GISBERT GRESHAKE

¿POR QUÉ EL DIOS
DEL AMOR PERMITE
QUE SUFRAMOS?
Breve ensayo sobre el dolor

EDICIONES SÍGUEME
SALAMANCA
2008

Salamanca 2008 ..E-37007 Salamanca / España Tlf. Polígono El Montalvo. 23-27 .sigueme.A.U. 1454-2008 Impreso en España / Unión Europea Imprime: Gráficas Varona S.Cubierta diseñada por Christian Hugo Martín Tradujo Miguel García-Baró sobre el original alemán Warum lässt uns Gottes Liebe leiden? © Verlag Herder. 2008 C/ García Tejado.A.es www.Fax: (34) 923 270 563 ediciones@sigueme.es ISBN: 978-84-301-1688-1 Depósito legal: S. Freiburg im Breisgau 2007 © Ediciones Sígueme S.: (34) 923 218 203 .

.................. 73 5................... 133 Índice de nombres ....................................................................... Abuso de la libertad y dolor ... 135 Índice general ............... 41 3... 101 2............ CONTENIDO Prólogo .......................... Límite y experiencia de la muerte ....................................... 61 4................ El dolor y la cuestión de Dios... 139 ........................................................ ¿«Un precio demasiado alto»? ........ Aspectos del pro- blema .......................................................................................................... Superar el dolor ......... Creación y dolor .... 89 Segunda parte VIVIR CON LÍMITES 1........... Dimensiones implicadas en el manejo del dolor 115 Índice de citas bíblicas ................................ 9 Primera parte EL PRECIO DEL AMOR 1........ 15 2...

J. al igual que «el ruido que hacen los presos con sus cadenas». PRÓLOGO ¿Sigue siendo lícita y políticamente correcta la vie- jísima pregunta sobre el porqué del dolor? ¿Sigue te- niendo sentido cuestionarse sobre su origen. como señala con razón Jürgen Moltmann1. Dios mío. 10 (ver- sión cast. No se basa únicamen- te en experiencias propias. son como pre- sos haciendo ruido con sus cadenas»? La presente meditación sobre el dolor no pretende ser. Der gekreuzigte Gott. Quienes seguimos a Jesús en la fe no podemos. su signi- ficado y su compatibilidad con la fe en un Dios bueno? ¿O le pasa aquello que Voltaire afirmó una vez: «La pregunta por el mal no es más que un juego intelectual para aquellos que disfrutan discutiendo. un pasatiempo inútil. ¿por qué me has abandonado?» (Mt 27. Moltmann. 46). y ha muerto con este grito. Salamanca 2009). München 1972. eludir la pregunta que lanzó nuestro Señor moribundo. tene- mos la obligación y el compromiso de buscar alguna 1. al contrario. desde el sufrimiento más pro- fundo. ha clamado: «Dios. sino que procura ante todo tomar en serio que Jesús.: El Dios crucificado. .

no sólo Jesús luchó por encontrar un sentido a su dolor. Asimismo apareció como libro de bolsillo bajo el título Cuando el dolor paraliza mi vida. 89. Leiden. Con todo. Ibid. Cf. En este sentido. Meditación sobre el dolor. 178.W. Para que así lo «verifi- quen» quienes sufren y se preguntan por el sentido de su dolor. sin embargo. ¿El dolor. Schrage. Gerstenberger . Pasado el tiempo. han sido la cruz y la resurrección de Jesucristo las que han pro- yectado una luz nueva sobre el casi insoluble problema de cómo hacer compatible el espantoso dolor del mun- do con la fe en un Dios bueno y amoroso. «no quiere sencillamente explicitarse en ensayos teóricos. y tuvo siete ediciones desde 1978 a 1988. únicamente podrá hallar verificación en la praxis de la fe. he decidido publicarla de nuevo. por más que la meditación teológi- ca que ofrezco trate de seguir un curso coherente y ar- gumentar con el rigor que la cuestión del sufrimiento exige. precio del amor? (1992). Stuttgart 1977. si bien considerablemente ampliada. Tenía 2. . este libro está dedicado sobre todo a ellos. G.. Esta nueva luz. ya en la Antigua Alianza se planteó con penetran- te insistencia la pregunta acerca de su porqué y se in- tentó responderla de varios modos2. y viendo que los lectores siguen demandando esta meditación sobre el dolor. 3. de he- cho. la esperanza y el amor. Por otra parte. La primera redacción apareció con el título El pre- cio del amor. sino que desea probarse en el dolor y la comprensión»3.10 Prólogo respuesta al porqué del dolor confrontándolo con un Dios bondadoso y omnipotente.

En todo caso. Mainz 1992. Ist Gott verantwortlich für das Übel?. que la nueva edición de este libro ayude a soportar los dolores del mundo y de la propia vida. 5. 31). en fin. como experimentan los enfermos –so- bre todo los crónicos–. Gross . en cierta medida. Zur Stichhaltigkeit der Theodizee-Argumente. he completado mi texto incorporándole recientes investigaciones que se encuentran más en línea con mis planteamientos5. los ancianos que se van apagando y los moribundos.B. . A esta experiencia de los límites de- dico. resulta especialmente digno de mención W. 1997. los que padecen alguna disca- pacidad permanente. en consecuencia. Kreiner.K. A. «Ich schaffe Finsternis und Unheil!». Espero. que originalmente fue una conferencia. y a contemplarlos. pues. Por ejemplo. Freiburg i. al menos incoativamente. En este sentido. p. Kuschel. como aquí intento yo4. Prólogo 11 también que tomar en consideración muchas obras sa- cadas a la luz durante estos últimos años que. optan por no plantear o no responder a la cues- tión de la compatibilidad del mal en el mundo con la existencia de un Dios bueno. una segunda parte («Vivir con límites»). remodelar nota- blemente el primer capítulo. la discusión de estas últimas décadas ha sido un motivo adicional para examinar los argumentos de los «adversarios» y. 4. J. Además. Un modo especial del dolor consiste en tocar los lí- mites de la vida. que declara sin ambages a Dios responsable del dolor (cf. en un horizonte de sentido que no está en contradicción con la fe en el Dios único que ama infinitamente a su Creación. Gott im Leid.