de los hombres Y esperar su humano juicio”. por lo que fuera. ¡qué prodigio! Sacros templos. Salía con el cuchillo. Porque. de fijo. Refulgían. De Kíev tomé el camino: Más que a rezar a los santos. Como pendiendo del cielo. santiguándome. Suenan de Kíev las campanas. a Kíev bendito. ¡O. Por el bosque de Brovarí42.

Saquemos a relucir A cuantos corona ostentan. Ya estoy harto y me revientan Los rústicos labradores Con sus gruñidos y quejas.. Toda puerta cerrada está. si me enseñas A desplumar a esos pavos. Y maldicen al profeta. Y alce su vista cansada. A David 4 4 el cabecilla. y arremete. Protegidas las reliquias. grandes y pueblo. A los ungidos de Dios. Parece Que en la ciudad protegida por Dios Campea la peste. tal vez me atreva Con mis manos a tomar Las ungidas cabelleras. Cerradas en las alcobas Lloran en su desconsuelo Las cejimorenas viudas Atisbando a sus pequeños. Salen al campo resueltos A combatir y convierten A sus pequeños en huérfanos. Pero es otra y más dura la desgracia: Israel está en guerra. Al zar odiado y siniestro. Pero el Parnaso 4 3 abandone Por una llora aunque sea. Y que los vea hasta el ciego. Entonces. 123 . mi consejera! I Hoy en Jerusalén no se ve un alma.. Sólo una vez aunque sea. Con armonía y destreza. Si me ayudas. ¡Vamos. Quisiera darles la lata A coronadas cabezas. pues. Sacan fuerzas de flaqueza Príncipes. Aunque sea una vez sola.

Bajo la sombra y el céfiro.’* Los esclavos Sirven a David la cena Y el licor. Ante el monarca y profeta. Ella. Hablando de sí mismo dice ufano: “Yo. ya dispuesta. Espuma sus blancos pechos Muy despacio y con delirio.. Y para encubrir la afrenta. Anda vestido de púrpura Y tiene los ojos puestos. nosotros. Betsabé 46 se está bañando Cual Eva en el paraíso. la amiga y esclava De Urías. Le engañará como a un niño. Y Betsabé se presenta. Entró la noche ya.. Se acuesta con él. ¡ordenaremos! ¡Yo soy el zar de este pueblo! ¡Yo soy el Dios en mis tierras! ¡Yo soy todo!. Come. A su Betsabé le roba. El se pasea altanero. Que el zar roba de su hacienda No el oro. aquel bendito.. Y a su dueño.. sin reparos. bebe del licor Con el zar. Las manos en la cintura. ¿Y Urías? Aquel duerme y no sospecha Lo que ocurre a sus espaldas. David.. donde. Como por casualidad. Sino el bien que más aprecia. Y dice el zar: “Que hoy en mi aposento vea A la esclava más hermosa”. 124 . por los salones del palacio. Como el gato en el tocino. y. . mas solloza en sueños. Jerusalén Sin paz descansa. En el recinto del huerto Del vecino Urías 45.. Por las cámaras de cedro... Se pasea frenético y soberbio. ni la plata.

Sano y fuerte como un buey No se levanta del lecho. mi cielo! ¡Mi criatura más bella! ¡Sin ti no veré el lucero! ¡Sin ti yo me moriré!”. y tranquilo. Mas de otra casta. Thámar. Su agraciado primogénito Está enfermo y guarda cama. “¡Sin ti no podré vivir Ni un solo día.David le mata. Thámar ya tiene Para su hermano el remedio. Corre a visitar al hijo. II El santo profeta y zar No era pío por exceso. Viejo cuento. Y de nuevo alegre y ebrio Con su esclava se festeja. Ordena a mi hermana Thámar Que me prepare un frisuelo Y me lo sirva ella misma. Él se desgarra la túnica. Y un hijo. Éste. por dentro ríe.. Al alba. Y le dice. David llora y en su duelo. trémulo. Suspira.. Amnón La prende muy violento Y se la lleva a la cama . Después al pueblo congrega: Una lágrima. Y los santos tienen hijos. eso es cierto. y gimiendo. Tenía una hija. unos salmos De Nathán 47. Pruébolo y sano al momento”. en su alcoba de cedro. Amnón. su hijo mimado. al padre lelo. Le sirve ella misma. Amnón. viejo profeta. Que a la hermana quiere ver: “Mi adorado padre y dueño. Y renqueando. Se echa la ceniza.

Dios y pueblo Te han de maldecir! — En vano. Mientras las otras. hermano. Él los labios se relame. ¿a dónde? ¡Piensa que a ti. Al carcamal le calientan Con multitudes de mantos. sabedlo. eres pérfido! ¡Mi único hermano! ¡Yo! ¡Yo! ¡Qué soy tu hermana! ¡¿Estás ciego?! ¿Adonde iré con la fama Y el pecado manifiesto? Con tanta vergüenza. Ésta. en forcejeo Grita: — ¡Ten piedad de mí! ¡Amnón. A él se le cae la baba Y tiende ansioso los brazos Hacia la Samaritana 48. No tiene quien la iguale. Con su fragante hermosura A su zar da calor. Entre las demás doncellas. Aunque sudan los esclavos. Pues así viven los príncipes. Thámar llora. para su castigo. Abandonan el palacio. III Los años pasan veloces Y David ya es viejo y cano. Cómo dio calor aquella. 126 . Estos que son muy ladinos. Es el lirio del valle. Mas no le dan el calor. desnudas Juegan en el salón. Luego. Ellas logran calentarlo Con su sangre joven. (Que conocen bien al gato) Para calentarle escogen De doncellas todo un ramo Y al vejete se lo llevan. Thámar lloró y dijo aquello. Niños del mundo.

Una densa polvareda. de pronto. viejos Y Rogvolod.. Todos corren: niños. Todo en oro. esclavos y pueblo. Pero es el uro-búfalo de Kíev Que hacia Rognida. y Rognida Con sus amigas y el pueblo Por ver al novio que llega. IV Rogvolod el viejo príncipe 49 Por el patio se pasea. Rognida les hace ofrenda De fuego aromatizado Con incienso que ella echa.. Al príncipe de Lituania Que viene de aquellas tierras. asunto concluido. todo en fiesta. capital del principado de Pólotsk.” Por Pólotsk * se alza. * Pólotsk — antigua ciudad rusa. yo sólo digo Que calentábase el zar Y.. aunque nadie le conoce!. ¡Si fuera el príncipe lituano que esperan Con amor. No sé.. A los dioses Leí y Lado 51. poseído. es Vladímir52 el príncipe. Las doncellas cual valquirias Con sus danzas la rodean Cantando: “A adornar la alcoba Estamos dispuestas Para que los huéspedes Se admiren de verla. 127 . Huestes. El príncipe espera al novio De su hija Rognida 50. corre Como un jabalí.

Entonces. La desflora A la inocente Rognida Para luego abandonarla Sin piedad de que se pierda Desamparada. allí hay gente sana. ¿qué quieres que haga Con esa basura? Dime. semestre de 1848 . Viviremos allí amándola. Y a Dios daremos las gracias. Pondremos libreas caras Y amaremos a los zares. No nos engañemos. Y si me pagan por ello Te haré el regalo de pascua. Acercarte a él. Te sientes cual papanatas.Llegan. Nos metemos a lacayos. sabia. vámonos Al campo. Y se lleva la princesa A sus feudos. sábelo bien. ¡Gastar el lápiz da lástima! Pues donde no hay libertad Jamás habrá bien que valga. Se estará bien donde hay gente. Enséñame tú y ayúdame A andar junto al trono a gatas. v ¡Que el verdugo les castigue A los verdugos monarcas! Ante un zar. Ya ven La santidad de esas bestias De coronadas cabezas. Hermana de Apolo. no sabes. Mata el príncipe Vladimir A Rogvolod en presencia Del pueblo que también cae. cercan la ciudad. Enfurecidos la incendian.

Y al recordar el placer. mi bien. exclamarías. mi dulce bien? No me reconocerías. Que yo sí me alegraría. Yo. tal vez. Perdida en la lejanía! fSegundo semestre de 1848 Kos-aral] EL PROFETA Amando a su gente leal Como a un niño ideal Dios les envió a un profeta Para anunciar su caridad Y proclamar la fiel verdad.vos! . maligna La santa gloria divina La deshonró... ¡Ilusión sin luz.. sin fe. “Fue un sueño que yo soñé” Tú. Pero la gente es ruin. le seguía a él. Pero te juro. Las amarguras de ayer. ¿Te asustarás. Si nos volvemos a ver? ¿Qué palabras me dirías Entonces. ¡y a otros dioses Ofrendas dio! se profanaron Y al santo hombre. La triste juventud mía. prenda mía. Lloraba.. de gozo lloraría Porque de verdad no fue Todo lo que yo creía.. ¡ay de. ¡Como del Dniepr la corriente Fluían las palabras de él Cayendo en el corazón latente! Con invisible fuego aquel Heladas almas encendieron. La gente amaba al profeta.

voy a preguntar? [Segundo semestre de 1848 Kos-aral] * * * La ¡ata de Caterina. pues. Allá en la penumbra del mar Sin viento se dobla el juncal Cual ebrio. Una vez los zaporogos A visitarla acudieron. Profundas cárceles cavar. ¿A quién.... el tercero Un hombrón viudo y afable Llamado Jván Yaroshenko. de la estepa. [Segundo semestre de 1848. Kos-aral]— el 18 de diciembre de 1859 fSan Petersburgo] * * * El cielo está turbio. Fue hermosa y rica en su tiempo. ¡Dios mío! Quiero que me digan Si ha de ser largo mi suplicio Abierto al aire. 130 . Apenas viva. Y con razón.. No quiere decir la verdad. cruel y brusco! Y en vez de un profeta justo.. Junto a este mar tan miserable Purgando penas incontables. mas inicuo. iEl hombre es torvo. Eran tres: Semén Descalzo. las olas dormitan. Dios ordenó poner a un zar. Dios. Iván Desnudo. con coraje Cuan a las fieras más salvajes Cadenas ordenó forjar. Calla la hierba áspera y seca. En plazas piedras arrojaron.

