Héctor B.

Fletes Ocón 

Cadenas, redes Introducción

y actores de la A partir de la concepción
de los sistemas sociales
agroindustria en como procesos de interac-
el contexto de la ción, organización y emer-
gencia, se ha construido una
globalización. crítica al enfoque positivista
del desarrollo regional. Este
El aporte de trabajo se adhiere a tal plan-
los enfoques teamiento para subrayar la
importancia de una pers-
contemporáneos del pectiva de cadenas, redes y
1 actores de la agroindustria
desarrollo regional
en el contexto de la globali-
A partir de la concepción de los sistemas zación. Se analiza la no linealidad
sociales como procesos de interacción, e incertidumbre de los procesos de
organización y emergencia, se ha cons-
truido una crítica al enfoque positivista cambio regional y de transforma-
del desarrollo regional. Este trabajo se ción de la agroindustria.
adhiere a tal planteamiento para subrayar
la importancia de una perspectiva de
El término agroindustria se
cadenas, redes y actores de la agroindus- refiere a un constructo social e his-
tria en el contexto de la globalización. Se tórico regional, es decir al conjunto
analiza la no linealidad y la incertidumbre
de los procesos de cambio regional y de de procesos y relaciones sociales de
transformación de la agroindustria. producción, transformación, dis-
Palabras clave: Agroindustria, desarrollo
tribución y consumo de alimentos
regional, México, actores, redes.

1. El trabajo se basa en la tesis denominada “Coordi-
nación territorial en las cadenas de producción de la
 Profesor de la unach y estudiante del agroindustria de mango en dos regiones de Colima:
doctorado en Ciencias Sociales del ciesas- 1990-1999”, presentada por el autor para obtener el
Occidente. México. grado de maestro en desarrollo regional, El Colegio de
hectorf@unach.mx la Frontera Norte, año 2000.

Espiral, Estudios sobre Estado y Sociedad Vol. XIII No. 37  Septiembre / Diciembre de 2006 97

Héctor B. Fletes Ocón 

(“frescos” y procesados), en diferentes escalas espaciales.
La organización de la agroindustria no es un proceso libre
de fricciones. En ella participan grupos de actores sociales
(como empresas, productores agrícolas, jornaleros, agentes
del Estado y consumidores), que se caracterizan por su
heterogeneidad sociocultural y su diversidad de intereses,
los cuales entran a menudo en contradicción (Long, 1998;
Rodríguez, 1998).
En México, desde la década de 1940, las políticas dirigidas
al campo buscaron la modernización y el crecimiento de la
productividad agrícola como estrategia de “desarrollo”. La
operación de estos programas bajo el periodo de la Revo-
lución Verde muestra la concentración de la tecnología y
el crecimiento agrícola en regiones específicas y en grupos
de productores determinados (Hewitt, 1999 [1976]). La
literatura ha subrayado algunos de los problemas de estas
políticas —y de los procesos relacionados a ellas—, entre
los cuales se encuentran la intervención de grupos de poder
regionales en la aplicación de los programas específicos y,
por otro lado, el efecto pernicioso de los procesos productivos
sobre el medio ambiente (Sinquin et al., 1990; González,
2004).
Desde 1982, la reestructuración económica del país
consistió en el desmantelamiento de las empresas paraes-
tatales, la reducción y reorientación del financiamiento
público y de la inversión en infraestructura, la eliminación
de los subsidios y la apertura comercial (Martínez, 2003;
Rubio, 2004), como áreas específicas de una estrategia
económica neoliberal cuyos principios rectores han sido
el equilibrio macroeconómico y la orientación al exterior
(Dussel, 2002).
A mediados de los años noventa, el programa de la Alian-
za para el Campo incorporó el aspecto de la competitividad.
Ésta se lograría mediante el apoyo tecnológico y comercial
a los agricultores con “potencial” productivo. Cartón (1996)

98

Las conclusiones destacan la importancia de los actores sociales como un eje fundamental para trascender la concepción Sociedad No. el campo se divide en dos: Se limita el concepto de “productor” a los capaces de competir en el mercado abierto. redes y actores en la comprensión de los procesos de diferenciación de la agroindustria en el contexto de la globalización. la agroindustria tiene particularidades regionales. Los problemas de los productores agrícolas. esto no significa que los actores sociales estén adscritos estáticamente a algunas esferas específicas de interacción. un argumento de este trabajo es la existencia de una agroindustria regional. con la aplicación de la política neoliberal en México. la mayoría. la franja del Occidente y del Golfo. el Sureste y el Noroeste (Cartón. 37 99 . se discuten las debilidades de los supuestos economicistas y estructuralistas que le dan sustento. La estructura del trabajo es la siguiente. se destaca la contribución de la teoría clásica del desarrollo al análisis del cambio regional y. 2000). redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización señala que. está estrechamente relacionada con las trayectorias históricas y los contextos culturales loca- les. Cadenas. con el fin de argumentar la propuesta de este texto. 1999). Los demás. adquieren un carácter regional debido a la concentración de la actividad agroindustrial y de la exportación de frutas y hortalizas en las regiones del Bajío. la Comarca Lagunera. Posteriormente. En el segundo apartado. el Valle de México. a su vez. Es decir. En ese sentido. Sin embargo. 14). son simplemente “pobres” que quedan fuera de las políticas productivas para ubicarse en el ámbito de las políticas de combate a la pobreza (p. relacionados (entre otros factores recientes) con la reestructuración de la economía. se analiza la importancia de una perspectiva de cadenas. como proceso social. la devaluación de diciembre de 1994 y el proceso de carteras vencidas (Fletes.

