You are on page 1of 167

27-S.

CATALUÑA
DECIDE SU FUTURO
2 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

27-S. CATALUÑA
DECIDE SU FUTURO

Un estudio prospectivo sobre el proceso soberanista
en Cataluña, a cargo de Ricardo Romero de Tejada
Collado, con la colaboración de Joan S. Alós y de
Fernando González Dörner

Septiembre de 2015
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 3

1. INTRODUCCIÓN 6

2. ESTUDIO PROSPECTIVO SOBRE LA CUESTIÓN CATALANA 7

2.1 Breves notas metodológicas del Estudio Prospectivo
sobre la cuestión catalana 7

2.2 Consideraciones iniciales 10

Elecciones autonóm icas de 2012 10

Consulta 9-N 11

Encuesta CEO Noviem bre de 2013 11

Algunas conclusiones 13

Fechas y noticias 18

2.3 Posicionamientos personales 28

Perm iso para decidir 28

Voto en un referéndum /consulta de independencia
con una pregunta 30

La Consulta soberanista de las dos preguntas 34

¿Hay m odelos aceptables con m ayor autogobierno
para Cataluña? 37

Otra vez, según el color del cristal con que se m ira.
La Prohibición del 9-N 43

2.4 Probabilidades sobre referéndums y consultas 43

¿Un Referéndum sobre la Independencia autorizado
por España? 43

¿Una Consulta sobre la Independencia basada en
la legislación catalana? 44

Ya tenem os dos preguntas y una fecha: 9 de noviem bre
de 2014 44

¿Y quién hubiera ganado si...? 47

 
4 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

2.5 Probabilidades sobre elecciones plebiscitarias 47

¿Habrá Elecciones Plebiscitarias? 48

Pronósticos para las Plebiscitarias 49

Profundicem os: ¿Cuál será la m ayoría en el Parlam ento
del 27-S? 53

2.6 Probabilidad de acciones contra la Autonomía antes de 2015 55

2.7 A la espera de propuestas del Gobierno de España 56

2.8 Acuerdos, conflictos y eventuales soluciones de Autogobierno

Acuerdos 57

Conflictos y soluciones 59

Alternativas de Autogobierno dentro de España 62

¿Autogobierno "Confederal" para Cataluña? 63

¿Federalism o asim étrico? 65

¿Federalism o? 67

Resum en: Escenarios y Probabilidades 69

2.9 Probabilidades acerca de la Independencia 69

Declaración Unilateral de Independencia 70

¿Grandes M ovilizaciones a favor y en contra de la
Independencia? 71

La adm isión de Cataluña en la Unión Europea 73

¿Habrá Independencia? 83

Relación entre la Declaración Unilateral de
Independencia y la Independencia 87

2.10 Los sentimientos y las valoraciones 89

Sentim ientos de los catalanes 90

Los sentim ientos en el resto de España 93

Lo positivo y lo negativo de la Independencia catalana 96
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 5

Pequeñas historias. Relatos con licencia (literaria).
Por Joan S. Alós 105

Diálogo al paso. Una creación literaria de Joan S. Alós 116

2.11 Referéndum en Escocia 120

2.12 A modo de resumen y conclusiones 120

3. ESCENARIOS PROBABLES, ENCUESTAS, ESTIMACIONES
ELECTORALES Y EL DÍA DESPUÉS 128

3.1 Pensando en el ahora más inmediato: introducción a
los escenarios más probables 128

El futuro no está escrito 128

¿Habrá Elecciones el 27S? 128

Si ganan las listas independentistas, negociación 134

El futuro no está escrito, pero las Elecciones
del 27-S serán plebiscitarias 137

El escenario de la derrota independentista 139

3.2 La Gran Coalición en el horizonte 142

3.3 Las Encuestas Electorales publicadas antes del 1 de
septiembre y Estimaciones electorales 144

3.4 Actualización de las Encuestas Electorales publicadas.
Estimaciones actualizadas. 154

El contenido de este apartado está previsto publicarlo el 14/15 de septiembre.

3.5 Última actualización antes del 27-S 154

El contenido de este apartado está previsto publicarlo el 22/23 de septiembre.

3.6. Empieza el "Día después". Análisis de los resultados
electorales. Los Escenarios de futuro 154

El contenido de este apartado está previsto publicarlo después del 5 de octubre.

ANEXO. METODOLOGÍA DEL ESTUDIO PROSPECTIVO 155

 
6 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

1. INTRODUCCIÓN

Este documento reúne conclusiones obtenidas a partir de tres tipos de materiales
distintos pero complementarios. El primer material, generatriz de este trabajo, es
un Estudio Socio-Político Prospectivo realizado por el autor a lo largo de un año,
entre el otoño del 2013 y 2014, y en cuyo análisis ha colaborado Joan S. Alós,
prestigioso investigador social y de mercados, tarea a la que ha dedicado más de 40
años de actividad profesional. El segundo tiene que ver con las entrevistas
realizadas a más de veinte corresponsales de prensa extranjera residentes en
Madrid y Barcelona, con la colaboración del periodista Fernando G. Dörner. El
tercero es fruto de la reflexión y la evaluación de probabilidades sobre los
acontecimientos que guardan relación con el proceso soberanista catalán, tomando
en consideración entre otras fuentes el Estudio Prospectivo mencionado, la
convocatoria de las Elecciones Plebiscitarias del 27 de septiembre de 2015 y el
futuro inmediato. Como que el objetivo es publicar este libro a principios de
septiembre, tres o cuatro semanas antes del 27S, nos proponemos también
actualizar, durante ese periodo, la información sobre las encuestas electorales que
se vayan publicando y nuestros propios pronósticos electorales. Después de los
comicios, incluiremos un análisis sobre sus resultados y una valoración sobre sus
previsibles consecuencias.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 7

2. ESTUDIO PROSPECTIVO SOBRE LA CUESTIÓN CATALANA

2.1 Breves notas metodológicas del Estudio Prospectivo sobre la cuestión
catalana

Se trata de un Estudio prospectivo experimental (no conocemos antecedentes
similares en la literatura científica y profesional) realizado con una metodología
híbrida, mediante la combinación de los métodos prospectivos del tipo Delphi y las
encuestas convencionales dirigidas a población general, diseñada con la intención
de optimizar las prestaciones y ventajas de unos y de otras, minimizando sus
respectivas limitaciones. Las entrevistas se gestionaron a través de Internet.

Se construyó un Panel de personas mayores de 14 años contactados a través de un
número reducido de Corresponsales conocidos por el coordinador de la
investigación, con dos submuestras: una de residentes en la Comunidad Autónoma
de Cataluña y otra de residentes en el "resto de España". El tamaño muestral inicial
(entrevistados en la primera ola) ha sido de 203 personas (90 en Cataluña y 113 en
el resto de España). La duración del Trabajo de Campo ha sido de 13 meses y se han
hecho cuatro lanzamientos (uno por trimestre) dirigidos siempre a las mismas
personas y empleando cuestionarios con unos contenidos fijos y otros variables
para adaptarse a los cambios circunstanciales y a los objetivos del conjunto del
trabajo. En Cataluña la tasa de colaboración en la última ola respecto de la primera
fue del 74% y la del resto de España del 66%. En cualquier caso, se trata de
coeficientes de fidelidad muy elevados, especialmente si tomamos como referencia
la segunda ola (97% y 90%, respectivamente).

La primera ola empezó el 14 de octubre y terminó el 22 de noviembre de 2013. La
segunda ola se llevó a cabo entre febrero y marzo de 2014. La tercera fase comenzó

 
8 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

a mitad de junio y concluyó a principios de agosto del mismo año. Y, finalmente, la
cuarta se inició el 25 de septiembre y se cerró el 31 de octubre de 2014.

Los cuestionarios eran anónimos, separándose las bases de datos con las
respuestas obtenidas y las direcciones electrónicas utilizadas para los envíos y la
recepción de los cuestionarios. Las muestras fueron configuradas teniendo en
cuenta su necesaria representatividad según las variables relevantes para la
naturaleza y el objeto de la investigación y se utilizaron métodos estadísticos de
ponderación habituales.

En este estudio, al igual que los estudios Delphi, el objetivo ha sido prospectivo. No
obstante, en nuestro caso, existe un fuerte componente "proyectivo" dada la
inevitable "implicación" ideológica, identitaria y sentimental de los respondientes
con el objeto en estudio. Se ha utilizado un cuestionario en el que los participantes
han facilitado sus opiniones expresando, entre otras cosas, la probabilidad de que
sucedan, o no, una serie de acontecimientos. Este procedimiento exige a los
colaboradores una excelente disposición para contestar cuestionarios
relativamente complejos y que no se responden en unos pocos minutos. En lo
fundamental el método Delphi busca el "consenso" entre los expertos. Para
alcanzarlo, los participantes después de responder al primer cuestionario reciben
información sobre las respuestas del conjunto de consultados y se les propone que,
a la luz de estos datos, pueden actualizar/rectificar sus pronósticos y estimaciones.
Y así, hasta alcanzar un consenso final. La metodología experimental aquí
empleada, por el contrario, no ha buscado el "consenso" y no ha informado hasta el
final de los resultados del estudio. De este modo, los participantes han facilitado a
lo largo de un año sus opiniones y pronósticos sin condicionarse por las opiniones
de los restantes colaboradores, lo que ha permitido indagar diacrónicamente en los
procesos de cambio y de no-cambio y sus consecuencias.

Finalmente y a propósito de la naturaleza híbrida de la metodología diseñada para
la ocasión, debe señalarse la presencia en los cuestionarios de preguntas abiertas,
de las que hay que destacar que han logrado respuestas de una extensión,
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 9

profundidad y calidad inusuales en las encuestas convencionales; pertenecen más
bien a la tradición de los enfoques sociológicos más cualitativistas (reuniones de
grupo, entrevistas en profundidad, etc.).

Los cuestionarios, invitaciones, cartas, instrucciones y el resto del material
empleado con los colaboradores ha sido elaborado en español y catalán, pudiendo
cada panelista escoger el idioma preferido. La programación del primer
cuestionario y el campo de la primera ola fueron realizados por Target-Empírica.
La programación y el trabajo de campo de las tres últimas olas, así como la
totalidad de la explotación de los datos han sido llevados a cabo por ODEC SA.

El autor de este texto, con la colaboración del periodista Fernando González
Dörner, tiene prevista para finales de 2015, la publicación de otro libro que, entre
otros materiales, incluye veintitrés entrevistas a corresponsales de prensa
extranjera, doce de ellos residentes en Barcelona y otros once en Madrid. Todos
contestaron también un breve cuestionario anónimo probabilizando diferentes
escenarios y acontecimientos relativos a lo que aquí nos ocupa. Por su indudable
interés, hemos incluido el análisis de sus "probabilidades" en los apartados
correspondientes de este texto y sirven de interesante contrapunto de las
opiniones de nuestros panelistas.

Nuestro agradecimiento a todas las personas que con su participación han hecho
posible esta investigación, que por su carácter experimental se publica con sus
inevitables limitaciones y con la intención de que sea valorada en sus justos
términos y de acuerdo con sus aportaciones empíricas y las conclusiones que de
ellas se puedan inferir.

Al final del libro y en un anexo, el lector que lo desee podrá consultar una nota
metodológica más extensa y detallada.

 
10 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

2.2 Consideraciones iniciales

Para contextualizar los datos y las conclusiones del Estudio Prospectivo, nos
pueden ser de alguna utilidad varias cifras procedentes de otras fuentes primarias.
Concretamente, vamos a utilizar tres. Los resultados de la últimas Elecciones
Autonómicas. La Encuesta 733 del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de finales de
2013, la última en el tiempo de la serie de Baròmetres d’Opinió Política realizada
por dicho organismo que incluyó una pregunta sobre la intención de voto en un
Referéndum de Independencia con una sola pregunta (a favor o en contra). Y, los
resultados del 9-N.

En relación a la encuesta del CEO se procedió a tabularla aplicando una
ponderación propia con el objetivo de ajustar la cuota electoral de cada fuerza
política según las elecciones autonómicas de 2012 y el lugar de nacimiento de los
entrevistados según los censos y padrones de población. En el proceso político
actual de Catalunya y en la perspectiva de la convocatoria de las elecciones del 27
de septiembre, conviene valorar lo más certeramente la situación. Demos un
vistazo a los datos de las diferentes fuentes propuestas.

Elecciones autonómicas de 2012

En 2012 las candidaturas partidarias, al menos, del "derecho a decidir" (CiU, ERC,
CUP, SI y ICV-EUiA) sumaron 2.140.317 votos.

Si descontamos ICV-EUiA, las fuerzas más comprometidas con la independencia
(con las reservas de UDC) totalizaron 1.781.460 electores.

La participación electoral fue del 69,6%, la más alta alcanzada en unas
autonómicas. Hubo 1.600.510 abstenciones.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 11

Consulta 9-N

Según fuentes de la Generalitat, votaron el doble SÍ (Estado independiente),
1.897.274 personas. El 80,9% del total de votantes.

Votaron SÍ + NO (Estado, pero NO Independiente), 232.848 personas (10%).

Votaron NO al Estado, 105.245 personas (4,5%).

Participaron casi 2.350.000 personas. El censo estaba abierto para mayores de 16
años, incluyendo inmigrantes que cumplieran ciertas condiciones. Valorando que
los jóvenes de 16 y 17 años que pudieron votar no superan en mucho los 100.000 y
que la proporción de los nacidos en el extranjero que sí tienen derecho al voto se
abstienen en porcentajes importantes, no cabe imaginar que el total de "nuevos
electores" que ejercieron su derecho votando alguna de las alternativas antes
citadas superaran los 150.000, representando a los sumo un 7% del total. Si esta
estimación fuera suficientemente aproximada y el sentido de su voto fuera
semejante al del resto, tendríamos en números redondos y sobre Censo Electoral
convencional:

Votantes del doble SÍ: 1.764.000.

Votantes de SÍ+NO: 216.000.

Votantes del No: 98.000.

Encuesta CEO Noviembre de 2013

Las estimaciones que aquí se proponen tienen en cuenta dos preguntas del
cuestionario. La relación España-Catalunya preferida y la intención de voto en un
referéndum de independencia con una sola pregunta (a favor o en contra). De
acuerdo con nuestros cálculos:

 
12 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

1.913.000 son votantes a favor de la independencia y también preferirían un
Estado Independiente.

107.000 se abstendrían pero preferirían un Estado Independiente.

321.000 votarían SÍ, pero preferirían un Estado federal.

129.000 también votarían SÍ, pero dan otro tipo de respuesta a sus preferencias
de Estado.

Los que votarían NO alcanzan los 1.646.000.

Si los teóricamente "abstencionistas-pero partidarios del Estado Independiente"
realmente votaran, los abstencionistas se quedarían en 1.142.000, lo que
supondría una participación del 78,3%; si se abstuvieran, llegarían a ser
1.249.000 y la participación bajaría al 76,2%.

El núcleo "fuerte" del independentismo estaría representado por el primer
segmento, con 1.913.000 votantes.

Si se amplía esta cifra con los que prefieren que Cataluña sea independiente pero
que se "abstendrían" en un referéndum (107.000), saldrían 2.020.000.

Obtendríamos un máximo de 2.470.000, si añadiéramos los "federalistas" que si
hubiera un referéndum votarían a favor (321.000) y otros votantes también del Sí
pero que señalan otras preferencias de relación con España (129.000).

En consecuencia, las cifras van de un mínimo de 1.913.000 a un máximo de
2.470.000, lo que supone, entre un 36,4% y un 47% del censo (5.258.000). Los
que votarían NO (1.646.000) representarían el 31%.

(Hay que hacer notar que se han publicado encuestas en fechas posteriores y después
del 9N, que dan cifras de votantes del SÍ de entre un 42%-44%, lo que supondría
alrededor de 2.250.000, y entre dos y cuatro puntos más para el NO, equivalente casi
a 2.500.000. Estas cifras implican una participación electoral del 90%, lo que parece
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 13

mucho. También conviene subrayar que estas encuestas son previas a los acuerdos
entre CDC y ERC sobre una lista unitaria).

Algunas conclusiones

En primer lugar, procede recordar que ningún segmento poblacional, político o
socio-demográfico, es absolutamente homogéneo en sus actitudes, opiniones o
comportamientos. Lo que a menudo se imputa como extravagancias u errores de
las encuestas, reflejan tan solo las "contradicciones" de los seres humanos.

En segundo lugar y en nuestra opinión, el acuerdo alcanzado por las fuerzas
soberanistas, que se concretó en una Consulta con una doble pregunta, en
contraste con la que se barajó durante mucho tiempo con una sola (tal como fue
planteado en las encuestas durante 2011-2013), tuvo un efecto complejo en el seno
de la sociedad.

Siempre desde nuestro punto de vista, y dejando aparte las críticas más o menos
"interesadas" de quienes están contra el "proceso", la doble pregunta puso sobre la
mesa una "tercera vía", la del SÍ pero NO. Todo apunta a que esta "oficialización"
desvirtuó (y en cierta medida superó) en la mente del electorado la alternativa
"clara" del "a favor" y "en contra" asumidas hasta entonces tal como se haría en el
referéndum de Escocia, por ejemplo. Como consecuencia de ello, muy
probablemente, partidarios del "a favor de la independencia" se pasaron al SÍ+NO
(solución de compromiso para algunos), mientras partidarios del "en contra"
pudieron transitar hacia el SÍ+NO aceptando la solución federalista, pero en
ningún caso independentista.

Estas observaciones se reflejan en nuestra Encuesta Prospectiva y también en los
resultados del 9-N. En realidad, la encuesta del CEO de finales de 2013 ya permitía
una lectura que anticipaba estos movimientos.

 
14 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Un análisis del sistema de representación política en Cataluña nos ayudará a
comprender la dualidad subyacente en el electorado catalán. El sistema electoral y
de partidos en Catalunya desde 1977 ha mantenido, como es bien sabido, ciertas
características peculiares y diferentes según se tratara de comicios a Cortes o al
Parlament. En unas, dominaba el PSC-PSOE por sus expectativas de alternativa de
poder en Madrid, y en las otras el panorama era bien distinto. Respecto a las
autonómicas queremos destacar que han convivido dos subsistemas (a su vez muy
diferentes entre sí). Un subsistema para los votantes con mayor arraigo en el país y
otro para los de menor arraigo. Los catalanes de al menos segunda generación han
estado votando preferentemente a CiU y ERC, mientras los de primera generación
y los de adopción (inmigrantes de otras CC.AA.) lo han hecho preferentemente por
PSC (aunque con votos de catalanes de "ocho apellidos" también) y PP y C’s, a
partir del nacimiento de este último partido. El PSUC en su día y después ICV, han
sido la rótula de unión entre los dos subsistemas al ser votados por ambos
segmentos poblacionales en proporciones similares. El proceso soberanista, como
se ha ido viendo, ha acentuado la distancia entre ambos subsistemas, dañando
espectacularmente las dimensiones del electorado socialista al ir perdiendo a su
electorado (y a sus dirigentes) más catalanista y más tarde rompiendo la coalición
CiU, entre Unió Democràtica y Convergència Democràtica.

En la actualidad y la encuesta del CEO lo demuestra con claridad, es muy evidente
la fuerte correlación existente entre variables poblacionales y su posicionamiento
ante el debate de la independencia. Nos referimos, al lugar de nacimiento y los
orígenes familiares (son factores que nadie elige) y a la lengua habitual y/o familiar
(cuestión condicionada sobre todo por la anterior variable, pero también, aunque
menos, por otras de distinto carácter). También tiene su influencia una variable
"pragmática", la valoración que se hace del nivel de autonomía alcanzado por
Cataluña, y otra, que entraría en la categoría de variables ideológicas y que pueden
variar lentamente con el tiempo y por circunstancias: nos referimos a la asunción o
no de una "identidad" catalana (más o menos compatible con la española). De
hecho, en Catalunya han evolucionado mucho más y más rápidamente los
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 15

posicionamientos políticos de índole más pragmática (demanda de mayor
autogobierno, relación Cataluña-España...), que los identitarios.

El análisis de los datos de la Encuesta de CEO de finales de 2013 nos permite
subrayar la importancia de cada una de las variables mencionadas en la
composición del electorado. Destaquemos con trazos gruesos:

Lugar de nacimiento y orígenes familiares:

- Poco más de un tercio del censo electoral ha nacido en Catalunya con ambos
padres también catalanes de nacimiento.
- Un 15% ha nacido en el país, con solo uno de los padres en la misma
situación.
- Una cifra similar ha nacido en Cataluña con ambos padres nacidos en otro
lugar.
- un 27% nació en otras CC.AA. y un 5% lo hizo en el extranjero.

La lengua más habitual:

- La proporción de quienes usan más habitualmente el catalán y el castellano
es muy similar, con alguna ventaja para el primero (47% y 43%), lo que
invierte la situación existente hace 10 años, y con un 10% que señala las dos
como igual de habituales.

La identidad:

- Una cuarta parte del censo, hoy, se siente "solo catalán" y el 23% se siente
"más catalán que español". Los dos grupos suman 47%. Los que afirman
compatibilizar indistintamente las dos identidades son un 40%. El total de
"más españoles que catalanes" y "solo españoles" se sitúan en el 11%. En
cifras absolutas, los dos segmentos más "catalanistas" son alrededor de dos
millones y medio de votantes.
- Con respecto a las encuestas de 2005, los cambios identitarios no son
espectaculares, pero no dejan de ser reflejo de un cierto "desenganche"

 
16 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

emocional. En aquellas fechas quienes se sentían "solo catalanes" eran
(13%) la mitad que ahora. La proporción de "más catalanes que españoles"
era la misma que ahora (23%), algo mayor era la de los "compatibilizadores"
(43%) y bastantes más que ahora la suma de los dos más segmentos más
españolistas (17%). Conclusión: ha habido en 10 años un suave
"corrimiento" identitario, mediante desplazamiento del electorado desde
un extremo hacia el otro. El "españolismo" pierde 6 puntos de porcentaje y
el "catalanismo" gana 12. Las pérdidas son para los "centristas" y los NC,
pero no dejan de ser de escasa magnitud.
- Conviene retener que una fracción muy relevante del electorado (el 40%, o
sea, 2.100.000 electores) se ubica en una posición central, posición que
seguramente puede interpretarse en una parte de los casos como una
declaración de "identidad española" conjugada y compatible con la
"vecindad catalana".

Estas variables y las cifras que las cualifican son relevantes por su correlación con
la cuestión soberanista:

- Los naturales del país con ambos padres nacidos aquí prefieren un Estado
independiente en una proporción del 67% y votarían a favor de la
independencia en un 73%. A medida que nos desplazamos hacia los otros
grupos poblacionales estos porcentajes van disminuyendo hasta llegar a los
nacidos en otras Comunidades que se manifiestan del mismo modo tan solo
en un 9% y un 16% de los casos, respectivamente.
- Los catalanohablantes habituales prefieren el Estado independiente en un
67% y votarían la independencia en el 73%. Los castellanohablantes
habituales se expresan así en un 13% y 17% respectivamente.
- En lo que se refiere a la variable identitaria hay que destacar que entre los
"solo catalanes" coincide el porcentaje de los partidarios del Estado
independiente y el de los que votarían la independencia (siempre el 94%).
En el escalón siguiente, "más catalanes" que españoles", las cosas se matizan
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 17

y mucho: el estado independiente es la opción preferida de solo el 54%,
aunque llegarían al 75% los que la respaldarían en un referéndum. Este gap
procede de los federalistas (31% y casi 400.000 personas) existentes en este
segmento; muchos de ellos seguramente piensan en una suerte de
confederalismo más que en el federalismo.
- Entre quienes se colocan en el teórico punto de encuentro entre
españolismo y catalanismo identitarios (dos millones largos de electores),
hay una mayoría relativa del 43% que ya les va bien el formato institucional
y el nivel autonómico existentes. También hay federalistas que desean más
autogobierno (un tercio). Pero el apoyo a la independencia se queda entre
un 7% y un 11% según se trate de un indicador u otro.
- Es necesario, sin embargo, subrayar que los votantes de matriz cultural
castellana condiciona el resultado del debate. Aportan entre 300.000 y
500.000 electores dispuestos a apoyar la independencia y votarla, unos más
decididos y otros menos. Tampoco son pocos los inmigrantes de origen
extranjero (en el Censo electoral pueden haber casi 300.000, la mayoría de
lengua castellana) susceptibles de comprometerse con la independencia:
alrededor de 100.000. No obstante, la mayoría probablemente se
mantendrá al margen de los procesos electorales.

La edad:

El distinto posicionamiento de los diferentes grupos de edad responde en una
medida decisiva al fenómeno de la inmigración y su evolución en las pasadas
décadas. Así podemos destacar el fuerte contraste entre los más jóvenes (18 a 34
años) y los de mayor edad (65 y más). Los unos son nietos de los otros, pero...

- Entre los mayores, los inmigrantes de otras Comunidades llegan a ser casi la
mitad (45%). En los más jóvenes esta procedencia no supera el 5%, En el
primer grupo, los nacidos en Cataluña de matrimonios mixtos solo son un
10%, cuando en el segmento joven son un 24%. También entre los mayores

 
18 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

son menos los catalanes hijos de matrimonios catalanes (34%) que entre los
jóvenes (45%).
- Entremedias, los otros segmentos reflejan el proceso migratorio vivido en
cada momento. Ahora todo apunta a una disminución progresiva del
componente inmigratorio de otras comunidades en el censo electoral que
seguramente se compensará con el ascenso de los extranjeros que irán
obteniendo la nacionalidad.

En definitiva y como consecuencia de los cambios habidos en la composición
inmigratoria del electorado más joven respecto a los de mayor edad (y no tanto por
la política educativa y la inmersión lingüística), los más jóvenes prefieren el Estado
independiente en una proporción del 44% frente al 33% de los mayores y una
media general del 39%; y apoyarían con su voto la independencia en un 50% frente
al 37% de los mayores y una media del 45%. Sobre los efectos (limitados) de la
política educativa y la inmersión lingüística, puede decirse que los más jóvenes son
los que tienen una proporción menor de "solo catalanes" (21%) cuando la media es
del 25%, ni dan ventaja al catalán como lengua más habitual. Y, sin embargo, son
los más independentistas. ¿Cómo se explica esta aparente contradicción?. Porque
están mucho menos por las "terceras vías" que los otros grupos de edad. O son o no
son...

Fechas y noticias

Los poco más de 12 meses durante los que se ha desarrollado la Encuesta
Prospectiva han estado plagados de hechos y noticias que, intencionadamente o no,
han podido alterar la forma de sentir de unos y otros. Demos pues un repaso a estas
fechas e informaciones para situarnos debidamente en contexto.

El punto de arranque es la Diada del 11 de septiembre de 2013 con la cadena
humana que abarcaba toda la costa catalana, unos 400 kilómetros. Las portadas de
los periódicos reconocían la exhibición del independentismo catalán, aunque
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 19

diferían en el número de participantes -en todo caso el millón parecía asegurado- y
en si la fuerza impulsora era de arriba abajo o de abajo arriba. La exigencia era
convocar un referéndum que despejará cual era la voluntad del pueblo catalán.

La primera ola del estudio arranca un mes después, el 14 de octubre, y se
cierra el 22 de noviembre de 2013.

Después de aquella manifestación de fuerza soberanista, se ha venido equiparando
el derecho a decidir con la voluntad de independencia. Veamos qué aspectos de la
actualidad pudieron tener alguna influencia sobre la intención de voto y otras
actitudes.

La mayor expectativa era poder fijar fecha para la consulta. Idealmente con el visto
bueno del Estado y con una pregunta -aún no formulada- dicotómica, que podría
resumirse en el sí o no a la independencia. No iba a ser fácil. Rajoy, el presidente de
España, se oponía frontalmente a una consulta que según él era anticonstitucional.
Por otra parte, Mas, presidente de Cataluña, estaba firmemente comprometido a
tirar adelante con la consulta, pero no hasta el punto de saltarse la legalidad. A todo
ello, Durán, la parte de Unió en Convergencia i Unió, advertía en Madrid que de no
facilitarse la consulta se estaba propiciando no solo un mayor voto independentista
al que él era contrario, sino una DUI: declaración unilateral de independencia.

A todo esto, tanto PP como PSOE dicen estar dispuestos a un diálogo abierto con
Cataluña, pero con matices. Para el PP la consulta no era negociable y para otros
aspectos, fiscales y económicos principalmente, no era el momento adecuado. Para
el PSOE, aún con Pérez Rubalcaba al frente, era posible una reforma de la
Constitución que contemplara el federalismo -sin aclarar su diferencia con el
estado actual de las autonomías- pero sin aceptar tampoco la consulta en términos
de independencia sí o no.

Más tarde quedó claro, especialmente con el nuevo secretario general, Pedro
Sánchez, que de consulta, nada. El PSC mostró su buena disposición al derecho a

 
20 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

decidir, en el que haría campaña a favor del no, algo legítimo y necesario, y permitió
a Mas y a Junqueras disponer de una amplia mayoría parlamentaria con el apoyo
también de ICV-EUiA y la CUP para solicitar formalmente la consulta, que, en
cualquier caso no sería vinculante, según reza la legislación española.

En esta primera ola, la expectativa de la opinión pública catalana era poder
legalizar una consulta como expresión democrática del derecho a decidir. Como
“anécdota” el ex-presidente Aznar, pedía encarcelar a Mas si convocaba la
consulta. De hecho en diciembre de 2014 el Tribunal Superior de Justicia de
Cataluña admite una querella de la Fiscalía por la que Mas, junto con otras
personas, pueden ser encausadas y en su momento, según veredicto, condenadas.
Pero demos tiempo al tiempo.

La segunda ola del estudio tuvo lugar entre el 4 de febrero y el 24 de marzo
de 2014.

Paralelamente al fuego cruzado, hubo un cambio fundamental: la pregunta de la
consulta -sorprendentemente- no era de SÍ o NO, o de elegir entre A, B y C. Para
lograr (parece) el máximo apoyo en el Parlament de Catalunya la pregunta admitía
un NO, un SÍ – NO y un SÍ – SÍ. Correspondían a no querer un Estado catalán, a
quererlo pero no independiente o a quererlo independiente. El "doble Sí" se
convertiría, junto con el derecho a decidir, en el gran lema de la Diada del 2014.

En enero se vota y se aprueba por amplísima mayoría en el Parlamento de Cataluña
la petición de la delegación de la competencia estatal para celebrar un Referéndum
no vinculante. A principios de febrero la noticia es la aparición de Susana Díaz,
presidenta de la Comunidad Andaluza, terciando entre Mas y Rajoy, a éste para que
mueva ficha sobre Cataluña y al otro proponiéndole una reforma del Senado, mejor
financiación y el pleno reconocimiento de su singularidad. Hay que concluir que
sin mucho éxito, ya que Rajoy sigue manejando sus propios tiempos y Cataluña ha
de pedir ayuda financiera al Estado para hacer frente a su deuda.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 21

Desde Madrid se esgrime el “miedo”: difícilmente Escocia podría permanecer en la
Unión Europea caso de independizarse, la gran patronal catalana rechaza la
consulta, ojo con desbordar el marco legal...

Desde Barcelona lo de Escocia se ve de otra manera: “Cameron dice a los escoceses
que quiere que se queden”. Se habla de los avances para lograr la consulta aún
reconociendo su dificultad porque podría suspenderla cautelarmente el Tribunal
Constitucional. A partir de ahí se cruzan declaraciones: en Madrid no consentirán
que se coloquen urnas el 9-N y el president Mas dice que actuará con astucia, como
tuvo que hacer David frente a Goliat. En definitiva, durante esta 2ª ola empezaba a
quedar claro la gran dificultad de realizar una consulta legal.

La tercera ola del estudio transcurrió entre el 12 de junio y el 6 de agosto de
2014.

En relación a este período posiblemente haya que destacar la Sentencia del
Tribunal Constitucional (marzo) que tumbaba la Declaración de Soberanía
aprobada por una amplia mayoría en el Parlamento catalán el año anterior y que
pretendía amparar un referéndum de autodeterminación y el caso Pujol (cuando
están llegando los últimos cuestionarios de la tercera ola). Quien fuera el líder de
Cataluña durante más de 20 años, encarcelado durante la dictadura, ciudadano
ejemplar de España, un ejemplo del “seny” (buen juicio) catalán, confesaba
públicamente haber escondido a Hacienda una “modesta” fortuna, fruto de la
herencia recibida de su padre. Sin duda algo feo y poco ejemplar. ¿Por qué no se
había acogido a una de las varias regularizaciones (amnistías) fiscales, la última del
actual Gobierno de España? Todo y con ser grave, lo era más que las cifras entre lo
supuestamente heredado y su fortuna actual aparentemente no casaran. Se decía
que era fruto de la corrupción, de la imposición de un 3% de comisión fraudulenta
sobre los contratos de la Generalitat de Catalunya. Malo que fuera para financiar a
un partido, mucho peor si en todo o en parte hubieran ido a parar a su bolsillo.

 
22 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

¿Era esta la Cataluña independiente a la que aspiraban los catalanes? ¿Cómo
podían criticar a España cuando el comportamiento de sus dirigentes era igual sino
peor? Esta noticia podía hundir las ansias soberanistas de los catalanes; sus
dirigentes quedaban deslegitimados para conducir al pueblo catalán a la
independencia.

Muchos se preguntaban por qué esta noticia ahora, si resultaba que quién más
quién menos lo sabía o lo pensaba, aparecía precisamente ahora en pleno proceso
soberanista. Algunos creen que Pujol había amenazado que si el “3%” se daba a
conocer, todos, tanto en Cataluña como en Madrid, tenían mucho que perder. Sin
embargo, con un hijo ya acusado de cobrar comisiones ilegales y otros en camino, el
padre se decidió a dar este paso, quizá con el ánimo de cargar con todas las culpas.
Pujol ya venía de familia rica y nunca hizo ostentación de riqueza y sí en cambio de
un trabajo incansable.

Fuera como fuere, la expectativa de algunos era que esto echara para atrás el
proceso independentista, más cuanto que Pujol, que nunca fue independentista en
el pasado, ya había declarado públicamente, por ejemplo en el programa “Salvados”
de Jordi Évole, que la única salida que veía para Cataluña era su independencia.

Y, sin embargo, no sucedió nada. Nada, o casi nada. O mucho, según se mire. Aparte
de la vergüenza y el desengaño, la llama de la independencia parecía incólume.
¿Cómo era posible? En parte por la propia “casualidad” de que la confesión se
produjera en aquel momento cuando muchos responsables políticos podían
haberlo hecho saltar desde hacía ya muchos años. Algunos pensarían que no era de
recibo. En parte también porque se tomaron medidas inmediatas de repudio hacia
el comportamiento irregular de Pujol y se le retiraron todas sus prebendas en un
tiempo “récord” para los parámetros al uso en España.

Pero sobre todo tenía que ver con que el proceso hacia la independencia no venía
tanto de arriba a abajo como de abajo a arriba. No eran los dirigentes políticos
quienes lograban "engatusar" a un pueblo soñador o sumiso; era la sociedad
catalana con la ANC, Asamblea Nacional Catalana, y Ómnium Cultural al frente
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 23

quienes convocaban las manifestaciones del 11 de septiembre, en puertas de la V
gigantesca para esta fecha del 2014. Pero en Madrid prevalecía el diagnóstico de
que “los hilos” solo pueden moverse desde arriba; por lo tanto decapitado Pujol -y
amenazado Mas continuamente- el proceso soberanista tenía que desmoronarse
como un castillo de naipes. Y así llegó la Diada del 11 de septiembre posterior,
impulsado por un muy transversal movimiento social.

Por su parte, el recién nombrado Rey Felipe VI podía ser una tímida esperanza en
su supuesto papel de árbitro. Prometió estar más presente en Cataluña, era
Príncipe de Girona.

El PSC, con Miquel Iceta al frente desde julio, abogaba por el derecho a la consulta
(en 2015 ya se ha desdicho) y lo extendía a la conveniencia que cualquier
autonomía pudiera convocar referendos. Y lo hacía desde una posición claramente
anti-independentista. Pero por si ello no bastara, el PSOE, con su nuevo secretario
general Pedro Sánchez al frente, era llamado a capítulo por Mariano Rajoy para
asegurarse que su posición como partido no había cambiado en defensa de la
indisoluble unidad de España. Y lo hacía dos días antes de la reunión entre Rajoy y
Mas, que tuvo lugar el 30 de julio, el mismo día que Pujol dejaba de ser “muy
honorable”.

Era una reunión que se había hecho esperar, y a la que Mas acudió dispuesto a
negociar tanto la fecha como la pregunta de la consulta, Rajoy se plantó con una
negativa radical a la consulta y exhortando a Mas que se atuviera a la Constitución
y no emprendiera ninguna acción ilegal. Por si lo esencial fallara, Mas acudió con
un listado de 23 puntos o peticiones. Ya se verá. Aún está pendiente la respuesta,
un año después. Rajoy y Sánchez hacen un frente común y dejan clara la ilegalidad
de la consulta. En un paso más allá, Rajoy se niega a aceptar una posible reforma
constitucional propuesta por Sánchez.

Con los dos partidos políticos mayoritarios unidos, la defenestración de Pujol, el
desmarque de Durán de la independencia y dejando su cargo en la dirección de
CiU, Rajoy parece que gana la partida y exhorta a Mas a no convocar la consulta

 
24 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

anunciada para el 9-N. La respuesta de Mas se deja oír el 5 de agosto: se convocará
la consulta del 9-N, aunque la firma del decreto no se producirá hasta el 27 de
septiembre.

