“EL LEMA COMPROMISO 2016”

“Cuando llegó el mes séptimo, y estando los hijos de Israel ya establecidos
en las ciudades, se juntó el pueblo como un solo hombre en Jerusalén”
Esdras 3:1.

Introducción

El libro de Esdras fue escrito entre los años 460 al 440 a.C. (la tradición
dice que fue el mismo Esdras quien lo escribió) relata el periodo llamado
post exìlico (año 586 a.C.) cuando Zorobabel guía a sus hermanos para
regresar a tierra santa, es un relato de esperanza y restauración, los judíos
vuelven con gran fe a tierra santa para reconstruir el altar y para luego
iniciar la reconstrucción de la ciudad y especialmente la restauración del
templo.

“Un lema es una frase que expresa una motivación, un ideal que expresa la
conducta de una persona, un grupo o una organización que puede darse en
cualquier idioma”

Significado de Compromiso: “responsabilidad u obligación que se
contrae, acuerdo, palabra dada”.

Griego EXOMOLOGEO “estar totalmente de acuerdo, dar su palabra,
casarse, identificarse, obligarse”.

Pasado siete meses de haberse establecido en la tierra santa todos los judíos
que regresaron se juntaron “como un solo hombre” en la ciudad de
Jerusalén para comenzar el gran trabajo de la obra, todos estaban unidos y
mentalizados en un solo objetivo, trabajar unidos para la reconstrucción del
templo. La obra era UNA y los trabajadores estaban COMO UN SOLO
HOMBRE, todos sin excepción estaban totalmente comprometidos con el
objetivo a alcanzar; varones, ancianos, mujeres, líderes estaban
comprometidos con la obra y por ello, en tan corto tiempo, lograron su
objetivo pese a todos los obstáculos que les pusieron los grandes enemigos
de la obra.

En ese pueblo no había judíos “solitarios”, individualistas, disidentes,
“iluminados”, gente que “acarreara agua para su propio molino” llevados
de su idea, y que “arrancaran con colores propios”, ¡No! En ellos había
compromiso, responsabilidad, decisión, unidad, servicio, “amor a la
camiseta”, ellos no solo estaban comprometidos con Dios, sino también
con su obra.

Cristianos No comprometidos

Un gran fenómeno casi universal que se da hoy es la existencia de miles y
miles de hermanos que dicen tener una sana relación con Dios, obedecerlo
solo a él y amarlo entrañablemente, pero esos “peculiares creyentes” no
tienen iglesia, ni pastor, ni compromiso alguno con la obra de Dios, nuestra
vida cristiana debe ser vertical (con Dios) pero también horizontal (con los
demás). Puede que sea cierto que un cristiano que no apoya la obra, no
diezma, no trabaja, no suda por la obra de Cristo, viva al mismo tiempo una
vida santa, pura y consagrada, pero eso indudablemente, no lo hace un buen
cristiano, podríamos decir de él; “es una santo flojo”

Cristianos comprometidos

Jesús es el más grande ejemplo de servicio y compromiso como el mismo
lo dice; “Como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para
servir, y para dar su vida en rescate por muchos” Mateo 20:28, pero servir
a Dios, es también servir a los demás Hebreos 6:1 Gálatas 5:13, no existe
forma alguna de servir a Dios sino se sirve en su obra. Debemos servir con
alegría y gozo, no con indiferencia y mucho menos con “la cara larga”
Hechos 20:19, Romanos 12:11.

Jesús habló de la importancia del servicio y compromiso con la obra
cuando señaló; “Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los
obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su
mies” Lucas 10:2. Dios hoy, está llamando obreros a su viña, no capataces,
gente servicial, no jefes de obra, al jefe ya lo tenemos, él es Jesús, lo que
necesitamos son obreros y no gerentes. Muchos cristianos oran, ayunan,
danzan, saltan, hablan lenguas, leen la biblia, ven “visiones” etc. pero
nunca jamás sirven. Miles de cristianos que asisten a la congregación por
años no hacen nada en favor de la obra, no son útiles en Dios, son
inservibles, son “el apéndice del cuerpo de Cristo” le sacan el cuerpo al
compromiso con la preciosa obra de Dios.

Culminación
Dios no nos premiará en el Tribunal de Cristo por nuestros dones ni
nuestros cargos o liderazgos, Dios nos premiará por nuestro trabajo,
servicio y compromiso con la obra 1°. Corintios 4:5, Apocalipsis 22:12.
Debemos trabajar en la viña del Señor y ser serviciales, antes que se nos
acaben las fuerzas; “Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será
reducida” Proverbios 24:10.