4.

¨El triunfo de una aspiración¨

El siguiente capítulo es un prólogo a la valiente lucha que llevo Trinidad María Enríquez.
El tiempo supo corresponderla ya que en el año 1914 su retrato fue colocado en el salón
principal de la universidad del Cuzco. Cinco años más tarde la primera mujer graduada en
jurisprudencia salía de la universidad de nuestro país.

En el año 1908 con la ley N°801, se permitió a la mujer acceder a la matricula en las
facultades, así mismo se le permitió la obtención de grados académicos y ejercer su
profesión.

Las primeras universitarias graduadas fueron de San Marcos entre ellas tenemos el caso de
Esther Rodríguez Dulanto quien se educó de una forma privada siguiendo las clases de su
hermano. Ingreso a la universidad en 1892, en 1900 se recibe como medico cirujano; ella
pedía la emancipación intelectual de la mujer, pero de una postura conservadora.

Rosa Pérez Liendo fue la primera mujer graduada en Derecho de San Marcos quien opta el
bachillerato en 1919 y el grado de doctor en 1920. Ella nació en Tacna en plena ocupación
chilena, cursa la primaria en el Liceo Fanning y la media en el colegio Miguel Grau.
Estudia filosofía y letras en San Marcos entre 1909 y 1912. En 1914 funda en Lima el
afamado Liceo Santa Rosa. En 1919 obtiene el grado de bachiller.

La primera abogada que ejerció como tal en nuestro país fue Miguelina Acosta. Ella nació
en Moyobamba en el hogar de un próspero cauchero, recibe sus estudios en el extranjero al
concluir la secundaria retorna al país y se matricula en la facultad de de Letras de San
Marcos, luego pasa la facultad de jurisprudencia. Tras la muerte de su padre ella se hace
cargo de sus hermanos, trabaja de muchas maneras hasta que logra recibirse de abogada. Se
consagra a la clase obrera, al indigenismo y a la reivindicación de la mujer: lo que le costó
el ingreso a la cárcel, y ser perseguida durante el oncenio.