2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.

HTML

SALA CONSTITUCIONAL
Exp. N° 16­1172
 
MAGISTRADA PONENTE: LOURDES BENICIA SUÁREZ ANDERSON
 
En  fecha  24  de  noviembre  de  2016,  los  abogados  YEMINA  MARCANO  RIGUAL,  actuando  en  su
carácter  de  Fiscal  Vigésima  Séptima  del  Ministerio  Público  Nacional  Plena  encargada  de  la  Fiscalía  Séptima
Nacional  Plena,  GLADYS  VALERA,  en  su  condición  de  Fiscal  Provisoria  Décima  Novena  del  Ministerio
Público  con  competencia  en  materia  de  drogas  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Estado  Miranda,  y  JUAN
TORRES,  Fiscal Auxiliar  Séptimo  Nacional  Pleno,  presentaron,  ante  la  Secretaría  de  esta  Sala  Constitucional
del Tribunal Supremo de Justicia, acción de amparo constitucional contra la decisión dictada el 11 de julio de
2016  por  la  Sala  Tercera  de  la  Corte  de Apelaciones  Ordinaria  y  de  la  Sección  de  responsabilidad  Penal  del
Adolescente del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda con sede en Ocumare del Tuy, mediante la cual se
declaró sin lugar el recurso de apelación interpuesto por la representación fiscal, y en consecuencia, se confirmó
la decisión dictada el 24 de noviembre de 2015, por el Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de
Juicio  del  Circuito  Judicial  Penal  del  Estado  Bolivariano  de  Miranda,  extensión  Valles  del  Tuy,  que  acordó
levantar la medida de aseguramiento real dictada el 9 de abril de 2014, sobre la aeronave marca King Air 300
Bech Aircraft Corporation matrícula YV2899 serial FA­48 y en su lugar acuerda la devolución de la misma a la
ciudadana  María  Eugenia  Chirinos  Peña,  en  su  condición  de  apoderada  judicial  de  la  sociedad  mercantil
INVERSIONES DELTA SIERRA 2012, C.A., de conformidad con lo establecido en el artículo 293 del Código
Orgánico Procesal Penal.
En fecha 28 de noviembre de 2016, se dio cuenta en esta Sala y designó ponente a la Magistrada Lourdes
Benicia Suárez Anderson, quien con tal carácter suscribe la presente decisión.
En escrito presentado el 4 de mayo de 2017, los Fiscales YEMINA MARCANO y JUAN TORRES, en la
condición arriba indicada, solicitaron pronunciamiento sobre la admisión de la presente acción de amparo.
En fecha 8 de junio de 2017, el Fiscal Auxiliar 7° Nacional Pleno, JUAN TORRES BONILLA, presentó
escrito en el cual desiste de la acción de amparo incoada.
Realizado el estudio del caso, se pasa a decidir, para lo cual se observa:
 
I
DE LA ACCIÓN DE AMPARO
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 1/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

 
Los  representantes  del  Ministerio  Público  iniciaron  su  escrito  señalando  que  interponían  la  acción  de
amparo contra la decisión dictada el 11 de julio de 2016, por la Sala 3 de la Corte de Apelaciones Ordinaria y de
la  Sección  de  Responsabilidad  Penal  del  Adolescente  del  Circuito  Judicial  Penal  del  Estado  Bolivariano  de
Miranda  con  sede  en  Ocumare  del  Tuy,  que  confirma  la  decisión  dictada  el  24  de  noviembre  de  2015,  por  el
Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Bolivariano
de Miranda, extensión Valles del Tuy, mediante la cual, acordó levantar la medida de aseguramiento real dictada
el  9  de  abril  de  2014,  sobre  la  aeronave  marca  King  Air  300  Bech  Aircraft  Corporatión,  matrícula  YV2899,
serial FA­48 y en su lugar acuerda la devolución de la misma a la solicitante María Eugenia Chirinos Peña, en su
condición de apoderada judicial de la Sociedad Mercantil Inversiones Delta Sierra 2012 C.A., de conformidad a
lo establecido en el artículo 293 de Código Orgánico Procesal Penal.
Que,  en  el  transcurso  de  la  investigación  el  Ministerio  Público  solicitó  información  en  relación  a  la
adquisición de la aeronave, lo cual, hasta la presente fecha, no se ha determinado la procedencia del dinero para
ostentar la propiedad de dicho bien, en razón de que la sociedad mercantil Delta Sierra C.A., no ha presentado
documentación  de  la  empresa  que  acredite  actividad  económica  sustentable  para  adquirir  dicha  aeronave,
aunado  al  hecho  de  no  llevar  los  libros  contables  y  poseer  un  domicilio  fiscal,  el  mismo  donde  residen  los
ciudadanos  Rubymar  Stella  y  Dieter  Lukas  Staubli  (esposo  de  la  primera  de  las  mencionadas,  quien
presuntamente  compró  la  aeronave  pero  no  aparece  como  accionista  en  el  Registro  Mercantil),  de  lo  cual  fue
corroborado con la inspección practicada por funcionarios adscritos a la Guardia Nacional Bolivariana, por lo
que, en virtud de estos hechos, el Ministerio Público solicitó al referido tribunal, medida de aseguramiento en
relación a la aeronave.
Que, es importante tomar en consideración, que unos de los requisitos fundamentales para proceder a la
entrega del bien mueble es que debe estar comprobada la titularidad del derecho de propiedad sobre el objeto
que se reclama en el proceso penal.
Que, las condiciones no han variado, son las mismas que dieron lugar a la medida de aseguramiento, ya
que  existen  elementos  de  convicción  que  hacen  presumir  que  dicha  aeronave  fue  adquirida  con  dinero
proveniente de actividades ilícitas y que ello se deriva de las entrevistas tomadas a los accionistas, así como de
la inspección realizada a la empresa, la cual no es sino el domicilio de uno de los accionistas. Que, en cuanto a la
propiedad  de  la  aeronave  antes  referida,  aparece  la  empresa  Delta  Sierra  2012  C.A.  representada  por  los
accionistas  Rubymar  Stella  González  Acosta  y  Jorge  Arunas  Seputis  Bertran,  pero  que,  sin  embargo  de  la
entrevista  realizada  a  la  ciudadana  Rumbar  Stella  González Acosta,  hermana  de  la  accionista  Rubymar  Stella
González, se evidenció que la constitución de la empresa Delta Sierra 2012, fue realizada con el único objeto de
adquirir  la  mencionada  aeronave,  no  obstante  existir  incertidumbre  en  relación  al  origen  de  los  fondos  y  la
propiedad del bien, y que en virtud de ello, lo más acertado era seguir investigando y negar, como en efecto así
se pronunció el Ministerio Público, la devolución de dicha nave.
Que,  estas  consideraciones  deben  ser  analizadas  por  los  miembros  de  esta  Sala  Constitucional,  a  los
efectos de declarar con lugar la presente acción, ya que, en su decir, existen suficientes elementos de convicción
para presumir que el bien fue adquirido con fondos producto de actividades ilícitas y con el objeto de evadir una
posible  acción  de  Estado.  Que,  en  ese  sentido,  se  solicitó  carta  rogatoria  a  las  autoridades  competentes  de  la
Confederación Suiza, para determinar  el origen de los fondos y descartar que esa empresa Delta Sierra 2012,