El tercero. Juro a Dios que estoy dispuesto A hacer todo en este mundo Por esta moza del pueblo”. Sal a abrazar a tu hermano”. Amanece. a quien lo libre. Toda mi fuerza le diera A la Catria por un beso” El tercero dice: “Chicos. a rescatar De Catria al hermano preso. Que él habrá de ser mi dueño”. Se levantaron los tres Y en sus caballos partieron Hacia el sur.“Recorrimos la Polonia Y la. ¡Ay! si yo fuera opulento Le daría a Caterina Todo el oro por un beso” El segundo dice: “Amigos. Los dos huéspedes En el zaguán se han plantado: “Levántate. . si aún no ha muerto. A otro. Uno. Uno de ellos dice: “Hermanos. Aquel hombrón viudo. Mas. cerro a cerro. Caterina reflexiona Y respóndele al tercero: “Tengo un hermano carnal Que morirá. si es que hay tiémpo Yo prometo. Caterina. Prisionero allá en Crimea. en el fondo del Dniéper Encontró oscuro sepelio. Mas como esta Caterina No hay mujer en ningún pueblo”.Ucrania. cerca de Kozlov 53 Lo empalaron. Llamado Iván Yaroshenko Llegó hasta Bajchisaray 54 Y con audacia y esfuerzo Libró al hermano de Catria Del peor de los infiernos. afable. cosacos. Si mis manos fueran hierro.

recibió una cinta. “¡Tú has engañado!”. [Segundo semestre de 1848 Kos-aralj * • * En las fiestas sobre paja Bajo el sol jugaban Con huevos de Pascua niños. • Flores en corona. [Primer semestre de 1849 Kos-aral] . Se fueron los zaporogos . Los que se jactaban: A ésta una camisita Con bordado hicieron. Otro buenas botas.. •— Me dio de comer el pope Dijo la huerfanita. Y la cabeza de Catria Al suelo cayó rodando. — Regalóme el padre. “¡Mal destino en mala ¡ata. hermano!”. Quien de astracán la gorra. — En la falda me ha bordado Flores mi madrina. A la joven Caterina La enterraron en el campo.. que es mi amor! Te engañé”. Ésta... Y equellos dos zaporogos En la estepa se hermanaron. Vámonos al aire.. — Mi mamá me ha comprado..La muchacha que los ve Hacia atrás se va exclamando: “¡No es mi hermano. Sólo una huerfanita Nada nuevo tiene A escondidas sus manítas En las mangas mete. Soplaba el viento en el llano.

en el destierro. Año cuarto-igual destino.... y pesan. Señor. tú vives sin ganas. Por eso hay que resistir Por más que pesen. Que en silencio y con cautela Se llevan todo lo bueno Y hasta lo malo se llevan.. Me embarga la misma pena.Cuento los días. Nada el alma te consuela.. Compartiré. las noches — Y voy perdiendo la cuenta. Dios lo quiera. Empiezo en mi cautiverio La cuarta de mis libretas Que voy cosiendo con sangre Y lágrimas. su camino es largo. Las cadenas y los grillos: ¡Quién sabe. Nada piden. ¡Oh. Se van. No reces. que tu plegaria Jamás al Señor le llega. ¿Hay quien pueda En el exilio expresar Con palabras su tragedia? ¡No será que en este mundo No hay palabras entre rejas! No hay palabras y no hay lágrim Aquí en esta tierra ajena No hay nada. algún día!. puede que vuelva A ver mi Ucrania. ¡A tu alrededor Ni Dios se asoma siquiera! Nada te alegra la vista. nada dejan. Con los verdes robledales Y las oscuras praderas .. Vivir. Que lentamente se alejan! Con ellos se van los años. Pero hay que vivir y piensas Que morir sin más ni más Tampoco vale la pena.

134 . Ésta-que veo en el exilio. Se me hiela el corazón De pensar que si me entierran En el exilio. Que lleguen hasta mi Ucrania Y caigan como el rocío Cristalino sobre un alma. Volver quiero a las riberas Del Dniéper. se encaminen. Tal vez yo. déjame ver Los campos en primavera Y los cerros-sepulturas! Llévale. Puede ser que a fuerza de años Estos versos que con lágrimas Voy cosiendo. Mis lágrimas a la patria Y dile — tú ves mis penas — Que por ella estoy sufriendo. Sobre un joven corazón. Mis palabras y mis lágrimas. al asentirme. bajo esta tierra. si no me dejas. y caminar Por las sonrientes aldeas. Y aunque allí nadie me espera Porque a nadie tengo ya. Otra gente hay y no ésta. Reposaré más tranquilo Si la gente me recuerda Allí en mi Ucrania querida. haya Quien llore conmigo y rece A Dios por mí una plegaria. Y que. Allí yo a mis pensamientos Les daría rienda suelta. conmigo Enterrarán mis ideas Y me olvidarán al fin En Ucrania. ¡Mis lágrimas dale a ella. Con santa esperanza alumbra Mi alma aunque sólo sea! Porque nada podré hacer Con esta pobre cabeza. en mi tierra. ¡Dios mío.

los camposantos. Los túmulos. [Primer semestre de 1850 Orenburgo] * * • Por mí no rezaba nunca Ni ofrendas daba Madre mía. triste De hetmán 55 bravo caballero Que murió en la hoguera. En el bosque una casita Con dos álamos junto a ella Y a la sin dicha y bonita A mi Oxana. Pese a todo seguiré Cosiendo a solas mis páginas. . Mi súplica fue tan escasa. Pedí a Dios sólo una casa. Y el castigo de la cruz Tenga que aceptar mañana. y con ella Poder el monte admirar El ancho Dniepr. Puede ser. No sé para que nací yo Mejor ahogarme Que vivir como esclavo Y a Dios enfadarle. Mirar. Aunque dure mi desgracia. los declives. Los vastos y dorados campos. pensar y suponer Si hace mucho que han cavado A quien allí han enterrado Y canturrear entre los dos Una canción antigua. como sea A mi me fajaba Y cantaba: “¡Que él crezca Y que esté bien sano!” Y crecí yo a Dios gracias Pero fue en vano. De todos modos.

No escribiríais ya más elegías Ni cantaríais loas al Altísimo. Pasé mi infancia llena de amargura. Y los avaros y panzones Escupen en tu Edén. Tú. 136 . Luego habríamos bajado Y en la floresta junto al Dniepr Paseando hasta el oscurecer. a los señores ricos Jardines das en tu Edén. un edén tranquilo.. Dios. Mirar nos hacen con temor Desde la casa pobretona. Di mis primeros pasos sobre espinos Y derramé mis lágrimas primeras. No sé si Dios tendría más martirios Que los que había entonces en mi ¡ata. señoritos. No bien mirado y rezado Ya nos iríamos de allí Para cenar en nuestra casa. Les das altísimos salones. ¡Qué os importan a vosotros nuestras lágrimas! No sé por qué la llaman paraíso A una jata cercada de arbolado. Hasta que el mundo se durmiera Subiera el astro peregrino Hacia el lucero vespertino Y los campos en neblina estén. En una de ellas. Yo sólo una casita pido En este Edén donde he querido? Y sobre un bajo cerro allí Junto al Dniepr sucumbir. Señor.. Primer semestre de 1850 Í )renburgo] * * * Si supierais dónde viven las gentes Que lloran hiel y sangre.

Gané mi primer pan. Dios Soberano. Del paraíso hicimos un infierno Y anhelamos el otro. Allí me trajo. Sería para mí un rincón maldito. os llame. Y mientras me envolvía en los pañales Me cantaba o contaba sus desgracias Y sus penas. hermanas. al ver las obras Que nosotros hacemos en la tierra. también interminables. Señor.. Mas no pudo aguantar aquella suerte Perra y también marchóse de aquel valle De lágrimas.. . Todos nos esparcimos Entre los más famélicos hogares. que es quimera.. Pequeños y desnudos ganapanes.. Cosas que piensas. Hasta que los raparon. Cuando aquella casita me imagino. agua llevando De beber a un enjambre de escolares. Me estremezco. Pues sin tu voluntad. ¡Vete a saber si tú!.. ¡Ay.. mi madre al mundo. Ni siquiera rezar te permitían. Siervas seguiréis siendo hasta que un día. Situada al extremo de la aldea. En paz vivimos todos como hermanos: Y con ellos aramos nuestras tierras. en la casita aquella (O paraíso. era una cárcel. Mis hermanos ganábanlo también Bregando desde el alba hasta la tarde. el trabajo y la miseria Llevaron joven a mi pobre madre. A la tumba. allí. En aquel soto. Solo quedó mi padre con nosotros. palomitas mías celestiales! ¿Por quién os desvivís en este mundo? Siervas vinisteis a este mundo infame.. Mi jata era un infierno. Mas aquella casita. si quieren llamarle).A la que edén llamáis todos tranquilos. Ay. A buscaros la muerte venga. Al borde de un estanque manso y limpio Y que estaba a un costado de la aldea. Las regamos después con nuestras lágrimas. entre arbolado.

Yo te diría que hasta te maldice La gente miserable de mi tierra. Ve los sauces. No te creas Que todos cantan loas a tus obras Maravillosas. ¿No te estarás riendo'allá en tu reino Y con estos señores nos gobiernas? Mira: detrás del bosquecillo verde La laguna resplandece serena. pues no hay nada sagrado En este paraíso de miserias. sangre.. pregunta lo que pasa En aquel paraíso. blasfemias Contra todo. Lágrimas sólo hay. Soberano: no se oyen alabanzas. Un edén terrenal ¡tanta belleza! Mas mira bien. [Primer semestre de 1850 Orenburgol .. lavando están sus ramas. Yerras si así piensas.En el mundo no habría tanta miseria.

Estos sueños tan plebeyos Pasarán. y mi justicia para manifestarse. sin duda alguna. S. Schepkin * En recuerdo del 24 de diciembre de 1857 Favorito de musas y de gracias: Aquí llorando estoy mientras espero. Para opresores del pueblo. Capítulo 5(6). Para ver cuanto antes al poeta. y haced justicia porque cercana está mi salud para venir. Sé bien que. La corriente del Leteo56. Hace tiempo que vivo encadenado. Shev- chenko. Y servirán de parábola. Amigo querido y único. emi­ nente actor ruso. antaño siervo. Recibe estos sueños míos Con los brazos bien abiertos. Desde aquí veo el campo. Nada más veo desde mis prisiones. verso 1 A M. Estas lágrimas de fuego. NEOFITOS Poem a Así dijo Jehová: Guardad derecho. Cansado de esperar. Nuestro insigne milagrero. llegó de Moscú a Nizhni Nóvgorod el 24 de diciembre de 1857. si los aceptas. amigo íntimo de T. 139 . Isaías. Para tiranos futuros. Igual que un criminal. ¡Gracias a Dios que me deja ver tanto! * Schepkin — Schepkin Mijaíl Semiónovich (1788—1863). veo el camino Y un cuervo en una cruz del camposanto. vivo entre rejas. envío a tu alma Estos desconsolados pensamientos.

Os pregunta qué mal os hizo el santo. ¡Alegría del sufrido.. Virgen justa.. Señor. Con el hijo de Dios crucificado: De un hombre rico debe ser la tumba. rezan y mueren todavía En el mundo muchos fieles cristianos. Y mi pena. Dame la santa palabra. La elegida del Padre Soberano. Sus acólitos castrados. como un niño acunado. Todos. Por la cruz demos gracias a sus vástagos.. Miro y rezo sin apartar la vista. ¿por qué llevarlo al Gólgota Con gente de vil ralea Para allí crucificarlo? ¿Por qué calláis como piedras? Ni el Altísimo lo dice. El corazón revive. Hay una cruz dorada en el camino. Otórgame la voz nueva De la verdad pura y santa! Dame la luz y la vida De la perenne palabra. a tus santos tan justos. Se calma. a ti. entona un canto Y. la prisión se hace más ancha. Cómo la luz invisible . Yo. Madre Santa Del Hijo Santo en la tierra: Líbrame de esta desgracia. hijo de María. Le cargaron de cadenas Y una corona de espinas Pusieron en su cabeza? Y. Se lo callan sus exégetas. El Nazareno. todos lo silencian.. Para contar a los hombres Las penas y las desgracias De aquella madre que ríos Derramó de tiernas lágrimas. Contemplo aquella cruz del camposanto. hijo de infortunios y desgracias. Bendita entre las mujeres. ¿Por qué le dieron martirio.Viven.

incienso de Dios.Del hijo llevó en el alma. Al Capitolio hace ofrendas. Al Sínodo lo bendice Para que éste amparase A su hijo. la madre: ¡Es un auténtico Alcides! . De fijo nadie lo sabe. I No sucedió en nuestra tierra. Reza en sus alegres lares Y cae en otros. hijo de Venus. Mirando al hijo. Día y noche Delante de los penates Arde el fuego sacro. Rusia no existía entonces Cuando en aquellos parajes Crecía una niña bella. También reza a sus penates. Ni bajo hétmanes ni zares. aquella madre. contemplando A su hija. Goza. Lloro y te imploro: Da fuerzas a mi pobre alma Para que hable fervorosa Y sea el verbo una llama Que ablande los corazones. A Himeneo. Entonces mandaba en Roma ¿Decio57? ¿Nerón el infame? Supongamos que Nerón. Pura y santa como un ángel. ¡Madre de Dios en la tierra! Hasta la última lágrima Vertiste. Sino en la Roma pagana Ocurrieron estos males. Por fin le encontró un marido Después de buscar bastante. De los que sale ya madre. La verdad inmaculada. Revivía... extraños. Y se extienda por Ucrania El verbo.