Llegamos a la Díada del 11 de septiembre de 2014, la de la V de 11 kilómetros
cubriendo todo el ancho de las avenidas Diagonal y Gran Vía de Barcelona. Un acto
festivo, pacífico y representativo. Las camisetas de los participantes rezaban: “ara
és l’hora” (ahora es el momento) en clara reivindicación de la consulta prevista
para el 9-N. ¿Estaba claro que iba a ganar el SÍ-SÍ? No, pero era incuestionable la
voluntad de celebrar la consulta, de ejercer el democrático derecho a decidir. Y si la
Constitución negaba este derecho habría que revisarla, no se ajustaba al concepto
de democracia. Las encuestas hablaban de un 80% de catalanes favorables a
"votar".

Al día siguiente la prensa se hacía eco en sus portadas. En Madrid se ve como un
desafío del movimiento soberanista; en Barcelona como un llamamiento a la
unidad, a no defraudar, a convocar la consulta.

Quizá la consulta pudiera prohibirse, probablemente fuera así, pero por otra parte
era imparable. Sí, era todo un desafío para sus dirigentes.

La cuarta y última ola tuvo lugar entre el 25 de septiembre y el 31 de
octubre de 2014, nueve días antes de la consulta que, aunque convocada, estaba
en el aire.

El sábado 27 de septiembre Artur Mas, president de la Generalitat, firmaba el
decreto de forma solemne, acogiéndose a la aprobación por parte del Parlament y
en consecuencia legal si nadie demostraba lo contrario. De ello ya se encargaría el
Gobierno de Madrid que, en un tiempo récord y con un fin de semana por medio,
logró la aprobación por parte del Consejo de Estado y la suspensión cautelar por
parte del Tribunal Constitucional, solo 3 días después, el martes 30 de septiembre.
Para que alguien dude de la rapidez y eficacia de la Justicia. A fecha 30 de
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 25

septiembre quedaba claro para todo el mundo que la consulta no podría celebrarse.
Portada de El País: “El Constitucional suspende la consulta y desmonta el plan de
Mas” Punto final. ¿O no?

Veamos lo que comentaba la prensa en sus portadas.

El País

30 septiembre: “El Constitucional suspende la consulta y desmonta el plan de
Mas”

1 octubre: “ La campaña a favor de la consulta pasa de la Generalitat a las
calles”

2 octubre: “Si no hay consulta, la alternativa se decidirá por consenso, no
solo Mas”

3 octubre: “Mas desafía al Constitucional y crea la Junta para votar el 9-N”

4 octubre: “El soberanismo fuerza a Mas a mantener el referéndum”

6 octubre: “Los inversores extranjeros se blindan ante la deriva catalana”

La Vanguardia

30 septiembre: “El TC suspende la consulta horas después del recurso”

1 octubre: “El Govern suspende el dispositivo de la consulta”. “Protestas
contra el TC ante los ayuntamientos”. “La inversión estatal en
Cataluña se queda a la mitad de su peso en el PIB”

2 octubre: “El Parlament avanza en la ley de consultas pese al TC”

3 octubre: “Mas firma un decreto de efecto retardado para salvar la
unidad”. “El Parlament investigará el caso Pujol y el fraude
fiscal en Catalunya”

 
26 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

4 octubre: “El bloque por la consulta escenifica que sigue unido”

5 octubre: “Clamor independentista en el Palau (por parte de 800
alcaldes)”. “Mas y Junqueras evidenciaron sus diferencias en
la reunión del viernes”

6 octubre: “Unió deja a criterio de la militancia el voto sobre la
independencia”

8 octubre: “Mas sopesa una consulta alternativa a la suspendida”

Por lo tanto sí, pero no. Mas ya había avanzando en alguna entrevista, por ejemplo
ante Ana Pastor, que el 9-N el pueblo catalán dispondría de urnas y papeletas para
votar, hubiera o no aprobación por parte del gobierno de Madrid. ¿Flagrante
ilegalidad? ¿Desobediencia civil? ¿Cómo iba a hacerlo? El cómo no lo desveló hasta
el último momento. Finalmente la consulta se quedó en un acto participativo con
la colaboración voluntaria de miles de funcionarios, vehiculada por Internet con la
inestimable ayuda de la ANC y con urnas colocadas el 9-N en la casi totalidad de
pueblos de Cataluña. Sin censo electoral, denegado por la Junta Central del Censo,
pero con control a través del DNI y un sistema informático. Para un ciudadano de a
pie apenas hubo alguna diferencia entra este acto participativo y un día normal de
elecciones, salvo que pesaba sobre las cabezas de todos la nueva suspensión
cautelar del TC para la nueva consulta, sin entrar todavía en el fondo del asunto -
consulta amparada por una ley del Parlament de Catalunya- e invitando a que las
fuerzas políticas dirimieran entre sí los temas políticos.

En este clima se desarrollaron las respuestas de la cuarta y última ola del estudio,
que finalizó el 31 de octubre, sin saber a ciencia cierta si sería posible votar o no.

El 9-N, 9 de noviembre de 2014, se recogía así en dos de los principales
periódicos:
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 27

El País “Mas: ahora el referéndum definitivo”

“Un tercio aproximado del censo estimado vota en una jornada sin
incidentes”

“El Gobierno anuncia una investigación para determinar
responsabilidades penales”

“El President califica la jornada de éxito total y paso de gigante a la
independencia”

La Vanguardia “El 9-N masivo reclama una salida política”

“Más de 2,2 millones según el Govern votan en un clima de civismo”

“El sí a la independencia llega a 1,6 millones de votos con el 88%
escrutado”

“Mas cree que se ha dado un paso de gigante para lograr el
referéndum legal y definitivo”

“El gobierno del PP dice que es un acto de propaganda y que el fiscal
sigue investigando”

Esta movilización ciudadana fue incluso mayor que las del 11-S, pero para el
gobierno de Madrid daba igual: no se había autorizado y la Fiscalía iba a llevar el
proceso a los tribunales. De hecho, este último aspecto no resultó tan sencillo; al
final se llevó al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya que se tomó su tiempo
para admitir a trámite, por, entre otros, un posible delito de desobediencia civil del
President, Vicepresidenta y Consejera de Enseñanza, que fue contestado por la
sociedad civil con miles de autoinculpaciones de personas que fueron a votar el 9-
N. Y de paso costó la dimisión del fiscal general del Estado.

 
28 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

2.3 Posicionamientos personales

En nuestra Encuesta Prospectiva se han recogido los posicionamientos personales
de los encuestados sobre cinco ejes:

- ¿Debe España permitir la independencia de Cataluña si la votan
democráticamente los catalanes?
- ¿Qué votaría en un Referéndum de Independencia con una sola
pregunta?
- ¿Qué votaría en una Consulta con las preguntas previstas para el 9-N?
- ¿Qué alternativas de Autogobierno para una Cataluña integrada en
España aprueba o desaprueba?
- ¿Hizo bien el Gobierno de Rajoy prohibiendo la Consulta?

Permiso para decidir

Los encuestados de la muestra de Cataluña se declaran partidarios de que España
permita la Independencia si los catalanes la votan democráticamente con cifras en
torno al 80%. Las variaciones en el tiempo no parecen muy relevantes (79% en la
primera ola y 84% en la última); pero entremedias las cifras flojearon y se
recuperaron quince puntos tras la Diada de 2014. El dato inicial coincide con el de
otras encuestas conocidas por aquel entonces. Podríamos afirmar que, en Cataluña
el respaldo al "derecho a decidir" el sí o el no a la independencia es muy mayoritario
y transversal, aunque ello no deba confundirse con el sentido del voto en una
eventual consulta. La mencionada transversalidad se manifiesta en que el "derecho
a decidir" lo suscriben entre el 95% y el 98% de los entrevistados catalanes que los
son al menos de segunda generación (cosa esperable) pero también por entre el
40% y el 69% de los nacidos en otras Comunidades o nacidos en Cataluña de padres
ambos inmigrantes. Hay que valorar la variabilidad de este dato a lo largo de las
cuatro olas, que puede estar revelando "un corazón dividido" con una importante
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 29

tensión entre los valores de la identidad y los de la democracia. La última ola
marcó el máximo de la serie en este segmento de panelistas (69%).

PERMISO PARA DECIDIR. RESIDENTES EN CATALUÑA
1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola

TOTAL ENTREVISTAS 90 69 69 67
(%) (%) (%) (%)
1 España Permita 79 73 69 84
2 España No Permita 9 13 14 13
3 No sé 6 7 11 3
4 No Contesto 7 7 7 0
100 100 100 100

En el resto de España, las proporciones entre los "permisivos " y "no permisivos"
son las que proporcionó una encuesta de La Vanguardia y que han sido la base para
"equilibrar" la muestra, tal como explicamos en el anexo metodológico.

Inicialmente representaban un 37% los "permisivos" y un 47% los contrarios a
conceder derecho de separación a Cataluña. En la última de las cuatro encuestas
(días después de la Diada del 11 de Septiembre de 2014, con su "V"), hubo
reacciones negativas muy evidentes. Bajaron siete puntos los "permisivos"
respecto a tres meses antes y subieron catorce los "no permisivos". Los que no se
definían pasaban del 21% al 14%.

PERMISO PARA DECIDIR. RESTO DE ESPAÑA
1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola

TOTAL ENTREVISTAS 113 83 77 75
(%) (%) (%) (%)
1 España Permita 37 36 41 34
2 España No Permita 47 44 38 52
3 No sé 11 12 8 7
4 No Contesto 5 7 13 7
100 100 100 100

 
30 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Todo apunta en el sentido de que el "efecto Diada 2014" había operado en sentido
opuesto en uno y otro territorio. En Cataluña aumentan en 15 puntos los
"permisivos" (sobre todo por los 29 puntos que suben entre los catalanes de
primera generación y los nacidos en otras Comunidades). En el resto de España,
por el contrario, parece que la lectura que se hace del millón y medio de
participantes en la Diada, provoca la reactivación de una preocupación que se había
ido diluyendo tras el "efecto" provocado por la anterior Diada, y que hace aumentar
otra vez el rechazo a una hipótesis independentista que cada vez se muestra más
verosímil.

En definitiva, Sí para unos. No para otros. Difícil situación cuando entran en
conflicto un principio de consulta democrática y una legislación y unas
instituciones que impiden su ejercicio al considerar que atentan contra la unidad
indisoluble de la nación española. Para unos, es una obviedad este principio
constitucional de 1978, que les lleva a decir: "tú no puedes votar
democráticamente, porque legalmente no puedes hacerlo". Para otros, la
legitimidad debería prevalecer sobre la legalidad. Y aquí entramos en la materia del
siguiente posicionamiento que hemos pedido a nuestros encuestados.

Voto en un referéndum/consulta de independencia con una pregunta

En la Encuesta CEO 733 de finales de 2013, a la que antes aludimos, los datos
directos tal como se publicaron daban una proporción de 55% a favor de la
Independencia en caso de celebrarse un referéndum, un 22% en contra y el
restante 23% serían indecisos o abstencionistas. 33 puntos de porcentaje de
diferencia favorables al Sí. En las encuestas publicadas durante 2013 en medios de
comunicación (El Periódico, Ara y Cadena SER) y realizadas por empresas
encuestadoras privadas, las cifras oscilaban entre un 50% y un 58% a favor de la
independencia y entre un 24% y un 36% en contra.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 31

Los datos anteriores servirán para situar en el Estudio de Prospectiva a nuestros
encuestados de Cataluña. En la primera ola, el 50% se mostró partidario de la
Independencia. En contra se expresaron un 31%. Sólo el 19% no se definía o era
abstencionista, cifra menor, y lógica atendiendo a la metodología de nuestro Panel
y al carácter altamente participativo de los colaboradores. A nuestro entender,
estamos en condiciones de afirmar que nuestra muestra catalana era
razonablemente representativa desde tres perspectivas necesarias y suficientes:
lugar de nacimiento de los colaboradores y de sus padres, actitud ante el derecho a
decidir y sentido del voto ante un referéndum.

¿Hemos detectado cambios a lo largo del Estudio en el sentido del voto ante un
referéndum en la muestra de catalanes? Hay que decir que sí, que apunta una
tendencia, si bien moderada. Los votos favorables pasan del 50% en el último
trimestre de 2013 al 43% en octubre del año siguiente. El voto contrario apenas se
mueve, del 31% al 33%. Simplificando, diríamos que en un año el 7% que ha perdido
el voto afirmativo, se va un 2% al negativo y, sobre todo, un 5% al campo de los
indecisos. En cualquier caso, en la primera ola la proporción de los decididos era
del 62% a favor y 38% en contra. En la última ola, es del 56% y 44%
respectivamente. Más adelante nos podremos sorprender por la extraordinaria
similitud de esta proporción (12 puntos de diferencia) con la proyección que los
propios entrevistados hacen de los resultados que se darían en un referéndum (8
puntos en el mismo sentido).

VOTO EN UN CONSULTA. RESIDENTES EN CATALUÑA
1ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 90 67

(%) (%)
1 Votaría Sí 49,7 43,2
2 Votaría No 30,6 33,3
3 No Votaría 6,4 6,4
4 No sé 7,5 11,7
5 No Contesto 5,8 5,4

100 100

 
32 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

La capacidad de estos datos del Estudio para "representar" una tendencia real en la
opinión pública catalana, está condicionada por tres elementos a tener en cuenta.
Uno, positivo. Se trata de un panel en el que están siempre las mismas personas.
Dos, negativo. No todos los que empezaron han continuado contestando en las
siguientes olas. Tres, positivo. Las tres muestras siguientes se han ponderado
según las proporciones de partidarios del Sí, del No y el resto encontradas en la
primera ola.

Pertrechado de estos argumentos, el lector curioso podrá leer en la tabla siguiente
(en la que sí se trata de las mismas personas las que contestan en ambas olas) que
un 2% de los que al principio pensaban votar Sí se ha pasado al No y un 17% ahora
se muestra indeciso o dice que no votaría. Ninguno de los No de la primera ola se
pasa al Sí, pero hay alguno que bascula hacia la indecisión. Y, por último, los que
antes eran indecisos o remisos a votar, apoyan un voto afirmativo en un 16% y el
negativo en un 24%, manteniéndose el resto en sus anteriores convicciones. Al
menos, se puede afirmar que en esta muestra sí hay una tendencia observable y en
el sentido apuntado.

Votaría Sí en la 1ª Votaría No en la 1ª NV/NS/NC en la 1ª
Ola Ola Ola

4ª Ola 4ª Ola 4ª Ola

TOTAL ENTREVISTAS 33 20 13
Respuestas en 4ª Ola: (%) (%) (%)
1 Votaría Sí 81 - 16
2 Votaría No 2 91 24
3 No Votaría - - 32
4 No sé 15 - 21
5 No Contesto 2 9 8

100 100 100

Varios factores podrían haber influido en este trasiego de intenciones. La
oposición radical del gobierno Rajoy demostrando que el camino a la
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 33

independencia no iba a ser coser y cantar. La fatiga y la desilusión después de tanto
tiempo de movilizaciones (estados de ánimo que han ido ganando terreno como
veremos más adelante). Los resultados del Referéndum de Escocia... Es posible. Sin
embargo, también existen datos en la Encuesta, que analizaremos después, que
demuestran que las expectativas de que la Unión Europea acabará aceptando a
Cataluña como miembro se mantienen elevadas y que la probabilidad que se da a la
independencia de Cataluña en un futuro más o menos próximo sigue alta y en los
mismos niveles que al principio de la Encuesta. Quizá, como apuntamos en otro
lugar, la doble pregunta de la Consulta del 9-N, cambió el foco de una parte del
electorado (reducida, pero que puede ser determinante) que, aunque esté
dispuesta a votar a favor de la Independencia si se trata de "un toma o lo deja", le
atrae la solución federal, al menos mientras crea que en Madrid hay quien la pueda
imponer. ¿El 27-S tendrá un efecto revitalizante capaz de movilizar a todos los
"potenciales" independentistas o será su canto del cisne?

Teniendo en cuenta las dos dimensiones contempladas, derecho a decidir y sentido
del voto, podemos concluir que la pluralidad de nuestros encuestados catalanes se
estructura, grosso modo, en cuatro grandes grupos: un 45% son "permisivos" y
votarían a favor de la independencia, un 20% son permisivos pero votarían en
contra y entre un 10% y un 15% no son "permisivos" y votarían, consecuentemente,
en contra. El resto, alrededor de un 20%, son permisivos pero no votarían o están
indecisos.

Toca ahora las respuestas a la misma cuestión en el resto de España. Aquí las cosas
no se han movido para nada. Al principio, solo un 10% se mostraba dispuesta a
votar Sí a la independencia de Cataluña, si tuviera derecho a ello, y al final del
Estudio sale el 9%. Los del "No" mejoran posiciones desde un abrumador 70% a un,
todavía más aplastante, 73%. Esto es lo que hay. Segmentando en líneas gruesas: un
10% permisivos y partidarios del Sí; aproximadamente un 25% serían "permisivos"
pero, si pudieran votar, lo harían por el No, y algo más de un 50%, hostiles a
cualquier permiso y preparados con la papeleta del No en la mano.

 
34 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

La Consulta soberanista de las dos preguntas

Primero, la muestra de Cataluña. En el apartado anterior dijimos que en la primera
ola el 50% de los encuestados catalanes votarían Sí en una Consulta con una
pregunta y dos alternativas de respuesta. Nuestros entrevistados, cuando en la
siguientes olas indican sus intenciones de voto para una Consulta con las dos
preguntas ya conocidas por todos, dan un doble Sí (Estado independiente) de
forma absolutamente estable a lo largo del tiempo: 42%, 41% y 41%. Más
estabilidad, imposible. Algo sí que cambian las otras dos alternativas. El Sí+No
(Estado no Independiente) empieza con un 6%, sube al 14% y acaba en el 20%. Una
progresión que supone más que triplicar el punto de arranque. Los que no quieren
saber nada de Cataluña como Estado son más erráticos, dentro de un orden.
Empiezan siendo un 23%, suben un poco hasta el 26% y retroceden al 18%,
coincidiendo con el fuerte crecimiento del Sí+No. ¿Ha pasado algo más?. Pues sí.
Cuando hicimos esta pregunta por primera vez, un 12% contestaba Sí a la primera
pregunta (querían un Estado catalán), pero no se definían en la segunda de las
preguntas. A la tercera, en la encuesta hecha entre el 11 de septiembre y el 9-N, solo
quedaban un 2% en esta posición. Algunos, los menos, se estaban replanteando la
respuesta a la primera pregunta, los más abrazaban la causa del Si+No.

Visto desde otro punto de vista. Cuando se planteó por primera vez, los
independentistas (doble SÍ) con su 42% superaban en trece puntos a la suma de los
del Sí+No y del No. Tres meses después, la distancia se recorta y se queda tan solo
en 1 punto. Pasados otros tres meses, la diferencia aumenta hasta tres puntos. En
ningún momento los partidarios de la Independencia han dejado de ser mayoría,
pero ha ido por los pelos. En el otro campo, el de los contrarios a la Independencia,
la relación de fuerzas ha ido modificándose a favor del Sí+No. Primero dominaban
los del No Estado (23% contra 6%, con ventaja de 17%), después la diferencia se
reduce a 13%. En la última encuesta se produce el "sorpasso", cuando los del "No
Estado" quedan dos puntos por debajo de los del Sí+No.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 35

Algo importante se había movido en nueve meses dentro del bloque "No
Independentista". Así, los partidarios de que Cataluña sea un Estado (sumando los
Sí+Sí y los Sí+No) pasaron del 48% a un 61% en el último de los cuestionarios. Sí,
algo importante se ha movido, muy probablemente.

CONSULTA CON 2 PREGUNTAS. RESUMEN VOTO PRIMERA + SEGUNDA PREGUNTA
RESIDENTES EN CATALUÑA

2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 69 69 67
(%) (%) (%)

1 Si Cataluña Estado Independiente (SI + SI) 41,9 41,1 41,2
2 Si Cataluña Estado NO Independiente (SI + NO) 6,2 13,6 20,2
3 Cataluña NO Estado (NO) 23,2 26,4 18,3
4 No votaría 1ª Pregunta 9,1 9,1 6,4
5 No sé 1ª Pregunta 3,1 4,0 6,8
6 No contesto 1ª Pregunta 4,2 3,5 5,4
8 Estado Sí, pero No sé 2ª Pregunta 8,5 1,0 0,7
9 Estado Sí, pero No contesto 2ª Pregunta 3,6 1,2 0,9

100 100 100

También es oportuna una observación añadida a propósito de los datos de un
apartado anterior comparados con los que acabamos de ver. Es interesante ver que
había un 50% que en la primera ola apostaban por la independencia (con una sola
pregunta) y que al final son un 41% los que suscriben el "doble Sí" (el núcleo más
firme del independentismo). Este diferencial del 9%, aproximadamente, será
decisivo para configurar el nuevo Parlamento catalán que saldrá, con permiso de la
autoridad, del 27-S. De los electores que responden a este perfil dependerá el
destino de Cataluña, y el de España.

Si las proporciones a finales de 2014 entre los que estaban "decididos" (en el
supuesto de una sola pregunta) era del 56% a 44%, partidarios del Sí y del No,
respectivamente, cuando el supuesto de la Consulta es de dos preguntas y tres

 
36 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

alternativas, la proporción de los "decididos" que son favorables a la independencia
es de 51,7% frente a un 48,3%. Habrá que tenerlo muy en cuenta.

En el resto de España, el análisis de las respuestas puede ayudar a responder,
siquiera indirectamente a la pregunta. ¿Existen federalistas en España? Habría que
responder que más bien pocos, incluso tras nueve meses de preguntar lo mismo y
de que los medios estuvieran informando al respecto. Si sumamos los del doble Sí,
los del Sí+No y los que dicen Sí a la primera pregunta sin concretar la segunda
(todos los potenciales federalistas) obtenemos un 17% en el primer trimestre de
2014, un 20% en verano y un 26% en otoño.

En definitiva, algo ha cambiado también en el resto de España, pero poco. Se
detecta una mejor disposición (aunque minoritaria siempre) hacia la aceptación de
Cataluña como Estado (lo que supondría a fin de cuentas algo característico del
federalismo), al mismo tiempo que descienden progresivamente desde el 62% del
principio, al 57% después y al 53% finalmente, los que votarían que No al Estado
catalán.

En cualquier caso, no parece que haya mucho margen para la duda y se podría
concluir que el "federalismo" está muy lejos de ser mayoritario en la piel de toro.
¿O lo que asusta es la palabra Estado y no sus eventuales contenidos políticos y
competenciales? Dicho de otro modo, ¿tiene España un problema nominalista? ¿Es
el huevo o el fuero? Tal vez nos queda más claro si el lector nos acompaña y
seguimos adelante
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 37

CONSULTA CON 2 PREGUNTAS. RESUMEN VOTO PRIMERA + SEGUNDA PREGUNTA
RESIDENTES EN RESTO DE ESPAÑA
2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 83 77 75
(%) (%) (%)

1 Si Cataluña Estado Independiente (SI + SI) 9,9 11,6 8,2
2 Si Cataluña Estado NO Independiente (SI + NO) 6,2 6,6 17,2
3 Cataluña NO Estado (NO) 62,2 57,4 52,8
4 No votaría 1ª Pregunta 14,4 9,7 7,5
5 No sé 1ª Pregunta 5,2 10,4 8,6
6 No contesto 1ª Pregunta 1,1 2,3 4,7
8 Estado Sí, pero No sé 2ª Pregunta 0,9 1,0 1,0
9 Estado Sí, pero No contesto 2ª Pregunta 0,0 1,0 0,0

100 100 100

¿Hay modelos aceptables con mayor autogobierno para Cataluña?

En la cuarta encuesta se planteó a los colaboradores tres hipotéticas alternativas
para un encaje de Cataluña en España, aumentando su nivel de Autogobierno
actual.

De más a menos, el primer escenario consistiría en el reconocimiento de que
Cataluña es una nación y de su derecho a la autodeterminación, y en el blindaje de
algo similar a un pacto fiscal y de las competencias de carácter cultural y educativo.
En definitiva, lo que podríamos estar de acuerdo en denominar un modelo
confederal. Cataluña sería un sujeto político soberano, que podría optar
legalmente a la independencia llegado el caso, con unas competencias claras y no
sometidas a interpretaciones de otros actores y confederada con España y con
otras naciones que se apuntaran al mismo modelo; Euskadi, pongamos por caso,
pero también, por qué no, Portugal, si lo deseasen los portugueses...

En la propuesta hemos evitado cualquier tipo de "nominalismo", planteándola tal
como sigue:

 
38 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

- Con el objetivo de mantener a Cataluña unida a España, van apareciendo
diversas propuestas para llegar a un acuerdo entre las partes. Imaginemos
una propuesta (A) cuyas líneas maestras y generales contuvieran estos tres
puntos:
- Reconocer a Cataluña plenamente como Nación dentro de España y
reconocer explícitamente su Derecho a la Autodeterminación /
Independencia.
- Mejor Sistema de Financiación/Pacto Fiscal para Cataluña
- Dar Competencias plenas y blindadas a Cataluña en materia lingüística, de
Enseñanza y Cultura
- ¿Usted aprobaría o no esta Alternativa A?

Los resultados demuestran una rotunda discrepancia entre los objetivos y las
condiciones que pudieran ser aceptados en Cataluña y los que estarían dispuestos a
avalar los residentes en las otras Comunidades. Los entrevistados catalanes
aceptarían por 53% contra 27%; pero los del resto de España la rechazan con un
63% contra 25%. Dos mundos completamente opuestos. La propuesta,
"confederal" para entendernos, resulta atractiva para los catalanes, incluidos los
que preferirían la independencia (67%), aunque no demasiado para los "no
independentistas" (solo un apoyo del 27%), pero con un 60% a favor por parte de
los que no se definían ante el envite de la independencia.

Y es que lo que resulta atractivo para los catalanes o para la mayor parte de ellos,
encuentra el rechazo en el resto de España, dividida a su vez en las eternas dos
Españas: los "permisivos", que antes decíamos que eran remisos a un Estado
catalán no independiente ahora aceptan el modelo implícitamente "confederal" en
una proporción del 63%. Parece que sí, que problema nominalista sí que debe
haberlo con los "permisivos". Por el contrario, para los "no permisivos" no hay nada
que hacer: rechazo del 88% y tan solo aceptable para el 4%. En este colectivo el
asunto no es ponerle o quitarle la palabra "Estado". Para ellos, la nación (solo hay
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 39

una) y la autodeterminación no es negociable. Y representan la mayoría del
electorado español.

ACTITUD PERSONAL ALTERNATIVA (a) DE INTEGRACION CON RECONOCIMIENTO
NACIONAL Y AUTODETERMINACION, FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y
COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA (4ª Ola)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
(%)
(%)

1 Aprobaría 53,2 25,3
2 No aprobaría 26,9 63,2
3 No sé 9,8 10,5
4 No contesto 10,1 1,0

100 100

Vayamos a por la segunda Alternativa propuesta a nuestros colaboradores y
redactada del modo siguiente:

- Imaginemos ahora otra propuesta (B), con un matiz importante diferente de
la anterior, cuyas líneas maestras y generales contuvieran estos tres puntos:
- Reconocer a Cataluña plenamente como Nación dentro de España sin
reconocer explícitamente su Derecho a la Autodeterminación /
Independencia.
- Mejor Sistema de Financiación/Pacto Fiscal para Cataluña
- Dar Competencias plenas y blindadas a Cataluña en materia lingüística, de
Enseñanza y Cultura
- ¿Usted aprobaría o no esta Alternativa B?

Quitado el derecho a la autodeterminación, en Cataluña se empiezan a torcer las
cosas, un poco. El grado global de aceptación sigue estando exactamente en el 53%
del modelo anterior pero con un margen más estrecho (antes 26% y ahora 20%) y
con avaladores y detractores bien diferentes. Esta fórmula (quitada la

 
40 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Autodeterminación) es rechazada por el 60% de los independentistas y satisface a
los "No Independentistas" en un 76%. Se han dado la vuelta a las anteriores
posiciones con este "simple" cambio. La cuestión del derecho a la independencia es
prácticamente irrenunciable para unos y absolutamente inaceptable para otros. ¿Y
los indecisos y abstencionistas? Estaban de acuerdo con la propuesta "confederal"
(62%) y también con ésta, quizá un poco más (77%). Les importa poco el derecho a
la autodeterminación y el reconocimiento nacional. Como veremos unas líneas
más abajo, también apoyarían una propuesta que no contemplara ni lo uno ni lo
otro. No obstante, electoralmente son pocos y además una buena parte prefiere
abstenerse... Por cierto, ¿podríamos decir que este modelo es propio de un
federalismo "asimétrico", prácticamente tan asimétrico como el actual Estado
Autonómico donde hay "nacionalidades" y "regiones" y con diferentes grados
competenciales y con "conciertos económicos" exclusivos? Sí, ¿verdad? Pero el
"nominalismo" obnubila la mente a más de uno...

ACTITUD PERSONAL ALTERNATIVA (b) DE INTEGRACION CON RECONOCIMIENTO
NACIONAL SIN AUTODETERMINACION, CON FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y
COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA (4ª Ola)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
(%) (%)

1 Aprobaría 53,2 39,7
2 No aprobaría 32,6 48,1
3 No sé 7,9 9,5
4 No contesto 6,3 2,7

100 100

Llegamos a la tercera Alternativa:

- Imaginemos ahora otra propuesta (C), cuyas líneas maestras y generales
contuvieran solamente estos dos puntos:
- Mejor Sistema de Financiación/Pacto Fiscal para Cataluña
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 41

- Dar Competencias plenas y blindadas a Cataluña en materia lingüística, de
Enseñanza y Cultura
- ¿Usted aprobaría o no esta Alternativa C?

Esta "vía" gana por muy poco en Cataluña y obtiene un éxito muy moderado en el
Resto de España. Los independentistas catalanes la rechazan por 67% contra 13%
(el resto no se define), mientras entre los opuestos a la independencia la aprueban
76% y 0% en contra. Los que no se mojan en la cuestión independentista, también
la sustentan, como las otras dos alternativas, seguramente para salir de una vez del
impasse.

En el resto del Estado, 10 puntos de ventaja para quienes aceptan esta solución
(50% frente al 40%). A los "permisivos" les gusta esta tercera exactamente lo
mismo que la anterior alternativa. Su aproximación es la de normalidad
democrática. A los "no permisivos" se les parte aquí el corazón en dos mitades
iguales. 48% acepta ahora (y 48% no) lo que en la práctica podría ser una solución
federal, cuando antes estaban en un 80% de los casos contra el "Estado catalán",
aunque fuera dentro de España. En definitiva, si no queda más remedio, "demos
más competencias a Cataluña como Autonomía, pero de Estado nada y de todo los
demás menos aún".

ACTITUD PERSONAL ALTERNATIVA (C) DE INTEGRACION CON SOLAMENTE
FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA,
ENSEÑANZA Y CULTURA (4ª Ola)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
(%) (%)

1 Aprobaría 41,8 50,1
2 No aprobaría 36,3 40,4
3 No sé 16,5 8,5
4 No contesto 5,4 1,0

100 100

 
42 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Resumiendo. Una consulta con dos respuesta posible Sí o No en Cataluña podría,
muy probablemente, dar la victoria a los partidarios de la Independencia, pero el
rechazo a la secesión es muy mayoritario en el resto de España

La fórmula confederal gustaría en Cataluña lo suficiente para tener mayoría, por el
apoyo de los Independentistas y pese al desagrado de los catalanes que están contra
la separación. En el resto de España, no hay nada que hablar sobre esta "no
solución".

Lo que hemos denominado "federalismo asimétrico" (pero sin haber mentado la
palabra "Estado") sería aceptable (pero algo menos) para los entrevistados
catalanes y con los soportes invertidos: los independentistas en contra y los
"unionistas" a favor. Y en el resto de España, de eso tampoco nada.

Arreglar solamente la fiscalidad y blindar la cuestión cultural, tendría un apoyo
precario en Cataluña (con los independentistas muy en contra) y en España no
levanta pasiones...

¿Hay soluciones, teniendo en cuenta que hasta ahora el Partido Popular (sin el cual
nada se puede modificar constitucionalmente) dinamitó el Estatuto de 2006, no ha
querido hablar de ninguna solución de financiación y la cuestión cultural va
acumulando sentencias que limitan la inmersión lingüística y con la ley Wert
entendida como casus belli? En este interrogante debería incluirse el papel futuro
de la mayor parte de los medios con sede en Madrid, algunos pidiendo durante años
"leña al mono"... Las actitudes y derivas de los poderes del Estado en los próximos
tiempos tendrán una importancia decisiva en la configuración de los escenarios
futuros, sin olvidar, por supuesto, las de las instituciones políticas y sociales de
Cataluña. En próximos apartados estudiaremos las probabilidades que nuestros
colaboradores proponen en relación a las conductas de unos y de otros.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 43

Otra vez, según el color del cristal con que se mira. La Prohibición del
9-N

A los catalanes les pareció fatal la prohibición gubernamental y judicial de la
Consulta del 9-N (asunto que ha llevado a Mas y otros cargos de su Gobierno, a los
Tribunales). El 70% la desaprueba contra un escaso 17% que la aplaude. En el resto
de España, al 62% le parece bien frente a un 25% que discrepa. Sin comentarios. No
obstante hay afinidades, como venimos constatando con frecuencia, entre los que
en Cataluña están contra la independencia y los encuestados del resto de España.
Es una cuestión de identidades compartidas (y perfectamente explicables) lo que
subyace detrás. Los primeros están de acuerdo con la prohibición por 52% contra
36%; los segundos, lo decíamos líneas más arriba, más radicales, con 62% y 25%.

2.4 Probabilidades sobre referéndums y consultas

A toro pasado ya sabemos que el Referéndum sobre la independencia de Cataluña
no se ha celebrado, prohibido tanto si se pretendía acordarlo con el Gobierno
central según la legislación española, como con el formato de Consulta amparada
en la ley catalana. Sin embargo en octubre de 2013, al empezar este Estudio, había
una gran expectativa acerca de si este referéndum podría celebrarse o no y qué
consecuencias podría acarrear hacerlo, incluso, sin el permiso de Madrid.

¿Un Referéndum sobre la Independencia autorizado por España?

Era claro para todos, residentes y no residentes en Cataluña, que el referéndum no
iba a autorizarse por parte del gobierno de España: así lo entendieron los
entrevistados catalanes que le daban una probabilidad del 87% a que no se
celebraría, casi igual que en el resto del Estado (89%). No había margen para la
duda. Se cumplió el guión. Las Cortes españolas negaron por abrumadora mayoría
dar permiso a Cataluña para celebrarlo tal como lo pidió el Parlamento catalán

 
44 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

también por muy amplia mayoría y como lo defendieron tres representantes
catalanes ante el Pleno del Congreso de la madrileña Carrera de San Jerónimo.
Nota bene, el Referéndum pedido, como cualquier otro en España y de acuerdo con
su Constitución, no es vinculante; todos tienen carácter meramente consultivo.
Esta característica no vinculante explica que hubiera juristas que, en su momento,
no encontraran impedimento para su realización, porque, aunque su materia
contradecía lo dispuesto en unos artículos de la Constitución, sus resultados no
obligaban a nadie, "tan solo informaban"... Por otra parte, si no se pueden hacer
referéndums que propongan soluciones distintas de las que recoge la Constitución,
¿cómo se podrán hacer reformas constitucionales sobre materias que la propia
Constitución exige aprobar en referéndum? Algo quizá no cuadra...

¿Una Consulta sobre la Independencia basada en la legislación
catalana?

Sin embargo, pensaron algunos, la solución podría venir de una ley catalana que
amparara, le diera una cobertura legal, a ésta u otras consultas. Parecía mucho más
probable. Empate a que así, quizá sí habrá consulta. Probabilidad de un 53% en
Cataluña y del 54% en el resto de España. Los más optimistas, en Cataluña los
independentistas (probabilidad del 65%) y en las otras Comunidades los
"permisivos" (63%).

Ya tenemos dos preguntas y una fecha: 9 de noviembre de 2014

Una vez acordadas por las fuerzas soberanistas las preguntas y la fecha para
celebrar la Consulta el 9-N, apoyándose en la legislación propia que se estaba
tramitando en el Parlamento catalán, incluimos un nuevo planteamiento para esta
cuestión en la segunda y la tercera olas del Estudio Prospectivo.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 45

En teoría, podría pasar que se celebrara la Consulta el 9-N con las dos preguntas
previstas o con alguna variante, o que no se realizara. Todavía estaba por ver si la
Consulta se llevaría a cabo con la autorización del Estado, si sería tolerada por
basarse en una legislación catalana, si se celebraría "a pesar de todo" o si no habría
nada que celebrar.

En Cataluña creyeron que sí, que habría consulta con las dos preguntas
consensuadas, primero dando a este escenario un 43% de probabilidades y tres
meses más tarde un 49%. Tampoco se descartaba un cambio en las preguntas, lo
que al sumar daba una probabilidad del 56% al principio y del 62% al llegar al
verano de 2014. La cosa se creía encarrilada, aunque en Madrid ya habían dicho
definitivamente que no al procedimiento del Referéndum. Por esta razón, poca
probabilidad se le daba a que la legalidad que amparara la Consulta derivara de una
aprobación del Estado (entre un 7% al principio y un 4% después). Las expectativas
estaban puestas en la legislación catalana (primero el 28% y tres meses después el
34%) y también en hacerla a "pesar de todo" (probabilidad en crecimiento al pasar
del 26% al 33%). Iba tomando forma un desenlace para el 9-N con papeletas y
urnas, con o sin permiso. En el primer trimestre de 2014 la probabilidad de que se
celebrara el 9-N de un modo u otro sumaba el 61% y en verano alcanzaba 10 puntos
más, el 71%.

