Mesa de discusión: “Hagamos comunidad con diversidad”.

Título: Subjetividad gay: entre la injuria y la re-significación
por Mtra. Martha Elisa Gracia Sifuentes

Resumen
Eribon plantea con el pasaje de la obra de Proust que este tipo de escenas
entre dos homosexuales hablando produce la apariencia de eternidad porque
es posible que los procesos de sujeción no hayan cambiado o no hayan
cambiado mucho en un largo tiempo. Por lo que el objetivo de Eribon consiste
en visibilizar estos modos y procesos de sujeción, es decir de producción de los
sujetos, entonces plantea que uno de esos procesos es la injuria, el insulto a
través del cual un sujeto es inferiorizado.

La apariencia de proximidad
Lo que hoy vengo a decir no es ninguna verdad revelada, más bien quiero
compartir con ustedes una lectura que he realizado y las reflexiones que
surgen, luego de esa aproximación. Se trata de este librito de Didier Eribon
Reflexiones sobre la cuestión gay, donde el autor ofrece argumentos para
pensar y visibilizar los modos y procesos de sujeción, es decir de producción
de los sujetos,

Y es sobre uno de estos argumentos que voy a hablar. En primer lugar, Eribon
nos coloca ante un espejo tristemente revelador en un pasaje de la obra de
Proust La Prisionera, que nos hace evocar una escena corriente entre sujetos
homosexuales de nuestro tiempo, y lo retomo porque me parece oportuno:

“… a monsieur de Charlus no le gustaba salir con Monsieur de Vaugoubert .
Pues éste, con el monóculo en el ojo miraba a todos los jóvenes que pasaban.
Más aún, sintiéndose emancipado cuando estaba con Monsieur de Charlus,
empleaba un lenguaje que el barón detestaba. Ponía en femenino todos los
nombres de hombre y, como era muy tonto, le parecía muy ingeniosa esta
broma y se reía a carcajadas. Como además tenía muchísimo apego a su
puesto diplomático, sus deplorables y estrepitosas maneras en la calle las
interrumpía continuamente el miedo cuando se cruzaba con personas del gran
mundo, pero sobre todo con funcionarios: <<A esa pequeña telegrafista>>,
decía tocando con el codo al enfurruñado barón, <<la he conocido, pero se ha
vuelto muy formal, la muy antipática. ¡Oh, ese repartidor de Galeries Lafayette,
qué maravilla! Diablo, por ahí va el director de Asuntos Comerciales. ¡Con tal

además. por ejemplo. Por supuesto. Si. y un sinfín de ejemplos. conocemos la costumbre de cambiar los términos a femenino: “la tía” “la reina”. A simple vista.de que no se haya fijado en mi gesto! Sería capaz de decírselo al ministro. 1998). que parece exclusivo de los homosexuales y sus allegados. Eribon. que me dejaría excedente. gestos exagerados y amanerados. Reconocemos los mismos gestos en una conversación entre un hombre y una mujer gays o entre dos mujeres y. no ocurre lo mismo exactamente entre mujeres homosexuales. pero lo que en este caso resulta curioso es el celo con que es guardado de los extraños. sí pasa que se diga “marida”. nos invita a preguntarnos ¿por qué si hablamos ya . Como en un espejo se hallamos rasgos nuestros en esas palabras. si es Alan será Alaska. si observamos que ese texto nos habla de un tiempo muy lejano. cuando alguien ajeno se aproxima. si es Octavio será Octuvia. En estas líneas reconocemos fácilmente una escena posible en nuestro tiempo. el grupo “Queen”. Así. al parecer. medias palabras y sobreentendidos. es del gremio. sobre todo porque.” (Tomado de Didier Eribon. Aunque. miramos con detenimiento podemos notar los ademanes exagerados. en lugar de ser “jotos” se llaman “jotas”. Todo ello constituye un código de interacción y comunicación. En cualquier conversación “entre dos homosexuales que hablan de homosexualidad” hemos observado que se baja la voz o se omiten palabras. a pesar que esta novela fue escrita hace más de un siglo. se intercambian miradas en señal de silencio. “formas estrepitosas” nos dice Proust. esto no parece extraordinario. escuchamos palabras típicas. en estos términos de alusiones. en verdad les digo que es extraordinaria la facilidad con que se produce el entendimiento entre dos personas. pues todo grupo cuenta con un código y expresiones particulares. ¿Es el código lo que se guarda o es algo más? o ¿Es el código el guardián? ¿Guardián de qué? ¿Cómo ha ocurrido que sujetos tan distantes en el tiempo hayan llegado a entender y a asumir las medias palabras. el porte. como intento de aproximar a lo masculino. temas de conversación y tratamiento de los temas. alusiones y sobreentendidos? Más aún. lo que nos lleva a preguntarnos.