La verdad levantóse y la palabra Que. IH En aquel mismo momento. Le dieron muerte en cruz aquellas fieras. Por la tierra aherrojada y prisionera. 142 . Ahitos ya de sangre. sin una prenda. les anuncia La nueva mejor: la buena. Por doquier la Buena Nueva. A Príapo59 están adorando Desnudos. (feliz prenda). apóstol. Heteras solicitantes. todos borrachos. esparcieron por la tierra Tus discípulos. al príncipe del cielo. Y. Y toda la canalla de Judea. El verbo y el amor y la esperanza Y la verdad sagrada y verdadera. Al borde de la Vía Apia 58. Difundiendo Pedro. Va hacia Roma la pagana. dormían los verdugos. después. De tu sangre. sobre Belén salía Aquella universal y pura estrella. Amor y verdad y bien. en el Gólgota. Trajo el hijo de Dios paz y alegría Para todos los hijos de la tierra. Dulce y noble. Junto a bandidos y villanas gentes. Como quiere beber. Te levantaste tú la noche aquella. Con una palabra tierna. entra En el bosquecillo aquel Diciendo: ¡Benditos sean! Y bendice aquella orgía. tus santos apóstoles. ll Por entonces. Alcides y las heteras Y Fauno. Pero los fariseos vocearon. Ante la imagen de Venus Ponen velones gigantes.

Y ante el apóstol Cae la sacerdotisa De Ciprida.. doncellas Sus himnos entonarían... se vierte De sus labios. Tumbados están los huéspedes. tras ella... Te sientas a cenar sola.. A abandonar esta vida. Y tu hijo camina También detrás del maestro. Fauno. Sales a esperar a Alcides. Cual un bálsamo. Se postran todos de hinojos Al oír la buena nueva. Y tú. cae de hinojos La reina de las orgías. Se van a las catacumbas Todos. Esperanza de tu vida. De púrpura y oro. Las heteras aparecen Dando muestras de alegría Con el buen apóstol Pedro. Casi desnudas. Las ánforas Humean.Fraternidad en la tierra. a las termas. Pero no está. Ya la palabra divina. ¡A llorar y tu desdicha Maldecir! A hacerte vieja. Se levanta y. no vendrá. loca de alegría. y la orgía Enmudece. brillan Los aposentos. Alcides y las heteras. Ante Ciprida 60. . borracho y desnudo. IV Sigue la orgía en las caldas. Un gran festín se avecina. Y llevan consigo a Pedro A comer algo. Entras en casa y suspiras.

En una cruz lo colgaron. porque son cristianos! Te perdonarán. Tú protégelos y sálvalos! No hay familia ni hay hogar. para salvarlo. el juicio implacable De Dios. No hay hermana ni hay hermano Que no sufran en mazmorras O estén ahogados en llanto. encadenados. ¿Acaso Sólo eres tú? ¡Virgen Santa. no sabes Dónde está... Allá en Albión o en las Galias. En legiones enganchadas.. Y llevan a Siracusa Cautivos a sus aliados. Y tu entrañable hijo Alcides.. Y el victimado Y los mártires del mundo Entero.. digo. ¡Rabioso Perro. en torno A tu lecho. Y lo buscas en Siberia. ¡Oh. Nerón. En Escitia 6I. Te perdonarán. Se despertarán muy pronto 141 ... Tu hijo único y amado. los hijos santos De la libertad. al apóstol Pedro. Duerme Medusa 62 borracha Con la plebe en las tabernas. cruel y tirano! Justo.. Padre Soberano. Ha de sorprenderte a medio Camino. ¡Cruel y asesino tirano! VI La ciudad de Siracusa Está de cautivos llena. Se pudre en tierras extrañas Con los grillos del esclavo. afligida. Y tú. O anden lejos de sus lares. V De prisa. Nerón.

y lo anunciaron A los cónsules del reino: Es nuestro Dios soberano. A él lo saquen a barrer Aunque con cadenas sea. La sangre de vuestras venas. y no le encuentra. tiranos. Al hijo busca la madre Por doquier. VII Montaron fiesta dudosa Los patricios y el senado Sapientísimo. Ni hablar con él le dejaron.Y corno fieras sedientas Os han de beber. Júpiter. una estatua Encargaron del tirano. juntos. Por doquier humean las ánforas. líctores64. Todo el pueblo. Jefes. porque Roma está en fiesta. cantando Un himno. Quedó sentada a la puerta De la cárcel a esperar Que. pretorianos63. . Lo encuentra en unas prisiones Bien cargado de cadenas. El césar de bronce — dice Un rótulo que hay al lado — Otorga perdón y gracia A todos los condenados. A un escultor. rodean El Capitolio. Sale para Siracusa En una frágil galera.. Y afluye la gente a Roma. Del concilio a la cabeza Marcha el césar en persona Tras una estatua del césar. al césar. Aburridos De ensalzar al césar tanto. Para acabar de una vez Con tanto encomio tan falso. Se acordó llamar al césar.

— A alguno. Mas no esperéis indulgencia De verdugos y tiranos. Palestina A otros. del soberano!. Y tú rezaste por ellos. VIII Entretanto. No inclinaros Ni ante popes ni ante zares. nuevo Júpiter... al tercer día. IX Se autorizó. Estaba ya perdonado. El rezar por los cristianos. Senadores. ¿sola? Llegan miles. a otros.. Todo es mentira.. En arriendo. A pedir por su hijo.. Ante Nerón. concubinas Por esposas — no es agravio Si son del césar. 146 . También rezasteis vosotros. viene De Siracusa. ¡Desgraciados! ¿A quién venís a implorar? ¿Pedís la dicha llorando? ¡Ciegos sois. Ayer patricios rezaron. ¡Gran honor Para ti. De los sitios más lejanos. Para los bastardos.. Carta blanca se les dio A todos los pretorianos: Todo lo que cometieran. llorando La madre de Alcides. Su hermana llevar al tálamo De Júpiter. Hubo gracias: Títulos. regalos. sois inocentes! ¿Gracias pedir al tirano? Rezad sólo al Dios del cielo Y a la verdad. Encomiendas. Ganapanes desdichados.

Una barcaza o galera Viene las olas cortando. Mientras. Has olvidado Todas las ofensas. Le alaban desde sus púlpitos. veterano. Que es apóstol.. Júpiter. Pero no te alegres mucho Pues no conoces el paño. Y yo. Ya verás qué fiesta.. Vete. Traigan a los condenados. De la doctrina de Cristo. Con otras madres. hacia el Tíber. A la vera de un pantano. benévolo. No es ningún converso huevo. Oré ante un Júpiter falso En un gran templo ateniense. espera al hijo casto. Cantas.Y. ¡Pobre de mí! ¡Cuanto engaño! Y sin que nadie la viera Se fue la pobre rezando Por un sendero. ¿Le oyes cantar aherrojado? “Un nuevo salmo al Señor Y una loa nueva Cantaremos todos juntos Con el alma abierta. Desde su empíreo. el tirano Mandó que. Dices: “Este es Júpiter preclaro. Con salterio y con timbales También cantaremos Cómo castiga a los malos Y ayuda a los buenos. Al mástil encadenado. de Siracusa. ensalzas y alabas Al césar. saliste A esperarlo con regalos. Con pompa está preparando En el Coliseo. -1 4 7 . Llévanse en ella a tu hijo. Te pusiste muy contenta Y rezaste al soberano. tonta más que tonta.

hermanos. Que sin fuego ni. Que su labor siga el césar En la tierra: asesinando. Mas no serán vengadores. Sino de Cristo soldados. Oraron ante la cruz . De hierros fuertes. Y oraron. Como campanas sonaron A rebato. hermanos. rezad Por el verdugo malvado. las espadas Tienen dos filos: Uno para los paganos. X Igual que una roca oscura Te alzabas en la ribera. Y el hijo de tus entrañas Predica en voz alta y reza: “Rezad. Y serán glorificados Por los siglos de los siglos”. Hermanos. Castigarán al perverso En justo juicio. Los varones del mañana Ha tiempo que se engendraron. Delante de su soberbia No os arrodilléis. Otro de aviso. En sus manos. A los reyes insaciables Pondrán grilletes Y cadenas en las manos. Que al profeta crucifique. Que mate a todos los santos. Musitabas a l e l u y a Sin proferir una queja.puñales Estos estrategas santos Harán correr a las turbas De miserables paganos. Le glorian los apóstoles Por los siglos de los siglos. orad”.148 . las cadenas.

Brindaba Por Júpiter. Hacia el Coliseo llevan Cristianos. Goza en tu harén. bañada. Ruge el circo enloquecido. Al tercer día. Aún no están los nazarenos.. Te clavarán una daga. vil tirano. . Una fiesta Roma entera celebraba. de sangre. Pasan delante del ídolo Carros de apio y mirra santa. Aurea. Festejan la gloria fúnebre De una testa coronada. No va a fulminarte el alma. Al matadero los sacan. Rezaron contentos.. caballeros santos! ¡Y a vosotras. vil canalla! Tras el mar está saliendo La luz justiciera y santa. la arena de Lidia 65 Está. unos guardias. almas jóvenes. rabia. ¡Rabia. A ríos corre la sangre. El gladiador y el patricio. Te matarán como a un perro. sagrado. Borrachos de sangre humana. van en manadas. Roma está alegre y ufana. Todos los encadenados. ¡Salve! ¡Gloria. XII Hace dos días que el circo Ruge con bronca garganta. Un rayo santo. El césar se cortó el pelo A lo Júpiter. Con las espadas desnudas. Por los años de los años! XI La galera estaba en Roma Hacía ya una semana.

muy compactas. Nosotros. triste suerte la mía! Me veo desamparada. El cesar fuera de sí Lanza bronca carcajada. Corre un trueno por las gradas.” Y la pobre miró en torno. impotente. El Coliseo quedaba Sin Nerón y sin romanos... Lo mismo que. Nosotros no descansamos En esta vida agitada. 150 . Y se lanzó de cabeza Contra las rudas murallas. Sombra arroja la montaña. Le protegían tres filas De líctores. a la plaza Entra tu hijo altanero. la arena inúndase Y la tormenta se calma. Sobre Roma. a la campiña. inmundas almas. Sola fuera de la plaza. XIII Después de volver del circo Se fue a esconder en las caldas Con sus líctores el césar. En el regazo del cielo Un mundo virgen descansa. Cantando un salmo. Sale un leopardo al ruedo. “¡Oh. el Coliseo Sombras muy densas derrama. Acongojada. Nosotros.. Desde el Tíber.. hijos de Adán... Sopla sobre Roma el aura.. del Albano66. De sangre. Encima del Coliseo Está la luna sentada.. ¿Por qué no te encaraste al césar? Sabías que lo guardaban. Tras él cerraron las puertas Y te viste derrotada. Mas todo se le nublaba.

En este perdido edén,
Andamos a dentelladas
Por un pedazo podrido,
Por un pedazo de nada.

