Casos clínicos

Hoy vamos a mostrar algunos casos prácticos en los que se detecta algún tipo de afasia.

Las afasias pueden ser provocadas por:

-Accidente cerebrovascular: es la causa más frecuente de afasia, sobre todo producido por
isquemia trombótica o embolígena.

-Traumatismo craneoencefálico: provocado generalmente por un accidente.

-Infecciones localizadas o difusas del cerebro, como absceso cerebral o encefalitis.

En los casos que vamos a ver a continuación, la afasia es provocada por un accidente y las víctimas
presentan truamtismo craneoencefálico.

TROPIEZO:

Felisa tiene 67años de edad, es viuda y vive sola en una casa alquilada en la ciudad de Madrid,
acude todos los días a visitar a sus hijos que viven en otra punta de la ciudad. Un día, mientras baja
las escaleras del metro para dirigirse a casa de sus hijos, tropieza y cae rodando varios peldaños.
Como consecuencia de la caída entra en un estado comatoso. Es ingresada en la Unidad de
cuidados intensivos, y se recobra a los dos días. Hasta una semana después de su ingreso no es
posible realizar una exploración de su lenguaje, dado que no emite ni una sola palabra. Tras
realizarle las pruebas pertinentes se le diagnostica que presenta una lesión neurológica.

En la exploración del lenguaje conversacional e inducido de la paciente (¿Cuántos hijos tiene
usted?, ¿Dónde viven?, ¿En trabajaba su marido?,…) observamos un habla lenta y concisa,
utilizando muy pocas palabras y frases muy simples, la articulación de los fonemas es torpe pero
correcta, costándole enormemente comunicarse, pero entendiendo perfectamente lo que le
preguntan, y existiendo lógica y coherencia en sus contestaciones.

En cuanto a la comprensión auditiva y escrita de la paciente se observa una correcta
identificación de palabras, letras y oraciones, aunque muestra alguna dificultad que otra cuando se

Tanto la lectura de oraciones como la de palabras es torpe y lenta. y por otro. las realiza correctamente. Cuando intenta relatar el suceso utiliza frases muy cortas. Cuando se le pide que lleve a cabo órdenes simples y complejas. La discriminación de palabras en comprensión auditiva es correcta. de la que se recupera a las pocas horas. la paciente presenta en su lenguaje conversacional un tono de voz bajo y monótono y dificultad a la hora de articular correctamente los fonemas. no observándose ninguna dificultad en la misma. En la lectura en voz alta se observan alteraciones articulatorias. lo que produce una gran ansiedad a la paciente que se siente inútil e incapaz. mostrando una limitada fluidez verbal. rigidez permanente y contracción involuntaria de los músculos. sustituye algunos fonemas y omite otros. Su escritura espontánea y al dictado esta afectada. tras una nueva discusión con su novio. que en unas ocasiones sustituye y en otras ocasiones omite. y un habla muy lenta. No se conocen datos acerca de la escritura de la paciente. Con los días va mejorando su memoria. Su comprensión verbal está conservada. entonces ella toma la decisión de suicidarse tirándose desde el balcón de un tercer piso. dificultad para concentrarse. causándole cambios de humor repentinos. La lectura comprensiva se mantiene conservada en la paciente.le pide que lleve a cabo órdenes verbales que exigen un cierto grado de dificultad: “dese dos golpecitos en cada hombro con dos dedos y con los ojos cerrados” Cuando se le pide que repita una serie de palabras de la forma más rápida posible (agilidad oral). presentando una gran ronquera al hablar. Como consecuencia de la lesión. Asimismo. Aparece en la paciente una pérdida brusca de la conciencia inmediata al golpearse en la cabeza. fatiga y somnolencia. este decide dejarla. Tras su ingreso hospitalario. la paciente se queja de dolores de cabeza. amnesia tanto del accidente como de los sucesos pasados cercanos temporalmente. obtiene bajos resultados. su recuperación es gradual. pero no recuerda todavía nada del momento anterior al accidente. Su dificultad articulatoria hace que en ocasiones no se la entienda. . como si en algunas ocasiones le faltase respiración para poder continuar hablando. El resultado de su tentativa de suicidio (frustrado) le causa un grave traumatismo craneal. Se le diagnostica un traumatismo craneal con lesión en el sistema nervioso central. La paciente presenta por un lado. LA ADOLESCENTE SUICIDA: María tiene 16 años.