Quaderns de Psicologia | 2015, Vol.

17, No 3, 71-82 ISNN: 0211-3481

 http://dx.doi.org/10.5565/rev/qpsicologia.1279

Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano:
Una aproximación narrativa
Transgender identities and transphobia in the Mexican context: A narrative
approach

Nancy Elizabeth Molina Rodríguez
Oscar Omar Guzmán Cervantes
Antar Martínez-Guzmán
Universidad de Colima

Resumen
Este artículo muestra los resultados de un estudio que busca contribuir a la comprensión del
ejercicio de la transfobia en el contexto particular de la ciudad de Colima en México. Se
generó una aproximación teórica y metodológica desde los estudios narrativos en ciencias
sociales y en psicología. Se utilizó la técnica de las Producciones Narrativas para generar re-
latos en primera persona de 5 mujeres transgénero participantes en el estudio, en las que
se identifican los actores y los espacios sociales que, desde la perspectiva de las participan-
tes, juegan un papel relevante en la forma en que viven y comprenden la violencia transfo-
bica. Las narrativas muestran distintas formas de violencia hacia las identidades transgéne-
ro así como actores y espacios sociales que intervienen en ella, tales como la familia, la es-
cuela, los espacios públicos, los servicios de salud y el ámbito laboral.
Palabras clave: Transfobia; Transgénero; Narrativas; Violencia institucional

Abstract
This paper shows some results of a study seeking to contribute to the understanding of
transphobia practices in the particular context of the city of Colima in Mexico. We employ
a theoretical and methodological approach framed within the narrative studies in social
sciences and psychology. A narrative production methodology was used to construct first-
person narratives with 5 transgender women participating in the study. Social actors and
spaces related to the transphobic violence from de the perspective of participants were
identified in the narratives. The produced narrative show different forms of violence to-
wards transgender identities as well as social actors and spaces that intervene in it, such as
the family, school, public spaces, as well as health services and workplaces.
Keywords: Transphobia; Transgender; Narratives; Institutional Violence
72 Molina Rodríguez, Nancy; Guzmán Cervantes, Oscar& Martínez-Guzmán, Antar

Introducción y marco contextual documento de identidad que esté de acuerdo
con la reasignación sexual de la persona
En este artículo se presentan algunos hallaz- transgénero, en el resto de la república la
gos de investigación sobre transfobia y formas comunidad transgénero y transexual sigue
de violencia hacia las personas transgénero en siendo ignorada. Esta exclusión institucional
el contexto de una ciudad mexicana de pro- es sólo una muestra de la continua discrimi-
vincia: Colima. Se trata de un análisis que nación que afecta a este colectivo. Como lo
otorga relevancia a los factores contextuales muestra Abril Alcaraz y Rodolfo Alcaraz (2008,
y culturales, y por tanto se circunscribe a la p. 29), “la discordancia que experimentan en-
exploración de un contexto específico, sin por tre su identidad de género y su sexo asignado
ello renunciar a que la validez ecológica del de nacimiento se reproduce y agrava debido a
conocimiento contribuye a comprender el su carencia de personalidad jurídica acorde
problema de la transfobia a un nivel más con su identidad genérica, de modo que se
transversal y global. convierten en indocumentados en su propia
En México, hasta la reforma constitucional de patria.
2011, había un vacío legal que no hacía explí- En cuanto al derecho de las personas transe-
cita la prohibición de la discriminación basada xuales al libre desarrollo de la personalidad, a
en la preferencia sexual. Actualmente, la la identidad y a obtener documentos oficiales
Constitución señala expresamente que nadie con su nueva identidad sexo-genérica, la Su-
puede ser discriminado por este motivo. Sin prema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)
embargo, de acuerdo con el Consejo Nacional ha sido prolífica al sentenciar, sobre todo en
para Prevenir la Discriminación (CONAPRED, 2009, una decena de casos aislados en torno a
2013) de enero de 2011 a marzo de 2013, su- los derechos de las personas transexuales a
man 377 los presuntos casos de discriminación estos derechos. Existen varias tesis al respec-
en agravio de personas de la comunidad Lés- to: a) la reasignación sexual que decida una
bica, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, persona transexual forma parte del derecho al
Transgénero e Intersexual (LGBTTTI). Esta ci- libre desarrollo de la personalidad, implica el
fra remite a 325 quejas sobre presuntos actos reconocimiento de los derechos a la identidad
de discriminación imputables a personas, físi- personal, sexual y de género; b) para lograr el
cas o morales y 52 reclamaciones contra auto- estado de bienestar general pleno que implica
ridades o servidores públicos federales por la el derecho a la salud en el caso de una perso-
misma razón. A ello debemos sumar el coti- na transexual, son necesarias la reasignación
diano e incontable ejercicio de la discrimina- del sexo y la expedición de nuevos documen-
ción y la violencia que este colectivo padece tos de identidad; c) la no limitación de los de-
y que nunca llega a formar parte de las cifras rechos fundamentales de una persona transe-
oficiales. xual, cuando se le impide adecuar sus docu-
Por otra parte, la Encuesta Nacional sobre mentos de identidad, como un pretexto de
Discriminación en México (CONAPRED, 2011), preservar los derechos de terceros o el orden
muestra que 4 de cada 10 personas en un ran- público.
go de edad entre los 12 y 49 años, opinan que En cuanto a la situación laboral, un alto por-
la preferencia sexual provoca mucha división centaje de la población transgénero se en-
entre la gente. Asimismo, 7 de cada 10 perso- cuentra desempleada, siendo rechazada
nas pertenecientes a la comunidad LGBTTTI abiertamente por su expresión de género,
señalan estar totalmente de acuerdo en que provocando que muchas de estas personas se
en México no se respetan los derechos de las vean orilladas al ejercicio del trabajo sexual.
personas vinculados a la diversidad sexual. En general tienen empleos con sueldos preca-
Con respecto al derecho a la identidad de gé- rios y es frecuente el acoso laboral por parte
nero, las personas transgénero consideran que de sus jefes y compañeros de trabajo. Por
es difícil acceder a este derecho a través de otro lado, cuando la discriminación por prefe-
la expedición de un documento oficial de rencia sexual se correlaciona con el nivel so-
identidad que reconozca su identidad sexo- cioeconómico, el contexto de desventaja se
genérica (CONAPRED, 2013; Carrillo, 2008). acrecienta dramáticamente; no es lo mismo
Aunque en la capital mexicana existe la posi- ser una persona gay, lesbiana o transgénero
bilidad de que un juzgado autorice un nuevo en los estratos más elevados de la sociedad,

