Coky, era un ra

-
toncito, que vivía feliz en el campo, co-
rreteando por los prados y respirando
aire puro. Cuando tenía hambre, se
acercaba a la casa de Adelina, una
señora muy simpática, a la que le
gustaba mucho hacer queso, el
plato favorito de Coky.
Adelina tenía un gato, para
que cuidara que ningún ratón
entrará en la casa, pero
era tan perezoso
y dormilón, que aunque
veía al ratoncito, no se mo-
lestaba en levantarse para co-
gerlo, así que Coky, comía
tranquilamente, sin prisas y
después salía al campo a dormir la
siesta, ¡no le faltaba de nada! un día
recibió un mensaje de un primo suyo que
vivía en la ciudad, Craci, que así se lla-
maba, le invitaba a pasar unos días
con él, le decía que la ciudad era
estupenda que le iba a gus-

“Sígueme primo y no tengas . un co- che estuvo a punto de atropellar los.Primo. Coky empezaba a arrepentirse de haber venido. ¡había tanta gente y tanto ruido!. pues hacía mu- cho tiempo que no veía a su primo. pensaba Coky. el ruido de los coches le asusto mu- cho. que ale- gría que estés aquí. Coky se alegro mucho. " con lo tranquilo que estaba yo". Coky seguía asustado. Cuando llego a la ciudad. lo vamos a pasar de miedo!" dijo Craci. así que ese mismo día se puso en camino.tar mucho y que lo pasarían muy bien. menos mal que allí esta Craci esperándole. al verse se abra- zaron con mucho cari- ño. tuvieron que apartarse de un salto.

..!. cansado y ham- briento. "como vi- ve mi primo" pensó. allí había de todo. dijo Craci. Y corriendo se volvieron al sótano. como os coja. . te agradezco tu invitación. " ¡maldi- tos ratones. dijo Craci.". ahora vamos a comer" Subieron deprisa. apareció una señora muy gorda y con cara de pocos amigos dando palos. pero esto no es para mi. Coky no sa- bía por donde empezar. Coky no podía más. le dijo a Craci: " Querido primo.. corre que no nos coja. Por fin llegaron donde Craci vivía. gritaba la señora. Cundo se disponía a darse un buen banquete. por una hermo- sa escalera y llegaron a la coci- na. “bueno Coky. “Corre. el sótano de un gran hotel..miedo".

“Esta bien. “Lo siento primo. Los dos se abra- zaron y Coky emprendió el camino de vuelta. Estaba tan contento que se puso a dar volteretas por el prado que estaba lleno de margaritas. contesto Coky. Coky pensó: " que paz y tranqui- . pero yo me voy". pero eran lágri- mas de alegría ¡ya estaba en casa!. ¿no te gusta la aventura?". todo estaba tan bonito y se respiraba un aire tan limpio y puro. “Pero si esto es muy emocionante. dijo Craci. Desde lejos el aroma de queso re- cién hecho. peso si cambias de opi- nión ya sabes donde estoy" le dijo Craci. hizo que se le salta- rán las lágrimas.me vuelvo al campo".

lidad. decididamente este es mi sitio" y se puso a gritar: ¡SOY UN RATÓN DE CAMPO! .