“Experiencia de la Empresa Recuperada ´Mil Hojas´ de la ciudad de Rosario”1

Año 2016
Autor: Del Carlo, Cristian Ariel
Psicólogo y Profesor de Psicología, Universidad Nacional de Rosario.
Correo electrónico: cristiandelcarlo@yahoo.com.ar

Resumen
Se ensaya un análisis de la experiencia de una de las primeras Empresas Recuperadas de la
ciudad de Rosario (la empresa del rubro gastronómico “Mil Hojas”), teniendo como eje las
características principales de las experiencias de la Economía Social y Solidaria. Luego se
analiza brevemente la relación entre subjetividad y proceso de trabajo en el ejemplo
estudiado, utilizando como herramienta el concepto de autogestión.

Palabras Clave
Trabajo, Subjetividad, Economía Social y Solidaria, Empresas recuperadas, Autogestión.

Presentación

En el presente trabajo ensayaré un análisis de la experiencia de una de las primeras
Empresas Recuperadas (en adelante ER) de la ciudad de Rosario, teniendo como eje el
carácter social de las experiencias de la Economía Social y Solidaria (ESS). Este caso es
paradigmático dentro de la ciudad, habiendo sido el mismo (junto con otras experiencias
similares) elegido en varias oportunidades por los alumnos de la cátedra “Trabajo de
Campo Área Laboral B” (de la que soy docente desde hace 13 años, hoy “Psicología en el
Trabajo B”) como tema de investigación, dentro de la carrera de Psicología de la
Universidad Nacional de Rosario.

La experiencia de Mil Hojas

1
El presente trabajo, con leves modificaciones, ha sido presentado como trabajo final de “Sociología del
Trabajo”, a cargo de Henry Chiroque Solano y Rodrigo Martín Salgado, de la Maestría en Ciencias Sociales y
Humanidades (Mención Sociología) de la Universidad Nacional de Quilmes.

etc. Es importante aclarar que esta crisis del trabajo es en realidad una crisis del trabajo abstracto. tapas de tartas y discos de empanadas. creador de valores de cambio bajo la forma capitalista de empleo. El fenómeno de las ER en la Argentina comienza a desarrollarse a fines de la década del 90. A mediados de la década del 90 la empresa comienza a entrar en crisis. cuya privación puede ser vivida como un agravio y ser legitimante de un pasaje a la acción colectiva. ya que el trabajo concreto. creador de valores de uso por ser constitutivo del ser humano se encuentra lógicamente por fuera de dicha crisis (Antunes 1995). motivada principalmente por la apertura de la importación de productos y la instalación en la ciudad de grandes cadenas de supermercados. En este punto puede extrapolarse el concepto de “economía moral del trabajo”. de la mano de la crisis económica nacional producida por el avance en la implantación del modelo neoliberal. con marcas propias. siendo uno de los establecimientos de mayores dimensiones en el rubro (caracterizado hasta la década del 90 por una gran cantidad de emprendimientos en su mayoría familiares. Sucesivos despidos y algunos compañeros que renunciaron provocaron que a fines del año 2000 sólo quedaran 16 empleados. Hacia 1997 la empresa entra en convocatoria de acreedores y a partir de ese momento sus trabajadores comenzaron a sufrir el retraso (y luego el incumplimiento) del pago de vacaciones. recortes en la obra social. en forma colectiva. las ER fueron acciones que en determinados contextos se desarrollaron. En este sentido. En diciembre de ese año los trabajadores se contactan con José Abelli (referente del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas –MNER-) y con su asesoramiento . En la fábrica comenzó a escasear la materia prima para realizar la producción y progresivamente fueron perdiendo clientes. el sueldo mismo. dedicada a la fabricación de pastas. Frente al avance de la lógica mercantil que intenta imponer el discurso neoliberal se le opone en nuestro país una cultura de derecho al trabajo. que Thompson (1979) utilizó para analizar fenómenos sociales de la Inglaterra del siglo XVIII. Mil Hojas es una empresa del rubro alimentación. Fue fundada en 1972 bajo el nombre de “Mil Hojas SRL” y logró instalarse como una marca reconocida en la ciudad de Rosario y alrededores. aguinaldo. para designar los criterios de justicia y los imperativos morales ligados culturalmente al trabajo. de pequeñas dimensiones y producción artesanal): hacia 1992 contaba con 52 empleados. en contra de la lógica mercantilista.

