LA CURA ES PEOR QUE LA ENFERMEDAD

Antes de comprender el tema del Caso “Chincheros y la Adenda”, debemos
hacer una cronología de los hechos. El gobierno de Humala, licitó la obra y
ganó el Consorcio Kuntur Wasi, integrado por las empresas Andino Investment
Holding y la Corporación América. Kuntur Wasi, ofreció la mitad del precio de
construcción que sus competidores. 500 millones de dólares costaba el
aeropuerto y el Estado lo pagaría en 15 años.

Todo era muy hermoso. Pero había una trampa de muchos millones más.
¿Cuál? Que la tasa de interés que impuso Kuntur Wasi hacía que el costo real
de construcción se eleve a: US$ 1,120 millones. ¿Qué? Sí, más del doble de lo
que había ofrecido. Como era muy evidente ya, el gobierno de Humala demoró
en empezar la construcción y pateó el tema hasta esta gestión. El reclamo era
el excedente y para eso llamaron a la Contraloría de la República y hasta a la
Comisión Andina de Fomento (CAF).

Asimismo la CGR manifestó: “La generalidad del contrato, tal como ha
quedado redactado, y sin haberse planteado límites al respecto, no permite
identificar los supuestos aplicables para la estimación de la tasa de interés”. Y
advertía que no se podía afectar “el equilibrio económico financiero”.

Con todo esto, a Kuntur Wasi no le quedó otra que aceptar nomás. El gobierno
de PPK preparó una adenda al contrato, que decía que ya no iban a ser US$
1,120 millones de dólares lo que pagaría el Estado a Kuntur Wasi sino que
ahora solo serían US$ 529.5 millones.

Por lo que al instante surgieron las críticas y su primera víctima fue: Patricia
Benavente, quien renunció a la presidencia del Organismo Regulador de la
Infraestructura de Transporte de uso Público (Ositran).

Ella dejó el cargo debido a que firmó una opinión (no vinculante) en contra de la
adenda al contrato. Para la experta, son dos los riesgos importantes:

 Que Kuntur Wasi abandone la concesión una vez que cobre todo lo que el
Estado le habrá pagado por cada avance de obra.

 Y que todas las empresas que tengan asociaciones público privadas
comiencen a pedir cambios similares.

Pues el “ahorro” en el que Ejecutivo hace énfasis, no sería tal por estas
razones:

Pero lo que te enseñan en cualquier clase de matemática financiera es que uno
debe traer dichos montos a valor presente y compararlos de ese modo. El
Ejecutivo no ha divulgado el resultado de ese cálculo, pero la renunciante
presidente de Ositran, Patricia Benavente, afirmó en una entrevista con
“Semana Económica” que ese ejercicio arrojaría un ahorro de US$15 millones.

¿Alguien haría un contrato así dentro de su casa? No verdad?. contratar a un arquitecto. El sujeto de crédito es el Estado y los bancos financian al Gobierno”. que si suben los precios. basándose en los reportes entregados a la Superintendencia de Mercado de Valores. teniendo en consideración el interés público y el perfil del proyecto”. cuyo texto refiere: “Deberá existir una adecuada distribución de los riesgos entre los sectores público y privado. que los riesgos deben ser asignados a aquel con mayores capacidades para administrarlos a un menor costo. daría un adelanto de algunos milloncitos a Kuntur Wasi para que empiece la obra de una vez. Afrontar todos los riesgos de parte del Estado involucra que el costo de la obra y sus repercusiones negativas sean al fin y al cabo también nuestra responsabilidad. Y encima de todo. al cabo de 40 años estaría recibiendo un departamento totalmente depreciado. Al respecto Kuntur Wasi menciona que: “Si bien es cierto que tenemos un problema de liquidez. Es decir. en estos momentos. es decir. Es decir. Es como mandar hacer un departamento dentro de mi casa. sino que merma en la forma de entender el financiamiento del Estado mediante la figura de las APP. para que haga la obra a todo costo. así como . que Kuntur Wasi no es una constructora. pagarle al cash los costos involucrados y ¿permitirle que lo use durante 40 años? Si la depreciación del inmueble es 33 años.Una diferencia del tamaño de un aeropuerto que merece una explicación. costaría mucho dinero anularlo y encima pagar penalidades por el retraso de la construcción. lo que pasa es que como ya se firmó el contrato. Si nosotros asumiremos todo el riesgo: ¿Por qué de frente nomás no contratamos a alguien que construya y luego licitamos la administración? Según el gobierno. El Estado. es vital la revisión de la normativa vigente sobre la materia. íbamos a pagarle a alguien para que este alguien le pague a una empresa para que construya el aeropuerto. La pregunta cae de obvia. no era sujeto de crédito. todos nosotros. El problema de liquidez no es un problema de Kuntur Wasi. los asumiría. ¿Por qué el país si debe aceptarlo? Otra pregunta que nos hacemos es ¿por qué el Estado asume todos los riesgos si esto va en contra del artículo 5 del Decreto Legislativo Nº 1012?. La adenda también incluía que el Estado asumiría todo el riesgo. Andino tiene 500 millones de dólares en activos que lo respaldan (…). Pero además sucede algo más. La adenda genera un perjuicio al Estado que no solo tendrá repercusiones en el mismo proyecto. Además El Comercio publicó que la empresa. Por eso. en el extremo de colocar mayores herramientas de gestión de riesgos.

mantener los equilibrios necesarios en obras de la envergadura del aeropuerto de Chinchero. .