XIV

Cuando del golpe rehízose
Esta anciana, medio muerta,
Las fuerzas de aquella noche
Dieron aliento a sus fuerzas.
Se levantó, anduvo un poco
Por delante de las puertas
Cerradas y murmuraba.
¿Blasfemaría contra el césar
Por lo bajo, en pensamientos?
Tal vez. Acercóse a ellas,
Aplicó oídos, sonrió,
Dijo una palabra suelta...
Y se sentó, cabizbaja,
A esperar lo que viniera.
Las puertas del Coliseo
Se abrieron con muchas quejas.
Cargadas de cuerpos santos
Salen filas de carretas
Hacia el río. Con los cuerpos
De los santos se alimenta
A los peces que, un buen día,
Van a parar a la mesa
Del césar. La madre se alza,
Se coge de la cabeza
Y empieza a andar lentamente
Detrás de aquellas carretas
Como un fantasma nocturno.
Los carreros la contemplan,
— Escitas de ojos muy grises —
Esclavos de esclavos. Piensan:
Es la hermana de Mórok67,
Que del infierno saliera
A acompañar al infierno
A los romanos. Los echan
Al río, y estos esclavos
De esclavos, se dan la vuelta.
Y tú te quedaste sola
151

En la ribera desierta.
Mirando estuviste hasta
Que el agua quedó serena
Y que de tu justo hijo
No quedó una sola huella.
Sonreiste amargamente,
Y de tu pozo de pena
Brotó una fuente de llanto.
Y sólo por vez primera,
Tú, rezaste por nosotros
A Cristo, ¡dichosa prenda!
Y te salvó Jesucristo.
Y tú, su palabra eterna,
En tu alma la albergaste,
La llevaste por las ferias
Y palacios... La palabra
Del Dios vivo, verdadera.
1857, 8 de diciembre
Nizhni Nóvgorod

LA SUERTE

Conmigo no eras maliciosa
Amiga, hermana cariñosa
Del huérfano has sido tú.
Y de la mano me llevabas
Adonde el ebrio sacristán
Las clases en la escuela daba.
“Estudia, niño, alguna vez
Tendrás tu dicha”, me dijiste.
Te obedecí y estudié
Y aprendí. Mas tú mentiste.
¿Qué dicha es ésta? ¡Para qué!
Pues sin malicia ninguna
Modestos fuimos sin tener
Ni grano de mentira alguna.
Oh, suerte fiel, andemos pues
Mi sin astucia pobre amiga,
Hacia la gloria ven conmigo,
Mi testamento gloria es.
[9 de febrero de 1858
Nizhni Nóvgorod]

MUSA

Santa musa, inmaculada,
Joven hermana de Febo.
Me acogiste en tu regazo
Y me llevaste muy lejos.
Sobre un túmulo, en la estepa,
Con la libertad del campo,
Con la niebla me enrollaste,
Me acunaste con tus cantos.
Me embelesaste... Mas yo...
¡Oh, dulce hechicera mía!
Has sido siempre mi apoyo,
Siempre sentí tus caricias:
153

[9 de febrero de 1858 Nizhni Nóvgorod] LA GLORIA Indecente tabernera. te has metido Que no se te ve la cara? ¿Te diviertes en Versalles A la mesa del monarca 68? ¿No andarás de picos pardos. No te vayas de mi vida. inmaculada. musa de alas doradas! Fuiste como agua bendita Para mi alma atormentada. Querida. Y de fastidio o de rabia. Y. Sigo vivo. Aburrida y con resaca? Siéntate aquí al lado mío. Te he visto tender las alas. Con tu belleza divina. En mis remotas prisiones. y sobre mí — Dulce consejera mía — Ardes. Enséñales a estos labios A decir sólo verdades. Y deja ver una lágrima En tus ojos inmortales. Como una flor de los campos Descollabas altanera. A los cielos. diablos. luz inextinguible. Cantando sobre mi suerte. pura. como un pájaro. Les diremos mil verdades 154 . Cambalachera borracha. ¡Oh. no me abandones Ni de noche ni de día. Dame sepultura. En la inabarcable estepa. De aquel cuartel nauseabundo. madre. Santa. nada más que me muera. De mi lado no te vayas. ¿Dónde.

A esa jauría de'sátrapas.
Y nos casamos, hermosa,
Todo irá como Dios manda,
Pues soy el mismo de siempre;
No cambié, querida, nada.
Como antaño te persigo,
Aunque sé de fuente clara
Que, beoda, por tabernas,
Con los tiranos te arrastras.
Con Nicolás el primero,
Por esa campaña aciaga 69...
Mas te digo francamente
Que eso no me importa nada
Déjame sólo mirarte
Y recostarme a tus plantas,
Dormirme al dulce calor
De tus placenteras alas.
[9 de febrerol de 1858
Nizhni Nóvgorod

SUEÑO

A Markó Vovchok

Segando el trigo ella iba
En el campo del señor.
Sintió llorar a su niño
Y a una hacina se acercó.
Lo libró de los pañales,
Le dio el pecho, le besó.
Después al lado del niño
A descansar se acostó.
Veíalo esbelto, en sueños,
Y rico también lo vio;
Casado con mujer libre,
Y él libre como un señor.
En unas tierras muy fértiles
Siegan sus trigos los dos,
Y los hijos pequeñitos
Retozan alrededor...
En sueños sonrió la pobre,
Dichosa, y se despertó.
No lejos de donde estaba,

El vigilante gritó.
Ella cogió al niño en brazos,
Con cuidado lo fajó,
Miró a un lado, miró al otro,
La hoz de nuevo empuñó.
[13 de julio de 1858
San PetersburgoJ

* *
*
Gracias a Dios no estoy malo.
Pero algo ven mis ojos
Y algo el corazón aguarda...
No duerme, duéleme, llora
Como un pobre niño hambriento.
Tal vez espera algo malo,
Porque bueno ni lo sueña.
La libertad que esperamos,
Nicolás * nos la ha dormido.
Si queremos que despierte,
Habrá que templar las hachas
Y afilarlas como nunca.
Y si no la despertamos,
Se quedará aletargada
Hasta el juicio postrero.
La mecerán los señores
Mientras levantan palacios
E iglesias y al zar adoran,
Y ensalzan el bizantismo71...
Otra cosa no esperemos.
1858, 22 de noviembre
[San Petersburgol

ISAIAS. CAPITULO 35
(Imitación)

¡A gozar, campo sediento!
¡A gozar, desnuda tierra!
Ya te cubrirás mañana
* Se trata del zar ruso Nicolás I.

De sencillas azucenas.
Volverás a florecer
Como las verdes praderas
Del Jordán, río sagrado.
El Carmelo72 por ti vela
Y el Líbano73, con su gloria,
Con toda benevolencia,
Te cubrirán con su manto
De incomparable belleza,
Bordado con oro, maña
Y voluntad. Y el prodigio
Lo verá la gente ciega.

Y descansarán las manos
Agotadas, prisioneras.
Descansarán las rodillas
De tanto arrastrar cadenas.
¡A gozar, pobres de espíritul
Al milagro no le teman:
Dios juzgará y librará
A quienes tengan paciencia.
Castigará a los malvados
Que cometieron vilezas.

Cuando la sacra verdad
Venga, Señor, a la tierra,
Aunque sea por un instante,
Correrán como gacelas
Los cojos, verán los ciegos,
Soltará el mudo la lengua
Y fluirán las palabras.
Y la llanura sedienta
Revivirá con el agua
De los ríos. Las riberas
De los lagos se ornarán
Con espesas arboledas
Y aves en gorjeo, bellas.

Se extenderán por el mundo
Anchas, libres carreteras;
Mas no caminos reales.
Renacerán las estepas.
No encontrarán los señores
Esas nuevas carreteras.

poblaciones. mi destino!” Nos despertamos. irán por ellas. Los esclavos. ¡Así tuvimos que andar Pisando espinas desde niños! Hay que rezar. “¡Oh.. y si vivimos.. Y el Dniepr que fluyendo pasa Brillando el cariñoso está! Y veo en un jardín sombrío Bajo un cerezo junto al río A mi carnal hermana allá. Y poblados jubilosos Serán dueños de la estepa. Sin gritos. Del Dniepr tristes extenciones Pensaba: “¿Si hallaré por fin Algún refugio en la vida?” Y un sueño vi: ¡En un jardín Como si enroscada en flores En un montículo de allí. Y le parece que entre olas Está un bote por salir Pero éste se hunde sin subir. Con cordialidad fraterna. Cuan bella joven una casa. 25 de marzo de 1859 fSan Petersburgo] A LA HERMANA Pasando aldeas. La pobre sufridora santa Que como en un Edén descansa Y desde el ancho Dniepr está Buscándome con esperanza. Pasarlas Dios nos va a ayudar. Y se estrecharán las manos. ¿y qué? ¡Tú En la azofra y yo cautivo!.. sin ruido. 20 de julio [de 1859] Cherkasy 158 . mi hermano..

C artón 10 Toda mi esperanza en ti. A la edad de prometer. deposito. Luminoso paraíso. Tu pulcra mirada echa Sobre esas gentes cautivas. Bienhechora inmaculada. Porque puedan arrastrar Hasta el fin su cruz-cadenas. Yo te imploro con mi llanto. madre. A c a tis ta a la S a n ta V irg e n . de aflicción y lágrimas. En casa del carpintero José. MARIA Poema Alégrate. María. Y crecía solazada. La fuerza divina dales Que tu hijo-mártir tenía. en aquella casa 159 . pues tú renovaste a los concebidos con pecado. Reina del cielo y la tierra. de sirvienta estaba La dulce niña María. Mas hoy. Del alma humillada entrego Mi aporte humilde y postrero. Cantada tan dignamente. En tu gran misericordia. Santa fuerza de los santos. yo te lo ruego Y cantaré sin malicia Con salmo risueño y quedo Tu santo destino en cuanto Florezcan los tristes pueblos. Su clamor escucha y dales Un buen fin. Toda mi esperanza en ti. En ti.

Con mis hombros juveniles Sostendré su vieja espalda”. igual de ensimismado. O lleva a abrevar al lago Al cabritillo y la cabra. La cabra. Ni siquiera tiene casa.” Y ella hila con la rueca El blanco vellón de lana Con que le hará el camisón Para las fiestas sagradas. Se alegraba la muchacha De que no la prohibieran Ir al lago. como una planta. hermoso con tus aguas! ¡Qué será de mí y José. A María le entusiasma Contemplar el Tiberíades 74. María. rumia que rumia. Su angustia. Era una rosa encarnada. (60 ... ¡Quién fuera!.. Sola es. fija en el alma: “Huérfana de padre y madre. Tiberíades.. Y aunque es bien largo el camino. Contempla atónita el lago Y musita estas palabras: “¡Rey de lagos. Mi muerte no está lejana. Sin atender a la tabla. Dime. José. mas siempre limpia.. ya viejo y yo sin nada! — Y se inclina igual que un sauce Del viento que se levanta —. Por mirar con desahogo. A veces. fijos en ella. Y recuperar su talla.. Él.. Para él seré yo una hija Cariñosa y abnegada... Rie y anda. Hora tras hora pasaban: Sus ojos. Humilde. en vano.. el carpintero Dejaba cepillo y hacha Y permanecía absorto Contemplando a la zagala Como si fuera a una hija.

aparta Tus ojos de esa espantosa Apariencia. Tendrás que pasar en pos De tu hijo. Y se pierde entre las ramas. De ese ardor puedes guardarte Que sin fuego quema. . No te atormentes. Su cabecita de virgen. Si esa terrible avalancha Traspasa ciega la sangre Y hasta los huesos traspasa. ¿No ves las llamas? Para qué perder las fuerzas. Y sin las aguas inunda Tu divina idiosincrasia? ¿Dónde podrás esconderte De tu destino de lágrimas? ¡No podrás! Avanza el fuego. Por ese fuego infernal. y engalana Tu trenza con lirios blancos O amapolas encarnadas. mundo nuestro. Se va por la orilla y coge Una hoja de bardana Con que se toca y protege Su cabecita turbada. hado!” — dice. ¡Oh. mujer inmaculada! ¡Fragante lirio del valle! ¿En qué arboleda o barranca. y. con pausa. Duérmete bajo un sicómoro A-la sombra de sus ramas. ¡Nadie verá en este mundo Belleza más pura y casta! Pero el hado más siniestro Con el endrino le rasa Y su hermosura escarnece. Premonitorios se asoman A tus ojos de zagala Los resplandores del fuego. Fuego que nunca se apaga. abrasa. infinito! ¡Oh.De los hombros se le cae La túnica remendada. Ya es tarde.. “¡Ay. martirizada..