Fletes Ocón  funcional de los sistemas sociales. El transporte es una función del peso y distancia con tasas de incremen- to directamente proporcionales al largo del embarque y el peso del flete. Un país aislado que es homogéneo en las condiciones físicas.Héctor B. August Lösch propuso la noción de áreas de mercado y una jerarquía de lugares centrales (Miller. hacia su comprensión como sistemas de organización y emergencia territorial. Por su parte. De acuerdo con esta perspectiva. Alfred Weber. respectivamente. Las materias primas. Los recursos pueden no ser uniformemente distribuidos. August Lösch y Walter Isard establecieron las bases y fundaron la teoría de la localización industrial. La mano de obra tampoco es uniformemente distribuida pero tiene una localización fija. autoridad política y raza. Los supuestos de Weber son: 1. la interdependencia espacial se construye en un espacio 2. Las propuestas de Weber y Lösch son vistas como de costo mínimo y de máxi- mo beneficio. y hasta mediados del siglo xx. Teoría del desarrollo regional: hacia una reformulación En este apartado se revisa la contribución y los supues- tos fundamentales de los enfoques clásicos del desarrollo regional. 1970: 3). La teoría económica que sirve de marco a estos trabajos es la de equilibrio general. Debido a su difusión y aplicación en políticas re- gionales. 3. Weber utiliza un triángulo locacional para analizar los costos de transporte donde hay dos fuentes de materias primas y un solo mercado. 100 . los campos analizados corresponden a la teoría de localización y las teorías del crecimiento desequilibrado. la teoría de Lösch se basa en condiciones de competencia monopolística. el costo de la mano de obra y el transporte son elementos cuantificables en esta teoría. Teoría de localización Desde el siglo xix. Thünen analizó la distribución de las actividades agrícolas mediante una teoría de uso de la tierra. y Weber estudió los factores de localización de las actividades manufactureras. Walter Christaller. Von Thünen. 1970). 2. 4. opuesta a la competencia perfecta de la teoría del costo mínimo de Weber (Miller. desarrollo tecnológico.2 Por su parte.

1989: 144). se supone una libre sustitución de factores de la producción (trabajo y capital). hay un único patrón de producción y precios los cuales serán siempre logrados mediante los esfuerzos individuales para lograr la “mejor” posición para ellos mismos (Gore. Más bien debería atenderse la forma espacial de las causas sociales. Asimismo. y se toman como exógenos los efectos de las fricciones sociales y las particularidades (trayectorias históricas) regionales sobre la “movilidad” de los factores de producción. Como consecuencia. La idea de equilibrio general es que en una economía. interacciones y relaciones. con un conjunto dado de factores de producción y bienes por ser intercambiados. 37 101 . el espacio se considera homogéneo. Sociedad No. Una crítica a esta visión positivista de los estudios de localización industrial se estableció dentro del enfoque de reestructuración de los geógrafos marxistas. 1989: 204). 1988: 50). el cambio de sitio de una unidad eco- nómica puede ser igualado a una sustitución de factores de producción (Perroux. Para Massey. 1984: 26). un contenedor de las variables y procesos económicos. Massey (1973) señaló que un enfoque descriptivo de los procesos espaciales era incompleto porque “no hay tales cosas como procesos espaciales sin contenido social” (citado en Peet y Thrift. la teoría de localización es inherentemente ahistórica y refleja la suposición neoclásica de que la economía tiende hacia el equilibrio. Específica- mente. Además. Cadenas. mien- tras que el tiempo y la agencia (relaciones en el espacio) no se consideran (Harrigan y McGregor. leyes. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización homogéneo basado en un modelo de competencia perfecta. s/f). En estos análisis. la teoría de localización implica cierto fetichismo del espacio que oscurece las relaciones sociales entre la gente y las trata como relaciones espaciales entre lugares (Smith.

Se suponía que en una economía de libre mercado el crecimiento tendía a beneficiar a los terri- torios de mayor desarrollo (o centrales) y a perjudicar a los menos desarrollados (o periféricos). en ausencia de mecanismos co- rrectores.. 1998: 13). y se propaga a través de diversos canales (Higgins y Savoie. Fletes Ocón  Teoría clásica del desarrollo regional: modelos de crecimiento desequilibrado En los años cincuenta. Al poner en cuestión el carácter automático de los ajustes y de la reabsorción de los desequilibrios se infería la necesidad de una intervención exógena al mercado. Un polo de desarrollo es mucho más que un instrumento de política regional. 1988:6). Estas proposiciones destacan el concepto de polos de crecimiento de Perroux. y puede. 1998:4).Héctor B. (Higgins y Savoie. En estos años se realizan importantes traba- jos por autores directamente o indirectamente vinculados a la corriente keynesiana. el libre juego de las fuerzas del mercado llevaba inexorablemente a una intensificación de los desequilibrios entre regiones (De Mattos. con diferentes grados de intensidad. Hirschman y Friedmann. Boudeville. quien observó que el crecimiento no aparece dondequiera y todo a la vez. Los polos de crecimiento son componentes claves de un sistema com- plejo de interacciones y retroalimentaciones en irreversible tiempo y en el espacio económico.. operar en el espacio. como la de polos de crecimiento. quienes mostraron cómo. 102 . Sobre la base de estos planteamientos surgieron distintas interpretaciones. y centro-periferia. causación circular y acumulativa. Myrdal. o no. 1988). polos de desarrollo. se revela en ciertos puntos o polos. entre los que pueden destacarse Perroux. académicos y gobiernos comen- zaron a mirar el desarrollo económico profundizando en la perspectiva de los desequilibrios regionales (Higgins y Savoie.

La dinámica real de desarrollo está. entre otras cosas. Perroux hace una distinción: el polo de crecimiento es un conjunto que tiene la capacidad de inducir el crecimiento de otro conjunto. estructuras y unidades activas (Perroux. mientras que el polo de desarrollo “es un 3. 37 103 . deberían verlo como una “estructura de relaciones abstractas”. Una de las aportaciones de Perroux es la crítica a la visión económica neoclásica que implica que el mercado traerá. que hace una versión revisionista. dadas ciertas condiciones. Afirma que “hay tantos espacios como estructuras de relaciones abstractas” (cfr. estrechamente enlazada a la teoría de espacios. Propone que en vez de pensar en el “espacio” en el sentido diario de localización geográfica. 1984: 175-210). el territorio nacional.3 La teoría de polos de crecimiento fue simplificada y di- fundida por Boudeville. Perroux argumenta que los economistas deberían dejar de analizar las eco- nomías como si fueran encerradas en un “contenedor”. en ciertas combinaciones. La teoría de polos se corresponde con la teoría de espacios económicos. es posible construir centros que ejerzan efec- tos propulsivos que. La aplicación de esta visión no funcionó porque Boudeville había considerado que la teoría de polo de crecimiento y la base económica eran esencialmente lo mismo (Higgins. Sociedad No. generen el desarrollo multidimensional del todo económico. Esta teoría supone que. Gore. la cual está en sí misma incluida en la teoría de unidades activas. Los gobiernos desarrollaron políticas de desarrollo urbano y regional basándose en tal “doctrina”. Cadenas. una especie de óptimo de Pareto de equilibrio espacial. los agen- tes tienen la capacidad de cambiar su medio ambiente. Ante esto. pues. una armonía en la distribución de la actividad económica a través del espacio. 1988: 50-51). redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización La teoría económica general en que se basa Perroux es la teoría del “equilibrio” generalizado de unidades activas. A causa de que las unidades activas crean sus espacios propios y abstractos de decisión y operación. 1988: 45).