http://quadernsdepsicologia.cat
Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano: Una aproximación narrativa 73

que serlo en las zonas conurbadas marginales rechos para las personas transexuales y trans-
de las ciudades. Las ofertas de trabajo se ven género en algunas entidades federativas de
afectas por los prejuicios de los empleadores, México (especialmente en la capital), aún es
al exigirles ocultar cualquier signo exterior palpable las iniciativas que garanticen estos
relativo a su orientación sexual o identidad de derechos en la mayor parte del territorio me-
género (Sánchez, 2014). xicano y, más aún, de condiciones psicosocia-
les y culturales que, al margen de las disposi-
En el ámbito de los derechos político-
ciones legales, que permitan el combate a la
electorales, las diferencias de trato hacia la
violencia que estas personas padecen y el
población transgénero presentan una situa-
avance del pleno reconocimiento de sus iden-
ción particular, ya que en muchas ocasiones
tidades y prácticas. En este contexto, se
la credencial para votar expedida por el Insti-
vuelve relevante explorar las formas de vio-
tuto Nacional Electoral (INE) ostenta un nom-
lencia y transfobia que, desde la perspectiva
bre distinto a la apariencia de quien se identi-
de la propia comunidad transgénero, son
fica con ella, motivo por el que se ven impe-
ejercidas en contextos particulares, con el
didas e impedidos de ejercer su derecho al
objetivo de comprender los determinantes
voto. En el Distrito Federal, la autoridad elec-
contextuales que promueven y mantienen un
toral ha señalado que las personas transexua-
complejo fenómeno de alcance global.
les, transgénero o travestis pueden acceder a
ejercer su voto sin discriminación, recono- Hacia una caracterización de transfobia
ciendo que la credencial para votar ofrece
más criterios de identificación de la persona, Podemos definir la transfobia como un rango
como la huella, sin que necesariamente la amplio de comportamientos, actitudes y sen-
imagen de dicha credencial corresponda es- timientos negativos dirigidas hacia personas
pecíficamente con quien se identifica con transgénero y basadas en la expresión de su
ella. No obstante, hace falta que este tipo de identidad de género (Whittle, Turner y Al-
medidas sean ampliadas a otras entidades fe- Alami, 2007). En éste sentido, muchas perso-
derativas. nas trans también pueden ser blanco de ho-
mofobia, debido a la fuerte asociación que
Aunque en el contexto local colimense recien- comúnmente se hace entre identidad de gé-
temente el Congreso del estado agravó el de- nero y orientación sexual. De esta manera, la
lito de homicidio cuando se cometa por razo- transfobia y la homofobia a menudo se en-
nes de odio motivadas por la orientación se- tremezclan en las mismas prácticas discrimi-
xual o la identidad de género, promoviendo natorias, que pueden tener severas conse-
así penas más severas contra los crímenes de cuencias sobre las personas con identidades
odio (decreto No. 477 del 2015), no se han de género no-normativas.
generado propuestas legislativas o políticas
públicas particulares que atiendan de manera Organizaciones activistas transgénero señalan
integradora y amplia las demandas psicosocia- diferentes formas y manifestaciones de la
les de la comunidad transgénero. Más aún, las transfobia, que van desde la explícita violen-
personas transgénero enfrentan todavía con cia física (como los crímenes de odio) a una
gran severidad el rechazo de los segmentos falta de entendimiento sobre la experiencia y
más conservadores de la sociedad. Por ejem- la posición transgénero, muchas veces susci-
plo, no se percibe conflicto cuando una per- tada por predisposiciones subyacentes basa-
sona “abiertamente homosexual o transexual” das en diversos edictos religiosos o conven-
se dedica a trabajar como estilista en un sa- ciones sociales (Borgogno, 2009). Las prácti-
lón de belleza, pero se les rechaza por parte cas transfóbicas y homofóbicas representan
de los empleadores en los trabajos del sector un mecanismo de poder y dominación genera-
servicios. De igual manera, por ejemplo, con lizado y distribuido en la vida cotidiana con
frecuencia el uso de los baños en espacios que las personas transgénero deben lidiar
públicos e institucionales se vuelve un tema continuamente.
de disputa, pues se les obliga a utilizar los Así, se pone de relieve que las personas
baños que no corresponden a su identificación transgénero han sido un grupo social tradicio-
sexo/genérica. nalmente marginado y estigmatizado puesto
Así, aunque es posible identificar algunos que sus identidades no se conforman o no se
avances en materia de reconocimiento de de- ajustan a los cánones normativos del género

Quaderns de Psicología | 2015, Vol. 17, No 3, 71-82
74 Molina Rodríguez, Nancy; Guzmán Cervantes, Oscar& Martínez-Guzmán, Antar