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 2/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

C.A., adquirió el bien, en circunstancias que lleven a concluir que los derechos fueron transferidos para evadir
una posible incautación preventiva, confiscación o decomiso.
Que,  el  Juzgado  Primero  de  Primera  Instancia  en  Funciones  de  Juicio  del  Circuito  Judicial  Penal  del
Estado Bolivariano de Miranda, extensión Valles del Tuy, acuerda la entrega del referido bien y la Sala 3 de la
Corte de Apelaciones Ordinaria y de la Sección de Responsabilidad Penal del Adolescente del Circuito Judicial
Penal del Estado Bolivariano de Miranda con sede en Ocumare del Tuy, de manera “apresurada” confirma dicha
decisión en los mismos términos, sobre la base que desconoce el contenido del artículo 183 de la Ley Orgánica
de Drogas y sin motivación alguna.
Que “Los delitos relacionados con el tráfico de drogas, generan un grave daño que afecta la salud física y
moral  de  la  colectividad,  y  que,  siendo  este  tipo  de  delitos  atienden  al  crimen  organizado,  es  por  lo  que,  a
criterio de quienes suscribimos, se conjugan los presupuestos procesales para anular la decisión de la entrega
de  la  referida  aeronave,  de  conformidad  con  lo  establecido  en  el  artículo  179  del  Código  Orgánico  Procesal
Penal”.
Asimismo, los representantes del Ministerio Público consideran que la Corte de Apelaciones violentó los
artículos 183 de la Ley Orgánica de Drogas, 157 del Código Orgánico Procesal Penal, y 26, 49 y 285, numerales
3  y  4  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  al  no  dar  respuesta  a  lo  solicitado  por  el
Ministerio Público y al no fundamentar su decisión.
Que, en virtud del derecho al debido proceso que le asiste al Ministerio Público, las accionantes solicitan
que  sea  admitida  y  declarada  con  lugar  la  presente  acción  de  amparo,  así  como,  el  restablecimiento  de  la
situación  jurídica  infringida,  y  la  nulidad  de  la  decisión  dictada  por  la  Sala  3  de  la  Corte  de  Apelaciones
Ordinaria  y  de  la  Sección  de  Responsabilidad  Penal  del  Adolescente  del  Circuito  Judicial  Penal  del  Estado
Bolivariano de Miranda con sede en Ocumare del Tuy, que confirmó la decisión dictada el 24 de noviembre de
2015, por el Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado
Bolivariano de Miranda, extensión Valles del Tuy.
Por último, los representantes del Ministerio Público solicitaron se suspenda la entrega del referido bien
mueble,  hasta  tanto  se  dicte  decisión  en  la  presente  causa.  De  igual  forma,  indicaron  que  el  expediente
correspondiente a la presente causa se encuentra actualmente ante el Juzgado Primero de Primera Instancia en
Funciones  de  Juicio  del  Circuito  Judicial  Penal  del  Estado  Bolivariano  de  Miranda,  extensión  Valles  del  Tuy,
signado bajo el número 2013­015903.
 
II
DE LA DECISIÓN ACCIONADA
 
El  11  de  julio  de  2016,    la  Sala  Tercera  de  la  Corte  de  Apelaciones  Ordinaria  y  de  la  Sección  de
responsabilidad Penal del Adolescente del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda con sede en Ocumare del
Tuy, dictó los siguientes pronunciamientos:
 
“PRIMERO:  Se  declara  SIN  LUGAR  el  Recurso  de  Apelación  de  Autos  interpuesto  por  la  ABG.
YEMINA  CAROLINA  MARCANO,  Fiscal  Provisoria  de  la  Fiscalía  Vigésimo  Séptima  del  Ministerio
Público Nacional Plena, y ABG. GLADYS VALERA, Fiscal Provisoria Décima Novena del Ministerio
Público  con  Competencia  en  Materia  Contra  las  Drogas  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Estado
Miranda,  de  conformidad  con  lo  establecido  en  el  numeral  5  del  artículo  439  del  Código  Orgánico
procesal Penal, en contra de la decisión dictada en fecha 24 de noviembre de 2015, por el JUZGADO
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 3/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

PRIMERO  DE  PRIMERA  INSTANCIA  EN  FUNCIONES  DE  JUICIO  DEL  CIRCUITO  JUDICIAL
PENAL DEL ESTADO BOLIVARIANO DE MIRANDA, EXTENSION VALLES DEL TUY. SEGUNDO:
Se CONFIRMA la decisión dictada en fecha 24 de noviembre de 2015, por el JUZGADO PRIMERO
DE PRIMERA INSTANCIA EN FUNCIONES DE JUICIO DEL CIRCUITO JUDICIAL PENAL DEL
ESTADO  BOLIVARIANO  DE  MIRANDA,  EXTENSION  VALLES  DEL  TUY,  mediante  la  cual  el
prenombrado  Órgano  Jurisdiccional  acordó  levantar  la  medida  de  aseguramiento  real  dictada  en
fecha  09  de  abril  de  2014,  sobre  la  Aeronave  marca  King  Air  300,  Bech  Aircraft  Corporation,
matrícula  YV­2899,  serial  FA­48,  y  en  su  lugar  acuerda  la  devolución  de  la  misma  a  la  solicitante
MARIA EUGENIA CHIRINOS PEÑA, en su condición de apoderada Judicial de la sociedad mercantil
Inversiones Delta Sierra 2012, C.A, de conformidad con lo establecido en el artículo 293 del Código
Orgánico Procesal Penal”.
 
