HORIZONTE

En una tarde clara y amplia como el hastío,
cuando su lanza blande el tórrido verano,
copiaban el fantasma de un grave sueño mío
mil sombras en teoría, enhiestas sobre el llano.

La gloria del ocaso era un purpúreo espejo,
era un cristal de llamas, que al infinito viejo
iba arrojando el grave soñar en la llanura...
Y yo sentí la espuela sonora de mi paso
repercutir lejana en el sangriento ocaso,
y más allá, la alegre canción de un alba pura.

Antonio Machado

Soledades (1899-1907
EL CADALSO

La aurora asomaba
lejana y siniestra.
El lienzo de Oriente
sangraba tragedias,
pintarrajeadas
con nubes grotescas.

.....................................................

En la vieja plaza
de una vieja aldea,
erguía su horrible
pavura esquelético
el tosco patíbulo
de fresca madera...
La aurora asomaba
lejana y siniestra.

Antonio Machado

Humorismos, Fantasías, Apuntes... (1899-1907)
INTRODUCCIÓN A LOS SUEÑOS

Leyendo un claro día
mis bien amados versos,
he visto en el profundo
espejo de mis sueños

que una verdad divina
temblando está de miedo,
y es una flor que quiere
echar su aroma al viento.

El alma del poeta
se orienta hacia el misterio.
Sólo el poeta puede
mirar lo que está lejos
dentro del alma, en turbio
y mago sol envuelto.

En esas galerías,
sin fondo, del recuerdo,
donde las pobres gentes
colgaron cual trofeo

el traje de una fiesta
apolillado y viejo,
allí el poeta sabe
el laborar eterno
mirar de las doradas
abejas de los sueños.

Poetas, con el alma
atenta al hondo cielo,
en la cruel batalla
o en el tranquilo huerto,

la nueva miel labramos
con los dolores viejos,
la veste blanca y pura
pacientemente hacemos,
y bajo el sol bruñimos
el fuerte arnés de hierro.

El alma que no sueña,
el enemigo espejo,
proyecta nuestra imagen
con un perfil grotesco.

Sentimos una ola

pintado de verde. Me gusta verlos pintarse de sol y grana. volar bajo el cielo azul. simétricos montículos y ramas esqueléticas.. y a laborar volvemos. Un viejecillo dice. ingrávidos y gentiles como pompas de jabón. para su capa vieja: «¡El sol. Antonio Machado Galerías (1900-1907 PROVERBIOS Y CANTARES . temblar súbitmente y quebrarse. Blancas sendas. que pasa. naranjos en maceta. la palmera.. Invierno. Un parque. en nuestro pecho. y sonreímos.de sangre. Antonio Machado Proverbios y Cantares SOL DE INVIERNO Es mediodía. yo amo los mundos sutiles. y en su tonel.I Nunca perseguí la gloria ni dejar en la memoria de los hombres mi canción. esta hermosura . Bajo el invernadero.

.» Los niños juegan. la verdinosa piedra. corre y sueña lamiendo.¡El limonar florido. el prado verde.. Por un camino en la árida llanura. Antonio Machado Galerías (1900-1907) UN LOCO Es una tarde mustia y desabrida de un otoño sin frutos. el cipresal del huerto. en la tierra estéril y raída donde la sombra de un centauro yerra. casi muda. Antonio Machado Varia SUEÑO Desgarrada la nube.. el iris! ¡el agua en tus cabellos!. Y todo en la memoria se perdía como una pompa de jabón al viento.. y en un fanal de lluvia y sol el campo envuelto.. el arco iris brillando ya en el cielo. . Desperté. El agua de la fuente resbala. .. el sol.de sol!. el agua. ¿Quién enturbia los mágicos cristales de mi sueño? Mi corazón latía atónito y disperso.