momento crítico para los trabajadores y el futuro de la cooperativa. (Programa Facultad Abierta. “después de diferentes ofertas las cuales hicieron más duras la lucha por la compra y hasta que bajó el martillo en favor nuestro pasó una eternidad” (Programa Facultad Abierta. pagar las deudas con proveedores y restablecer los servicios básicos (luz.conforman la “Cooperativa de Trabajo Mil Hojas Limitada”.. En cualquier caso. 2011). logrando además que el Juez dictamine la cesión de la propiedad de las máquinas a los trabajadores como parte de la indemnización adeudada (Hudson. todas las fuentes resaltan el gran apoyo social que recibieron. Los 11 compañeros trabajaban durante el día y los 5 últimos despedidos la ocupaban durante la noche.). etc. 2011) A partir de ese momento los trabajadores hacen frente a la enorme tarea de poner en condiciones la fábrica. con gran apoyo social. movimientos sociales. Se le planteó la posibilidad a la patronal de trabajar bajo esa modalidad. razón por la cual ocupan la fábrica e intentan mantenerla en funcionamiento para evitar el vaciamiento de la misma. muy deteriorada: costear el alquiler del local y las máquinas. 2005). Luego de un permanente temor al desalojo. logrando adquirir los bienes de la empresa por el valor de base del remate” (Ruggeri. a la par de reactivar la producción y comenzar a recuperar los clientes perdidos. agua. . quienes la rechazaron aduciendo la espera de un inversionista. habilitar el local ante la Municipalidad. A través de comentarios de otros fabricantes de pastas los trabajadores se enteran de que la patronal estaba intentando vender las máquinas. mientras que según otros “los trabajadores. que nunca llegó. a través de la compra directa por parte de la cooperativa (otras ER pudieron resolverlo impulsando la expropiación). por parte de miembros de otras cooperativas. De esta manera solucionaron el problema de la propiedad de la fábrica. etc. afrontar las deudas jubilatorias. etc. a lo largo de todo el proceso y en especial el día del remate judicial. los escasos ingresos obtenidos se repartían entre los 16. impidieron el acceso al remate de cualquier otro posible comprador. En mayo de 2001 se despiden 5 trabajadores más y en junio se dictamina la quiebra. Según algunas fuentes. teléfono. El 5 junio de 2003 se produce el remate del local. dos meses después se logra que la Justicia desapodere a Mil Hojas SRL y le otorgue la posesión legal de la fábrica a la Cooperativa. 2009). vecinos.

2014). La Ley de Cooperativas 20. 2014). bajo la modalidad de empleados en relación de dependencia. Unos diez puestos de trabajo adicionales son resueltos a través de la tercerización mediante una empresa de selección y contratación de servicios laborales (Deux Marzi. reposicionándose como marca reconocida. sin embargo un grupo mayoritario de asociados se mantuvo firme en el rechazo a tal incorporación. 2005) y para 2014 ascendían a más de 60 (Deux Marzi. debido al aumento de la demanda fue necesaria la incorporación de nueva maquinaria y nuevos vehículos de transporte. a través de una de las asambleas extraordinarias más controvertidas que se celebró en la Cooperativa. Sin embargo en abril de 2004. Este período de expansión que siguió a la consolidación de la cooperativa requirió la incorporación de nuevos trabajadores. Para 2005 eran 14 nuevos trabajadores (Hudson. al tiempo que los cargos de gestión se fueron desvinculando progresivamente de los de producción (Deux Marzi. en 2008 se creó una nueva empresa (“Pastas del Sol SRL”) a cargo de dos ex jefes de producción de la extinta Mil Hojas SRL (que no formaban parte de la Cooperativa) que pasó a contratar todos los trabajadores asalariados. Los asociados de la cooperativa decidieron restablecer rutinas laborales propias de la experiencia del empleo bajo relación de dependencia. 2014). . se renueva el mismo Consejo de Administración y se implementa una escala salarial que diferencia los miembros del Consejo de Administración. la producción se organizó en funciones no rotativas profundizándose la división técnica del trabajo. los Encargados de Sección y los Encargados del trabajo en la Cuadra de Producción (el resto). Hacia mediados de 2003. con la misma calidad pero menor contenido graso (“Don Sixto”) a un precio menor. Debido a este motivo. ganando clientes en cantidad y expandiendo el área de distribución.337 estipula que una vez cumplido ciertos plazos los trabajadores contratados sólo pueden continuar trabajando mediante su incorporación como socios de la Cooperativa. Poco a poco fueron recuperando los niveles de producción. Comenzaron con la elaboración de nuevos productos (prepizzas y milanesas de soja por ejemplo) y lanzaron una segunda marca. Los trabajadores habían decidido desde un comienzo del proceso el reparto igualitario de las ganancias y la rotación de los asociados en todos los cargos.