Basó su fallo en las siguientes consideraciones:
 
“(…) que la impugnación realizada por la parte recurrente, versa sobre la decisión dictada en fecha
24 de noviembre de 2015, mediante la cual el Tribunal Primero de Primera Instancia en Funciones de
Juicio del Circuito Judicial Penal del estado Bolivariano de Miranda extensión Valles del Tuy, emitió
el  siguiente  pronunciamiento:  ‘(…)de  conformidad  con  las  previsiones  de  los  artículos  115  de  la
Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  en  relación  con  los  artículos  59  de  la  Ley
Orgánica  Contra  la  Delincuencia  Organizada  y  Financiamiento  al  Terrorismo  y  293  del  Código
Orgánico Procesal Penal, acuerda dejar sin efecto (levantar) la medida de aseguramiento real dictada
en  data  09  de  Abril  de  2014  sobre  la  aeronave  marca  king  Air  300,  Bech  Aircraft  Corporation,
matrícula  YV­2899,  serial  FA­48,  y  en  su  lugar  acuerda  la  devolución  de  la  misma  a  la  sociedad
mercantil  Inversiones  Delta  Sierra  2012  C.A.,  en  virtud  de  acreditar  la  legítima  propiedad  sobre  la
misma…’,  decisión  ésta  que  a  criterio  de  las  recurrentes  menoscaba  y  lesiona  derechos  y  garantías
constitucionales y legales, causándole un gravamen irreparable.
 
 
En  tal  sentido,  del  escrito  de  apelación  se  desprende  que  las  recurrentes  fundamentan  su  actividad
recursiva en el numeral 5º del artículo 439 del Código Orgánico Procesal Penal, el cual señala:
 
…Omissis…
 
Así  las  cosas,  es  necesario  para  este  Tribunal  de  Alzada  determinar  si  en  la  recurrida  el  Juez  del
Tribunal Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado
Miranda, Extensión Valles del Tuy, expuso razonadamente los fundamentos de hecho y de derecho que
generan  el  fallo  hoy  impugnado.  En  este  orden  de  ideas,  se  considera  oportuno  traer  a  colación  el
contenido del artículo 293 del Código Orgánico Procesal Penal, el cual dispone:
 
‘Artículo 293 del Código Orgánico Procesal Penal.
 
El Ministerio Público devolverá lo antes posible los objetos recogidos o que se incautaron y que no
son imprescindibles para la investigación. No obstante, en caso de retraso injustificado del Ministerio
Público, las partes o los terceros interesados podrán acudir ante el Juez o Jueza de Control solicitando
su  devolución,  sin  perjuicio  de  la  responsabilidad  civil,  administrativa  y  disciplinaria  en  que  pueda
incurrir el o la Fiscal si la demora le es imputable.
El  Juez  o  Jueza  y  el  Ministerio  Público  entregarán  los  objetos  directamente  o  en  depósito  con  la
expresa obligación de presentarlos cada vez que sean requeridos.
Las  autoridades  competentes  deberán  darle  cumplimiento  inmediato  a  la  orden  que  en  este  sentido
impartan el Juez o Jueza o el o la Fiscal, so pena de ser enjuiciados o enjuiciadas por desobediencia a
la autoridad, conforme a lo dispuesto en el Código Penal.’ (Cursiva de esta Sala)
 
De la norma anteriormente transcrita y del criterio jurisprudencial se colige que el Ministerio Publico
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 4/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

podrá  devolver  los  objetos  incautados  cuando  no  los  considera  necesarios  para  la  investigación,
pudiendo el solicitantes o los terceros interesados acudir ante el Juez correspondiente a fin de elevar
sus solicitudes, encontrándose el Tribunal en el deber de devolver los objetos, a menos que considere
indispensable su conservación, lo cual establecerá de forma motivada o en atención a que las cosas
solicitadas  para  su  entrega  sean  robadas,  hurtadas,  estafadas,  entre  otros,  lo  que  razonadamente
amerite la negativa de la entrega.
Ahora  bien,  esta  Sala  observa  de  las  actas  que  conforman  el  expediente,  que  cursan  distintos
elementos que fueron considerados por el tribunal A quo al momento de dictar su fallo, con el fin de
dar  cumplimiento  a  los  requisitos  establecidos  en  el  artículo  59  de  la  Ley  Orgánica  Contra  la
Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, dichos elementos son:
 
• Copia fotostática de Registro Aeronáutico Civil, inscrito bajo el Nº 4, Tomo II, primer trimestre del
2013,  del  Libro  de  Transferencia  de  Aeronaves,  Partes,  Motores  y  Hélices  de  fecha  19  de  Marzo  de
2013,  inserto  del  folio  trescientos  cincuenta  y  ocho  (358)  al  trescientos  sesenta  y  siete  (367)  de  la
octava pieza de la Causa Principal signada bajo el Nº MP21­P­2013­015903.
 
•  Copia  fotostática  de  Certificado  de  Matricula  emitido  el  18  de  abril  de  2013,  por  el  Instituto  de
Aeronáutica  Civil  (INAC),  bajo  el  Nº  4499,  inserto  al  folio  dieciséis  (16)  de  la  primera  pieza  de  la
Causa Principal signada bajo el Nº MP21­P­2013­015903.
 