casi bailando. y sonríe. Igual que un gato. Como a un niño caprichoso. Dime. Si querrá mi sino Que yo esté a tu vera El tiempo que quiera. ni se queja. María. en el pelo Lleva florecillas frescas. En la empalizada espera. Bella rosaleda. Sale del bosque. María. Llega. el cabrito Ni rebulle. Toma en sus brazos.Y deja que el tiempo pase Con su enloquecida marcha. muecas..” Y calla. Al atardecer. por fin. El monte Tabor75 ya tiene Plateadas las laderas. arboleda. Canta: “Paraíso. sale a recibirla Y le dice con voz queda: — Mi niña. Dios divino. A cada paso recrea Al cabritillo con saltos. cariacontecido. a la aldea. descansa primero Y prepárate a la cena Con un joven que ha llegado. cosquillas. Y camina ya contenta. Le besuquea y le mece Para que duerma la siesta. con pena. Atisba el contorno.. Caricias. — ¿De dónde bueno el que llega? . Al cabritillo. ¿dónde te pierdes? Si ya está oscuro y refresca. La ve. María sus santos ojos Dirige a las altas peñas. Bueno. Como si fuera una estrella. A la cabra y al cabrito Los saca de la maleza. José.

ni bebe. entre tanto. Llevaremos de las eras A los silos. es esbelto. Su hermosura es manifiesta: Viene descalzo. Tengo la misión concreta De anunciar a todo el pueblo . ya entrada en años. Que pase al joven le ruega Y que a la mesa se siente Donde servirá la cena. A María se presenta Con galante inclinación. atónita contempla La blancura de la túnica. De la gracia de Dios llena. Después. Tuvo un hijo ayer. Pone agua fresca del pozo Y leche. En un rincón se está quieta Y escucha atenta a aquel joven Cuyas palabras proféticas Le llegan al corazón Y le turban la cabeza. Ella. y queso de oveja. Y la túnica que lleva Es blanca como la nieve. pide albergue Para esta noche y me cuenta Que Isabel. luego. Yo. El halo de su cabeza.— De Nazaret. Esperemos la cosecha De santo grano que. el padre Zacarías se contenta De llamar al niño Juan. Le invade un temblor extraño. El rabí76 Del magno verbo se asienta En nuevos campos sembrados. ella con la vista. Y al viejo José se acerca. — Lo que ahora está pasando — Dice el huésped — en Judea Jamás se ha visto.— En el umbral de la puerta Aparece el joven huésped. Ella ni come.

— María. Regresan a su morada. gran justiciero. Marchémonos a otras tierras. El huésped sigue sus pasos. Acompañan a su huésped Hasta del lago la vera. Todo. ¡Oh. después. tiene su arreglo. bien. dichosos y alegres Como si fueran de fiesta. No cesa De llorar con amargura Por más que José la quiera. espléndida. le espera. al fin. viejo.Que el Mesías ya se acerca. .. Lleva una tina en los hombros Que piensa poder venderla Para. Antes que el sol aparezca. Sus mejillas están pálidas. El cántaro en la cadera. Sus ojos no centellean. Presiento. José. a la joven Comprarle una pañoleta. Dime. María. Sentado. jadea. pareces otra. Y María se prepara Para el camino. ¿qué te atormenta? Casémonos ya. De la noche en el frescor. Y en la barranca se encuentran. María se va hacia el pozo Para traer agua fresca. Una estrella Aparece fulgurante. cargado. Y ambos. Ya se van por un sendero. que la ve sufrir. María llora... Le dice lleno de pena.. (¡Dios no lo quiera Que la maten! — piensa el viejo Y no lo dice) pequeña. En el hogar sólo quedan Algunas ascuas. José medita. María reza al apóstol. José. La buena ventura..

No nos llega de Sión. ¿Qué esperas de Dios? ¿Tú piensas Que te salvará su apóstol? No esperes. Y tú. Os matarán. moriríamos Esclavos hasta hoy. almas ciegas Y cuitadas. “¡A él!”. Reza y dale a él las gracias. no me apiado. Y alegre va a Nazaret. María. Aunque solamente sea Por no haberté abandonado A morir bajo las piedras. De tu pobre hogar nos llega! Si tú le hubieras negado El apoyo que le prestas A esa virgen. Para que los perros beban Vuestra sangre. 'Y forjan nuevas cadenas. Mientras. en Jerusalén La multitud rumorea Que en Tiberíades han dado Muerte en la cruz a un profeta Mensajero del Mesías. ¿Dó aquel huésped Picaro galán? ¡Que venga A ver este matrimonio Tan glorioso. No se sabe lo que espera. ¡Oh.— Por voluntad del marido 165 . El viejo también se alegra De qüe en su cuerpo. Sino de esos que vegetan Bajo alabardas y horcas. María sospecha. infelice. dura pena del alma! No. ¿Ves que te lleva Casada a su humilde choza El carpintero? Púes reza. aunque parezca Robado! No se le ve Al Mesías del profeta. Y la gente está esperando. asesinos. María Lleve un alma justiciera * . pena! ¡Oh. de vosotras.

"Así. el alma! — Reza María en silencio. ¿Para quién? — ¿Quién está en casa? — Alguien grita desde el patio —. A la ventana su asiento Arrima. ustedes deben Ir a Belén. Una cunita de tablas Está haciendo San José. María la inmaculada. Aquel grito Hizo eco en la barranca.Se los llevaron consigo. Y. si Dios les depara Un niño en la travesía. Según la orden cesárea. Crucificado en afrenta. María. Tortas de harina prepara. Y caminan muy despacio. sin perder tiempo.. Viven juntos y están tristes. Y llegan los dos a casa. Tendrán leche en abundancia. avanzan. Y tras el viejo se marcha A Belén.— ¡Fuerza divina! ¡Sálvame. José camina y relata: — Simón me dijo profético Estas curiosas palabras: “La ley de Moisés y Abraham Esenios77 a restaurarla Van ¡Yo sin ver al Mesías No quiero morirme”.. Ya le verás. Las envuelve en un hatillo. resignados. Ahora mismo. Dios mío.— Calma. Observa la campa Y cose unas camisitas. sin tardanza. . ¡Ya ha llegado! 166 . La cabra y el cabritillo Retozones se adelantan Por el camino picando Las puntas de frescas ramas. A registrarse —.

Por nosotros te desangras!. — Pueblo. el milagro ocurre Que jamás nadie esperara. Se estremece San José: En la oscuridad compacta Ve surgir un haz de fuego78 Y sobre Belén las llamas Que iluminan el contorno. Que Belén aún está lejos.— Dice María en voz baja—. en esto. Allí al niñito que amparan De nombre. A su redil se los llevan.. de buena gana.. Todos callan. Ha dado a luz Al niño sin par. Al amanecer. Y. Emmanuel70 le ponen. mi niña. Ya lo vimos. José. mi amada — Y se sientan a la vera Del sendero que no acaba. y. Yo haré otro tanto. inmaculada. y descansa. La multitud rumorea: “¡Es el fin! ¡No hay esperanzas!” Un pastorcico aparece Dando gritos. Recogen a la infeliz Y al niño. algunas tortas saca Y las ofrece a María: — Come. Mañana Será el hombre que nos salve De la esclavitud odiada. Belén Tiene ocupada la plaza. ¡Oh. escuchad lo que digo: La profecía anunciada Por el profeta Isaías 167 .. María no se levanta Del césped. inocente.. Unos pastores de ovejas Que iban hacia la majada. Del hatillo. El sol ya está en el ocaso Ya la noche al campo abraza. Y así amorosos le llaman.

Y una borrica lechera A cuyos lomos montaron A la madre con el niño :Que en secreto encaminaron Hacia M enfis81. A la inocente María Con su niño entre los brazos. En vano calientan agua Las madres para bañarlos. Estaba a salvo. Se ha cumplido. ¿Véis. paso a paso. pastores. En la majada. Si hubiera reina en el mundo Que en tosca burra montara. ¡Gloria a vosotros. madres. Duermen aún de mañana Los niños en sus cunitas. Por haberla resguardado Y salvar. Y la plaza Prorrumpe en gritos de gloria: “¡Mesías! ¡Jesús! ¡Hosana!80” Y se dispersa el gentío. De Herodes y sus estragos! Comida sana les dieron. aquel tan extraño De fuego. ~ Esta noche vino al mundo El Mesías —. Que la legión llega y baña En sangre pura infantil Sus cuchillos. vuelve a surgir E ilumina contemplando A la borrica que lleva Hacia Egipto. Pellica para abrigarlos. al salvador. por la noche. No se apiadan De nadie los monstruos zares. . la amenaza Vino de Jerusalén: Herodes la legión manda Que entre a saco en la ciudad. lo que ellos mandan? María no se escondió Con su niño. Poco después. El haz.

Buscando la senda santa Para el santo hijo que adoras: Cómo alejarle de cuantas . Y la gran burra.. Las filas de las pirámides Que a los faraones guardan Diciéndoles las verdades De Dios. A fin de tener cobijo. ¿Tal vez De la larga caminata? Junto a la orilla del Nilo. Incansable. María. Quiere comprar una cabra Para darle al niño leche. Un copio82 quiso comprarte. y se guarden. Se ocupa en devanar lana. Protegido bajo un sauce. José ha puesto un cobertizo Donde construye tinajas Canturreando. lánguida Te derrumbaste. en tus lomos Al Dios único llevabas. José levanta una choza De cañas y de ramajes. Pidióle al viejo. Tras ellas. Duerme el niñito empañado. San José guarda un ganado. sobre la arena. Mientras. en casa de un copto. gran fama. implacables. la madre Está trenzando sarmientos Para una cuna. Bien. tú. Para que aquellos no duerman Y se cuiden. Y. Tras la ¡ata. Miran desde la otra margen Las esfinges como buhos De ojos muertos. ¿y tú? ¿Por qué no lloras ni cantas? Siempre te veo indagando. que ya por la tierra Se extienden inexorables.Alcanzaría esa reina. y tú. burrilla. Pasa un año. llorosa..

. al monstruo Lis іія reventado la panza. Vámonos a nuestra casa. toquilla blanca. y dice a María: — Ya no existe la amenaza: De tanto engullir. San José Distrae al niño con chanzas. Y con el niño en los brazos. Recogen su pobre ajuar. Hélos que llegan los tres. Vida mía. De la ciudad vuelve. Al fin se ponen en marcha. a casa. La madre está en el umbral. .. En el patio. El niño y el cabritillo En el zaguán se solazan. Tranquila rumia la cabra. Y junto a la choza triscan El cabritillo y la cabra. A nuestro pequeño edén. Ya viene el viejo. Trenza José unas sandalias. A ella. Y cuando vuelve la madre Con las prendas aclaradas. — ¡Vámonos! — María exclama. Mientras tanto. Descansa. ¡No quiera Dios que alguien tenga Que ver semejante cuadro! Aquella fresca arboleda Que al campo le susurraba Ya no existe. Y se va al Nilo a lavar La ropa en el agua clara.Tentaciones y peligros Esta vida nos depara. Eso dicen. Hila en la rueca la lana. Y para sí. allí Vendió sus tinas. Pasa otro año. y. las correas Para hacerse unas sandalias. se acerca ’ Cansino a la empalizada. Sólo quedan De la jala algunas ruinas. Trae: al niño una rosquilla.

