UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTAD DE JURISPRUDENCIA, CIENCIA S POLITICAS Y SOCIALES

Nombre: Evelyn Ayala y Daniela Farinango

Fechas: 25 de febrero de 2015

Tema: el discurso del espíritu positiva de Marx

En el año 1844, Augusto Comte publicó el Discurso sobre el espíritu positivo, como
introducción a un “ Tratado filosófico de astronomía popular”, Está doctrina se llamo
positivismo, y de alguna forma viene a condensar en poco espacio toda la concepción sobre
la ciencia que había comenzado a perfilarse desde el Renacimiento.

Comte comienza hablando de que el espíritu humano está por debajo de los problemas
científicos más sencillos, y busca casi de un modo exclusivo, el origen de todas las
cosas,las causas esenciales ,sea primera, finales, de los diversos fenómenos que le extrañan
y su modo fundamental de producción; es decir, busca los conocimientos absolutos. Y ahí
tres formas principales que le pertenecen sucesivamente,

Tanto la sociedad como los individuos, pasan por distintos estados. La sociedad pasa por
tres estadios, y la clave para delimitar estos tres estadios es el desarrollo del pensamiento, y
esté pasa a su vez por tres estados o estadios , son los siguientes:
Estadio teológico: Para el autor la infancia de la sociedad humana está caracterizada por
el predominio del pensamiento teológico, este estadio tiene su principal característica en
que las explicaciones eran mágicas .Era un estadio provisional y preparatorio.
 fase fetichista: Es la más inmediata, consiste en atribuir a todos los cuerpos exteriores una
vida esencialmente análoga a la nuestra, pero más enérgica. La adoración de astros es el
grado más alto.
 fase politeísta: Aquí la filosofía inicial sufre la más profunda transformación. La vida es
por fin retirada de los objetos materiales para ser transportada a lo diversos seres ficticios,
habitualmente invisibles, cuya activa intervención se convierte en la fuente directa de todos
los fenómenos exteriores. Según Comte la mayor parte de nuestra especie no ha salido
todavía de esta fase.

2. Estadio metafísico: La metafísica intenta sobre todo la íntima naturaleza de los seres, el
origen y el destino de todas las cosas, pero en lugar de emplear para ello los agentes
sobrenaturales los reemplaza, por aquellas entidades o abstracciones personificadas, cuyo
uso, en verdad característico, ha permitido a menudo designarla con el nombre
de ontología. Es entonces la pura imaginación la que domina, y todavía no es la verdadera
observación: pero el razonamiento adquiere aquí mucha extensión y se prepara
confusamente al ejercicio verdaderamente científico.

que en definitiva viene a ser la satisfacción de nuestras propias necesidades. La conclusión del autor respecto a lo citado anteriormente es que la humanidad no podría permanecer indefinidamente condenada a no poder fundar sus reglas de conducta más que en motivos quiméricos. Estadio positivo: La lógica especulativa había consistido hasta entonces en razonar. indiferente a la posesión directa del poder político. Es un período intermedio. si bien el pueblo es ahora. la otra condición es la histórica. experimentación . de manera que cada una descanse en su precedente y prepare la siguiente. estudiar la mecánica de los fenómenos y la relación entre ellos. de duda. Las necesidades esenciales de la filosofía positiva coinciden directamente con los deberes naturales de los gobiernos. pasando siempre de las más antiguas a las más recientes. de modo que tuviera lugar una gran oposición entre las necesidades intelectuales y las necesidades morales. nos habla de tres leyes que fundamentan la evolución y sirven de base a la nueva filosofía general. El pensamiento se limita a ser operativo. Una vez que ya nos ha hablado del destino de las leyes positivistas. sin embargo donde más se aprecia la incompatibilidad entre ambas filosofías en la disidencia metódica. son las siguientes:  Ley de clasificación: Un orden tal debe cumplir dos condiciones esenciales. y debe seguir siéndolo en adelante. Para concluir el discurso. Es la última fase en la evolución del pensamiento y la sociedad. ya que la filosofía positiva procura en los espíritus bien preparados una aptitud muy superior a la que nunca pudo ofrecer la filosofía teológico. A través de este pensamiento orden y progreso se unen. nos habla del destino del espíritu positivo. El espíritu positivo. todo se cuestiona. Lo define como “una especie de enfermedad crónica inherente por naturaleza a nuestra evolución mental.metafísica .” 3. El espíritu positivo procede de forma muy prudente respecto a asuntos muy fáciles y esto contrasta con la loca temeridad del espíritu teológico frente a las cuestiones más difíciles . Los hombres aceptan la realidad a través de la observación. una dogmática que consiste en ordenar las ciencias según se dependencia sucesiva. que prescribe disponerlas según la marcha de su formación efectiva. único dispuesto a comprenderla bien y a interesarse profundamente por ella. no ofreciendo prueba alguna. y luego el trabajo regular. no puede nunca renunciar a su indispensable participación continua en el poder moral. Este estadio poco a poco estará presente en toda la humanidad. no puede encontrar un apoyo sólido más que en el pueblo propiamente dicho. En definitiva se trata de asegurar la educación normal. . Según Comte se puede asegurar que la escuela positiva tendrá mucha más facilidad para hacer penetrar esta enseñanza en los espíritus populares que en cualquier otro lugar ya sea porque la metafísica negativa no ha podido arraigarse allí tanto o sea sobre todo por el impulso constante de las necesidades sociales.

adquiriendo los conocimientos que sirven de base a todas las demás especulaciones reales. un doble preámbulo relativo. físico-química. al hombre por una parte y por otra. Es decir consiste en clasificar las diferentes ciencias. . según la naturaleza de los fenómenos estudiados. de modo que se reduzca a tres parejas: una inicial. separadas y reunidas por la pareja intermedia. En el estado actual de las inteligencias. al mundo exterior. matemático-astronómica: otra final. más esencial que la doctrina misma. Para facilitar el uso habitual de esta fórmula jerárquica conviene agrupar sus términos dos a dos.( matemático-astronómica) y es de allí de donde todos deben primero tomar las verdaderas nociones elementales de su positividad. nos dice que esta enseñanza popular debe referirse a la pareja científica inicial. la aplicación lógica de esta gran fórmula es aún más importante que su uso científico. biológica-sociológica. Comte nos habla de la aplicación de la enseñanza de la astronomía.  Ley Enciclopédica o Jerarquía de las ciencias: Este objeto final exige. sino de imprimir el impulso filosófico que debe conducir a ella. pero no se trata de ofrecer una sistematización de la instrucción popular. Por último y para concluir este discurso. ya que el método es.