• Poder Especial Autenticado ante la Notaria Publica Trigésima Séptima del Municipio Libertador, Nº
45, tomo 158, folios 158 al 148 de los Libros de autenticación llevados por la mencionada notaria, el
cual  acredita  a  la  ABG.  MARIA  EUGENIA  CHIRINOS  PEÑA,  Apoderada  Judicial  de  la  sociedad
Mercantil Inversiones Delta Sierra 2012, C.A, inserto al folio trescientos veintiséis (326) al trescientos
veintinueve (329) de la pieza numero octava de la Causa Principal.
 
En  tal sentido, evidencia  este  Tribunal  Colegiado  de  la  decisión  dictada  por  el Tribunal Primero de
Primera Instancia en Funciones de Juicio de este Circuito Judicial Penal, en fecha 24 de noviembre de
2015, que el Juez A quo plasma los fundamentos de hecho y de derecho expresando entre otras cosas
lo siguiente:
 
‘…Luego de realizarse una detenida y exhaustiva revisión de la solicitud formulada por la profesional
del  derecho  María  Eugenia  Chirinos  Peña,  en  su  condición  de  apoderada  judicial  de  la  sociedad
mercantil  Inversiones  Delta  Sierra  2012,  C.A,  en  el  sentido  de  que  sea  levantada  la  medida  de
aseguramiento  y  por  ende  sea  devuelta  la  aeronave  marca  king  Air  300,  Bech  Aircraft  Corporation,
matrícula YV­2899, serial FA­48, solicitada conforme a las previsiones de los artículos 26 y 51 de la
Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  se  observa  que  efectivamente,  el  bien  in
comento,  es  propiedad  de  la  empresa  Inversiones  Delta  Sierra  2012  C.A.,  tal  y  como  se  aprecia  de
Registro Aeronaútico (sic) Civil, inscrito bajo el Nº 4, Tomo II, primer trimestre del 2013, del Libro de
Transferencias  de  Aeronaves,  Partes,  Motores  y  Hélices,  de  fecha  19  de  Marzo  de  2013,  así  como
según  certificado  de  matricula  emitido  el  18  de  Abril  de  2013,  por  el  Instituto  de  Aeronáutica  Civil
(INAC),  bajo  el  Nº  4499,  evidenciándose  de  esta  forma  que  dicha  compañía  es  propiedad  del  bien
requerido. En segundo lugar, se encuentra debidamente acreditada la condición de apoderada judicial
de  la  profesional  del  derecho  María  Eugenia  Chirinos  Peña,  de  la  sociedad  mercantil  Inversiones
Delta  Sierra  2012,  C.A.,  ello  verificable  de  la  sustitución  del  poder  especial  autenticado  ante  la
Notaría Pública Trigésima Séptima del Municipio Libertador, el cual quedo asentado bajo el 45, tomo
158,  folios  148  al  150,  de  los  libros  de  autenticaciones  llevados  en  esa  notaría,  mandato  del  cual
emana  la  facultad  conferida  a  dicha  ciudadana  para  que  actúen  en  nombre  y  representación  de  la
empresa  propietaria  de  la  aeronave…OMISSIS…Por  otra  parte,  se  advierte  que  la  empresa
propietaria  de  dicha  aeronave  ni  sus  accionistas,  se  encontraban  sujetos  a  investigación  penal  o
procedimiento judicial alguno por los hechos de marras, pues los encausados de autos son personas
distintas a los accionistas o miembros de dicha empresa. Así mismo, se observa que los accionistas no
adquirieron  el  bien  o  algún  derecho  sobre  éste,  en  circunstancias  que  razonablemente  permitan
concluir que los derechos fueron transferidos para evadir una posible incautación preventiva, pues la
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 5/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

adquisición  del  bien  se  realizo  con  anterioridad  a  la  fecha  en  que  acaecieron  los  hechos  objeto  del
proceso,  ello  igualmente  apreciable  del  registro  aeronáutico  de  adquisición  del  bien.  Así  mismo,  se
aprecia que el interesado hizo todo lo razonable para impedir el uso de los bienes de manera ilegal, es
decir, no consintió algún uso ilegal del bien, pues por el contrario resulto ser el afectado en el presente
caso.  En  tal  sentido  atendiendo  al  artículo  115  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de
Venezuela,  en  donde  se  consagra  con  rango  constitucional  el  derecho  a  la  propiedad  y  en  el  que  se
establece  que  toda  persona  tiene  derecho  al  uso,  goce  y  disfrute  de  sus  bienes,  y  así  mismo  al
advertirse que se da cumplimiento estricto y de forma concurrente a lo señalado en el artículo 59 de la
Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, en concordancia
con  el  artículo  293  del  Código  Orgánico  Procesal  Penal,  éste  Tribunal  acuerda  dejar  sin  efecto
(levantar) la medida de aseguramiento real dictada en data 09 de Abril de 2014 por éste (sic) Tribunal
sobre la aeronave marca king Air 300, Bech Aircraft Corporation, matrícula YV­2899, serial FA­48, y
en su lugar acuerda la devolución de la misma a la sociedad mercantil Inversiones Delta Sierra 2012
C.A., en virtud de quedar innegablemente acreditado ser la propietaria de dicho bien. Así se decide…’
(Cursiva de esta Sala)
 
De lo anteriormente transcrito, se observa que no le asiste la razón a las recurrentes cuando afirman
que el fallo recurrido carece de fundamentos, toda vez que el juez A quo motivo su fallo conforme a los
artículos 115 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en relación con el artículo
59  de  la  Ley  Orgánica  Contra  la  Delincuencia  Organizada  y  Financiamiento  al  Terrorismo,  en
concordada relación con el artículo 293 del Código Orgánico procesal Penal.
 
