EL PROCESO.

PRIMERA ETAPA: (1878-1893)

El 7 de septiembre de 1878 Trinidad Enríquez recurre al congreso, para llegar a
ser declarada apta para: obtener los grados académicos de bachiller y ejercer
la profesión.

Esta petición fue impulsada por Francisco González (diputado obrero de la
Sociedad de Artesanos del Cuzco), y junto a José Manuel Pinzas presentan la
proposición legislativa “para que las mujeres puedan obtener, previo requisitos
de ley los mismo grados universitarios que los hombres”. Esta solicitud fue
postergada debido a la creciente amenaza de un conflicto exterior y a la
urgencia hacendaria.

El 4 de enero de 1879, el Ministro del Ramo de Instrucción, Mariano Felipe Paz
Soldán, dirigió un informe hacia las cámaras legislativas en el cual recordaba
los preceptos constitucionales, que declaraban que las leyes protegen y obligan
a todos por igual. Este informe llego a influenciar a los miembros de la
Comisión. El dictamen favorece a la pretensión de María Trinidad.

Dos integrantes de la comisión Fernando Morote y Eleuterio Macedo sugerían
que la atribución de facultades se limitara al caso particular de Trinidad, pues la
amplitud que se propone debe ser debatida y dictada con detención.

La comisión Auxiliar de Legislación, sostenían que si se otorgaba a Trinidad la
condición de abogada se le concedería también la facultad de ser apoderada,
escribana o magistrada. Dictaminando que pueda ejercer todos los derechos y
cargos que pueda llevar a cabo.

Por el contrario, dos miembros de la misma comisión parlamentaria, esgrimían
que solo los varones podían ejercer la abogacía, citando que la mujer casada
se despojaba de la condición de persona sui turis, pues el marido pasaba a
ejercer los derechos de la cónyuge. Concluyendo que se le conceda la solicitud
a María Trinidad, mientras se conserve soltera.

Estos diversos informes en torno a la petición de María Trinidad no llegan a ser
debatidos por factores externos como la guerra del Pacífico y factores internos
como el recelo de los mismos parlamentarios.

En el periódico El Perú Ilustrado, “un amigo” asegura que el 5 de octubre de
1881, Nicolás de Piérola al asumir el mando político, le ofrece la concesión de
graduarse como abogada, siendo rechazado debido a que Trinidad buscaba
que la concesión sea de carácter general.

Es así que el 27 de junio de 1883 el congreso de Arequipa emite una
resolución legislativa favorable a la reclamación de Enríquez.

Se oponían al fiscal Elmore. La Corte mayoritaria. Ricardo Espinoza expresa que el reclamo carece de interés. Las burocracias judiciales y administrativas de la época. según el cual decía que la profesión de abogado es oficio de varones. luego se iría a la Corte Superior de Lima. quedaría demostrada su suficiencia académica. la opinión en mayoría de la Corte. mas no por sí misma. . Señalaban que las leyes de las partidas dadas por los vocales mayoritarios se hallaban derogadas. sin embargo. a la cual el fiscal supremo interino. Muestra su idea de que el espacio de las féminas no era otro que del hogar. se inclinaban. sostiene que la ley civil jamás prohibió en lo absoluto a las mujeres el ejercicio de la abogacía. A su juicio. en cambio. lo vedaba al igual que a los ciego y los reos de determinados delitos. las 7 partidas. La ley romana y luego las 7 partidas. Elmore sostuvo que las leyes nacionales no prohibían a la mujer ejercer la profesión de abogada. prohibían a la mujer abogar por otro. ante la Cámara de Diputados. Luego de su muerte no existe otro reclamo para esta misma concesión. pues salir de sus actividades. al abogarse a sí misma. María Trinidad Enríquez murió en Cuzco el 20 de abril de 1891. y al ejercicio de la profesión. en que el artículo 178°. a las aspiraciones de Trinidad Enríquez. esta prohibición del artículo 178° no albergaba restricción alguna a la mujer. y que la mujer casada si era capaz de obligarse conforme al código. Era inaceptable que una mujer ocupara una profesión liberal. El caso se dispuso hacia la corte suprema de Justicia. en cuanto a la defensa de terceros solo era atribuida a varones. y de la minoría del mismo tribunal.SEGUNDA ETAPA: (1884-1891) Luego del armisticio. declaró porque se deniegue a Trinidad Enríquez el bachillerato. apoyadas en el derecho romano y de las partidas de castilla impidieron el acceso de Trinidad Enríquez al bachillerato de la jurisprudencia. Trinidad Enríquez prosigue con su lucha del ansiado bachillerato. En 1886. suscitándose tres opiniones distintas: la del fiscal Alberto Elmore. La minoría del tribunal. con un criterio sexista. correspondería un riesgo de descomposición social.