p. no nos parece ajeno ese miedo de Vagoubert? ¿Cómo es que todavía seguimos compartiendo esta manera de ser homosexual? También podemos observar la disociación que muchas veces ocurre en las vidas de sujetos gays. que esta experiencia de proximidad no nos engañe. Scott citado en Eribon. más aún para un sujeto al se asigna un lugar inferiorizado. además nos revela que en no pocos casos. al ser descubierto besándose con La Manuela (la estrella travesti del burdel). Reflexiones sobre la cuestión gay. debemos entender que los significados cambian en contextos diferentes. para evitar naturalizarlos y con el fin de someterlos a crítica. 29. sometidos a lo que esta nos impone como regulación del lazo social. es decir. en distintos contextos. Cuando Vagoubert ve pasar al director de Asuntos Comerciales se interrumpe y recompone. pero en el caso de los homosexuales. La “presentación de sí”. Claro. llegan inclusive a tener vidas disociadas con personalidades disociadas. mientras que momentos antes había bailado muy complacido con él. lo golpea y lo persigue. como consecuencia de esta disociación el sujeto no sólo se odia a sí mismo. no son los sujetos los que tienen experiencias” (J. “Las experiencias producen sujetos. lo rechaza. Anagrama. características y palabras. Barcelona. Procesos de sujeción: “En el principio hay la injuria”1. El temor de Vagoubert. asevera Irving Goffman. el ministro por ser “del gremio”. esto nos hace evocar esa magnífica película mexicana El lugar sin límites. 1998. es un juego común.de una liberación y reivindicación de los homosexuales (incluyo a hombres y mujeres). sino que hasta asume una actitud hostil y de abierto rechazo a los demás homosexuales. advierte Eribon. p. donde Pancho. . 1 Didier Eribon. Pero no caigamos en la ilusión óptica. pues aunque creamos que se tratan de los mismos gestos. reglas y leyes”. nosotros los sujetos de una sociedad lo somos en tanto estamos subordinados. pues teme que este lo denuncie ante el ministro. Los sujetos son producidos por un orden social: “Un sujeto está subordinado a un orden. nos dice Eribon. De este modo. Así. 16). esto es cierto. 2001. Eribon propone pensar los procesos de sujeción. podría reaccionar con mayor rechazo.

mi rareza. se le ha nombrado inferior. un quiebre en la identidad: el sujeto se nombra por primera vez desde la idea que hizo “algo malo”. algo malo que hice. le viene de “afuera”. estas palabras se inscriben en la memoria y en el cuerpo. (Letra de Sara Miles en Bob Ostertag. Ocurre. 31. ya se le ha dicho. Es la injuria. algo que no debería ser «marica»”. Antes de reconocer-se. pues me hace saber quién soy. asevera Austin. en este instante de revelación. Cada vez que alguien me llama “sucio marica” o “sucia tortillera” lo que hace es agredir verbalmente. El sujeto se topa con una fuerza que se opone a su deseo. sino también para hacer cosas. son performativos. “All the rage”. la injuria moldea las relaciones del sujeto con el mundo y con los otros: produce la subjetividad/personalidad. “me revela el mundo” y con él mi diferencia. desviado. En palabras de Sara Miles podemos imaginar esta revelación: “La primera vez que alguien me llamó «marica» y comprendí que era yo[…] el mundo se reveló brutalmente con esa simple palabra que brota de la frase como una explosión. nos dice Eribon. se hace algo. Los enunciados no sirven sólo para decir. 2 Íbidem. mi anormalidad. De esta forma. si se está cayendo el techo no puede uno decir: “techo detente” y listo. ultrajarlo y colocarlo en un lugar inferior. de “inscribir la vergüenza en lo más profundo de mi espíritu”2. tortillera. es una palabra que hace. palabra que lo está designando. p. Veredicto y sentencia. Tal es el caso de “yo te nombro Alberto”. no sólo teme ser insultado o agredido también es producido a través de la injuria. expresada en una injuria. “Me hace saber que el otro tiene el poder de herirme. El insulto es un acto que le permite al otro ejercer poder sobre alguien. como nos dice Eribon. el insulto lo que le revela el mundo a cualquier gay y a cualquier lesbiana. El insulto es un enunciado performativo. claro como decía un filósofo que recién nos visitó hay otras que no. interpretado por Kronos Quartet). Todo sujeto homosexual. raro maricón. queer. . pues el insulto no es una palabra que habla sobre algo.

