1

MONSTER HOUSE 2 .

ponzoñosos y a su parecer. pulcros y llenos de sensaciones positivas se volvieron borrascosos... retorcidos. CAPÍTULO 1 La Colección Los sueños sobre la habitación en forma de círculo se enmarañaron en su mente una vez más ese día.... normalmente alegres.7 3..CAPÍTULOS: 1...4 2... HUMANIDAD…………………………………. DE LUCES Y SOMBRAS ……………......... Ya no podía pintar como antes y todo debido a los sueños....9 4. LA COLECCIÓN………………………………... 3 . EL EPÍTOME DE LA TRAICIÓN……………… 5....... VIENTO………………………………….. Sus retratos.

de algún modo. haciéndole notar el pincel caído y la pintura tétrica sobre el caballete. La fantasía está involucrada en ello. No obstante. reconoce más partes de su propia habitación de juegos en esa. Lo que no lo es. cuando sus ojos vuelven a contemplar la pintura. le quita fuerzas y lo deja sin aliento. las sombras que su sangre dejó al correrse sobre el papel y el contraste del carboncillo que aparece. Frente a él hay un hombre hecho con su sangre. pero cuando sus ojos vuelven a enfocarse en esa mirada extenuada y cargada de ira. de ser posible. un escalofrío le recorre el cuerpo al ver lo que ha hecho esta vez. el cómo son más vividos y el cómo en cada ocasión. Pero que cada noche algo nuevo aparezca y que eso le dé la más pura certeza de que es algo que ha olvidado. Muchas personas sueñan sobre cosas que conocen. son sus sueños con respecto a la sala. Las dimensiones no son exactas. pertenece a ese sitio oscuro que lo atormenta. El tic tac del reloj lo trajo de vuelta. él entiende que no. con su imaginación. ya que no hay modo de que provenga de otro sitio. y con una sacudida. probablemente tenga algo que ver con su naturaleza artística. conteniendo el temblor que nace en su pecho y alcanza su mandíbula cuando siente que ese chico.Esos con el niño al otro lado de la habitación que le extiende las manos hacia la oscuridad y lo hace girar en ese mundo repleto de máquinas y tiempos a punto de colapsar. la colección. ya que aquella es mucho más grande. que esas cosas sean más grandes de lo común y que sucesos improbables ocurran durante sus sueños. Que la habitación de juegos se parezca a la suya puede que sea algo común. la sangre ha resbalado hasta su antebrazo. pero esto no detiene a su mente cuando evoca la habitación de juegos de sus sueños. tan obscuros como los pensamientos que abarcan su mente y una sonrisa tan peligrosa como el veneno. cubriendo lo que estaba a punto de pintar antes de perder la conciencia. aparta la mirada. Sus ojos siguen las líneas descuidadas. manchando su camiseta de botones y se ha esparcido por el piso. No quiere creer que sus sueños van más allá de la realidad y que hay algo oculto dentro de su psique que pide a gritos salir. no puede parar hasta terminar la pieza y luego. Sus dedos están sangrando nuevamente cuando extiende las palmas hacia adelante. Pero esto es algo común. pero el gran boceto en sí mismo es lo que lo atrae y le aterroriza. con ojos profundos. Le asusta al mismo tiempo en que considera que es inevitable. Al mirar la sangre y las nuevas cicatrices supliendo las anteriores. La forma en que cada uno cobra más sentido. porque una vez que inicia con un boceto. 4 . como si intentase decirle algo y el cree conocerlo. dañando el bonito diseño de espiral en colores. no cabe duda. la sonrisa que el chico presenta le confirma que sí. No sería capaz de olvidar una mirada como esa. Aunque sabe que no se trata de la misma. Tal belleza no existe. de rasgos finos y delicados. Él lo sabe. La habitación de juegos falsa. El chico del cuadro lo mira fijamente.

