El ser humano funciona a través de distintas motivaciones, de acuerdo a fuerzas

impulsoras, por lo que actúa según éstas, de distintas maneras, orientándose a una
satisfacción.
Es por esto que en su comportamiento organizacional, y contemplando que somos seres
que funcionamos con intercambio de información, las personas pueden influenciar sus
acciones por el mundo psicológico, por el entorno, o por sí mismas en cuanto a su
motivación.
En éste sentido y tomando en cuenta que cada persona traer su propia información, cada
uno es capaz de cambiar ese entorno a través de un proceso interno que llamamos
Psíquico.

El trabajo forma parte fundamental de un individuo, así como el individuo es un factor
fundamental en la organización, cada individuo contribuye con sus habilidades,
capacidades y conocimientos necesarios para el cargo que se le ha designado. En este
plano el trabajador se enfrenta a factores de tres distintos ambientes expuestos en una
organización, como el ambiente organizacional, externo y macroambiente, viendo su
comportamiento influenciado por los distintos estímulos que ellos ofrecen, son estos
factores quienes regulan el comportamiento y a su vez dependen directamente de la
Motivación del individuo con la actividad. Según Maslow, la motivación surge de acuerdo a
las necesidades del individuo, ya sean primarias (fisiológicas y de seguridad) cuando estas
ya son satisfechas, su comportamiento cambia en busca de satisfacer las secundarias
(sociales, de estima y autorrealización).