. Por los campos de Dios el loco avanza. sucio.. hablando a gritos. purga un pecado ajeno: la cordura. Huye de la ciudad. Huye de la ciudad. Es horrible y grotesta su figura. misérrimas virtudes y quehaceres de chulos aburridos. y ruinas de viejos encinares. a lo largo del sendero. ¡Las colinas doradas. viajero. —La tarde cayendo está—. Antonio Machado Campos de Castilla (1907-1917) Yo voy soñando caminos de la tarde.. Tras la tierra esquelética y sequiza —rojo de herrumbre y pardo de ceniza— hay un sueño de lirio en lontananza. colinas con malezas y cambrones. El loco vocifera a solas con su sombra y su quimera. a solas con su sombra y su locura va el loco. los verdes pinos.. . No fue por una trágica amargura esta alma errante desgajada y rota. flaco.entre álamos marchitos. Pobres maldades. Lejos se ven sombríos estepares. ¡El tedio urbano! —¡carne triste y espíritu villano!—. ¿Adónde el camino irá? Yo voy cantando. la terrible cordura del idiota. y ruindades de ociosos mercaderes. En el corazón tenía la espina de una pasión.. maltrecho y mal rapado. las polvorientas encinas!. ojos de calentura iluminan su rostro demacrado. coronando los agrios serrijones..

lueñes sierras de olivares recamadas. meditando. de loma en loma rayado de olivar y de olivar! Son las tierras soleadas. La tarde más se oscurece. abrumados de capachos. peinado por el sol canicular. y el camino se serpea y débilmente blanquea. mudo y sombrío. se enturbia y desaparece. Con sus machos. olivares polvorientos del campo de Andahicía! ¡El campo andaluz. ¡De la venta del camino . Mil senderos.logré arrancármela un día. anchas lomas. Antonio Machado Soledades (1899-1907) LOS OLIVOS A Manolo Ayuso I ¡Viejos olivos sedientos bajo el claro sol del día. Mi cantar vuelve a plañir: Aguda espina dorada. Suena el viento en los álamos del río. Y todo el campo un momento se queda. van gañanes y arrieros. ya no siento el corazón. quién te volviera a sentir en el corazón clavada.

olivares rebruñidos bajo la luna argentada! ¡Olivares centellados en las tardes cenicientas...a la puerta.. la Torre de Pero Gil. de los que muestran el puño al destino. los bandidos caballeros. los agostos de agua al pie. vuestras flores racimadas.. bajo los cielos preñados de tormentas!. los benditos labradores. soplan vino trabucaires bandoleros! ¡Olivares y olivares de loma en loma prendidos cual bordados alamares! ¡Olivares coloridos de una tarde anaranjada. Dios os dé los eneros de aguaceros. . por cien caminos. Olivar. bajo este sol de fuego.. los vientos primaverales. ¡Venga Dios a los hogares y a las almas de esta tierra de olivares y olivares! II A dos leguas de Úbeda. ¡Olivar y olivareros. Olivares. tus olivitas irán caminando a cien molinos.. en los pliegues de la sierra!. Ya darán trabajo en las alquerías a gañanes y braceros. campo y plaza de los fieles al terruño y al arado y al molino.. y las lluvias otoñales vuestras olivas moradas. ¡oh buenas frentes sombrías bajo los anchos sombreros!. ¡Ciudades y caseríos en la margen de los ríos.. los señores devotos y matuteros!. bosque y raza.

En la plaza. esta casa de Dios. oh santos cañones de von Kluck. el hombre es para el suelo: genera. con nuestro amargo rezo. Seguimos. esta casa de Dios. el castillo heroico.. el tonto que tenemos. ¡Los blancos muros. Los olivos están en flor. Esta casa de Dios. La tierra da lo suyo. será el loco del pueblo.. decid. se vive en el dolor. Olivares. que parece mirarnos con la boca. con nuestra mano ociosa. Campos ubérrimos. Nosotros enturbiamos la fuente de la vida. ¿qué guarda dentro? Antonio Machado . asombrado y atento. al paso de dos pencos matalones. el sol trabaja. ¡Dios está lejos!—. Blas o Ginés. erguida en este basurero!. ¿qué guarda dentro? Y ese pálido joven. de quien se dice: es Lucas. decid hermanos. los cipreses negros! ¡Agria melancolía como asperón de hierro que raspa el corazón! ¡Amurallada piedad. Allá. El coche rueda entre grises olivos polvorientos. Pasamos frente al atrio del convento de la Misericordia. Esta piedad erguida sobre este burgo sórdido. el sol primero.triste burgo de España. con nuestros ojos tristes. El carricoche lento. camina hacia Peal.. sobre este basurero.. con nuestro pensamiento —se engendra en el pecado. siembra y labra y su fatiga unce la tierra al cielo. mendigos y chicuelos: una orgía de harapos.