raro. Entonces. sino que se practica una forma de opresión mucho más grave. es nombrado y producido en la injuria. para Marquet. pero se sabe diferente y. queda excluido. Se produce en un choque del deseo con la norma social. los sujetos homosexuales reconstruyen la propia subjetividad con cierta libertad y. Por otro lado. para Marquet (2005) se trata de una igualdad entre “muerte física y muerte social”. que no considera que lo que ellas hacían fuera sexo. lo hacen a partir de una primera definición negativa. aspira a la normalidad. el sujeto. Y al no ser producido por el discurso. el homosexual difícilmente escapará de una homofobia internalizada. es decir el primer rechazo que enfrenta es el propio. en la película Acariciando el terciopelo. Mas la búsqueda implica una ambivalencia. podría pensarse en un borramiento.antes de saber siquiera quién es. ¿cómo pensar la revelación del mundo para una lesbiana? ¿Acaso. le dice a Sally. El sujeto gay no preexiste a la injuria. se define a sí mismo por rechazar el núcleo de la identidad gay. por tanto. Así. la homosexualidad femenina no está prohibida? Podemos jugar con las cuestiones. debe callar para no ser . No es inteligible. el sujeto homosexual queda dividido en ambos mundos: gay y heteronormativo. de la anulación. porque su función consiste en separar los “normales” de los “estigmatizados”. puede ser considerado “abyecto”. Butler plantea que ni siquiera llega a entrar en la ley como algo prohibido. el empresario que iba a casarse con Miss Kitty Butler. amante de aquella. por un lado. respecto al lesbianismo. “la injuria me dice lo que soy en la misma medida que me hace lo que soy”. Por ejemplo. Y desde ese lugar. Y me hace inferior. Sin embargo. lo que no llega a ser ni objeto. No es igual a los otros. pues ni siquiera entra en el discurso. a los normales. para eso tiene que haber un miembro. por otro. realiza un proceso de apropiación de los códigos. Igualmente. ya ha pasado por las redes del rechazo y no puede reconocerse como un otro sino por lo negativo y ‘malo’ de esa otredad. rituales y prácticas del grupo homosexual para poder nombrarse de manera positiva y apartarse de la negación.

Quizá permita reflexionar sobre el rumbo de las cosas. cabello corto y exhibe su fuerza. no obstante. En el otro polo. se han ocupado de organizar la marcha lésbica. las lesbianas exigen lugares solo para ellas. ¿Por qué mecanismo inconsciente o de la consciencia “un homosexual se ve impelido a asociarse con otros miembros de la “tribu”. los trasvestis se colocan ante lo femenino para volverlo “grotesco”. ¿Es suficiente ese esfuerzo de visibilización para vencer esa forma de opresión que excluye de la ontología? Si le creemos a Butler. no solamente fue nombrado inferior desde el exterior. pero cabría preguntarnos si hay una exclusión aún mayor. admitiendo su culpabilidad. nos dice Marquet. Marquet nos da una clave para pensar el caso de los gays hombres. de México. en algunos casos manifiestan odio hacia los “afeminados”. quizá la lucha de las lesbianas que pugna por una mayor visibilidad responde a esta sospecha de no ser vistas. lleva bigote. nos referimos a algunos casos. el esfuerzo de separación. por supuesto. sino que además cae en una trampa. se somete al orden existente que le exige silencio porque se sabe culpable. pues habría que conocer caso por caso. Luego. pareciera que las jóvenes lesbianas imitan los comportamientos de los hombres gays y adoptan con más determinación algunos de los gestos y rituales de este grupo. En el esfuerzo por visibilizarse. debe practicar la “discreción”. e indudablemente. . hablo de la Cd. Claro. si señalo que. tiene que ver con ello. acepta la condena. En esta actitud vemos una misoginia. así. a la par que pasa una buena parte de su tiempo denigrándoles y detestándoles”? Se observa la polaridad virilidad y afeminamiento: el gay que pasa horas en el gimnasio. Inclusive. en algunos aspectos. Respecto a las mujeres. e insisten en hacer más actividades apartadas de los gays o. claro. Estos casos asumen los rasgos de patriarca sin cuestionarlo. se piensa que tiene que ver con la omnipresencia de los hombres en todos los espacios.señalado. al menos. Formas de colocarse que adoptan los sujetos homosexuales (hombres) Sobre cómo se colocan los sujetos. por afirmarse. no revueltas.

Didier. Anagrama. no del colectivo pasivo que se reúne día con día en la monotonía de su marginalidad. Antonio. México. BIBLIOGRAFÍA. 1998. . El crepúsculo de heterolandia. Marquet y Eribon consideran que los sujetos son capaces de producir espacios de resistencia. Reflexiones sobre la cuestión gay. 2006. Sin embargo. Barcelona. MARQUET. estilos de vida. ERIBON. El mundo gay reinventa la identidad por una re-significación y es posible la reivindicación mediante la constitución de grupos activos que propongan alternativas. UAM Azcapotzalco.