BIOGRAFIA

Georges Duby (París, 7 de octubre de 1919 -3 de diciembre de 1996) historiador francés, especialista en la Edad Media
y vinculado a la Escuela de los Annales fue proveniente de una familia de artesanos de París, en 1942. Fue alumno
de Charles-Edmond Perrin. Luego enseñó en Besançon y en Aix-en Provence, donde permaneció veinte años. Tras la
defensa de su tesis de Estado, en 1953, obtuvo una cátedra. En 1970, pasó a París, al ser elegido profesor del Colegio
de Francia. En 1987, ingresó en la Academia francesa. Fue miembro de varias academias nacionales y extranjeras: la de
Bélgica, la británica, la romana y la estadounidense.

Particularmente especializado en los siglos X, XI y XII de la Europa occidental, Duby estuvo asociado con la Escuela de
los Annales, fundada en 1929 por Marc Bloch y Lucien Febvre, que promulgaban una Nueva Historia, con énfasis en los
procesos de larga duración, sociales y económicos, y que tuvo luego como máximo exponente a Fernand Braudel.

Su estudio sobre la base material del Medievo le permitirá irrumpir con agudeza en la historia de las mentalidades,
analizando el utillaje mental (vocabulario, sintaxis, lugares comunes, cuadros lógicos, etc.), de entonces de un modo
nuevo. Pues, según Duby, si se da demasiada autonomía a las estructuras mentales se tiende a caer en círculos viciosos.
Así que con el ejemplo de Mauss (los hechos sociales totales) y Lévi-Strauss (las dimensiones simbólicas de lo social)
trabaja sobre el matrimonio, la sexualidad y ciertos sistemas del pensamiento, e investiga sobre la ideología entendida
como «proyecto de acción sobre lo vivido».

Desde 1953, la aparición de sus publicaciones se ha prodigado mucho. A libros fundamentales como Guerreros y
campesinos, o como Hombres y estructuras de la Edad Media se añadieron textos de interpretación más vasta sobre la
sociedad medieval: La época de las catedrales, San Bernardo y el arte cisterciense, El caballero, la mujer y el cura, El
amor en la Edad Media, así como su poderoso y fecundo estudio Los tres órdenes o lo imaginario del feudalismo. A ellos
cabe añadir dos monografías, que tuvieron muchas decenas de miles de lectores Guillermo el Mariscal, El domingo de
Bouvines. Entre otras conversaciones, donde ofrece un balance personal, destacan Diálogo sobre la historia, La historia
continúa y Passions communes.

a afirmar que se trataba de una historia ambigua. las fuentes a estudiar no son solo las obras de los grandes pensadores o artistas. las creencias populares. el inconsciente. muerte.  Inspiración en Lucien Febvre. la sensibilidad cultural o artística de las masas. Entre los temas relacionados con la historia de las mentalidades que han servido para la elaboración de estudios históricos. sino también los textos cotidianos. grupo de edad. la cosmovisión de una determinada época. por tanto. entre muchos otros elementos posibles. espacio. los gestos cotidianos. locura. las formas de representación popular de una sociedad. La historia de las mentalidades suele presentarse como opuesta a la tradicional historia de las ideas. . naturaleza. de sentir. balances y rectificaciones de la tendencia historiográfica. Los historiadores han realizado trabajos de historia de las mentalidades desde cuatro perspectivas que pueden combinarse a la hora de definir los ámbitos de estudio:  Han analizado formas mentales complejas. en el que se incluían los comportamientos. desde las palabras o gestos personales hasta los grandes hechos de un grupo social. trabajo. clase. La mentalidad.  Han realizado estudios sobre un tema determinado (entre los que destacan los siguientes: tiempo. propiedad. Además. justicia.  Han estudiado períodos temporales concretos. institución. los científicos notables. ha sido utilizada como un término descriptivo que aludía a un amplio y poco preciso ámbito de estudio. los grandes escritores o artistas. como la memoria. poder. la iconografía. revuelta. los gestos. La dispersión conceptual. queda definida en virtud de la manera de pensar. de imaginar y de actuar consciente o inconscientemente. La historia de las mentalidades reivindica la ampliación del ámbito de estudio a los colectivos. acontecimiento. las emociones.  Han analizado diversos sujetos: individuo. nación. Jules Michelet y Michel Foucault. abordando las creencias populares. La palabra “mentalidad”.TERCERA GENERACIÓN (1969-1989) A comienzos de los años 70 del siglo XX. político e intelectual. siempre desde la perspectiva de las élites. dinero. profesión. que se concentró en la reconstrucción de los grandes sistemas de pensamiento. igualdad.).  Mayor interés por el estudio de la cultura. temática y editorial ha propiciado la elaboración de síntesis. las formas de conciencia. de forma individual o colectiva. Fernand Braudel se retiró de la revista Annales por discrepancias internas. la vida cotidiana y la violencia. la actividad humana. vida. género. las estructuras ideológicas o los imaginarios sociales. los intelectuales prestigiosos. Por tanto. Su salida dio inicio a la tercera generación de historiadores de esta escuela historiográfica. la historia de las mentalidades intenta también recuperar los aspectos inconscientes de la cultura y las creencias de una sociedad. Ello llevó al propio Jacques Le Goff -uno de los principales representantes de la tendencia. podemos destacar el vocabulario. las creencias o los valores. civilización. etc. más que designar un concepto bien definido. naturaleza. Así.  Incremento de la presencia académica y social. estamento. de los grandes pensadores. Comparten una serie de características:  Heterogeneidad por la falta de acuerdo metodológico. entra en el ámbito de estudio de la historia de las mentalidades. o los conocimientos técnicos o científicos de una sociedad. las actitudes. minoría.