(Coll-Planas, 2010; Preciado, 2008). Transitar todológico se asume que toda práctica social
entre sexos y géneros, salirse de las demarca- se enmarca en un contexto sociopolítico con-
ciones socioculturales que establecen nítida- creto. La integración de este aspecto en la
mente lo que es un hombre y qué una mujer agenda de investigación brinda espacios para
ha sido, en nuestras sociedades, una práctica explicitar las consecuencias políticas, inhibi-
peligrosa y muchas veces acarrea consecuen- doras o favorecedoras de cambio social, im-
cias fatales. La reacción social ante estas per- plicadas en el fenómeno que se estudia y en
sonas cuyas identidades no convencionales el propio proceso de producción de conoci-
desafían el orden dicotómico de género se miento (González-Rey, 2000; Iñiguez, 1995).
mueve en un rango amplio de hostilidades de
Asimismo, esta perspectiva facilita canales de
diverso calibre (Saltzburg y Davis, 2010).
diálogo y colaboración donde las y los partici-
La transfobia se manifiesta de muchas mane- pantes juegan un papel activo y productivo en
ras y opera a distintos niveles sociales. El pre- la generación de conocimiento, propiciando
juicio y el estigma que se cierne sobre estas relaciones más horizontales entre quien inves-
identidades generalmente conduce a las per- tiga y quien participa, y dando crédito a la
sonas transgénero a condiciones de vida pre- agencia de las y los participantes. Por estas
carias. Se sabe que un número muy elevado razones, consideramos que la indagación cua-
de personas transgénero se ven obligadas a litativa es una herramienta apropiada y fértil
ejercer la prostitución porque se encuentran para explorar a profundidad los aspectos rela-
excluidas de otros ámbitos laborales. Diversas cionados con la construcción de identidades
organizaciones, como la Red Latinoamericana de género no-normativas y las circunstancias
y del Caribe de Personas Trans (RED- sociales en que se desenvuelven.
LACTRANS) y la Red Mexicana de Mujeres
El estudio desarrolla un abordaje narrativo de
Trans, han denunciado también que las per-
investigación donde se asume que los relatos
sonas transgénero en México y en Latinoamé-
de las y los informantes no reflejan el mundo
rica se encuentran en situación de alta vulne-
“ahí afuera”, sino que son historias construi-
rabilidad con respecto a la violencia física y al
das, retóricas e interpretativas, constituidas
contagio de enfermedades de transmisión se-
por diferentes matrices simbólicas que orga-
xual, el VIH entre ellas.
nizan, dan forma, hacen inteligible y dotan de
Pero la transfobia también puede evidenciar- sentido las prácticas sociales. El procedimien-
se a nivel institucional a través del descuido y to metodológico está orientado por la meto-
la indiferencia de las instituciones relaciona- dología de las Producciones Narrativas (Ba-
das con garantizar el bienestar social ante la lasch y Montenegro, 2003) que, sustentada en
problemática de las personas transgénero la noción de conocimientos situados (Hara-
(Stryker y Whittle, 2006). Igualmente, la way, 1991), se propone como una vía de acce-
transfobia se hace patente a través de la “pa- so a los conocimientos de los sujetos desde
tologización” de las identidades transgénero sus lugares de enunciación, tomando las na-
por parte de la institución médica y particu- rrativas de los agentes sociales como formas
larmente de la psiquiatría, que se interesa de conocer articuladas y posibilitadas por las
por vigilar, regular y “tratar” las identidades condiciones desde donde son concebidas y
de género que no se ajustan a los cánones en enunciadas. La idea de conocimientos situa-
uso, poniendo sobre ellas el estigma de la en- dos argumenta que es en su cualidad local,
fermedad mental (Martínez-Guzmán e Íñi- posicionada y contextual donde el conoci-
guez-Rueda, 2010). miento adquiere validez; así, se reconoce que
es la parcialidad y no la universalidad la con-
Aproximación metodológica: producción dición de todo conocimiento.
de narrativas
Esta propuesta metodológica consiste en la
La metodología utilizada en este estudio se producción conjunta de un “texto híbrido”
enmarca dentro del paradigma cualitativo de entre investigador/a y participante, que se
investigación. Dicho paradigma cualitativo fa- genera a través de sesiones de conversación
vorece la consideración de los aspectos subje- sobre el tema de estudio, la producción de
tivos y las dimensiones sociopolíticas e histó- texto sobre dichas conversaciones por parte
ricas que atraviesan los fenómenos de interés del investigador/a, y la agencia del partici-
y las formas en que se estudian. A nivel me- pante sobre el texto para modificarlo y hacer-

http://quadernsdepsicologia.cat
Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano: Una aproximación narrativa 75

lo concordar gradualmente con su punto de identificar a las participantes se siguieron dos
vista. En primer lugar, se pide a los y las par- estrategias de muestreo. Se utilizó un mues-
ticipantes que hagan un recuento de su expe- treo por conveniencia y se siguió la técnica
riencia y perspectiva con respecto al tema de “bola de nieve” para contactar a las partici-
interés; en este caso, sus concepciones, expe- pantes. Se mantuvieron entre 2 y 4 sesiones
riencias sociales y personales con respecto a de conversación y modificación de la narrati-
la transfobia. va con cada participante. Las participantes
eligieron si querían que sus narrativas fueran
Dicha reconstrucción es recolectada por el
referenciadas con su nombre propio o con un
grupo de investigación a manera de entrevis-
seudónimo.
ta. Después se hace un recuento de las diver-
sas ideas utilizando los propios recursos lin- Espacios y actores sociales vinculados a
güísticos de la investigador/a es decir, se la transfobia
produce una “textualización” de aquello di-
cho. Este recuento consiste en “una organiza- En las narrativas de las participantes es posi-
ción y sistematización de las ideas surgidas en ble identificar formas de violencia y transfo-
el transcurso de las sesiones para crear un re- bia, particularmente significativas para los re-
lato que tenga un lógica argumentativa y que latos de las participantes así como los actores
sea presentado como un texto acabado que sociales que intervienen en dicho fenómeno.
dé cuenta del fenómeno” (Balasch y Monte- A continuación se mostrarán algunos de los
negro, 2003, p. 45). actores y espacios sociales más relevantes pa-
ra las narrativas de las colaboradoras así co-
Posteriormente el equipo investigador mues- mo las funciones sociales que desempeñan
tra a la persona participante dicho “relato” con respecto al tema de la transfobia en el
textualizado, quien tendrá oportunidad de contexto colimense. Para ilustrar estos ha-
ampliar su visión sobre el fenómeno; aumen- llazgos se citan algunos fragmentos de las na-
tar, omitir o modificar fragmentos del texto. rrativas.
El/la investigador/a, por su parte, tiene opor-
tunidad de profundizar o ampliar la informa- Un primer agente social relevante en el espa-
ción sobre aquellos aspectos que considere cio psicosocial de las personas transgénero es
relevantes para la investigación. la familia. El espacio familiar considerado,
por muchos como un espacio seguro, de acep-
Después de diversos añadidos, correcciones y tación y no violencia para sus integrantes,
aclaraciones se alcanza la finalización del bucle
con la aceptación expresa de la participante que puede convertirse en un espacio de tensión
la narración muestra su visión sobre el fenómeno. constante para identidades no normativas,
No se recogen, por tanto, las palabras de la par- quienes a menudo experimentan rechazo por
ticipante, pero sí la forma en que ésta quiere que
no cumplir con las expectativas de congruen-
sea leída su visión del fenómeno (Balasch y Mon-
tenegro, 2003). cia sexogénerica socialmente dominantes.
Si bien las narrativas son consideradas repor- La tensión de comunicar el cambio de identi-
tes acabados del conocimiento de la posición dad, de la exposición al rechazo o la condena,
situada de los y las participantes, las narrati- conduce a las personas transgénero a ocultar
vas elaboradas son útiles para conocer las esta identidad en el espacio familiar, gene-
fuerzas psicosociales que se consideran signi- rando una especia de “doble vida” en función
ficativas para la experiencia y subjetividad de de distintos espacios sociales. En este senti-
los sujetos. Así, dichas narrativas pueden evi- do, la participante Yuli 1 evoca un diálogo con
denciar, desde la perspectiva de las y los par- su madre:
ticipantes, relaciones de poder, aconteci- — Hijo, ¿es cierto que te vistes?... porque eso me
mientos, actores sociales y relaciones que comentaron. -Yo pensé que ahí me iba a soltar un
juegan un papel relevante en la configuración cachetadón-. Mejor me lo hubieras dicho tú, yo
te hubiera comprendido.
del objeto de investigación: las formas de vio-
lencia y transfobia en un contexto determina- — Pero es que, como eres bien sangrona… —le di-
do. je—.