Y se acordó del hacha que pendía en el muro.. Fue su crimen atroz. Dice un ujier: «Va sin remedio al palo»..... Conserva del obscuro seminario el talante modesto y la costumbre de mirar a la tierra o al breviario. los campesinos rostros atezados.. ¡Oh guindos y nogales del huerto familiar..... entre sus dedos... El abogado defensor perora. y una hilera de obscuros entrecejos y de plebeyos rostros: los jurados. que repugna a su máscara de niño y ademán de piadosa mansedumbre... mientras oye el fiscal. emborrona papel un escribano... Quiso heredar.. el hacha fuerte que la leña hacía de la rama de roble cercenada. por Burgos bachiller en teología. Campos de Castilla (1907-1917) UN CRIMINAL El acusado es pálido y lampiño... sintió pesar del tiempo que perdía enderezando hipérbatons latinos...... y doradas espigas candeales que colmarán las trojes del estío!.. En sueños vio a sus padres —labradores de mediano caudal— iluminados del hogar por los rojos resplandores.. y despertó su natural fiereza. los jueces con sus viejos ropones enlutados.... Enamoróse de una hermosa niña...... Devoto de María......... subiósele el amor a la cabeza como el zumo dorado de la viña.. luciente y afilada...... El joven cuervo la clemencia espera. verde y sombrío.... y repasa los autos judiciales o.. Frente al reo.... golpeando el pupitre con la mano.... ......... carne de horca... indiferente...... madre de pecadores..... el alegato enfático y sonoro. Arde en sus ojos una fosca lumbre..... Un pueblo. presto a tomar las órdenes menores..... de las gafas de oro acaricia los límpidos cristales. Hartóse un día de los textos profanos y divinos........... la severa .

como los linos glaucos. para cantar contigo.. Tus ojos me recuerdan las noches de verano.. Tu hermana es clara y débil como los juncos lánguidos. Me embriagaré una noche de cielo negro y bajo. Antonio Machado Campos de Castilla (1907-1917) INVENTARIO GALANTE Tus ojos me recuerdan las noches de verano negras noches sin luna.justicia aguarda que castiga al malo. de tu mirar de sombra quiero llenar mi vaso. .. orilla al mar salado. de tu soñar gitano. los trigos requemados. Y es alba y aura fría sobre los pobres álamos que en las orillas tiemblan del río humilde y manso. Tu hermana es un lucero en el azul lejano. y el chispear de estrellas del cielo negro y bajo. una canción que deje cenizas en los labios. Tu hermana es un lucero en el azul lejano. Y tu morena carne. y el suspirar de fuego de los maduros campos. De tu morena gracia. orilla al mar salado. como los sauces tristes..

Antonio Machado Proverbios y Cantares Soñé que tú me llevabas por una blanca vereda. Para tu linda hermana arrancaré los ramos de florecillas nuevas a los almendros blancos..De tu mirar de sombra quiero llenar mi vaso. que iba firmando en las hojas de luz: Libertad. en medio del campo verde. en un tranquilo y triste alborear de marzo. . Antonio Machado Canciones (1899-1907) PROVERBIOS Y CANTARES . Los regaré con agua de los arroyos claros. .XXXIII Soñé a Dios como una fragua de fuego. como un bruñidor de aceros. los ataré con verdes junquillos del remanso.Imperio. hacia el azul de las sierras. Para tu linda hermana yo haré un ramito blanco. que ablanda el hierro. como un forjador de espadas..

mi juventud. veinte años en tierras de Castilla. en sueños. y en la moderna estética corté las viejas rosas del huerto de Ronsard. esperanza. algunos casos que recordar no quiero. y. Ni un seductor Mañara. mas no amo los afeites de la actual cosmética. Sentí tu mano en la mía. ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar. y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario. una mañana serena.hacia los montes azules. . mi historia. Antonio Machado Campos de Castilla (1907-1917) RETRATO Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla. Hay en mis venas gotas de sangre jacobina. y un huerto claro donde madura el limonero. ni un Bradomín he sido —ya conocéis mi torpe aliño indumentario—. en el buen sentido de la palabra. más recibí la flecha que me asignó Cupido. tu mano de compañera. A distinguir me paro las voces de los ecos. tu voz de niña en mi oído como una campana nueva. Adoro la hermosura. más que un hombre al uso que sabe su doctrina. Vive. como una campana virgen de un alba de primavera. ¡Eran tu voz y tu mano.. soy. ¡quién sabe lo que se traga la tierra!. pero mi verso brota de manantial sereno. tan verdaderas!. bueno.. Desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna.