Precisado lo anterior, es evidente que la decisión recurrida se encuentra debidamente fundamentada,
toda vez, que el Juez de Instancia, al motivar su decisión acompaño (sic) la misma conforme al rango
constitucional referido al derecho a la propiedad que tiene las personas sobre uso, goce y disfrute de
sus  bienes,  así  como  de  los  requisitos  establecidos  en  artículo  59  de  la  Ley  Orgánica  Contra  la
Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, con los cuales cumple la solicitante ABG.
MARIA EUGENIA CHIRINOS PEÑA, Apoderada Judicial de la sociedad Mercantil Inversiones Delta
Sierra  2012,  C.A,  para  proceder  a  la  devolución  de  la  aeronave  marca  king  Air  300,  Bech  Aircraft
Corporation, matrícula YV­2899, serial FA­48, lo cual permite a las partes determinar con exactitud y
claridad, cuáles han sido los motivos de orden fáctico y legal que han determinado al juez, acorde con
las  reglas  de  la  lógica,  las  máximas  de  experiencia,  la  sana  crítica  y  el  conocimiento  científico,  al
declarar  el  derecho  a  través  de  una  decisión  debidamente  fundamentada,  en  la  medida  que  ésta  se
hace acompañar de una enumeración congruente, armónica y debidamente articulada de los distintos
elementos  que  cursan  en  las  actuaciones  y  se  eslabonan  entre  sí,  los  cuales  al  ser  apreciados
jurisdiccional y soberanamente por el Juez, convergen a un punto o conclusión serio, cierto y seguro.
 
Desde  esta  perspectiva,  es  importante  señalar  que  la  motivación  de  las  decisiones  consiste
prácticamente  en  la  demostración  por  parte  del  juzgador  y  el  correspondiente  descargo  de  la
conclusión  a  la  cual  ha  llegado  en  determinado  caso.  Es  por  ello  que  todo  dictamen  debe  ser  el
producto de un razonamiento lógico de todo lo alegado en la causa que se ventila, ya que a través de
este razonamiento se podrán instituir los verdaderos elementos que le sirvieron de fundamento al fallo.
El juez A quo dejó establecido el valor de los diferentes elementos tomados en consideración, lo que le
permitió  acordar  la  entrega  de  de  la  aeronave  marca  king  Air  300,  Bech  Aircraft  Corporation,
matrícula YV­2899, serial FA­48.
Esta Corte de Apelaciones, comparte los criterios reiterados por la Sala Constitucional del Tribunal
Supremo de Justicia en de Sentencia Nº 1279 de fecha 07 de octubre de 2009, vinculando el deber de
motivar  las  decisiones  con  el  derecho  a  la  tutela  judicial  efectiva  a  que  se  refiere  el  artículo  26  de
nuestra carta magna sostuvo lo siguiente: 
 
‘…Acerca de la necesidad  de  motivación  de  las  sentencias,  ha  dicho  esta  Sala en reciente sentencia
Nº1013 del 21 de julio de 2009, aplicable tanto en caso de sentencias definitivas como interlocutorias,
de  mérito,  como  cautelares,  cuando  sigue:  “…  Es  preciso  destacar  entonces,  que  esa  ausencia  de
motivación hizo que el fallo careciera de la fuerza necesaria, que garantiza el respeto y garantía a los
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 6/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

derechos  y  garantías  constitucionales  de  la  parte  solicitante,  toda  vez  que  con  tal  actuación  se
menoscabó su derecho a la defensa, al debido proceso y a la garantía a la tutela judicial efectiva de
dicha  parte.  Al  respecto,  debe  apuntarse  la  doctrina  de  esta  Sala  respecto  a  la  necesidad  de  la
motivación  de  las  sentencias  como  garantía  judicial;  en  este  sentido  indicó  la  Sala  en  sentencia  nº
1963  del  16  de  octubre  de  2001,  (caso:  Luisa  Elena  Belisario  Osorio),  que  dentro  de  las  garantías
procesales  ‘se  encuentra  la  referida  a  la  tutela  judicial  efectiva  consagrada  en  el  artículo  26  de  la
Constitución.  La  cual,  tiene  un  contenido  complejo,  que  se  manifiesta,  entre  otros,  en  el  derecho  a
obtener  una  sentencia  en  derecho  que  ponga  fin  al  proceso.  Este  contenido  del  derecho  a  la  tutela
judicial efectiva, se compone de dos exigencias: 1) que las sentencias sean motivadas, y 2) que sean
congruentes.  De  manera  que  una  sentencia  inmotivada  no  puede  considerarse  fundada  en  derecho,
siendo lesiva del artículo 26 de la Constitución’. Ha sostenido la Sala ratificando la doctrina expuesta,
en sentencia número 1044 del 17 de mayo de 2006, que el derecho a la tutela judicial efectiva, “(…)
no garantiza sólo el libre acceso a los Juzgadores y Tribunales, sino también que éstos resuelvan sobre
el fondo de las pretensiones que ante ellos se formulan…’ (Cursivas de la Sala).
 
Igualmente, la Sala de Casación Penal en Sentencia Nº 093 de fecha 05 de abril de 2013, señala en
relación a la motivación de las decisiones que:
 
..Omissis…
 
Destaca  también  la  Sala  Constitucional  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia,  en  sentencia  Nº  1893  de
fecha  12  de  agosto  de  2002  con  ponencia  del  Magistrado  ANTONIO  J.  GARCIA  GARCIA,  lo
siguiente:
 
‘…esa  exigencia  del  Juez  de  motivar  la  sentencia,  que  está  plasmada  igualmente  en  los  distintos
sistemas  procesales  venezolanos,  no  es  una  garantía  para  una  sola  de  las  partes,  sino  que  le
corresponde  a  todas  las  partes  involucradas  en  el  proceso,  correspondiéndole  entonces  tanto  al
imputado, a la víctima y al Ministerio Público…’. (Cursivas de esta Sala)
En efecto, observa esta Sala de Apelaciones, que en el caso que nos ocupa la decisión dictada por el
Tribunal A quo está debidamente fundamentada, por cuanto se evidencia que el mismo hizo un análisis
objetivo y consistente de los elementos de convicción existentes en autos y explicó las razones por las
cuales llegó a esa decisión, tal como lo dejó plasmado en su fundamentación, con lo cual considera
esta Alzada que la misma se encuentra debidamente motivada. ASÍ SE DECIDE.­
 
Por otra parte, en relación al presunto gravamen irreparable argumentado en el escrito de apelación
por el recurrente, conforme al numeral 5 del artículo 439 del Código Orgánico Procesal Penal, es de
indicar  que  la  finalidad  fundamental  del  referido  numeral,  es  la  de  subsanar  y  restablecer    de
inmediato  el  contexto  jurídico  quebrantado,  que  causa  perjuicio  grave  a  un  imputado  o  acusado  a
quien  la  decisión  judicial  afecte,  no  sólo  le  ocasione  un  gravamen,  sino  que  además  éste  debe  ser
irreparable  al  extremo,  que  el  mismo  sea  recurrible  en  derecho  a  fin  de  restablecer  la  situación
jurídica infringida por el Tribunal de alzada.
 