Se produjeron 5 narrativas con mujeres trans-
género o transexuales mayores de edad que 1
Para proteger la confidencialidad de las participantes,
accedieron a participar en el estudio. Para se utiliza un seudónimo elegido por ellas en todos los ca-
sos.

Quaderns de Psicología | 2015, Vol. 17, No 3, 71-82
76 Molina Rodríguez, Nancy; Guzmán Cervantes, Oscar& Martínez-Guzmán, Antar

— No —respondió—, yo te hubiera comprendido. fueron mis vacaciones pasé por ahí vestida de
Nada más cuídate mucho de con quién te metes. mujer, y saludé a la gente conocida que trabaja
alrededor porque quería verme así, diferente.
Después también mi papá lo aceptó, pero me di- (Yuli, Producción Narrativa, 15 de Julio de 2011).
jeron que debía tener respeto por la casa, que no
debería vestirme ahí, aunque me dejan tener las Se muestra así la manera en que el espacio
cosas —mis accesorios, pelucas y demás— afuera, laboral se representa como un espacio más
pero nada más. Así que en casa no ando de mu-
jer, es como una frontera. (Yuli, Producción Na- bien ajeno y cerrado a las personas transgé-
rrativa, 15 de Julio de 2011). nero, a menos que se trate de unos pocos ofi-
cios considerados adecuados o “autorizados”
Por otra parte, se identificó que los espacios
para estas personas como aquellos vinculados
escolares funcionan como escenarios sociales
al cuidado de la estética y al trabajo sexual.
privilegiados donde se ponen en marcha los
procesos de asunción y afirmación de la iden- Las narrativas también construyen el espacio
tidad. Las diferentes narrativas proponen una público y la vida social cotidiana como un lu-
disyuntiva entre la asunción de una identidad gar hostil para las personas transgénero. Múl-
transgénero y el abandono de los estudios. tiples y heterogéneos factores presentes en la
Pareciera que estas dos condiciones —ser vida social contribuyen a reproducir valores
transgénero y ser estudiantes— son práctica y heteronormativos y a poner en marcha distin-
materialmente incompatibles. Esto nos permi- tos mecanismos distribuidos y capilares para
te advertir los mecanismos sutiles de discri- controlar el acceso y la integración de las
minación y diferenciación que segregan a de- personas trans. Al respecto, el testimonio de
terminadas expresiones de género y les exclu- Gaby:
yen de los espacios destinados al desarrollo A veces si te decepciona un poco el entorno, la
social tales como la educación. sociedad, yo tengo muchas amistades heterose-
xuales, chicas y chicos, ellos se desenvuelven en
Las narrativas muestran que en los procesos otros ambientes que la verdad yo si quisiera es-
de deserción escolar pueden participar facto- tar, porque los estimo muchísimo y que es bien
res múltiples (económicos, sociales, políticos, difícil, porque por ejemplo, te prohíben entrar a
un antro como Olimpus porque eres transexual, o
familiares) y las causas concretas serán parti-
sea se me hace tan absurdo. Yo nunca he ido a
culares de cada situación. Sin embargo, el Olimpus, porque tengo el carácter bastante fuer-
desenlace más común es que en algún mo- te, soy una persona que lucha por sus ideales, por
mento, bajo una circunstancia u otra, la per- lo que yo pienso y por lo que creo y no me gusta-
ría escuchar me dijeran —no puedes entrar—,
sona transgénero se verá compelida a dejar
porque si he escuchado a varias personas trans
los estudios. En este tenor las palabras de que les han dicho que no (…) No sé por qué los
Ambar, otra participante: derechos humanos, se supone que te dicen que te
van a ayudar y no trabajan en esas cuestiones
Salí de la prepa, entré a la Facultad de Lenguas porque yo creo que mientras vayas en plan sano
Extranjeras y la mayoría de las compañeras eran no tienen que negarte la entrada (Gaby, Produc-
mujeres, también me sentía a gusto, no terminé ción Narrativa, 25 de Julio de 2011).
la carrera, me salí y empecé a trabajar. (Ambar,
Producción Narrativa, 20 de julio de 2011). Pero las prácticas discriminatorias y segrega-
Con respecto al ámbito laboral, el espacio de cionistas no sólo provienen de la sociedad en
trabajo aparece como uno de los aspectos términos generales —mayormente compuesta
más denunciados y combatidos por la comuni- por personas con identidades normativas que
dad transgénero. El trabajo es un ámbito movilizan prejuicios culturales—, sino que
donde se materializan de manera más acen- también pueden provenir de la propia comu-
tuada la discriminación y la transfobia. Las nidad LGBT. Colectivos de gays y lesbianas,
palabras de Yuli dan cuenta de esta tensión: por ejemplo, han mostrado cierta incomodi-
dad en torno a las personas y las cuestiones
Pero no me he hecho transexual por el trabajo, transgénero (Nettick y Elliot, 1996). Mientras
eso me detiene. Si tuviera un trabajo que me lo
permitiera lo haría. Pero el que tengo no lo per- que una parte de la comunidad LGBT conside-
mite y no quiero dejarlo porque me gusta ese ra que las personas transgénero son simple-
trabajo. Mi patrón está enterado de todo: sabe mente una sigla más dentro el propio colecti-
que me visto. Cuando es el día de la gasolina y vo, otros miembros muestran un activo recha-
me eligen para ir en los carros alegóricos le pido
permiso para faltar al trabajo y me lo da sin pro- zo a incorporar a las personas transgénero en
blema. Pero no aceptaría que anduviera de mujer su propia comunidad, puesto que consideran
las 24 horas. Me dice que debo guardar cierto que la identidad transgénero puede ser per-
respeto hacia el lugar de trabajo. Pero cuando

