La mujer y la inclusión social

¿Son, las mujeres, partícipes de su propio crecimiento y el de sus comunidades? ¿Cómo reducir
brechas de desigualdad y promover la inclusión? Perú, en términos de igualdad de género, todavía
parece ser un país tercermundista ya que, en distintos factores, existe una notable ausencia de
mujeres, demostrando, así, que éstas siguen quedando atrás. Esta realidad, además de retrasar el
crecimiento económico, desacelera el avance de sus derechos y el desarrollo de las naciones. Es
claro afirmar, entonces, que la participación de las mujeres provoca un mayor crecimiento
económico y tiene un efecto multiplicador en la sociedad. A continuación, se expondrán algunas
conclusiones que se generaron en la reunión organizada por el BID y por el ministerio de
Desarrollo e Inclusión social, en la que la mujer fue la protagonista.

Por ello, el presidente Humala afirmó que invertir en la mujer es no solo lo justo sino lo inteligente
porque la atención de sus necesidades, en particular en educación y salud, tiene mayor impacto
que en cualquier otro sector. En su momento, la ministra Carolina Trivelli insistió en una idea
central para el desarrollo de la mujer en nuestro país, la necesidad de diseñar una política social y
no diversas políticas sectoriales. Hizo también afirmaciones rotundas sobre la adecuación de los
programas sociales a los requerimientos del momento y a la constante evaluación a que deben ser
sometidos.

Quizá la conclusión más importante a la que llegaron las (y los) participantes fue que la inclusión
social es, cada vez más, un objetivo compartido y que la tarea pendiente en la mayoría de casos es
que esa inclusión sea también financiera; siendo la responsabilidad, en este caso, tanto del Estado
como del sector privado.