Por su parte. que no refleja los mecanismos de coordinación entre los agentes y los cambios a corto plazo (Richardson. modelos gravitacionales (para identificar las fuerzas de aglomeración y dispersión que determinan la distribución de la población y las actividades económicas sobre el espacio). En última instancia. 1984: 94.Héctor B. 104 .95). 1988). más bien que una economía de mercado generando un desarrollo “balanceado” en el espacio. 1988). Hirschman propuso una “estrategia de crecimiento desequilibrado” mediante la transmisión interregional del crecimiento. ar- gumenta Perroux. trae una concentración de desarrollo en centros particulares. modelos predictivos de series de tiempo.4 Es decir. que en su mayor parte son estáticas. 1988: 49). y con respecto a la idea de crecimiento desequilibrado. Tanto la aportación de Boudeville como de Hirschman son criticadas en el sentido de que no dan una explicación de cómo ocurre el crecimiento (cambio) regional. modelos multirregionales integrados. análisis costo-beneficio. equidad interregional (Richardson. El conjunto de estos planteamientos dio sustento a la generación de herramientas de análisis regional. “pero no está claro que la estrategia de polo de crecimiento urbano-industrial pueda lograr objetivos de crecimiento regional y rural” (Gore. modelos econométricos estructurales. se pueden ajustar a un cambio estructural sólo mediante un coeficiente de ajuste. y modelos de crecimiento agregado vs. Fletes Ocón  conjunto que tiene la capacidad de generar una dialéctica de estructuras económicas y sociales cuyo efecto es incre- mentar la complejidad del todo y expandir su rendimiento multidimensional” (Perroux. Como ejemplos tenemos los modelos de base económica y de insumo-producto. polos de crecimiento. modelos demoeconómi- cos. análisis de cambio y participación (para explicar cambios en la estructura industrial regional). modelos de impacto cualitativo. de- 4. Hirschman menciona cómo puede comunicarse el crecimiento de una región a otra. como la mejor manera de planear el desarrollo. Estos métodos se basan en una concepción estructural.

1984). quien analiza las disparidades regiona- les en un razonamiento similar a Perroux. Por ejemplo. y la era del alto consumo en masa. a cambios coadyuvantes que mueven el sistema 5.. las precondiciones para el impulso. Señala que no existe normalmente la tendencia hacia la autoestabilización automática del sistema social. pero han fallado al conceptualizar el espacio como un elemento integral de la interacción social.. El sistema no se mueve por sí mismo hacia ningún tipo de equilibrio entre fuerzas. Rostow (1990) señala cinco etapas de crecimiento económico: la sociedad tradicional.111) asienta. un cambio no da lugar a cambios compensadores. No obstante. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización terminista y evolucionista del desarrollo.6 Sin embargo. con capacidad de adaptación e innovación. que incluso los científicos físicos “están a punto de rechazar las premisas newtonianas sobre las cuales se basa la economía neoclásica”. 1984: 181). el impulso. sino que. Los teóricos regionales han intentado tratar el espacio relacionalmente.5 De acuerdo con Perroux. procesos cuyo resultado no puede predecirse. Las teorías clásicas de desarrollo regional tienen una con- cepción relacional incompleta del espacio y están basadas en una concepción de ciencia positivista e instrumentalista (Gore. traído de la física (Gore. la dinámica del desarrollo y de los sistemas pro- ductivos regionales está más bien construida y coordinada por la participación de actores sociales. En vez de eso trabajan con un concepto. donde fluctuaciones relativamente pequeñas tienen consecuencias mayores e irreversibles”. por el contrario. Sociedad No. sino que se está alejando constantemente de tal posición. “en las situaciones alejadas del equilibrio donde ocurren divergencias. en este campo cabe destacar el trabajo de Gunnar Myrdal. Wallerstein (1998: 110. la entrada a la madurez.7 Normalmente. 7. Cadenas. éstas son de carácter fortuito. 6. 37 105 . De acuerdo con Wallerstein (1998: 112). sobre la base del trabajo de Prigonine acerca del papel principal que desempeñan las dinámicas no lineales y los análisis lejos del equilibrio.

fueron reformulados los enfoques teóricos y metodológicos sobre el espacio y el desarrollo regional. el microeco- nómico y organizativo y el espacial. Massey (1984) enfatizó la variación en las relacio- nes sociales de producción sobre el espacio y las respuestas diferenciadas de las áreas locales a la reestructuración 106 . 1988: 1). la importancia de las teorías planteadas desde el enfoque de desequilibrio es el rechazo a la visión de que la mano invisible del mercado aseguraría el logro del equilibrio espacial (Scott. 2001). inevitable). en el ámbito de la crítica a la teoría clásica del desarrollo. así como los problemas que implicaban las teorías de localización industrial y de polarización. Esto apunta a “retar aquellos análisis que leen el mundo como una historia sin- gular (y así. pues. impulsándolo más lejos. pues. La autora señala tres grandes ámbitos de reestructuración derivados de este momento de cambio: el estructural y sectorial. La ciencia espacial trata de “lo complejo.Héctor B. lo emergente y lo histórico (una especificidad espacio temporal)”. Este último se refiere a la revisión de las teorías del crecimiento y las políticas de desarrollo. Fletes Ocón  en la misma dirección que el cambio original. Massey (2001: 259) plantea definir el espacio “como la esfera de la multiplicidad abierta”. la crisis de estos años evidenció el fracaso de las políticas de desarrollo en general y de las regiones en particular. Así. o de globalización” (Massey. En estrecha relación con el incremento de las desigualda- des regionales en los años setenta. Esta causación circular hace que un proceso social tienda a convertirse en acumulativo y que a menudo adquiera velocidad a un ritmo acelerado (Myrdal. sea esa historia de progreso. Se propone pasar de una concepción de espacio como superficie pasiva (conteniendo el modo de producción). 1974: 24). De acuerdo con Martínez-P. (2003: 140). En ese sentido. de modernización. a la de fuerza activa.