http://quadernsdepsicologia.cat
Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano: Una aproximación narrativa 77

judicial a las metas (identitarias) sociales y Por otro lado, podemos rastrear, a partir de
políticas de gays y lesbianas. las narrativas, una forma de “criminalización”
de las identidades transgénero, que se con-
Las tensiones que se abren entre el colectivo
suma y se expone a través del trato al que son
transgénero y la comunidad LGBT pueden es-
sujetas por las autoridades relacionadas con
tar vinculadas con la manera en que se conci-
el orden social y, particularmente, con la po-
ben las identificaciones ‘masculina’ y ‘feme-
licía. La criminalización de la disidencia de
nina’, con el radical desafío a la naturaliza-
género (Peletz, 2009) se produce a través de
ción y al esencialismo de las mismas que plan-
la asociación y atribución a las identidades
tean las identidades transgénero. Las cuestio-
no-normativas con actividades ilícitas, inmo-
nes relacionadas con las diferencias entre
rales o socialmente indignas. Este prejuicio
identidad y orientación, así como entre iden-
contribuye a que las personas transgénero
tidad de género en términos fluidos e identi-
sean, en el espacio público, constantemente
dad de género en términos esenciales, plan-
interrogadas como sujetos sospechosos de una
tean debates significativos. En cualquier caso,
diversidad de conductas punibles (uso de dro-
las diferencias pueden a menudo expresarse
gas, prostitución ilegal, conducta inapropia-
en términos excluyentes y permear la vida co-
da, entre otras) y que instituciones como la
tidiana de las personas transgénero. Las pala-
policía les construyen como un blanco de con-
bras de Camila ilustran esta tensión:
trol automático. Al respecto, las palabras de
Incluso en fiestas que nos han invitado, dice “no Camila:
vestidas” y son fiestas de gays. Tú ves a muchos
gays que entran a algún antro y lo único que les En Estados Unidos aunque andes de mujer y te
hace falta son las zapatillas y la peluca, entran peleas con una mujer, te tratan como un hombre,
meneadísimas que hasta te dicen “excuse me”. sigues siendo un hombre aunque tengas tetas,
Como en su casa a lo mejor no los aceptan, tie- aunque tengas cirugía allá abajo, sigues siendo un
nen siempre ese rechazo, como el hombre que lo hombre para el gobierno. Aquí es peor porque só-
golpeaban de chiquito y se casa y golpea a la mu- lo con que un hombre te acuse te tratan como un
jer, o sea es el trauma que traen. No todos los delincuente (…) El gobierno de México es lo peor
gays son así quiero aclarar, unos son muy lindos, de lo peor en cuestiones de los gays, lo peor. Tú
muy respetuosos, pero también son esos gays que como gay si llamas a la policía porque algo te pa-
están estudiados (Camila, Producción Narrativa, 5 só, te levantan a ti y al criminal o el que te robó
de Agosto de 2011). o el que te hizo algo, se queda como la víctima y
uno como gay por el hecho de ser gay te quedas
Las narrativas producidas también ponen de como el agresor (Camila, Producción Narrativa, 5
manifiesto la violencia y la discriminación que de Agosto de 2011).
provienen del Estado y que se ejecutan a tra- Otro aspecto que las narrativas evidencian es
vés de instituciones de poder como la policía; que la discriminación institucionalizada tam-
ponen así en evidencia la violencia institucio- bién permea los servicios de salud, incluyendo
nalizada y los modelos normativos de se- los servicios médicos y la atención de tipo
xo/género que son asumidos y reproducidos psicosocial disponible a la población en gene-
por las instituciones. ral. Esta discriminación sutil se expresa de
La policía es referida como medio de protec- distintas maneras. En primer lugar, se ejecuta
ción y denuncia cuando ocurren vejaciones, a través de los prejuicios de las y los profe-
pero también es insistentemente puesta en el sionales de la salud que tienen con respecto a
lugar de ejecutora de los maltratos. Son co- las vidas transgénero: estas preconcepciones
munes las referencias a detenciones injustifi- son compartidas y comunes a diferentes ám-
cadas, acosos, extorsión y, en algunos casos, bitos sociales, pero ejercidas desde posicio-
violencia física. A manera de ilustración, po- nes en el terreno de la salud, funcionan de
demos citar este testimonio de Ámbar: manera más enfática como procesos regulado-
res o como “porteros” (Connell, 2011) que fa-
Una vez, a los 21 años, un amigo y yo andábamos
vestidas de mujer íbamos a ir a una disco, cami-
cilitan u obstaculizan el acceso y la calidad
nábamos por la Calzada Galván, cerca de la Pie- del mismo a las personas transgénero a servi-
dra Lisa, cuando pasa una patrulla y nos llevaron cios de salud en general.
a la preventiva, que porque andábamos “prosti-
tuyéndonos”. Terminé pagando una fianza como Por otro lado, además de influir en forma de
de ciento cincuenta pesos y salí en la mañana, en prejuicios comunes a partir de las idiosincra-
mi casa ni se enteraron, así fue como llegué a sias personales, la discriminación y la estig-
caer en la preventiva (Ambar, Producción Narra-
tiva, 20 de julio de 2011). matización, también están inscritas una bue-
na parte del propio conocimiento médico y

