Curso: Historia de la lengua en España y América

Profesor: Darío Rojas

Ideologías Lingüísticas en el siglo XIX chileno.
Reformas ortográficas de Andrés Bello y Domingo
Faustino Sarmiento
Claudia Bustos Díaz
Licenciatura en Lengua y Literatura
Universidad Alberto Hurtado
claubustosdiaz@hotmail.com

En el presente trabajo trataremos sobre las ideologías lingüísticas en el siglo XIX
chileno, específicamente en lo que concierne a la etapa posterior a la independencia, es decir,
después de 1810. Nos centraremos más acabadamente en lo que se refiere a las reformas
ortográficas expuestas por Andrés Bello y Domingo Faustino Sarmiento y las discusiones que
crearon en el ambiente intelectual del siglo XIX. La importancia de este trabajo en el marco
del curso es de tener conocimiento del pensamiento sobre el español en una época en que
España se veía como el gran imperio, más bien como opresor que como difusor cultural,
además las reflexiones que hacen de la lengua los intelectuales de la época nos sirve para
comprender la unidad que provoca el idioma en una comunidad y como este puede ser centro
de conflicto por cuestiones que son ajenas a la lengua: políticas, económicas, socioculturales,
etcétera. Para dejar en claro el tema, primero, estableceremos el concepto “Ideologías
lingüísticas” según el texto de Elvira Narvaja de Arnoux y José del Valle, “Las
representaciones ideológicas del lenguaje. Discurso glotopolítico y panhispánico” (2010).
Para seguir luego con un panorama general de la situación político-social del siglo XIX en
Chile y en América en relación a la consciencia del lenguaje e identidad, para este propósito
utilizaremos “Ideas lingüísticas en prólogos de diccionarios diferenciales del español de
Chile. Etapa 1875 – 1928” (2009) de Soledad Chávez Fajardo; además de: “Del español de
España al español de veinte naciones: la integración de América al concepto de lengua
español Guillermo Guiarte” (1991). Y como centro de nuestro ensayo hablaremos sobre las
reformas ortográficas en Chile por los citados Bello y Sarmiento con el apoyo de los textos:

de Martha Guzmán con “Andrés Bello y la norma del español (americano) (2007). veremos a qué se refiere a una lingüística. Aunque pertenecen al ámbito de las ideas y se pueden concebir como marcos cognitivos que ligan coherentemente el lenguaje con un orden extralingüístico. Según estos postulados. la ideología lingüística. política . establecido el concepto de ideología. veremos la definición que hace de ideología Louis Althusser. Domingo Faustino Sarmiento y el castellano culto de Chile” De Alfredo Torrejón. las lenguas. personas que poseen autoridad intelectual. naturalizándolo y normalizándolo. también hay que señalar que se producen y reproducen en el ámbito material de las prácticas lingüísticas y metalingüísticas.“Andrés Bello. Es lo que Woorlard en 1998 dice: que la ideología remite al ámbito de las ideas (creencias) y al de “los proceso que constituyen el significado social de la actividad humana”. las ideologías lingüísticas en un momento determinado establecen formas de hablar en los distintos niveles de la lengua (fonético-fonológico. morfosintáctico) de una comunidad de habla. Ahora bien. de entre las cuales presentan para nosotros interés especial las que exhiben un alto grado de la institucionalización” (6) Así. Según Narvaja y del Valle (2010) esta categoría teórica aparece a finales del siglo XX (4). etc. citado en Narvaja y del Valle (2010): “es un sistema (que posee su lógica y rigor propios) de representaciones (imágenes. el de Laura Villa en su capítulo “La especialización de la norma ortográfica americana: Bello y Sarmiento en Chile” (2010). creencia. los hablantes escogerán una manera según su propia historia. no se normativiza o naturaliza inmediatamente. ideas o conceptos. reproducen o disputan en el orden social (Narvaja y del Valle. 2010: 4). como tal es un: “Sistema de ideas que articulan nociones del lenguaje. sino que incluso pueden existir ideologías en pugna. mitos. Si bien. la ideología sería el cimiento de una civilización. el habla y/o la comunicación con formaciones culturales. pues. sociedad. según los casos) dotados de una existencia y de un papel histórico en el seno de una sociedad dada” (4). Los ideólogos. y el del ya citado de Martha Guazmán (2007) Qué son las ideologías lingüísticas según “Representaciones ideológicas del lenguaje” de Elvira Narvaja de Arnoux y José del Valle (2010) Para comenzar. Según lo que nos dice Del Valle en el mismo texto. los cuales tienen que interpretarse “en el contexto de las múltiples negociaciones que producen. políticas y/o sociales específicas.

