El Análisis Estructural, es una ciencia que se encarga de la elaboración de métodos de cálculo

,
para determinar la resistencia, rigidez, estabilidad, durabilidad y seguridad de las estructuras,
obteniéndose los valores necesarios para un diseño económico y seguro.
Como ciencia, el análisis estructural inició su desarrollo en la primera mitad del siglo XIX, con la
activa construcción de puentes, vías ferroviarias, presas y naves industriales. La inexistencia de métodos
de cálculo de tal tipo de estructuras, no permitió proyectar estructuras ligeras, económicas y seguras.
En el Análisis Estructural clásico, se analizan solamente sistemas de barras. Esto originó en cierto
modo la aparición de nuevos cursos especiales de análisis estructural, donde se analizan otros tipos de
sistemas estructurales. Es así, como surgió el “Análisis Estructural de Barcos”, “Análisis Estructural de
Aviones”, donde se analizan placas y bóvedas y “Análisis Estructural de Cohetes”, que se orienta al
cálculo de bóvedas simétricas. En estos cursos, se utilizan los métodos de la Teoría de Elasticidad, los
cuales son más complejos que los métodos clásicos del Análisis Estructural.
En el Análisis Estructural se resuelven estructuras en el plano y en el espacio. Los problemas
planos se resuelven en dos dimensiones y los espaciales en tres dimensiones. Generalmente, para el
cálculo de estructuras espaciales se tiende a dividir en elementos planos, debido a que su cálculo es
mucho más sencillo, pero no en todos los casos es posible dicha metodología. Esto se debe, a que la
mayoría de los métodos principales y teoremas están enunciados y modelados para estructuras en el
plano. En cambio, para el cálculo de estructuras espaciales, será necesario analizar grandes fórmulas y
ecuaciones, lo que dificulta su metodología, pero en la actualidad, con el uso de la informática, esto es
más sencillo, siendo muy importante la interpretación de los resultados.