Converso con el hombre que siempre va conmigo —quien habla solo espera hablar a Dios un día—. El pelotón de verdugos no osó mirarle la cara. Dejar quisiera mi verso.. rezaron: ¡ni Dios te salva! Muerto cayó Federico —sangre en la frente y plomo en las entrañas— . caminando entre fusiles. casi desnudo. por una calle larga. salir al campo frío. ¿Soy clásico o romántico? No sé. Y al cabo. no por el docto oficio del forjador preciada. Antonio Machado. entre las voces. me encontraréis a bordo ligero de equipaje. Mataron a Federico cuando la luz asomaba. Y cuando llegue el día del último vïaje. aún con estrellas de la madrugada. mi soliloquio es plática con ese buen amigo que me enseñó el secreto de la filantropía. y escucho solamente. El crimen Se le vio. Todos cerraron los ojos. A mi trabajo acudo. como los hijos de la mar. nada os debo. una. con mi dinero pago el traje que me cubre y la mansión que habito. como deja el capitán su espada: famosa por la mano viril que la blandiera. el pan que me alimenta y el lecho en donde yago. y esté al partir la nave que nunca ha de tornar.. debéisme cuanto he escrito. 1906 Campos de Castilla (1907-1917) EL CRIMEN FUE EN GRANADA: A FEDERICO GARCÍA LORCA 1. Que fue en Granada el crimen .

El poeta y la muerte Se le vio caminar solo con Ella. y el filo a mi tragedia de tu hoz de plata. —Ya el sol en torre y torre. muerte mía. un túmulo al poeta. amigos.. terraplenes.. los rojos labios donde te besaban. Ella escuchaba. ¡en su Granada! Antonio Machado Poesías de Guerra (1936-1939) OTRO VIAJE Ya en los campos de Jaén. caseríos. Hoy como ayer. sabed —¡pobre Granada!—.. sobre una fuente donde llore el agua. y diste el hielo a mi cantar. compañera. Hablaba Federico. Labrad. y eternamente diga: el crimen fue en Granada. de piedra y sueño en el Alhambra. en su Granada. qué bien contigo a solas. gitana. ¡mi Granada!» 3. olivares. sin miedo a su guadaña. amanece. devorando matorrales. te cantaré la carne que no tienes.. requebrando a la muerte. Se le vio caminar. por estos aires de Granada. «Porque ayer en mi verso. los ojos que te faltan. pedregales. sonaba el golpe de tus secas palmas. Corre el tren por sus brillantes rieles. alcaceles. los martillos en yunque— yunque y yunque de las fraguas. . 2. tus cabellos que el viento sacudía.

montes y valles sombríos.. Yo contemplo mi equipaje. acarrea tu ejército de vagones. El campo vuela. un señor sobre su manta dormido. y recuerdo otro viaje hacia las tierras del Duero. . silba. mi viejo saco de cuero. un fraile y un cazador —el perro a sus pies tendido—. La luz en el techo brilla de mi vagón de tercera. ajetrea maletas y corazones. la niebla de la mañana huyendo por los barrancos. humea. jadeante. Enfrente de mí. Otro viaje de ayer por la tierra castellana —¡pinos del amanecer entre Almazán y Quintana!— ¡Y alegría de un viajar en compañía! ¡Y la unión que ha roto la muerte un día! ¡Mano fría que aprietas mi corazón! Tren. ni sé si voy conmigo a solas viajando. Entre nubarrones blancos. ¡Este insomne sueño mío! ¡Este frío de un amanecer en vela!.. Tras la turbia ventanilla. Tan pobre me estoy quedando que ya ni siquiera estoy conmigo. Soledad. oro y grana.praderas y cardizales. pasa la devanadera del campo de primavera. camina. marcha el tren. Resonante. sequedad.

Tienen las altas casas abiertos los balcones del viejo pueblo a la anchurosa plaza. Un hombre a tientas camina. Antonio Machado . como un fantasma. y en la torre.. En el amplio rectángulo desierto. antorcha. En el cénit. evónimos y acacias simétricos dibujan sus negras sombras en la arena blanca. la esfera del reloj iluminada.LI Luz del alma. bancos de piedra. faro. lleva a la espalda un farol. Yo en este viejo pueblo paseando solo. sol. luz divina. la luna. Antonio Machado Campos de Castilla (1907-1917) NOCHE DE VERANO Es una hermosa noche de verano.. estrella. Antonio Machado Campos de Castilla (1907-1917) PROVERBIOS Y CANTARES .

