Yo estaba en un principio de acuerdo, consideraba que era un gran avance para la medicina y para

combatir una enfermedad tan mortal como lo es el cáncer, pero con el pasar de los días no lo
considere tan genial, me da terror en pensar cómo quedaría una persona trasplantada de cabeza,
además ni hablar de la gran polémica que se formara en el mundo religioso por ir contra la
voluntad de dios.

Por el solo hecho de imaginarme en otro cuerpo, el cual creo que nunca podría dominar por
completo, la imagen que vería el común de la gente seria como sacada de una película de terror.

En mi opinión creo que unir nervios, no es como unir dos cables y quede todo ok, el proceso seria
de adaptación al nuevo cuerpo seria largo y nadie garantizaría que sea 100% efectivo.