como decíamos antes. Como sabemos según nuestros cursos de historia en nuestra infancia y adolescencia. Al depender de instituciones políticas. Así vemos cómo la evolución de una lengua responde a intereses políticos y muchas veces se maneja según el interés de estos. Luego de las independencias de la gran parte de los países de Hispanoamérica. es decir la acción política sobre una lengua. esta se modificará según el uso de la mayoría de los hablantes. que por mucho que la academia o lo estrictamente político legitime una cierta forma de habla. los mismos nativos no lo . diccionarios. Panorama general de la situación político-social del siglo XIX en Chile e Hispanoamérica en relación a la consciencia del lenguaje e identidad. el idioma. etc. Esto lo podremos ver en los apartados posteriores. hubo un afán de regular el lenguaje con las peculiaridades americanas. si bien. así se vuelven legítimas. La ideología de una comunidad. Desde el siglo XVI hasta principio del siglo XIX el imperio español dominó el continente.dentro de una sociedad. las ideologías lingüísticas se normativizan y naturalizan. costumbres. sí se imponía lentamente. religión pero sobre todo. aunque la lengua no tenía muchos hablantes. Así el español pasa a ser la lengua oficial para todo lo que tenga que ver con lo administrativo. la separación de la corona española les hizo reflexionar sobre su propia identidad y cultura. no hay que olvidar. los españoles invadieron América en 1492. por mucho que los intelectuales establezcan por escrito las normas según sus propios pensamientos. precisamente lo que es ahora Hispanoamérica. En este período “hablar bien […] era hablar como en la metrópoli […] (Guiarte: 1991. en el cual impuso sus normas. Si bien. la comunidad seguirá su curso independiente a la academia. es decir. es lo que se llama “glotopolítica”. en torno a principios del siglo XIX (1810) “se produjo una apasionada defensa de los regionalismos” (Guiarte: 1991: 69). abordaremos algo de historia. sobre todo en lo rural y por la primacía de las lenguas indígenas. 69). tratarán de imponer sus posturas en estas en gramáticas. Así nos dice Bourdieu citado en Narvaja y del Valle: “las clases dominantes en la imposición de un orden simbólico realizan una tarea codificadora que implica también la imposición de esquemas de percepción y de evaluación de las formas lingüísticas y de dispositivos normativos tendientes a orientar prácticas y creencias” (2010: 6). a veces responde a intereses políticos y/o institucionales. ortografías. Para comprender mejor el proceso que vivió el español en América y más específicamente en Chile. Sin embargo. lo que se traduce en el lenguaje. Sin embargo.

sí hubo una ideología común a los americanos hispanohablantes y esta es: “[…] la lengua española [como] patrimonio cultural de cada uno de ellos […]” y de esta forma “la cultivan y la defienden […] la hace suya y adoptan una política lingüística frente a ella” (Guiarte. la lealtad lingüística fue paulatinamente transfiriéndose de la norma peninsular a una indefinida norma hispanoamericana y de ésta a una norma nacional asociadas con las hablas de los círculos de las capitales”. En síntesis. Como vimos en el apartado anterior. Ideologías Lingüísticas del siglo XIX en Chile. si bien. 1991: 77). son los que llevan a un ámbito más científico a la lengua. por lo que preferían la variante peninsular inclusive en época independiente. que reconocía la variante americana a cargo de Domingo Faustino Sarmiento.consideraban del todo digno como para la literatura y la cultura. (2009: 541). sino que solamente son distintas. El mismo Domingo Faustino Sarmiento ve en la lengua “los elementos constitutivos de un pueblo […]” (Guiarte. estos. se puede ver que la independencia de la corona española crea ansías del desarrollo de una identidad y cultura propias. la idea de un español con rasgos más americanos y uno de acuerdo a la Academia Española. porque cada una tiene su propia ideología lingüística. que a través de esta se plasma la cosmología de una comunidad. una vez que se afianzó la independencia política. De esta forma. entran en discusión en el periodo postindependentista. (Guiarte: 2010: 72). Las ideas en pugna. es por esto que una misma lengua o variedad no puede repetirse en dos pueblos o naciones. 1991: 82). De esta manera. En lo que concierne a Chile hubo dos posturas ideológicas lingüísticas en pugna: una clasicista. es lo que nos dice Chávez: “El castellano en Hispanoamérica en el siglo XIX. que tanto los que mantienen una visión más conservadora y los más revolucionarios en cuanto al idioma sienten una identidad con respecto al español. Es decir. a ratos no encontraban consenso. Lo que provoca que los rasgos americanos ya no fueran considerados como algo indigno. cuyo máximo expositor fue Andrés Bello y una más revolucionaria. en los primeros decenios de este siglo. sino que era parte de la evolución propia de la lengua. Este cambio de mentalidad que trajo la independencia se vio plasmado en los estudios sobre la variedad del español de América de Rufino José Cuervo. es decir. Además de esto dos intelectuales que representan los dos bloques ideológicos y donde se . los países hispanoamericanos adquirieron la lengua y cultura como algo propio. por lo que ya no habría superioridad de una variante sobre otra.