22). tradiciones e ideologías relacionadas a un lugar (Storper y Walker. 9. social y política de cualquier sociedad (Storper y Walker. sino también está fuertemente formado por procesos que ocurren en el piso. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización internacional. Sin embargo. Cadenas. 1989: 184). Sociedad No. desde flujos medibles de capital. bienes y trabajo a relaciones sociales de poder menos tangibles. Estas condiciones endógenas son culturales e institucionales. en regiones específicas”. En ese sentido. Para estos autores. Para Scott y Storper (2003). reconocen que “hay determinantes endógenos —locales y nacionales— de cuán bien funcionan las aglomeraciones”. La estructura social de la economía se de- sarrolla en una variedad de formas locales o “estructuras espaciales de producción” (cfr. En referencia a los sistemas productivos. a favor de una teoría de industrialización geográfica y territorial:8 La interacción territorial ocurre a través de una amplia variedad de procesos sociales. El espacio se caracteriza por sus propiedades emergentes. Storper y Walker (1989: 3-5) proponen reescribir la teoría de localización desde la economía polí- tica. Por otro lado. y se critica la propuesta neoclásica del au- toequilibrio funcional (Schoenberger. 1989: 213). 1998: 184). La aglomeración es un constitu- yente fundamental del desarrollo económico. Peet y Thrift. el territorio se define como la sedi- mentación de la historia y de las relaciones sociales (Castillo. 1989: 226). el desarrollo “no depende de fenómenos ma- croeconómicos solamente. 37 107 .9 Lo que se plantea a partir de esta reformulación de la teoría del desarrollo es que se tiende a un nuevo patrón espacial en el cual las regiones muestran particularidades diferenciadas. 1989). 1989: 14. lo que interesa en la investigación de las especificidades espaciales es la “articulación de lo general con lo local (lo particular) para producir resultados cualita- tivamente diferentes en diferentes localidades” (Lovering. el arreglo territorial de actividades es central en la constitución económica. de organiza- 8.

Héctor B. en este apartado se discute la importancia del análisis de distintos tipos de procesos y actores sociales participantes en la agroindustria. El análisis de cadenas. política y cultural— apunta hacia el estudio del actor y los aspectos “intangibles” del desarrollo. y sobre la base de las críticas contemporáneas a la teoría del desarrollo. a la vez. Molina (2005) plantea que en el contexto del “desencanto con la interpretación modernista de la cultura y la sociedad”. 73). En este aspecto. químicos. Fletes Ocón  ción e interacción. 108 . su vincu- lación con los procesos de internacionalización económica. se intenta fortalecer una propuesta de análisis que destaca la participación del actor. La complejidad está en la organización. 1999: 132. pero que considera. preocupado éste por los procesos de cambio. resultan insuficientes las perspectivas de integración agricultura-industria. y la de una polarización urbano-rural o centro-periferia. La interacción está produciendo nuevas formas emergentes (pp. 79). biológicos y sociales surgen de la interacción de múltiples agentes en sistemas que están lejos del equilibrio” (p. Imaginando la globalización Se ha caracterizado la globalización por tres procesos principales: la desaparición del vínculo entre el espacio de reproducción de la acumulación y el de la gestión política y 10. en la “indefinida cantidad de formas en que los componentes del sistema pueden interactuar”. Vázquez. Por tanto. El análisis de los sistemas productivos regionales —ubicados en los procesos de globalización económica.10 y por la participación de diversos acto- res sociales en la coordinación de los sistemas productivos (Veltz. 1986: 225). fue el de la complejidad. En el contexto de la globalización. uno de los enfoques que surgieron. 78. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización De acuerdo con el argumento del inicio sobre la agroin- dustria regional en México. además del posmodernismo. Las ciencias de la complejidad parten de la comprobación de que “la mayoría de los fenómenos físicos.

financistas y académicos piensan en todo el mundo. 2002: 9-12). 2000: 33).. La amplitud o estrechez de los imaginarios sobre lo global muestra las desigualdades de acceso a lo que suele llamarse la economía y la cultura globales (García Canclini. 37 109 .. Cadenas. Sin embargo. la glo- balización ocurre en los contextos de poder y contradicciones del capital. la integración funcional de las activi- dades dispersas internacionalmente (Gereffi. comunica- ción e interconexiones mundiales (Giddens.. La globalización se plantea como “el resultado de una interconexión dialéctica entre ideas y prácticas de grupos con formas diferenciadas de cultura y poder” (Rodríguez. altamente determinada por las exigencias de la reproducción ampliada del capital” (Ianni. El resto imagina globalizaciones tangenciales. por lo tanto. de que se ha constituido un sistema mundial autorregulado y que. 2002: 5). entendida como categoría histórica. cursivas en el original). sólo una franja de políticos. y ni siquiera son mayoría en sus campos profesionales. 2002: 12. las dinámicas de la globalización afectan de manera interdependiente y no lineal los procesos locales y las formas de vida. 1996: 39). 2002: 7). Además: El contenido de lo que cada uno imagina como globalización es variante [.. se vive un mundo crecientemente diversi- ficado (Long. y la presencia de nuevas tecnologías de información. “Lo que se impone como fuerza avasalladora es la realidad de la fábrica de la sociedad global. “no existe fundamentación alguna que dé sustento a las nociones. lo cual debilita la operación de los Estados- nación. la globalización se ha concebido como un proceso universal y homogeneizante (Ianni. Sociedad No. por lo tanto. en una globalización circular. Por otro lado. En ese sentido. la eco- nomía escapa a los controles políticos” (Saxe. 1994: 96). 2004 [1990]). Cuando algunos autores han utilizado las metáforas de “aldea global” o “fábrica global” para referirse a la forma capitalista actual.] En rigor. 1999). redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización social (Amin.

