TOBOSO

La materia no existe

1993-
2013
¥¥ALBERTO CHIMAL

que como categoría (ya élites literarias) suelen desdeñar se sabe) da dolores de cabeza a los talleres incluso si se formaron muchas personas por su inutilidad en alguno de ellos. puede quedar lo menos. fui al local donde daba la sesión pequeñísimo grupo de los aspirantes semanal de mi taller de narrativa: a escritor. sea por altas LUNAR. Mi taller. pero no El oficio pertenece a la porción sabemos quién es. pero o más deseable el aura romántica . creativa” de modo magistral. el local cerrará por Nunca se habla de los centenares tiempo indefinido. 8 1/2” X 11” la educación o tal vez en el de la ventas o por tener el aprecio de las cultura. en el de prestigio como tales. Al llegar. que puede tener del sector está en algún punto semejante enseñanza. y dentro consecuencias. tampoco ese que tiene que ver con las sabemos todos los usos. La de sus continuadores. la tradición de los más bajos de la rarísima “República talleres. inadecuada después fueron famosos. si no me y habilidades pedagógicas pero equivoco. Y del mismo modo. una disciplina que exige Entonces me pareció significativo una serie amplia de conocimientos porque el jueves pasado. y comentar los trabajos de otros. Los escritores impreciso que no se deja situar: profesionales (o los que. está de las Letras” mexicana— muy mal documentada en este país: desprecian la idea misma del taller la figura de Juan José Arreola. como Daniel Sada o Rafael integrantes. y de hecho uno —casi siempre menos afortunados. por según quien mire. como suele decirse. se acababa dedican principalmente a enseñar también. dedicados a subsistir en estratos Para colmo. como la de un gran iniciador. que apartaban confirmaron una noticia que ya me un poco del tiempo que podrían habían anticipado días antes: por haber empleado en escribir para leer causas ajenas. a escribir. el célebres (y son invisibles más allá del 21. a su voluntad. Por pura estadística debe haber en México un John Gardner: *** alguien sin lustre como autor pero Los talleres literarios son una capaz de enseñar la “escritura actividad extraña en México. al o tal vez miles de personas que se menos de momento. llegan a tener cierto en el terreno del ocio. rancio y equívoco. A la vez. los dueños me Ramírez Heredia. TINTA SOBRE PAPEL. Los más tarde del jueves anterior. igual que el mismo un grupo abierto que fluctuaba Arreola) son escritores de mucho entre los ocho y los quince prestigio. ni las mercancías intangibles. a cuyo por considerar castrante cualquier taller acudieron muchos autores que juicio sobre su trabajo. literarios. TOBOSO T ermino esta nota el no hay mucha conciencia ni aprecio domingo 24 de marzo. 2009. cumplí veinte años de dar no necesariamente grandes logros talleres. pues de este aparente y su dificultad clarísima: modo su talento individual se porque no les parece más que un destaca más. se percibe o indigna cualquier opinión ajena. que es larga y diversa. más enrarecida del sector servicios. otros colegas símbolo de estatus.

o del antepasado— que todavía tiene la escritura en solitario (“Aprende de la vida”. Dar ser autores famosos. luego del aviso durante algunos años en el vez a leer. de ellos se hubiera conformado con un artista. mismo. capítulos de novela. De buen taller. de haber descubierto (no y de la última sesión normal de Instituto Nacional de Bellas Artes) siempre a la primera) cómo lidiar al mi taller. de nuestros procesos y yo. o es mediocre la mayoría de las a esa discusión algún día. como en ocasiones anteriores. no sólo carece de una dignidad que merecería como ayuda para la formación de sus escritores. dejar constancia de un literarios: que en su antiguo descubrimiento mío. 2010. con cargo al erario. clasista. hubiera hecho personas que practica cualquier salón donde discutimos cuentos y más alharaca respecto de cumplir actividad humana. Ninguno habitan el ego y la inseguridad de sede. taller. como pensamiento: espero agregar algo una persona más expansiva. con todo talleres no es la mejor manera de Algo más de lo que nunca se lo profundo y lo indecible que puede “progresar” en una cultura literaria habla es de los descubrimientos que implicar idea semejante. y por lo tanto leer en un curiosa sensación (descubrimientos quienes la practican lleguen o no a taller es (puede llegar a ser) leerse aparte) de inmovilidad. mercados literarios. “Escribe con el corazón” y otros lugares comunes). escribir algo como este artículo. En un país en el que el medio literario se ha subordinado al poder durante mucho tiempo. Pero aquí puedo. aun al margen de los estamentos o la lectura atenta de los propios por un tiempo o definitivamente. Me refiero al hecho que pero hablamos también de cerrarlo. es una actividad textos es la de nuestro propio Ella pensaba en los muchos años comunal que tiene sentido por sí pensamiento. mi esposa me recogió le tocó ver a más de un autor o mismo tiempo con las dificultades en su auto. TINTA SOBRE PAPEL. veinte años dando talleres al menos. . con atención a uno mismo. 3” X 5” literarios con miras a su revisión y mejoramiento. TOBOSO —bohemia del siglo pasado. luego de dos *** trabajo (ella fue funcionaria décadas de haber aprendido otra El jueves pasado. obsesionada pueden darse en un ambiente de han escrito de la conexión entre el con las apariencias. sino que tampoco tiene el reconocimiento de su segunda virtud: del hecho de que. en los de las relaciones humanas donde Probablemente buscaremos otra aniversarios de sus clases. desde el más arrogante. Fuimos a casa y en tallerista pedir homenajes para sí del texto y con esa parcela peligrosa el camino discutimos qué hacer. con algo de amargura. en una misma y con independencia de que mentales. y en el que los contrapesos que existen en otros lugares —señaladamente el mercado editorial— no tienen la fuerza suficiente para que los escritores en general puedan independizarse del poder. por supuesto: proceso creativo y lo profundo del Mi esposa me dice ahora que la mayoría son mediocres. Otros microscópica. el taller literario: el grupo que se reúne a trabajar con textos SIN TÍTULO.