no solo pretende descubrir nuevos enfoques. incluso la ausencia de fuentes y datos también puede ser utilizada por los historiadores para el estudio de las mentalidades. imaginar y actuar de los hombres. ya que le plantea el reto de estudiar los modos de pensar. imaginar y actuar de la gente. la religión. o la literatura y el arte populares) o que ni siquiera eran admitidas como tales (la cultura oral o los documentos personales). la de las mentalidades no cuenta con fuentes específicas.  En cambio. económica y social. Los historiadores de las mentalidades están haciendo un uso desigual de las fuentes más tradicionales:  Prácticamente no están utilizando las fuentes narrativas tradicionales de la historia política. Junto a estas fuentes tradicionales. la historia de las mentalidades sigue conservando un gran atractivo para el investigador. Esta disciplina pretende estudiar la subjetividad humana. . quizá porque el acontecimiento propio de la “corta duración” no suscita un gran interés para el estudio de las mentalidades. La solución a la crisis vino con la reorientación de la corriente hacia la historia social de las mentalidades. el arte. conocer la historia desde el punto de vista del protagonista. sentir. realizando un considerable esfuerzo interdisciplinar. se han revalorizado otras que anteriormente eran consideradas menores para el estudio de la cultura (como la prensa. No obstante. las fuentes notariales y judiciales (especialmente los testamentos y los procesos). muchos historiadores han preferido mantenerse al margen de esta línea de investigación historiográfica por las características que presenta: la ambigüedad del concepto y su consecuente multiplicidad de objetos de estudio. No obstante. las dificultades metodológicas. la fotografía. la educación o la ciencia. sí empiezan a ser más empleadas por los historiadores de las mentalidades. como los hechos a los que se refieren. Para el historiador pueden resultar relevantes tanto la información o los testimonios extraídos del análisis de las fuentes.  La experiencia interdisciplinar con la antropología y el psicoanálisis. Georges Duby escribía a comienzos de los 90 que el progreso de la historia social dependía de la convergencia entre la historia de la civilización material y la del pensamiento colectivo. LA EVOLUCIÓN A LA HISTORIA SOCIAL DE LAS MENTALIDADES Pese a las críticas. En este sentido. sino que también se plantea la revisión de los temas históricos ya estudiados o de las fuentes y los métodos ya utilizados desde una perspectiva diferente. explotadas principalmente por la historia demográfica. de acuerdo con los principios generales de Annales. Hoy parece claro que el futuro de la historia de las mentalidades como disciplina depende de la reanudación de sus relaciones con la historia social.FUENTES Y MÉTODO Una de las consecuencias de la indefinición y la ambigüedad temática de la historia de las mentalidades es la amplitud y variedad de las fuentes que el historiador puede utilizar para su estudio. métodos o fuentes. sentir. A diferencia de la historia social o económica.  También están utilizando las fuentes propias de la historia cultural: la literatura. Este giro hacia el estudio concreto de la subjetividad humana para la comprensión de la sociedad se puede ver beneficiado por los éxitos alcanzados previamente por la historia de las mentalidades:  El reconocimiento generalizado de la necesidad de investigar los modos de pensar. la filosofía. ya que solo así la historia de las mentalidades puede contribuir a la explicación de la actividad humana en la historia. Además. desde su interior. el distanciamiento de la historia social y su preferencia por la historia de larga duración o la historia inmóvil.