Liceo Particular Libertad Historia, Geografía y Ciencias

Sociales
Lican – Ray Profesor: Gabriel Muñoz Mendoza
Nivel: 3° MEDIO 2013

GOBIERNO DE PEDRO AGUIRRE CERDA (1938-1941)

La educación es el primer deber y
el más alto derecho del Estado

El gobierno de Pedro Aguirre Cerda (1938-1941) fue
el primero de tres administraciones sucesivas
encabezadas por el Partido Radical. De estos, el
suyo fue el único en permanecer en la memoria
popular del siglo XX, al liderar el Frente Popular y
llevar a cabo un gobierno que promovió la
industrialización y la educación al servicio de los
intereses populares.

Hijo de agricultores, nació el 6 de febrero de 1879
en Pocuro, cerca de Los Andes y quedó huérfano de
padre a los ocho años. Para financiar sus estudios
universitarios ejerció la docencia en varios liceos,
mientras impartía clases en forma gratuita en escuelas nocturnas para obreros. Así,
superando la modestia de sus recursos y con un gran esfuerzo, logró titularse como profesor de castellano y filosofía en la
Universidad de Chile en 1900 y de abogado de la misma casa de estudios, cuatro años más tarde. Por esos años ingresó al
Partido Radical y más tarde (en 1906) a la masonería. En 1910, continuó sus estudios superiores en derecho y economía en
Francia y de regreso a Chile, inició una exitosa carrera política que culminó el 24 de diciembre de 1938, cuando asumió como
Presidente de la República, apoyado por el Frente Popular.

Antes de cumplir un año de gobierno debió enfrentar el terremoto de Chillán. Durante su mandato, impulsó un fuerte
proceso de industrialización, para lo que fundó la Corporación de Fomento a la Producción como parte de un ambicioso
plan de desarrollo económico que contemplaba la construcción de plantas eléctricas y siderúrgicas, la explotación de petróleo,
el apoyo a la industria manufacturera y la mecanización de la agricultura.

En concordancia con su lema de campaña “gobernar es educar”, otro eje
fundamental de su administración fue la expansión de la instrucción
primaria, con la construcción de más de 500 escuelas y casi sextuplicando el
número de alumnos matriculados. Su gobierno también se destacó por
desarrollar una activa política cultural. En 1939 promovió el otorgamiento
del Premio Nobel de Literatura a Gabriela Mistral, con quien lo unía una
estrecha amistad, aunque ésta recién lo obtuvo en 1945. También ordenó
elaborar un proyecto de ley para crear el Premio Nacional de Literatura que
finalmente fue promulgado en 1942. En los sectores populares creó espacios
orientados a la ocupación del tiempo libre de hombres, mujeres y niños.

En el campo internacional, tras la derrota del bando republicano en la guerra
civil española, gestionó el traslado al país de numerosos refugiados españoles en el carguero Winnipeg y más tarde recibió a
refugiados judíos que huían de los territorios ocupados por la Alemania Nazi. Por otra parte, luego de la reclamación hecha
por Noruega sobre territorio antártico, el gobierno de Aguirre Cerda declaró oficialmente en 1940, su intención de incorporar
a la vida nacional el territorio sobre el cual reclamaba soberanía, estableciendo los límites de la Antártica Chilena.

Durante su mandato, la revista Topaze lo convirtió por en “Don Tinto”, debido a las viñas que poseía y su eslogan “gobernar
es educar” fue modificado en “gobernar es viajar”, debido a sus constantes salidas al exterior.

Después de su muerte, la figura del presidente se consolidó en el imaginario popular a través de su viuda Juanita Aguirre
Luco, quien siguió desplegando una activa función social que ayudó a realzar su propia figura y la de su esposo, como
exponentes de una política popular puesta al servicio de los más desposeídos.