1994). la construcción de cadenas de mercancías) entre países centrales. 1994). 110 . y aboga por una sociología del desarrollo “centrada en el actor” (Buttel. tendía a ignorar fuerzas externas al sector de la producción. que se basa en nociones como la nueva división internacional del trabajo y la literatura económica radical respecto de la reestructuración de las corporaciones. La primera es la teoría de “régimen alimen- tario”.120). que critica las teorías de desarrollo neo-marxista por su estructuralismo. periféricos y semiperiféricos durante los siglos xv-xvii. Aquí cabe destacar el trabajo de Wallerstein (2003) [1974] quien señaló los vínculos de producción y comercio (es decir. basada en la economía política. economicismo y determinismo. Fletes Ocón  Los procesos sociales e históricos de la agroindustria en el contexto global En los años setenta del siglo xx. En el contexto de la internacionalización de la industria de frutas y hortalizas. et al.Héctor B. procesos que eran parte intrínseca de un sistema mundial capitalista -diferenciado. A fines de los años ochenta y principios de los noventa la literatura se diversificó en tres perspectivas. se consolidó una perspectiva de la industria agroalimentaria que. a mediados de esa década y durante los años ochenta. la agroindustria se concebía en el marco de las relaciones de dependencia centro-periferia. Gereffi. 1998). se planteó el análisis de los sistemas de mercancías (Friedland [1991]. así como de las cadenas globales de mercancías (cgm) o Global Commodity Chains (referidas a diversos sectores. 11. Sobre el papel de estas cadenas de mercancías en el desarrollo del capitalismo puede consultarse el trabajo de Wallerstein (1998: 81. La tercera literatura emergente es la de la escuela de Wa- geningen. De acuerdo con Buttel (1998).11 La segunda perspectiva es la teoría de la globalización agroalimentaria. citado en Goldfrank.

criticar la generalización que se hace cuando se estudia el problema de la industria ali- mentaria bajo la dicotomía de industrias de modelo fordista o postfordista (o de especialización flexible). etc. En el contexto de una nueva división internacional del trabajo. enlazando hogares. Trabajos sobre el capitalismo global enfatizan un cambio en las estrategias y la organización de las empresas y otros actores participantes en los diversos segmentos de las cadenas de mercancías. Hopkins y Wa- llerstein (1994) definieron la cadena de mercancías como “una red de procesos de trabajo y producción cuyo resultado es una mercancía terminada”.13 por otro. destacar el fetichismo de la mercancía en las cadenas 12. Producción de materia prima. El análisis de cgm se plantea como una herramienta para criticar la teoría de una relación directa entre industria- lización y desarrollo (Gereffi. Para esta autora la cadena global de frutas y hortalizas frescas consta de tres procesos interrelacionados: 1. la organización de la producción y la distribución de mercancías muestra características de un modo de acumulación flexible o post-fordista (Bonanno et al. por un lado. 1994..12 lo cual reduce el entendimiento de la complejidad y diversidad de maneras en que las empresas se organizan (Raynolds. y estados en la economía mundial. 2. Actividades Sociedad No. construidas socialmente. et al. 1994: 96). se puede destacar el avance teórico que implicó esta última propuesta. ante el comportamiento cíclico (y crisis) del capitalismo. la perspectiva de cgm permitió. un grupo de empresas concentra el poder de coordinación de las redes mundiales de abastecimiento y distribución de mercancías como ropa. En el ámbito de la industria de alimentos. 1994: 2). Bonanno y Constance. 1994).. lo que modifica sustancialmente la eficacia de políticas de desarrollo a través de la industrialización. 13. 1996). redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización Por su relevancia actual. calzado. empre- sas. alimentos. Estos autores establecen que. equipos electrónicos. 37 111 . “Estas redes son situacionalmente específicas. e integradas localmente. subrayando la incrustación social de la organización económica” (Gereffi. Cadenas. Las cgm se proponen como conjuntos de redes organizacionales agrupadas alrededor de una mercancía o producto.

(2000) argumentan sobre la incrustación de las cadenas de alimentos en contextos locales y regionales. toman como secundarios los problemas del poder regional (grupos dentro del Estado). Actividades de comercialización y consumo (p. Otros autores han centrado la atención en la identifica- ción y caracterización de sistemas agroindustriales y las combinadas de procesamiento. Fletes Ocón  internacionales de producción y consumo. 1994. En este aspecto. Ellos encuentran que estas cadenas están dirigidas (gobernadas) por los últimos. basado en Marx). Murdoch et al. Los autores en esta perspectiva reconocen que una limi- tante fundamental es no haber incorporado el análisis de los hogares. que oscurece los problemas sociales y ambientales de la industria alimen- taria global (Goldfrank. Específicamente. 148). y 3. plan- teamiento que permitiría identificar una diversidad de me- canismos bajo los cuales opera la internacionalización de la agroindustria (González. empaque y exportación. 1994: 12). formación de estatus de grupos e identidad (Gereffi et al. lo que corrobora algunos de los plantea- mientos que se hacen bajo el enfoque de cgm. Los enfoques de los sistemas mundiales y de la globali- zación agroalimentaria no consideran pormenorizadamente el papel que desempeña el actor en la generación de formas diferenciadas de articulación entre capital y región.Héctor B. y las formas de negociación y conflicto entre los actores sociales. Además. y el de la configuración sociocultural de las cadenas. Aunque señalan la configuración social de las cadenas. Dolan y Humphrey (2000) analizaron las vincula- ciones entre los actores productivos en el norte de África y los importadores y distribuidores en el Reino Unido.. 1994). en la industria de frutas y hortalizas frescas. estos trabajos soslayan las diferentes trayectorias (y transformación) de las regiones en el contexto global. 112 . que implicaría dimensiones relativas a mano de obra.

