You are on page 1of 1

Lesiones de partes blandas

Se describen como lesiones de partes blandas tres grupos de lesiones: las ligamentosas, las
musculares y las tendinosas. Mencionaremos las bursitis como una lesión especial de tejidos
blandos.

El tratamiento de cualquier lesión de partes blandas puede ser médico, ortopédico o quirúrgico; la
indicación varía en función de la gravedad de la afectación y de las necesidades funcionales

del paciente.

La fisioterapia es un elemento esencial que debe integrarse en el conjunto terapéutico. Está

indicada en el llamado tratamiento funcional o tras el tratamiento ortopédico o quirúrgico. Con la

finalidad de adaptar el tratamiento a las necesidades del paciente, el fisioterapeuta debe conocer

las lesiones, los cuidados que ya se han practicado y los objetivos que se han de alcanzar.

La elección terapéutica debe tener en cuenta dos cuestiones como mínimo:

– La valoración de la lesión ha de interpretarse en el contexto anatómico. ¿Hay rotura
ligamentosa, muscular o tendinosa? ¿Cuál es la función de tal estructura en su articulación

correspondiente? ¿Es una articulación destinada a soportar carga, o tiene como función la

manipulación?, etc.

– El segundo planteamiento, más subjetivo, ha de permitir establecer la finalidad del tratamiento y
debe tener en cuenta las necesidades funcionales del lesionado (ámbito laboral,

deportivo...).

El producto de ambas cuestiones ha de resultar en una indicación terapéutica. El carácter
subjetivo de los diversos parámetros, así como la dificultad de establecer una valoración lesional
exacta, explican la variabilidad de tales indicaciones