EMPAQUES Y SELLOS DE TRANSFORMADORES

Considerando que el sello de los transformadores inmersos en líquido refrigerante, generalmente aceite, juega
un papel preponderante en la vida útil de estos equipos, se considera de vital importancia que el personal
involucrado en las labores de fabricación o reparación posea un conocimiento básico sobre este componente.

De acuerdo con lo anterior se consignarán en este apartado algunas consideraciones sobre este tema.

El transformador de distribución o potencia sumergido en aceite es un equipo que, generalmente, opera bajo
condiciones ambientales a la intemperie, por lo tanto estará sometido a cambios de temperatura,
contaminación ambiental, lluvia, luz solar (rayos ultravioleta), además de las condiciones propias de operación
del transformador como variación de temperatura por carga. De acuerdo con estas características, se deduce
que el diseño y construcción de un transformador debe ser tal que no permita que la parte interna del mismo
esté sometida a la acción de agentes externos debido a las fluctuaciones del medio ambiente.

Teniendo en cuenta lo anterior, encontramos que los empaques por su función y ubicación, son elementos con
alta probabilidad de permitir el ingreso de humedad (agua) al interior del transformador o fugas de aceite del
tanque causadas por el deterioro del empaque o deficiencias en el diseño del sello.

Adicionalmente, el empaque puede convertirse en un elemento contaminador del aceite por descomposición
y/o, en algunos casos, conductor ayudando a producir fallas o descargas a tierra. Este funcionamiento
anómalo es causado por la calidad misma del empaque utilizado, la cual depende del proceso de fabricación y
materiales empleados en su elaboración.

Dada la importancia que cobra el empaque en el desarrollo de la vida útil del transformador, en esta parte se
harán algunas consideraciones sobre sellos y sus componentes como el empaque mismo y la junta.
Posteriormente se hará una descripción de las distintas pruebas a las que se someten los empaques para
verificar su calidad.

DISEÑO DEL SELLO

En el diseño de un sello, la junta y el empaque deben ser considerados en conjunto. La junta debe ser
diseñada y construida, teniendo en cuenta que se haga el mejor uso de las características propias del material
del empaque. Los factores que determinan la efectividad de un sello son agrupados en dos categorías:
“SELLO INICIAL” y “MANTENIMIENTO DEL SELLO INICIAL”.

Estos dos grupos no son independientes uno del otro, por ejemplo, cuando se aplica un ajuste severo para
lograr el sello inicial, sobrepasando la capacidad elástica del empaque, esto va en detrimento de la junta y de
la vida útil del empaque.

SELLO INICIAL

En el sello inicial se tendrán en cuenta los factores que pueden incidir en que no se logre este o que vayan a
impedir el mantenimiento del mismo. El primer deterioro del sello puede presentarse al aplicar fuerzas
excesivas en el ajuste de la junta (cuando no se logra el sello y se toma como solución apretar más) que
llevan al empaque a niveles de compresión que producen su fatiga o rotura; adicionalmente, en los sellos para
baja presión, que es el caso de los transformadores, se presentan frecuentemente distorsiones de la junta por
el mismo motivo.