Transparencia en el proceso electoral es un derecho de los ciudadanos

La Directora del Consejo de la Prensa Peruana, Kela León, afirmó que la transparencia dentro del proceso electoral es un derecho de
los ciudadanos y una obligación de los candidatos, tras recordar que “la ciudadanía tiene derecho a acceder a la información, más aun
cuando nos encontramos inmersos en la recta final de la campaña electoral.

Manifestó, en entrevista con Diálogo Ciudadano, programa semanal que produce INFOREGION, que es importante conocer la
procedencia de los fondos con los que cuenta cada partido para financiar la campaña de los candidatos a la presidencia, así como
quiénes los apoyan.

“Los documentos son los que hablan, a ellos nos tenemos que remitir y no ha habido muchos” dijo en alusión a la información que los
postulantes deben presentar ante el Jurado Nacional de Elecciones para explicar el origen de sus recursos. Sostuvo que en los últimos
cinco años, no se ha fomentado la transparencia entre los políticos.

“Definitivamente, dentro de los últimos 5 años, no ha habido política de promover la transparencia, ha habido muchos problemas al
respecto, pero se ha logrado instalar, por lo menos, la exigencia de la ciudadanía a tener cierta información”, indicó.

Kela León sostuvo, finalmente, que “el secretismo es la semilla para la corrupción y la transparencia el antídoto”, por lo que recordó
que todos, al igual que los funcionarios, somos responsables del ejercicio de nuestro derecho a la trasparencia, en especial, sobre el
Proceso Electoral.

Los partidos políticos, en una democracia, son los entes encargados de canalizar las distintas ideas políticas, con el fin de alcanzar el
ejercicio del poder. Este poder que radica en el pueblo soberano, le es otorgado al partido vencedor, durante las elecciones, para que
lo represente durante un período determinado de tiempo, donde el voto de la mayoría, consagrará a sus candidato De ahí que la
campaña electoral, realizada en fechas próximas a los actos comiciales, cobra gran relevancia para captar el voto del electorado.

Según Adam Przeworski en “Democracia y mercado” los que tienen mayores posibilidades de imponerse son los que poseen mayores
recursos”.

La propaganda política cumple una función determinante, y para tener acceso a los medios masivos de comunicación se necesitan de
los citados recursos y del apoyo de grupos de interés, sobre todo para captar a la masa de indecisos.

Derechos de los partidos politicos

Algunos de los derechos más importantes son :
Participar en el desarrollo y vigilancia del proceso electoral;
Gozar de las garantías para realizar libremente sus actividades;
Disfrutar de las prerrogativas y recibir el financiamiento público en los términos que marcan las leyes correspondientes
Postular candidatos en las elecciones federales
Participar en las elecciones estatales y municipales
Nombrar representantes ante los órganos del Instituto Federal Electoral en los términos de la Constitución y el Código de
Instituciones y

7. Obligaciones

Algunas de las obligaciones más importantes de los partidos políticos nacionales:
Conducir sus actividades dentro de los cauces legales y ajustar su conducta y la de sus militantes a los principios del Estado
democrático, respetando la libre participación política de los demás partidos políticos y los derechos de los ciudadanos;

Abstenerse de recurrir a la violencia y a cualquier acto que tenga por objeto o resultado alterar el orden público, perturbar el goce de
las garantías o impedir el funcionamiento regular de los órganos de gobierno;

Publicar y difundir en las demarcaciones electorales en que participen, así como en los tiempos oficiales que les corresponden en las
frecuencias de radio y en los canales de televisión, la plataforma electoral que el partido y sus candidatos sostendrán en la elección de
que se trate. En este caso, el tiempo que le dediquen a la plataforma no podrá ser menor del 50% de que les corresponda;

Abstenerse de cualquier expresión que implique diatriba, calumnia, infamia, injuria, difamación o que denigre a los ciudadanos, a las
instituciones públicas o a otros partidos políticos y sus candidatos, particularmente durante las campañas electorales y en la
propaganda política que se utilice durante las mismas;

Abstenerse de utilizar símbolos religiosos, así como expresiones, alusiones o fundamentaciones de carácter religioso en su
propaganda;