Las convicciones del héroe afectan a la familia, al Estado o a todos los seres humanos.

Por
ejemplo, la investigación que Edipo lleva a cabo para descubrir al asesino de Layo tiene
consecuencias no solo sobre sí mismo, sino sobre su familia y sobre Tebas.(p36)

Corti: Luz y otros. Introducción. En: Esquilo, Sófocles, Eurípides. 2004. Obras Completas.
Madrid: Cátedra, 1565 p.

Edipo se constituye1 responsablemente, en investigador de una antigua muerte, la del rey Layo,
para descubrir así al criminal: él mismo. Su maldición cae sobre él, en el centro inexorable del
sufrimiento; mientras Yocasta, que se da cuenta de que es su madre, se suicida, él se ciega;
ciego de su culpa hasta _entonces, ahora que la ve se ciega de verdad, rompe con la realidad
insoportable. (p.65)

EDITORIAL OVEJA NEGRA Historia universal de la literatura", 100 volúmenes. Bogotá,
1983, vols. 44

Porque le basta oír hablar de Polinices para que, rechazado en el acto del mundo de la pólis, sea
devuelto a otro universo: vuelve a ser el labdácida de la leyenda, el hombre de los géne
(«estirpes») nobles, de las grandes familias reales del pasado, sobre las que pesan las mancillas
y las maldiciones ancestrales.(p.31)

La furia destructora que se apodera del jefe de Tebas no es nada más que el miasma («mácula»)
jamás purificado, la Erinia de la raza, instalada ahora en él por efecto de la ará («maldición»), de
la imprecación proferida por Edipo contra sus hijos.

Vernant, Jean-Pierre y Vidal-Naquet, Pierre. 1972 [2002]. Mito y tragedia en la Grecia antigua
l. Barcelona: Paidos, 199 p.

el destino de Edipo: los dioses han determinado convertirlo en adivino o vate, como se prefiera,
y para ello lo someten a dolorosos cambios de fortuna, único modo de doblegar su orgullo y
hacerlo ver en la oscuridad.(p.65)

para Ismene la vida es un feliz transcurrir sin conciencia de tiempo, hasta el momento de
afrontar el destino con mansedumbre y conformidad; para Antígona la vida es dual y
antagónica: blanco y negro, conveniente e inconveniente, es decir, una forma de acotar la
existencia; en lugar de acomodarse a su destino de mujer, como hizo Ismene, Antígonase rebela
y elige la única salida posible, la muerte.(p.68)

Corti: Luz y otros. Introducción. En: Esquilo, Sófocles, Eurípides. 2004. Obras Completas.
Madrid: Cátedra, 1565 p.

cuando Edipo y Yocasta habían tenido hijos, dos varones, Etéocles y Polinices, y dos hembras,
Antígena e Ismene, en forma de una peste que asolaba Tebas. E'stos temas fueron tocados por
todos los trágicos (recuérdese el Edipo rey de Sófocles) y eran el asunto de las dos primeras
obras de la trilogía de Esquilo, hasta la muerte de Edipo -Yocasta murió suicida al enterarse de
la verdad, al menos en la mayor parte de las versiones- que habría maldecido antes a sus dos
hijos varones (recuérdese ahora el Edipo en Colono sofocleo). Con la guerra por Polinices
movida contra Tebas, descontento porque Etéocles le había arrebatado su parte de la herencia
paterna -el motivo es tradicional en los relatos míticos-, comienza los Siete, dentro de la ciudad
·sitiada. No hay superación del conflicto: ambos hermanos creen tener la verdad en exclusiva,
contar con la justicia como aliada y mueren finalmente el uno a manos del otro. (p.61)

1983. p. . Trad. Biblioteca Mitológica.EDITORIAL OVEJA NEGRA Historia universal de la literatura". Bogotá. vols. 155. 44 Apolodoro. Madrid: Alianza. y notas de Julia Moreno García. 1993. 100 volúmenes.