¡Qué desgraciados seríamos! imaginemos la pena: Él crecería sin madre. Tempranera. Poco le faltó a María Para arrojarse a la alberca. Reza. María corre hacia el pozo. Vivía con Juan. Sobre aquellos cabalgando. Con su marido y su niño. “Servirán para hacer leña”. Y en tus lágrimas ardientes Forja tu santa entereza!. La vieja viuda Isabel. De ellos lejana parienta. Poco a poco crece el niño Igual de alegre que sano. Virtió sus sagradas lágrimas Y se sintió más serena. María A Nazaret fue dispuesta. Hacendosos piensan ambos Y se los llevan a casa. Con el hijo de la viuda Se pasa el tiempo jugando. Nosotros. Una mañana. Encontró apoyo en la alberca. ¡Qué infeliz eres! ¡María. A casa de la parienta A ofrecerse de criada Para paliar la miseria. Y sólo ve malas hierbas. Donde otrora. ella recuerda. Da gozo ver a esos niños. ahuyéntate las penas. 171 . su hijo... Estando en la calle un día Encontráronse dos palos.. Ignorantes viviríamos Sin la verdad en la tierra..Tendrán que hacer noche en ellas. hasta hoy a ciegas. Encontrara al santo joven. En Nazaret. María oprimió los labios.

suspirando. El muchacho. María le lleva al huerto. Voluntad de sacrificio. A la sombra. En cambio. Mira al niño con cuidado Por temor a que despierte. Ella compra un silabario Para que aprenda el chiquillo. derramando Por vez primera sus lágrimas. Al ver la cruz-horca 83 aquella. Éste despierta y advierte Que la madre está llorando. Llorando. Educándole el sentido De la bondad. ■ Un dulce le da. Pero no sabe de libros. De pronto. Al fin. Le quita el palo a su amigo Y lo une en cruz con su palo Para que vean en casa Que él también sabe hacer algo. De la madre en el regazo. asustado. y. Arroja la santa horca Y solloza. Le besa. Y se duerme entre sus brazos Dulcemente como un ángel Del paraíso. Y tembloroso la abraza. acaricia y mece. Está la madre en silencio. Y la acompaña en el llanto. se siente tranquilo. Le enseñaría ella misma. osado. Pero es ingenuo su cálculo: Una lágrima que quema Cae al rostro del muchacho. mira por él. María tuvo un desmayo: — ¡Mal hombre el que te enseñara A hacer eso! Tú hazme caso: ¡Tira ese signo ahora mismo! El pobre niño. Con algún pequeño ahorro O pidiendo en anticipo. la prudencia. 172 . el menor.

Se mete en la sinagoga. “Qué será del chico — piensa — Qué oficio habrá preferido. También el hijo De la viuda estudia allí. y se asombran ■ Los fariseos rabinos. Y son dos buenos amigos.Lleva a su niño a una escuela De esenios.” Los tres recogen las tinas. y que es preciso Combatir por la verdad Hasta el mayor sacrificio. Que aunque el camino es más largo. seréis. Ya tienen su puestecito. entre las ramas Se sienta. Ella ha visto . Enseñándoles con tino Cómo hay que vivir y amar Al prójimo. El padre le observa fijo. Pero él prefiere estar solo Sin los juegos de los chicos. ¿Y el chiquillo? Llora la madre angustiada. Busca en la penumbra y ve Que está allí con los. y con un cuchillo Talla una tosca vasija O labra un trozo de tilo. La madre un delirio siente Inenarrable. sin la verdad Desgraciados. Digo —. Le pide a Dios por su hijo. A veces. Y hacia el mercado se van Hasta Jerusalén mismo. Y ayuda al padre en su oficio. rabinos Su pequeño. Cubos y otros utensilios. La madre y el padre atienden Al comprador. Llegan. Y se admiran. Es mayor el beneficio. su inocente. Ha cumplido siete años. Busca por todos los sitios. sus bienes colocan. — Prelados. Con gozo y curiosidad.

a su vez. Siempre le ves. Tú le dejarás que goce Un^a hora y otra hora Mirando desde aquel monte La judaica capital. Estudiaban y crecían Aquellos dos santos niños Que de las sus santas madres Eran orgullo legítimo. Terminada la jornada. Y de tu hijo justo en pos Te fuiste. al profeta. Sus palabras y sus actos Te colmarán de emociones. Ella llorará. allí estás tú. Cruzarás valles y montes Hasta que al Gólgota llegues. Hélo ante Jerusalén Contemplando desde el Monte De los Olivos la joya De Israel. que como un cofre De oro puro resplandece. sientes y oyes. Al Dios verdadero y vivo. El A vivir entre los hombres. Vendidos los utensilios. Ambos terminan la escuela Y por distintos caminos Espinosos llevarán La verdad santa en litigio Y la libertad sagrada Sin temor al sacrificio. Dejando al pobre San José viejo en la choza. Juan se fue al desierto. Y cuando declina el sol Vuelven los tres al camino.Al Mesías. En la cañada. Allí donde tu hijo pone Sus plantas. Hasta que sus ojos lloren. de donde . Se van al templo a rezar Contentos y agradecidos.

se esconde Debajo de una chumbera Para que su hijo repose Y la siesta protegerle. De la mañana a la noche Tras él iban por las calles. Y sola quedaste. Y a Nazaret vuelves sola. — ¡Que vaya! — dijiste — ¡Torpes. Lo crucifican. Pases la noche en un seto. Tú estabas Con los niños. Y se retira. sola En medio de tanto luto. Él os llevará a vosotros! ¡Niños. Y. Tierra le dieron piadosas Manos ajenas. Y hasta subían al monte Igual que ésta tarde — ¡Oh. alegre. 175 . Veneraban a aquel hombre Los niños de la ciudad. Ella le cose Los jirones de la túnica. los mayores: Sus hermanos y discípulos Huyeron de él. Mas aquellos no le oyen.Volverá con agua fresca Para que él beba y se moje Los pies cansados de tanto Caminar. los besa Y les echa bendiciones. A Juan Degolláronle en mazmorra. santos Inmaculados! — responde A sus saludos. Los traidores Al Calvario le llevaban. También murió tu José. mirad! — Cual de un golpe Te caíste desmayada. antes que se haga de noche. Juega con ellos. De nuevo lleva a los hombres La verdad y el verbo santo. Vuelven a Jerusalén. Sin él se quedaba el orbe. La viuda murió hace años.

Tú. Con tu espíritu ensalzado. logras Reunirlos una noche Al'amparo de las rocas. El amor y la verdad. en un cobertizo. Roja túnica y corona.Con la pena que te acosa. discípulos Ahuyentados por la soga Del verdugo. como a una reina. A los hermanos. En nombre de tu hijo mártir Predicarán la concordia. Amén. sola. [27 de octubre — 11 de noviembre de 1859 San Petersburgo] . Tú. Se ensañaron con tu nombre. ¡Gloria a ti. Les das fe y los apasionas. De hambre morirás. María. al fin. tú los buscas Con paciencia y. Te llenaron de deshonra. Purísima como otrora. A ti te crucificaron Como a tu hijo en el Gólgota. santa mujer! ¡Gloria a ti. en el alma del esclavo. gloria! Animados los discípulos Se lanzarán a la obra. Renacida siempre moras. Ya después curas y monjas Te pondrán. Mas como el oro en crisol.

. Primero te pone Un vestido verde. te envuelve En manto dorado. Y después se acuesta Muerto de cansancio. [15 de enero de 1860 San Petersburgol * * ♦ Robledal umbrío. Se cruza de brazos Y te mira alegre. Rico padre tienes.. Una linda muchacha Sale de una bodega.... [15 de enero de 1860 San Petersburgo] . Tres veces al año Mudas de vestido. Que cambia más tarde Por un manto blanco.Con jarras de cerveza. Y cuando se cansa De mirar. Me entristece el mirarla. tu fuerza A ti mismo te daña. ¿A quién sirve cerveza? ¿Por qué andará descalza? Dios potente..

Amor. mi Señor. Fuerzas dales milagrosas. habríamos querido A un hombre. A ti.. Gimoteando. canturreamos: ¡ Aleluya! Nos rapaste la cabeza.. cordialidad darás! ¡Ninguna cosa quiero más! 24 de mayo de 1860 San Petersburgo HIMNO DE LAS MONJAS Un rayo parta esta casa Que nuestras vidas arrasa. ORACION A los zares taberneros Dales táleros. A las manos laboriosas Cuyos bienes han robado. habríamos tenido Hijos que serían bellos. al despreciarte. ducados Y cadenas resistentes. entonamos: ¡ Aleluya! Sin ti. A las pobres nos robaste Y a nuestra vez te engañamos. ¡Y a mí en la tierra. Cantaríamos con ellos: ¡ Aleluya! xDe nosotras te burlaste. Dios. te despreciamos Y. Y bailamos y cantamos Y cantando reiteramos: ¡ Aleluya! 20 de junio [de 1860 San Petersburgo] . Mas en el cuerpo hay belleza.

Dios jamás lo hará. No te persignes. Hospitalaria y piadosa. A encender nuestras estufas Con todas esas imágenes. Castigo o gracia de él no esperes: . ¿Por qué en tu bendita casa. Mundo radiante y sereno.. que cuelga. mundo franco. Vamos a encender las pipas En incensarios de plata. no. Mundo libre. Ni te arrodilles ante nadie. Todo cerrado con púrpura Y con la cruz rematado? Rematado. ¡mi paloma!. Peales vamos a hacernos. Encadenado te tienen.. No va a creernos sin la cruz El siervo ruin. 27 de junio |de 1860 San Petersburgoj A LIKERIA En recuerdo del 5 de agosto de 1860 ¡Mi dulce encanto! ¡Amiga mía! ¡No va a creernos sin vicario. Cautivos son. Y a barrer con el hisopo La mansión que levantemos. De esa púrpura. el triste esclavo! Duermen igual que el puerco en charco. Porque hasta el mismo Jehová Bizantino va a engañarte. ¡Despierta! Alumbra nuestro destino. En cambio. Escarnecido y cautivo. ¡mi dulce amiga!.

Ellos. nos anime A atravesar juntos la charca. 5 de agosto [de 18601 Strelna * ж * Ni Arquímedes. Tu libre mano. al fin. Sobrellevar las penas todas Para poder. Cruzaron montes y llanos Para ofrecerles el grano A ruines zares. hasta el más grande. su siembra Será aplastada en contienda. somos gentes! Sonríete. ni enemigos. Los pueblos crecen. Los zares Morirán. emisarios nobles. 24 de septiembre [de 1860 San Petersburgo] * * * Pasan los días y pasan las noches. habrá hijos. ni Galileo Se dieron al regodeo Ni a la gula de los monjes. ¡mi dulce encanto! Tiéndeme el alma santa y libre.. Habrá hombres en la tierra. ¡compañera!. Y en la renovada tierra No habrá zares. ahogarlas En la apacible y clara alcoba. Y él nos dé fuerzas. ¡No esclavos suyos. Cogida con las manos la cabeza Piensas: ¿Por qué no vendrá el apóstol De la verdad y de la ciencia? 5 de noviembre [de 1860 San Petersburgol 180 . Habrá madres..

mi dicha. Tu bendición espero. Vente de prisa. sagrada Hermanita. Con el alma en la mano. Cansados vamos y nos consumimos Mas. irán flotando Y brillando por el cielo. Y revuelto Leteo. profundo ... 14 de febrero . Dulce estrella mía... A aquél que está en el cielo. esperemos. Míralo qué ancho. Alto y alegre. ¡que ya es mucho decir! ¡Hala. Contemplémoslo. Profundo y claro. Subamos al monte Y hagamos un alto. compañera mía. Es temprano. bien la comprendimos Esta vida. Mientras descansamos. Vaya nuestra plegaria Y el viaje continuemos Sobre el río. Con la sagrada gloria'.. No te parece que ha llegado el día De abandonar la pluma y preparar Las carretas que nos han de llevar Al otro mundo. La hora ya llegó de descansar.. compañera..... amiga mía.. Amiga mía. Contemplemos este mundo. Tus hermanas.No te parece. sin embargo. No vayamos todavía. Verás qué bien lo vamos a pasar. que es hora ya de ir a dormir!. Mientras damos una vuelta.. a hacerle compañía A Dios. las estrellas Eternas.

