Dos principios para los negocios

Judy Child, PhD, FRC
Revista El Rosacruz A.M.O.R.C.

Los Rosacruces enseñan que existen ciertos principios que pueden ser aplicados con éxito
en el mundo de los negocios. Aquellos que afirman que el mundo de los negocios, no es
digno de nuestra preocupación mística se equivocan profundamente, porque cualquier
sabiduría que alcanzamos debe ser útil en todos los ámbitos de nuestra vida, si no, no será
útil.

El primer paso para tener éxito en la esfera comercial es liberarnos de nuestra propia
ansiedad sobre este asunto. Los períodos de relajación profunda, cuando nos olvidamos de
las cosas mundanas, nos olvidamos de nosotros mismos, son fundamentales para que la
conciencia profunda, presente en todos nosotros, libere soluciones creativas e ideas
innovadoras.

Además de eso, es importante saber visualizar una situación que queremos que ocurra. Es
preciso pintar en el lienzo mental una situación, con todo el realismo posible, donde
nuestros negocios fluyan bien, tenemos éxito y disfrutamos de prestigio y felicidad. La
repetición de esa imagen, cada vez más mejorada, y su liberación a las regiones profundas
de nuestra conciencia, permitirán atraer, por un proceso místico bien conocido por los
rosacruces, todas las condiciones necesarias para la realización de nuestra “película”
mental. Así tendremos una prueba definitiva de que la mente determina la materia. Es
preciso saber imaginar una situación en la mente, colocarnos en ella como si la
estuviésemos viviendo, con todo el sentimiento necesario, y finalmente liberar la imagen y
olvidar el asunto durante unas horas.

La relajación y la visualización son dos pasos, dos momentos clave para lograr el éxito en
cualquier área. Cuando nos relajamos abandonamos las emociones y pensamientos, para
permitir que el subconsciente hable con nosotros. Cuando visualizamos permitimos que las
emociones ordenadas, aparezcan para dar vida a una situación ideal, que aun no ha
sucedido en el plano material.

La aplicación de estos simples principios, pueden promover verdaderos milagros. Las Leyes
Cósmicas no deben ser estudiadas sólo en teoría, sino probadas y aplicadas en todo
momento. Sólo entonces conseguimos un gradual dominio de la vida, y en el área de los
negocios no es diferente. El éxito está en el grado de aplicación y la sinceridad con la que se
aplicamos un principio místico.