Quaderns de Psicología | 2015, Vol. 17, No 3, 71-82
78 Molina Rodríguez, Nancy; Guzmán Cervantes, Oscar& Martínez-Guzmán, Antar

psicológico con que se aborda a las personas rosexista que aún impera en ese país, a pesar
transgénero. Así, por ejemplo, los presupues- de los avances normativos a favor de los gru-
tos sobre la enfermedad mental, sobre la pos LGBT (Lafaurie, Forero y Miranda; 2011).
‘desviación’, los protocolos psiquiátricos a
Coincidimos con Mauro Cabral y Johanna
que son sometidas muchas personas transgé-
Hoffman (2009), quienes reportan en su estu-
nero, la reproducción de estereotipos de gé-
dio hecho en Latinoamérica que, sin importar
nero y el reforzamiento de las categorías
el origen económico-social, el alto número de
normativas (Missé y Coll-Planas, 2010; Saltz-
personas transgénero tempranamente expul-
burg y Davis, 2010), juegan un papel impor-
sadas de su núcleo familiar termina por tra-
tante en la patologización y la segregación de
ducirse en un número también alto de perso-
la comunidad transgénero. Por lo tanto se
nas transgénero severamente empobrecidas a
vuelve necesario interrogar críticamente las
lo largo de su vida. Además, la transfobia fa-
prácticas cotidianas pero también los presu-
miliar, se intersecta con la transfobia social e
puestos teóricos que informan el abordaje del
institucional, lo cual genera una violación sis-
sector salud con respecto a las personas tran-
temática de los derechos de las niñas y ado-
sexuales y transgénero. Como lo relata Cami-
lescentes transgénero, sometiéndolas a fuer-
la:
tes presiones “normalizadoras” que pueden
Tenemos una educación muy mala tanto del sec- incluir distintos tipos de violencia física y psí-
tor salud como en el sector del gobierno. Si tú vas
quica, llegando en algunos casos a la institu-
a un lugar de salud por el hecho de ser gay, ya
andan queriendo como hacerte sentir mal porque cionalización y, en muchas situaciones, a la
estás enfermo (…) y todas las enfermedades de expulsión temprana del hogar, de la vida co-
los heterosexuales por no cuidarte no. Porque la munitaria y del sistema educativo.
mayoría de los gays estamos bien educados se-
xualmente y sabemos lo que tenemos que usar, es Así mismo, y en concordancia con este estu-
siempre un tema que el gobierno o te hace ver dio, se ha identificado que la escuela funcio-
como que estás mal de la cabeza o el sector salud
te hace ver como que estás enfermo (Camila, na a menudo como un espacio discriminatorio
Producción Narrativa, 5 de Agosto de 2011). y excluyente con respecto a las personas
transgénero. Es en la escuela donde se repro-
Aspectos conclusivos ducen los prejuicios y actitudes discriminato-
Las narrativas muestran complejos mecanis- rias, mientras que las narrativas de las perso-
mos sociales y culturales que discriminan y nas transgénero sugieren que, mientras avan-
excluyen a través de prácticas cotidianas a las zan en su trayectoria escolar a niveles educa-
personas transgénero. Estas prácticas discri- tivos más amplios, se sienten cada vez más
minatorias están distribuidas en el tejido so- fuera del sistema. Cabral y Hoffman (2009)
cial y a menudo su origen se sitúa en “la so- que los derechos de igualdad y no discrimina-
ciedad en general”. Sin embargo, estas prác- ción se violan de manera sistemática en mu-
ticas también pueden ser observadas en ámbi- chas escuelas primarias de Latinoamérica,
tos específicos que son relevantes para las donde se castiga de manera formal o informal
condiciones de vida de las personas transgé- las variaciones a la expresión de género. No
nero. es extraño entonces que la mayoría de las
personas transgénero concluyen sus estudios
Un primer punto de tensión se encuentra en hasta el nivel de secundaria o preparatoria.
las propias familias que al tener ciertas ex-
pectativas basadas en estereotipos de género, La exclusión de la escuela impacta directa-
ven con recelo la identificación con el género mente en dos sentidos, en el acceso a un tra-
opuesto al socialmente asignado, ciertas fa- bajo y en la participación en la vida pública.
milias logran paulatinamente la aceptación, Lo cual plantea una doble discriminación,
sin embargo, otras rechazan y excluyen a las pues por un lado, las transgénero son exclui-
personas transgénero al grado de que se ven das del mercado laboral debido a sus caren-
en la necesidad de ocultar su identidad al in- cias educativas formales y por otro, quienes
terior de su familia. Similares resultados en- lograron completar sus estudios no son con-
contraron en Colombia, (Lafaurie et al., tratadas por causas de su identidad y expre-
2012), en donde las personas entrevistadas sión de género. Estas exclusiones interrela-
relatan que tuvieron conflicto en sus familias cionadas producen así una violación sistemá-
al revelarles su condición sexual. Todo ello tica a tres derechos fundamentales, a la edu-
enmarcado en un contexto patriarcal y hete-

http://quadernsdepsicologia.cat
Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano: Una aproximación narrativa 79