(Chávez. Como dijimos es el principal expositor del ideal de lengua de carácter clasicista. Andrés Bello. 1989: 544). esto precisamente porque lo que “le interesaba [es] que el castellano tuviera una norma única y que sirviera de lazo de unión a todos los hispanohablantes” (Torrejón. hubo otros quienes abordaron la lengua en el siglo XIX. y condena el uso del voceo. le interesa principalmente para alfabetizar América.centra la discusión. 2007: 275). es decir que piensa en lo que convendría más a América. 1989: 547). es así como el ideal responde también a la idea postindependentista. y en Chile sobre todo. (1989: 544). elevándolos al nivel de los modelos que él tenía en mente”. como dice Torrejón: “lo que Bello se proponía al ofrecer sus lecciones al público hispanoamericano era poner a disposición de estos los medios para que pudieran mejorar sus hábitos lingüísticos. En ambas se pueden ver el interés y la preocupación que tiene el intelectual por enfocar el lenguaje hacia la norma peninsular. Su pensamiento se plasma en sus obras: Gramática de la lengua castellana destinado al uso de los americanos y en Principios de ortología y métrica de la lengua castellana. Además de establecer estas corrupciones. . así se demuestra su fin educador: “su labor reformadora. por la erradicación del seseo. también habla sobre el ideal y a simplificación que debe ocurrir en el lenguaje. estos son los creadores de diccionarios diferenciales de autor. es decir. cuyas propuestas sobre este y cómo enseñarlo ya se podían ver a partir de 1823. e) por el sonido /s/. El tema del lenguaje. publicado en 1893. Así vemos cómo los intelectuales de la época tienen en claro que hay que plasmar el habla en un registro escrito para así normativizarlo y normalizarlo. del sacerdote salesiano Camilo Ortúzar Montt. c ante i. período que se inicia en 1875. se transforma en un ser con autoridad en el mundo académico al ser rector de la Universidad de Chile. en palabras del mismo Bello: “[…] no sólo se peca contra el buen uso usando vos en lugar de tu sino lo que aún es todavía más grave y vulgar) concertándole la segunda persona de singular de los verbos”. el reemplazo del sonido /θ/ (z. abogado y escritor Zorobable Rodríguez y el Diccionario manual de locuciones viciosas y de correcciones de lenguaje. 2007: 272 – 73). 2009: 50). (Torrejón. (Guzmán. son los siguientes: él aboga por la diferenciación entre los sonidos /b/ y /v/. con la publicación del Diccionario de chilenismos del político. quien se instala en Chile en el siglo XIX y en su vida política y social. intelectual venezolano. Los vicios que Andrés Bello encuentra en América. prescriptiva y normativizadora de nuestra lengua abarca desde la ortografía hasta la sintaxis y aspira a llegar a hablantes de los más diversos niveles educacionales y sociales y de diferentes edades” (Guzmán. para este propósito deberá simplificar y hacer más lógico el lenguaje.