rodeado de antiguas maquinas traga monedas y pantallas planas. sumergiéndolo en un estado semi consciente que lo llevó a acomodarse mejor en el mueble. ya que ahora no puede soportar los colores alegres de cada pared ni los ruidos que emiten las maquinas al estar todo el tiempo encendidas. Moviéndose lentamente al saludarlo. de música clásica y teatro. También ve los grandes ventanales al fondo. Lo vio moverse cuidadosamente. Al verlas sobre la mesa de pool. 5 . sus amigos se hicieron cargo de ello. porque no le interesan estas cosas. adornando cada mesa e introduciendo cada máquina de juegos. incluso. decidiendo recoger el pincel caído para colocarlo en su lugar. Sus ojos cansados lo imaginaron en medio de la sala. sonriendo de esa forma maligna y exagerada. Sin embargo. Se encontraba allí. sus amigos le hicieron prometer que haría un espacio enfocado en la diversión. en lo que será de él de continuar así y en lo que podría hacer. de forma cansada y nebulosa. Hay quince en total. Luego se limpió las manos manchadas y descolgó la pintura a medio terminar para llevarla con el resto. sustituyendo la forma del caballete por la de él y sus manos se deshicieron de la bolsa de golosinas y la lata de café.Se levantó de su asiento. a regañadientes se había decidido por tomar un antiguo salón destinado a fiestas y lo remodeló de forma que cada parte de él tuviese algo con lo que sus amigos pudiesen divertirse. pero sin acercarse jamás. Como había mencionado. su forma circular y el gran techo abovedado que el arquitecto recomendó quitar. por lo que. sus amigos sí. tomando a su paso un par de golosinas y una lata de café. su habitación de juegos no es grande. Se fue a sentar en el área de descanso. y la somnolencia lo envolvió poco a poco. el color allí se ha vuelto un problema desde que los sueños aparecieron. Él es más de libros y películas. Sin vida. que aunque él no usa. Incompletos. en su propia habitación de juegos. El niño que se ha vuelto un chico de su edad. inclusive alcohólicas. Y aunque al principio no sabía qué debía meter allí. colocando una gran área de estar repleta de caramelos y bebidas de toda clase. Desde su lugar en el mueble puede ver plenamente la habitación. Le enferman los colores rojo y amarillo de la espiral que cubre el suelo y le sacude el cuerpo que cada sección de juegos tenga su propio color. siendo cubiertos por una cortina de color azul brillante y su nueva colección de pinturas horrorosas. piensa de inmediato. Tenebrosos. pero al heredar la antigua casa de sus abuelos.

Se acurrucó más cerca de Amber. pero las sombras le inundaron las fosas nasales y la boca. temblaba lleno de adrenalina. Una ligera brisa entró. Kai quiso gritar. al igual que a las sombras. mente y espíritu se encontraban tan ajetreados que la presencia de las sombras cada vez más cerca. listo para saltar ante el más mínimo movimiento. no hubo canción. Su cuerpo. Esa negrura que él podía manejar. O al menos eso se esforzó por hacerse creer. no fue percibida. acariciando la piel del pintor antes de que este se durmiera sobre el mueble. 6 . trasformando la luz en penumbra y pintando el cielo de naranja a través de las cortinas. tomó su mano y se dejó arrullar por la negrura total que le ofrecían sus párpados cerrados. Y su espíritu se encontraba vagando entre el aterrador ataque del que había sido testigo en la infancia. muchas veces vencido. y la canción de la llamita. Su cuerpo.La iluminación en la habitación de juegos bajó gradualmente. CAPÍTULO 2 De Luces y Sombras "Con una pierna rota no podría huir. porque algo en su interior le decía que las noches de luna nueva no eran las más indicadas para catalogar monstruos. esa que protegía a los niños de la oscuridad. Para cuando lo atraparon. Mientras que. abandonando el espejismo creado por su mente para sumergirse entre las sombras. al resto de las criaturas nocturnas. Trató de resistirse. Kai agradecía no haberlas conocido jamás." Y aunque en la azotea no había lugar dónde esconderse. ni llamita que pudiera salvarlo. Eran un viejo enemigo. Kai y Amber ya habían enfrentado antes a las sombras. pero el miedo arañaba las paredes de su mente suplicando por huir. Y definitivamente ese no habría sido el día en que las hubiera conocido.

Pero él no estaba. pero esta seguía atascada. Amber no era ajena a la presencia de las sombras. Sólo la sombra fugaz de lo que sea que haya sido. No sólo de la luz solar. Aire que se vertió en su interior. buscando a tientas a Kai aún con los ojos entrecerrados. Y como un flash los recuerdos de su sueño inundaron su mente. pero no dudó del alto. hablaba con ellas. era el ser humano con la luz más brillante y poderosa. pero sólo consiguió intoxicarse con el aire venenoso que componía las sombras. las sombras siempre la habían anhelado. Rápido. Le extrañó que Kai se hubiese ido sin él. Él era su llamita que nunca se iba a apagar. abrazando sus rodillas al pecho. su único goce en este plano mundano. La llamita que sube y sube hasta calentar el frío interior de Amber y alejar las sombras. Sombras. Protegiendo a sus vísceras que parecían querer salir de su cuerpo. desde el momento de nacer. Las sombras lo atacaron desde ese momento en que las comenzó a ignorar. Por alguna razón.sombras que anhelaban devorarla. Una más pequeña.. pero más luminosa. La única opción que le quedaba era ser fuerte y esperar. Kai era su luz personal. las hacía posibles. Por más que esas palabras resonaban en su cabeza. Amber seguía viendo sombras. Por eso se volvió inseparable con Kai. hasta devorar el fuego de su mirada. Un escalofrío lo recorrió de pies a cabeza y ella se achicó. que atraía centenas de sombras. Las escuchaba corretear por el techo y los vellos de su cuerpo se erizaban con repulsión. Ese era su alimento. Desde su nacimiento. que era su alimento y. Que Kai volvería por ella. Como todo en este mundo ambivalente de alegrías y tristezas. Las ignoraba cuando le hablaban para que nadie creyese que estaba loco. Confió en su corazón que le gritaba que seguramente había ido por ayuda. Tener fe en que Kai lo rescataría. dibujando caminos blancos sobre sus sucias mejillas… 7 . le dijo que eso era una cosa mala y juntos se mudaron a una nueva casa. Regresaron a sus puestos. pero fingió que no para contentar a su madre y no volver a mudarse. Tanto era su resplandor. Con el rabillo del ojo vio un movimiento a su izquierda. Amber soñó esa noche con las sombras de su infancia. con menos recovecos en los que ocultarse antes de atacar. Aun así. le decían cosas.arrojó puñetazos. Porque no lo estaba. sino también de la luz de los hombres. Su madre se asustó cuando se enteró. a ver a la bella Amber dormir. Se levantó sobresaltado.. que las proyectaba. las sombras necesitaban de la luz. satisfechas luego del festín. lágrimas caían por su rostro. Que él lo amaba tanto como Amber y que lo necesitaba para ser feliz también. Intentó abrir la puerta. patadas y mordiscos. Revivió sus recuerdos como si fueran una loca invención de su inconsciente. a la vez. Que eran atraídas como polillas a la luz y que morían como estas al contacto con esa divina fuente de vida. Y Amber. la única arma capaz de destruirlas. Las sombras. Desde chiquita las veía.