cación, al trabajo y a la participación en la nes subalternas en el movimiento LGBT res-
vida pública. ponde a que ellas están en los últimos niveles
de respetabilidad sexual y social (Cornejo,
Giancarlo Cornejo (2014a), explica que mu-
2014b).
chas travestis y transgénero se dedican al tra-
bajo sexual porque el Estado (como la cultura También, se identificaron prácticas discrimi-
más amplia en la que se asienta) se ha encar- natorias en los servicios de salud (médicos y
gado, mediante mecanismos discriminatorios psicológicas) que atienden a personas trans-
y excluyentes que impiden y sancionan las género. Estas prácticas obedecen a los prejui-
identidades no normativas, de negarles cual- cios que algunas y algunos profesionales com-
quier oportunidad laboral que reconozca sus parten con el resto de una comunidad hetero-
identidades. La elección del trabajo sexual o normativa, pero también pueden identificarse
de trabajos estereotipados para las identida- en los propios principios teóricos y profesiona-
des no normativas, está bastante condiciona- les que prescriben las prácticas en el sector
da por presiones sociales, económicas, políti- salud. Así pues, los cuerpos de las identidades
cas y culturales. Es decir, es muy probable transgénero son vistos por el sector salud co-
que una persona que se dedica al trabajo se- mo cuerpos anormales, enfermos, peligrosos y
xual haya optado por esta alternativa entre criminales, por tanto, cuerpos sujetos a ser
muy pocas opciones y las cuales a su vez son excluidos y violentados.
poco valoradas socialmente (Noseda, 2012).
En concordancia con lo que ha mostrado otro
Por otra parte, las narrativas también ponen estudio, en el cuidado de la salud de las per-
de manifiesto la violencia ejercida contra las sonas transgénero se interrelacionan tres es-
personas transgénero en los espacios públicos, tigmas generados por la sociedad y por el
donde con frecuencia son insultadas, hostiga- propio personal de salud: el estigma de per-
das, perseguidas y detenidas, incluso, en mu- tenecer a identidades no hegemónicas, el es-
chos casos, de manera absolutamente arbitra- tigma que se le atribuye al trabajo sexual y el
ria (Cabral y Hoffman, 2009). Al respecto, estigma del VIH/Sida. Las tres condiciones
Cornejo (2014a), explica que las transgénero impactan el acceso a los servicios de salud, lo
son violentadas porque son vistas como trans- que en América Latina incide en cuanto a
gresoras de la «moralidad pública» del sexo morbilidad y mortalidad por VIH (Balzer y
confinado a espacios privados. Su imagen Hutta, 2012; Lafaurie et al., 2011).
atenta contra una noción heteronormativa de
En suma, el análisis permite mostrar que las
temporalidad sexual. Por ejemplo, Lafaurie et
identidades transgénero en el contexto estu-
al. (2011), encontraron que la totalidad de las
diado tienen una larga historia de estigmati-
personas entrevistadas estuvieron de acuerdo
zación y que requieren ser abordadas y reco-
con que en su mundo se recibe violencia so-
nocidas en su contexto, desde sus necesida-
cial debido a su identidad, especialmente
des particulares (Lafaurie et al., 2011). Ha-
cuando realizan actividades de trabajo sexual
ciendo uso de la distinción de Slavoj Žižek
en calle. Las personas travestis reciben un re-
(2009), podemos argumentar que existen, en
chazo particular porque transgreden los cáno-
este sentido dos planos de violencia diferen-
nes de género socialmente establecidos; es-
ciados. Está, por un lado, el plano de violen-
pecialmente porque “juegan” con la ambi-
cia llamado “subjetivo” que consiste en lo
güedad y no con frecuencia renuncian a su
que reconocemos como violencia explícita y
genitalidad masculina, a pesar de su identi-
clara: las agresiones físicas o verbales, los
dad femenina.
crímenes de odio, las discriminaciones paten-
Por otra parte, se ha mostrado realmente que tes. Por el otro, está la violencia llamada
la transfobia y violencia también se ejercen al “objetiva” que se refiere a aquella violencia
interior de la propia comunidad LGBT, donde invisible porque es inherente a un estado de
las diferencias entre los colectivos con res- cosas aceptado como normal. Se refiere a una
pecto al entendimiento y la explicación de la determinada configuración social naturalizada
identidad, pueden conducir a que las personas que opera como sentido común en contraste
transexuales y transgénero sean excluidas de con la cual la violencia “subjetiva” puede
determinados proyectos sociales, culturales y identificarse.
políticos. Así pues, el hecho que las personas
trans también ocupen por lo general posicio-

Quaderns de Psicología | 2015, Vol. 17, No 3, 71-82
80 Molina Rodríguez, Nancy; Guzmán Cervantes, Oscar& Martínez-Guzmán, Antar

Es necesario, en este sentido, extender la mi- ?q=cache:I18Fq07BlwIJ:www.iglhrc.org/sites/def
rada inquisitiva y examinar la violencia obje- ault/files/262-1.doc+&cd=1&hl=es-
tiva que se ejecuta de manera velada a través 419&ct=clnk&gl=mx
de la reproducción de un orden social. Esta Carrillo, María, F. (2008). Transgresión desde
violencia es la que tiende a considerar que, adentro: El caso del reconocimiento jurídico de
en términos generales y comunes, las perso- las personas transgénero y transexuales en Ciu-
nas transgénero no tienen los medios o méri- dad de México. Tesis de maestría sin publicar.
tos suficientes para ser consideradas miem- Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
bros activos e importantes de su comunidad; FLACSO sede México. Recuperado de
http://conocimientoabierto.flacso.edu.mx/tesis
que estas personas deben estar confinadas a
/229
actividades relativas al sexo y a la farándula;
que sus identidades son en alguna forma un Coll-Planas, Gerard (2010). La policía del género.
‘desvío’ del curso normal o son menos ‘autén- En Miquel Missé & Gerard Coll-Planas (Eds.), El
ticas’ que las identidades normativas: y, en género desordenado: Críticas en torno a la
patologización de la transexualidad (pp. 55-64).
última instancia, sólo existen dos formar
Barcelona: Egales,
esenciales y fijas de comprender el género de
manera natural, formas ante las cuales la Connell, Raewyn (2011). Confronting Equality:
identidad transgénero aparece como error o Gender, Knowledge and Global Change. Sydney,
un trastorno que hay que señalar. Este pano- Cambridge: Polity Press, Allen & Unwin.
rama nos invita a promover estrategias de Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación,
sensibilización, educación y afirmación de la CONAPRED (2011) Encuesta nacional sobre dis-
diversidad de género. Pero sobre todo, nos criminación en México ENADIS 2010. Recuperado
señala la urgencia de interrogar críticamente de
los cánones normativos a partir de los cuales http://www.conapred.org.mx/index.php?conteni
do=pagina&id=424&id_opcion=436&op=436
estas propias estrategias con comúnmente
generadas. Consejo para Prevenir la Discriminación en el Dis-
trito Federal, CONAPRED (2013). Encuesta sobre
Referencias Discriminación en la Ciudad de México. Recu-
Alcaraz, Abril & Alcaraz, Rodolfo (2008). El perado de http://copred.df.gob.mx/wp-
derecho a la No Discriminación por identidad y con-
expresión de Género. México DF: CONAPRED. tent/uploads/2015/01/Encuesta_sobre_Discrimin
acion_en_CDMX.pdf
Balasch, M. & Montenegro, M. (2003). Una propues-
ta metodológica desde la epistemología de los Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación,
conocimientos situados: Las producciones narra- CONAPRED. (2014). 17 de Mayo: Día internacion-
tivas. Encuentros en Psicología Social, 1(3), 44- al de la lucha contra la homofobia y transfobia.
48. Recuperado de
http://www.conapred.org.mx/index.php?conteni
Balzer, Carsten & Hutta, Jan Simon (2012). do=noticias&id=4845&id_opcion=108&op=214
Transrespeto versus transfobia en el Mundo: Un
estudio comparativo de la situación de los dere- Cornejo, Giancarlo (2014a). Fronteras que matan:
chos humanos en las personas Trans. (tvt). Ber- Autoritarismos y homo-transfobias. Revista de
lín: Transgender Europe (Tgeu). Recuperado de Antropología Experimental, 14, 151-158. Recu-
http://www.transrespect- perado de
trans- http://revistaselectronicas.ujaen.es/index.php/
phobia.org/uploads/downloads/Publications/TvT rae/article/view/1788/1547
_research-report_ES_.pdf Cornejo, Giancarlo. (2014b). Las políticas reparati-
Borgogno, Ignacio Gabriel U. (2009). La Transfobia vas del movimiento LGBT peruano: narrativas de
en América Latina y el Caribe: Un estudio en el afectos queer. Revista Estudos Feministas, 22(1),
marco de la REDLACTRANS. Recuperado de 257-275. Recuperado de
http://redlactrans.org.ar/site/wp- http://dx.doi.org/10.1590/s0104-
content/uploads/2013/05/La-Transfobia-en- 026x2014000100014
America-Latina-y-el-Caribe.pdf Decreto no. 477 de 2015 (Orden jurídico, tomo
Cabral, Mauro & Hoffman, Johanna (2009). Trans 100) por el que se aprueba reformar el artículo
Latinoamericanas en Situación de Pobreza Ex- 8, y la fracción i del artículo 114; asimismo, adi-
trema. Programa para América Latina y el Cari- cionar el artículo 123 bis al código penal para el
be. Recuperado de estado de Colima. Recuperado de
http://webcache.googleusercontent.com/search