ya que la gran mayoría de sus trabajadores no poseían experiencia previa en luchas sindicales/sociales: hasta el estallido de la crisis que determinó la quiebra de la empresa los conflictos se resolvían individualmente con el patrón. Éste último punto es parcialmente verdadero. . todo esto efectivamente posibilitado por la quiebra). esto se verifica en el caso estudiado) y. Los trabajadores que llevan adelante el proceso de recuperación son asalariados. la determinación de la recuperación no nace espontáneamente de los trabajadores sino de otras organizaciones (en nuestro caso. en el marco de una organización fuertemente familiar-paternalista. 2) Formación de una cooperativa (en el caso de Mil Hojas la formación de la cooperativa fue previa a la ocupación del establecimiento). ocupándola si fuera necesario. Esta última característica no se observa en el caso de Mil Hojas. registrados y con cierta antigüedad. a partir de un contacto con un integrante del MNER). Tal como plantean los autores.Análisis de la experiencia a partir de las coordenadas de la ESS La experiencia de Mil Hojas se encuadra en varios aspectos en la trayectoria típica de las ER en la Argentina. ya que en el caso estudiado la empresa (si bien una PYME de organización “familiar”) tiene la particularidad de que era una de las más importantes en su rubro. emplearon entre 45 a 100 trabajadores en el momento de máxima expansión (52 en nuestro caso). La estrategia general seguida en el proceso de recuperación también es similar a la presentada por Fajn y Rebón como la típica (para la ciudad y provincia de Buenos Aires): 1) Asumir el control de la empresa. y las maquinarias fueron cedidas como parte de la indemnización que se les adeudaba. dicen los autores. suelen tener experiencia previa de participación en organizaciones sociales y reclamos colectivos. jefes de familia en su mayoría y trabajan en puestos de baja calificación (punto por punto. El proceso es predominantemente industrial (ése es el caso de Mil Hojas) y los empresarios desplazados son fracciones periféricas del capital. 3) Cuando no hay quiebra se la busca para luego tramitar la posibilidad de expropiación (en nuestro caso no se buscó la expropiación sino que los trabajadores lograron adquirir la propiedad del inmueble en remate judicial. Según el análisis realizado por Fajn y Rebón (2005) el perfil de las ER es el siguiente: tienen alrededor de 40 años de antigüedad (28 al momento de la quiebra en Mil Hojas).