De  tal  manera  que,  corresponde  a  esta  Corte,  determinar  si  efectivamente  la  decisión  judicial
recurrida causa gravamen irreparable y a tal fin considera necesario precisar el concepto establecido
por  la  doctrina,  y  al  respecto  el  autor  Arístides  Rengel  Romberg,  en  su  obra  “Tratado  de  Derecho
Procesal  Civil  Venezolano”,  Tomo  II,  Pág.  413,  expresa  que  la  reparabilidad  del  gravamen  tiene
relación directa con la sentencia definitiva y al respecto sostiene lo siguiente:
 
‘...en  razón  de  que  puede  ocurrir  que  el  gravamen  que  conlleva  la  sentencia  interlocutoria
desaparezca al decidirse la materia principal o única del litigio…’ (Cursivas de esta Sala)
 
Las  resoluciones  que  causan  gravamen  irreparable  no  son  fácilmente  determinables,  pues  se
caracterizan  por  constituir  una  decisión  contraria  a  la  petición  hecha  al  Juez  cuando  la  misma  no
encontrare reparación durante el proceso o en la sentencia definitiva. Hay doctrinarios que sostienen
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 7/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

que no ha sido posible al legislador establecer correctamente límites, dando así al Juez la posibilidad
de decidir sobre el carácter de las providencias en razón de sus efectos peculiares, ya que sólo puede
ello hacerse en presencia de la naturaleza y efectos de la misma.
 
El Juez, es quien tiene el deber por disposición legal de analizar si ciertamente el daño alegado, se
puede  calificar  como  ‘gravamen  irreparable’  una  vez  que  el  recurrente  haya  alegado  y  demostrado
tales  agravios  en  su  apelación,  debiendo  igualmente  demostrar  el  por  qué  considera  que  es
irreparable. Es requisito indispensable para que las decisiones sean apelables, que las mismas causen
ese “gravamen irreparable”, de manera cierta.
 
En el caso in comento, esta Alzada considera que no se ha causado gravamen alguno y mucho menos
de condición irreparable, con la decisión tomada por la Juez de la recurrida; por no ser de carácter
definitivo,  ya  que  puede  cambiar  en  la  misma  o  en  la  siguiente  fase  del  proceso,  atendiendo  a  los
parámetros legales. En tal sentido esta Alzada, considera pertinente traer a colación la sentencia Nº
1303, emanada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, de fecha 20JUN2005, cuya
ponencia  estuvo  a  cargo  del  Magistrado  Francisco  Carrasquero,  la  cual  tiene  carácter  vinculante,
dejando sentado lo siguiente:
 
‘…al  no  ocasionar  dicha  admisibilidad  un  gravamen  irreparable  para  aquél,  ya  que  tendrá  la
oportunidad  de  rebatir  dichas  pruebas  en  una  oportunidad  procesal  ulterior,  a  saber,  la  fase  de
juicio…” (Cursivas de esta Sala)
 
En  este  orden  de  ideas,  el  Tribunal  Supremo  de  Justicia  ha  mantenido  el  criterio  que  los  posibles
daños alegados deben estar sustentados en hechos ciertos y comprobables “que dejen en el ánimo del
sentenciador la certeza que, de no suspenderse los efectos del auto impugnado, se estaría ocasionado
al  interesado  un  daño  de  difícil  reparación  por  la  definitiva”  (Sentencia  Nº  01468  de  fecha  24  de
septiembre de 2003, expediente Nº 2003­0342, Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de
Justicia). 
 
Desde esta perspectiva, y aplicando los razonamientos señalados en el presente asunto, esta Corte de
Apelaciones  habiendo  realizado  el  análisis  exhaustivo,  de  lo  alegado  en  autos  por  el  recurrente,  no
encontró elemento de convicción acerca de lo señalado por el recurrente, que soporte y materialice el
posible daño irreparable. ASÍ SE DECIDE.­
 
En atención a lo anteriormente señalado, este Tribunal Colegiado observa en el presente caso, que no
hay  vulneración  de  derechos  y  garantías  fundamentales  previstas  en  la  norma  adjetiva  penal,  la
Constitución,  las  leyes,  tratados,  convenios  o  acuerdos  internacionales  suscritos  por  la  República,
tales como: el Derecho a la igualdad ante la Ley, el derecho a la Tutela Judicial efectiva, el debido
proceso, y el derecho a la Defensa. ASÍ SE DECIDE.­
 
Por  todos  los  argumentos  de  hecho  y  de  derecho  expuestos,  esta  Corte  de  Apelaciones,  considera
procedente  DECLARAR  SIN  LUGAR  el  Recurso  de  Apelación  de  Autos  interpuesto  por  la  ABG.
YEMINA  CAROLINA  MARCANO,  Fiscal  Provisoria  de  la  Fiscalía  Vigésimo  Séptima  del  Ministerio
Público Nacional Plena, y ABG. GLADYS VALERA, Fiscal Provisoria Décima Novena del Ministerio
Público  con  Competencia  en  Materia  Contra  las  Drogas  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Estado
Miranda,  de  conformidad  con  lo  establecido  en  el  numeral  5  del  artículo  439  del  Código  Orgánico
procesal Penal, en contra de la decisión dictada en fecha 24 de noviembre de 2015, por el JUZGADO
PRIMERO  DE  PRIMERA  INSTANCIA  EN  FUNCIONES  DE  JUICIO  DEL  CIRCUITO  JUDICIAL
PENAL DEL ESTADO BOLIVARIANO DE MIRANDA, EXTENSION VALLES DEL TUY, mediante la
cual el prenombrado Órgano Jurisdiccional acordó levantar la medida de aseguramiento real dictada
en  fecha  09  de  abril  de  2014,  sobre  la  Aeronave  marca  King  Air  300,  Bech  Aircraft  Corporation,
matrícula  YV­2899,  serial  FA­48,  y  en  su  lugar  acuerda  la  devolución  de  la  misma  a  la  solicitante
MARIA EUGENIA CHIRINOS PEÑA, en su condición de apoderada Judicial de la sociedad mercantil
Inversiones Delta Sierra 2012, C.A, de conformidad con lo establecido en el artículo 293 del Código
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 8/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