En el resto de España, al comenzar 2014 pensaban que no. La probabilidad de que
el 9-N llegara a buen puerto solo era del 38%, pero tres meses después subía hasta
el 51%, sobre todo por las estimaciones más optimistas que hacían los permisivos
(60%). Al introducir el tipo de legalidad que haría posible el 9-N, pero también la
posibilidad de que se celebrara a pesar de todo, las probabilidades de que fuera
adelante la Consulta eran más elevadas, con un 51% al principio y un 56% al final.
La hipótesis del "a pesar de todo" cobraba verosimilitud. Catalanes y no catalanes,
aunque fuera con probabilidades desiguales, empezaron a creer que habría 9-N. Y
lo fue "a pesar de todo". Una gigantesca encuesta sin valor legal alguno, pero con
urnas y papeletas.

 
46 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

PROBABILIDAD CONSULTA 9N (2ª y 3ª Olas)
Catalunya Resto España
2ª Ola 3ª Ola 2ª Ola 3ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 69 69 83 77

Probabilidades Medias
DE QUE SE CELEBRE CON LAS DOS PREGUNTAS 43 49 24 36
DE QUE SE CELEBRE CON OTRA/S PREGUNTA/S 13 14 14 15
TOTAL DE QUE SE CELEBRE 56 62 38 51

DE QUE NO SE CELEBRE 44 38 62 49

100 100 100 100

¿Una Consulta con la legislación catalana como aval legal para conocer la opinión
de los ciudadanos?. La gente pensaba que sí. Pues no. Tampoco. En su momento y
entendiendo el Gobierno de España y su Tribunal Constitucional que una Consulta
podría amparar fraudulentamente un referéndum de independencia, se impugnó la
ley de Consultas catalana. Esta medida también afectó a la Comunidad canaria, que
quiso hacer frente, con una ley similar, a la amenaza de prospecciones petrolíferas
en sus zonas marítimas. Las vías legales parecían pues agotadas.

Pero, nuestros entrevistados, que tenían claro que con autorización del Estado no,
que confiaron en la legislación catalana como soporte jurídico de una Consulta
legal y se equivocaron en ello, acertaron de pleno en que sí habría 9-N. Lo hubo, "a
pesar de todo". Fue una macro-encuesta (un Proceso Participativo), que también
prohibieron pero que no pudieron (o que no quisieron) impedir. Evitaron un
escándalo internacional y un mayor conflicto doméstico. Sin embargo, los
"responsables" del 9-N están procesados.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 47

¿Y quién hubiera ganado si...?

En la cuarta y última ola del Estudio, era el momento de hacer un balance para
saber dónde estaban las mayorías y las minorías en relación al quid de la cuestión y
disponer de cuantos más indicadores mejor.

En este orden de cosas, los participantes catalanes nos dieron una probabilidad del
54% para el triunfo de los partidarios de la Independencia en un referéndum y del
46% para los opuestos a ella. ¿Recuerdan que alertábamos que estas cifras
prácticamente calcaban su propia intención de voto? En efecto su propio voto
apuntaba a un 56% de partidarios del Sí y un 44% de Noes y, aquí, sus estimaciones
suponen probabilidades del 54% y 46%, respectivamente. Y muy significativo, las
tendencias expresadas por "independentistas" y "unionistas" sin ser iguales
tampoco discrepan radicalmente, Cada uno "arrima el ascua a su sardina", pero
moderadamente en ambos casos. Unos estiman más probable su victoria (60%) y
los otros la suya (56%).

En el resto de España, se invierten las probabilidades y la victoria se inclinarían en
contra de la independencia por 46% contra 54%. Muy ajustado, en todo caso.

PROBABILIDAD DE RESULTADOS CONSULTA 1 PREGUNTA (4ª Ola)
Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75

(%) (%)
GANA EL SÍ INDEPENDENCIA 54 46
GANA EL NO INDEPENDENCIA 46 54

100 100

2.5 Probabilidades sobre elecciones plebiscitarias

Las Elecciones Autonómicas plebiscitarias se han manejado como el único camino
legal que queda tras el bloqueo definitivo de cualquier Consulta realizada con el

 
48 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

objetivo de conocer democráticamente la opinión de los catalanes sobre su futuro.
La fecha del 27 de septiembre es la que se anuncia, aún sin convocatoria oficial en
el momento de redactar estas líneas, para llevarlas a cabo. Para aquellas fuerzas
políticas (y sociales) que suscriben la Hoja de Ruta hacia la Independencia, las
próximas Autonómicas (adelantadas un año sobre el plazo máximo de la actual
legislatura) serán plebiscitarias porque se comprometen a recoger expresamente
en sus programas electorales el objetivo de la Independencia de Cataluña y de
llevarlo adelante si obtienen la mayoría absoluta.

¿Habrá Elecciones Plebiscitarias?

Nos ocupamos de este aspecto del proceso soberanista desde el primer momento,
un año y medio antes de ser anunciadas. En las tres primeras olas nos
preguntábamos, y preguntamos, si habría o no Elecciones de tal carácter.

Los colaboradores del Panel lo tuvieron muy claro desde el principio, seguramente
porque el Referéndum o la Consulta "legales" pintaban mal desde primera hora. En
Cataluña, la probabilidad de que hubiera plebiscitarias en 2014 han estado
rondando entre el 25% y el 30%. Si el plazo se ampliaba dos años más, las
probabilidades se disparaban hasta superar el 70%.

PROBABILIDAD ELECCIONES AUTONÓMICAS PLEBISCITARIAS
Catalunya Resto España
1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola
TOTAL 90 69 69 113 83 77

Probabilidades Medias
QUE SE CELEBREN EN 2014 30 26 28 28 20 22
QUE SE CELEBREN EN 2015 Ó 2016 44 55 45 37 49 47
SubTotal que se celebren en 2014/2015/2016 74 81 73 65 69 69

QUE NO SE CELEBREN EN PRÓXIMOS AÑOS 26 19 27 35 31 31

100 100 100 100 100 100
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 49

No se ha vivido muy diferente esta hipótesis "plebiscitaria" en la muestra
encuestada de las otras Comunidades. Su probabilidad estaba en el entorno del
70% para celebrarse antes de acabar el 2016. Muy poca diferencia con la percepción
de los catalanes. Las Plebiscitarias han sido interpretadas como un paso más e
inevitable dadas las circunstancias.

Pronósticos para las Plebiscitarias

En verano de 2014 la perspectiva de unas Elecciones Autonómicas adelantadas y
plebiscitarias iba cobrando fuerza a medida que se visualizaban los obstáculos
existentes para llevar a cabo una Consulta "legal" el 9 de noviembre. Por esta razón,
en la tercera ola introducimos la demanda de un pronóstico sobre sus resultados
sin vincularlas a una fecha concreta. Las cosas podían haber cambiado por muchas
razones. Una de ellas, la propia evolución del proceso soberanista. Acababa de
darse la significativa irrupción de Podemos en el firmamento político, nueva
formación que había logrado un éxito notable en las Europeas de mayo. Las
encuestas que se publicaban detectaban un importante avance en las intenciones
de voto de ERC y las noticias de la prensa no descartaban una ruptura en el seno de
la coalición gobernante, Convergència i Unió (CiU), por el supuesto desacuerdo de
Durán i Lleida (UDC) con la deriva independentista del líder de CDC y Presidente
de la Generalitat, Artur Mas.

Los cambios pronosticados para una próximas Plebiscitarias afectan a la práctica
totalidad de partidos con muchas coincidencias entre los entrevistados de
Cataluña y los del resto del Estado. No en balde, se publican encuestas de intención
de voto frecuentemente y nuestros colaboradores las habrán estado siguiendo en
muchos casos...

Empecemos por los pronósticos de los encuestados catalanes. ERC sería el gran
triunfador; doblaría su cuota electoral (de 14% a 28%) y superaría a CiU (con un
serio batacazo al pasar del 31% al 23%).

 
50 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

PSC prolongaría su agonía al transformar el 15% que obtuvo en 2012 en un 10%,
con fuga masiva de votos hacia Podemos; pasaría de segundo partido en votos al
tercero, empatado con ICV-EUiA, que por el momento aguantaría el tirón de
Podemos (6%). El PPC perdería casi cinco puntos y C´s se mantendría. La CUP
ganaría un 2%.

Por bloques, la suma CiU+ERC+CUP mejoraría sus registros desde el 48% hasta el
56%, lo que les facilitaría una gran victoria y la mayoría absoluta en la Cámara
catalana. El bloque decididamente anti-independentista (PSC+PPC+C´s)
retrocedería 10 puntos. La suma de Iniciativa y Podemos crecería por la exclusiva
aportación de estos últimos. De acuerdo con nuestros colaboradores de Cataluña,
el independentismo se reforzaría mucho, si CiU no se fractura y siempre que Unió
Democrática no se bajara del carro después de las Plebiscitarias... Pero, ¿y si se
fractura antes de los comicios? En este punto, nuestros encuestados hacían
proyecciones muy distintas a la anteriores.

La hipótesis de tal fractura (que se confirmó en junio del 2015, un año después de
plantearla a nuestros entrevistados) supondría a juicio de los entrevistados de
Cataluña que el bloque CDC+ERC+CUP, ya inequívocamente partidarios de la
independencia sin la duda de Durán, obtendrían un 49% de los sufragios, lo mismo
que tuvieron en 2012 con UDC incluida. CDC sacaría un 6% menos que CiU. Y la
UDC de Durán conseguiría un 8%, casi todo arrebatado a los convergentes de CDC.
Todos los demás partidos solo experimentarían correcciones menores. Y
naturalmente aumentaría la fragmentación parlamentaria. Actualmente hay siete
fuerzas representadas en la Cámara. Si no hay fractura solo entraría uno más,
Podemos, y ya serían ocho. Con fractura en CiU, habría otra más, nueve, con Unió
Democràtica. En este escenario, ERC (26%) sería el primer partido a mucha
distancia del segundo, CDC (18%) y ningún otro superaría el 10%, Máxima
fragmentación en un parlamento donde los "independentistas" tendrían una
mayoría sin hipotecas. Tengamos en cuenta, no obstante, que desde el verano de
2014 mucha agua ha pasado bajo los puentes.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 51

Desde el resto de España, la mirada era algo diferente, barriendo cada uno para
casa. ERC no obtendría tanto como piensan los catalanes, aunque avanzaría
respecto a los anteriores comicios. PPC y PSC bajarían, pero subiría C´s, Podemos
tendría mejores resultados y la CUP estaría igual que como está en el Parlament
actual y peor que los pronósticos de los catalanes. Pero si se fracturara CiU, UDC se
dispararía (11%) y pisaría los talones a CDC (15%); los demás experimentarían
pocas variaciones. Por bloques, si CiU permanece unida, esta coalición más ERC y
la CUP se quedarían con un 2% más que ahora; y mayoría absoluta en escaños. Si
CiU se fractura, el bloque CDC+ERC+CUP se quedaría con el 41% de los votos y los
votos sumados de UDC, PSC, PPC y C´s llegarían al 38%. Para el resto de España, la
mayoría no estaba escrita aún. Y a todo esto, ¿Durán es o no independentista? Dice
finalmente que No a cualquier precio... En junio de 2015, antes del 27-S, los
militantes de UDC tomaron la palabra y el partido se ha dividido en dos. Durán se
ha quedado las siglas y los discrepantes (que se identifican con los ideales de
Carrasco i Formiguera, fundador del partido y fusilado por Franco) montaron un
nuevo partido (independentista) en un par de semanas (Demòcrates de Catalunya).

¿Que hemos aprendido de toda esta información? Que en Cataluña se pronosticaba
en el verano de 2014 (vísperas de una nueva Diada y del Referéndum escocés) una
victoria electoral de los partidarios de la Independencia, con resultados solo algo
distintos según se moviera el máximo dirigente de Unió, pero sin modificar
substancialmente la situación. En el resto de España, por el contrario, pronostican
que el rumbo de Durán i Lleida será decisivo para el futuro del proceso soberanista.
Si Durán no rompía la baraja, en el nuevo parlamento no habría más cambios que el
relevo de ERC en el liderazgo electoral y la misma mayoría de bloque que ahora,
pero aportando el mayor número de escaños ERC. Si el líder que se reclama del
confederalismo, Josep Antoni Durán sí rompe la coalición, pronosticaban un éxito
parcial de su partido, lo suficiente para poner palos en la rueda del
independentismo. ¿Y quizá convertirse en President de la Generalitat con los votos
socialistas, populares y "riveristas"...? No es casual que en Madrid se levanten
algunas voces (tampoco hay demasiadas), la última la del ex-ministro socialista

 
52 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

José Bono, reclamando el papel de "intermediario" para Durán i Lleida. Pero aún
tenemos más datos y ya dijimos que desde el verano anterior mucha agua ha pasado
bajo los puentes y aún cabe que pase bastante más en los próximos meses.

PRONÓSTICO ELECCIONES PLEBISCITARIAS (3ª Ola)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTA 69 77
% votos Válidos Pronóstico Pronóstico
Autonómicas 2012
(%) (%) (%)

CiU 30,7 23,2 22,3
PSC 14,4 9,9 10,1
ERC 13,7 27,0 23,8
PPC 13,0 8,5 9,7
ICV-EUiA 9,9 9,7 9,2
C’s 7,6 7,1 8,9
CUP 3,5 5,6 3,5
Podem/Podemos 6,4 8,2
Otros 7,2 2,7 4,4

100 100 100
Bloques:
CiU+ERC+CUP 47,9 55,8 49,6
PSC+PPC+C’s 35,0 25,4 28,6
ICV-EUiA+Podem/Podemos 9,9 16,1 17,4

Otros 7,2 2,7 4,4

100 100 100
 

   
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 53

 

PRONÓSTICO PLEBISCITARIAS HIPÓTESIS FRACTURA CIU (3ª Ola)
Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 69 77
Pronóstico
(%) (%)

CDC 17,5 14,9
UDC 7,7 10,5
PSC 9,2 10,4
ERC 25,8 22,8
PPC 8,1 9,5
ICV-EUiA 10,0 9,0
C’s 7,3 8,0
CUP 5,3 3,6
Podem/Podemos 6,0 7,2
Otros 3,1 4,0

100 100

CDC+UDC+ERC+CUP 56,2 51,8
CDC+ERC+CUP 48,5 41,3
PSC+UDC 17,0 20,9
PSC+PPC+C´s 24,6 27,9
PPC+C´s 15,4 17,5
ICV-EUiA+Podem/Podemos 16,0 16,3

Profundicemos: ¿Cuál será la mayoría en el Parlamento del 27-S?

Cuando en la cuarta ola del Estudio, pocas semanas antes del 9-N, encarábamos su
finalización y sin saber a ciencia cierta lo que Durán i Lleida piensa o pensará
hacer, pero dando por supuesto que nuestros colaboradores están informados de
los lances que protagonizan los portavoces y dirigentes de los dos partidos de la
coalición y que ya se habrán hecho su composición de lugar, entendimos que había
que plantear la cuestión: ¿Qué signo tendrá la mayoría que salga del nuevo
parlamento, que para unos será "constituyente" si ganan y que otros no lo
reconocerán como tal en absoluto, ganen o pierdan?. Y no sobra una pregunta: ¿el

 
54 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

gobierno de Rajoy impedirá que se celebren con normalidad? ¿Acudirá de nuevo a
los fiscales y tribunales?

Aunque muchas cosas podrían pasar hasta el 27-S, en otoño de 2014 las
probabilidades apuntaban a favor de un triunfo de los Independentistas en las
Plebiscitarias que se esperaban no demasiadas lejanas, y así se percibía tanto en
Cataluña como en el resto de España. Por lo que respecta a los entrevistados
catalanes, daban un 72% de probabilidades a una victoria independentista frente a
un 28% de que suceda lo contrario. Con ello, validan los pronósticos que nos dieron
partido a partido. No hay grandes diferencias según se trate de favorables a la
secesión u opuestos (probabilidades respectivas del 76% y 68%). Los panelistas del
resto del Estado estimaban la victoria de los independentistas con una
probabilidad del 68%, sin diferencias relevantes entre "permisivos" y "no
permisivos". Concluyamos, que salvo terremoto o acontecimientos imprevisibles,
el triunfo independentista en elecciones autonómicas plebiscitarias se
interpretaba como cantado.

Observamos un contraste que puede ser intrigante, a primera vista. Apenas unas
pocas páginas atrás, decíamos que, desde la perspectiva de los entrevistados
catalanes, la probabilidad de que el independentismo ganara en un Referéndum era
del 56%. Ahora las mismas personas otorgan una probabilidad del 72% a que ésta
sea la mayoría en unas plebiscitarias (superior en 16 puntos).

La explicación debemos hallarla en la naturaleza distinta de uno y otro tipo de
convocatoria. Cabría esperar, y ello es coherente con todas las informaciones e
hipótesis que manejamos, una participación bastante más alta en un
Referéndum/Consulta de Independencia (si no fuera boicoteada por una de las
partes) que unas Autonómicas por muy plebiscitarias que puedan ser. En el primer
caso, sería razonable una participación alrededor del 80% y con parecido interés en
votar por parte de todos los segmentos electorales (lo que favorecería un resultado
muy reñido).
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 55

En unas Plebiscitarias, estimamos una menor participación, con dificultades para
quedar muy por encima del 75% (el record catalán en autonómicas es del 69,6% en
2012). Además, en las autonómicas los resultados han favorecido sistemáticamente
a los partidos hoy cercanos al "independentismo".

Tampoco puede descartarse que en estas estimaciones se esté reflejando la
reacción de un electorado (parte de él) deseoso de "castigar" a quienes han
impedido hacer la Consulta. Por otra parte, los argumentos electorales podrían
llegar a ser más complejos que el "caja o faja" de un referéndum. Y finalmente es
muy pronto todavía para certificar conclusiones... No obstante y por el momento,
en el "ambiente" se respiran vientos democráticos a favor de la separación.

PROBABILIDAD DE RESULTADOS ELECCIONES AUTONÓMICAS (4ª Ola)
Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
Probabilidades Medias

GANAN LOS INDEPENDENTISTAS CON MAYORÍA 72 68
NO GANAN LOS INDEPENDENTISTAS (NO LOGRAN MAYORÍA) 28 32

100 100

En el tercer capítulo se podrán seguir, junto a los resultados de encuestas
electorales realizadas hasta el momento de la publicación de este libro, los
pronósticos sobre el 27-S de nuestros panelistas expresados en términos de
reparto de escaños.

2.6 Probabilidad de acciones contra la Autonomía antes de 2015

Los colaboradores del Estudio acertaron plenamente al vaticinar que no habría
antes de 2015 ninguna de las posibles acciones "duras" contra la Autonomía
catalana. Coincidencia casi absoluta dentro y fuera de Cataluña.

 
56 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

La Suspensión de la Autonomía (o su intervención por parte del Gobierno Central),
reclamada por algunos políticos y periódicos de la capital, se descartaba con un
probabilidad del 80% en Cataluña y superior al 85% en el resto de España.

Aún era más improbable que el Presidente Mas fuera detenido y encarcelado
(90%). Recuérdese, sin embargo, que nuestra crónica histórica cuenta con un
anterior Presidente, Lluís Companys, en una primera etapa juzgado y encarcelado,
y años después, fusilado. No hace mucho ante las cámaras de una cadena de
televisión, Miguel Ángel Rodríguez, en su día portavoz del Gobierno Aznar,
afirmaba que lo que "le faltaba a Mas era un fusilamiento". Y, por último, Artur Mas
y otros miembros de su gobierno, ya en 2015, están en manos de los Tribunales por
su participación en el 9-N. Solo faltaba que, coincidiendo con la redacción final de
este documento, Miguel Ángel Carmona, tertuliano y candidato socialista a la
alcaldía de Madrid, advierta a los independentistas que "para saltarse la
Constitución deberán pasar por encima de mi cadáver". Mal asunto que
representantes de los dos principales partidos españoles (hasta ahora) coincidan
en poner "cadáveres" encima de la mesa, en vez de cordura.

La hipótesis de un golpe de Estado o una intervención militar antes de 2015 era
todavía más improbable (entre el 94% y el 98%).

2.7 A la espera de propuestas del Gobierno de España

Aunque no demasiadas, había ciertas expectativas de que Rajoy moviera ficha en el
tema catalán antes del 2015; sobre todo, en el Resto de España, donde a finales del
2013 estimaban en un 60% la probabilidad de que el Gobierno ofreciera al menos
una mejor financiación, algo que se pudiera parecer a un Pacto Fiscal. Fue pasando
el tiempo y antes del verano de 2014 esta probabilidad se había recortado hasta el
51%. Y efectivamente, el Presidente español no hizo propuestas de ningún género.

En Cataluña, lo vieron aún menos probable, 38% al principio en invierno y poco
más al llegar el siguiente julio, 44%. Es curioso que los partidarios de la
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 57

independencia creyeran que algo podría pasar, porque la probabilidad de que se
recibiera una oferta "tentadora" era del 26% al empezar el estudio y llegó hasta el
42% en verano. Si "temían" que esto pasara porque dificultaba el proyecto
independentista, debieron respirar al comprobar que nada de nada.

2.8 Acuerdos, conflictos y eventuales soluciones de Autogobierno

Acuerdos

Sobre el tapete hay cinco alternativas teóricas para cerrar el asunto y las hemos
estudiado. Muy en teoría, claro, existe la posibilidad de que todo acabe con una
acuerdo firmando las dos partes la Independencia de Cataluña antes de 2016.
Como resultado de un acuerdo entre buenos amigos y futuros vecinos, podemos
descartarlo porque nadie da un duro por él.

Los residentes en Cataluña no pasan de estimar entre un 13% y un 9% de
probabilidades para un acuerdo de esa naturaleza, según se trate del principio del
estudio o a mitad del 2014. En el resto de España, tamaña hipótesis no pasó del 7%
en ningún momento.

La solución Confederal tampoco tiene mucho futuro. En los momentos más
favorables, no logra superar el 14% de probabilidades y con pocas diferencias entre
los catalanes y el resto de españoles.

Si podía esperarse que el federalismo iba a ser antes del 2016 un camino con
recorrido, también hay que descartarlo. Ni en Cataluña ni en el Resto de España
conceden una probabilidad superior al 20%, con cifras muy similares en los dos
territorios.

Es algo más verosímil (y no demasiado) "otro tipo de acuerdo" (sin concretar) que
satisfaga a las dos partes y que resuelva satisfactoriamente la integración de
Cataluña en España. Al principio, en Cataluña parecían creer algo más en esta

 
58 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

posibilidad con una probabilidad del 30%, pero ésta fue menguando hasta el 23%.
El resto de España se mantuvo estable alrededor de una probabilidad del 34%.

Las tres opciones de integración (confederal, federal u otra satisfactoria) totalizan
en Cataluña un 49%; por el contrario, la probabilidad de que no haya ningún tipo de
acuerdo llega al 41%. El resto de los españoles, mucho más optimistas, reparten las
respectivas probabilidades en un 67% y 27%. El tiempo se acaba y 2015 es un año
electoral. Habrá oportunidades para definir estrategias para resolver el
contencioso, pero está la fecha del 27-S y los datos que iremos viendo parecen
dibujar escenarios poco propicios para los acuerdos.

PROBABILIDAD ACUERDO ESPAÑA-CATALUÑA ANTES DE 2016
Catalunya Resto España
2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 69 69 67 83 77 75

Probabilidades Medias
ACUERDO ESPAÑA FEDERAL 16 18 15 17 19 20
ACUERDO ESPAÑA CONFEDERAL 9 13 11 10 14 12
OTRO ACUERDO SATISFACTORIO AMBAS 30 27 23 34 33 34
PARTES
TOTAL ACUERDO QUE INTEGRE CATALUÑA EN 55 58 49 61 66 67
ESPAÑA
ACUERDO PERMITA INDEPENDENCIA 13 12 9 5 7 6
CATALUÑA
TOTAL ALGÚN ACUERDO (INCLUIDA 68 70 59 66 73 73
INDEPENDENCIA)

SIN ACUERDO 32 30 41 34 27 27

100 100 100 100 100 100

Resulta sumamente interesante comparar estas estimaciones con las realizadas
por los Corresponsales de Prensa Extranjera que han colaborado en este libro
respondiendo algunas de las preguntas del Panel Prospectivo. Las últimas de estas
entrevistas se llevaron a cabo en la primera semana de marzo de 2015. Los
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 59

Corresponsales residentes en Barcelona (doce colaboradores) dudan mucho de que
haya acuerdos y dan una probabilidad del 63% para la hipótesis "sin acuerdo
España-Cataluña" antes de 2016; lo que supone 22 puntos más que nuestros
entrevistados catalanes del Estudio.

Los Corresponsales en Madrid (once participantes) no son tan escépticos como sus
colegas de Barcelona y solo dan una probabilidad del 39% al "sin acuerdo", 12
puntos más que los entrevistados del panel del resto de España; no deja de ser
mucho atendiendo a las circunstancias. En definitiva, los Corresponsales perciben
un escenario entre obscuro y muy obscuro.

PROBABILIDAD ACUERDO ESPAÑA-CATALUÑA ANTES DE 2016:
Corresponsales de Prensa Extranjera
Noviembre 2014-marzo 2015
Cataluña (12) Madrid (11)
Media de Probabilidades

ACUERDO ESPAÑA FEDERAL 10 18
ACUERDO ESPAÑA CONFEDERAL 8 14
OTRO ACUERDO SATISFACTORIO AMBAS PARTES 17 27
TOTAL ACUERDO QUE INTEGRE CATALUÑA EN ESPAÑA 35 59

ACUERDO PERMITA INDEPENDENCIA CATALUÑA 2 2

SIN ACUERDO 63 39

100 100

Conflictos y soluciones

Dejamos atrás los escenarios posibles antes de 2016 y nos centramos en los
escenarios, más o menos imprevisibles, que pueden resultar de una DUI catalana.
En efecto, si en el horizonte se presentara una Declaración Unilateral de
Independencia por parte de Cataluña, sin aprobación española por tanto, nadie
tiene demasiado claro lo que puede pasar. En Cataluña se cree más probable que en
el resto de España la suspensión de la Autonomía, 32% frente al 27%. Si a estos

 
60 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

números se les suma la probabilidad de que el Gobierno central utilice las Fuerzas
Armadas para asegurar el orden público, o sea enviando los tanques (un 11% y un
7%, respectivamente), nos encontraremos que las respuestas "extremas" suman
probabilidades del 43% y 34%, respectivamente.

PROBABILIDAD RESPUESTAS ESPAÑOLAS ANTE UNA DECLARACIÓN UNILATERAL DE
INDEPENDENCIA (4º OLA)
Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75

Probabilidades Medias
Reconocimiento independencia y 7 6
negociación sobre el como, cuándo, etc.
Advertencia de ilegalidad y negociaciones 28 30
para mantener a Cataluña dentro de
España
Dictamen de ilegalidad, pero que deje que 22 29
el tiempo se encargue de demostrar su
inviabilidad
SUBTOTAL RESPUESTAS MESURADAS 57 66

El Gobierno de España suspenda la 32 27
Autonomía de Cataluña, con más o menos
consecuencias (retirada de competencias,
control de la policía autonómica por un
cargo nombrado por el gobierno central,
sustitución del presidente Mas y otros por
autoridades designadas por el gobierno
español, suspensión de las
funciones/actividades o disolución del
parlamento catalán, etc.)

El Gobierno de España, además de la 11 7
suspensión de la autonomía de Cataluña,
utilice las fuerzas armadas para asegurar el
orden público

SUBTOTAL RESPUESTAS EXTREMAS 43 34

100 100

En realidad, nuestros entrevistados dan algún margen mayoritario a las reacciones
"mesuradas" por parte de las autoridades españolas. Sabiendo, ya se veía venir, que
la probabilidad de que las partes se sienten a negociar amigablemente la separación
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 61

o el divorcio es irrelevante (no pasa del 7%), la alternativa moderada más verosímil
es que los gobernantes españoles atacarían con la vía judicial y sin renunciar a ella
abrirían negociaciones para lograr el "encaje". Recursos judiciales y Sentencia del
Constitucional, pero con diálogo constructivo y sin suspender la Autonomía. Más o
menos, la probabilidad de este escenario es el mismo para el resto de España y
Cataluña (30% y 28%).

Otra respuesta posible, pero que la ven algo menos consistente en Cataluña, es que
el Gobierno de España se pertreche con los recursos y la Sentencia del
Constitucional, se guarde el "As" de la Suspensión de la Autonomía y dé tiempo al
tiempo para que se demuestre la inviabilidad de la Independencia y poner punto
final a la "aventura". Probabilidades del 22% y 29% respectivamente.

En definitiva hay tres escenarios con, relativamente, parecidos grados de
probabilidad. Negociación, Suspensión y Tiempo. Curiosamente, entre los
residentes en el resto de España las respuestas "extremas" cuentan con una mayor
probabilidad entre los entrevistados que están en contra del "derecho a decidir de
Cataluña", 41% (¿quizá lo están deseando?) contrastando con el 25% de los que
están a favor del citado "derecho".

Nuevamente estamos en condiciones de comparar estas estimaciones con las
aportadas por los Corresponsales Extranjeros. Tanto los que viven en Barcelona
como los que lo hacen en Madrid ven más probable las respuestas mesuradas y
prudentes del Gobierno Central (61% y 76%) que las estimaciones respectivas de
los panelistas catalanes y de residentes en otras CC. AA. (57% y 66%). Lo que no
impide que en Cataluña, periodistas extranjeros (más próximos a los ambientes de
la Generalitat, al parlamento y al pueblo catalán) y ciudadanos, coincidan en dar
más probabilidad a las respuestas "fuertes" que los periodistas extranjeros en
Madrid (más cercanos a las fuentes políticas y al ambiente capitalino) y los
ciudadanos del resto de España. Tomamos nota: hay más temor en Cataluña a la
reacción de los poderes centrales.

 
62 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

PROBABILIDAD RESPUESTAS ESPAÑOLAS ANTE UNA DECLARACIÓN UNILATERAL DE
INDEPENDENCIA
Corresponsales de Prensa Extranjera
Noviembre 2014-marzo 2015

Cataluña (12) Madrid (11)
Media de Probabilidades

Reconocimiento independencia y negociación sobre 3 4
el como, cuándo, etc.
Advertencia de ilegalidad y negociaciones para 29 34
mantener a Cataluña dentro de España
Dictamen de ilegalidad, pero que deje que el tiempo 29 38
se encargue de demostrar su inviabilidad
SUBTOTAL RESPUESTAS MESURADAS 61 76

El Gobierno de España suspenda la Autonomía de 30 21
Cataluña, con más o menos consecuencias (retirada
de competencias, control de la policía autonómica
por un cargo nombrado por el gobierno central,
sustitución del presidente Mas y otros por
autoridades designadas por el gobierno español,
suspensión de las funciones/actividades o
disolución del parlamento catalán, etc.)

El Gobierno de España, además de la suspensión de 9 3
la autonomía de Cataluña, utilice las fuerzas
armadas para asegurar el orden público

SUBTOTAL RESPUESTAS EXTREMAS 39 24

100 100

Alternativas de Autogobierno dentro de España

¿Hay espacios para el acuerdo entre las dos partes basados en alguna fórmula de
Autogobierno para Cataluña que suponga una superación del marco actual?.

Planteamos tres alternativas a nuestros entrevistados sintéticamente
representativas de tres grados de Autogobierno diferentes. Simplificando mucho,
podríamos decir que el grado mayor corresponde a una propuesta de tipo
confederal, con reconocimiento de Cataluña como nación, con derecho a la
autodeterminación, mejor financiación o pacto fiscal y competencias blindadas en
cuestiones de idioma y cultura.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 63

El segundo grado, sería asociable a un federalismo asimétrico en una España
"nación de naciones", en la que Cataluña sería reconocida como nación, pero sin
derecho explicito a la autodeterminación, y con el mismo tratamiento fiscal y
cultural contemplado en el nivel anterior.

El tercer grado de Autogobierno cabría en un modelo convencional de federalismo
o, incluso, en el autonomismo actual siempre que recogiera al menos (pero nada
más) una mejora de la financiación a través de un Pacto Fiscal (o similar) en la línea
del Concierto Vasco y blindara las competencias en materia educativa, cultural e
idiomática.

De todos modos, a los entrevistados se les ha evitado el lío de los términos
"técnicos", para sugerir competencias reconocibles. Sin duda, hay que interpretarlo
todo en clave aproximativa; tampoco hay que olvidar que en la práctica política
pueden encontrarse tipos muy desiguales de federalismo y el modelo confederal
tiene escasa tradición. Pero, para entendernos, utilizaremos las ideas de
"confederalismo", "federalismo asimétrico" y "federalismo simétrico o
convencional" para facilitar la lectura de la información que relatamos a
continuación.

¿Autogobierno "Confederal" para Cataluña?

Como más arriba señalábamos, la propuesta "confederal" gusta a los entrevistados
catalanes, con un 53% que lo aceptaría con una escasa desaprobación (27%).
Prácticamente, todo lo contrario que los del resto de España que lo rechaza en 63%
de los casos con una aprobación del 25%. Conviene subrayar la división detectada
en el seno de ambos colectivos. En Cataluña esta fórmula agrada a los favorables a
la independencia (67%) y, también y es cosa importante, a los que no definen una
posición ante un referéndum (60%), pero muy poco a los que son contrarios a la
independencia que tan solo apoyan esta vía confederal en una proporción del 27%.
Se puede apreciar una profunda y paralela diferencia de actitudes en los residentes

 
64 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

en el resto de España; aquí, el colectivo de los que aceptan el derecho a decidir
catalán (menos del 40% del total) aceptarían el confederalismo en un 63%, justo
todo lo contrario de los que rechazan tal derecho que desaprueba la fórmula en un
88%.

Cabe, pues, suponer que esta alternativa tiene un muy escaso recorrido para ser
aceptable para las instituciones políticas de España. En esto van a coincidir
catalanes y no catalanes, porque la probabilidad de que España no aceptara tal
proposición es del 77% para los primeros y del 72% para los segundos. O sea, que
difícil, muy difícil. Pero si para España éste parece ser un camino imposible para
resolver la cuestión, sí podría serlo para Cataluña (no solo porque sus
entrevistados la aprueban en un 53%) sino porque los catalanes piensan que
Cataluña la aceptaría con una probabilidad aún mayor, del 66%, cifra casi idéntica a
la probabilidad del 68% que proyectan los entrevistados del resto de España. En
definitiva, Cataluña firmaría, pero España, no.

PROBABILIDAD DE QUE ESPAÑA ACEPTE UNA PROPUESTA (a): CON RECONOCIMIENTO
NACIONAL Y DERECHO AUTODETERMINACION, FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y
COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA (4º OLA)

Catalunya Resto España
4ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 67 75

Probabilidades Medias

ESPAÑA ACEPTE 23 28
ESPAÑA NO ACEPTE 77 72

100 100
 

PROBABILIDAD DE QUE CATALUÑA ACEPTE UNA PROPUESTA (a) : CON RECONOCIMIENTO
NACIONAL Y DERECHO AUTODETERMINACION, FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y
COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA

CATALUÑA ACEPTE 66 68
CATALUÑA NO ACEPTE 34 32

100 100
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 65

¿Federalismo asimétrico?

Partamos de la convención de que la segunda alternativa que hemos estudiado con
nuestros entrevistados, con contenidos como de la fórmula anterior, pero quitando
el derecho a la autodeterminación, vamos a llamarla, para entendernos mejor,
como "federalismo asimétrico".

Vimos anteriormente que esta propuesta es igual de aceptable que la confederal en
Cataluña (53%) pero creciendo el desacuerdo del 27% al 33%. Quitar el derecho de
Autodeterminación resta poco en Cataluña pero suma algo en el resto de España, al
reducirse la desaprobación del 63% al 48%; 15 puntos menos.

La escasa variación del dato global en Cataluña es solo la resultante de un cambio
de dirección por parte de partidarios del Sí a la Independencia y los del No. Para los
del Sí, la propuesta confederal era positiva en una proporción del 67%; la del
federalismo asimétrico (quitado el derecho a la autodeterminación) ya solo tiene el
respaldo del 30%. Por el otro lado, pasa al revés. A los del No a la Independencia les
gustaba poco el confederal (27%), y ahora se vuelcan con el federal asimétrico
(76%). Lo que pasa en Cataluña queda suficientemente claro.

En el resto de España sucede algo similar. Los "permisivos" con el derecho a decidir
evolucionan de un 63% de apoyo al confederalismo para bajar a un 56% con el
federalismo asimétrico. Pasa lo opuesto con los "no permisivos". Solo había un 4%
de respaldo al confederalismo, y sube a un 32%, al "rebajar" el nivel de
autogobierno; sigue rechazándose mayoritariamente, pero no tanto...

Teniendo en cuenta que la mayoría demográfica está del lado del "resto de España",
no puede caber dudas de que mucho tendrían que cambiar las cosas para que un
federalismo asimétrico concitara el entusiasmo del electorado español en su
conjunto. ¿Los políticos podrían lograrlo si se lo propusieran? Una reforma
constitucional de tal envergadura exige, en dos legislaturas diferentes, dos tercios
de apoyos en el Congreso de los Diputados y en el Senado (Cámara especialmente
blindada por su sistema electoral a favor de los conservadores) y un referéndum...

 
66 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Conocidas las posiciones de los entrevistados, constatamos que las probabilidades
que proyectan sobre las actitudes de las instituciones guardan alguna coincidencia,
pero las comparaciones dan juego. Veámoslo.

Los catalanes se muestran escépticos. Solo dan un 38% de probabilidades de que
España acepte este formato de organización territorial. Los "independentistas"
aún se lo creen menos (probabilidad del 33%). Pero los residentes en el resto de
España piensan que los políticos están mejor predispuestos que ellos mismos. Dan
una probabilidad del 50% a que España acepte (cuando a ellos solo les gusta,
recordémoslo, a un 40%).