se retornó gradualmente a las modalidades de organización del proceso de trabajo previas a la recuperación. repetición de iguales operaciones. Es necesario trascender estos dos reduccionismos y explicar de forma dialéctica. luego de ensayar en un primer período formas más flexibles de gestión. prácticas ligadas a la figura del trabajador asalariado. una vez que las etapas de lucha van quedando atrás: lamentablemente este proceso se ve reflejado claramente en el caso de Mil Hojas. constituyendo esta rigidez de la organización del proceso de trabajo una de las trabas más importantes para el desarrollo de la gestión colectiva como prácticas autogestionarias. Trabajo y subjetividad Siguiendo las consideraciones de Enrique De la Garza Toledo (2000) en relación a la constitución de la subjetividad.. 4) Se inicia la producción lo antes posible (en el caso de Mil Hojas la producción prácticamente no se detuvo en ningún momento. estos autores mencionan que en líneas generales hay una ausencia de modificaciones en el proceso de trabajo: funciones fijas. fragmentación de las tareas. recursiva. la sociedad se impone sin más al individuo (postura caracterizada por el autor como estructuralismo situacionista y holista). Es una configuración que se produce ligada a una situación concreta. siendo de esta manera la sociedad reducida a la suma de los individuos que la componen (postura del actor racional). es decir. En el caso de nuestra ER. En este sentido. Por último. etc. la constitución de la subjetividad como un proceso de emergencia transversal entre las determinaciones estructurales y los procesos instituyentes singulares. en el campo laboral las experiencias de la ESS y más específicamente los procesos de recuperación de . frecuentemente se ha adoptado uno de los siguientes reduccionismos: 1) Las estructuras determinan la subjetividad. pero uno de los riesgos que observan los autores es el deterioro de los procesos de igualación y democratización en favor de los imperativos de la eficiencia para competir en el mercado. Las empresas adoptaron prácticas asamblearias para la toma de decisiones. 2) Niega la pertinencia de las estructuras. pero fue necesario remontarla desde niveles muy precarios).

1979) es fundamental para analizar la producción de subjetividad al interior de las experiencias de la ESS. completamente diferente a la lógica de subordinación del obrero al patrón. 2) La consolidación económica: los imperativos de la gestión y de la eficacia comienzan a tomar protagonismo sobre los ideales iniciales. Se pasa de la democracia directa a la delegada. hay un fuerte entusiasmo. Ana María Fernández y Sandra Borakievich (2007) aportan la construcción de que la autogestión no es un estado al que se accede o una sustancia que define el accionar colectivo. remate) caracterizada por la resistencia y el enorme sacrificio que implicó la puesta en marcha de la actividad económica. La autogestión es un modo de organización en el que la toma de decisiones es ejercida colectivamente. Sin embargo. El concepto de autogestión (Rosanvallon. Existe un conflicto entre la democracia directa en ejercicio (la asamblea general es soberana y se reúne con frecuencia) y los inicios de una actividad económica. sino que la piensan como el polo de una tensión permanente con la delegación en la gestión de los colectivos. Durante todo este período se ejerció la autogestión a través de la asamblea soberana de socios. podemos identificar esta fase inicial desde la creación de la cooperativa hasta el período inmediatamente posterior al remate. En el caso de Mil Hojas. ocupación de la fábrica. con la constitución de un grupo de dirigentes. 1979) distingue distintas fases en la historia de los “grupos voluntarios” (constituidos voluntariamente y de pequeñas dimensiones –menos de 200 miembros-. Esta tensión autogestión-delegación va tomando diferente formas a lo largo de la historia vital de las experiencias de la ESS.empresas constituyen situaciones que potencialmente pueden generar las condiciones para la emergencia de una subjetividad diferente de la que caracteriza al trabajador asalariado. la fase de lucha por el mantenimiento de la fuente laboral (quiebra. para las cuestiones extraeconómicas sigue utilizándose la asamblea general soberana. tales como cooperativas obreras y comunidades de trabajo) que pueden utilizarse como modelo para pensar la evolución de las ER: 1) La conquista: el grupo acaba de crearse. es decir. Meister (citado por Rosanvallon. Podemos identificar este período aproximadamente con el que .

