PASADO – PRESENTE DE PUERTO NUEVO, LA GUAJIRA.

INTEGRANTE
ANA MARIA RAMIREZ MONTES

PRESENTADO A:
LIC. ELIECER QUINTERO VASQUEZ

UNIVERSIDAD DE LA GUAJIRA
FACULTAD CIENCIAS ECONÓMICAS, ADMINISTRATIVAS Y CONTABLES
NEGOCIOS INTERNACIONALES
LEGISLACIÓN ADUANERA
SEPTIMO SEMESTRE
MAICAO – LA GUAJIRA
2017
INTRODUCCIÓN

Retrocediendo en el tiempo, cuando aproximadamente hace veinte años atrás que
empezó a operar el único puerto legal habilitado para el acceso de mercancías a la
zona de Régimen Aduanero Especial (RAE) conformada por los municipios de
Maicao, Uribía y Manaure, el puerto representaba una buena fuente de ingresos
para el desarrollo social y económico de esta zona pero sin embargo hubieron una
serie de hechos que imposibilitaron este desarrollo y que terminaron por perjudicar
a la etnia Wayuu aledaña al puerto como principal beneficiara de este y que además,
vivía del sustento del mismo; y que, igualmente, no solo perjudicaba a esta
comunidad sino que también a los demás municipios que hacían parte de la Zona
RAE, causando así un retroceso en el dinamismo de la economía de cada uno de
ellos. Los distintos problemas por los que hoy atraviesa el puerto del departamento
nos concierne a todos y no solo a unos cuantos o los que están en la alta gerencia
porque ellos solo son una representación de nosotros y es a través de ellos que se
comunica el pueblo, entonces no nos podemos hacer los de la vista gorda y hacer
como si nada estuviera pasando, por lo que sería bueno conocer el recorrido que
ha tenido Puerto Nuevo y lo que nos puede beneficiar si se hace buen uso de el,
cumpliendo con todo lo exigido por la ley.
OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL

 Conocer el pasado y presente de Puerto Nuevo de la península de La
Guajira.

OBJETIVOS ESPECIFICOS
 Comparar la relación pasado-presente del funcionamiento del puerto.
 Determinar los beneficios que trajo la creación artesanal del puerto.
 Identificar los problemas y consecuencias que trajo el puerto.
PASADO Y PRESENTE DE PUERTO NUEVO LA GUAJRA

Los primeros pasos que dió el puerto hace tentativamente dos décadas, se dieron
producto del cierre del Puerto de Portete, ubicado un tanto más al norte de la
península de La Guajira y que venía haciendo las labores que Puerto Nuevo hoy
hace esporádicamente. Estas tareas pasaron a manos de este puerto luego de que
la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) lo deshabilitara
aduaneramente produciéndose así su cierre definitivo. Las razones redundan a la
falta de garantías que existía en Puerto Portete para llevar a cabo los diversos
mecanismos de los diferentes entes reguladores del ingreso de mercancías.

Con esto, Puerto Nuevo surgió y una vez se trasladaron todas las actividades,
empezó lo que se le puede denominar “el tiempo de acción de gracia” para la
comunidad guajira, en especial, para la etnia Wayúu. Esto se puede explicar
mediante la creación de un proyecto de ley (Ley 677 de 2001), por medio de la cual
se crean las Zonas de Régimen Aduanero Especial en Colombia, entre las que está
la zona RAE de Maicao, Uribía y Manaure, reconocida así por tener una gran
concentración de la población indígena Wayuu.

Como bien sabemos, que a cada una de estas figuras se le aplican beneficios
especiales con relación a las operaciones que se realizan al interior del país para
fomentar el sustento de la misma, como por ejemplo pagar solo un impuesto del 4%
sobre el valor de la mercancía en aduanas para efectos de importación.
Obviamente, esto incentivaba al auge en el flujo de mercancías que arribaban en el
puerto anteriormente, sumado a ello, el gobierno nacional permitió que este tributo
llegara a recaudarse en un fondo (FONDEG) y no en sus arcas como habitualmente
se hace, para futuros proyectos de inversión social en el departamento de La
Guajira.

Durante los primeros años en los que comenzó a operar el puerto, arribaban cerca
de 80 embarcaciones al mes provenientes de Panamá, Aruba y Curazao, es decir,
que por día los indígenas descargaban de dos a tres buques, lo que notablemente
generaba una buena entraba de dinero permanente para cada una de estas familias
que les permitiría su sustento y manutención básicos. El departamento lograba
recaudar alrededor de 33.000 millones de pesos al año mediante el fondo y gran
parte del capital percibido fue redistribuido en inversiones como infraestructuras y
otras.

Sin embargo, toda esta dicha fue acabándose poco a poco por diversos factores.
Primeramente, esta problemática empezó a surgir cuando el gobierno nacional
empezó a atacar a través de la DIAN limitando las cargas que se podían traer a la
zona RAE, osea que entre menos carga arribaba al puerto, menos trabajo había
para los habitantes de las zonas aledañas al mismo. Hoy por hoy, solo llega al mes
de dos a cuatro buques, es decir un 95% menos de lo que llegaba años atrás y lo
que antes era un trabajo permanente para aquellas personas que se ganaban el
pan de cada día descargando mercancía, ahora trabajaran a lo menos cada quince
día o más. En el fondo se dejaron de percibir cerca de 25.000 millones de pesos por
año, un monto bastante considerable.