Orgánico Procesal Penal, en cuanto a las denuncias presentadas por la parte recurrente y que fueron
objeto de conocimiento, análisis y decisión por parte de esta Instancia Superior de conformidad a lo
establecido en el artículo 432 del Código Orgánico Procesal Penal. ASÍ SE DECLARA.­
 
En  este  orden  de  ideas,  se  confirma  la  decisión  de  fecha  24  de  noviembre  de  2015,  proferida  por  el
Tribunal Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado
Bolivariano de Miranda, en los términos que fueron conocidos y decididos por esta Instancia Superior.
ASÍ SE DECIDE.­“.
 
III
DE LA COMPETENCIA
 
Corresponde a esta Sala pronunciarse respecto de su competencia para conocer de la presente acción de
amparo constitucional, lo cual realiza de conformidad a lo siguiente:
Según la vigente Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, artículo 25, numeral 20, en concordancia
con  el  artículo  4  de  la  Ley  Orgánica  de  Amparo  sobre  Derechos  y  Garantías  Constitucionales,  esta  Sala  es
competente para el conocimiento de las acciones autónomas de amparo constitucional, contra las decisiones que
dicten,  en  última  instancia,  los  Juzgados  Superiores  de  la  República,  salvo  de  las  que  se  incoen  contra  los
Juzgados Superiores en materia contenciosa administrativa.
Por lo antes expuesto, en virtud de que la presente acción se ejerce contra la decisión dictada el 11 de julio
de 2016, por la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones Ordinaria y de la Sección de responsabilidad Penal del
Adolescente del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda con sede en Ocumare del Tuy, que declaró sin lugar
el recurso de apelación interpuesto por la parte accionante y confirmó la decisión dictada el 24 de noviembre de
2015 por el Juzgado Primero de Primera Instancia en funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado
Bolivariano  de  Miranda,  Extensión  Valles  del  Tuy,  esta  Sala  Constitucional  resulta  competente  para  el
conocimiento y decisión, en primera y única instancia, de la misma. Así se declara.
 
IV
CONSIDERACIONES PARA DECIDIR
 
La  presente  acción  de  amparo  se  ejerce  contra  la  decisión  dictada  por  la  Sala  Tercera  de  la  Corte  de
Apelaciones Ordinaria y de la Sección de responsabilidad Penal del Adolescente del Circuito Judicial Penal del
Estado  Miranda  con  sede  en  Ocumare  del  Tuy,  mediante  la  cual  se  declaró  sin  lugar  el  recurso  de  apelación
interpuesto por la representación fiscal, y en consecuencia, se confirmó la decisión dictada el 24 de noviembre de
2015, por el Juzgado Primero de Primera Instancia en Funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado
Bolivariano de Miranda, extensión Valles del Tuy, que acordó levantar la medida de aseguramiento real dictada el
9 de abril de 2014, sobre la aeronave marca King Air 300 Bech Aircraft Corporation matrícula YV2899 serial
FA­48  y  en  su  lugar  acuerda  la  devolución  de  la  misma  a  la  ciudadana  María  Eugenia  Chirinos  Peña,  en  su
condición  de  apoderada  judicial  de  la  sociedad  mercantil  INVERSIONES  DELTA  SIERRA  2012,  C.A.,  de
conformidad con lo establecido en el artículo 293 del Código Orgánico Procesal Penal.
Ahora bien, revisadas las actas que conforman el expediente, observa esta Sala que el fallo accionado fue
anexado a la acción de amparo en copia certificada; sin embargo, a los fines de pronunciarse acerca de la acción
ejercida,  visto  que  existe  un  escrito  de  la  representación  del  Ministerio  Público  de  fecha  4  de  mayo  de  2017
solicitando la admisión del amparo propuesto y luego, uno del 8 de junio de este mismo año, desistiendo de la
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 9/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

acción; en aras de garantizar la efectiva tutela de los derechos constitucionales de las partes en la presente causa
de acuerdo a lo establecido en el artículo 26 de la Constitución, y para garantizar que el proceso sea instrumento
para el logro de la justicia, conforme lo impone el artículo 257 de la Constitución, esta Sala estima indispensable
REQUERIR a tenor de lo previsto en el artículo 17 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías
Constitucionales así como en lo establecido en la decisión número 522 dictada por esta Sala en fecha 08 de junio
de 2000 (Caso: Rafael Marante Oviedo), lo siguiente:
 