¿Qué se espera de Cataluña? Pues tirios y troyanos aquí coinciden porque ambos
dividen las probabilidades a partes iguales. La probabilidad de que Cataluña
aceptara la fórmula del federalismo asimétrico que hemos propuesto es del 50%
para los catalanes y del 51% para el resto de España. Luego, hay una notable
coincidencia en este punto entre la posición de los catalanes y lo que se espera de
sus propias instituciones político-sociales y una pequeña discrepancia entre los
puntos de vista personales de los "no catalanes" y las que atribuyen a "España", a la
que ven más dispuestas a hacer concesiones de lo que les gustaría.

PROBABILIDAD DE QUE ESPAÑA ACEPTE UNA PROPUESTA (b): CON RECONOCIMIENTO
NACIONAL, SIN AUTODETERMINACION, CON FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y
COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA (4ª OLA)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75

Probabilidades Medias

ESPAÑA ACEPTE 38 50
ESPAÑA NO ACEPTE 62 50

100 100

 
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 67

PROBABILIDAD DE QUE CATALUÑA ACEPTE UNA PROPUESTA (b): CON RECONOCIMIENTO
NACIONAL, SIN AUTODETERMINACION, CON FINANCIACIÓN MEJOR/PACTO FISCAL Y
COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA

CATALUÑA ACEPTE 50 51
CATALUÑA NO ACEPTE 50 49

100 100

¿Federalismo?

Si estamos de acuerdo con que un Autogobierno para Cataluña que consista en
mejorar la financiación actual (se le llame como se le llame al pacto) y el blindaje de
las competencias culturales (que se han venido recortando y reinterpretando con
gran disgusto de las instituciones autonómicas catalanas) podría responder a algo
parecido a un federalismo convencional (despojado del reconocimiento nacional y
derechos de autodeterminación) o a un autonomismo "renovado", estaríamos en
condiciones de decir que nuestros encuestados se mueven en direcciones opuestas
según el ámbito territorial, como ya vimos anteriormente.

Esta alternativa pierde terreno en Cataluña. Si el confederalismo tenía el saldo
positivo más favorable (26 puntos; 53% a favor y 27% en contra) y que el
federalismo asimétrico mostraba una ventaja positiva algo menor (20 puntos, 53%
contra 33%), ahora el "federalismo" a palo seco pierde atractivo, solo apoyado por
un 42% contra un 36%; balance positivo pero escaso, 6 puntos. ¿Cómo es esto?
Porque los "independentistas lo rechazan casi de plano (67%), en contraste con los
opuestos a la Independencia que lo respaldan con un 76%.

Ahora bien, en el resto de España cambian las tornas. Los que aprobarían suponen
el 50%, por un 40% que no lo harían. Están mejor dispuestos los que aceptan el
"derecho a decidir" con un 56% (aunque les gustaba más el modelo confederal,
63%), que los que se oponen, que se dividen a partes iguales entre los que aceptan el
federalismo más "light" y los que no (ambos con un idéntico 48%). Visto lo visto,

 
68 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

¿qué podemos esperar por parte de las instituciones que coloquialmente
denominamos como "España" o "Madrid", y "Cataluña" o "Barcelona"?

Los catalanes entrevistados sí que creen que España aceptaría este modelo al darle
una probabilidad del 54%. Y aún lo ven más probable los del resto de España, 63%.
Justo a lo que se ha estado, y sigue en ello, oponiéndose Rajoy y el Partido Popular.

Queda claro que un Autogobierno para Cataluña que encajara, más o menos, en una
España Federal se apunta como (débilmente) viable por parte del resto de España,
aunque no obtendría una mayoría clara en Cataluña. Más allá de las posiciones de
los entrevistados, con exigua mayoría favorable, sus expectativas sobre lo que
Cataluña aceptaría delatan una probabilidad mayor de rechazo (57%) que de
aceptación (43%).

PROBABILIDAD DE QUE ESPAÑA ACEPTE UNA PROPUESTA (c): SOLAMENTE CON FINANCIACIÓN
MEJOR/PACTO FISCAL Y COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA 4ª Ola)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75

Probabilidades Medias
ESPAÑA ACEPTE 54 63
ESPAÑA NO ACEPTE 46 37

100 100

PROBABILIDAD DE QUE CATALUÑA ACEPTE UNA PROPUESTA (c): SOLAMENTE CON FINANCIACIÓN
MEJOR/PACTO FISCAL Y COMPETENCIAS BLINDADAS LENGUA, ENSEÑANZA Y CULTURA 4ª Ola)

CATALUÑA ACEPTE 43 45
CATALUÑA NO ACEPTE 57 55

100 100
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 69

Resumen: Escenarios y Probabilidades

Los entrevistados no encuentran ninguna hipótesis sólida de acuerdo. El escenario
de una Independencia acordada no es probable. Si el 27 de Septiembre hay
elecciones plebiscitarias y los independentistas obtienen mayoría absoluta, la
probabilidad de que sea aceptada y negociada con España no alcanza el 10%. El
único camino que se abre es la Declaración Unilateral.

Siempre a tenor de los resultados del Estudio de Prospectiva, el escenario
confederal sería aceptable para Cataluña con probabilidades que superan el 65%,
pero sería rechazado por España con probabilidades por encima del 70%.

El federalismo asimétrico (reconocimiento nacional, sin autodeterminación, y
arreglando los factores económicos y culturales) podría ser un espacio de
encuentro más probable, más o menos con un 50%. Estaría por ver si el sector
"independentista" estuviera dispuesto a desandar el camino, si ganan, una vez
superado el 27-S.

Un escalón por debajo del anterior grado de Autogobierno, España podría
respaldarlo con probabilidades en torno al 60%, pero con una probabilidad similar
sería rechazado por Cataluña.

2.9 Probabilidades acerca de la Independencia

El acuerdo amistoso, de entrada, apenas es probable. Lo que no quiere decir que no
pueda haber solución negociada más adelante. Dicho lo anterior, las pistas nos
encaminan hacia la Declaración Unilateral.

Declaración Unilateral de Independencia

Para los panelistas catalanes, la DUI es probable en un 36% antes de que acabe
2016 y añaden un 17% más para el periodo 2017-2020 para totalizar un 53%. Si

 
70 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

añadimos un 14% de probabilidades de que la DUI tenga que esperar más, se
obtiene una probabilidad total del 67%.

Para los independentistas, todo se acelera, hasta el punto que la probabilidad de
una DUI antes de llegar al 2021, es del 66% y que la haya aunque sea más tarde se
sitúa en el 78%. Los partidarios del No a la independencia no lo ven tan probable,
pero para antes del 2021 ven la DUI con una probabilidad del 31% y en un momento
u otro le conceden un 48%.

En el resto de España esperan la DUI con una probabilidad del 58%, pero solo les
parece probable de aquí al 2020 con una del 44%; y no hay grandes diferencias
entre los vaticinios de "permisivos" y "no permisivos".

Pero una Declaración Unilateral de Independencia no equivale inevitablemente a
una Independencia efectiva. Volveremos sobre este punto.

PROBABILIDAD DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA (DUI) 4º OLA

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
Probabilidades Medias
DUI EN 2014-2015 18 14
DUI EN 2016 18 15
SubTotal DUI 2014-2106 36 29

DUI EN 2017-2020 17 15
SubTotal DUI 2014-2020 53 44

DUI DESPUÉS DE 2020 14 14
SubTotal DUI ALGÚN DÍA 67 58
NUNCA DUI 33 42

100 100
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 71

¿Grandes Movilizaciones a favor y en contra de la Independencia?

A una Declaración Unilateral de Independencia se puede llegar, básicamente, a
renglón seguido de dos situaciones. Una tendría que ver con una eventual, y a veces
esgrimida por algunos, suspensión o intervención de la Autonomía que podría dar
como respuesta una DUI por parte del Parlament o una Asamblea de Cargos
Electos (como propone la Asamblea Nacional Catalana). Otra situación se podría
dar con un triunfo independentista en unas Elecciones Autonómicas anunciadas
como Plebiscitarias que, más pronto o más tarde, desembocaría en una DUI (tal vez
antes o después de un Referéndum, muy probablemente, convocado para aprobar
una Constitución catalana), dando por superado el Referéndum/Consulta sobre la
Independencia previsto para el 9-N y prohibido por las instancias españolas.

Un factor que puede adquirir gran importancia para el devenir de los
acontecimientos es el de las respuestas ciudadanas a las acciones tanto de España
como de Cataluña. Más arriba nos dimos por enterados de que la Suspensión o
Intervención de la Autonomía no es descartable, sobre todo si hay una DUI. Si así
fuera, ¿qué probabilidad hay de que se produzcan movilizaciones populares de
envergadura? Y frente a una DUI, ¿cabe esperar movilizaciones de los contrarios a
la Independencia catalana?

Bien sea por una Suspensión o porque se intenta frenar la DUI por la fuerza por
parte de las autoridades españolas, para los encuestados catalanes la hipótesis de
grandes movilizaciones para defender la Independencia tiene una probabilidad del
89%, alcanzando el 48% la probabilidad de que se mantengan hasta conseguir sus
objetivos. Estamos visualizando, en definitiva, un Maidán (Kiev), el primer
Maidán. En el resto de España esperan que haya movilizaciones casi tanto (87% de
probabilidad), aunque ven menos claro la probabilidad (32%) de que aguanten
hasta el "final"...

 
72 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

EN CASO DE SUSPENSIÓN DE AUTONOMÍA POR DUI, PROBABILIDAD GRANDES MOVILIZACIONES
PARA DEFENDER LA INDEPENDENCIA (4º OLA)

Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75

Probabilidades Medias
NO HABRIA MOVILIZACIONES 11 13
HABRIA MOVILIZACIONES CON FRACASO FINAL 41 55
MOVILIZACIONES Y SE MANTENDRIAN HASTA CONSEGUIR SUS 48 32
OBJETIVOS
SUBTOTAL HABRÍA MOVILIZACIONES 89 87

100 100

 

PROBABILIDAD GRANDES MOVILIZACIONES CONTRA LA INDEPENDENCIA

NO HABRIA MOVILIZACIONES 42 52
HABRIA MOVILIZACIONES CON FRACASO FINAL 34 32
MOVILIZACIONES Y SE MANTENDRIAN HASTA CONSEGUIR SUS 24 16
OBJETIVOS
SUBTOTAL HABRÍA MOVILIZACIONES 58 48

100 100

En Cataluña, los partidarios del Sí a la Independencia dan una probabilidad del
92% a las movilizaciones y las ven mantenerse hasta lograr el éxito con un 59%. Es
este colectivo, precisamente, el que tendría que protagonizar este desafío y
perseverar en él. Sus oponentes, los que están con el No a la Independencia,
también esperan grandes movilizaciones (83%), pero dan un 51% de probabilidades
a que se desinflen y acaben aceptando su fracaso.

En el resto de España, "permisivos" y "no permisivos" coinciden en otear grandes
movilizaciones (probabilidades respectivas del 88% y 90%, respectivamente; o sea,
lo ven igual. Pero los primeros creen que "resistirán" hasta obtener éxito con una
probabilidad del 41%, notablemente superior de la adjudicada por los segundos
(25%).
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 73

No obstante, también hemos valorado la posibilidad de que los acontecimiento den
lugar a movilizaciones de signo contrario, protagonizado por opuestos a la
Independencia. En comparación, se perciben como menos probables y de menor
intensidad.

En Cataluña se concede una probabilidad del 58% a que esto ocurra y de que se
mantengan hasta el "final" solo un 24% (muy lejos del 89% y 48% probabilizados
respectivamente paras las movilizaciones a favor de la Independencia). Aún son
más flojas las previsiones del resto de España: 48% de probabilidad a las grandes
movilizaciones y solo un 16% para la hipótesis de que aguanten hasta el final. Si hay
Maidán, será para los defensores de la Independencia.

La admisión de Cataluña en la Unión Europea

Es, sin duda, uno de los más poderosos condicionantes que pesa sobre el proceso
soberanista, siendo su mayor obstáculo el argumento de que sería el gobierno
español el que se opondría impidiendo cualquier posible unanimidad favorable.
Peligroso argumento, porque si bien es cierto que este tipo de declaraciones
pueden desanimar la voluntad independentista de un sector del electorado catalán,
también lo es que puede ser un estímulo pro-independentista más para otro
segmento por el escaso "amor" que tal "amenaza" transmite para con los catalanes.
Veamos las estimaciones realizadas por nuestros entrevistados del Panel
Prospectivo y por los Corresponsales de Prensa Extranjera.

Los entrevistados catalanes consideran que Cataluña, con una Declaración
Unilateral de Independencia, tiene una probabilidad del 37% de ser aceptada, más
pronto que tarde, como miembro por la Unión Europea. La de ser aceptada después
de varios años de negociaciones es del 43%. En definitiva la probabilidad de que sea
aceptada en algún momento es del 80%. El resto de los españoles lo ven más difícil;
una aceptación rápida reúne una probabilidad del 17% y la más lenta es del 42%. En
total, la probabilidad de que acabe incorporándose al Club europeo llega al 59%. El

 
74 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

contraste, hay que reconocerlo, es considerable. ¿Cuánto hay de objetividad y
cuánto de deseo proyectado?

PROBABILIDAD DE QUE, CON DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA, LA UE ACEPTE
A CATALUÑA COMO NUEVO ESTADO MIEMBRO

Catalunya Resto España
1ª 2ª 3ª 4ª 1ª 2ª 3ª 4ª
Ola Ola Ola Ola Ola Ola Ola Ola
TOTAL ENTREVISTAS 90 69 69 67 113 83 77 75

Probabilidades Medias
DE QUE, MÁS PRONTO QUE TARDE, SEA 37 37 42 37 15 12 19 17
ACEPTADA
DE QUE SEA ACEPTADA, DESPUÉS DE VARIOS 43 41 40 43 38 39 41 42
AÑOS DE NEGOCIACIONES
Sub-Total DE QUE SEA ACEPTADA 80 78 82 80 53 51 60 59

DE QUE NO SEA ACEPTADA 20 22 18 20 47 49 40 41

100 100 100 100 100 100 100 100

En Cataluña, los partidarios de la Independencia son más optimistas: la
probabilidad de una pronta integración era del 54% poco antes del 9-N, y si se suma
la de ser aceptados más tarde (36%), hace subir el total hasta una probabilidad del
90%. Los partidarios de No, por el contrario, ven muy improbable la entrada
inmediata (14%), pero más verosímil la lograda después de algunos años; no
obstante al final, ven la admisión factible con un 65% de probabilidades.

En el resto de España, los "permisivos" ven poco probable la admisión inmediata;
no llega al 25% las probabilidades para este supuesto, pero sí dan por descontado
que al final Cataluña sería admitida, con una probabilidad total del 73%. Los "no
permisivos" no dan más que alrededor del 50% de probabilidades de que esto
suceda incluso a la larga. Teniendo en cuenta que unos y otros pueden acceder a
una información semejante sobre esta cuestión, habrá que concluir que o no
reciben realmente la misma información, o no la valoran de la misma manera, o
proyectan sus preferencias, o hay algo de todo.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 75

Quizá ayude a comprender mejor la situación, conocer las estimaciones de los
Corresponsales. Hay una notable coincidencia entre los entrevistados del resto de
España y los periodistas extranjeros que viven y ejercen su profesión en Madrid.
Los primeros daban, como acabamos de ver, un 17% de probabilidades a la entrada
rápida. Los segundos se quedan con un 15%, muy cerca. Y si aquellos otorgaron una
probabilidad del 59% a la integración final, los periodistas extranjeros-madrileños
admiten una probabilidad algo mayor (63%). Cuatro puntos más elevada la
estimación periodística.

En Cataluña también se aprecian parecidos paralelismos. Los entrevistados
catalanes daban a la entrada más o menos "exprés" una probabilidad del 37%; para
los periodistas extranjeros-catalanes es un poco menor, del 31%. En la admisión a
largo plazo, los dos colectivos dan casi, casi, la misma probabilidad, del 80% para
unos y del 84% los otros; cuatro puntos más optimistas los periodistas.

PROBABILIDAD DE QUE, CON DECLARACIÓN UNILATERAL DE INDEPENDENCIA, LA UE ACEPTE A
CATALUÑA COMO NUEVO ESTADO MIEMBRO
Corresponsales de Prensa Extranjera
Noviembre 2014-marzo 2015
Cataluña (12) Madrid (11)
Media de Probabilidades

SEA ACEPTADA MÁS PRONTO QUE TARDE 31 15
SEA ACEPTADA DESPUÉS DE VARIOS AÑOS DE NEGOCIACIONES 53 48
Sub-Total DE QUE SEA ACEPTADA 84 63

DE QUE NO SEA ACEPTADA 16 37

100 100

La Unión Europea es, a juicio de los periodistas entrevistados, un actor que puede
ser crucial en el proceso y en las actuaciones de las dos partes implicadas. Por esta
razón, incorporamos a este texto sus principales aportaciones sobre esta cuestión y
que nos fueron expuestas a lo largo de las extensas entrevistas mantenidas con
ellos.

 
76 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Para unos, la posición de la Unión Europea no ofrece dudas y, haga lo que haga
dentro de la legalidad, el Gobierno de España obtendrá su pleno respaldo aplicando
el criterio de que se trata de un asunto interno; incluso unos pocos recuerdan que
el Reino Unido mantuvo Irlanda del Norte durante años bajo la Ley Marcial, sin
que los socios europeos se inmiscuyeran. Bastantes creen que detrás de una
aparente posición común de respaldo sin fisuras a Madrid, discretamente y en su
momento, los poderes europeos (políticos y económicos) negociarían,
presionarían, actuarían, para evitar males mayores que afectasen al
funcionamiento regular del sistema. Hay entrevistados que sostienen que la Unión
Europea se tomaría realmente en serio el asunto sólo si constatara una gran
mayoría favorable a la independencia y que en este caso actuaría en consecuencia
"imponiendo" los principios democráticos. Otros, mayoritarios, dan por muy
probable que la Suspensión de la Autonomía perjudicaría la imagen del Gobierno
central, especialmente si, como consecuencia de ello, aumentara la presión
independentista con la desestabilización subsiguiente que acabaría afectando a la
marcha de la economía. Más vueltas de tuerca que condujeran a la implicación
progresiva de fuerzas policiales y militares - y sus más que previsibles respuestas
ciudadanas - se valoran como muy improbables, podrían desembocar en una
escalada conflictiva, agravando la crisis política y poniendo en cuestión la imagen
democrática de España; además de incomodar y mucho a las instituciones de
Europa. Nadie quiere una España en una situación de confrontación permanente
que amenace la estabilidad, no solo de España, sino de la Unión. En este sentido,
hay que tener presente que, si bien es cierto que en la opinión pública internacional
y entre los políticos, no todos acaban de entender bien las reclamaciones catalanas
que se suponen enmarcadas en un Estado más o menos federal y satisfactorio,
también lo es que algunos sectores critican la obstinación del Gobierno negando a
Cataluña el derecho a decidir democráticamente su futuro, un derecho que
consideran básico. Para algunos, todo sería mucho más fácil si España reconociera
el derecho a decidir y respetara sus resultados.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 77

Las palabras de los corresponsales, con sus diversos matices, permiten identificar
una tendencia significativa por mayoritaria (y algo más frecuente en Barcelona)
que alerta de que el Gobierno de Madrid no puede, sin correr graves riesgos,
emplear el recurso considerado anacrónico en el siglo XXI, en palabras textuales de
uno de ellos, de enviar el Ejército a las regiones "desafectas". Asimismo, se apunta,
pero no en todos los casos, que, en el supuesto de una Declaración Unilateral de
Independencia, la habilidad de unos y otros en el manejo de sus bazas y las
dinámicas que de ellas se deriven, serían determinantes para la solución final,
habida cuenta que España pertenece a la UE y que ésta es una organización muy
legalista, pero también muy pragmática y con anclajes ideológicos democráticos.

El grueso de las fuerzas políticas que defienden la independencia en Cataluña
hacen rotundas y renovadas declaraciones de europeísmo. Si el "divorcio" fuera
acordado, como lo hubiera sido el de Escocia de haber ganado el "Sí", valdría con
replicar los puntos de vista de los corresponsales al respecto para visualizar la
solución "catalana". En líneas generales, coinciden en que Escocia habría entrado o
re-ingresado en la Unión, antes o después, y con soluciones puente durante el
interregno formal. Tendría que haberse puesto en la cola, pero la UE hubiera
creado mecanismos y solucionado los problemas porque nadie los quiere; un
divorcio amistoso sin obstáculos, ni siquiera posible por parte de España, a pesar
de algunas declaraciones más bien destinadas al consumo interno y como toque de
advertencia. Bastantes entrevistados han destacado que Cataluña ha "perdido" un
aliado y un "precedente" que hubiera allanado su camino y que algunos poderes en
Europa respiraron aliviados con el resultado del referéndum siempre interesados
en mantener el status quo.

En las actuales circunstancias, pocos datos invitan a pensar en un divorcio de
"terciopelo" entre Cataluña y España, en el supuesto de que hubiera una mayoría a
su favor. Y aunque sea cierto que en política nada debe descartarse, los "síntomas"
indican que, negada la vía del referéndum pactado, se perfila una deriva hacia la
proclamación de una Declaración Unilateral, si los partidos independentistas

 
78 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

logran la mayoría absoluta en los próximos (o ulteriores) comicios autonómicos, y
que se podría concretar después de un periodo de tiempo dedicado a construir las
necesarias estructuras de Estado y a negociar a muchas bandas.

Dicho de otro modo, como mínimo, casi todos creen que habría que esperar. ¿Y
mientras tanto? ¿Cuál sería el contexto empresarial e internacional que se
encontraría un Estado catalán independiente? ¿Cuáles pueden ser los trazos más
relevantes del panorama después de una DUI?

Varios corresponsales en Madrid representan la línea "escéptica". Ven muy difícil
el reconocimiento del nuevo Estado sin acuerdo español por ser contrario al
derecho internacional y muy complicada su admisión en la UE por las reglas
existentes, cuestión sobre la que cuál la Comisión ya se ha pronunciado; una
versión avalada por algún jurista especialista en procesos de independencia
consultado por uno de los corresponsales. Asimismo, opinan que un posible boicot
español podría perjudicar gravemente a la economía catalana, al menos mientras
no entrara de nuevo en el sistema de aranceles. Y la economía, con los bancos
catalanes con problemas de acceso a la financiación en los mercados, se
derrumbaría cuando no se pudieran pagar a los funcionarios y otros gastos. Habría
empresarios que cambiarían sus sedes a Madrid o a Zaragoza, más aún si tuvieran
que pagar aduanas o más impuestos. En cualquier caso, la transición hacia un
hipotético escenario mejor que el actual, sería más largo de lo que en la prensa
catalana se dice. No obstante, reconocen que España también podría salir
perjudicada, entre otras cosas, por la prima de riesgo y la deuda pública. La
intervención de la Unión Europea se percibe remota y se apunta a soluciones de
tipo federal para estabilizar la situación.

Otro pequeño grupo en Madrid duda que la independencia aporte ventajas para
Cataluña, o ve más que perder que ganar en la secesión, o desconfía de que
Cataluña tenga suficiente masa crítica para sostener un Estado y empresas y
mercados nacionales. No están seguros de que la Unión Europea instrumente
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 79

soluciones puente, aunque sí aceptan que Cataluña sería admitida en la UE
después de varios años de negociaciones.

El sector más numeroso de los corresponsales en Madrid, siempre con sus matices
diferenciales y aceptando que a la larga Cataluña sería admitida en la Unión, no
dejan de señalar motivos de incertidumbre. Preocupa el gran tamaño del sector
financiero catalán que exige una financiación amplia, aunque precisamente su
importancia y al objeto de evitar colapsos, podría obligar a que el Banco Central
Europeo decidiera mantener la ficción de que Cataluña sigue siendo miembro de la
UE por puro interés. Puede llegarse a cierto punto en el que no les quede más
remedio que aceptar el hecho consumado y poner en marcha soluciones puente
mientras se negocia a mayor plazo. La UE participaría para encontrar soluciones,
muy probablemente con el consentimiento de España, porque sería la más
perjudicada si hubiera un colapso económico en Cataluña. Mantener la libre
circulación de mercancías y de flujos económicos interesa a todas las partes. No se
descarta un escenario en el que, tras la DUI de Cataluña, si España no la reconoce,
pero tampoco la impide en la práctica, puedan seguirse aplicando con normalidad
los tratados europeos... Alguno de estos informantes cree en la fuga de empresas
extranjeras hacia Madrid, dejando sólo sub-sedes en Barcelona; otros entienden
que las empresas harían sus cálculos y actuarían en consecuencia; y no se descarta
un flujo en el sentido contrario, de empresas que no están instaladas en Barcelona
y que pueden estar ya aumentando sus contactos para adelantarse a los
acontecimientos. A las multinacionales no les gusta la fragmentación de los
mercados, mientras las Pymes se adaptarían mejor a los cambios. Uno de los
entrevistados nos decía que la mayoría de los empresarios extranjeros no quiere la
independencia, pero tampoco ve en ello una catástrofe; las empresas quieren
estabilidad y aceptarían la independencia. En este sentido, hacía referencia a una
declaración pública de una asociación minoritaria de empresarios alemanes en
contra de la independencia que, a pesar de ser un pequeño grupo, encontró mucho
eco en Madrid, por razones obvias.

 
80 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Si bien estos corresponsales coinciden con los más escépticos en que Europa no
está esperando a Cataluña con los "brazos abiertos" y en que los grandes Estados
no ven con simpatía ni la secesión en el interior de los actuales Estados ni la
modificación de fronteras, algunos hacen otras lecturas sobre la cuestión de la
admisión de nuevos miembros y no la dan por cerrada. Así se expresa uno de los
periodistas: " Aquí cada cual interpreta lo que cree que dicen los tratados de la UE,
y cada bando lo usa como argumento decisivo a favor o en contra de la
independencia, para predecir futuros encantados o desastres y cataclismos… La
única que no opina es la propia Comisión. O, para ser más amable, lo hace de forma
discreta, superficial y poco argumentada". Y otro afirma: "No veo un gran problema
para Cataluña, si los independentistas ganan las elecciones con (...) dos tercios. Se
queda en la Unión, porque se trata de un caso no regulado ni en Roma ni en
Maastricht. Habría que habilitar una nueva fórmula que contemplase el resultado.
A partir de ahí, todo se podría regular normalmente. Y si, finalmente, Madrid
aceptara la derrota, todo se puede regular más rápidamente".

En lo que se refiere a los corresponsales residentes en Barcelona, se comparte la
idea que la admisión de un nuevo Estado catalán en la Unión se haría esperar, pero
que tras la inevitable negociación (que podría empezar al día siguiente) se
produciría la integración, porque todos los intereses apuntalarían esta decisión.
También confían en su intervención para, de una manera u otra, influir en el
periodo de transición con mecanismos adecuados para evitar escenarios peligrosos
o de colapso que no convienen a nadie. Los mismos intereses que favorecen ahora
el status quo, cambiarían su actitud ante una situación radicalmente diferente. En
palabras de uno de los periodistas y a propósito del reconocimiento internacional
del nuevo Estado, "lo veo como un hecho irreversible, históricamente el camino va
a seguir y, tarde o temprano, creo que así será".

Tan solo uno ellos cuestiona explícitamente que la independencia sea una buena
idea y teme que perjudique tanto a España como a Cataluña; a ésta sobre todo hasta
que sea readmitida en la UE y forme parte de nuevo del mercado interior único.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 81

Entre los restantes corresponsales entrevistados, unos pocos no explicitan
inquietudes al respecto o no esperan ni un escenario paradisiaco ni uno
catastrófico; y la mayoría cree decididamente en su viabilidad económica. Las
claves de esta confianza se sitúan en que Barcelona es un referente importante a
nivel internacional, en su proyección cultural y artística, en su capacidad
innovadora y de marcar tendencias. Como amenazas se citan el boicot de
determinados productos de consumo en España, pero no el de otros (como las
piezas para automóviles, por ejemplo), el riesgo de pérdidas de inversiones por la
incertidumbre (se habla de las compras rusas en la Costa Brava); sin embargo,
frente a los riesgos se contraponen las oportunidades de una mayor exportación al
exterior, porque el aparato productivo catalán está muy orientado en esta
dirección. No es creíble que las multinacionales se vayan de Cataluña, porque lo
que les interesa es ganar y estarán donde haya protección y garantías jurídicas. En
este sentido, se enfatiza que Cataluña por su posición estratégica, entre otros
motivos, es un polo fuerte en el área mediterránea, un potencial motor de
desarrollo económico y político para quienes intentan poner en marcha las
regiones francesas del Sur, con Montpellier y Toulouse deseosas de aliarse con
Barcelona.

Incluso para un corresponsal que no espera una salida independentista del actual
proceso y que está seguro de que la entrada en la UE sería muy difícil, no duda de su
viabilidad como Estado ("si hasta Malta lo es"), no solo por su propia fortaleza, sino
porque España tampoco la impediría. Entre otras razones, se hace notar que nadie
tiene interés en establecer aranceles, la importancia de las conexiones de Cataluña
con Italia y con el Ave a París, el corredor del Mediterráneo y el puerto de
Barcelona...

Respecto a la cuestión del euro se exponen varios argumentos tranquilizadores
para los independentistas. Los euros en vez de pasar por Madrid, llegarían
directamente a Barcelona, una de las capitales del Mediterráneo. ¿Por qué no iba a
ser así, si se financia a Grecia que está en una situación más desfavorable, por

 
82 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

ejemplo?. Se impondría el pragmatismo y el no buscarse problemas. Mientras
durara la exclusión de la UE, algunas expectativas remiten a los múltiples acuerdos
de la UE con Suiza y con otros países europeos que no son miembros, y los casos de
Andorra, San Marino y Mónaco que funcionan sin problemas dentro de la Zona
Euro, incluso acuñando moneda. Sobre las limitaciones que implica no poder
influir directamente en las decisiones de los órganos económicos de la Unión, cabe
decir que ahora Cataluña tampoco tiene esta capacidad. Algo parecido pasa con el
argumento de las eventuales fugas de empresas a Madrid y que dejarían simples
sub-sedes en Cataluña; el comentario de un Corresponsal establecido en Barcelona
viene a contestarlo cuando se lamenta que descarten confiarle algunas
corresponsalías porque las tienen en la capital de España, sin apreciar que
Barcelona es también una de sus capitales de facto y una de las principales del
Mediterráneo. De algún modo, lo que subyace es que actualmente Madrid ya se
beneficia del plus de capitalidad, del que Barcelona no disfruta y que quizás podría
adquirirlo con la independencia. Algún corresponsal ha llamado la atención sobre
las recientes tomas de postura de la prensa anglosajona (Bloomberg, Financial
Times...), que se sienten representantes de los intereses económicos y
empresariales internacionales que quieren seguridad, a favor de una consulta de
verdad.

Al margen de la cuestión de la adhesión a la UE y en cuanto a reconocimientos
diplomáticos, la mayoría de los Corresponsales entrevistados en Barcelona y
Madrid están de acuerdo en que el nuevo Estado obtendría inicialmente pocos
apoyos explícitos; se menciona a los pequeños y nuevos Estados, algunos de los
cuales han pasado por experiencias similares, los bálticos, los balcánicos, Islandia,
Irlanda... pero todos muy condicionados por las políticas de los grandes Estados,
conservadores y reacios a los cambios del status quo. No se descarta por otro lado,
que países como China pudieran estar interesados por sus políticas de gran
potencia en acercarse al nuevo Estado, aunque tiene riesgos y sin duda molestaría a
los Estados Unidos; competencia entre ambos países que quizá podría
aprovecharse para mejorar posiciones. En definitiva, aunque unos pocos
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 83

diplomáticos reconocen, más o menos en privado, que no es una mala idea la
independencia de Cataluña o que incluso simpaticen con ella y hagan
declaraciones (que después rectifican), aunque bastantes políticos preferirían
soluciones pactadas, a pesar de que algunos piensan que un nuevo Estado pequeño
como Cataluña favorecería los intereses de los otros también pequeños,
reequilibrando la balanza del poder en Europa... los pronósticos indican que en un
primer momento los socios europeos darían soporte al Gobierno de España.
Después las cosas pueden cambiar según evolucionen las circunstancias: de
mantenerse el empeño independentista, el tiempo jugará a favor de su
consolidación. Una frase de un corresponsal italiano podría resumir el dilema con
el que quizá deban enfrentarse los catalanes: "Si vemos a mis abuelos en Italia
luchando y muriendo por la libertad, eso sí fue un sacrificio. Quizá, si tú sientes
tanto la independencia, tendrás que asumir un periodo inestable, y como logro a
nivel de identidad, de sentimiento o de proyección futura, tendrás que asumirlo.
En (la) transversalidad hay mucha fuerza, pero cuanto antes se aclare (...), el
camino será más coherente y quizá más fácil". Y la convicción, bastante extendida,
de que habrá "soluciones-puente" europeas para evitar males mayores que a nadie
conviene.

¿Habrá Independencia?

Es uno de los asuntos destacados del momento político (desde hace bastante
tiempo) y de los que más pesan en las agendas institucionales.

Podemos resumir a modo de titular diciendo que en Cataluña su independencia se
vive como casi inevitable. Todo apunta en esta dirección. Los entrevistados del
Panel le dan una probabilidad del 68% y los periodistas extranjeros que ahí residen
no solo no se quedan a la zaga, sino que la superan con el 75%. Otra cosa, es el
cuándo. Veamos con cierto detalle las previsiones de los panelistas catalanes. Para
ellos, la probabilidad de que Cataluña sea independiente a finales de 2015 es tan
solo del 12%. Incluyendo 2016, sube hasta el 27%. Si el horizonte se coloca entre

 
84 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

2017 y 2020, ya totalizamos una probabilidad del 43%, sin alcanzar todavía, el 50%.
Digamos que la independencia será inevitable, pero tal vez se hará esperar.
¿Porqué estos datos? La razón es que los partidarios de la Independencia creen que
se habrá alcanzado como máximo en 2020, con una probabilidad del 62%, mientras
que los que se oponen a la independencia lo comparten con una probabilidad
muchísimo menor, del 19%; una fuertísima discrepancia. En el largo plazo, la
Independencia es probable en un 81% para sus partidarios, frente a los opositores
que, de todos modos, la hacen subir hasta un 48%; Para estos últimos, no es
inevitable, pero tampoco descartable a la larga.

Como era de esperar, los encuestados del resto de España discrepan. A la
independencia catalana, incluso para "algún día más o menos lejano" no le dan una
probabilidad superior al 49%. Los corresponsales extranjeros-madrileños
coinciden en ello casi milimétricamente (51% es su probabilidad). En ambos casos,
las probabilidades del corto (hasta 2020) y el largo plazo se dividen casi a partes
iguales. Las estimaciones de unos y otros denotan, sin embargo, un grado notable
de incertidumbre sobre el futuro y una escasa confianza en una solución estable y
duradera para la "cuestión catalana".

PROBABILIDAD INDEPENDENCIA DE CATALUÑA (4º Ola)
Catalunya Resto España
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
Probabilidades Medias

QUE SEA INDEPENDIENTE EN 2014-2015 12 5
QUE SEA INDEPENDIENTE PERO EN 2016 15 9
SubTotal SEA INDEPENDIENTE 2014-2016 27 14

QUE SEA INDEPENDIENTE EN 2017-2020 17 15
SubTotal SEA INDEPENDIENTE 2014-2020 43 28

QUE SEA INDEPENDIENTE PERO DESPUÉS DE 2020 25 21
Total SEA INDEPENDIENTE ALGÚN DIA 68 49

DE QUE NUNCA SEA INDEPENDIENTE 32 51
100 100
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 85

PROBABILIDAD INDEPENDENCIA DE CATALUÑA
Catalunya Resto España
1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola 1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 90 69 69 67 113 83 77 75
Probabilidades Medias

INDEPENDIENTE ALGÚN DIA 61 61 67 68 36 41 52 49
NUNCA SEA INDEPENDIENTE 39 39 33 32 64 59 48 51
INDEPENDIENTE ALGÚN DIA 61 61 67 68 36 41 52 49

NUNCA SEA INDEPENDIENTE 39 39 33 32 64 59 48 51

100 100 100 100 100 100 100 100

El análisis de la serie obtenida a lo largo del año que ha durado el Estudio
Prospectivo demuestra que en Cataluña, al margen de los vaivenes personales (por
otra parte escasos) en su apoyo o rechazo a la independencia, demuestra una
consistencia indudable. Incluso la convicción de que Cataluña acabará siendo
independiente ha ido hacia arriba, pasando de una probabilidad de que ocurra del
61% al principio al 68%.

Y la clave de esta evolución en Cataluña no está en los "independentistas", que no
han modificado sus probabilidades estimadas (inalterables alrededor del 80%),
sino por el recorrido de los contrarios a la independencia, que comenzaron el
Estudio dando a esta hipótesis una probabilidad del 34%, para ir aumentándola al
38%, más tarde al 48% y por último al 54%. Precisamente, son los menos
interesados en el proceso (por su clara posición contraria) los que más se
convencen de que se está llegando (si no se ha llegado ya) al punto de "no retorno".

 
86 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

VOTARÍAN NO EN REFERÉNDUM INDEPENDENCIA.
RESIDENTES EN CATALUÑA (SEGÚN 1ª OLA)
1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola

TOTAL ENTREVISTA 28 21 21 20
PROBABILIDAD INDEPENDENCIA DE CATALUÑA Probabilidades Medias

Total SEA INDEPENDIENTE ALGÚN DIA 34 38 48 54
NUNCA SEA INDEPENDIENTE 66 62 52 46

100 100 100 100

También en el resto de España se ha dado una evolución paralela. De conceder una
probabilidad del 36% a que Cataluña acabara independiente al comienzo, pasó a
ser un trimestre después un 41%, para estabilizarse en las dos últimas olas en el
entorno del 50%. Las señales que envía el "proceso" (movilizaciones,
declaraciones, etc.) parecen estar haciendo su efecto en aquellos que tomaron sus
primeras manifestaciones como expresiones de meros estados de ánimo
transitorios, "calentones", provocados por políticos interesados, "argumentos"
para presionar y obtener privilegios económicos...