Analizado en términos de poder. que lleva a la consolidación de un grupo dirigencial y el paulatino abandono de las prácticas asamblearias. Este proceso general de paulatino abandono de la autogestión es conceptualizado por Rosanvallon como “entropía democrática”: término tomado de la termodinámica. Las asambleas pierden peso y se retoman formas de gestión propias de la empresa anterior (relación patronal/dirigencia – obrero). La gestión empieza a ser tarea de pocos y el principio de igualdad en la remuneración comienza a cuestionarse. Procesos posteriores a la asamblea mencionada. Se puede identificar esta fase como cristalizada en la Asamblea General realizada en 2004. Crozier y Friedeberg (1990) desarrollan las cuatro principales fuentes de poder en las organizaciones. en el que se decide la no rotación del Consejo de Administración y el fin de la igualdad de remuneraciones. implica la degradación de la "energía democrática" en una organización (Rosanvallon. En el caso de las ER (incluyendo la experiencia de Mil Hojas) esta entropía democrática se manifiesta fundamentalmente a través de la incorporación de trabajadores asalariados no asociados a la cooperativa (por lo tanto excluidos de la toma de decisiones). en la que se consolida la separación del grupo dirigente del grupo que trabaja en la producción y se incorporan nuevos trabajadores en forma asalariada no permitiéndoles incorporarse como socios de la cooperativa. 1979). siguió a la compra en remate del inmueble: período de fuerte expansión y consolidación de la actividad económica. la menor o nula rotación de los cargos directivos. de las que se valen principalmente las élites dirigenciales para concentrar su poder: 1) Control de una competencia particular 2) Control de las relaciones entre la organización y su entorno 3) Control de las comunicaciones y la información 4) Utilización de las reglas organizativas en provecho propio . lo cual implica el abandono de las prácticas democráticas (tanto directa como delegada). la entropía democrática implica la concentración del mismo en pocas manos. 4) El poder de los administradores: consolidación de un grupo dirigente que monopoliza el poder efectivo y la definición de objetivos. 3) La coexistencia: la democracia delegada se extiende hasta los temas extraeconómicos.

2010). los socios se autodeterminan (al menos hasta el cese de la rotación de los cargos dirigenciales) y los asalariados están dominados (alienación respecto de la actividad – Sossa Rojas. configurándose con respecto a ellos una relación de explotación capitalista (alienación respecto del producto – Sossa Rojas. políticos e ideológicos”. Las dimensiones principales a analizar son el destino inmediato de la producción (intercambio o uso) y la dinámica de la utilización del excedente (acumulación o consumo). ya que los mismos socios se apropian del excedente). característica del modo de producción simple de bienes. La propiedad en el caso estudiado es privada. donde lo social incluye los aspectos económico. Este autor define el modo de producción como “la totalidad de las dimensiones sociales del proceso productivo. 3) La forma de la dimensión política de las relaciones de producción. puede analizarse que en una primera etapa alcanzaba escasamente a cubrir las necesidades de consumo de los socios iniciales y a medida que la experiencia se iba consolidando quedaba más margen para financiar la expansión de la empresa. marcando un corrimiento que parte de un modo de producción cercano al simple de bienes hacia un modo capitalista. Presuponiendo la . teniendo en cuenta las relaciones que se dan al interior y al exterior del proceso laboral (autodeterminación o dominación). Estos últimos son “libres” de trabajar en otro lugar (modo de producción netamente capitalista). 2) La lógica de asignación de los recursos y la utilización del excedente de trabajo. 2010). Aquí dos dimensiones son determinantes: las formas de propiedad (pública o privada) y la relación de los productores directos con los medios de producción (propietarios o no). En el caso analizado la producción de valor de cambio es el principal objetivo. Considera que las dimensiones sociales más importantes para diferenciar los distintos modos de producción son las siguientes: 1) Los mecanismos de apropiación del excedente del trabajo. Para analizar en qué medida una experiencia de la ESS puede innovar en relación a la experiencia capitalista empleador-asalariado puede utilizarse el concepto de modos de producción acuñado por Wright (2010). siendo los socios de la cooperativa los propietarios (no habiendo en ese caso “explotación”. Teniendo en cuenta el interior del proceso productivo. Los asalariados que trabajan para la cooperativa no son propietarios. En relación a la utilización del excedente.