1.­ A la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones Ordinaria y de la Sección de Responsabilidad Penal del
Adolescente  del  Circuito  Judicial  Penal  del  Estado  Miranda  con  sede  en  Ocumare  del  Tuy,  que  remita,  en  un
lapso de cinco (5) días, más el término de la distancia de un (1) día, contados a partir de su notificación,  la cual
se hará conforme a lo señalado en el artículo 91 numeral 3 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia,
a esta máxima instancia de la jurisdicción constitucional, copia certificada de la totalidad de las actuaciones que
cursan en el expediente de la causa penal principal en la que fue dictada la sentencia objeto de la presente acción
de  amparo.  Si  dicho  expediente  no  estuviere  en  ese  tribunal,  el  mismo  deberá  recabarlo  donde  se  encuentre  y
remitirlo a esta Sala para cumplir con el mandato precedente.
2.­ Al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil, que remita copia certificada de los registros de uso de la
aeronave marca King Air 300 Bech Aircraft Corporation matrícula YV2899, serial FA­48, la cual según indicó
el Fiscal Auxiliar Juan Torres Bonilla en su escrito del 8 de junio de 2017, tiene como “actual siglas YV3082”,
desde el 7 de mayo de 2014 hasta el 6 de junio de 2017.
Esos  registros  deben  ser  acompañados  de  la  siguiente  información:  destinos,  sean  nacionales  o
internacionales,  especificación  de  fechas  de  los  vuelos,  horas  de  vuelo,  aeropuerto  de  aterrizaje,  así  como
identificación  de  la  tripulación  y  la  identificación  de  los  pasajeros  en  cada  uno  de  esos  movimientos  de  la
aeronave.
A tal efecto, deberán presentar dichas actuaciones dentro de los cinco (05) días siguientes al recibo de la
respectiva  comunicación,  contados  desde  que  ocurra  la  notificación  de  la  presente  decisión,  la  cual  se  hará
conforme a lo señalado en el artículo 91 numeral 3 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia.
 
Se advierte que la omisión en el cumplimiento tempestivo de la orden anterior acarreará responsabilidad,
de conformidad con el artículo 122 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia. Así se decide.
 
V
DECISIÓN
 
Por las razones antes expuestas, esta Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, administrando
justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, declara:
 
1.­  Su  COMPETENCIA  para  conocer  de  la  acción  de  amparo  ejercida  por  los  abogados  YEMINA
MARCANO  RIGUAL,  actuando  en  su  carácter  de  Fiscal  Vigésima  Séptima  del  Ministerio  Público  Nacional
Plena  encargada  de  la  Fiscalía  Séptima  Nacional  Plena,  GLADYS  VALERA,  en  su  condición  de  Fiscal
Provisoria Décima Novena del Ministerio Público con competencia en materia de drogas de la Circunscripción
Judicial  del  Estado  Miranda,  y  JUAN  TORRES,  Fiscal  Auxiliar  Séptimo  Nacional  Pleno,  contra  la  decisión

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 10/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

dictada  el  11  de  julio  de  2016,  por  la  Sala  Tercera  de  la  Corte  de  Apelaciones  Ordinaria  y  de  la  Sección  de
responsabilidad Penal del Adolescente del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda con sede en Ocumare del
Tuy.
 
2.­ ORDENA a tenor de lo previsto en el artículo 17 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y
Garantías Constitucionales, así como en lo establecido en la decisión número 522 dictada por esta Sala en fecha
08 de junio de 2000 (Caso: Rafael Marante Oviedo), REQUERIR lo siguiente:
 
2.1.­ A la Sala Tercera de la Corte de Apelaciones Ordinaria y de la Sección de Responsabilidad Penal del
Adolescente  del  Circuito  Judicial  Penal  del  Estado  Miranda  con  sede  en  Ocumare  del  Tuy,  que  remita,  en  un
lapso de cinco (5) días, más el término de la distancia de un (1) día, contados a partir de su notificación,  la cual
se hará conforme a lo señalado en el artículo 91 numeral 3 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia,
a esta máxima instancia de la jurisdicción constitucional, copia certificada de la totalidad de las actuaciones que
cursan en el expediente de la causa penal principal en la que fue dictada la sentencia objeto de la presente acción
de  amparo.  Si  dicho  expediente  no  estuviere  en  ese  tribunal,  el  mismo  deberá  recabarlo  donde  se  encuentre  y
remitirlo a esta Sala para cumplir con el mandato precedente.
 
2.2.­ Al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil, que remita copia certificada de los registros de uso de la
aeronave marca King Air 300 Bech Aircraft Corporation, matrícula YV2899, serial FA­48, la cual según indicó
el Fiscal Auxiliar Juan Torres Bonilla en su escrito del 8 de junio de 2017, tiene como “actual siglas YV3082”,
desde el 7 de mayo de 2014 hasta el 6 de junio de 2017.
Esos  registros  deben  ser  acompañados  de  la  siguiente  información:  destinos,  sean  nacionales  o
internacionales,  especificación  de  fechas  de  los  vuelos,  horas  de  vuelo,  aeropuerto  de  aterrizaje,  así  como
identificación  de  la  tripulación  y  la  identificación  de  los  pasajeros  en  cada  uno  de  esos  movimientos  de  la
aeronave.
A tal efecto, deberán presentar dichas actuaciones dentro de los cinco (05) días siguientes al recibo de la
respectiva  comunicación,  contados  desde  que  ocurra  la  notificación  de  la  presente  decisión,  la  cual  se  hará
conforme a lo señalado en el artículo 91 numeral 3 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia.
Se  advierte  que  la  omisión  en  el  cumplimiento  de  la  orden  anterior  acarreará  responsabilidad,  de
conformidad con el artículo 122 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia.
Publíquese y regístrese. Cúmplase lo ordenado.

Dada,  firmada  y  sellada  en  el  Salón  de  Despacho  de  la  Sala  Constitucional  del  Tribunal  Supremo  de
Justicia,  en  Caracas,  a    los  nueve  días  del  mes  de  junio  de  dos  mil  diecisiete  (2017).  Años:  207°  de  la
Independencia y 158° de la Federación.

El Presidente de la Sala,

 
 

 

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 11/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

Juan José Mendoza Jover
 
 
El Vicepresidente,
 

 
 

Arcadio Delgado Rosales
Los Magistrados,

 
 

 

 
Carmen Zuleta de Merchán

 

 
 

Calixto Ortega Ríos
 

 

 
 

Luis Fernando Damiani Bustillos
 

 

 
 

 
Lourdes Benicia Suárez Anderson
Ponente
 
 
 
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 12/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

 
 
René Alberto Degraves Almarza

 
 

 

 
 

 
 

 

 
 

 

 
 

 
 

 

 
 

 

 
 

 
 

 

 
La  Secretaria,

 

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 13/14
2017­6­10 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML

 
 

Dixies J. Velázquez R.
 
 
 
 
Exp. 16­1172

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scon/junio/199844­452­9617­2017­16­1172.HTML 14/14