. —«Hay almas que hacen un bufón sombrío de su histrión de alegres mojigangas.. poeta! ¿Serás acaso un histrión.. en prueba de mi admiración y de mi gratitud. ¿Será tu corazón un harpa al viento. Y otro día volvió a pedirme risa que poner en sus hueras carcajadas. Sopla el odio y suena tu corazón.. Antonio Machado Poesías de «Soledades» (1898-1907) CAMPO La tarde está muriendo como un hogar humilde que se apaga.. sean puro cristal risas y lágrimas. me dijo.. sobre los montes. Pero en tu alma de verdad. a cambio de una sola lágrima». yo te daré la gloria del poeta. un mimo de mojigangas huecas? ¿No borrarán el tizne de tu cara lágrimas verdaderas? ¿No estallará tu corazón de risa. que tañe el viento?.. poeta. vaso florido. Allá. sopla tu corazón y vibra. Proverbios y Cantares LUZ A don Miguel de Unamuno. que vestida de luto —¡y cuán grotesca!— vino un día a mi casa.. —«De tizne y albayalde hay en mi rostro cuanto conviene a una doliente farsa. sea tu corazón arca de amores. . Yo he visto una figura extraña. ¡Lástima de tu corazón. pobre juglar de lágrimas ajenas? Mas no es verdad. sombra perfumada».

Bajo los arcos de piedra el agua clara corría.. oscuro rincón que piensa!» Pasaba el agua rizada bajo los ojos del puente. Lejos la ciudad dormía como cubierta de un mago fanal de oro transparente. entre metal y madera. ¡Dos ramas en el tronco herido. lejos. En una huerta sombría giraban los cangilones de la noria soñolienta. luminosa y polvorienta. Y pensaba: «¡Hermosa tarde. Entre los álamos de oro.quedan algunas brasas. . Antonio Machado Galerías (1900-1907) Hacia un ocaso ardiente caminaba el sol de estío. y una hoja marchita y negra en cada rama! ¿Lloras?. tras de los álamos verdes de las márgenes del río. Bajo las ramas oscuras el son del agua se oía. nota de la lira inmensa toda desdén y armonía. absorto en el solitario crepúsculo campesino.. la sombra del amor te aguarda. Dentro de un olmo sonaba la sempiterna tijera de la cigarra cantora. hermosa tarde. que es la canción estival. y era. tú curas la pobre melancolía de este rincón vanidoso. entre nubes de fuego. Yo iba haciendo mi camino. el monorritmo jovial. Era una tarde de julio. Y ese árbol roto en el camino blanco hace llorar de lástima. una trompeta gigante.

Bajo los ojos del puente pasaba el agua sombría. se canta: no somos nada. Bajo las ramas oscuras caer el agua se oía. sintiendo la vieja angustia que hace el corazón pesado.. Cálido viento soplaba. en la tarde. ¿Qué es esta gota en el viento que grita al mar: soy el mar? Vibraba el aire asordado por los élitros cantores que hacen el campo sonoro. en la tarde polvorienta. a meditar. En el azul fulguraba un lucero diamantino. Yo. Sonaban los cangilones de la noria soñolienta. hacia la ciudad volvía. alborotando el camino. como si al pasar dijera: «Apenas desamarrada la pobre barca.Los últimos arreboles coronaban las colinas manchadas de olivos grises y de negruzcas encinas. (Yo pensaba: ¡el alma mía!) Y me detuve un momento. Antonio Machado Soledades (1899-1907) AMANECER DE OTOÑO . El agua en sombra pasaba tan melancólicamente. Yo caminaba cansado.. del árbol de la ribera. Donde acaba el pobre río la inmensa mar nos espera». bajos los arcos del puente. cual si estuviera sembrado de campanitas de oro. viajero.

y la alameda dorada. Tras los montes de violeta quebrado el primer albor: a la espalda la escopeta. hacia la curva del río. y alguna humilde pradera donde pacen negros toros. entre sus galgos agudos. A Julio Romero de Torres Una larga carretera entre grises peñascales. Antonio Machado Campos de Castilla (1907-1917) . Zarzas. Está la tierra mojada por las gotas del rocío. malezas.jarales. caminando un cazador.