Sin lugar a dudas, un tema central del proceso soberanista para los corresponsales
de Prensa extranjera gira alrededor de si culminará o no con la independencia de
Cataluña. Sobre este punto, podemos resumir a modo de titular diciendo que los
corresponsales residentes en Cataluña dan a la independencia una probabilidad del
75%, aunque se queda en un 47% la de que se materialice antes de acabar 2020.
Dicho de otro modo, interpretan que la independencia es una consecuencia lógica
del proceso iniciado, pero que su culminación no está a la vuelta de la esquina y que
exigirá algún tiempo. Diez de los doce corresponsales en Barcelona ven más
probable la independencia que la opción contraria. A destacar que estos periodistas
creen más en la independencia que los propios catalanes del Panel prospectivo
(75% por 68%)
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 87

Los Corresponsales con base en Madrid se desmarcan en cierto modo de las
apreciaciones de sus colegas de Barcelona, sin llegar a descartar totalmente la
secesión. La probabilidad media que estiman para la hipótesis de que algún día
Cataluña sea independiente es del 51%, pero que esto suceda antes de acabar 2020
solo recibe una probabilidad del 27%. Aquí, de los once encuestados, seis
"apuestan" por la independencia y cinco en contra de ella.

CORRESPONSALES DE PRENSA EXTRANJERA
NOVIEMBRE 2014-MARZO 2015
Cataluña (12) Madrid (11)
Media de Media de
Probabilidades Probabilidades
PROBABILIDAD INDEPENDENCIA DE CATALUÑA: (%) (%)

SEA INDEPENDIENTE EN 2015 3 1
SEA INDEPENDIENTE PERO EN 2016 10 7
Sub-Total SEA INDEPENDIENTE 2015-2016 13 8
SEA INDEPENDIENTE PERO EN 2017-2020 34 19

Sub-Total SEA INDEPENDIENTE 2014-2020 47 27

DE QUE SEA INDEPENDIENTE ALGÚN DÍA, PERO 27 24
DESPUÉS DE 2020
Sub-Total SEA INDEPENDIENTE ALGÚN DIA 75 51

DE QUE NUNCA SEA INDEPENDIENTE 25 49

Total 100 100

Relación entre la Declaración Unilateral de Independencia y la
Independencia

Después de tantos conceptos y números, es legítimo preguntarse si hay alguna
relación entre todos ellos y, si la hay, interrogarse sobre su significado. Y lo que
ahora queremos averiguar es si existe alguna relación entre la probabilidad de que
haya una Declaración Unilateral y la Independencia efectiva. ¿Una es condición

 
88 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

necesaria para la otra? ¿Será la DUI condición suficiente? Las respuestas solo cabe
darlas en función de las probabilidades estimadas por los colaboradores del
Estudio prospectivo. Pero hay que destacar la extraordinaria coherencia de sus
resultados, nada fácil de que se produzca casualmente, por razones obvias. Si las
respuestas obtenidas a cada cuestión hubieran respondido a patrones aleatorios,
los resultados serían muy probablemente incongruentes.

CATALUNYA RESTO ESPAÑA
4ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 67 75
Probabilidades Medias

Total DUI 2014-2106 36 29
Total SEA INDEPENDIENTE 2014-2016 27 14

Total DUI 2014-2020 53 44
Total SEA INDEPENDIENTE 2014-2020 43 28

Total DUI ALGÚN DÍA 67 58
Total SEA INDEPENDIENTE ALGÚN DIA 68 49

Nos centramos en la muestra de Cataluña. A largo plazo, la probabilidad de una
DUI y la de la Independencia coinciden plenamente: 67% y 68%, respectivamente.
Por una parte, nuestros entrevistados parece que están persuadidos de que deberá
haber una DUI para alcanzar la Independencia, lo que supone reconocer, una vez
más, que el margen inicial de negociación con el Estado para un acuerdo mutuo es
escaso o nulo. Los datos también nos dicen que la DUI representa el éxito del
proceso final, pero eso sí, con un desfase entre la DUI y la Independencia efectiva
de alrededor de un par de años. De este modo, la probabilidad del 36% de una DUI
antes de 2017 (más la probabilidad de una DUI al año siguiente) se correspondería
a una probabilidad del 43% de que Cataluña sea independiente no más tarde de
2020. Si la DUI se produjera en el periodo 2017-2020, la probabilidad de la
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 89

independencia se aproximaría al 50% un año o dos después de 2020, y en algún
momento posterior dicha probabilidad llegaría a su máximo (68%). En todo caso,
domina una sensación de que el proceso va para largo, lo que en parte puede
mitigar las consecuencias del cansancio; parece como si la gente estuviera
preparándose para una larga y difícil maratón con obstáculos y no para una carrera
de 100 metros y con sprint.

En el resto de España, con menos probabilidades para lo uno y lo otro, se hace la
misma lectura del desfase, pero se incluye una posibilidad añadida de fracaso
independentista después y a pesar de una Declaración Unilateral, probabilidad de
fracaso que rondaría el 10%. Es la diferencia que dan entre la probabilidad de que
haya una DUI algún día (58%) y de que la Independencia sea efectiva (49%). Y
podría ser interpretada también como: "si hay DUI antes de 2021, habrá
independencia en algún momento; si se produce después, fracasará". España,
probablemente, empezó, no hace mucho, a perder la confianza de que bastarán la
Constitución y los Tribunales para frenar la deriva catalana.

2.10 Los sentimientos y las valoraciones

La cuestión catalana, el debate soberanista y las expectativas de que Cataluña se
independice de España son, cada vez más, materia candente. No puede sorprender
a nadie que los sentimientos, las emociones, estén a flor de piel.

Nos situamos en octubre del 2013, al inicio de esta Investigación Prospectiva,
reciente aún el 11 de septiembre de la cadena humana que siguió toda la costa
catalana. En Cataluña deseaba hacerse una consulta pero no había fecha ni estaba
claro que pudiera hacerse legalmente. Fuera de Cataluña la consulta más bien se
veía fuera de lugar y en todo caso al único que podía consultarse era al pueblo
español en su conjunto.

 
90 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

La lectura de las palabras y los textos que nuestros encuestados han dejado por
escrito, revela la diversidad de sensibilidades y matices existentes, en parte porque
el proceso de ninguna manera se veía igual dentro y fuera de Cataluña.

Se pedía a los colaboradores que resumieran sus sentimientos ante una eventual
independencia de Cataluña en tres palabras y lo hicieron en cada una de las tres
primeras olas del estudio, desde octubre de 2013 hasta agosto de 2014. Hay que
decir que el grado de colaboración fue extraordinario. Haciendo un primer balance
de las emociones expresadas, lo primero a destacar es que no llega al 1% los que no
contestan; no hay duda, se trata de un tema que despierta pasiones.

Sentimientos de los catalanes

El perfil sentimental que asoma a través de las palabras de los entrevistados
residentes en Cataluña es la yuxtaposición de dos patrones bien opuestos, el de los
partidarios del independencia y el de los que se oponen. Esquemáticamente. Los
unos, mayoritariamente muy arraigados en el territorio y su cultura con valores
tradicionalmente transmitidos de padres a hijos. Los otros, sobre todo "nuevos
catalanes"; los de mayor edad, procedentes de la inmigración llegada de otras
comunidades con su identidad española primigenia; y los más jóvenes, nacidos
catalanes e hijos de matrimonios de cultura y lengua castellanas.

Los independentistas combinan cinco conceptos clave, entre los emocionales y los
pragmáticos, siguiendo este orden: ilusión y esperanza; progreso y futuro;
identidad; libertad; voluntad. Además explicitan la indignación como causa de su
postura. Al mismo tiempo reconocen preocupación e inquietud, todo acompañado
de una cierta dosis de incertidumbre. Responde a un frame potente y sugestivo: la
esperanza de construir un país nuevo y mejor, en un proceso que exige voluntad y
de final aún incierto.

Los "unionistas", los que votarían "No" a la independencia, dibujan un cuadro
sentimental que no podría ser más opuesto. Sienten indignación, frustración,
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 91

incluso rabia; están hartos y aburridos, cansados; les inquieta y preocupa el
proceso; la independencia es innecesaria cuando no inoportuna; entienden que hay
mucha manipulación y electoralismo; ven egoísmo; es absurdo, una tontería; algo
rechazable; sería un error, una ruina; es un chantaje o un engaño; todo es confusión
y caos.

Hay otros grupos con sus respectivas singularidades, Los "abstencionistas"
destacan porque no se lo acaban de creer y desconfían. Los "indecisos" tienen
dudas, lo ven difícil y son escépticos, aunque están ilusionados y esperanzados por
otra parte. Quienes no quisieron decir su intención de voto en un referéndum
están, por encima de cualquier otra cosa, preocupados e inquietos.

Estas son las 25 principales referencias en las cuales se han agrupado las
respuestas obtenidas en el colectivo de los entrevistados catalanes atendiendo a los
diferentes posicionamientos ante el debate independentista:

RESIDENTES CATALUNYA VOTO REFERENDUM
SÍ NO NO NO NO
VOTO SABE CONT
TOTAL INDIVIDUOS 113 70 15 17 13
SENTIMIENTOS (%) (%) (%) (%) (%)

1. ILUSIÓN, ESPERANZA 72 3 0 29 15
2. FUTURO, ECONOMÍA, PROGRESO 42 0 0 0 8
3. PREOCUPACIÓN, INQUIETUD 16 20 0 6 100
4. INDIGNACIÓN, RABIA, FRUSTRACIÓN 9 27 13 6 31
5. INCREDULIDAD, ESCEPTICISMO, DESCONFIANZA 6 4 73 24 38
6. IDENTIDAD, PATRIOTISMO, HISTORIA 27 0 0 0 0
7. LIBERTAD, LIBERACIÓN 23 3 0 0 8
8. INCERTIDUMBRE 14 9 0 35 8
9. CANSANCIO, ABURRIMIENTO, HARTAZGO 3 21 0 6 15
10. MANIPULACIÓN, POLÍTICA, ELECTORALISMO 0 17 27 6 0
11. DUDAS 6 0 13 41 8
12. ENGAÑO, CHANTAJE 4 13 0 6 15
13. INNECESARIA, INOPORTUNO 1 20 0 0 0
14. DIFÍCIL, IMPROBABLE 6 3 0 24 0
15. ERROR, RUINA, DESGRACIA 1 14 13 6 0
16. VOLUNTAD, LUCHA, ESFUERZO 11 3 0 0 0
17. COMPRENSIÓN, MERECIDA, RESPETO 3 1 13 18 15

 
92 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

18. CONFUSIÓN, DESCONCIERTO, CAOS 1 10 13 12 0
19. INDEPENDENCIA, DEMOCRACIA, ESTADO 8 3 0 0 0
20. EGOISMO, INTERERES 0 16 0 0 0
21. ABSURDA, INCOMPRENSIBLE, TONTERÍA 1 14 0 0 0
22. NECESIDAD, SUPERVIVENCIA 9 0 0 0 0
23. RECHAZO, DESACUERDO 0 13 0 0 0
24. EXPECTACIÓN, INTERÉS 5 1 0 12 0
25. MIEDO, TEMOR 4 3 0 18 0

Estudiando la evolución a lo largo del tiempo, vemos como la "ilusión" pierde fuelle
para el conjunto de los entrevistados en Cataluña: del 49% al 28%, aunque sigue
siendo el sentimiento dominante entre los catalanes. La incertidumbre, el
cansancio o el aburrimiento aparecen sobre todo en el verano del 14, al mismo
tiempo que crecen las dudas. En la primera ola solo hacían referencia a la
incertidumbre un 7%, nueve meses después representan el 19%. El 4% que decían
estar ya cansados al principio llegan a ser un 20% en el verano siguiente. Las dudas
eran patrimonio del 4% de los encuestados catalanes y llegan hasta el 13%.
Detectamos, en definitiva, una importante pérdida de ilusión combinada con
sensaciones crecientes de cansancio, incertidumbre y dudas, consecuencias más
que probables del hecho de que por aquellas fechas era ya evidente que el gobierno
de España estaba poniendo, e iba a seguir haciéndolo, todo suerte de dificultades a
cualquier tipo de proceso que permitiera votar en Cataluña, como sí lo iban a hacer
bien pronto los escoceses (18 de septiembre). Sin embargo, aguantan al mismo
nivel a lo largo de todos los meses las verbalizaciones que asocian la independencia
al progreso, a la libertad, al esfuerzo y a la democracia, pero también se mantienen
en cuotas invariables la preocupación, el escepticismo... Esta modificación del
perfil "sentimental" producida en nueve meses guarda una relación significativa
con el retroceso de los partidarios de la Independencia del 50% (en la primera ola)
al 43% (en la cuarta), detectado y comentado más arriba en el apartado
correspondiente.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 93

RESIDENTES CATALUNYA
TOTAL OLA OLA OLA
1 2 3
TOTAL INDIVIDUOS 228 90 69 69
SENTIMIENTOS (%) (%) (%) (%)

1. ILUSIÓN, ESPERANZA 39 49 39 28
2. FUTURO, ECONOMÍA, PROGRESO 21 20 22 23
3. PREOCUPACIÓN, INQUIETUD 21 20 20 22
4. INDIGNACIÓN, RABIA, FRUSTRACIÓN 15 18 13 13
5. INCREDULIDAD, ESCEPTICISMO, DESCONFIANZA 14 12 16 13
6. IDENTIDAD, PATRIOTISMO, HISTORIA 13 16 12 12
7. LIBERTAD, LIBERACIÓN 13 12 13 13
8. INCERTIDUMBRE 13 7 14 19
9. CANSANCIO, ABURRIMIENTO, HARTAZGO 9 4 4 20
10. MANIPULACIÓN, POLÍTICA, ELECTORALISMO 7 8 3 12
11. DUDAS 7 4 4 13
12. ENGAÑO, CHANTAJE 7 9 9 3
13. INNECESARIA, INOPORTUNO 6 9 7 3
14. DIFÍCIL, IMPROBABLE 6 4 6 9
15. ERROR, RUINA, DESGRACIA 6 8 3 6
16. VOLUNTAD, LUCHA, ESFUERZO 6 3 6 9
17. COMPRENSIÓN, MERECIDA, RESPETO 5 3 10 3
18. CONFUSIÓN, DESCONCIERTO, CAOS 5 7 7 3
19. INDEPENDENCIA, DEMOCRACIA, ESTADO 5 2 7 4
20. EGOISMO, INTERERES 5 4 6 6
21. ABSURDA, INCOMPRENSIBLE, TONTERÍA 4 6 4 3
22. NECESIDAD, SUPERVIVENCIA 4 8 1 4
23. RECHAZO, DESACUERDO 4 6 4 1
24. EXPECTACIÓN, INTERÉS 4 4 4 3
25. MIEDO, TEMOR 4 7 4 0

Los sentimientos en el resto de España

El patrón de las emociones y los sentimientos es sensiblemente distinto para los
residentes en otras Comunidades. Dominan los "no permisivos". Rechazo, un
absurdo que lleva a la indignación. Cansancio, hartazgo, aburrimiento. ¿Ruptura?
¡Qué desgracia! ¡Qué error! Así se expresan desde fuera de Cataluña acerca del
órdago catalán. Estos resultados varían a lo largo del tiempo y sobre todo en

 
94 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

función de que se sea partidario o no partidario de que España permita una
consulta.

RESIDENTES RESTO DE ESPAÑA TOTAL ESPAÑA ESPAÑA NO NO
4 OLAS PERMITA NO SÉ CONT.
PERMITA

TOTAL INDIVIDUOS 273 101 128 29 15

SENTIMIENTOS (%) (%) (%) (%) (%)

1. CANSANCIO, ABURRIMIENTO, HARTAZGO 28 21 34 34 20
2. INDIGNACIÓN, RABIA, FRUSTRACIÓN 25 16 36 14 13
3. ABSURDA, INCOMPRENSIBLE, TONTERÍA 20 8 27 34 7
4. INDIFERENCIA, DESINTERÉS 14 22 8 14 7
5. MANIPULACIÓN POLÍTICA, ELECTORALISMO 14 8 20 7 13
6. TRISTEZA, PENA 14 11 16 14 7
7. ENGAÑO, CHANTAJE 13 8 17 10 13
8. ERROR, RUINA, DESGRACIA 12 13 15 7 0
9. PREOCUPACIÓN, INQUIETUD 11 13 6 24 13
10. COMPRENSIÓN, MERECIDA, RESPETO 10 23 0 3 7
11. NACIONALISMO, DESUNIÓN, FRONTERAS 9 2 13 24 0
12. INCREDULIDAD, ESCEPTICISMO 8 11 5 10 20
13. INNECESARIA, INOPORTUNO 7 7 5 3 27
14. ILUSIÓN, ESPERANZA 6 15 0 0 13
15. INCERTIDUMBRE 6 5 3 28 0
16. RUPTURA, CONFLICTO 6 8 4 3 20
17. JUSTICIA, DERECHO 5 2 10 3 0
18. DIFÍCIL, IMPROBABLE 5 10 2 0 0
19. PERPLEJIDAD, ASOMBRO 5 7 5 0 0
20. EGOISMO, INTERERES 4 1 8 0 7
21. IRRESPONSABILIDAD, INCAPACIDAD 4 2 6 7 0
22. CONFUSIÓN, DESCONCIERTO, CAOS 4 2 6 0 7
23. ILEGALIDAD, ANTIDEMOCRÁTICO 4 0 9 0 0
24. DEMOCRACIA, AUTODETERMINACIÓN 4 11 0 0 0
25. IMPOSIBLE, UTOPÍA 4 3 4 0 13

El sentimiento dominante se asocia al cansancio, el aburrimiento, el hartazgo,
expresado, de media, por el 28%, partiendo al principio de un 17% con la primera
ola y acabando en la tercera con un 39%.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 95

Las emociones vinculadas a la indignación, la rabia y la frustración se sitúan en
segundo lugar con un 25%, con un pico del 30% en la segunda ola cuando justo
arrecia el malestar por la reciente Declaración de Soberanía aprobada por el
Parlamento de Cataluña el 23 de enero. Será el momento que empezará a aumentar
la preocupación y la inquietud y a disminuir la pena y la tristeza al mismo tiempo
que la percepción de que es un engaño o un chantaje. Parecen decir, "¡ojo, que esto
va en serio!".

RESIDENTES RESTO DE ESPAÑA TOTAL 4 OLAS OLA 1 OLA 2 OLA 3

TOTAL INDIVIDUOS 273 113 83 77
SENTIMIENTOS (%) (%) (%) (%)
1. CANSANCIO, ABURRIMIENTO, HARTAZGO 28 17 34 39
2. INDIGNACIÓN, RABIA, FRUSTRACIÓN 25 24 30 21
3. ABSURDA, INCOMPRENSIBLE, TONTERÍA 20 23 13 21
4. INDIFERENCIA, DESINTERÉS 14 12 16 14
5. MANIPULACIÓN POLÍTICA, ELECTORALISMO 14 12 19 10
6. TRISTEZA, PENA 14 16 12 12
7. ENGAÑO, CHANTAJE 13 16 13 8
8. ERROR, RUINA, DESGRACIA 12 17 6 13
9. PREOCUPACIÓN, INQUIETUD 11 9 11 14
10. COMPRENSIÓN, MERECIDA, RESPETO 10 12 5 10
11. NACIONALISMO, DESUNIÓN, FRONTERAS 9 10 10 8
12. INCREDULIDAD, ESCEPTICISMO 8 7 14 4
13. INNECESARIA, INOPORTUNO 7 5 8 8
14. ILUSIÓN, ESPERANZA 6 5 5 9
15. INCERTIDUMBRE 6 4 8 6
16. RUPTURA, CONFLICTO 6 6 5 6
17. JUSTICIA, DERECHO 5 7 2 6
18. DIFÍCIL, IMPROBABLE 5 4 5 6
19. PERPLEJIDAD, ASOMBRO 5 4 5 6
20. EGOISMO, INTERERES 4 5 4 4
21. IRRESPONSABILIDAD, INCAPACIDAD 4 2 6 6
22. CONFUSIÓN, DESCONCIERTO, CAOS 4 6 2 3
23. ILEGALIDAD, ANTIDEMOCRÁTICO 4 4 7 0
24. DEMOCRACIA, AUTODETERMINACIÓN 4 4 4 4
25. IMPOSIBLE, UTOPÍA 4 5 1 4

 
96 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Quienes permitirían la consulta destacan positivamente la comprensión (23%), la
ilusión (15%) y los valores democráticos (11%), pero también el cansancio y el
aburrimiento (21%), la indiferencia y el desinterés 22%), entre otros sentimientos.

Quienes no permitirían la Consulta destacan por su indignación, la rabia y la
frustración (36%), el cansancio (34%), el absurdo (27%) y su atribución de todo lo
que sucede a la manipulación y al electoralismo (20%).

Lo positivo y lo negativo de la Independencia catalana

Por Joan S. Alós

No pocas personas han ido más allá de las tres palabras pedidas en las tres primeras
olas y han expresado opiniones bastante o muy elaboradas en los espacios
destinados en los cuestionarios para ello.

Algunos entrevistados, en realidad, han hecho valoraciones negativas cuando se les
preguntaba por lo positivo. Este tipo de respuestas las ponemos entre paréntesis
para no confundir al lector. Lo más positivo de la independencia de Cataluña sería
para los residentes en Cataluña:

- la economía y administración de los propios recursos
- el autogobierno, sin subordinación
- la protección de la lengua
- educación
- sanidad
- bienestar social
- investigación
- cultura
- igualdad de trato con otros Estados
- poder exigir responsabilidad plena a los gobernantes
- (nada, solo beneficiaría a algunos políticos)
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 97

Y para los residentes en el resto de España lo más positivo es (entre paréntesis
aquello que en realidad no es positivo):

- (nada, absurdo)
- (satisfacer el ego de los separatistas)
- (descansar de una vez unos y otros)
- el fin del conflicto
- respetar la mayoría democrática
- desarrollo económico
- su identidad y desarrollo cultural
- autogestión
- republicanos
- posiblemente sin ejército
- decisiones cercanas al pueblo
- asumir al 100% su responsabilidad
- satisfacer la ilusión del pueblo catalán
- el derecho a decidir

Puede observarse que hay no pocas coincidencias entre unos y otros, si bien las de
los catalanes son más específicas.

Lo más negativo de la independencia de Cataluña sería para los catalanes (entre
paréntesis lo que no es negativo):

- (nada)
- pérdida de servicios estatales
- la transición
- el coste económico tanto para España como para Cataluña
- riesgo para las pensiones y el estado del bienestar
- la falta de solidaridad con otras regiones españolas
- la oposición y posterior relación con España
- dejar de ser españoles
- la ruptura social

 
98 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

- la falta de integración de muchos ciudadanos
- nuevas fronteras
- estar fuera de la Unión Europea
- posible aislamiento internacional
- la fuga de algunas empresas
- riesgo de violencia
- seguiría la corrupción

Para la muestra del resto de España lo negativo:

- represalias por parte de España
- fuera de la Unión Europea
- seguirían mandando los de siempre
- no es factible
- la desestabilización del Estado Español
- (nada)
- la falta de integración de muchos ciudadanos
- no respetar las minorías
- la balcanización
- dificultades para las empresas catalanas
- el lastre económico tanto para Cataluña como para España
- parte de la población “catalana” se exiliaría a España
- todo
- mejor unirse que disgregarse

Son bastantes los aspectos negativos que unos y otros comparten. Ciertamente no
se vislumbra una separación amistosa, sino más bien un árido camino que afectaría
a todos en lo económico pero también en la relación social; en Cataluña, por el
posible rechazo de quienes quieren seguir unidos a España; en el caso de ésta un
cierto temor al desmembramiento subsiguiente y una sensación de amputación.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 99

Queremos compartir con el lector algunas observaciones literales, que muestran
las principales líneas de pensamiento existentes y sus diferencias. Constituyen un
material de extraordinario interés para seguir profundizando:

“Estoy plenamente convencido de que por encima de la legalidad está la
LEGITIMIDAD. Las leyes están para adecuarlas a las personas y no al revés. De no
ser así aún sería legal la esclavitud, el nazismo y la mujeres no tendrían derecho a
voto.”

“Creo que hoy en día no nos conviene la independencia. Tendríamos que luchar
por ella una vez España haya salido de la crisis y todo estuviera más calmado.”

“Hacen falta unas miras más amplias por parte de todos los políticos y no enrocarse
en posiciones inamovibles. Respeto por todos los pueblos. Hacer análisis y debates
en profundidad desde una posición democrática”

“Ojalá fuéramos independientes, la excusa de las pensiones huele mal, ya que éstas
las pagan los que trabajan y aquí en Cataluña los sueldos son más altos que en
España y por lo tanto no solo habría pensiones sino que serían más altas”

“Hace 10 años ni siquiera me planteaba una Cataluña independiente, pero ahora el
sentimiento es que no solo lo conseguiremos sino que yo misma lo veré”

“Me da cierto miedo el efecto violento que pueda provocar en la España que
conocemos”

“Creo que también sería interesante pensar en lo que podría pasar si se hace la
consulta o el referéndum y sale mayoría NO... ¡da que pensar!”

“Creo que fue Josep Pla que dijo 'no hay nada más parecido a un español de
derechas que un español de izquierdas” y yo misma lo he podido comprobar en mis
frecuentes visitas a Castilla-León en donde, sean socialistas o votantes del PP, se
muestran por completo inflexibles en ciertas cuestiones, sobre todo la catalana.
España podría aceptar un presidente de gobierno vasco, pero nunca catalán. Lo
más grave de todo es que habiendo visto lo que hemos visto (Alfonso Guerra,

 
100 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

SOCIALISTA, orgulloso afirmando 'nos hemos cepillado el Estatut') no creo que
pudiera conformarme con ninguna concesión por parte de Madrid, ni pacto fiscal
ni más autonomía, SOLO INDEPENDENCIA”

“La perspectiva de un pacto con España es muy improbable. No habrá consulta y sí
elecciones 'plebiscitarias.' Lo más probable es la declaración de independencia por
parte del Parlament. Es preciso contar con el soporte de Europa en este proceso
democrático. España tiene las manos atadas y no podrá actuar con violencia sin
sufrir un descrédito enorme. La mayor oposición vendrá de la mano de las
instituciones europeas que saben que sin Cataluña, España nunca pagará sus
deudas y tendrán que aceptar una quita enorme. Esta oposición puede obligar a
Cataluña a corregir el rumbo en un sentido desconocido”

“No soy nacionalista...¡soy catalán! Pero si me dejan elegir en qué estado quiero
vivir, lo tengo claro. De una manera irracional entre el nacionalismo y el español,
me quedo con el primero. Será porque he nacido aquí...”

“Es imprescindible agotar todas las alternativas, que tendrán respuesta negativa,
para cargarnos de razón y acogernos al derecho internacional”

“Preocupación por saber donde jugará el Barça. Parece una tontería pero a mucha
gente le inquieta esta cuestión”

“Que no me gustan nada los nacionalismos de ningún tipo y que si no fuera por la
crisis económica esto no habría sucedido, al final todo es el dinero”

“Los únicos beneficiados de la independencia serían algunos políticos. El pueblo se
arruinaría.”

“La constitución del 78 nació escorada por los restos del franquismo. Hoy todavía
existen prejuicios ante una posible independencia de un pueblo que lleva muchos
años reclamando autogobierno: el "escudo" de la constitución lo refleja
claramente. La falta de visión histórica de los políticos y la presión de los medios
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 101

(madrileños) así como de los propios partidos (PP, PSOE y UPyD) ha impedido y
sigue impidiendo soluciones intermedias... ¿Queda tiempo?”

“Veo muy improbable la independencia en estos próximos años, pero al mismo
tiempo creo que la situación actual es insostenible, y va a seguir empeorando.
Estamos acorralados, nosotros y las próximas generaciones, pero hay que evitar
como sea una posible guerra.”

“Es una lástima que pudiendo sumar y gastar energía y talento en buscar
alternativas para construir una sociedad mejor que la que tenemos se malgaste
todo ese potencial en hacer cadenas humanas. La organización que ha supuesto y la
cantidad de mentes pensantes que lo han organizado y ejecutado se deberían
utilizar en luchar con el enemigo común que tenemos todos los territorios que son
recortes de derechos y libertades a los que nos están sometiendo.”

“Que hablen y lo solucionen, puesto que dependen muchas empresas de este tema
y las pueden llevar a la ruina”

“Es terrible la historia de esta ciudad "condal", lo que está ocurriendo ahora ya ha
ocurrido antes... y la última terminó en asesinato, violencia provinciana,
desconocimiento histórico, cortas miras de cara a una Europa fuerte,
personalmente no los puedo soportar!! molestan muchísimo!!”

“Me parece bien que algunos pretendan ser independientes pero deben intentarlo
siguiendo las reglas del juego. Me pregunto qué pensaría Mas de que Badalona sea
independiente del resto de Cataluña. Por favor que no se caiga en la trampa de
hacer un referéndum nacional, muchos españoles dirán que se vayan y nos dejen
en paz. Debe hacerse a través del Parlamento y siguiendo la legalidad.”

“Tengo ganas de conocer las balanzas fiscales para ver el pretendido agravio que
alega Cataluña”

“ España una, grande y libre”

 
102 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

“El único soberano es el pueblo español, y sólo él podría conceder la independencia
a Cataluña.”

“Que la solución es un estado federal para España”

“Si se tomase la iniciativa desde el gobierno central, hay muchas posibilidades de
que un referéndum lo perdiesen los nacionalistas catalanes, pero no parece ser esa
la perspectiva”

“La independencia por vía pacífica de Catalunya es un objetivo legítimo de su
población, pero será extremadamente difícil superar las dificultades económicas,
incluida la presencia efectiva dentro de la Unión Europea, que España
seguramente planteará.”

“No entiendo porque se habla de Cataluña y España como entes diferentes, es un
planteamiento sesgado desde el principio”

“El tema de las fronteras es algo muy variable a lo largo de la Historia. Espero que
lo consigan”

“Cataluña no va a abandonar la zona euro. Es un problema del estado español que
tiene que resolver dentro de su legalidad. Forzar la suspensión de la autonomía
obliga al español a resolver en el único sentido posible, que es confederal”

“Se debería explicar bien a los españoles la cuestión catalana para conseguir así
más apoyos.”

“Considero que sería un fracaso como estado no ser capaces de satisfacer las
necesidades identitarias de uno de sus territorios y generar una ruptura a causa de
ello.”

“Cuando los problemas, y las relaciones, son de orden mundial no entiendo esa
emoción por lo local”

“El conflicto ha llegado demasiado lejos sin que las partes se sienten a negociar. La
situación es potencialmente muy peligrosa.”
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 103

“Quizá la solución al problema podría pasar si se abriera la posibilidad de la
convocatoria a Cortes Constituyentes”

“Lo más preocupante es la inacción ante el grave problema catalán”

“Alguien tiene que mover ficha”

“Creo que la independencia de Cataluña de España afecta a ambos negativamente”

“Espero que la gente no olvide tan fácilmente lo que pasaron nuestros antepasados
en la Guerra Civil, lo que cedieron todos los partidos en la transición y parece
mentira que por el poder a toda costa, el ego y no hacerse culpable de sus propios
fallos al arruinar a Cataluña el tripartito, junto con la crisis han encontrado el
momento propicio para engañar a los ciudadanos.”

“Es muy difícil luchar con sentimientos tan arraigados en la mayoría de la
población. No termina de gustarme pero creo que lo correcto sería que la gente
pudiera pronunciarse al respecto. Probablemente si la situación se hubiera
afrontado hace años los resultados serían muy diferentes a los que ahora se
obtendrían.”

“Es muy necesario el diálogo de los políticos. El PP está orientando este asunto de
una forma muy negativa y dando alas con su falta de diálogo y su cerrazón a los
independentistas. Se deberían iniciar conversaciones tendentes a una estructura
confederal del estado.”

“La abdicación del rey ha abierto el comprensible debate sobre
monarquía/República. Y es una decisión que atañe a todos los españoles. El
gobierno, a pesar de su teoría de la soberanía nacional residente en todos los
españoles, no acepta la posibilidad de un referéndum. Ni ahora ni nunca (lo que
está fuera de la constitución no existe, dijo Torres Dulce). La conclusión es
evidente: no basta la voluntad de los ciudadanos para cambiar lo establecido. Poca
esperanza para un acuerdo pacífico con España.”

 
104 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

“La rebelión de los españoles que rompen con su sistema está en marcha y el
calendario idóneo de la catalana era el 2016.”

“Es un tema que empieza a interesar más y más a los Españoles, que está de plena
actualidad, levanta pasiones en las discusiones y que la cerrazón del Gobierno
Español hace posicionarse más a favor de la Independencia a los Catalanes que
tenían ciertas dudas.”

“Ojalá sea posible. España pondrá todas las barreras y los obstáculos posibles”

“Espero que en este camino todos salgamos ganando. Y para ello hay que escuchar
y hablar desde el respeto.”

“Por un lado querría una Cataluña independiente. Por otro no veo la posibilidad,
con independencia o no, de cambiar la actual dinámica de amiguismo, corrupción,
clientelismo y falta de agilidad de la Administración. Preocupa y mucho la salida de
la Unión Europea y de la zona euro. En una economía globalizada es difícil salir
adelante si quedamos fuera.”

“Quiero de todas todas la independencia de mi país, pero tengo muchas dudas
acerca de que la clase política lo quiera también. Se están destruyendo todas las
estructuras de Estado que podamos necesitar y nadie dice nada. Solo la gente de la
calle somos capaces de movilizarnos tomando la iniciativa.”

“Mucha incertidumbre. Más ilusión que miedo por el proceso catalán. Decepción y
vergüenza con la postura del Gobierno Central.”

“Sigo pensando en la gran manipulación a la que está siendo sometido el pueblo
catalán a través de la emoción y del patriotismo, olvidando los problemas reales
que existen actuales y futuros. No existe un diseño objetivo de qué implica la
independencia en sentido positivo hipotético y negativo.”

“Actualmente, mientras no se solucione el tema del robo sistemático de dinero por
parte de políticos de cualquier partido, para mí el sistema no tiene credibilidad. Un
político que no denuncia a un compañero de partido por robar es un encubridor
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 105

aunque éste sea inocente. Por ese motivo, no podemos confiar un paso histórico
como es la independencia a partidos llenos de personas que se llenan los bolsillos
con dinero ajeno.”

“Que Dios nos dé cordura”

Amén. Todos estos textos reflejan literalmente opiniones personales de nuestros
entrevistados, y seguramente son un buen reflejo del sentir de la ciudadanía de uno
y otro lado.

Pequeñas historias. Relatos con licencia (literaria).

Por Joan S. Alós

Al hablar de actitudes y sentimientos se hace inevitable que ciertas pequeñas
historias asomen a nuestra mente. No hablamos de conceptos, abstracciones,
números... sino de seres humanos que se expresan desde lo más profundo.

Veamos algunas "creaciones" (a modo de licencias literarias) que podrían estar
representando a los residentes en Cataluña:

Es el caso de Esperanza, una mujer ya madura, catalana de pura cepa que se
refiere a la independencia repleta de esperanza, feliz al principio, más triste e
incierta al sufrir la cerrazón de España. Ama su patria, su lengua, costumbres, exige
pleno respeto y ansia una mayor calidad de vida. Y todo ello reconocido por la vía
democrática de la consulta, consciente del sí y del no y aceptando sus
consecuencias. No entiende el “no se puede”, la prohibición. Estaría encantada
conviviendo en mayor armonía con sus nuevos vecinos de España, si la voluntad
del pueblo catalán se tradujera en un sí.

Su “hija” Esperancita, nacida ya en democracia participa de la ilusión de su
madre pero lo ve difícil, este año la ha desgastado y aunque se mantiene firme en su

 
106 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

ilusión de independencia, la ve ya más como una expectativa estancada que como
algo al alcance de la mano.

Justina podría ser hermana de Esperanza, ha bebido de las mismas fuentes y
comparten una experiencia vital parecida. Pero Justina va más allá de la esperanza
y con toda la fuerza de su alma exige justicia, más cuanto más difícil se lo ponen.

Carmen es una mujer trabajadora de estas que combinan un trabajo no muy bien
pagado, con el empeño de lograr una buena educación para sus hijos, máxime
cuando su marido está en el paro y tiene la sensación de que España les expolia, que
las visiones faraónicas de algunos pone en peligro todo el tejido industrial y
productivo, cuando ve que no se invierte en cosas como el corredor mediterráneo
que tanto ayudaría a la economía, no solo de Cataluña, sino de toda España
comunicando físicamente a ésta con Europa para la mejora de la exportación desde
tecnología a coches y naranjas. Se debate entre la rabia y la frustración, la
esperanza y el desánimo, enarbolando con valentía la bandera de la independencia.

Josep es un hombre de principios que ha vivido los muchos años de dictadura, que
en cierto momento se esperanzó con la transición y sobre todo con el nuevo
Estatut, aprobado por el Parlament, aprobado por las Cortes Generales y tumbado
por la estupidez miope de los “peperos” con la connivencia de un Tribunal
Constitucional politizado. Pasa de la impaciencia a la clara indignación. Tan fácil
que hubiera sido con un pueblo catalán abierto, negociador, uno de cuyos
emblemas es la palabra “parlem-ne” (hablemos) y sin embargo cuán difícil se lo han
puesto por el ansia de uniformidad, de vasallaje. Como Josep dice: “no nos
merecemos esto”.