La Sociedad Portuaria de La Península S.A (Pensoport), empresa privada
encargada de la operación y administración de Puerto Nuevo fue sancionada en
varias ocasiones por la DIAN, INVIAS, SUPERINTENDENCIA DE PUERTOS,
MINITRABAJO recibiendo multas por un valor superior a los mil millones de pesos.
Estos incumplimientos contractuales se dieron a partir de la concesión que se le fue
otorgada a esta empresa por parte de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI)
exigiéndole ciertos requisitos mínimos para tener un puerto adecuado en
infraestructura pero destacando que cuando Pensoport le fue otorgado por primera
vez esta concesión, fue como desembarcadero y no como un puerto.

Al haberle otorgado esta misma concesión pero renovada, ya el comercio venia en
decadencia por las razones expuestas anteriormente y el puerto no era entonces
autosostenible puesto que los ingresos de mercancías no eran suficientes y cuando
empezaron a llegar estos requerimientos por parte de las entidades, Pensoport no
pudo cumplir causando así la situación en la que se encuentra Puerto Nuevo hoy
día.
Hasta el día de hoy, el puerto no cuenta con servicios públicos de energía eléctrica
agua y alcantarillado, y comunicaciones, la bahía Portete en donde está ubicado el
puerto fue declarada Parque Nacional Natural mediante resolución 2096 del 2015,
lo que agrava aún más la situación y como si fuera poco la formalización del empleo
como lo exige el MinTrabajo no se ha podido materializar por los usos y costumbres
de la cultura wayuu. Entonces, todo esto nos lleva a pensar por un lado que aunque
Pensoport falló al no invertir lo suficiente en la infraestructura portuaria, el gobierno
nacional tampoco ayuda pero cada vez exige más pues este no invierte en vías de
acceso al puerto que por obligación le corresponde hacerlo.

Por otro lado, la gobernación departamental y alcaldías de la zona RAE,
representantes del gremio de los comerciantes y otros, junto con el gobierno
nacional han tratado de buscar una solución a esta problemática, llegando así a una
conciliación entre ellos a través de la DIAN.

Hasta el presente día Puerto Nuevo está deshabilitado aduaneramente, sin
embargo la DIAN permite el acceso y descargue de ciertas embarcaciones de
acuerdo a un tema excepcional que reposa en la nueva regulación aduanera
expedida el año pasado, esto se logró conseguir para dinamizar un poco la
economía y generar empleo pero todo bajo ciertas condiciones que se deben
cumplir durante cuatro meses, osea hasta el 30 de Julio del presente año por parte
de la concesión y si luego de cumplir con ello y vencido el término, ésta puede
conseguir que habiliten el puerto permanentemente. Hace aproximadamente una
semana arribó la última embarcación.

Una de las primeras condiciones fue cancelar la deuda que se tenía con la DIAN,
cerca de unos 262 millones de pesos, que al hacerse efectiva permitió que el
acuerdo siguiera en marcha. Muchas de las otras condiciones a cumplir son la
creación de espacios apropiados para la inspección adecuada de la mercancía,
tener una báscula, un montacargas entre otros requisitos mínimos para el buen
funcionamiento del puerto. Además es importante destacar que se propone la
cesión del contrato de concesión (CONCESIÓN No 001 de 2009) a una nueva
sociedad portuaria de carácter mixta. Esto conllevaría la revisión del contrato de
concesión y un nuevo plan de inversiones que permita fortalecer y alargar con la
entrada de nuevos socios la vida del puerto.

Según el entrevistado, el exdiputado y comerciante Mohamed Dasuki refirió que: La
principal causa por la cual el puerto se encuentra en detrimento hoy día se debe
más que todo al pésimo papel que han jugado los gobiernos desde Gaviria hasta
Santos presidente y que lo único que han hecho es asfixiar con medidas restrictivas
a la economía dentro de la zona RAE, esto sin dejar de lado a la corrupción que
también azota al departamento, reflejándose en desnutrición de niños indígenas
Wayuu y demás. Sin embargo resalta que se está tratando de trabajar arduamente
de la mano de las distintas alcaldías de Maicao, Uribía y Manaure, la gobernación y
Pensoport por la recuperación de esta gran oportunidad para el departamento.
CONCLUSIÓN

Tal como lo afirma el comerciante Mohamed Dasuki, la medidas restrictivas del
gobierno nacional para con el puerto y la corrupción son factores que afectan
directamente al desarrollo del departamento y que aun contando con una zona de
régimen aduanero especial no ha sido posible solventar los problemas que acarrean
un cierre, no definitivo pero si momentáneos que no dan estabilidad al comercio
como principal promotor de ingresos en los distintos municipios de la zona.

La búsqueda por una salida pronta de esta situación requiere mucho de la ayuda
del gobierno nacional, en vez de echar mano dura, debería hacer lo contrario y
apoyar a nuestros políticos para que Puerto Nuevo sea muy provechoso y genere
impactos sociales extraordinarios.

El gobierno tampoco le convendría un cierre definitivo de este puerto, puesto que
representa un gran sustento para la etnias Wayuu que tanto sufren por el hambre y
la falta de oportunidades dentro del departamento, además hay que recordar que
es el único puerto habilitado para que ingrese mercancía a la zona RAE y así se
cree una cultura importadora que a su vez genere empleo a la Guajira.