materiales.15 Una 14. Así. 37 113 . distribución. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización formas de articulación agricultura-industria. Sociedad No. informáticos y humanos. así como la participación de distintos actores. 1999: 26). En su análisis. pecuaria y forestal.9. 1985). El análisis de cadenas se refiere a la identificación de los vínculos entre las actividades locales de trabajo y pro- ducción. pues. Cadenas. organización y conflicto al interior de —y entre— grupos de actores sociales en diferentes esferas. Aguilar y Palomares (1997: 2-3) destacan la importancia que tienen las fases primarias del proceso agroindustrial. conserva o transforma las materias primas cuyo origen es la producción agrícola. regulación o consumo. “Las redes sociales que se generan entre empresas o grupos de empresas no son el resultado de la voluntad individual sino de la colectiva. son un conjunto de interacciones que responden a relaciones de confianza” (Granovetter. Se plantea precisar cómo se constituyen tales relaciones. (1987: 3.11) aportan una visión basada en el proceso social de la agroindustria. mediante el cual se acondiciona.10. Definen sistema agroindustrial regional como el “conjunto de agentes que se interrelacionan para la transformación y el comercio de un bien agropecuario en el que se ha especializado una región”. Almaraz. 2000: 6).14 Las redes se refieren a mecanismos flexibles y poco forma- les por los cuales circulan recursos económicos. es básica la identificación de las formas de relación. La cadena se refiere a la secuencia vertical de eventos que conducen a la entrega. 15. Por su parte. Para Bueno (2000). el consumo y el mantenimiento de un bien o servicio parti- cular (Sturgeon. Son relaciones social [e histórica- mente] construidas entre los eslabones de la cadena o al interior de un segmento de ella (Cardona. y los procesos globales. las cadenas productivas son un ejemplo de las estrategias competitivas en la globalización. la agroindustria puede entenderse como un espacio construido por relaciones sociales y de poder. Flores et al. sean éstos de producción.

se reconoce que varias cadenas a menudo comparten actores económicos comunes (Sturgeon. las cuales pueden hacer nuestras acciones ineficientes o improductivas” (p. por ende. bagaje cultural. este aspecto enfoca la atención en los procesos mediante los cuales ellos participan en —y modifican— prácticas institucionalizadas en diversas esferas de interacción. 17. mencionan que en la mayor parte de las prácticas sociales el conocimiento que tiene el actor es tácito y. es decir. Varela y Bosoer (2002). caracterizadas por cierto grado de incertidumbre.Héctor B. La consideración de los actores plantea la capacidad y las restricciones16 (condiciones históricas. 45). Storper propone el aspecto no racional y no instrumental de la acción. 2000). no puede expresar a la hora de argumentar el porqué de la acción. así como establecen relaciones que. un tipo de saber que utiliza en su vida cotidiana pero que. Fletes Ocón  red mapea tanto los vínculos verticales como horizontales entre actores económicos. sin embargo. etcétera) que los sujetos enfrentan para combi- nar recursos y crear un espacio de maniobra. según el cual hay una intencionalidad de la acción: con ciertos medios llegar a unos fines. estructurales. 16. así como en el de la reformulación de la concepción del espacio. Asimismo. quien intenta romper con el paradigma utilitarista-instrumentalista de la economía y la sociología de organizaciones. En este aspecto. basadas en el trabajo de Giddens (quien disocia la noción de intencionalidad de la idea de “tener una meta en mente. es útil considerar el aporte de Storper (1997:47). Plantea volver a la noción de la acción como “hacer” en la cual la incertidumbre de situaciones de acción es también una fuente de posibilidades para realizar las intenciones de la acción: “toda la actividad produc- tiva depende de las acciones de otros. en el presente trabajo se subraya la no linealidad.17 conducen a una diferenciación de los procesos de transformación de la agroindustria en el contexto global. conscientemen- te”). 114 . Reflexiones finales En el contexto de la discusión sobre el fracaso de las polí- ticas de desarrollo regional de base determinista y evolucio- nista.

Araceli. las dinámicas de poder y los aspectos “intangibles” en las relaciones entre los actores sociales. 37 115 . México. el resultado de las prácticas que ella organiza recursivamente (Varela y Bosoer. Estos elementos permiten discernir los procesos de organi- zación territorial y las respuestas locales diferenciadas ante la globalización y la transformación del Estado. a la vez. Samir. and the State. Sociedad No. es útil analizar las trayectorias regionales históricas. Ismael Aguilar B. además de consideraciones sobre el valor agregado. Almaraz A.. Cadenas. Environmentalism. 1997. proyecto de investigación financiado por Fundación Colef. entendida como el medio en que se lleva a cabo la acción y. México. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización la especificidad y la diversidad (histórica y espacial) de los procesos de cambio de la agroindustria regional. Este planteamiento se ubica en la noción de dualidad de la estructura de Giddens. Caught in the Net: the Global Tuna Industry. En el conjunto de cadenas y redes de la agroindustria. Bonanno. mimeografiado. 1996. Siglo Bibliografía XXI. Alessandro y Douglas Constance. University Press of Kansas. patrones institucionalizados coordinan la participación de los actores sociales. Las regiones de la frontera norte ante los retos de la apertura comercial: el caso de tres sistemas agroindustriales. y Humberto Palomares L. Fecha de recepción: 28 de marzo de 2006 Fecha de aceptación: 09 de mayo de 2006 Amin. 1999. 2002): “tanto el agente como la estructura son constituidos en y a través de prác- ticas recurrentes”. sin embargo.. Los desafíos de la mundialización. La perspectiva de las cadenas. no eliminan su papel en la emergencia de nuevos procesos. Estados Unidos de Norteamérica. redes y actores sociales en la agroindustria subraya que.