Montserrat es una mujer catalana, de padres catalanes, dos hijos catalanes,
maestra de escuela rural, su marido viaja como vendedor y sus comisiones se han
visto muy mermadas últimamente. Toca de pies en el suelo, cultiva un pequeño
huerto y gracias a su mano en la cocina y a su destreza con la ropa van tirando
adelante con penas y trabajos. Ama la cultura, ama su idioma, habla tres, y no
entiende las ansias uniformadoras del Gobierno de Madrid para menoscabar este
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 107

puntal de la identidad catalana. Tiene varios niños marroquíes en su escuela que
aprenden y juegan con total normalidad con el resto de niños del pueblo. Quiere un
futuro digno y si ello pasa por independizarse, así tendrá que ser. Ya está harta de
que le den bofetadas en los dos carrillos.

Inés es una de estas catalanas que se siente más segura escribiendo en castellano
porque pese a ser hija de padres catalanes no le enseñaron catalán, su lengua
materna, en la escuela. Se siente dolida y quiere un futuro mejor, más normal, para
sus hijos. Le afecta enormemente la corrupción y lo de Pujol y compañía la ha
dejado tocada. Todo y con ello ve una mejor reacción en la manera catalana de
afrontarlo y es partidaria de la independencia.

Jordi es un joven universitario, de padre andaluz y madre catalana. Su lema es el
esfuerzo, no ha sido fácil para su familia llegar donde ha llegado. Mucho trabajo,
madrugar, ayudar a los padres en el mercado de Rubí y buscarse algún que otro
trabajo para poder costearse los estudios. Y ahora se encuentra sin trabajo ni
oportunidades, contemplando buscarlo fuera, dejando una familia que siempre han
luchado juntos, por no hablar de Roser, la chica del barrio con la que llevan
saliendo hace ya muchos años. No le interesa especialmente la política pero sí su
futuro y el de los suyos. Quiere oportunidades y las quiere aquí y las necesita ya. No
le dan miedo los inconvenientes, el esfuerzo extra que pueda representar la
independencia, si acaso la inexplicable amenaza de quedar fuera de la Unión
Europea. Pero aún así, Jordi sabe que lo se quiere te lo tienes que ganar con tu
esfuerzo y no esperar a que te lo den. Es luchador, tiene los pies en el suelo y quiere
la independencia.

La María “no ho té clar”, no lo tiene claro. Ella es catalana, madre de dos hijos que
se las ven y desean para encontrar trabajo, salir adelante, que siguen viviendo en
casa de los padres porque no les queda otra. La Unión Europea es una oportunidad
y poner más fronteras no le parece lo más adecuado. Pero por otra parte España
pone poco de su parte por no decir que dificulta enormemente la vida de los
catalanes. Incluso fue a votar el día de la consulta pero no lo tiene claro...

 
108 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Antonia no es partidaria de la independencia, aunque nacida en Cataluña sus
padres son extremeños y cada año han ido al pueblo. Ella ya es mayor, ya es abuela
y no va a cambiar sus profundos sentimientos. Entiende que alguno de sus hijos
piense distinto, ella también ve la injusticia y lo mal que se lo están pasando. Pero
se resiste a partir España: no hay porqué, o sí lo hay pero no lo quiere. Las cosas hay
que arreglarlas y al final se acoge al sí pero no: Estado pero no independiente, sea lo
que sea que esto pueda significar. Ama sus raíces pero también ama a sus hijos. Tal
vez espera un milagro.

Manuel un hombre mayor, de los que en su momento emigraron a Alemania con
sus padres, ellos volvieron, especialmente por su madre catalana, él ya se quedó
allí. Se lo mira un poco más de lejos y, quieras que no, impregnado por el punto de
vista alemán, un estado federal fuertemente unido. Ve corrupción en España y le
duele. La ve también en Cataluña y aún le duele más. Su modelo, si acaso, el
alemán: un estado federal.

Don José es un empresario español residente en Cataluña. La idea de que
Cataluña se independice de España le parece anacrónica, absurda, como mínimo
inconveniente. Vende en toda España, incluso exporta a Sudamérica. Se ha abierto
camino con esfuerzo. Agradece la oportunidad e iniciativa que ha encontrado en
Cataluña y le parece un grave paso atrás independizarse, perder buena parte de lo
que tanto ha costado construir. Porque no nos engañemos: corrupción también la
hay en Cataluña, la caja única de las pensiones quedaría fragmentada con grave
riesgo, Europa por el momento quedaría fuera del mapa y España dejaría de
comprarnos. Posiblemente él debería de trasladar su negocio a Madrid y ya no
tiene edad ni humor para esta clase de aventuras. Sencillamente es algo fuera de
lugar: no a la independencia de Cataluña, España no debe permitirla.

Santiago es abuelo, nacido en Cataluña, en el área industrial de Barcelona, ha
trabajado toda su vida en el sector del metal y ve el proceso de independencia con
gran preocupación. “Un lío en el que nos han metido a partes iguales tanto Mas
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 109

como Rajoy”. Un sinsentido, no es el final que desea para su vida ni para la de sus
hijos y nietos. No a la independencia, que impere la cordura, por favor.

Y ahora algunas "historias" que pudieran venir del resto de España:

De forma genérica el Señor NO tiene un discurso claro, granítico: a ver si se callan
de una vez estos catalanes insolidarios, que siempre están con lo mismo. Cansan,
aburren, que no es legal. ¡Qué no! ¿Queda claro? Dejen de seguir a estos políticos
corruptos y exíjanles que hagan su trabajo: sanidad, educación, paro... ¡Qué hay
crisis!

Por no añadir que algunos de ellos, más que ellas, lo solucionarían por la vía rápida:
¡la unidad de España no se toca!

Pero que nadie vaya a pensar que son cosas dichas únicamente desde la sinrazón,
fruto de mentes poco cultivadas. No es así ni de una parte ni de otra. Veámoslo a
través de historias más personales, para empezar de los partidarios del no,
sentimiento mayoritario en España.

Clara es una chica joven, castellana profunda. La aventura catalana le parece de
entrada absurda, un politiqueo electoralista sin sentido. Pero al cabo de un año de
irle preguntando por lo mismo y vista la tozudez de los catalanes su sentimiento ha
estallado hasta convertirse en rabia e indignación. Clara es licenciada en
empresariales y no habla por hablar; está convencida que la crisis económica está
en gran parte detrás de este fenómeno. Cataluña, una vez más culpa a España de
sus problemas y caso de salirse con la suya no le extrañaría que acabara
convirtiéndose en un paraíso fiscal.

Mariano es un hombre ya mayor pero que sigue con interés lo que sucede a su
alrededor. Piensa por ejemplo: “Espero y deseo que el Estado garantice el respeto a
la ley y por lo tanto que, llegado el caso, se vote la separación de cualquier territorio
entre todos los españoles que somos los titulares indiscutibles de este supuesto

 
110 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

derecho... la UE debería implicarse más sólidamente en estos asuntos de los
Estados miembros”. Las consecuencias de una posible separación las ve así: “Para
Cataluña su empobrecimiento económico, social e ideológico. Su postración como
Estado sin repercusión internacional. Para España aspectos puramente
económicos que se resolverían en 10-15 años”. Cree que todo este proceso es un
engaño irresponsable, le produce hartazgo, preocupación, incredulidad y lo califica
de chantaje.

Gabriel es extremeño, ya de cierta edad, ama España tal y como es. Tristemente
piensa que podía esperarse algo así de los catalanes, soberbios, retadores. Lo ve
como algo totalmente improcedente que no aportaría beneficio alguno, ni siquiera
a los catalanes. Y si fuera el caso ¿después qué? Seguirían vascos, gallegos... No, de
ninguna manera.

Manuel, contratista andaluz, mujer y 4 hijos no admite, no puede admitir una
hipotética independencia de Cataluña. No sólo sería injusta sino claramente
perjudicial para el tejido empresarial español. Y además ¿cómo puede uno
autoproclamarse independiente? ¿con qué mayoría? No son cosas con las que se
pueda jugar, los políticos deberían de ser más conscientes del daño que hacen con
estos juegos.

Pilar es maestra en una escuela rural de los Pirineos aragoneses. Su marido en
protección civil, sin hijos por el momento, que bastante tiene con los chavales de la
escuela, algunos con conocidos, primos incluso, en los valles cercanos del Pirineo
catalán. Está harta. Todos formamos parte de la misma comunidad, de la misma
familia; con particularidades lingüísticas esto sí, que son incluso hermosas, pero
que nunca deberían ser causa de separación ni de enfrentamiento. Es que los
catalanes a veces son obtusos que ya... ya! ¿No se dan cuenta de que ellos serían los
primeros perjudicados? Bueno ya basta, no quiero hablar más del tema: es un
sinsentido que me aburre.

Fermín es ya abuelo, jubilado, vive solo, su mujer murió de cáncer. Un hijo suyo y
sus dos nietos viven en Cataluña. Y ya está harto de oír hablar de esto. No lo puede
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 111

entender. Como su hijo, y sus nietos, hay muchos que viven en Cataluña y la
engrandecen con su trabajo. Ha oído decir que quizá la mitad de la gente que vive
en Cataluña son de otras regiones de España. ¿Qué pasa con ellos? ¿Es que no
tienen derecho a seguir siendo españoles? ¿Es que tendrán que volverse a casa?
¿Qué sería de Cataluña entonces? ¡Anda ya, leñe!

Jose, joven, madrileño de origen, con estudios universitarios, ha encontrado
trabajo de camarero en la costa del Sol. Se siente confuso, decepcionado, indignado.
Con lo difícil que está todo y que haya quien se permita hablar de separarse. ¿Qué
sería de España si todos pensáramos así?

“Virtudes” no vacila en calificar a los catalanes, o a los políticos catalanes para
decirlo más suavemente, de banda de “racistas”, estúpidos separatistas que se
creen superiores. Es tal su indignación que nos ha pedido no dar más datos sobre su
persona o circunstancias.

Paco, inicialmente votaría no, a sus años le parece una insensatez. Con el paso del
tiempo confiesa: “Ante este tema me siento dividido entre la comprensión de
algunas peticiones catalanas y la certeza de que mi voto, de poder realizarse, sería
no a la independencia.”

Sirvan estos casos de pequeño ejemplo de la forma de pensar y de sentir en España
sobre el no a la independencia, pero, aunque mayoría, no todos piensan así. Los hay
que tolerarían un si-no, algo que no rompiera en definitiva la unidad de España.

Ingrid nació en Alemania y está felizmente casada con uno de los ingenieros
españoles que aún trabajan en España. Ella es enfermera y madre de dos hijos que
van a la escuela pública. Es contraria a la independencia de Cataluña y en este
aspecto está de acuerdo con su marido. Sin embargo dice: “Creo que la crisis hace
resaltar los nacionalismos y siempre se necesita un culpable, en este caso España,
aunque el nacionalismo español también ha ayudado a esto”. Siente sobre todo
tristeza, a veces hasta rabia y le parece una irresponsabilidad. Por una parte puede

 
112 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

entender la ilusión de los catalanes pero por otra ve que sería un mal negocio para
todos a nivel económico y en el panorama internacional; no es sensato esgrimir
como argumento que al otro le va a ir peor. Echa en falta líderes que sepan
encauzar el tema. Aun así, civilizadamente, espera que algún día se pueda llegar a
un acuerdo para votar y convencer a los catalanes de las ventajas del “no”.

Miguel es leonés, ha vivido y ve con preocupación el tema catalán. El no es en
absoluto partidario de una posible independencia de Cataluña respecto a España,
lisa y llanamente le parece un desatino. Pero tampoco es cuestión de enrocarse y
cruzarse de brazos porque una cosa no es posible hasta que alguien la hace y
demuestra lo contrario. La historia está llena de ejemplos. Por otra parte las
fuerzas supraestatales son ya tan poderosas que hablar de disgregar parece un
contrasentido. Resume: “El empecinamiento de los políticos de uno y otro bando
está llevando a un callejón sin salida que puede tener graves consecuencias.
Recordemos Yugoslavia, el Cáucaso o lo que está pasando ahora con Ucrania. Esto
no es un juego de niños.”

Magda no tiene claro que votaría caso de ser catalana, el asunto la tiene un poco
crispada. Sufre el día a día de la crisis, dos niños pequeños, el marido en paro y ella
con un trabajo mileurista y la hipoteca a cuestas. Pero aún así mira de ponerse en el
lugar de otros. Estamos en una democracia y la forma de resolver las cosas pasa por
consultar. Los políticos se han distanciado por completo de la gente y tal vez sería
momento de que surgieran nuevas fuerzas con ánimo de poner al día la
Constitución y así poder encajar mejor todas las piezas, incluida la catalana. Si no
es así, el tema es muy preocupante y las relaciones entre Cataluña y España
quedarían muy deterioradas, pero también entre los habitantes de Cataluña según
cual fuera su origen.

Anselmo ha trabajado toda su vida en una imprenta ligada al mundo editorial y
tiene un cierto conocimiento de la manera de ser de los catalanes. No toques su
lengua, su estatuto, habla de negocios, de cultura y todo irá sobre ruedas. Él, que lo
ve desde fuera, daría un no claro a la independencia de Cataluña, convencido de
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 113

que tampoco les conviene a los catalanes y de que les provocaría muchos y graves
problemas de convivencia tanto interna como externa. No está de acuerdo con este
chantaje político que propugnan los dirigentes catalanes pero con tal de no oírles
más no vería mal un encaje distinto de Cataluña dentro de España. Siempre dentro
de España y que pudiera aprovechar también a otras comunidades.

Gerard nació en Francia, hijo de padres vascos y allí reside y trabaja en la
actualidad. No está por la independencia pero cree que todo puede llegar a pasar si
no hay diálogo. Le preocupa por otra parte la falta de solidaridad con otras regiones
muy necesitadas.

Pablo es totalmente contrario a la independencia de Cataluña, le parece injusta,
arrogante, una verdadera pena si llegara a producirse, tanto por el
empobrecimiento como por la mala relación que se establecería. Pero “cree que es
muy necesario el diálogo de los políticos. El PP está orientando este asunto de una
forma muy negativa y dando alas con su falta de diálogo y su cerrazón a los
independentistas. Se deberían iniciar conversaciones tendentes a una estructura
confederal del Estado.”

Y hay incluso quien va más allá y, desde el resto de España, no se cierra al sí-sí, a la
independencia de Cataluña:

Eva ya no vive en Cataluña pero se siente catalana, hija de padres catalanes, joven,
llena de esperanza por poder volver a una tierra libre, su patria. Su único, y
posiblemente fundado, temor es la negativa reacción de España e incluso de la
Comunidad Europea.

Claro, podríamos pensar que únicamente los catalanes que viven fueran son los
que apuestan por una Cataluña independiente. Pues no. Podrían haber otros casos
muy distintos:

 
114 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Alberto también joven, no es hijo de padres catalanes, ni siquiera cursa allí sus
estudios de publicidad. No se define, en un primer momento, acerca de lo que él
votaría pero al cabo de un año y tal como van las cosas cree que el sí-sí está casi
cantado. No es que le guste, le da tristeza y le parece una injusticia perder la
solidaridad de los catalanes. Cree que todo son mentiras, manipulación por parte
de los políticos, pero... es lo que hay. Añade: “Si utilizamos el símil del divorcio,
tiene que ser un divorcio sin pensión y asumiendo (y pagando) las deudas
contraídas durante el matrimonio.”

Para Pedro la independencia de Cataluña sería el resultado de una lógica
democrática que se debe aceptar, tanto si gusta como si no. Profesor de derecho,
próximo a la jubilación. Opina que más allá de como se interprete la Constitución,
no puede irse en contra de la voluntad de los pueblos.

Ante un conflicto no cabe más que la negociación y mirar de llegar a un consenso:

Jack lleva muchos años afincado en el Levante español; aquí la democracia es una
recién llegada, para él es consubstancial a un estilo de vida en el que los políticos
están por completo al servicio de sus votantes, en suma, de la sociedad. Para él “la
independencia debería ser una elección de la población de Cataluña.”

Doña Rosa es la matriarca de la familia, 18 entre hijos y nietos y un bisnieto en
camino. Es todo un carácter. Ella fue emigrante a Cuba, Venezuela y luchó por
sacar adelante a su familia, especialmente cuando su marido murió antes de los 60
años. Cree firmemente en la lucha, en el destino de los pueblos, no se somete al
discurso político oficial, que cree siempre interesado. Lo que la conmueve y admira
del caso catalán son las reiteradas manifestaciones de su pueblo: millones de
personas en la calle exigiendo, con educación, sin violencia, su derecho a decidir.
Que se lo den, se lo han ganado y si el resultado es la independencia pues nada que
decir, se lo han ganado y ciertamente el gobierno de Madrid lo ha hecho
rematadamente mal.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 115

Constantino está ya retirado, lee mucho y no traga con todo. “Será el pueblo
catalán en la calle el que escribirá su propio futuro. Si no lo escribe, serán otros los
que lo escribirán”. Fácil no va a ser, problemas habrá, especialmente por la parte
económica, pero podrían minimizarse con una correcta relación por ambas partes.
Y tal vez aún se esté tiempo de enderezar correctamente el conflicto.

Y luego están los que no lo tienen claro, los que no votarían:

Jorge, en casa Jordi, de madre catalana, ya pinta canas y cree que hay que escuchar
a unos y a otros, que todos llevan parte de razón. Que es una perversión de la
política crear enemigos para esconder las propias dificultades. Y esto lo hacen
desde Barcelona pero también desde Madrid. Y nacionalistas son todos, cada uno a
su manera. Así que no lo tiene claro: no votaría.

A Edurne esto no le va, no va con ella, que voten independencia si quieren. Los
catalanes dirían que por fin se ha hecho justicia y los españoles sentirían la pérdida
y posiblemente se rebotarían. Ella no votaría.

Charo, una joven madrileña, tampoco votaría, pero hace una constructiva
reflexión: “Pienso que la consulta es necesaria y saludable, lo que me preocupa más
es la política, las propagandas y las informaciones que se dan. Soy de Madrid y
tengo familiares en Barcelona, y mi percepción (y sólo hablo de una impresión y
desde Madrid) es que la idea que tenemos en Madrid sobre los catalanes y sus
preocupaciones, que nos llegan a través de las noticias y otros medios, está muy
distorsionada y lo mismo ocurre con la imagen de los catalanes sobre los
madrileños. Creo que estas ideas influyen, y están construidas por intereses
políticos y que pueden influir en la opinión de la gente sobre estos temas. No
tenemos una visión muy realista del verdadero sentimiento del pueblo catalán o
del resto de españoles con respecto a este tema.”

 
116 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Diálogo al paso

Una creación literaria de Joan S. Alós

Soy asiduo del AVE Madrid – Barcelona y un día, aburrido de la película de turno,
tuve ocasión de escuchar el diálogo entre dos amigos, uno de Madrid y otro de
Barcelona. No es que suela hablarse con franqueza de tema tan espinoso, pero tres
horas y pico dan para mucho y la bebida ayuda.

Me he permitido resumirlo y centrarme en el meollo del diálogo cuyos referentes
iniciales eran Dios, Patria y Rey. En aquel momento me pareció instructivo, casi
divertido y, sin duda, interesante para entender a unos y a otros respecto al tema de
la soberanía catalana. Pero no digo más, transcribo y juzguen por sí mismos.

- DPR: Dios, Patria y Rey. A este grito se han levantado muchos pueblos para
romper las cadenas que los oprimían.

- ¿Vosotros? ¡Por el Rey?!

- Bueno, te lo admito, allí nunca hemos sido muy monárquicos... pero ¿qué
más da? ¡Grita conmigo: DPR: Dios, Patria y República! A este grito se
levantará el pueblo de Cataluña, acorde con la modernidad de los tiempos
para romper las cadenas que la oprimen por parte del imperialista Estado
Español.

- ¿Estado Español? Luego me estás reconociendo que Cataluña forma parte
de este Estado conocido en todo el mundo como España. Que aquí, a veces,
somos un poco rebuscados con las palabras con tal de vaciarlas de
significado.

- Pues esto, te lo admito también: romper las cadenas con las que España la
sojuzga... ¿sonríes?

- República entonces, yo también te admito este punto. Pero dime: ¿qué
diferencia hay entre una Monarquía que se lo mira y una República cuyo
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 117

presidente no gobierna?

- ¡Por Dios! Al Presidente de la República lo elige el pueblo y el otro es una
reliquia de sangre trasnochada en nuestros días.

- Pero no está al servicio de los intereses de ningún partido y lleva muchos
años preparándose para ello.

- Pues años mal aprovechados. Por los Borbones no paso.

- No diré que tu, pero yo posiblemente descienda de bandoleros y ello no me
convierte en bandido.

- Hombre...

- ¿Sonríes?. Bien te voy a hacer una propuesta: conviertan al Rey en
Presidente de la República, por un período y luego elecciones libres. ¿Qué te
parece?

- ¡Anda ya!

- Bien, no vamos a discutir por la R, República si lo prefieres. Al fin y al cabo
cuando seáis independientes tendréis derecho a elegir.

- De esto se trata, veo que lo vas entendiendo.

- Mi vocación es ser abogado de causas perdidas.

- ¡Menos guasa!

- Disculpa esta pequeña ironía. Alguien dijo “un pueblo que no sabe reírse de
sí mismo acabará anegado en el llanto”.

- Eres una perla, de verdad.

- Gracias por el cumplido. Seriamente, vamos ahora con la D: Dios. Nada
menos. ¿Hoy en día Dios puede mover a un pueblo hacia la independencia?

 
118 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

- Por lo menos admites que somos un pueblo.

- Sin duda, pero ciñámonos a Dios por un momento.

- Debo reconocer que en sentido estricto no es el caso: ni tenemos ni dejamos
de tener a Dios de nuestro lado. Bastantes barbaridades se hacen ya en
nombre de “Dios”.

- Si va a resultar que, una vez más, estamos de acuerdo.

- No me digas, cuando en Madrid os encomendáis a la Virgen para crear
empleo...

- Son formas de expresión, no nos salgamos del tema.

- Pues te voy a ser claro: no a la D de Dios. Pero sí a la D de Deontología, de
hacer bien las cosas conforme a nuestros principios y a nuestra cultura.

- Ya veo: lo único que os queda es la P de Patria.

- Deontología, Patria y República.

- ¿De qué Patria habláis?

- De la catalana, evidentemente.

- ¿Renunciáis a resucitar los países catalanes?

- No como un todo cultural, pero no es el momento para un todo político.

- Por una parte no renunciáis del todo pero por otra veo que el concepto de
Patria quizá no tenéis tan claro que territorio abarca.

- No, si aún me saldrás con lo de la unidad de destino en lo universal.

- ¿Qué es Europa, entonces? ¿No formamos parte de ella? ¿O es que vais a
renunciar?

- De ninguna manera: se decía en mi juventud que África empezaba en los
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 119

Pirineos pero también que Europa empezaba en Cataluña.

- Siempre vivís décadas, cuando no siglos atrás. Y ahora os vais a quedar fuera
de Europa si os separáis de España.

- Ya sé que vosotros, a diferencia de Gran Bretaña respecto a Escocia, haréis
todo lo posible para que nos echen de Europa. ¡No me lo puedo creer!

- Os lo habréis buscado.

- Y os irá bien porque volveréis a ser receptores netos. Pero Europa perderá
un contribuyente neto que es Cataluña. Y sumarán dos más dos y dirán: que
vuelva a entrar Cataluña y pague la factura de España y aún nos sobrará
dinero.

- Habría mucho que hablar al respecto pero reconozco que no soy
economista, pero tu tampoco lo eres y cada uno mira las cosas según el color
que le interesa. Pero dime ¿por qué no podéis admitir que vuestra Patria es
España?

- Muy sencillo: porque para España, Cataluña no es alguien a quien se quiere
sino algo que se posee.

- Lamento oír esto. Así que DPR

- Deontología, Patria, República.

- Vamos a rezarle una novena a la Virgen...

Y tan amigos se fueron al bar para hacer más amena la espera del momento,
cualquiera que éste fuera.

 
120 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

2.11 Referéndum en Escocia

En el verano de 2014 (tercera ola del Estudio), pocas semanas antes del
Referéndum del 18 de septiembre que se celebraría en Escocia, nuestros
colaboradores no tenían dudas sobre su resultado. No cabían incertidumbres ni en
Cataluña ni fuera de ella. Ganaría el No.

RESIDENCIA
Catalunya Resto España
3ª Ola 3ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 69 77
PRONÓSTICO REFERENDUM ESCOCIA (%) (%)
1 Ganará el SÍ 34 28
2 Ganará el NO 66 72
100 100

2.12 A modo de resumen y conclusiones

Este conjunto de materiales e informaciones tal vez nos permitan una mejor
aproximación a las probabilidades de los posibles escenarios de futuro. Al menos
ésta es nuestra intención. Procuraremos seguir una secuencia reconocible:

La Sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 que, en la práctica, liquidaba el
Estatuto de Autonomía de Cataluña de 2006 activó un proyecto soberanista
catalán, con raíces históricas profundas, y movilizó a una parte de la sociedad
catalana con un gran arraigo social y cultural en el territorio. Y del soberanismo del
"nosotros decidimos", al "Catalunya, nuevo Estado de Europa", hasta el
independentismo de la hoja de ruta para el 27-S.

A partir de la Sentencia empieza a configurarse un objetivo que va tomando forma
y credibilidad: construir un país nuevo, más libre y mejor.

Algunos discuten que fuera la Sentencia del Constitucional sobre el Estatuto el
origen de la actual situación. Antes al contrario, se muestran convencidos de que la
Sentencia fue simplemente aprovechada para impulsar el separatismo incubado
desde las escuelas por los nacionalistas durante sus años en el poder iniciados en
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 121

1980 con el Estatuto de Autonomía bajo el amparo de la Constitución a la que
estaban esperando traicionar tan pronto fuera posible. En esta versión, se da por
supuesto que los nacionalistas eran una minoría que fue creciendo utilizando,
pacientemente, la maquina del adoctrinamiento de la enseñanza y los medios
públicos. Y ahora, súbitamente, recogen los "frutos".

Disculpará el lector que para situar mejor la cuestión de fondo me autocite a
propósito de una investigación que dirigí a principios de los años ochenta del siglo
pasado, cuando la Autonomía daba sus primeros pasos y el hipotético
"adoctrinamiento escolar y mediático nacionalista" aún no había podido producir
efecto alguno en las jóvenes generaciones por razones obvias: "Estudi Sociològic de
la Joventut de Catalunya, Ricard Romero de Tejada, Institut Gallup, Generalitat
de Catalunya. Departament de la Presidència, Barcelona, 1985". El trabajo de
campo se realizó en 1981 y los primeros meses de 1982, con 1861 entrevistas a
jóvenes nacidos entre 1956 y 1967, y que tenían, pues, entre 15 y 25 años. Curiosa y
casualmente, la generación del actual president de la Generalitat, Artur Mas,
nacido el 31 de enero de 1956. Se trata de la generación que actualmente tiene
entre 48 y 59 años y que ocupa un lugar central en el censo electoral; con un millón
de personas, está flanqueada en la actualidad por un par de millones más jóvenes
que ellos y por otros dos millones con mayor edad. Esta "centralidad" de la
generación que estudiamos hace ya, en números redondos, 35 años, y que
tengamos datos de cómo eran y cómo pensaban cuando eran jóvenes (y, dicho sea
de paso, cuando solo podían estar "adoctrinados" por el franquismo reinante
durante casi todos los años de su todavía corta vida) da un interés indudable a sus
opiniones. Veamos las principales conclusiones de aquel estudio y que vienen al
caso:

En un eje Cataluña-España de diez casillas, dispuestas regularmente desde un
extremo al otro (p. 177):

 
122 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

- el 71% se posicionaban en las cinco casillas más cercanas a Cataluña y un
23% lo hacía en las de España; el 26% se situaba en la casilla más
"catalanista" y un 9% lo hacía en la más "españolista".

Preguntados por la identidad de Cataluña (p. 181):

- un 28% decía que Cataluña era una nación.
- un 27% que era una nacionalidad.
- un 43% que era una región.

A propósito de su identidad se definían (p. 184):

- 48% más catalanes que españoles
- 37% tan catalanes como españoles
- 16% más españoles que catalanes.

Y sobre si el objetivo final, aunque fuera a largo plazo, tenía que ser la
independencia de Cataluña (p. 187):

- El 19% estaba completamente de acuerdo.
- un 27% se mostraba "más bien de acuerdo".
- un 26% estaba "más bien en desacuerdo".
- un 17% se declaraba completamente en desacuerdo.
- y el restante 11% no de definía.
- Resumiendo, 46% contra 43%.

Y sobre la cuestión vasca, hace 35 años, los jóvenes catalanes pensaban así (p. 274):

- el 46% estaba totalmente de acuerdo en que "había que dar libertad a los
vascos para que decidiesen si quieren ser independientes o continuar
integrados en el Estado español, y después, respetar su decisión".
- el 32% se mostraba "más bien de acuerdo".
- Un 9% estaba "más bien en desacuerdo" y un 7% "totalmente en
desacuerdo". El resto, un 5% no se decantaba.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 123

Subrayemos que hace 35 años, en la generación que hoy ocupa la centralidad en
Cataluña quienes apoyaban en un grado u otro el "derecho a decidir" de los vascos
representaban el 78%. ¿Sorprendente?

En definitiva, ¿no son todas estas cifras muy similares a las que nos enseñan las
encuestas que se están haciendo en estos últimos tiempos para el conjunto de la
población catalana? ¿No es evidente que el "patrón" es el mismo? Y, ¿qué es lo que
ha cambiado?. La evolución del sistema autonómico y "detalles" como la Sentencia
han defraudado las expectativas del segmento de ciudadanos que de buena fe lo
"pusieron a prueba". La decepción ha reafirmado a los independentistas
"incondicionales" en sus convicciones (que en ningún caso eran una minoría
irrelevante entre los autóctonos, aunque fuera silenciada por los que pactaron el
Estado de las Autonomías con los sucesores del franquismo) y ha convertido a los
"condicionales" en defensores de un nuevo Estado para Cataluña. Y los que estaban
en contra, sobre todo inmigrantes, siguen más o menos en la misma posición 35
años después, pero defendiendo en su mayoría el derecho a decidir, a votar. Podría
decirse, en términos kantianos, que hasta la sentencia del TC del 2010 contra el
Estatut, la Independencia era un “imperativo hipotético” para un sector de la
población catalana. Después, para un número creciente de ciudadanos empezó a
ser un “imperativo categórico”.

Dicho de otro modo, el "independentismo" siempre estuvo ahí. Fue capaz de
superar la dictadura franquista (y los anteriores episodios de persecución de las
singularidades catalanas) por las razones que Josep Fontana enmarca y asocia con
las "corrientes profundas" de la sociedad catalana, y a las que se podría añadir su
carácter "subterráneo". No deja de ser revelador que la palabra "tradició"
(tradición) en el diccionario del Institut d´Estudis Catalans se defina en su primera
acepción de este modo: "Transmisión oral de padres a hijos de hechos
históricos, de creencias, de doctrinas religiosas, etc.", E insiste en la misma idea
central en la segunda. "Aquello que se transmite oralmente de padres a hijos".
Para valorar adecuadamente la singularidad que presuponen estas definiciones,

 
124 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

ayudará el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española con su
definición de "tradición" en su primera acepción: "Transmisión de noticias,
composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc. hecha de generación en
generación". No dicen exactamente lo mismo los dos diccionarios; ni mucho
menos. A destacar que, en catalán, la transmisión es oral y de padres a hijos, lo que
conlleva riesgo y confidencialidad y exige confianza y máxima proximidad (de
padres a hijos), siendo la oralidad una señal de clandestinidad (solo la transmisión
oral es posible en un contexto donde los testimonios escritos están perseguidos o
no son fiables). Y se menciona expresamente a los hechos históricos como objeto
de la transmisión. Aquí puede encontrase el motivo último de que en Cataluña
hayan pervivido informaciones históricas que en otras fuentes "no existen" o se
han intentado silenciar. Por el contrario, en español, la transmisión no exige la
relación tan directa e íntima como la existente entre padres e hijos, basta la
producida más asépticamente, de generación en generación, una transmisión
oficializada e indiscutible. En una transmisión ordenada y sin riesgo no hay que
tomar tantas precauciones. Las informaciones fluyen de una a otra generación sin
excesivas dificultades y su institucionalización las hace creíbles. Y los hechos
históricos se transmiten libremente, por medios escritos y sin mediar
complicidades necesarias.

Siguiendo de nuevo con los acontecimientos después de la Sentencia, el Presidente
español, Mariano Rajoy, rechazó la petición de Pacto Fiscal en 2012 y desde
entonces no ha hecho ninguna propuesta "excitante". Se ha mantenido a la
expectativa, prohibiendo referéndums, consultas y procesos participativos. Ha
esgrimido la Constitución, que reconoce que no piensa contribuir a que cambie y
ha recurrido a los Tribunales para controlar la deriva catalana.

Nunca sabremos los resultados de un 9-N autorizado por el Estado. Pero sabemos
los del proceso participativo que lo sustituyó. Su contexto, aunque interpretable de
diferentes maneras, apunta a que fueron a votar una gran parte (sobre un 80%) de
los partidarios del doble Sí (a favor de la Independencia), se quedaron en casa
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 125

alrededor del 75% de los que hubieran votado SÍ+NO (Estado no independiente) y
boicotearon la "macro-encuesta" los del No Estado.

De haber habido un referéndum a la "escocesa", una pregunta concisa y dos
respuestas claras y la autorización del Estado, todo hubiera podido ser diferente.
Debates, argumentos, admoniciones, descalificaciones... Democracia. Los
independentistas no hubieran tenido otra que animar al máximo la participación.
Los "unionistas" según fueran las reglas de juego y las previsiones, podrían optar
por boicotear para deslegitimar o anular el veredicto o ir a por todas y hasta las
últimas consecuencias. Imposible saber a ciencia cierta lo que hubiera pasado.
Pero el Estudio Prospectivo permite una hipótesis a nuestro juicio consistente. Si
la Consulta se hubiera celebrado pronto la probabilidad de que hubiera ganado el
"No" nos parece la más sólida. Muchos independentistas han llegado a serlo porque
no soportan las actitudes del gobierno español durante los últimos años. Por su
parte, la Encuesta Prospectiva, en su última medición, nos da tres informaciones
relevantes para darnos alguna pista al respecto.

Los entrevistados catalanes (prescindiendo de los indecisos y abstencionistas) en
el formato de una sola pregunta, votaban Sí a la Independencia en una proporción
del 56% contra 44%. Para una participación del 80% en un censo de 5.260.000
personas (año 2012) y un 2% de votos blancos y nulos, supondrían 2.300.000 y
1.800.000 respectivamente. Medio millón de diferencia. Esta estimación coincide
con la probabilidad que los mismos entrevistados han dado a la victoria de los
independentistas (54%).

Mucho más reñido es el panorama si la consulta es con dos preguntas y tres
alternativas de respuesta. En este supuesto, las proporciones se estrechan: 51,7%
para el Sí, por un 48,3% de las otras dos alternativas sumadas (SÍ+NO y NO). Para
una idéntica participación del 80% y un 2% de nulos y blancos, significarían
2.120.000 y 1.980.000, respectivamente. La diferencia se queda tan solo en unos
140.000 votos.

 
126 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

No hay acuerdos a la vista para este año 2015. Las propuestas que contemplen un
mayor grado de Autogobierno de Cataluña para mantener su integración en
España parece que tienen poco recorrido. Las que podría aceptar Cataluña, serían
inaceptables para España. Y viceversa, poco más o menos.

Si no hay acuerdos, vamos de cabeza a unas Elecciones Plebiscitarias el 27-S, que
ganarían las fuerzas partidarias de la Independencia con elevada probabilidad. No
obstante, hay incógnitas por despejar. Durán i Lleida puede alterar la relación de
fuerzas o puede tener un resbalón que le deje fuera de la política o quedarse a
medio camino entre lo uno y lo otro. Podemos ha presentado su candidatura a
"todo". Después de sus resultados en mayo de 2015 en las municipales (coaligados y
exitosos, pero solo en unas pocas ciudades) y autonómicas (sin lograr otra cosa que
apoyar al PSOE para desplazar al PP), está por ver su capacidad de resistencia a las
campañas que ya se han emprendido en su contra, las consecuencias más o menos
directas que sobre sus expectativas puede tener el apoyo mediático que impulsa a
Ciutadans-Ciudadanos fuera de Cataluña y los efectos mariposa de la política de
Syriza en Grecia. Por otra parte ya hay una "lista unitaria" por la Independencia
apoyada por CDC, ERC, Òmnium, ANC y los partidos desligados de UDC
(Demòcrates de Cataluña) y del PSC (MES), etc. Y queda por ver si se concretan o
no las promesas federalistas; que si llegan quizá seguirán siendo tan imprecisas
como hasta ahora, habida cuenta que al doblar la esquina esperan las elecciones
generales y que el asunto catalán será terreno minado.

Una conclusión si seguimos los resultados el estudio: La Declaración Unilateral de
Independencia es el primer paso que, con un cierto desfase temporal, la convertiría
en efectiva.

La admisión de Cataluña por la Unión Europea se considera muy probable aunque
habría que esperar. ¿Soluciones puente?

Los independentistas creen que lograrán sus objetivos, más pronto o más tarde,
dando a su cumplimiento una elevada probabilidad de éxito. Los que en Cataluña
están en contra, no descartan la independencia y tampoco lo hacen en el resto de
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 127

España. Aunque están muy en contra, pero que muy en contra, es posible que se
esté quebrando su confianza en que las leyes y los tribunales serán suficientes para
evitarla. Para el conjunto de los colaboradores de Cataluña la Independencia
"algún día" tiene una probabilidad del 68%, aunque solo sea del 43% si el plazo es
para antes de 2021. Entre los independentistas estas probabilidades son más altas:
81% y 62%, respectivamente.