1989: 275). ya que. rechazaba que los grupos selectos se apropiaran de la autoridad sobre el uso del lenguaje. Sarmiento creía en la democracia de la lengua. 2010: 195). al contrario que el venezolano. 1989: 545). Bello cree en un habla para los americanos y que este evolucione según las leyes del mismo. el 17 de octubre de 1843 (Villa. el argentino creía que el uso a legitimar debía surgir de la mayoría de la comunidad. esto muy bien se aprecia en la misma cita de Bello en 1823. quien respetaba mucho a Andrés Bello. quien con la influencia del romanticismo europeo aboga por lo propio. podemos ver el afán lógico y educativo de Bello. se había creado como cualquier idioma o variedad existente (Torrejón. Este intelectual. leído ante la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Chile. Si bien. muchos teóricos creían que sucedería una suerte de Torre de Babel. en este caso la nobleza y los que pueden tener acceso a la educación son serían los que podrían decidir sobre el uso de la lengua y de las leyes (1989: 547). así “tanto en lo político como en lo referente al lenguaje negaba la validez al consenso mayoritario” (Torrejón. así ambas tendrán la misma grafía para un solo sonido. En la otra vereda se encuentra el argentino Domingo Faustino Sarmiento. 1989: 548). ya que la conjunción <y> se simplifica con el sonido /i/ de la vocal. que la gente educada. Memoria sobre ortografía americana. Es así como su ideología lingüística está en favor de la comunicación del continente y evitar su fragmentación. Sin embargo. creía en lo que la variedad americana era tan válida como la peninsular. Así dice en boca de Amunátegui: “Yo no abogaré jamás por un purismo exagerado que condena todo lo nuevo en materia de idioma” (Torrejón. lo nacional es desmedro del opresor que fue la corona española. citado en Torrejón dice que la posición de Bello es “aristocratizante”. No obstante y como adelantábamos antes. 2007: 276). “Bello afirma en su prólogo que sus fines son la conservación de la lengua en su posible pureza. o lo que pasó con el latín y las lenguas romances. Es por eso que según Torrejón. que cada nación tomaría su variante y la haría evolucionar a su antojo terminando así con la unidad lingüística del Hispanoamérica. 1989: 549). Además. i cada letra corresponda con la misma invariabilidad un sonido” (Torrejón.este es: “[…] a cada sonido elemental corresponda invariablemente una letra. Pinilla. es decir.. expone la ideología de . con lo que intentaba además de garantizar la unidad del idioma como medio providencial de comunicación y un vínculo de fraternidad entre las varias naciones de origen español derramadas sobre los continentes” (Guzmán. mientras que para Bello era más bien perteneciente a una élite. ya que. a pesar de este elitismo lingüístico. es decir.

la <h> para /h/. el 25 de abril de 1848 – el mismo día que la reina Isabel II firma la real orden que oficializa en España la . su educación. con fines educativos y académicos. a pesar de todo. la cual reproduce el sonido /θ/. Se ha perdido desde Méjico hasta Chile. en lugar de condenar el seseo. El mismo Sarmiento dice: “¿Hai sonido z en el idioma hablado en América? No. el 3 de enero la comisión encargada de evaluar la “Memoria” leyó un informe que “señala los inconvenientes de tomar la pronunciación como criterio ortográfico. cualquiera que sea la sección a que pertenezcan. que si vemos no difiera de la de Bello. 2010: 195). se puede apreciar del ideal lingüístico que alude el intelectual. i esto señores. De esta forma se cumpliría el ideal lingüístico de una grafía para un sonido. absolutamente no. cualquiera que sea su clase.Sarmiento. la <v> para /v/. y sustituye <x> por <gs> o >cs> y la <y> para sonido consonántico (Villa. lo adopta como un rasgo característico del español de América y Chile. la ideología que primó fue la de Andrés Bello. Así nos dice Villa: “se presenta [la reforma ortográfica] como un bien nacional que contribuiría al fomento de la instrucción pública en Chile. ni en América. pero en este caso sería exclusivamente para Hispanoamérica. Todos los americanos. ya que. no obstante. sino que esto ya debería estar a cargo de los propios americanos. Así. defiende como norma el uso común y constante y rechaza en conjunto la reforma proyectada”. acá el argentino. En su misma cita. sus luces. la reforma de Sarmiento representa. por lo que propone eliminar la letra <z>. Sarmiento nos dice a este respecto: “la Academia de la lengua castellana no es para nosotros autoridad. así como a la gloria de la nación chilena y a la emancipación lingüística con respecto a España” (2010: 199). En efecto. Si bien. 201: 200). A partir del dictamen de la comisión. para siempre jamás. sino que su visión aboga sobre una América con identidad propia que se manifiesta en el uso del lenguaje. 2010: 196). Así vemos que para el intelectual la RAE no tiene ninguna función educadora en Chile. la Facultad de Filosofía y Humanidades aprueba. pronuncian s en lugar de z” (Villa. la independencia los había separado de las visiones de mundo de la corona española. La reforma ortográfica de Sarmiento tiene como función mostrar la emancipación del imperio español y construir un ideario chileno y. porque sus miembros no son escritores. esto es: la simplificación de la ortografía castellana. como Andrés Bello. i porque sus nombres son desconocidos en el mundo literario” (Villa. no sólo una simplificación y un ideal de lengua más o menos común a todos los estudiosos de esta. Sarmiento no se quedó de brazos cruzados y comenzó un debate en los periódicos de la época hasta finales de 1843. a la civilización de los ciudadanos americanos.