amiga? La Gloria no me hace falta.¿Sabes qué? Sin mas rodeos Vamos a ver a Esculapio85 A ver si engaña a Caronte86 Y a la Parca 87. Pero en tanto Que el astuto sabio busca La manera de engañarlos. Sus jatas blancas. cantamos (No como salga) con música. Pasemos el río insondable. eterna y joven. Me voy hasta el Flegetonte. Tú vendrás todas las tardes. Y en el cuarto de los trastos Dejémosla a los ratones. También nos la llevaremos. Los túmulos de la estepa. Antes que se extinga el fuego.. Compañera mía. ¿Sabes una cosa.. Los dos juntos escribimos Una epopeya en hexámetros. Y cantaremos contentos. Después en prosa. algo. 15 de febrero [de 1861 San Petersburgo] ... El Leteo turbulento.no me falla. Levanto una jata bella Y un jardín en torno planto. sus huertos.. Y a la Gloria. O a la orilla de la Estigia. Si la salud. Y en una eterna floresta Como las que hay junto al Dniéper. A ver a Caronte vamos.. Volando sobre la tierra. Te sentarás a mi lado Y los dos recordaremos A mi río y a Ucraína.

jocosa. siglo XVIII las fronteras de Rusia se desplazaron hacia el sur y el gobierno de la emperatriz Catalina II promulgó en junio de 1775 un edicto por . Sava Chaly mandaba una centuria de cosacos zapo- rogos en las tropas polacas del magnate Pototski. En 1734. El tema está tomado del Evangelio: el pobre Lázaro odiado por el rico Lázaro. D e L á z a r o — canción de mendigos que acompañaban con lira. P a l o m a — es posible que el poeta se refiere a la conocida can­ ción popular. emplazadas más allá* o detrás (za) de los rápidos (porogui) del río Dniéper. 2. E l A l a m o — canción popular en la que una suegra mala convir­ tió. junto con el pintor K. Se conocen nume­ rosas versiones. C h a 1y — canción histórica sobre Sava Chaly. la fundaron los campesinos y cosacos ucranianos que huyeron del yugo de los señores feudales polacos. Por ello en 1741 lo mató el conocido “atamán” (caudillo) de los gaidamaki. (sichi) poblados-fortalezas. 4. V a s i l i A n d r é i e v i c h Z h u k o v s k i (1783—1852). 3. NOTAS AL TEXTO 1. Shevchenko. Gnat Goiy.-Briulov contribuyó al rescate de T. 6. independientemente del grado y nacionalidad. 5. a su nuera en un chopo. Este le dedicó un poema en memoria del día del rescate: 22 de abril de 1838. uno de los padres del romanticismo ruso. En el . aplastada la sublevación prestó juramento 'a Polonia. durante la rebelión de los gaidamáki (movimiento popular por liberar del yugo polaco la Ucrania situada en la margen derecha del Dniéper). La Sich fue el centro de la lucha del pueblo ucraniano por liberarse del yugo social y nacional de los invasores polacos y turco-tártaros (XVI—XVII). S i c h f u e d e s t r o z a d a — canción histórica sobre la destrucción de la Zaporizka Sich: esta organización político-militar de los cosacos ucranianos surge a mediados del siglo XVI en el curso inferior del río Dniéper. lituanos y ucranianos. M o s k a l e s — Shevchenko llamaba moskales (como el pueblo) a cuantos servían en el ejército zarista. poeta. kobzar (bardo o juglar). P e r e b e n d i a — persona que relata y canta canciones jocosas. con hechizos. En este caso. Chaly se pasó a los insurrectos. 8. a tie­ rras libres. 7.

siendo ésta un foco de la lucha contra el régimen de servidumbre. 9. se hallaban al servicio del rey po­ laco. 10. Famoso por sus campañas contra tártaros y turcos. Sin embargo. a los forzados se Ies marcaba con hierro. Sagay- dachny nunca fue monje. l a S e g u n d a — inscripción “A Pedro Primero. G á 1 a t a — suburbio de Estambul. Atacó con éxito varias ciuda­ des-fortalezas que eran mercados de esclavos. curso inferior. En realidad. C o r o n a d o c o n el h i e r r o — imagen del revolucionario de­ portado. 12. 19. La fortaleza sirvió de cárcel para los más peligrosos enemigos políticos de la autocracia. Al P r i m e r o . de Catalina Segunda” en el monumento a Pedro el Grande. 17. m u y a l t o — aquí. Los menciona también la Historia de los rusos. entre los representantes de la cúspide cosaca de los siglos XVII—XVIII. Murió en 1622 a consecuencia de heridas recibidas en un combate cerca de la ciudad de Jotín. sino un tipo — sintético — de caudillo de la campaña marítima cosaca. P r a d o G r a n d e — antiguo nombre del lugar emplazado en la orilla izquierda del Dniéper. 11. E l M o n j e — Petró Konashévich-Sagaydachny. es decir de los cosacos que. 13. Hoy Glújiv está compren­ dida én la región de Sumi (Ucrania).el cual se liquidaba' la Sich. 16. 14. donde los zaporogos caza­ ban y pescaban. G a m a i í a — desde comienzos del siglo XVII la historia ucraniana conoce varios Gamalias. Entonces. desde el siglo XVI hasta la primera mitad del XVII. el zar Nicolás I. L a c i u d a d d e G 1ú j i v — ciudad donde en el siglo XVIII tenía su sede central el hetmán de Ucrania. erigido por orden de Catalina II en 1782 Está en ruso y en latín. L a c i u d a d e n t r e p a n t a n o s — se refiere a Petersburgo fundado en 1703 por Pedro I en la pantanosa orilla del golfo de Fin­ landia. 15. hetmán de los cosacos registrados. Él. asentadas sobre una isla del río Neva frente al Palacio de Invierno en Peters­ burgo. H a y u n a f o r t a l e z a y un c a m p a n a r i o a n e j o — la fortaleza de Pedro y Pablo y la catedral del mismo nombre. 18. - . hetmán de las tropas zaporogas entre 1614—1622. I v á n P i d k o v a (Herradura) — (¿—1578) uno de los jefes de la lucha de liberación del pueblo moldavo y ucraniano contra los inva­ sores turco-tártaros y los feudales moldavos (siglo XVI). el Gamalía que nos describe Shevchenko no es un personaje histórico.

• . 23. 22. elegido un tercero. 21. lo que. después de quemado Juan Hus en la hoguera. Wenceslao. H e t m á n p r o v i s i o n a l — se trata del coronel de Chernígiv. S a f a f i k — Safarik Pablo (1795—1861). por eso solicitaba tenazmente que Pedro I le apliase sus derechos de hetmán. Abogaba por una unidad de los pueblos eslavos. nunca fue cierto. héroe nacional de Bohemia. donde fue con­ denado y quemado en la hoguera Juan Hus. ciudad donde en el siglo XIV vivió un antipapa.20. A c é s a r y a W e n c e s l a o — Segismundo. 28. 1378—1410). capilla donde Juan Hus pronunciaba homilías contra el papa y la iglesia católica. Los his­ toriadores ucranianos burgueses le pintaban como defensor de los inte­ reses populares. A principios del XV ambos fueron derrocados. A n t i p a p a s — pretendientes al solio pontificio (lugartenientes de distintas capas y grupos eclesiásticos y laicos) entre los cuales era permanente la lucha por el poder. filólogo. pro­ pulsor del renacimiento checo y eslovaco. Polubótok estuvo encarce­ lado en la fortaleza de Pedro y Pablo. L a c a p i l l a de B e l é n — en Praga. 2 i 2 k a d e T a b o r — Juan Zizka (1360—1424).- Zizka encabezó la insurrección del pueblo checo contra el yugo feu­ dal. Luchador por liberar del dominio austrogermano a los pueblos checo y eslovaco. su hermano. S e c e b a el f r a i l e c u a l l e c h ó n — alude al papa de Roma. Pavló Polubótok. 25. 27. Constanza. C o n v o c a a t o d o s l o s c u e r v o s — se refiere al concilio cardenalicio en la sureña ciudad alemana. quien expresaba los intereses de la cúspide cosaca. de hecho. A finales del XIV había un papa en Roma. rey de* Bohemia (Wenceslao IV. A t i 1 a — desde el año 434. 31. historiador. La ciudad de Tabor fúe7 centro de la insurrección. recortados en sumo grado tras la traición de Mazepa. rey de los hunos. En ucraniano la palabra “hus” suena casi igual que “husak” (ganso). P o r q u e s a b e n q u e l o s g a n s o s — se trata de partidarios de Hus. Famoso por sus сапь- pañas y conquistas devastadoras en Asia y Europa. emperador del Sacro Imperio Romano (1368—1437). 24. otro en Aviñón. En 1419. ~ ** 29. 26. 185. designado en 1722 hetmán provisional de Ucrania. donde murió en 1724. . también fue derrocado y se eligió a otro. A v i ñ ó n — en el sur de Francia. 30. P a r a luchar con l a s á g u i l a s — alude á los partidario^ del papa. la iglesia católica y la invasión germana.

43. D a v i d — rey de Israel (1012—972 a. en forma de torta. El poema A N. U r í a s — jefe de las tropas de Israel. 41. Kostomárov se basa en un hecho real: preso vio el poeta desde la ventana de su celda. G o r o d i s c h е — nombre de un poblado grande. Jacobo Petróvich (1813— 1845) amigo íntimo de T.. Era oficial del ejército zarista y murió en el Cáucaso en una campaña contra cherkesos insurrectos. P a r n a s o — monte de Grecia consagrado a Apolo y a las Musas. 35. C h u r e k — pan sin sal. B o s q u e de B r o v a r í — situado en la margen izquierda del Dniéper. H i s p a n o s — en este contexto. hoy ciudad. J a c o b de B a l m é n — de Balmén. N a t h á n — profeta hebreo que reprobó a David la muerte de Urías.n. 45. 33. 37.e. 42. 39. S a k 1i a — vivienda típica de los habitantes del Cáucaso. historiador ucraniano y ruso. conquistadores. 44. Y a l b u e n h e l e n o — se refiere a Sócrates (469—399 a. así llamaban a todas las tribus nómedas de las estepas. S a r d a n á p a 1o — último rey asirio (siglo VII antes de nuestra era). 36.). 47. escritor. K i r g u i s e s — en la época de Shevchenko. 46. 185 . Éste para librarse de su rival.n. Shevchenko. uno de los fun­ dadores de la sociedad de Cirilo y Metodio. centro regional en la región de Cherkasy (Ucrania). en el patio de la prisión. Pintor aficionado.). en la que adoptaba mode­ radas posiciones liberales. 34. B e t s a b é — esposa de Urías y después de David con el que en­ gendró al futuro rey Salomón. Beatriz Cenci. a la madre de Kostomárov que había venido a ver a su hijo. K o s t o m á r o v — Nikolai Ivánovich Kostomárov (1817—1885).e.32. más allá del Caspio. Aquí se trata de kazajos. 38. 40. lo envió en combate a una muerte cierta. no lejos de Kíev. C e n c i — hija de un señor romano (siglo XVI). burgués-liberal. mató a su progenitor que quería violarla. Su esposa Betsabé le gustó a David.