Una Declaración Unilateral, que España de entrada no aceptaría en modo alguno,
sugiere un escenario muy incierto. No hay una salida probable en la que todos
coincidan. Se impone la probabilidad de que la respuesta de las autoridades
españolas será medida o controlada (con diversas variantes). La “intervención” de
la Autonomía, acompañada de medidas duras para asegurar el orden público, no es
lo más probable, pero no se descarta. Caso de llegar a este punto, en Cataluña se da
por segura una gran y masiva resistencia popular, cosa que los independentistas
creen que podrán sostener hasta el final. En Democracia y dentro de la Unión
Europea las medidas de fuerza son más difíciles de implementar y pueden acabar
en fracaso. Es posible impedir manifestaciones en Barcelona, pero ¿por cuánto
tiempo? ¿Y si las llevan a Bruselas o a cualquier lugar más próximo? Solo son
algunos ejemplos, pero podrían ser muchos más.

 
128 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

3. ESCENARIOS PROBABLES, ENCUESTAS, ESTIMACIONES
ELECTORALES Y EL DÍA DESPUÉS

3.1 Pensando en el ahora más inmediato: introducción a los escenarios
más probables

El futuro no está escrito

El futuro no está escrito aún. Puede que haya argumentos y razones suficientes
para llegar a la conclusión de que Cataluña será independiente, algún día (como lo
anticipan la mayoría de los Corresponsales de prensa extranjera que hemos
entrevistado y nuestros panelistas catalanes del Estudio Prospectivo, sin llegar a
descartarlo totalmente los residentes en el resto de España). O todo lo contrario.
Incluso podría pensarse que el proceso culminará con éxito durante la legislatura
que arrancará con las elecciones del 27 de septiembre (previstas, anunciadas, pero
no convocadas todavía cuando se escriben estas líneas), o que se hará esperar. Nada
está escrito, por ahora; aunque haya señales, pronósticos, factores geo-políticos-
históricos, como los que examino en "Cataluña sobre una falla de Europa" de
próxima publicación, que apuntan hacia unos escenarios más probables que otros...

¿Habrá Elecciones el 27S?

Los impulsores del proceso independentista catalán, tras comprobar que están
cerradas todas las puertas que podían conducir a una consulta sobre su futuro
pactada con el Estado, han cifrado sus expectativas de desbloqueo en el adelanto de
las Elecciones Autonómicas para celebrarlas el 27 de septiembre de 2015 y en
poder interpretar sus resultados como plebiscitarios, en caso de victoria. Los
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 129

acuerdos entre CDC y ERC del 13 de julio, para concurrir juntos en una lista
unitaria dispuesta a emprender las acciones necesarias para declarar la
independencia, han sido suscritos también por los movimientos sociales (Òmnium,
Assemblea Nacional Catalana, Súmate, Associació de Municipis per la
Independencia) y otras nuevas fuerzas políticas como Demòcrates de Catalunya
(escindidos de la UDC de Durán i Lleida), MES (escindidos del PSC-PSOE), entre
otros. Solo la CUP ha optado por presentarse en una lista propia (CUP-Crida
Constituent).

El pacto y la solución de construir listas con políticos y otras personalidades de la
sociedad catalana, con Raül Romeva, un ex-eurodiputado de ICV, encabezando la
de Barcelona, ha modificado substancial y súbitamente el escenario, levantando el
ánimo y las expectativas de triunfo en las filas independentistas y alarmando a
todos los poderes del Estado, incluidos los mediáticos. Unas semanas antes, pocos
apostaban por la lista unitaria y las encuestas anticipaban que los partidos de la
Independencia, presentándose por separado y una vez rota CiU, no sumarían la
mayoría absoluta, cifrada en 68 escaños, en el nuevo Parlament. El suflé, parecía
que, se desinflaba. Una encuesta publicada en La Vanguardia el día anterior al
pacto, otorgaba la mayoría absoluta solo si hubiera una lista unitaria (incluyendo la
CUP).

Las amenazas se redoblaron a continuación. En primer lugar, el Gobierno podría
impedir el anunciado 27S, recurriendo al Tribunal Constitucional, si en el decreto
de convocatoria hubiera alguna ilegalidad o no se ajustara al marco legal, según
declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá. Además, la Abogacía del
Estado vigilará el desarrollo de la campaña (La Razón, 15 de julio de 2015). Días
después, el mismo ministro no descartaba ninguna hipótesis entre las posibles
reacciones del Gobierno, incluyendo la aplicación del artículo 155, que prevé de qué
modo el Ejecutivo puede asumir plenas funciones en una comunidad,
desapoderando a la autoridades autonómicas (La Vanguardia, 23 de julio de 2015).

 
130 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Dos días antes de este aumento del nivel amenazante del ministro Catalá, el 20 de
julio, Francesc de Carreras publicaba en la página 13 de El País, un artículo titulado
"¿Colar goles al Estado?", incorporando en el catálogo una nueva amenaza, el
"estado de sitio". La primera parte la dedicaba a La Vanguardia (medio en el que
tanto colaboró en el pasado) y El Periódico, por haber encabezado un editorial
conjunto de los diarios catalanes pidiendo al Tribunal Constitucional, en nombre
de Cataluña, que declarara el nuevo Estatuto conforme a la Constitución por
motivos políticos; consecuentemente les responsabilizaba de "haber comenzado a
romper el cascarón del "huevo de la serpiente" incubado desde hacía 30 años”;
entonces, "ya podía preverse que aquellos que dirigen y conforman la opinión
pública catalana tenían, o bien escasos conocimientos políticos, o bien un gran
menosprecio por la democracia y el derecho". Por tanto, añade, este fiel servidor de
la Constitución del 78, "que las autoridades catalanes vulneren el derecho ante la
complacencia general ya forma parte de la normalidad catalana". En la segunda
parte del artículo se ocupa de recomendar la declaración del "estado de sitio",
además de la aplicación del artículo 155, que no supone una suspensión de la
autonomía, "sino la modificación de la relación jerárquica de las autoridades
autonómicas -legislativas, gubernativas y administrativas- por el hecho de
incumplir reiteradamente sus obligaciones".

Para comprender mejor la sugerencia o el consejo del catedrático de Carreras, hay
que decir que el "estado de sitio" está previsto en el artículo 116 de la Constitución,
debiendo declararlo la mayoría absoluta del Congreso a propuesta del Gobierno,
determinando su ámbito territorial, duración y condiciones. Durante su vigencia
no podrá disolverse el Congreso; lo que de hecho permitirá perpetuarlo e instaurar
una dictadura en la práctica. La Ley Orgánica 4/1981 que lo regula no puede ser más
explícita. De acuerdo con los artículos 32 al 36 establece, entre otras cosas, que el
"Gobierno designará la Autoridad militar que, bajo su dirección, haya de ejecutar
las medidas que procedan...". "La Autoridad militar procederá a publicar y difundir
los oportunos bandos..." En la declaración del estado de sitio el Congreso de los
Diputados "podrá determinar los delitos que durante su vigencia quedan
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 131

sometidos a la Jurisdicción Militar"; el talante democrático del profesor de
Carreras para arreglar los problemas políticos es manifiesto.

Por poder, también se podría hablar de delitos de Traición (lo sugirió la Asociación
de Militares Españoles, según El Imparcial, 25 de septiembre de 2012) y de
Sedición, con el que amenazó, dos años antes del 9N, el Gobierno español al
Presidente de la Generalitat si desobedecía al Tribunal Constitucional en lo
relacionado con la consulta pactada con ERC para 2014 (Público/Europa Press, 19
de diciembre de 2012).

El ministro Margallo, rebajaba el tono; incluso para el supuesto de una declaración
de independencia, bastaría un recurso al Tribunal Constitucional, que la declararía
nula (El Periódico, 26 de julio de 2015).

Las amenazas buscan, en realidad, atemorizar, instalar en la sociedad de nuevo en
el miedo que se vivió con la entrada de las tropas franquistas en Cataluña y su
ocupación a partir de 1939, y desmovilizar al electorado independentista ante el
27S; y así poder derrotarlo en las urnas y "demostrar" que los catalanes no quieren
la secesión. Administrando el miedo, el tiro les puede salir por la culata.

Contrasta con este "ambiente", las declaraciones de Baltasar Garzón, exjuez de la
Audiencia, en el sentido de que "el derecho a la autodeterminación de los pueblos
es un derecho humano y como tal, en sí mismo, hay que respetarlo", lo que no le
impide identificarse con el federalismo (Público, 23 de julio de 2015);
manifestaciones, por cierto, que no han recogido otros medios. Hay que destacarlo,
porque en el resto de España se han impuesto las consignas "oficialistas" y ya se
sabe que quien se mueva no sale en la foto.

¿Cumplirán alguna de estas amenazas para impedir el 27S? No es lo más probable.
En primer lugar, el President Mas convocará el 27S mediante un decreto ordinario,
ya que el carácter plebiscitario se lo darán las fuerzas políticas que participen. En
estas condiciones, a los "abogados del negociado jurídico" del Estado les resultará
difícil encontrar materia "delictiva".

 
132 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

No es una cuestión menor el efecto encadenado que produciría con altísima
probabilidad impedir unas elecciones autonómicas. Primero y no es baladí, sería
tanto como reconocer que en Cataluña ganarían los independentistas.

Segundo: y después de impedir las elecciones "anticipadas", ¿qué? ¿Cómo sigue
funcionando, con su actual Ejecutivo y su actual Parlamento, y con normalidad,
una Autonomía a la que han cercenado el derecho a convocar elecciones
democráticas?, ¿hasta cuándo? ¿Por cuánto tiempo? ¿El tiempo borrará a los
independentistas del mapa? ¿Los ilegalizaran? No parece que quedara otra salida a
continuación que la aplicación del artículo 155 para intervenir todo el dispositivo
autonómico. Y quizá en el momento siguiente, el "estado de sitio"... Y, por ejemplo,
¿cómo se interviene un Parlamento? ¿Se disuelve? ¿Se encarcela a todos los
diputados desafectos?. Algunos juristas justifican el 155, pero los hay que advierten
que no hay una ley orgánica que lo desarrolle y sin ella puede haber problemas.
Javier Pérez Royo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de
Sevilla, opina que es un mecanismo utilizable en último extremo, pero supondría el
final del Estado autonómico: "Se sabe cómo se entra pero no cómo se sale de esta
situación". Si por una Sentencia del Tribunal Constitucional se montó lo que se ha
montado, ¿los catalanes no van a salir pacíficamente a la calle para protestar, sea
porque no se les deja votar o porque Madrid interviene la autonomía y encarcelan a
sus autoridades y representantes? ¿Qué pasaría si los diputados o una Asamblea de
Cargos Electos declarara la independencia?

¿La represión mediante la Ley Mordaza, oportunamente aprobada hace unas
semanas, y el "estado de sitio", frenarían un movimiento que puede manifestarse
en cualquier punto de la geografía de la Europa democrática? El derecho a votar es
en Europa la clave de bóveda de su sistema socio-político y la Opinión Pública
europea no puede ser ignorada ni atropellada. Cientos de miles de personas
manifestándose en Perpignan, París o Bruselas defendiendo esta causa sería un
golpe duro para el Gobierno y las instituciones españolas. Sin dudarlo, el
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 133

Parlamento europeo herviría... ¿También perseguirían y encarcelarían a los
eurodiputados “sediciosos” catalanes o del resto de España que protestaran?

¿Puede resistir la imagen de España el descrédito sobre la calidad de su democracia
que todas estas acciones en cadena provocarían? Ya es incomprensible para
muchos en Europa que el Estado no haya dado a la cuestión catalana una solución
como la que dio el Reino Unido sobre Escocia, o al menos negociar algo, hacer una
propuesta, dialogar... El inmovilismo de Rajoy es, como mínimo, incómodo para los
socios europeos, que lo último que quieren son nuevas dosis de desestabilización
en el sur del continente. A Estados Unidos tampoco les agradaría. Ni a los
acreedores de España, ni al turismo, ni las multinacionales. Los poderes europeos
presionarán a Madrid y a Barcelona, pero Mas no puede renunciar al 27S, mientras
que Rajoy y el Partido Popular pueden esperar al menos a los resultados.

El cálculo de la relación riesgos-beneficios, que Rajoy sabrá hacer, le obligará a
tomar la decisión más prudente. Los riesgos de que la situación se escape de su
control y se encuentre encharcado en una espiral de represión creciente y ya sin
margen posterior de maniobra para hacer política, son demasiado elevados para
que los ignore. En el capítulo de los beneficios, ni parecen muchos ni parecen
necesarios.

Si el decreto de convocatoria del 27S no ofrece materia jurídica suficiente para
recurrir al Tribunal Constitucional, el Gobierno no lo hará, so pena de arriesgarse a
un fracaso sonado y doloroso. No necesitan, Rajoy y el Partido Popular, reforzar su
imagen ya bien construida de firmeza ante el envite soberanista. No han cedido un
ápice. Solo su extrema derecha y algunos medios de comunicación, eso sí, muy
influyentes, empujarán buscando más dureza. Rajoy atenderá, por razones obvias,
las llamadas a la prudencia de Europa (que no dejarán de repetirse en los próximos
días). Así deben interpretarse las palabras del ministro de Exteriores, Margallo,
cuando afirmaba que es suficiente el Tribunal Constitucional. Él es el primero que
recibe las advertencias europeas. No quieren ningún otro Maidán. El recurso a la
violencia por parte del Estado, por muy "legal" que fuera, ofrecería la imagen de

 
134 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

una España del siglo XIX, pre-democrática y poco coherente con los valores
democráticos y pacíficos dominantes en Europa.

Tampoco en el plano doméstico le convienen los excesos al Partido Popular
pensando en las próximas elecciones generales. Cualquier desmesura por su parte,
con las consecuencias políticas y económicas que pudieran derivar de ella, sería
aprovechada por todos sus adversarios. El PP tiene asegurado un "suelo" electoral
mínimo del 25% de los votantes (entre un 15% y un 20% del censo). Su posición
está amenazada por Ciudadanos (que no tendrá nada fácil superar el listón del 15%
de los sufragios en generales), un partido con un perfil moderado y moderno pero
del que no se cuestiona su anti-independentismo; y al que no se le ganará por la vía
(carpetovetónica y trasnochada) de la dureza extrema en la cuestión catalana.
Frente al PSOE, que ha estado sugiriendo una reforma en clave federal, el Partido
Popular no necesita hacer gala de más intransigencia. Antes al contrario, no se
puede poner en el disparadero que supondría que sus argumentos económicos, de
salida de la crisis, quedaran en entredicho por una deriva desestabilizadora en
Cataluña y que afectaría a toda España. Incluso, hay que tener en cuenta a los
sectores de la sociedad española que, aunque minoritarios, no están, ni mucho
menos, por la labor de "volver a las andadas" y que pueden empezar a hacerse notar
también en Madrid y otras zonas de España, pidiendo otra solución al problema.

En mi opinión, el escenario más probable, obligado por el sentido común, es que las
elecciones del 27S se llevarán a cabo.

Si ganan las listas independentistas, negociación

Prácticamente todas esas consideraciones seguirán estando operativas si las listas
independentistas vencen el 27S. Entonces tendrán que sentarse a negociar, unos y
otros, les guste más o menos; pero habrá negociación. Europa lo exigirá. El
resultado dependerá de la relación de fuerzas. Aunque con toda seguridad y
mientras tanto, el Gobierno español no renunciará a emprender acciones judiciales
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 135

de todo tipo; pero nada más... Cuantos más diputados haya logrado el
independentismo, más fuerte y sólida será su posición en la mesa de negociación.
Es previsible que más de un diputado de “Catalunya sí que es pot”
(ICV+Podem+otros) vote a favor de iniciar el proceso de secesión, si, y solo si,
triunfan los independentistas. Si se materializan las dos condiciones (triunfo
independentista y mesa de negociación), la presión de Europa se moverá entre el
federalismo, la confederación y la independencia, según las fuerzas, la firmeza y las
habilidades de las dos partes. O, ¿por qué no, un Consejo Ibérico, al que se podría
invitar a Portugal, en línea con el Consejo Nórdico que agrupa los países
escandinavos y Finlandia? Además y en sentido contrario, solo habrá ofertas,
propuestas concretas y aceptación de diálogo por parte de las fuerzas mayoritarias
estatales (inmovilistas irreductibles, unos, e inmovilistas ambiguos, otros), si
vencen los independentistas.

Ante las elecciones generales (finales de noviembre o principios de diciembre), si
los independentistas han logrado sus objetivos electorales el 27-S e iniciado en el
Parlament el proceso hacia la independencia, el Partido Popular pedirá a los
españoles la mayoría suficiente para acabar con él definitivamente, el único
obstáculo para perseverar por la senda de la recuperación económica; el discurso
sería el de la aplicación de la ley a rajatabla y empleo de los recursos del Estado de
Derecho con el aval democrático de los españoles.

En tal supuesto, el PSOE procuraría atender lo que dijeran las encuestas para
mostrarse tan equidistante como sea posible de “todos” los extremos, poniéndose
de perfil, adecuando a las circunstancias su habitual tono ambiguamente
federalizante y prometiendo un giro progresista para las clases medias, todo muy
envuelto con grandes banderas españolas para que nadie dude de su compromiso
patriótico; negarían cualquier disposición para la negociación con los separatistas
catalanes, a los que bastaría con aplicarles la ley.

La estrategia de Ciudadanos se movería entre la del PP y la de los socialistas,
alimentando un liderazgo mediático, moderno, limpio, regeneracionista, centrista,

 
136 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

europeísta, con algunas propuestas sociales y económicas moderadas e
impactantes… y pidiendo el voto por los servicios prestados (y por prestar) en
Cataluña; nada de negociación, aplicación rigurosa de la ley y crear las condiciones
para, con tiempo, impedir primero la continuidad y después la reproducción del
independentismo.

Podemos prácticamente actuará igual ganen o no los independentistas, matizará
las diferentes propuestas que ha venido haciendo y modulará los distintos
posicionamientos que ha ocupado desde las elecciones europeas de 2014, las
municipales y autonómicas de 2015 y las catalanas del 27-S, intentando zafarse de
las críticas que le llueven (y lloverán) desde todas partes y del abrazo del oso que
busca IU, para definir un espacio propio, “socialdemócrata” pero atractivo para los
indignados del 15-M, los nuevos descamisados, los electores más jóvenes; quizá se
atreva, estratégicamente, a proponer durante la campaña electoral un “cambio”
constitucional para mejorar el texto del 78, con el objetivo de consolidar “derechos
sociales” (vivienda, sanidad, etc.), asumiendo un cierto derecho a decidir (con
límites) y una salida dialogada al problema catalán; sus potenciales votantes, con
preocupaciones que son otras, no están por la labor de enviar los ejércitos para
resolver este tipo de conflictos.

A Izquierda Unida le tocará, en cualquier supuesto, intentar salvarse de momento,
esperando, a la larga, reasumir el liderazgo a la izquierda del PSOE “cuando”
Podemos se estrelle en su “asalto al cielo”.

Suponiendo una victoria del independentismo el 27-S, (y que la revaliden en las
elecciones generales en las provincias catalanas o que no entre en crisis a pesar de
lo contrario), los espacios de negociación serán más o menos consistentes y
fructíferos, según sean los resultados de las generales. Habrá que tenerlo bien en
cuenta. Pero la única solución será la negociación, si no se empeñan en volver a la
época de las Cruzadas…
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 137

El futuro no está escrito, pero las Elecciones del 27-S serán
plebiscitarias

La historia, en cualquier caso, fijará la fecha el 27 de septiembre en el calendario,
como una de las más decisivas para el futuro de Cataluña, quizá la "más"; y las
elecciones catalanas de ese día serán "plebiscitarias", pase lo que pase.

Si vencen las listas independentistas, serán plebiscitarias porque su hoja de ruta
establece:

- Una declaración del inicio del proceso de independencia por parte del Parlament
de acuerdo con el mandato de la ciudadanía, lo que se comunicará a las autoridades
del Estado español, europeas y de la comunidad internacional.

- El Govern, de concentración y con Artur Mas en la presidencia, deberá poner en
marcha el diseño de las estructuras de Estado para disponer de las herramientas
para la desconexión del Estado español, aspecto que fue teorizado por el Consejo
Asesor para la Transición Nacional: principalmente, Hacienda y Administración
Tributaria, Seguridad, Poder Judicial, Telecomunicaciones, Infraestructuras,
Relaciones Exteriores y Suministros básicos de energía y agua. Se priorizarán los
instrumentos que afecten a las necesidades urgentes sociales, en materia de
vivienda y pobreza energética, protección contra la pobreza infantil y en general la
libertad, el bienestar y la ocupación.

- Elaboración de la Constitución, fruto de la participación social, en un proceso de
abajo a arriba.

- Proclamación de la independencia y aprobación de la Ley de Transitoriedad
Jurídica para desconectarse de España y construir un ámbito jurídico propio.

- Elecciones Constituyentes en la última fase del proceso en un plazo máximo de 18
meses después del 27S, con el objetivo de aprobar la Constitución mediante un
referéndum.

 
138 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

- Proclamación inmediata de la independencia y de la Ley de Transitoriedad
Jurídica, en el caso de que el Estado español, mediante decisiones políticas y/o
jurídicas, bloquease el autogobierno de Cataluña.

Aunque estos objetivos finalmente no se alcanzaran, los votantes habrían hablado
para apoyarlos y esto sería plebiscitario. Así lo fueron, por ejemplo, las municipales
de 1931. Fernando Ónega (periodista y en su día colaborador de Adolfo Suárez)
escribía no hace mucho: “El señor Rajoy dice lo que dice porque está en su guión de
Presidente, pero no se engaña: las elecciones del 27-S, para ser legítimas, no
pueden ser convocadas como plebiscitarias. Pero pueden dar un resultado
plebiscitario. Y, si lo dan, un Parlament independentista corre el riesgo de cometer
delito de sedición, pero tendrá la legitimidad política para reclamar lo que el
pueblo pide al elegir a determinados partidos y candidatos. No existen argumentos
democráticos para discutirlo por clara que sea la ley. Ese es el auténtico desafío”
(La Vanguardia, 20 de junio de 2015).

Y también serán plebiscitarias (aunque no empleen esta palabra) si las listas
independentistas son derrotadas. Por razones obvias y en este supuesto, los
primeros que darían valor plebiscitario a las elecciones serían los anti-
soberanistas. Hablarían, con los números en la mano, del fracaso de los otros, que
las urnas han demostrado que Cataluña no quiere la independencia, ni aventuras,
ni salir de Europa, y que quiere seguir siendo española. Así se manifestarían,
aunque la suma de sus diputados (PP, Ciutadans y PSC), como mucho, rondará un
tercio de los 135 escaños del Parlament. Los independentistas no habrían logrado
sus objetivos, pero la mayoría (65%-70%) sí se identificaría con el derecho a
decidir. O sea, que los resultados electorales tendrían varias lecturas políticas
posibles y el tema estaría lejos de haberse cerrado... Podemos y su coalición
electoral se habría erigido, en realidad, en árbitro de la situación, y por esta razón,
podrían decir que el "plebiscito" les ha sido favorable y que se lanzan a la conquista
de La Moncloa. También para los independentistas el resultado habría sido
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 139

plebiscitario, aunque seguramente no renunciarían a que la Historia les de otra
oportunidad, algún día.

El escenario de la derrota independentista

Ya hemos visualizado del escenario de la victoria de las listas independentistas, con
su hoja de ruta, la mesa de negociación y las estrategias electorales de las fuerzas
políticas de ámbito estatal en tal caso. Veamos con alguna atención el escenario
resultante de una derrota independentista el 27-S:

- El gobierno del PP argumentará que el fracaso de los nacionalistas ha sido el
resultado de su política de firmeza y su negativa, radical pero tranquila y
controlada, a claudicar ante las demandas separatistas y sus "chantajes".
Seguramente mejorará sus opciones electorales presentándose como que ha
demostrado ser el mejor garante de la unidad de España; aunque este tipo de
argumentos no movilizará al electorado más joven. Intentará convencer de que su
política (y sus incumplimientos electorales) era imprescindible para sacar a
España de la crisis provocada por el PSOE y que era peor de lo que podían imaginar
antes de llegar al poder. Utilizará su nueva y electoralista Ruta Social para mostrar
una imagen más centrista. Prometerá mano dura con los desvaríos separatistas e
interpretará que su política de recentralización puede proseguir hasta conseguir
todos sus objetivos y vaciar de contenidos políticos la autonomía catalana (pero no
solo la catalana), priorizando los que afectan al modelo educativo y la inmersión
lingüística; todo ello, sin mayores concesiones en aspectos relativos a la
financiación y fiscalidad, agravando el futuro económico de Cataluña y
condenándola a una progresiva irrelevancia. Se habrá abierto la veda... Artur Mas,
juzgado y condenado por el 9-N... Lo que fue perfectamente normal en el Reino
Unido, votar democráticamente, en España es un delito; es el ADN español
dominante.

 
140 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

- El PSOE podrá maniobrar con más libertad, difuminando las propuestas
"federalizantes" de reforma constitucional (que ya no serían necesarias en
Cataluña ni convenientes en el resto de España) y enfatizando un perfil más social
que le permita buscar votos en varios caladeros: entre los antiguos votantes
socialistas que en 2011 se fueron al PP, los que ahora amenazan con apoyar a
Podemos y los que se van o están en la abstención. A pesar de todo, mucho éxito no
tendrían; no ganarán, salvo algún acontecimiento extraordinario.

- Ciudadanos se mantendría en su línea, tanto en lo que respecta a Cataluña (habrá
obtenido, en cualquier caso, buenos resultados el 27-S y por delante del PP) como
en relación a su proyecto estatal de intentar llegar a La Moncloa con su candidato
Albert Rivera. Se apuntará el mérito de la derrota separatista catalana y se
presentará como la fuerza moderada y moderna para la regeneración y
transformación del sistema, sin aventuras, intentando escorar al PP tan a la
derecha-extrema derecha como sea posible, para ser su "rueda de repuesto" o lo
que haga falta.

- Podemos, pensando en las elecciones Generales, iría suavizando sus propuestas
en los meses de Octubre-Noviembre, lo suficiente, lo necesario, tan
socialdemócratas como convenga, para poder mantener el pulso con el PSOE y
asegurar tanto como sea posible el destrozo de Izquierda Unida. Con muy buenos
resultados el 27-S (puede doblar los escaños que sus coaligados de ICV-EUiA
obtuvieron en las anteriores Autonómicas), la derrota de las listas
independentistas situaría a esta formación en el centro del tablero catalán en lo
que se refiere a la cuestión nacional. Solo con su permiso, se podría formar
gobierno en Barcelona después de las elecciones. Mantendría las alianzas con sus
socios catalanes e intentaría confirmarlas en las Comunidades con fuerzas
políticas afines y no sucursalistas (la Valenciana, Galicia, etc.). En estas zonas
sostendrá el discurso del derecho a decidir sin aspavientos, pero su gran promesa
será común con el resto del Estado: ganar para cambiar, para "decidir" todo,
habiendo dejado muy claro que son una garantía contra el independentismo.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 141

- Si de las Generales de final de año, sale triunfante el eje Partido Popular-
Ciudadanos (con cualquiera de las modalidades posibles) se pueden esperar
cambios rápidos en el Estado de las Autonomías. El PP es partidario de seguir
modificándolo mediante la legislación ordinaria, utilizando cuando sea menester
las Leyes Orgánicas, y sin menospreciar los simples "reglamentos"; pero no se
opondría a una modificación del Título VIII, como pudiera preferir Ciudadanos,
por la vía del Artículo 167 de la Constitución, un procedimiento de reforma
constitucional más sencillo que el "imposible" del artículo 168, siempre que el
PSOE y/o Podemos no lo impidieran en el caso de contar con suficientes diputados
para ello. El objetivo sería centralizar de nuevo algunas competencias (la
enseñanza, sobre todo) y limitar claramente las que más molestan a un Estado con
vocación centralista (las de mayor significación política, institucional y legislativa).
Solo un pero, en un par de legislaturas, a lo sumo, la cuestión catalana volvería a
activarse al máximo... En el siglo XXI, la Opinión Púbica es protagonista
insoslayable y el independentismo catalán no es simplemente un estado de ánimo.

- Si en la Generales se impone el eje PSOE-Podemos, su política sobre Cataluña y el
modelo territorial estará condicionada por la minoría de bloqueo que sin duda
tendrán el PP y Ciudadanos ante cualquier propuesta de reforma constitucional
que desborde sus planteamientos. Su actuación, como máximo, se limitará a no
secundar todos los posibles objetivos recentralizadores y evitar echar gasolina al
conflicto. Las propuestas (tímidas) del PSOE de tono federalizante no podrán
desarrollarse, de lo que acusarán al PP y a Ciudadanos; y las de Podemos para
iniciar un "proceso constituyente" (que supondría ignorar radicalmente los
mecanismos de reforma previstos en la Constitución del 78), no prosperarán
(como Pablo Iglesias ya sabe) porque todo el resto de las fuerzas políticas de ámbito
estatal se les echaría encima (junto a la totalidad de las instituciones del sistema). Y
dirán: “hay que cumplir la ley”.

- A pesar de que el éxito del Partido Popular en las generales de 2015 es la hipótesis
más probable hoy por hoy, no puede descartarse una alianza PSOE-Ciudadanos,

 
142 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

con un gobierno de coalición (nada fácil) o con un simple (y condicionante) apoyo
parlamentario, tal como el ensayado en Andalucía. Los efectos sobre Cataluña no
serían muy distintos que los derivados de las anteriores hipótesis, quizá algo más
de “puño de acero con guantes de seda”.

- Obviamente y en cualquier caso, si las listas independentistas fracasan el 27-S no
habrá ninguna opción para una solución federal y mucho menos confederal. Estos
escenarios solo se podrían pactar desde la victoria de los independentistas, nunca
desde su derrota.

Nota: La redacción del apartado 3.1 se ha completado el día 2 de agosto de 2015.
Faltan unas pocas horas para que el President de la Generalitat, Artur Mas, firme el
decreto de convocatoria de Elecciones para el 27 de Septiembre.

3.2 La Gran Coalición en el horizonte

Y el president Mas firmó la convocatoria del 27-S como estaba previsto, sin que,
por el momento, el Gobierno español haya hecho nada para evitar su celebración.

La encuesta del CIS del mes de julio, conocida el 5 de agosto, actualiza la intención
de voto de los españoles en elecciones generales (las próximas están previstas para
diciembre). Los datos permiten dar crédito a quienes anticipan que en la próxima
legislatura veremos gobernar, con una u otra fórmula, a la Gran Coalición, a imagen
y semejanza del actual ejecutivo alemán. Solo la suma de los diputados que
alcanzarían el PP y el PSOE permitiría matemáticamente un gobierno con mayoría
en el Congreso, lo que sería condición para estabilizar un sistema (el del 78) que
está en sus horas más bajas y que requiere una reforma a fondo. Esta es la opinión
de Jaime Miquel, un analista electoral que conoce bien el paño y que vaticina:
“Pienso que el sistema es plenamente consciente de la gravedad y la precariedad de
la situación, y emprenderá una reforma tan profunda que cambiará la naturaleza
del Estado. Es lo que yo llamo perestroika, y creo que se va a llevar a cabo porque la
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 143

alternativa es el caos”. (La Perestroika de Felipe VI. RBA, Barcelona, junio de 2015,
p. 376)

Los números de este último barómetro del CIS colocan en primer lugar al Partido
Popular con un 28,2% de los votos y detrás al PSOE con un 24,9%., entre ambos
suman un 53%. Para hacerse un idea de la magnitud del descalabro de los dos
partidos hegemónicos del bipartidismo hay que refrescar la memoria: en la
anteriores elecciones (2011) totalizaron el 73% de los sufragios válidos. Y más o
menos siempre había sido así desde 1982. Que las cosas no eran como siempre, se
empezó a comprobar en las Elecciones Europeas de 2014, aunque hubo analistas,
como Jaime Miquel, que anticiparon la deriva del sistema electoral desde al menos
un par de años antes analizando encuestas y las tomas de posición política de las
nuevas generaciones. En cualquier caso, las encuestas del CIS (y otras también)
nos hicieron saber que el sistema ya era cosa de tres. La irrupción de Podemos fue
poderosa: en julio de 2014 el CIS les daba un 15,3% de intención de voto en
Generales, dejando el bipartidismo en un muy mediocre 51,2%. Un nuevo
electorado estaba entrando en el mercado electoral, los del "no nos representan"...
Poco después y comenzando 2015, la encuesta del CIS de enero colocaba a
Podemos (23,9%) en segunda posición detrás del PP (27,3%), relegando al PSOE a
la tercera plaza con el 22,2%. Inaudito, pensaron muchos.

El cuarto en discordia, Ciudadanos, apuntó maneras precisamente antes de los
comicios municipales y autonómicos de mayo de 2015, coincidiendo con lo que
algunos han caracterizado como una operación del "IBEX 35" y de los medios de
comunicación para contrarrestar a Podemos y dotar al sistema de una rueda de
recambio, fiable y convencional, para un desgastado, achacoso y envejecido PP. En
ese momento, el partido de Albert Rivera también superaba a IU, incapaz de
canalizar el descontento social, y se presentaba según el CIS con unas expectativas
electorales del 13,8%. Aunque en julio retrocede hasta un 11,1%, sus credenciales
parecen solidas.

 
144 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Con estos números, que apuntan en esta dirección desde hace tres años, la única
aritmética posible para sumar una mayoría en el Congreso de los Diputados es la
que suma a populares y socialistas. Y mucho no cambiará este escenario previsto
para diciembre, suceda lo que suceda el 27-S en Cataluña. Por otra parte y si tienen
que acabar por ponerse de acuerdo las fuerzas del bipartidismo, las tímidas y
limitadas propuestas de reforma constitucional del PP lanzadas en la primera
quincena de agosto y desmentidas antes de acabar el mes, no sugieren un camino
fácil por delante.

3.3 Las Encuestas Electorales publicadas antes del 1 de septiembre y
Estimaciones electorales

En cierto sentido, podría decirse que las últimas Elecciones estrictamente
"autonómicas" en Cataluña fueron las celebradas en 2010, pocos meses después de
la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto de 2006. Había
gobernado el tripartito presidido por el socialista José Montilla; fue derrotado por
Convergència i Unió. Las fuerzas políticas llevaron al Parlament una mayoría que
respaldaba la demanda al Gobierno de España de un Pacto Fiscal, en una onda
similar a los conciertos vasco y navarro. La referencia era aún el sistema
autonómico.

Tras el fracaso del Pacto Fiscal, la política catalana entra en una nueva fase. Se
celebran las Elecciones de 2012 bajo el signo del "derecho a decidir". CiU, ERC y la
CUP coinciden, con matices, en reclamar poder llevar a cabo un referéndum para
decidir el futuro de Cataluña. La independencia como proyecto político se sitúa en
el centro del debate. ICV-EUiA también apoyará la petición de una consulta no
vinculante. Los socialistas, que empiezan a hacer aguas, también se apuntan pero
no del todo y sus dirigentes se muestran divididos. Solo el Partido Popular y C’s se
manifiestan radicalmente en contra de cualquier reconocimiento a la soberanía
nacional de Cataluña. Reconocer el "derecho a decidir" (que tiene en las encuestas
un respaldo de entre el 70% y el 80% de los catalanes) es tanto como admitir a
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 145

Cataluña como nación y soberana; ni el Partido de Rajoy ni el de Rivera están por la
labor. En cualquier caso, el apoyo muy mayoritario logrado en el Parlament a la
Declaración de Soberanía de 2013 y a la petición a las Cortes españolas para
celebrar el referéndum, así como las respuestas del Estado, ha colocado de hecho a
la legislatura catalana iniciada en 2012 en un contexto de crisis y cuestionamiento
del sistema autonómico.

Estas consideraciones nos enmarcan el sentido que pueden alcanzar las elecciones
ya convocadas (oficialmente como "autonómicas" por imperativo legal) para el 27
de septiembre. A lo largo de los tres últimos años, las fuerzas políticas, los
movimientos sociales y el electorado ha ido avanzando, a pasos forzados, en un
realineamiento de sus posiciones ante la cuestión nacional. Este proceso, iniciado
en la legislatura anterior, ha alterado profundamente la oferta política y las
reacciones del electorado. Las elecciones europeas de 2014 y las municipales de
2015 han sido muy elocuentes.

Como algunos analistas han destacado, ningún cabeza de cartel del 2012 repite
como tal. Partido Popular y C’s sitúan a nuevos candidatos en primera fila por
razones diferentes, pero no se han visto sacudidos por conflictos o escisiones;
siguen firmes en su anti-soberanismo. Convergència i Unió se ha roto después de la
consulta que Durán i Lleida impulsó en su Unió Democràtica de Catalunya,
pidiendo a sus militantes que apoyaran un proceso de independencia con una
multitud de condiciones (acuerdos con el Estado español, permanencia en la UE,
etc.). Triunfó la propuesta de la dirección por unos pocos votos, fracturó el partido
provocando la escisión de un nuevo partido (Demòcrates de Catalunya) y a
continuación Durán i Lleida en sus discursos defiende, no la "independencia
pactada" como parecía desprenderse de la consulta, ni una reforma constitucional,
sino que se incluya en la Constitución una disposición adicional que reconozca la
"singularidad catalana". CDC ha cerrado filas con el president Mas y ERC ha
aceptado incorporarse a una lista unitaria que incluye políticos y personalidades de
ideologías y trayectorias muy diversas, todo con el respaldo de los movimientos

 
146 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

sociales soberanistas. También forman parte de este proyecto unitario los
escindidos de Unió (Demòcrates de Catalunya) y del PSC (MES, a su vez fusión de
NECat y Moviment Catalunya).

