EL IMPACTO DE LA ORACIÓN

Nuestras oraciones son poderosas cuando,
sin reservas, invitamos a Dios a hacer su obra en nuestras vidas.

Juan 17.20-26

- Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los
20

que han de creer en mí por la palabra de ellos,
- para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y
21

yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros;
para que el mundo crea que tú me enviaste.
- 22
La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean
uno, así como nosotros somos uno.
- Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en
23

unidad, para que el mundo conozca que tú me
enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí
me has amado.
- Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo
24

estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi
gloria que me has dado; porque me has amado desde
antes de la fundación del mundo.
- Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te
25

he conocido, y éstos han conocido que tú me
enviaste.
- Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a
26

conocer aún, para que el amor con que me has amado,
esté en ellos, y yo en ellos.

responderé yo. de hecho.17). tendremos una mejor idea de cómo orar de acuerdo con su voluntad. Al mismo tiempo. y por hablar y relacionarnos con Él todo el tiempo. para que estéis firmes. La Biblia explica por qué esto es tan importante: 1.” Dios ha prometido escuchar y responder las oraciones de sus hijos (Is 65. mientras aún hablan. cómo va a actuar cada persona. La oración eficaz del justo puede mucho. siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones. dice que debemos consagrarnos a la oración. El Señor RESPONDE LA ORACIÓN (Stg 5.16).24).2 “Os saluda Epafras. que se nos dice que oremos sin cesar (1 Ts 5. y nuestra manera de pensar se alineará más con sus pensamientos. el Señor nos llama a orar. 2.” . A medida que crezca nuestra comprensión de su carácter. Nuestras vidas deben caracterizarse por la atención continua a nuestro Padre celestial. La comunicación con Dios es tan vital. seremos transformados. Colosenses 4. el cual es uno de vosotros. perfectos y completos en todo lo que Dios quiere.Dios tiene autoridad total sobre todas las personas y sobre todos los acontecimientos. “Confesaos vuestras ofensas unos a otros. Si buscamos el rostro de Dios e invertimos tiempo en su Palabra. y qué pasos son necesarios para que Él lleve a cabo sus propósitos. y orad unos por otros. siervo de Cristo. Nuestros deseos serán reemplazados por los suyos. para que seáis sanados. La oración nos TRANSFORMA. El Señor conoce el corazón de los hombres. “Y antes que clamen. yo habré oído.

lo haré. invitamos a Dios a hacer su obra en nuestras vidas y en las de otros. cuando se correspondan con su voluntad y con su tiempo (Jn 14. ni hace que cambie de opinión.” 3.Él nos asegura que actuará cuando nuestras peticiones se hagan en el nombre de Jesús — es decir. “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre. . para que el Padre sea glorificado en el Hijo. La oración no altera los propósitos o los planes de Dios. sin reservas.13). La oración INVITA A DIOS A ACTUAR. y sus decisiones serán exactamente las correctas para llevar a cabo lo que quiere lograr. Nuestras oraciones son poderosas cuando. Lo que Él ha decidido ocurrirá.