57. al N. K o z 1o v — hoy ciudad de Eupatoria (Crimea). R o g n i d a — hija de Rogvolod y prometida de Yaropolk. L e í y L a d o — dioses míticos de los antiguos eslavos: Lado. En sentido fi­ gurativo. L e t e o — río de los Infiernos. 55. S a m a r i t a n a — Sunamita. n. 62. P r i a p o — en la mitología griega — dios de la fructificación y de la horticultura. 63.48. La cúspide cosaca le entregó a las tropas polacas y tras salvajes torturas fue ejecutado en Varsovia en 1597. D e h e t m á n — se trata de Severín Nalivaiko. Hoy. en la mitología romana — dios de deleite sensual. del Ponto Euxino. favoritos. ciudad en la región de Crimea (Ucrania). В a j c h i s а г a y — antaño residencia de los janes tártaros de Cri­ mea. Su nombre significa olvido. Leí. 56. Vladímir. P r e t o r i a n o s — guardia del emperador romano. 61. tendida en el año 312 a. diosa de la belleza y el amor. concubina del rey David. 52. jefe de la antifeu­ dal insurrección cosaca en Ucrania y Bielorrusia (1594—1596). 51. su hijo. Atenea le metamorfoseó los cabellos en serpientes y a sus ojos les dio el poder de convertir en piedra cuanto miraban.) que persiguió violenta­ mente a los cristianos. diosa del amor. introdujo el cristianismo en Rusia. D e c i o — emperador romano (III s. mató a Rogvolod e hizo esposa a Rognida. 53. dios de la primavera. 60.. según la mitología griega. e. Vivió en la segunda mitad del siglo X. e. R o g v o l o d el v i e j o p r i n c i p e — príncipe de Pólotsk. V 1a d i m i r — gran príncipe de Kíev (murió en 1015). aquí deportaba el Estado Romano a sus adversarios políticos. príncipe de Kíev. IS7 . L i c t o r — guardia de honor que precedía con las fasces a los magistrados de la antigua Roma. 49. 64. n. aún príncipe de Nóvgorod atacó a Pólotsk. 54. 59. V i a A p i a — carretera estratégica de Roma a Brundusium (hoy Brindisi). 50. C i p r i d a — uno de los nombres de Afrodita. M e d u s a — una de las tres Gorgonas. E s c i t i a — región de Europa habitada en otros tiempos por los escitas. 58.

67. R a b í — maestró. . preceptor. 72. cerca de Sebastopol. en especial Cuentos populares. en donde estaba el monte sagrado de los latinos y el templo de Júpiter. T i b e r í a d e s — lugar próxima al lago del mismo nombre. 81. tenía ciertos rasgos co­ munes con el cristianismo precoz.65. 68. 82. Fa* mosa por sus yacimientos auríferos. H o s a n a — ¡Sálvanos!.e n la antigüedad.h o r c a . la tenía en gran estima T. . T a b o r — monte de Palestina sobre el lago Tiberíades'.. regidor de los. C a r m e l o — monte en Palestina. i8é. no lejos de Roma. 80..'en hebreo antiguo. 84. en Galilea Palestina. a los condenados a muerte los crucificaban. L i d i a — región de Asia Menor que fue provincia de Roma. 74. 83. 66. C r u z . E s e n i o s — miembros de una secta judía que practicaba la comu­ nidad de bienes y la sencillez de costumbres. P o r e s a c a m p a ñ a a c i a g a — alude a la derrota del ejército zarista. 75. U n h a z d e fu e g o s -c o m e ta . M a r k ó V o v c h o k — seudónimo literario de María Olexándrivna Vilitiska-Markóvich (1833—1907). 70. 73. 71. cerca de Jerusalén. 78. 79. en la guerra de Crimea (1853—1856). Su obra. A l b a n o — ciudad. Infiernos. C o p t o — cristiano jacobita egipcio. L í b a n o — monte en el Líbano. escritora ucraniana y rusa revolu- cionaria-democrática.E n V e r s a l l e s A l a m e s a d e l m o n a r c a — alude al emperador francés Napo­ león III (1808—1873) que destruyó el régimen republicano en Francia y se proclamó emperador. 76. E l M o n t e — Monte Eleón. reaccionarios pilares ideoló­ gicos del régimen de servidumbre. Shevchenko. en hebreo antiguo/ * 77. 69. E m m a n u e l — nombre bíblico del Mesías. M e n f i s — capital del antiguo Egipto. E l b i z a n t i s m o — en este caso. M ó r o k — en la mitología escita.

Láquesis. C a r ó n t e — barquero de los infiernos. P a r c a s — deidades de los infiernos (Cloto. . encargado de transportar las almas de los muertos.85. a través del río Aqueronte y de la laguna Estigia. La primera comenzaba el hilo de la vida. nombre irónico que se daba a los médicos. la segunda seguía hilando y la tercera lo cortaba. 86. cuyo trama hilaban. E s c u l a p i o — dios de la medicina. Más tarde. Atropos) dueñas de la vida de los hombres. 87.

.......................................... 51 No le envidies tú al rico.................................. 18 Perebendia (Traducción de Anatoli S tá ro s tin ) .........................................................? (Traducción de Lev Olevski) .............................................N......................... 17 Caterina (Traducción de José María Alvarez Posada) ................................. Es penoso el cautiverio...... ..... 39 El viento habla con el soto...... 99 X....................................... ........................ 3 La hechizada (Traducción de Agustín Arguelles Manso) 11 Sueño (¿Para qué quiero estas cejas........................................................................................................... 101 Sueños míos..... (Traducción de Lev Olevski) 43 Gamalía (Traducción de César A rc o n a d a ) ............... 43 Noches de doncella (Traducción de Lev Olevski) ......................... .... .................. 96 En una casamata III........................... 77 El Cáucaso (Traducción de Vicente Arana Alonso) ........... 97 IV............................) (Traduc­ ción de Agustín ArgüellesM a n s o ) ..................... 90 Los días pasan y las noches................................... 104 A N........ 115 190 ... pensamientos míos........ (Tendría yo unos trece años... INDICE Gran cantor de la libertad y fraternidad de los pueblos.................................................................................................................. Guindalera de la jata..... 49 Sueño (Comedia) (Traducción de José María Alvarez P o s a d a ) ............... ........................................................................... .................. (Traducción de Lev Olevski) ....................................... 98 VIII........... 37 Pensamientos......... ...... 65 No te cases con la rica... (Traducción de Lev Olevski) ............. “No dejes sola a tu madre’* (Traducción de Agustín Argüelles M a n s o ) .......................................................................................... ................................................................... se enturbia el monte.................................................. Kostomárov (Jugando.......... (Traducción de Vicente Arana A lo n s o ) . (Traducción de Vicente Arana A lo n s o ) ........................ ...... ................................................................................................ (Traducción de Lev Olevski) 103 La princesa (Poema) (Traducción de José María Alvarez P o s a d a ) .................... Vasil Shubravski (Traducción de Mikola Prijodko) ... (Traducción de........................... ............. sueños míos...................................................................................................................... (Traducción de Vicente Arana A lo n s o ) ........................................ Confieso que no me importa (Traducción de Vicente Arana A lo n s o ) . (Traducción de Lev Olevski) 95 Testamento (Traducción de Lev O l e v s k i) .......) (Traducción de VicenteAranaAlonso) .............. 97 VIL A N...... (El sol se oculta....) (Traducción de Vicente Arana A lo n s o ) ...........N.................... ................................... 100 No puedo conciliar el sueño.......... .................................................... . ................................................. ................. 67 La criada (Traducción de Agustín Argüelles Manso) ............................ 65 El hereje (Traducción de Vicente Arana Alonso) .............................................. 115 A N... el sol se escondía.....Antonio G a v i n a ) .........

........... 117 Zares....................... (Traducción de Agustín Argüelles Manso) ........... 183 .................. ... ....................... ............... ................ 129 El cielo está turbio.......N..... Capítulo 35 ( I m i t a c i ó n ) (Traducción de Agustín Argüelles M a n s o ) ................ 156 Isaías....... ............? (Traducción de Agustín Arguelles Manso) 129 El profeta (Traducción de Lev O le v s k i) . 153 La gloria (Traducción de Agustín Argüelles Manso) .. (Traducción de Vicente Arana Alonso) ....... 177 Oración (Traducción de Lev Olevski)....................... (Traducción de Vicente Arana Alonso) 130 La ¡ata de Caterina....... ................................* .... (Traducción de Vicente Arana Alonso) ................... ................................ ................. (Traducción de Lev Olevski) 132 Cuento los días. . 180 No te parece...... 117 El fugitivo (Traducción de José S a n t a c r e u ) ............. (Traducción de Agustín Argüelles M a n s o ) ....................... .................. compañera mía.......... (Traducción de Agustín Argüelles Manso) .......................... 136 Neófitos (Poema) (Traducción de Agustín Argüelles Manso) ........... (Traducción de Lev Olevski) .. (Traducción de Vicente Arana Alonso) 133 Por mí no rezaba................................... 130 En las fiestas sobre paja..... (Traducción de Agustín Argüelles Manso) ... ni Galileo.. 179 Ni Arquímedes. 179 A Likeria (Traducción de Vicente Arana Alonso) ................. 178 Mundo radiante y sereno................... . 177 Robledal umbrío....... ............. ..... 156 A la hermana (Traducción de Lev O le v s k i) ........ 153 Musa (Traducción de Agustín Argüelles Manso) .... (Traducción de Agustín Argüelles M a n s o ) ............) (Traducción de Agustín Argüelles M a n s o ).......... 158 María (Poema) (Traducción de Vicente Arana Alonso) .......... 155 Gracias a Dios no estoy malo (Traducción de Agustín Argüelles M a n s o )................... 159 Con jarras de cerveza. 180 Pasan los días y pasan las noches (Traducción de Agustín Argüelles Manso) ................... ........... gloria adversa!) (Tra­ ducción de Vicente Arana A lo n s o ) ........ .............. (Traducción de Vicente Arana Alonso) . 154 Sueño (Segando el trigo ella iba...................................... 135 Si supierais dónde viven las gentes.................. .......................... .................... ........................ .. (fMis pensamientos! ¡Oh.. 181 Notas al t e x t o ...A N.............................. 139 La suerte (Traducción de Lev O l e v s k i ) ..... 122 ¿Te asustarás.......... 178 Himno de las monjas (Traducción de LevOlevski) . ........................... ....

Київ. Умови.133. Гарнітура літературна.— К . В. 40 к. Передм.85. В. 5—2198. Формат 84X108732 Папір друкарський № 1. /. Упоряд. Ш37 Вибрані поезії. «Ка­ терина» і багато ліричних віршів. 42. М. арк. Володимирська. Смолянюк Коректор С. Кононенко Художній редактор І. 252601. С. Підписано до друку 03. такі шедеври української поезії. издательство художественной литерагурьі «Днипро». Обл.19. А.08+1 вкл. 10.09. Тираж 1000 пр. Г. Н осова Інформ.85. 262057. Довженка. Котолупов Художник В. Зам. 3. 10.86. У1 . бланк Ні 1390 Здано до складання 17. Серед творів. Головне підприємство республіканського виробничого об’єднання «Поліграфкнига». Ціна 1 крб. вул. вул. 4702590100—031 Ш М205(04)—86 Б31. 1986. / Перекл. ТАРАС ГРИГОРЬЕВИЧ ШЕВЧЕНКО Избранньїе стихотворения Сосгавигель В ладим ир Самойлович Харитонов Перевод с украинского Киев. що ввійшли до збірки великого українського поета (1814—1861). фарбовідб.— 191 с. Гаврилю к Технічний редактор Jl. Шевченко T. Шубравського. друк арк.07. М.-вид. Хари­ тонов. Видавництво художньої літератури «Дніпро. Друк високий Умови. Київ-МСП. з укр. як поеми «Кавказ». 10. І986 (На испанском язьіке) Відповідальний за випуск В.: Дніпро.864.