en Cartón de Grammont. Castillo. La cadena productiva como estrategia de competitividad en la industria del vestido. De Mattos. en International Journal of Sociology of Agriculture and Food. 1999. “La organización gremial de los agricultores frente a los procesos de globalización de la agricultura”. 1994. Schwentesius (coord. 1996.). Carmen (coord. Impact and Answers. Carlos. 1998. ponencia magistral en el Congreso Nacional Structural Adjusment Policies for Mexican Countryside. Neoliberalismo y organización social en el campo mexicano. El Colegio de la Frontera Norte. México. Colombia. “La modernización de las empresas hortícolas y sus efectos sobre el empleo”. 1999. Tecnos. en Cartón de Grammont. A la búsqueda del trabajo perdido. Cartón de Grammont. “Cadenas productivas: estrategia de la globalización”. iv Seminario Internacional de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio. Miguel Ángel Porrúa. “Global Post-Fordism and Con- cepts of the State”. “Nuevas teorías del crecimiento eco- nómico: lectura desde la perspectiva de los territorios de la periferia”. 1998. 116 .Plaza y Valdés. Buttel. Madrid. Hubert.). Agricultura de exportación en tiempos de globalización.Héctor B. Frederick. Fletes Ocón  Bibliografía Bonanno. ciesas..). Alessandro et al. Globaliza- ción: una cuestión antropológica. Juan José. ciestaam. Juan Pablos editor. “Globalization and Rural Transition en the United States”. unam. Bueno. en Bueno. iis. Querétaro. 2000. vol. 1998. Hubert (coord. Los casos de Monterrey (México) y de Medellín (Colombia). tesis de doctorado. ——. Gómez. 4. Cardona. González y R. ciesas. Carmen. H. Hubert. uach. Marlene. M.

García Canclini. Gereffi. Korzenie- wicz (ed. Santa Cruz (diciembre de 1991). Gary. Néstor. Enrique. Gary. “México en la globalización y la apertura comercial”. “Introduction: Global Commodity Chains”. Paidós Mexicana. Política económica para el desarrollo sostenido con equidad. en Manrrubio Muñoz. 37 117 . La globalización imaginada. “The Organization of Buyer-Driven Global Commodity chains: How U. Sociedad No. 1987. Korze- niewickz. Commodity Chains and Global Capitalism. en Gereffi. La agroindustria en México. Gary. 1991. R. Governance and Trade Bibliografía in Fresh Vegetables: The Impact of uk Supermarkets on the African Horticulture Industry.). “Agroindustria: Conceptualización y niveles de estudio”. Korzeniewickz. Coordinación territorial en las cadenas de producción de la agroindustria de mango en dos regiones de Colima: 1990-1999. Juan Pablos. San Antonio del Mar. J.. Miguel Korzeniewickz y Roberto P. Cadenas. 2002. Programa de Integración Agricultura-Industria. Praeger Publishers. Sussex. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización Dolan. Dussel. iiec. Praeger Publishers. William. Retailers Shape Overseas Production Networks”. Commodity Chains and Global Capitalism. Héctor B. Catherine y John Humphrey. 1994. et al.. (coord. Fletes Ocón. 1994. El Colegio de la Frontera Norte. Universidad Autónoma Cha- pingo. Miguel Korzeniewickz y Roberto P. Gereffi. documento obtenido en la página de Internet del ids.). y M. University of California. “The New Globalization: The Case of Fresh Produce”. tesis de maestría en Desarrollo Regional. S. unam. 2002. Estados Unidos de América. Esta- dos Unidos de América. en Gereffi. G. paper presented at the Workshop on the Globalization of Fresh Fruit and Vegetable System. et al. en Calva . 2000. Flores Verduzco.. Friedland. 2000. tomo ii.

1994. 1940-1970. Savoie. 1999 (1976). Nueva York. tesis de doctorado. Commodity Chains and Global Capitalism. Anthony. 1984. Reino Unido. “Fresh Demand: The Consumption of Chilean Produce in the United States”. Space. Mark. 3. Higgins. Consecuencias de la moder-nidad. T. 1988. Higgins. McGregor. y P. “Commodity Chains in the Capitalist World-Economy Prior to 1800”. ——. “Introduction: the Economics and Politics of Regional Development”. Methuen & Co.. Savoie. Benjamin y Donald J. unwin hyman. González. México. unam. España. 1994. 1985. Gore. e I. Development Theory and Regional Policy. en Gereffi. México. La modernización de la agricultura mexicana. en American Journal of Sociology. (s/f). Goldfrank. Plaza y Valdés. 2004. Regions in Question. Granovetter.). Wesport. “Economic Action and Social Structure: The Problem of Embeddedness”. núm.Héctor B. Wallerstein. Regional Economic Development. en Higgins. Hewitt. Regional Economic Development. en Higgins. en Del Valle. Alianza Editorial. Connecticut. vol. Gereffi y M. Korzeniewicz (ed. 91. Benjamin y Donald J. Siglo Veintiuno Editores. Londres. Charles. Benja- min y Donald J. Harrigan F.). 2004 (1990). iiec. 1988. Hopkins. Fletes Ocón  Bibliografía Giddens. “La sustentabilidad y las cadenas globales de mercancías: la agricultura de exportación en México”. G. María (coord. en G. Cynthia. Praeger Publishers. El empresario agrícola en el jugoso negocio de las frutas y hortalizas de México. Humberto. Wageningen University. Benjamin. 118 . Introduction: New Directions for Regional Economic Modelling?. El desarrollo agrícola y rural del tercer mundo en el contexto de la mun- dialización. “François Perroux”. Walter. Savoie.

Ianni. Praeger Publishers. en Tejera. ——. en Fuentes F. 1998. Crecimiento con convergencia o divergencia en las regiones de México. Sárah E. Londres. New Models in Geogra- phy. “Cambio rural. 1984. y P. en Zendejas. citada en Richard Peet y Nigel Thrift. Plaza y Valdés. El desarrollo agrícola y rural del Tercer Mundo en el contexto de la glo- balización. El Colegio de la Frontera Norte-Plaza y Valdés. El Colegio de Michoacán. Martínez-Pellégrini. Londres.. 1994.). 2003. Lovering. “Convergencia regional e integración: los casos de México y España”. neoliberalismo y mercan- tilización: el valor social desde una perspectiva cen- trada en el actor”. Richard y Nigel Thrift. ——. S. en Del Valle. Martínez-Pellégrini. Asimetría centro-periferia. y M. 1.. 37 119 . Towards a Critique of Industrial Location Theory¸ citada en Peet. Cristina. vol. Héctor y Hubert Cartón de Grammont. Massey. inah. . John. Royal Geographical Society. ——. 1989. vol. Teorías de la globalización. unam. México. Long. y Sárah E. 1996. de Vries (ed. México. 2001. iiec. Norman.). Commodity Chains and Global Bibliografía Capitalism. Siglo XXI. Trans Inst Br Geogr.). 2003. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización G. Plaza y Valdés. Korzeniewicz (ed. Spatial Divisions of Labour. “The Restructuring Debate”. “Orientación neoliberal del desarrollo agropecuario”. unam. “Globalización y localización: Nuevos retos para la investigación rural”. Martínez. i. Noé. New Models in Geography. Wesport. Doreen. Sociedad No. Las disputas por el México rural. Talking of Space-Time. uam. New Models in Geography. ns 26 257-261. Connecticut. 2002. Cadenas. C. Octavio. en Richard Peet y Nigel Thrift. La sociedad rural mexicana frente al nuevo milenio. The Politi- cal-Economy Perspective. (coord. 1973. Alejandro Díaz B.