etc. vulnerables. pero de ninguna manera la única. cuando dos modos de producción coexisten al interior de una misma organización de producción. puedo arriesgar a pensar a la formación social argentina como compleja (teniendo en cuenta la hegemonía del modo de producción capitalista coexistiendo con diversas experiencias de la ESS. Existe una multiplicidad de “otros trabajos” (no asalariados. esto es. nos encontramos en la experiencia de Mil Hojas ante un caso de interpenetración.). 4) La naturaleza de las clases determinadas por las relaciones de producción. no estructurados. Este punto. Esta realidad laboral compleja nos acerca a la reflexión de Enrique de la Garza Toledo (2010) acerca de la necesidad de un concepto ampliado de trabajo que trascienda el empleo. con modos de producción de subsistencia que podrían calificarse de precapitalistas. autodeterminación externa para los asociados (no habiendo coerción de trabajar para otros. no decentes y un largo etcétera) y es fundamental incorporar esa heterogeneidad si se pretende analizar las formaciones sociales en su complejidad y las experiencias de la ESS en particular. precarios. atípicos. flexibles. representando cada uno de ellos modos de producción distintos. riesgosos. y que está dada por patrones complejos de articulación (coexistencia de modos de producción diferentes con relaciones externas entre sí) e interpenetración e incluso podría hablarse de “interpenetraciones articuladas” (articulaciones entre un modo de producción y una forma interpenetrada de producción). más estructural. informales. a través de las conceptualizaciones de Wright podemos analizar que a partir de la existencia de dos trabajadores esencialmente diferentes (socios y asalariados). Si bien excede los límites de este trabajo. Es decir. forma paradigmática de pensar el trabajo durante mucho tiempo en las Ciencias Sociales. excede los alcances de este análisis. como en el modo de producción feudal). los mismos han transitado (teniendo en cuenta esta variable) desde un modo de producción cercano al comunismo (autodeterminación dentro y fuera del proceso productivo) hacia formas capitalistas (luego del retroceso de la autodeterminación al interior de la empresa). . con trabajo esclavo.

Deux Marzi. E. Capítulo 4: ¿Cuál crisis de la sociedad del trabajo?. (1995). En De La Garza Toledo. Revista Herramientas. Sao Paulo: Cortez editora. y Rebón. De la Garza Toledo. En Hacia un concepto ampliado de trabajo: del trabajo clásico al no clásico. Alianza.htm Rosanvallon. El taller ¿sin cronómetro? Apuntes acerca de las empresas recuperadas.ar/descripciones/milhojas. (2000). Revista El Campo Grupal. N° 92. (2005) Fabricas bajo control obrero en Rosario. Obtenido el 7 de febrero de 2017 desde http://www. (2007). Potencial y Límites de la Economía Social y Solidaria. (1990) El actor y el sistema. (2005). A. Año 10. Buenos Aires. Instituto Gino Germani. (1979) La Autogestión y la entropía democrática. Facultad de Filosofía y Letras. Fajn. Programa Facultad Abierta (2011) Guía de Empresas Recuperadas. Hudson. M. México. (coordinador) Tratado Latinoamericano de Sociología del Trabajo. G. La anomalía autogestiva. Documento Ocasional 8. J. y Borakievich. En La Autogestión. Adiós al Trabajo. Nº 28 Fernández. J. A. E. Ed. Bibliografía: Antunes. Anthropos. M. España. Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Editorial Fundamentos.com. Aproximación a Partir del Análisis de Procesos de Recuperación de Empresas de Argentina. y Friedeberg. (2014) La Consolidación de las Iniciativas de Economía Social y Solidaria: Alcances y Desafíos. (2009) Las empresas recuperadas: autogestión obrera en Argentina y América Latina. Buenos Aires. UBA. Ruggeri.recuperadasdoc. México: Fondo de Cultura Económica. México. E. R. (2010) Hacia un concepto ampliado de trabajo. P. De la Garza Toledo. . E. Crozier. S. Instituto de Investigación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social (UNRISD). Introducción: El papel del concepto del trabajo en la teoría social del Siglo XX.

Bogotá. (2010). Wright. En Preguntas a la desigualdad: ensayos sobre análisis de Clase. Sossa Rojas. E. A. Los Futuros del capitalismo. Revista Ciencias Sociales Nº 25. Thompson. Universidad Arturo Prat. (2010) La alienación en Marx: el cuerpo como dimensión de utilidad. . En Tradición. Barcelona. E. Revuelta y Conciencia de Clase. Una reconceptualización de los modos de producción pos-capitalistas. Universidad del Rosario. Crítica. (1979) La economía moral de la multitud en la Inglaterra del siglo XVIII. Iquique. Socialismo y Marxismo.