http://quadernsdepsicologia.cat
Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano: Una aproximación narrativa 81

http://www.ordenjuridico.gob.mx/Documentos/ Noseda, Janet (2012). Muchas formas de transexua-
Estatal/Colima/wo101804.pdf lidad: diferencias de ser mujer transexual y de
ser mujer transgénero. Revista de Psicología,
González-Rey, Fernando. (2000). Investigación 21(2) 7-30. http://dx.doi.org/10.5354/0719-
cualitativa en Psicología. México DF: Thomson. 0581.2012.25835
Haraway, Donna. (1991). Ciencia, Cyborgs y Muje- Peletz, Michael (2009). Gender pluralism: South-
res: La Reinvención de la Naturaleza. Madrid:
east Asia since early modern times. New York:
Cátedra. Routledge.
Lafaurie, María; Forero Ana & Miranda, Rafael Preciado, Beatriz (2008). Testo Yonqui. Madrid:
(2011). Narrativas de travestis sobre su vivencia Espasa.
con el VIH/Sida. Investigación y Educicón en En-
fermería, 29(3), 353-362. Recuperado de Saltzburg, Susan & Davis, Tamara S. (2010). Co-
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_ Authoring Gender-Queer Youth Identities: Discur-
arttext&pid=S0120-53072011000300003 sive Tellings and Retellings. Journal of Ethnic
and Cultural Diversity in Social Work, 19(2), 87-
Lafaurie, María Mercedes; García, Cristian Camilo; 108.
Giraldo, Catherine; Gutiérrez, Ana María; Lara, http://dx.doi.org/10.1080/15313200903124028
Yalile Marcela; Ortiz Luz Andrea… Andrea Yamile
(2012.) Una reflexión sobre la transfobia y la ex- Sánchez, Edith Y. (2014). Transexualidad:
clusión: narraciones de travestis en un programa ¿patología, identidad o proceso? Estudios de An-
social. DUAZARY, 9(1), 42-48. tropología Sexual, 1(3), 68-88. Recuperado de
https://revistas.inah.gob.mx/index.php/antropo
Martínez-Guzmán, Antar & Íñiguez-Rueda, Lu- logiasexual/article/view/574
picinio (2010). La fabricación del Trastorno de
Identidad Sexual. Discurso & Sociedad, 4(1), 30- Stryker, Susan & Whittle, Stephen (2006) (Eds.)
51. Recuperado de The Transgender Reader. Routledge: New York.
http://www.dissoc.org/ediciones/v04n01/DS4(1)
Martinez&Iniguez.html Whittle, Etpehn; Turner, Lewis & Al-Alami, Mar-
yam. (2007). Engendered Penalties: Transgender
Missé, Miquel & Coll-Planas, Gerard (2010). La and Transsexual People’s Experiences of Inequal-
patologización de la transexualidad: Reflexiones ity and Discrimination. Recuperado de
críticas y propuestas. Norte de salud mental, 38, http://www.pfc.org.uk/pdf/EngenderedPenaltie
44-55. Recuperado de s.pdf
http://revistanorte.es/index.php/revista/article
Žižek, Slavoj (2009). Sobre la violencia: Seis re-
/view/154
flexiones marginales. Barcelona: Paidós.
Nettick, Geri y Elliot, Beth (1996). Mirrors: Por-
trait of a Lesbian Transsexual. New York: Mas-
querade Books.

NANCY ELIZABETH MOLINA RODRÍGUEZ
Profesora Investigadora de la Facultad de Psicología de la Universidad de Colima

OSCAR OMAR GUZMÁN CERVANTES
Profesor investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad de Colima

ANTAR MARTÍNEZ-GUZMÁN
Profesor investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad de Colima

DIRECCIÓN DE CONTACTO
nanchesska@hotmail.com

Quaderns de Psicología | 2015, Vol. 17, No 3, 71-82
82 Molina Rodríguez, Nancy; Guzmán Cervantes, Oscar& Martínez-Guzmán, Antar

FORMATO DE CITACIÓN
Molina Rodríguez, Nancy Elizabeth; Guzmán Cervantes, Oscar Omar & Martínez-Guzmán, Antar (2015).
Identidades transgénero y transfobia en el contexto mexicano: Una aproximación narrativa. Quaderns
de Psicologia, 17(3), 71-82. http://dx.doi.org/10.5565/rev/qpsicologia.1279

HISTORIA EDITORIAL
Recibido: 06/05/2015
1ª Revisión: 30/09/2015
2ª Revisión: 10/11/2015
Aceptado: 24/12/2015

http://quadernsdepsicologia.cat