Así nos dice Chávez: “Desde una perspectiva glotopolítica. también hay coincidencias en lo que promulgaba Sarmiento (Villa. como estos elementos lingüísticos poseen la función estandarizadora de la lengua. ortografía académica – una reforma ortográfica que. La Universidad de Chile aprueba el sistema ortográfico defendido por la Facultad que. entre otros factores. Conclusión La revisión bibliográfica de las ideologías lingüísticas en el siglo XIX nos da una mayor perspectiva en cuanto a la consciencia lingüística que se ha tenido durante los años de nuestro español. se convierte en ortografía nacional” (Villa. sin embargo. los diccionarios monolingües deferenciales. que se oponen a otras lenguas y variantes. que los postulados de Andrés Bello hayan primado sobre los de Sarmiento y que hoy en Hispanoamérica el seseo. 2010: 208-9) Es así como la ortografía de Bello es la ganadora. (2011: 64). es que se pudo dar comienzo a la gramaticalización y a la confección de los Estados Modernos de América Latina (Chávez. el yeísmo y los vicios que consideraba el venezolano ya son parte de la comunidad de habla en Chile y gran parte de América Latina. Es decir. 2011). Dentro de los trabajos lexicográficos de autor. podemos sacar en limpio que las diferencias que pueden existir entre un ideal de lengua sobre otro van de la mano de intereses políticos. podemos ver. sigue las propuestas de las “Indicaciones” de Bello y García el Río. serán el recipiente de las ideologías lingüísticas que imperarán. como podemos comprobar actualmente. como decíamos en la introducción del apartado. el ideal supremo y clásico de la lengua. que los diccionarios. comerciales. que tanto Bello como Sarmiento estaban de acuerdo: la simplificación de la ortografía (una grafía para un sonido) no haya sido un éxito y usemos formas que no poseen rasgos fónicos diferenciadores. el ideal de una grafía para un sonido no ha llegado aún a la norma culta del español de Chile. No obstante. Es así. institucionales. Así. estas herramientas lingüísticas – los diccionarios – reflejan construcciones de identidades nacionales en relación con las prácticas sobre el lenguaje: qué se presenta. por disposición gubernativa. El hecho de imponer una forma en una comunidad es una forma de cambiar la visión de los . en esencia y aunque no se hace explícito. 2010). etc. a la creación de las academias de la lengua en Chile. es decir. gracias a los diccionarios. No deja de ser curioso. Además. A pesar de esto. qué formará parte del lemario o cómo se define la diferencialidad. el voceo.

(2007) “Andrés Bello y la norma del español (americano)” Narvaja de Arnoux.cl/scielo. (2011) “Ideas lingüísticas en prólogos de diccionarios diferenciales del español de Chile.ciudadanos en beneficio o desmedro de alguna otra ideología. E. pero compartían otras: la dicha simplificación y el afán de educar ciudadanos.php?script=sci_pdf&pid=S0718- 93032010000200003&lng=es&nrm=iso&tlng=es Guzmán. Etapa 1875 – 1928”. L. (2010) “La oficialización de la norma ortográfica americana: Bello y Sarmiento en Chile (191 – 219) en Estandarización lingüística y construcción nacional: la norma española y la norma americana (1823 .pdf Torrejón. Discurso glotopolítico y panhispánico” en http://www.scielo. cuyo elitismo no dejaba opción para que entraran voces de otros lugares. las dos reformas ortográficas estudiadas.cervantes. Así. A. M. además de que ambas siempre están pensando en el prosperar y hacer mejor la lengua en el Chile del siglo XIX. S. y José del Valle (2010). tenían ideas muy diferentes. Referencias bibliográficas Chávez. Domingo Faustino Sarmiento y el castellano culto en Chile” Cervantes Virtual en http://cvc.cuny.1857).pdf Villa. (1989) “Andrés Bello. . pudieran haber sido necesarias. En http://www.es/lengua/thesaurus/pdf/44/TH_44_003_022_0.gc. bien lo comprobamos con Sarmiento al manifestar su repudio con la academia española por ser el opresor. o en Bello. “Las representaciones del lenguaje.edu/CUNY_GC/media/365-Images/Arnoux- Del-Valle-SiC-2010-intro. que quizá.