Sin duda el gran perjudicado por la deriva soberanista ha sido el PSC-PSOE. Ha
sangrado por ambos lados. Los catalanistas (dirigentes y votantes) han ido
abandonando, primero a Pere Navarro y después a Iceta. Los anti-soberanistas, que
controlan el aparato, ven amenazado su futuro por desplazamientos electorales
hacia Ciudadanos (los más conservadores) y hacia Catalunya Si que es Pot (los más
izquierdistas). Aquel partido que en las generales de 2008 rondó el millón
setecientos mil votos, hoy tiene dificultades para retener trescientos cincuenta
mil...

Ciertamente, se llamen "plebiscitarias" o no, las del 27-S no son elecciones
meramente "autonómicas". Hay dos listas (Junts pel Si y la CUP) que
abiertamente, claramente, proponen, en caso de victoria, iniciar el proceso hacia la
independencia. Otras dos candidaturas, Unió Democràtica de Catalunya y
Catalunya Si que es Pot, optan a representación parlamentaria desde posiciones
soberanistas (consulta legal pactada para decidir). En el caso de UDC con su
habitual ambigüedad soberanista, pero dispuestos a votar en contra de la
Independencia, y en el de Catalunya Sí que es Pot con un discurso que a veces
parece no muy respaldado por los dirigentes de Podemos (obligados por sus
estrategias electorales en el resto de España), pero quizá con más de un diputado
dispuesto a votar a favor de la Independencia si las listas que la sustentan obtienen
mayoría absoluta.

Para situar las expectativas electorales que apuntan las encuestas y la estimaciones
realizadas hasta ahora, antes del 1 de septiembre, conviene que no perdamos de
vista los resultados de las dos elecciones previas, 2010 y 2012. Lo primero que
deberíamos subrayar es que pocas cosas cambiaron en el fondo de unos a otros
comicios, atendiendo a los grandes bloques y aunque los del 2010 fueran
"funcionalmente" muy "autonómicos" y los de 2012 fueran tendencialmente
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 147

"soberanistas". En esos dos años, el conjunto soberanista (CiU, ERC, CUP e ICV-
EUiA) avanzó tres puntos (del 56,09% de votos al 59,04%). Si nos limitamos a CiU,
ERC y CUP el avance fue más modesto, cuatro décimas (del 48,7% al 49,1%).

El bloque que hoy se expresa en términos anti-soberanistas, con la advertencia de
que el PSC en 2012 decía cosas distintas a las que defiende hoy, crecieron menos de
un punto de porcentaje (del 34,1% al 35,0%).

En escaños, CiU, perdió 12, al pasar de 62 a 50; pero los partidos inequívocamente
independentistas (ERC y CUP/SÍ) aumentaron su representación en el Parlament
desde 14 a 24. Entre todos ellos, retrocedieron dos escaños, de 74 a 72, pero el
centro de gravedad del movimiento basculaba hacia más independentismo y más
de izquierdas. Si se incluye a ICV-EUiA, el total soberanista creció de 86 a 87
parlamentarios y consecuentemente la suma de PSC, PP y C’s perdía pasando de 49
a 48, especialmente perjudicado por el declive socialista (de 28 a 20).

Ante las nuevas elecciones, las del 27-S, que pueden ser el principio de un cambio
jurídico-político radical de Cataluña, las encuestas y las estimaciones pre-
electorales que disponemos no son concluyentes y algunas se contradicen con
otras... Estamos ante un escenario que se presenta fluido. Aún así, vamos a intentar
averiguar que nos pueden enseñar sobre el futuro inmediato, cuando faltan cuatro
semanas tan solo para que los catalanes voten y decidan.

En lo fundamental, la pregunta más importante que espera respuesta es si las listas
independentistas logran la mayoría absoluta o no. Lo que no quiere decir que sean
asuntos menores comprobar, por ejemplo, si Podemos (y su marca catalana,
Catalunya si es Pot) obtiene (o no) unos resultados que les permita acumular más
credibilidad para "asaltar" el poder en las próximas generales previstas para
diciembre. Este test afectará de un modo u otro a las expectativas del PSOE, ya que
con el "granero" socialista catalán en horas bajas se antoja más difícil que Pedro
Sánchez llegue a La Moncloa; y también influirá sobre IU y las políticas de alianza
de unos y otros. Y no nos olvidemos de la CUP luchando en un espacio político muy
coincidental con otras fuerzas de izquierda.

 
148 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

En el otro frente se debatirá la hegemonía entre conservadores. C’s envía desde
Barcelona a su líder Albert Rivera a combatir por el poder central en diciembre (en
una muy peculiar reedición, hay que reconocerlo, de las operaciones, años ha, de
Cambó con la Lliga, de Lerroux con su Partido Radical y de Roca Junyent con el
Partido Reformista). Presenta como candidata a la Generalitat a Inés Arrimadas,
menos conocida que Rivera, y aspira a superar al Partido Popular, que también
cambia de candidato y coloca a un "pacificador" como Albiol, a quien muchos
acusan de racista y populista, después de sus campañas y de ejercer como alcalde de
Badalona durante cuatro años. Si Ciudadanos no cumple con las expectativas que
las encuestas le dan de rondar o superar los 20 escaños y dejar muy atrás al PP,
quedaran muy comprometidos sus objetivos en las generales. Si lo logran, sus
credenciales para obtener un resultado digno y capaz de condicionar el futuro
gobierno español recibirán un espaldarazo. Un mal resultado del PP en Cataluña
no impedirá la victoria de Rajoy en diciembre, pero hará daño y abonará la tesis de
la Gran Coalición.

Está por último, pero no es lo menos importante, la gran incógnita de Unió y Duran
i Lleida. El líder se ha caracterizado desde siempre por jugar "entre líneas". Su
partido, con un fundador, Carrasco i Formiguera, cristiano pero fusilado por
Franco e "independentista" según sus más próximos allegados, ha servido de apoyo
a CDC para gobernar en Catalunya durante la mayor parte del régimen del 78 y
Durán i Lleida tiene fama de haber hecho lo posible y lo imposible para ser
ministro, sin conseguirlo... Ahora intenta rentabilizar su "moderación" desde el
catalanismo para construir un espacio político capaz de influir en la próxima
legislatura y se presenta como el interlocutor que necesita Madrid. Sin duda es una
de las opciones que apoyarán los poderes económicos y mediáticos que se oponen a
la independencia (en Catalunya y en el resto de España) y esto le puede hacer
crecer por encima de lo que hoy estiman las encuestas o hundirse precisamente por
"no mojarse" en un momento que el electorado tiene que tomar decisiones
importantes.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 149

Los datos de las encuestas y estimaciones anteriores a septiembre, estructuran tres
momentos muy diferentes. A lo largo de 2014 y hasta la celebración del 9-N, ERC
superaba o quizá se igualaba a CiU en intenciones de voto. Este era el pronóstico de
los panelistas que participaron en nuestro Estudio Prospectivo, tanto en la
muestra de residentes en Cataluña como los del resto de España; veían a los de
Junqueras vencedores en las Plebiscitarias. Lo mismo sucedía con la encuesta de
CEO de octubre. El sondeo de Gesop para El Periódico en noviembre empezaba a
indicar que se había producido un cambio en la tendencia, tendencia que ya desde
entonces todas las encuestas y estimaciones han corroborado; CiU pasaba a la
primera posición. El tercer momento arranca cuando se conoce la ruptura de CiU y
los acuerdos de listas conjuntas, por una parte la de CDC y ERC (Junts pel Sí), y
por otra la de Catalunya, SÍ que es Pot (Podemos más ICV y EUiA). En este punto
se han concretado todas las ofertas que competirán el 27-S. Y las encuestas
empiezan a perfilar el escenario.

Si nos centramos en las listas independentistas, las primeras encuestas hechas
desde el pasado junio dan sumas con horquillas que van desde 63 escaños (por
debajo de la mayoría absoluta de 68) hasta 72, según la fuente de la que se trate
(Gesop y Feedback). Dos encuestas publicadas por La Razón en julio y agosto les
dan 59 y 61 parlamentarios. Las estimaciones de JM&A publicadas en el diario
digital Público proponen 69 escaños en Julio, dato que corrige al alza hasta los 73 a
finales de agosto. Esta misma fuente pronostica, en un entorno todavía muy
cambiante y abierto, entre 40 y 46 parlamentarios para la suma de PSC, PP y C’s
(tiene 48 en el Parlament recién disuelto).

Salvo las encuestas de NCReport hechas para La Razón (y que alejan a los
independentistas de cualquier posibilidad de victoria), las cifras sugieren que, por
el momento, Junts pel Sí, andarían en el entorno de los 60 diputados, lo que les
permitiría superar ampliamente el listón de los 68 al añadir los escaños de la CUP
(que pueden cuadriplicar los obtenidos en 2012 con un avance espectacular y que

 
150 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

seguramente estará muy condicionado por la competencia con Catalunya Sí que es
Pot en un espacio muy disputado).

Nos interesa destacar las aportaciones del Estudio Prospectivo a esta cuestión de
los resultados del 27-S. Aunque en el apartado correspondiente ya nos referimos a
ellos, ahora conviene señalar un par de cuestiones. Los residentes en Cataluña
(entre los que hay representación de las diversas tendencias políticas existentes en
ella), con la hipótesis entonces ya prevista de ruptura de CiU, estimaban en 73 los
escaños que obtendrían las listas independentistas (yendo por separado); o sea, por
encima de la mayoría absoluta. En contraste, los panelistas del resto de España lo
dejaban en 59; o sea, por debajo de la mayoría absoluta. Curiosamente, los
colaboradores del estudio en Cataluña al dar una estimación prospectiva de 73
parlamentarios para las listas independentistas (hecha en julio de 2014), coinciden
exactamente con los 73 de la estimación de los analistas electorales de JM&A
realizada en agosto de 2015... Asimismo, es extraordinaria la proximidad de las
estimaciones de La Razón de agosto de 2015 (las listas independentistas
obtendrían 61 escaños) y las estimaciones prospectivas (en julio de 2014) de los
panelistas residentes en el resto de España (con 62). Es evidente que los residentes
en el resto de España son poco dados a vaticinar triunfos secesionistas. Lo mismo
quizá le pase a La Razón...

Otras observaciones. Los últimos números dejan a Catalunya Sí que es Pot (con
una horquilla entre los 23 y 16 escaños) a una considerable distancia de los
máximos que les atribuía la encuesta de Gesop de junio (30/31). Los principales
beneficiarios de este retroceso son la CUP (que sigue creciendo con uno o dos
escaños más) y el PSC-PSOE, recuperándose, tras un bache, para situarse entre 13 y
16 diputados (aún sin llegar a los 20 que tenía es la legislatura ya terminada). Los
números sitúan a Ciutadans en la segunda plaza de las preferencias electorales,
moviéndose según las fuentes y el momento entre los 16 y los 27 escaños, con cierta
tendencia a doblar los escaños del Partido Popular, formación con la que va a
mantener una dura pugna directa durante las próximas semanas. La Unió de Duran
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 151

y del candidato Espadaler ha ido fluctuando sin que acabe de vislumbrase si
lograrán o no alguna acta en el nuevo Parlament; pueden quedar fuera, pero no es
imposible que cosechen media docena de escaños. Resumiendo los datos del
bloque anti-soberanista (PSC, PP y C’s), a excepción de NCReport, todas las
encuestas y estimaciones de 2015 les dan peores resultados que los de 2012; entre
33 y 46 escaños frente a los 48 de entonces.

Con los datos disponibles, a fecha de 31 de agosto y en un escenario aún muy
"líquido", estimo que la probabilidad de que las listas independentistas sumen al
menos los 68 diputados necesarios para la mayoría absoluta es del 59%.

 
152 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 153

 
154 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

3.4 Actualización de las Encuestas Electorales publicadas. Estimaciones
actualizadas.

El contenido de este apartado está previsto publicarlo el 14/15 de septiembre.

3.5 Última actualización antes del 27-S

El contenido de este apartado está previsto publicarlo el 22/23 de septiembre.

3.6. Empieza el "Día después". Análisis de los resultados electorales. Los
Escenarios de futuro

El contenido de este apartado está previsto publicarlo después del 5 de octubre.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 155

ANEXO. METODOLOGÍA DEL ESTUDIO PROSPECTIVO

El Estudio prospectivo experimental (no conocemos antecedentes similares en la
literatura científica y profesional) se ha realizado con una metodología híbrida,
mediante la combinación de los métodos prospectivos del tipo Delphi y las
encuestas convencionales, más o menos probabilísticas y dirigidas a población
general, diseñada con la intención de optimizar las prestaciones y ventajas de unos
y de otras, minimizando sus respectivas limitaciones. Estas son sus principales
características:

Tipo de muestreo. Panel de personas mayores de 14 años contactados a través
de Corresponsales (conocidos personalmente por el investigador) y que pueden ser
considerados como razonablemente informadas, sin ser (necesariamente)
expertos.

Universo con dos submuestras. Una submuestra de Cataluña, conformada
por residentes en la Comunidad Autónoma y por (unos pocos) catalanes residentes
en el extranjero. En esta submuestra y por razones prácticas no se incluyeron
nacionalizados nacidos en el extranjero (solo representan alrededor del 5% del
censo electoral catalán). La otra submuestra es de residentes en el "resto de
España" (según la información facilitada por los Corresponsales los hay en Madrid,
Castilla-León, Andalucía, Extremadura, Comunidad Valenciana...), incluyendo
unos pocos nacionalizados de origen extranjero, y de otros residentes en el
extranjero nacidos en el resto de España.

El tamaño muestral inicial (entrevistados en la primera ola) ha sido de 203
personas (90 en Cataluña y 113 en el resto de España). La muestra inicial configuró
un panel y sus miembros, después de contestar la primera ola, fueron invitados (y
solo ellos lo fueron) a responder en otras tres olas posteriores. En esas tres, en
Cataluña contestaron 69, 69 y 67 panelistas respectivamente y en el resto de
España, respondieron 83, 77 y 75, respectivamente. En Cataluña la tasa de

 
156 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

colaboración en la última ola respecto de la primera fue del 74% y la del resto de
España del 66%. En cualquier caso, se trata de coeficientes de fidelidad muy
elevados, especialmente si tomamos como referencia la segunda ola (97% y 90%).

Complementariamente, veintitrés Corresponsales de Prensa Extranjera en España
contestaron un breve cuestionario con algunas preguntas idénticas a las planteadas
al Panel.

Realización. La duración del Trabajo de Campo ha sido de 13 meses y se han
hecho cuatro lanzamientos (uno por trimestre) dirigidos siempre a las mismas
personas y empleando cuestionarios con unos contenidos fijos y otros variables
para adaptarse a los cambios circunstanciales y a los objetivos del conjunto del
trabajo.

Fechas del Campo: La primera ola empezó con un primer cuestionario recibido
el 14 de octubre y terminó el 22 de noviembre de 2013. El primer cuestionario
contestado de la segunda ola se completó el 4 de febrero y el último el 24 de marzo
de 2014. La tercera fase se inició el 12 de junio y se cerró el 6 de agosto de 2014. Y,
finalmente, la cuarta obtuvo su primera entrevista el 25 de septiembre y la última
el 31 de octubre de 2014.

Corresponsales. Diez corresponsales en Cataluña y diecisiete en el resto de
España, hombres y mujeres, con estudios universitarios la mayoría, de diversas
profesiones y edades, y con distintas sensibilidades ideológicas y políticas, fueron
claves para este estudio sociológico en un doble sentido. Se encargaron de invitar a
los entrevistados que han participado, y ellos mismos, si así lo desearon, pudieron
participar como encuestados. Lograron una muestra de colaboradores
representativa de un abanico muy amplio, diverso y plural de expectativas y puntos
de vista personales. En la primera ola, la ratio de entrevistados por corresponsal
fue en Cataluña de 9,0 y en el resto de España del 6,1. Para la última ola estos
coeficientes fueron de 6,7 y 4,4, respectivamente. La diferencia entre unos y otros
pueden interpretarse como una señal más del diferente grado de interés que la
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 157

temática del estudio ha despertado en un territorio y en el otro, tendencia que se ha
manifestado también en otros indicadores.

Programación. Los cuestionarios han sido programados para su gestión íntegra
por internet.

Contenidos. En los cuestionarios pueden distinguirse cuatro tipos de contenidos:
datos socio-demográficos, cuestiones de opinión y posicionamiento personal sobre
algunos de los asuntos planteados, preguntas abiertas para un enfoque cualitativo y
preguntas para dar pronósticos y probabilidades sobre una serie de
acontecimientos posibles. Estas últimas han sido programadas de tal modo que el
entrevistado podía fácilmente controlar las distintas alternativas y sus
probabilidades para ajustar las sumas a un total del 100%.

Anonimato. Los panelistas tienen asegurado el anonimato de sus respuestas,
separándose las bases de datos con las respuestas obtenidas y las direcciones
electrónicas utilizadas para los envíos y la recepción de los cuestionarios.

Equilibraje de las muestras. Este aspecto de la metodología es de la máxima
importancia y por esta razón vamos a tratarlo con detalle. El objetivo de este
estudio prospectivo no es el habitual de las encuestas opináticas y,
consecuentemente, la representatividad que se busca de la muestra (sexo, edad y
otras variables socio-demográficas muy convencionales) no es la misma. En
nuestro caso, el trasfondo de la investigación tiene que ver directamente con el
proceso político catalán (soberanista, por simplificar) y su correlato en la política
española. Para ser más precisos. En Cataluña el debate se ha centrado en las
alternativas de relación entre Cataluña y (el resto de) España. Por un lado,
referéndum de independencia, sí o no. Las iniciativas que buscan un espacio, una
tercera vía, muy imprecisa aún, federal, confederal, o algo así, propiciaron que el
debate-consulta encontrara un acuerdo más amplio y acomodo para dos preguntas
y tres respuestas posibles: Sí+Sí (estado independiente), Sí+No (estado pero no
independiente) y No (No estado). O sea, el encaje o desencaje de Cataluña con
España. Enfrente, el gobierno y las instituciones españolas rechazaron (no dieron

 
158 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

el permiso, no aceptaron que Cataluña decidiera "democráticamente" su futuro) el
referéndum consultivo, la consulta con legislación catalana e incluso el "simulacro"
o macro-encuesta, que, a pesar de todo, llevó a las urnas el 9-N a más de dos
millones de catalanes.

Así planteadas las cosas, el estudio tenía que ser, obviamente, representativo (ya
que no se trataba de un panel de "expertos"), no desde el punto de vista socio-
demográfico convencional, sino por la variable socio-demográfica y objetiva más
explicativa de los respectivos posicionamientos sobre la cuestión política que nos
ocupa. La hipótesis es que en Cataluña existe una altísima correlación entre el
origen geográfico de las personas y su actitud sobre el debate Cataluña-España. No
es la edad ni el sexo ni el tamaño de municipio de residencia, ni los estudios, etc., lo
que "explica" las posiciones de los catalanes respecto a este tema. La variable tenía
que ser el lugar de nacimiento de los individuos y el de sus progenitores. Una
ventaja añadida de esta variable es que es fija, inevitablemente fija, y no muda con
el paso del tiempo ni por vaivenes circunstanciales. Por estas razones, esa variable
es la clave de bóveda del equilibraje (ponderación) de la muestra de residentes en
Cataluña desde la primera ola de este estudio experimental. La razón de ser del
equilibraje es la necesidad de que los cuatro segmentos poblacionales relevantes
(como veremos a continuación) estén representados en su debida proporción.

La tabla siguiente aporta información sobre la muestra empírica y la tabulada
después de la mencionada ponderación.

Tabla 1 PONDERACIÓN DE LA MUESTRA DE CATALUÑA
MUESTRA Real Ponderada
(%) (%)
Origen territorial
Nacidos en Cataluña con 2 padres en Cataluña 56,7 36,9
Nacidos en Cataluña con 1 padre en Cataluña 18,9 15,6
Nacidos en Cataluña con ningún padre en Cataluña 10,0 20,6
Nacidos Resto de España 14,4 26,9
Totales 100 100
Fuente: Idescat y elaboración propia
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 159

En lo que afecta a la muestra del resto de España, puede decirse lo mismo sobre la
necesidad de lograr una muestra representativa, aunque tampoco buscaremos
criterios socio-demográficos convencionales. Tenemos que trabajar con una
variable que discrimine fácilmente a los entrevistados ante el auténtico fondo del
debate. En este sentido, decíamos más arriba que la posición institucional española
ante las demandas soberanistas ha sido la de denegar el permiso para celebrar
referéndum o consulta alguna que ponga en cuestión la unidad indisoluble de
España (CE artículos 1.2 y 2). Este es el debate clave desde la óptica del resto de
España. ¿Debe España permitir la independencia de Cataluña si la votan los
catalanes democráticamente? El derecho a decidir frente el permiso de decidir,
podríamos resumir. Una encuesta de La Vanguardia-Feedback publicada el 9 de
septiembre de 2013 nos ayuda y pone cifras a una pregunta fundamental: "¿Cree
que el Gobierno central debería autorizar un referéndum en Cataluña para decidir
si sigue unida a España o no?. Veamos los datos. En Cataluña los partidarios del
"permiso" suman en la encuesta de La Vanguardia el 80% (por cierto, casi igual que
en nuestra primera ola del estudio prospectivo). Cosa bien distinta sucede en el
resto de España: solo son "permisivos" el 37%. Esta es la variable que nos interesa y
que hemos utilizado para la ponderación de nuestra muestra del "resto de España"
y dotarla así de una representatividad adecuada al problema. Su necesidad es
análoga a la de la muestra de Cataluña. Ha sido más fácil obtener la colaboración de
los "permisivos" en la encuesta que la de sus oponentes, sesgo que, al menos en
parte, puede ser explicado por su menor interés en el tema o su rechazo al mero
hecho de plantearse hipotéticamente la cuestión. En este sentido, no ha podido
haber continuidad de unos pocos entrevistados "opuestos al permiso" que en la
primera encuesta proporcionaron falsos emails del tipo "españa@unida.es" o
"todos_somos@espanyoles.es"; lo que impidió invitarlos a las siguientes olas.

Los datos de la muestra directa y la ponderada del resto de España figuran en la
siguiente tabla:

 
160 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Tabla 2 PONDERACIÓN DE LA MUESTRA DEL RESTO DE ESPAÑA

MUESTRA Real Ponderada
PERMISIVIDAD (%) (%)
España Permita 47,8 37,0
Resto 52,2 63,0
100 100

Equilibrajes para dotar de comparabilidad al panel en sus sucesivas
olas. El objetivo del estudio ha sido el seguimiento a lo largo de un año de las
opiniones de los panelistas y la evolución o la estabilidad de sus pronósticos
expresados en términos de probabilidades. El método utilizado adquiere su
máximo interés cuando los sucesivos resultados son adecuadamente comparables.
Como que las tasas de continuidad en el panel no se mantienen en el 100% a lo
largo de la investigación (no contestan todos siempre y los que contestan no
siempre son los mismos), para poder comparar los datos hacen falta muestras de
perfiles constantes; la solución más adecuada consiste en equilibrar también las
muestras de las tres fases siguientes y hacerlo mediante "variables críticas".

En este sentido y para la muestra de Cataluña, el equilibraje ha mantenido la
variable origen geográfico tal como la vimos en la tabla 1 y además se ha añadido la
distribución de la variable "intención de voto en un referéndum de independencia"
de acuerdo con los valores obtenidos en la primera ola. Esas dos son las variables
"criticas" en Cataluña.

Tabla 3ª PONDERACIÓN DE LAS MUESTRAS DE CATALUÑA PARA LA 2", 3ª Y 4ª OLAS
Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª
MUESTRA Real Ponderada Real Ponderada Real Ponderada
Origen territorial (%) (%) (%) (%) (%) (%)
Nacidos en Cataluña con 2 padres
en Cataluña 56,5 36,9 56,5 36,9 58,2 36,9
Nacidos en Cataluña con 1 padre en
Cataluña 18,8 15,6 18,8 15,6 20,9 15,6
Nacidos en Cataluña con ningún
padre en Cataluña 10,1 20,6 10,1 20,6 7,5 20,6
Nacidos Resto de España 14,5 26,9 14,5 26,9 13,4 26,9
Totales 100 100 100 100 100 100
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 161

PONDERACIÓN DE LAS MUESTRAS DE CATALUÑA PARA LA 2", 3ª Y 4ª OLAS
Origen/Intención de voto referéndum (1ª Ola) (%)

Nacidos en Cataluña 1/2 padres + Voto SÍ (P.15 1ª Ola) 43,1
Nacidos en Cataluña 1/2 padres + Voto NO (P.15 1ª Ola) 2,5
Nacidos en Cataluña 1/2 padres + NV (P.15 1ª Ola) 0,0
Nacidos en Cataluña 1/2 padres + NS (P.15 1ª Ola) 5,4
Nacidos en Cataluña 1/2 padres + NC (P.15 1ª Ola) 1,5
Resto + Voto SÍ (P.15 1ª Ola) 6,6
Resto + Voto NO (P.15 1ª Ola) 28,0
Resto + NV (P.15 1ª Ola) 6,4
Resto + NS (P.15 1ª Ola) 2,1
Resto + NC (P.15 1ª Ola) 4,0
100

Las muestras 2ª, 3ª y 4ª del resto de España se han ponderado con sus propias
variables "críticas", la variable de "permisividad" reforzada por la "intención de
voto en un referéndum de independencia", ambas según los valores hallados en el
cuestionario de la primera ola.

Tabla 4 PONDERACIÓN MUESTRAS RESTO DE ESPAÑA. OLAS 2", 3ª Y 4ª OLAS
Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª
MUESTRA Real Pond. Real Pond. Real Pond.
PERMISIVIDAD (%) (%) (%) (%) (%) (%)
INDEPENDENCIA (1ª Ola)
1 España Permita 50,6 37,0 48,1 37,0 51,3 37,0
2 España No Permita 32,5 47,0 35,1 47,0 34,2 47,0
3 No sé 10,8 10,7 10,4 10,7 7,9 10,7
4 No Contesto 6,0 5,3 6,5 5,3 6,6 5,3

100 100 100 100 100 100
INTENCIÓN DE VOTO (%) (%) (%) (%) (%) (%)
REFERENDUM (1ª Ola)
1 Votaría SÍ 14,5 9,6 11,7 9,6 14,5 9,6
2 Votaría NO 60,2 69,9 63,6 69,9 61,8 69,9
3 NO Votaría 9,6 8,3 9,1 8,3 9,2 8,3
4+5 No sé + No contesto 15,7 12,2 15,6 12,2 14,5 12,2
100 100 100 100 100 100

 
162 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Metodología hibrida. Al igual que los estudios Delphi, el objetivo es prospectivo
(en nuestro caso con un fuerte componente "proyectivo" dada la inevitable
"implicación" ideológica, identitaria y sentimental de los respondientes con el
objeto en estudio) y utiliza un cuestionario en la que los participantes deben volcar
su opinión expresando la probabilidad que dan a que sucedan o no una serie de
acontecimientos. Asimismo, ambos métodos (Delphi y el nuestro) exigen a sus
colaboradores una excelente disposición para contestar cuestionarios
relativamente complejos y que no se responden en unos pocos minutos. Un rasgo
muy significativo del método Delphi es que busca el "consenso" entre los expertos.
Para alcanzarlo, los participantes después de responder al primer cuestionario
reciben información sobre las respuestas del conjunto de consultados y se les
propone que, a la luz de estos datos, pueden actualizar/rectificar sus pronósticos y
estimaciones. Y así, hasta alcanzar un consenso final. La metodología experimental
aquí empleada, por el contrario, no busca el "consenso" y no informa hasta el final
de los resultados del estudio. De este modo, los participantes van facilitando a lo
largo de un año sus opiniones y pronósticos sin condicionarse por las opiniones de
los restantes colaboradores y permiten al investigador indagar diacrónicamente en
los procesos de cambio y de no-cambio y sus consecuencias.

Otra característica de los Delphi es que operan con muestras de pequeño tamaño,
unas pocas decenas de expertos a lo sumo. En nuestro experimento hemos contado
con un par de centenares de participantes en la primera ola, lo que al contestar
muchos de ellos hasta cuatro veces, ha permitido acumular trescientas entrevistas
en Cataluña y unas 340 en el resto de España; esta continuidad en la variedad ha
proporcionado mucha información sobre una amplia diversidad de objetivos y
contenidos específicos.

El carácter híbrido de nuestra metodología se alimenta a su vez de las encuestas
convencionales, bien conocidas de la opinión pública por su frecuente publicación
en los medios de comunicación. Al igual que dichos sondeos de opinión, nuestra
metodología se ha dirigido a población general con un nivel suficiente de interés e
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 163

información sobre la temática en estudio (pero no a expertos como en los Delphi),
logrando así una representatividad funcional y suficiente desde el punto de vista
del sexo y la edad de los colaboradores (pese a no ser un objetivo en sí mismo, por
las razones ya expuestas).

Tabla 5ª VARIABLES SOCIO-DEMOGRÁFICAS DEL ESTUDIO PROSPECTIVA. RESIDENTES EN
CATALUNYA

1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 90 69 69 67

SEXO (%) (%) (%) (%)
Hombre 55 51 50 45
Mujer 45 49 50 55
100 100 100 100

EDAD (%) (%) (%) (%)
14-54 años 56 46 48 48
>54 años 44 54 53 53
100 100 100 100
 

Tabla 5b VARIABLES SOCIO-DEMOGRÁFICAS DEL ESTUDIO PROSPECTIVA. RESTO ESPAÑA
1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola
TOTAL ENTREVISTAS 113 83 77 75

SEXO (%) (%) (%) (%)
Hombre 65 67 67 66
Mujer 35 33 33 35
100 100 100 100

EDAD (%) (%) (%) (%)
14-54 años 70 65 64 64
>54 años 30 35 37 36
100 100 100 100

La presencia de preguntas de opinión que clasifican a los propios entrevistados es
una característica compartida con los sondeos convencionales. Nuestro método
aborda los dos objetivos: identificar las opiniones personales de los entrevistados

 
164 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

(como en los sondeos de opinión) y medir probabilidades para diferentes
escenarios (como los prospectivos Delphi). Por último, hay que subrayar que la
metodología utilizada exige un grado elevado de implicación de los colaboradores
en el proyecto, tanto porque participan varias veces a lo largo de un plazo largo,
como por la atención y el tiempo que deben prestar para contestar correctamente
preguntas conceptualmente complejas y en las que deben cuadrar las
probabilidades para sumar 100%. Estos son requerimientos a los que no puede dar
solución una encuesta convencional, sea mediante entrevista personal o por
teléfono, por motivos que a nadie se le escapan. La gestión por internet lo ha
facilitado.

Finalmente y a propósito de la naturaleza híbrida de la metodología diseñada para
la ocasión, debe señalarse la presencia en los cuestionarios de preguntas abiertas y
que han logrado respuestas de una extensión, profundidad y calidad inusuales en
las encuestas convencionales; pertenecen más bien a la tradición de los enfoques
sociológicos más cualitativistas (reuniones de grupo, entrevistas en profundidad,
etc.). También cabe destacar que la figura de los corresponsales (que invitan a otras
personas a colaborar en el estudio) quizá se utilice a veces en los Delphi pero no
suele emplearse en los sondeos de opinión; sí es deudora de los "paneles" que se
construyen, a veces y parcialmente, mediante la recomendación a terceros por
parte de panelistas ya comprometidos.

Idioma del cuestionario. Los cuestionarios, invitaciones, cartas, instrucciones
y el resto del material empleado con los colaboradores ha sido elaborado en
español y catalán, pudiendo cada panelista escoger el idioma preferido. Alguno de
los que optó por el cuestionario catalán, no obstante, respondió las preguntas
abiertas en castellano. En el resto de España hubo tres entrevistados que
escogieron el catalán en las dos primeras olas y fueron dos los que prefirieron ese
idioma en las dos últimas.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 165

Tabla 6 IDIOMA ESCOGIDO PARA CONTESTAR EL
CUESTIONARIO EN LA MUESTRA DE CATALUÑA

1ª Ola 2ª Ola 3ª Ola 4ª Ola

(%) (%) (%) (%)
Catalán 58 54 56 52
Español 42 46 44 48
100 100 100 100

Programación, trabajo de campo y explotación de los datos. La
programación del primer cuestionario y el campo de la primera ola fueron
realizados por Target-Empírica. La programación y el trabajo de campo de las tres
últimas olas, así como la totalidad de la explotación de los datos han sido llevados a
cabo por ODEC SA.

Agradecimientos. Este Estudio solo ha sido posible por la colaboración de
muchas personas: corresponsales, panelistas y expertos informáticos. A todos
ellos, nuestro reconocimiento y agradecimiento. En cualquier caso, la
responsabilidad del cuestionario compete exclusivamente a su autor y no a sus
colaboradores en el Estudio.

Una observación final. Obviamente, como toda metodología experimental, ésta
debe ser valorada en sus justos términos y de acuerdo con sus aportaciones
empíricas y las conclusiones que de ellas se puedan inferir.

 
166 27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO

Ricardo Rom ero de Tejada Collado (Barcelona, 1950)

Reside en Madrid desde 1973. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Estudios de
Historia del Arte en la Universidad Autónoma de Madrid y de Ciencias de la Información
en la Universidad Complutense de Madrid. Durante la Transición y hasta 1983, Director de
Estudios Socio-políticos y de Opinión Pública del Instituto Gallup.

Fundador y director de IOPE-ETMAR e IOPE-TEST (Instituto de Estudios de la Opinión
Pública Española), desde 1984 hasta 1997.

En 1997 se incorpora a Dympanel/TNS (Taylor Nelson Sofres), multinacional líder en
Investigación de Mercados y Estudios de Opinión, como director de la oficina de Madrid;
entre 2002 y 2013, Director Científico. Ha sido Profesor Asociado de Sociología en la
Universidad Carlos III de Madrid y ha impartido cursos de Planificación de Medios y de
Investigación de Medios de Comunicación, Ponente en foros profesionales, Congresos de
Sociología, Jornadas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), AIMC, AEDEMO y
ESOMAR.

Ha dirigido numerosas investigaciones Socio-Políticas, sobre Medios de Comunicación y
Publicidad, así como otras dedicadas al Consumo. Diseñador de modelos de análisis
electoral durante los años de la Transición y para las primeras encuestas que se realizaban
con este tipo de objetivos. Autor de modelos de análisis probabilístico de eficacia de la
comunicación publicitaria en televisión, periódicos, revistas, cine, radio e internet.
Creador de modelos de análisis de la Notoriedad Publicitaria y del Patrocinio. Publicó el
"Estudi sociològic de la Joventut de Catalunya". Generalitat de Catalunya. Departament de
la Presidència. Barcelona, 1984.

Juan Sebastián Alós Batlle (Barcelona, 1945)

Reside en Sant Cugat del Vallés (Barcelona) desde 1970, viajero incansable por toda la
geografía española, asiduo visitante de Madrid. Licenciado en Ciencias Empresariales y
Master en Business Administration por ESADE. Conductor de grupos, actor y escritor.

Autor de alguno de los primeros estudios políticos que dieron pie a la Transición y de
diversos estudios cualitativos -el cómo, el porqué-sobre la situación política de España a lo
largo de estas décadas.
27-S. CATALUÑA DECIDE SU FUTURO 167

Como investigador de mercados ha trabajado desde 1967 en Gallina Blanca, Instituto Dym,
Eco, Jabones Camp, la agencia de publicidad Bassat Ogilvy, Dym Panel, Senso Test e Iope-
Test, en las facetas de entrevistador, supervisor, técnico, director de estudios y director de
producción tanto en técnicas cuantitativas como cualitativas.

En 1995 se incorpora a Dympanel/TNS (Taylor Nelson Sofres), multinacional líder en
Investigación de Mercados y Estudios de Opinión, como director de operaciones del Panel
de Consumidores, ejerciendo en años sucesivos las funciones de director de Operaciones
de Estudios Ad-Hoc, director de Nuevos Desarrollos, de Comunicación, de Formación en
Investigación de Mercados y Técnicas de Presentación oral y escrita y finalmente como
Director de Calidad de todo el grupo en España. Actualmente jubilado.

Presidente de AEDEMO (Asociación Española de Estudio de Mercados, Marketing y
Opinión) durante 4 años y asimismo Presidente de su Comité de Ética. Ponente en
multitud de congresos y seminarios nacionales e internacionales. Articulista. Coordinador
asimismo de diversos seminarios, destacando el de Audiencia de Televisión organizado por
AEDEMO.

Profesor de Investigación de Mercados en ESOMAR, ESADE, AEDEMO, en diversas
empresas como “in company training” y finalmente en la UIC (Universidad Internacional
de Cataluña). Formador asimismo en varios Institutos de Investigación.

Fernando González Dörner (Tenerife, 1950)

Periodista. Reside en Madrid desde 1975. Estudios de Derecho y Biológicas en las
Universidades de La Laguna y Complutense de Madrid.

Inicia su andadura profesional en los diarios El Día y La Tarde de Tenerife. Colaborador de
la desaparecida revista Sansofé de Gran Canaria. En Madrid, entra a formar parte de la
plantilla de la revista Cuadernos para el Diálogo, ya reconvertida en semanario. A partir de
1978 se especializa en política internacional, realizando diversos estudios para entidades
políticas. Colaborador de la revista austríaca International en temas relacionados con
Oriente Próximo, viaja en distintas ocasiones al área en conflicto.

Colaborador asiduo de RNE y del diario vespertino Informaciones, entre otros. En 1981 es
contratado como redactor en TVE en el programa de política internacional, El Testigo.
Posteriormente desarrolla su actividad profesional en los Servicios Informativos de TVE.