A Geography of Industrial Location. Rodríguez Gómez. Fletes Ocón  Bibliografía Miller. J. Publicaciones de la Casa Chata. T. Banks.). Peet. y M. Raynolds. Reino Unido. Connecticut. Richardson. ciesas. Savoie. Commodity Chains and Global Capitalism. Nature and Embededdness: Some Theoretical Considerations in the Context of the Food Sector”.Héctor B. 1974.). 1994. Guadalupe y Richard Snyder (ed. Teoría económica y regiones subdesarrolladas. Regional Economic Develo- pment. en Economic Geography. Murdoch. 107. and Marketing in Rural Mexico. 2000. 1970. “The Pole of Development’s New Place in a General Theory of Economic Activity”. Marsden y J. C. Análisis del cambio sociocultural. “A Review of Techniques for Regional Policy Analysis”. Francois. G. Korzeniewicz (ed. fce. 1988. p. Transformation of Rural 120 . “La complejidad: una propuesta reciente para el análisis del cambio”. en Rodríguez G. Guadalupe. Willard. Production.. unwin hyman. vol. unwin hyman. E. en Gereffi. Praeger Publishers. 1989. Rosario y Magdalena Barros (ed. en Esteinou. Richard y Nigel Thrift. 1988. en Higgins. en Higgins. abril. en Peet. Laura. Strategies for Resource Management. Brown Company Publishers. Wesport. Regional Economic Development. Benjamin y Donald J. 2. “Institutionalizing Flexibility: A Compa- rative Analysis of Fordist and Post-Fordist Models of Third World Agro-Export Production”. New Models in Geography. “Quality. W. Savoie. 76. Gunnar. Reino Unido. 2005. “Political Economy and Human Geography”.. Perroux. M. Esta- dos Unidos de América. núm. Myrdal. “A Matter of Quality: Power and Change among Dairy Farmers in Los Altos de Jalisco”.). Harry. México. Benjamin y Donald J. Virginia. Londres. Molina y Ludy. Richard y Nigel Thrift.

Erica. Globalization. International Institute. La Jolla. redes y actores de la agroindustria en el contexto de la globalización Mexico. Allen y Michael Storper. Bibliografía Mexican Studies. Regions and Economic Development”. Regions. New Models in Geography. 2000. 54. Schoenberger. pp. 11. 2004. 2003. San Diego. http://www. Center for Comparative and Global Research. Rostow. Neil. ucla. unam. Flexible Production Orga- nization and Regional Development in North America and Western Europe. 1988. Series. Scott. en Saxe-Fernández. y Patricia Chombo (coord. Reino Unido. vol. “La organización de los productores rurales en la Zona Occidental”. Fernando (coord. Globalización y cadenas agroindustriales de la leche en Occidente. Globalización: crítica a un paradigma. “New Models of Regional Change”. Sociedad No. Develop- ment. 1990. unam. Pion Limited. Center for us. Sinquin. en Peet. Plaza y Janés. María Teresa Fernández y Javier Gil.. “La fase agroalimentaria global y su reper- cusión en el campo mexicano”. University of California. John. México. núm. México. Allen. The Stages of Economic Growth: A Non-Com- munist Manifesto. —— . Saxe-Fernández. 1998.) Las organiza- ciones de productores rurales en México. ucla. Rubio. (coord. 37 121 . en Comercio Exterior. Smith.). Scott. Los rejuegos de poder. 12. 37: 6-7. en Guadalupe Rodríguez G.). iis.sppsr. documento consultado en Internet. ciesas- ciatej-uam-Simorelos. 1990.edu/up/webfiles/storperpaper5. vol. noviembre. Blanca. W. 579-593. Cadenas.pdf. 2002. publicado en Regional Studies. 1989. Facultad de Economía. “Uneven Development and Location Theory: Towards a Synthesis”. Evelyne. en Peet. “Globalización e imperialismo”. Working group on “Globalization. Richard y Nigel Thrift. “Introducción”. Models in Geography. en Rello.W. Richard y Nigel Thrift. J. New Industrial Spaces.

Basil Blackwell. Wallerstein. “Agencia y estructura: Reflex- iones en torno a la teoría de la estructuración”. 2000. Sturgeon. and Industrial Growth. en Schus- ter. 1998. Rockefeller Conference Center. Impensar las ciencias sociales. Ariel Geografía. Madrid. 1989. The Capitalist Imperative. Territorial Development in a Global Economy. The Regional World. Mundialización.Héctor B. Pirámide. Antonio. Federico L.). Immanuel. Timothy. Italia. Siglo XXI.. Barcelona. Nueva York. La agri- cultura capitalista y los orígenes de la economía-mundo euro- pea en el siglo xvi. México. Argentina. 1986. The Guilford Press. unam-Siglo XXI. “How We Define Value Chains and Production Networks?”. Política económica local. 2002. Estados Unidos de Norteamérica. 1999. Michael y Richard Walker. ——. Background Paper Prepared for the Bellagio Value Chains Workshop. ciudades y territorios. Storper. 1997. Límites de los paradigmas decimonónicos. Pierre. Territory. Varela. Bellagio. El moderno sistema-mundial. 122 . Veltz. La respuesta de las ciudades a los desafíos del ajuste productivo. Filosofía y métodos de las ciencias sociales. Technology. México. Michael. Vázquez B. Ediciones Manantial. Paula y Valeria Bosoer. Fletes Ocón  Bibliografía Storper. 2003 (1974). (comp.