el interior de la casa parecía negarse a que nada nuevo. Era extraño. nada limpio y fresco perturbase su asfixiante quietud. de un momento a otro encontraban su fin en el restaurado fulgor. Estaba sucio. 8 . Mientras su mente y su cuerpo peleaban batallas imposibles. Que verán su locura (su pelo revuelto. sudado y cansado. El ambiente era húmedo y algo pegajoso. Había salido a tomar un poco el aire al balcón después de un largo día de limpieza de aquella vieja y solitaria casa que había heredado de un pariente que había muerto recientemente. Adultos racionales que no tardarían en determinar. su luz brillaba con mayor intensidad. recuperaba la viveza que la depresión propiciada por las sombras le había robado. que escucharán sus gritos y acudirán en su auxilio. que a pesar de haber ventilado. La noche tampoco estaba de su parte. revoleando sus brazos a diestra y siniestra como manotazos de ahogado. Hombres como Andrew y Kasper. Se levantó del suelo gritando. Las sombras se cernían sobre él. —¡Eh hey! ¿Tienes idea de con quién estás peleando? Yo soy Amber. Lo aplastaban sobre el mohoso suelo. No. El aire no podía pasar de su pecho a la parte baja de sus pulmones. que en un arranque de emoción violenta Amber mató a su novio y que luego no pudo lidiar con ello. su luz disminuida. Una luz demencial eterna que lo protegería de todos los esbirros de la noche. pero no del brutal ataque de los hombres. Esas sombras que a poco habían estado de devorar su alma. los rasguños marcando de fucsia su rosa piel y su imposibilidad para atender cuando lo llaman por su nombre) y que hallarán el cuerpo de Kai oculto tras las cajas. pero ni siquiera una suave brisa corría para aliviar su calor y el embotamiento de sus sentidos. CAPÍTULO 3 Viento Stephen suspiró. y seguía igual de enrarecido que cuando entró por primera vez hacía unas horas.Pero ella no estaba solo. Ella no iba a permitir que las sombras lo asfixiaran con su densa presencia demoníaca. pensó mientras abría la corredera y salía al exterior. y pensó que un poco de aire fresco le vendría bien para olvidarse del ambiente rancio y viciado del interior de la vivienda. sus ojos saltones.

Stephen Se giró de nuevo violentamente en el reducido espacio. Se giró. A los pocos minutos se repitió. chocando con la vieja y oxidada barandilla que no aguantó la presión del cuerpo del chico. El viento rodeaba a una figura fantasmagórica. que le sonreía maliciosamente. fantasmagórico. estoy muy cansado hoy y mi mente me juega malas pasadas. del viento que ella misma emitía. La figura alargó un brazo hacia él intentando agarrarlo. pero Stephen retrocedió. Stephen Es mi imaginación. pero no había nadie. Stephen vio la retorcida sonrisa de aquel ser ensancharse antes de que todo se volviera negro 9 .La calma era hasta cierto punto inquietante. asustado por lo repentino de aquel viento. precipitándose al vacío seguida de aquel que la había hecho caer. Cedió. su nombre pronunciado con firmeza. el viento más fuerte y gélido en su espalda. blanquecina y rala. Los árboles que poblaban el salvaje jardín seguían quietos e inalterados. su pelo largo y blanco se enredaba en los remolinos de viento que había a su alrededor. aterrorizado. Estaba flotando a centímetros del suelo. Un suave soplido en su nuca. agarrándose la nuca que ya estaba helada y quedándose asimismo congelado por lo que vio. Pero el fenómeno volvió a repetirse. pero esta vez aquel tenue soplo vino acompañado de un susurro suave. volvió a mirar hacia delante. ni un soplo de viento ni un sonido rompían aquella monotonía que parecía casi de foto. relegando la sensación a su imaginación. se dijo sacudiendo la cabeza. Entonces lo sintió. nada los había movido. Extrañado.